Comercio: El Tepetate al desnudo -Parte I-

|




Diálogo Queretano, desde su fundación, se fijó como una de sus metas impulsar el periodismo de investigación, lo hizo para fomentar el juicio crítico avalado en elementos teóricos más profundos o en el escudriñamiento de hechos empíricos, pero también para que el lector cuente con un acervo histórico de los problemas más importantes de Querétaro. Iniciamos esta sección con una investigación de nuestro colega Alejandro Nieto sobre el tema “Comercio: El Tepetate al desnudo -Parte I-“. Abrimos nuestro espacio a académicos y periodistas para que, previa revisión y aprobación de calidad por el órgano editorial del blog, puedan publicar sus investigaciones. La difusión amplia de los textos es el mejor instrumento para profundizar los vínculos de los que saben con la sociedad a la que se deben.

Extorsión, influentismo, pleitos y hasta corrupción son solo algunas de las cosas que se pueden encontrar en la colonia el Tepetate; pero no es precisamente entre sus habitantes, sino son solo algunos de los problemas que tienen que librar los comerciantes de la zona ante las autoridades.

Hay por lo menos tres principales zonas comandadas por distintos líderes. La calle de invierno y sus alrededores es comandada por Guillermo Paz. En la misma calle invierno, pero hasta la calle de Jiménez, la señora Amalia es la líder. Y finalmente la más concurrida, la zona aledaña al mercado, conocida como “la plancha”, quien es comandada por los señores Amadeo y Francisco.

En todos los casos, para poder poner un puesto hay dos opciones: o se renta por día o se compra el lugar definitivamente, esto a reserva del precio que cada líder cobre según sus intereses, Memo nos pide 20 pesos para poder poner un puesto de libros usados; al pagar, se tiene el derecho de instalarse por un solo día.

Aquí en esta zona tenemos una calle que le llamamos la “calle de los castigados”, que es la calle que conecta a San Roque y Corregidora. Se le llama así porque casi no transita gente por ahí, entonces las posibilidades de vender, son pocas. Ahí está la gente que empieza, no porque los mandemos por mala fe, sino porque los que están en la calle principal, invierno, son comerciantes que ya llevan años aquí, y rentaron en lugar primero, aseguró Memo.

Es varia la mercancía que se ofrece en el tianguis, discos y películas pirata, herramienta, ropa usada, fruta, verdura, trastes, etc. cada comerciante adorna el puesto como mejor le convenga con el objetivo de tener un ingreso económico, al grado de dividir intereses.

La organización llamada “Unión Libertad” del señor Memo, nace con la intención de erradicar la extorsión y el maltrato del que eran víctimas algunos comerciantes por parte de una señora llamada Amalia, o “la güera”, antigua líder de la zona. Al respecto, el señor Manuel, quien tiene un comercio de carne y es miembro de la mesa directiva de la organización, nos platica.

“Esta unión que se llama Libertad A.C. el sentido de esta unión fue acabar con una corrupción que teníamos y sigue todavía vigente de una señora, que todavía en la actualidad anda ahí molestando a los compañeros tanguistas que vienen directamente a trabajar, a sobrevivir, porque no hay otra forma de decirlo ahorita. La base de la unión era acabar con esa corrupción, que no nos robara, que no nos estafara, que no nos amenazara”.

A decir del señor Manuel las cosas no cambiaron, ya que algunas personas se quejan de Memo, quien de igual manera que lo hacia la señora Amalia, los extorsiona cobrando a los comerciantes sin dar explicación de qué se hace con el dinero de la semana.

Manuel, como integrante de la mesa directiva también tiene sus quejas, ya que asegura que la forma en que Memo obtuvo el permiso para dirigir la zona se adquirió sin consultar a los comerciantes, “Guillermo Paz es el presidente, nada más nos indicó que iba a ser el presidente, se puso solo, no hubo ninguna votación para nada. A mí me dijo, te presentas en la notaria tal, y allí nos agarró a todos; fírmale tú, fírmale tú. Pero al día siguiente el dijo: yo voy a ser el presidente. La intención era ser una unión y no formar la mesa directiva, ya después el pidió cierta cantidad para pagar las escrituras, pero jamás nos comentó de qué se trataba”.

“Al final, cuando nos entregan las escrituras, resulta que es él el presidente, su hermana es la tesorera, a todos los demás les tocó el hueso menor, a sus conocidos les tocó secretarios, a mí de conflictos”, recalcó Manuel.

Guillermo Paz, manifestó que se ha apoyado comerciantes, ya que se les cobijó cuando la señora Amalia los extorsionaba. Agrego que su unión se encuentra integrada a la Federación de Comerciantes, Locatarios Establecidos y Prestadores de Servicios (FECOPSE), mediante la cual tramitó un permiso ante municipio para ser reconocido como líder de la organización. El papel que lo avala durante 10 años como líder, lo obtuvo al pagar una cantidad económica ante las autoridades municipales, cantidad que dijo “no recordar”.

Ante tales divisiones en el lugar, se ha recurrido a la afiliación a distintos organismos para ser reconocidos por las autoridades.

Entrevistada, Rocío Alvarado, presidenta de FECOPSE, aseguró que el único líder que reconoce la organización es Guillermo Paz, desconociendo a la señora Amalia. “Más o menos entre comerciantes y locatarios son como 300 lo que se tiene contabilizados en esa zona. Pero no todos están afiliados. Actualmente sólo es el caso de una persona. Se llama Unión Libertad la organización afiliada a FECOPSE”.

“Para entrar aquí se paga una cuota cuando se hacen celebraciones o para ayudar a todos los comerciantes del municipio. No hacemos cobro por organizaciones en particular, todos aportan cuando se necesita, comúnmente para gastos de papeleo ante municipio, que son como 100 pesos”, finalizó la presidenta Rocío Alvarado.

FIN PARTE UNO










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario