Ciencia y cultura hasta la sepultura. ¿Maravilla del mundo antiguo o marca comercial?

|





Todos hemos escuchado de las 7 maravillas del mundo antiguo. Dejemos para otra ocasión la adivinanza o “trivia” de ¿quién puede mencionar las siete maravillas del mundo antiguo?, y las del mundo moderno? y centrémonos en una de las primeras, la cual considero es la menos conocida de las siete, aunque indudablemente tiene bien ganado su lugar, independientemente de la curiosa relación con una marca comercial actual.
Confundimos, a veces, al decir que una de las siete maravillas está en México: Chichen Itzá; pero no, esa pertenece a las llamadas 7 maravillas del mundo moderno. En fin, no es de ella de la que hablaremos hoy, sino de una de las antiguas, por demás interesante.

La Estatua de Zeus en Olimpia.
Situémonos más o menos 450 años antes del nacimiento de Cristo, hace casi dos mil quinientos años, en la ciudad griega de Olimpia (Atenas). El escultor Fidias termina una majestuosa estatua en marfil realizada con una técnica que “ablandaba” el marfil al remojarlo con cierto líquido, permitiendo entonces moldearlo para lograr esculturas de gran calidad. La descripción de la imagen real nos llega a través de escritos que la describen como una imponente figura del dios Zeus, sentado en un trono, con el torso desnudo, un manto en sus piernas, la cabeza coronada de olivos y la mirada dirigida hacia abajo con aspecto paternal.

La figura de 13 metros de altura luce realmente poderosa. Se trata de Zeus, el padre de los dioses del Olimpo. Su figura es exactamente como uno espera ver a alguien de esa calidad, dimensión social y poder; el manto y algunos detalles son de oro macizo según lo describen varios autores de la época. La estatua permaneció en su templo en el monte Olimpo por cerca de 400 años, hasta que Calígula la mandó traer, pero sin cabeza para poner la suya en su lugar. Se cuenta que cuando los soldados romanos iban a cumplir lo dispuesto, escucharon la fortísima carcajada de Zeus obligándolos a salir despavoridos del lugar sin lograr cumplir la orden; sin embargo, la estatua finalmente llegó a Roma, nunca fue decapitada y, al año siguiente tras la muerte de Calígula (año 41 d.C.), fue trasladada a Constantinopla en donde permaneció en el Palacio de Lauso (sic) hasta que fue destruida por un incendio alrededor del año 400 d.C.

La estatua, sea como haya sido, vivió por más de 800 años en un mundo en el que las cosas, las construcciones y los homenajes, cambiaban conforme iba cambiando el Rey, el Emperador, el César, o como quiera que se llamara el cargo del gobernante supremo. Su imagen es conocida por los detallados relatos de los autores de la época, y por medallas y monedas que han sido encontradas en excavaciones arqueológicas.

Zeus por cierto, en su mano derecha sostiene un cetro rematado por un águila, señal inequívoca de poder de los dioses, y en la izquierda, una figura alada, en oro, de la diosa de la victoria quien presidía todas las competencias deportivas de la época, la diosa Nike.

Por sus significados, su imagen ha perdurado hasta la actualidad. Se le ve acompañando a la Justicia, que a menudo son representaciones de las diosas griegas Atenea y Temis, que suelen verse a menudo en los palacios de gobierno, congresos y edificios de abogacía portando lanzas y escudos, tanto en Europa como en América.
Desde los Juegos Olímpicos de Ámsterdam, en 1928, quedó instituído que, en el anverso de las medallas olímpicas, aparezca la figura de la diosa Nike con una corona de laurel, idea de la cual partieron algunos inversionistas para nombrar así a la empresa de ropa deportiva.

Ciencia y Cultura, hasta la sepultura.
Soy Victor M. García de la Hoz, hasta la próxima.
cienciayculturavmgh@gmail.com
#cienciayculturahastalasepultura

#cienciayculturahastalasepultura
cienciayculturavmgh@gmail.com​cienciayculturavmgh ​










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

4 Comentarios en “ Ciencia y cultura hasta la sepultura. ¿Maravilla del mundo antiguo o marca comercial?”

  1. Alfredo Vargas dice:

    Muy interesante como siempre

  2. Vera s.Noemi dice:

    La opinión la diversidad cultural se refiere a la Multiplicidad de formas en que se manifiestan las culturas y Victor nos muestra los tiempos la historia de forma clara y cultural. Agradezco sus atinados y afinados comentarios.

  3. Guadalupe Badillo dice:

    Es verdaderamente un deleite leerte,pero sobre todo todo aprendes tantas cosas interesante de una forma suave y sencilla.
    Gracias Victor por compartir

  4. José Sergio Gómez Navas Chapa dice:

    Es muy interesante que hasta la fecha, las imagen de Padre del Olimpo sigue venerándose en el cristianismo. El Dios cristiano no solamente comparte nombre con el de los helenos, sino también la imagen. La representación que de él se hace por ejemplo en la Capilla Sixtina, así lo muestran.

    Mucho se ha escrito sobre todo el sincretismo que da origen a nuestras representaciones de nuestras creencias.
    Con agradecimiento a Fidias y a todos nuestros grandes representantes de la humanidad.

Envía tu comentario