Celebramos el Aniversario de la Constitución con más violaciones y las que faltan

|




El pasado 5 de febrero, los mexicanos celebramos un aniversario (91) más de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. La primera Constitución de corte social en el mundo. En ella se contienen los primeros derechos sociales de los individuos, de los trabajadores, consagrados aun en el artículo 123. Derechos que se han venido debilitando a grado tal que muchos legisladores federales pretenden eliminarlos, dejar desprotegida a la clase trabajadora.

Ahí están de ejemplo las nuevas leyes del ISSTE y del IMSS, que derogaron de tajo derechos solidarios a cargo del gobierno que dejó de ser social, para crear un negocio a favor de la iniciativa privada, principalmente de los Bancos, a través de las cuentas personales (SAR) de inversión para pensiones y jubilaciones. Ahora van sobre jornadas de trabajo por horas, sin derecho a seguro (por eso del seguro popular), eliminación de sindicatos, etc. Y cómo no hacerlo después de más de 400 reformas que ha sufrido la pobre Constitución Fedral.El discurso del Presidente de la República llamando a la formación de un frente común por la legalidad y la seguridad, por las libertades y la prosperidad, resultó sin lugar a dudas urgente, oportuno y necesario; vamos debe ser considerado como un emergencia, antes de que la Patria se deshaga en las manos del propio Presidente. Su exhorto para lograr un México seguro a través de la lucha por la legalidad, en la que ninguna autoridad, ni ningún miembro de la sociedad debe quedar excluido (así lo dijo), también debe ser obedecido para lograr una patria justa y ordenada.

El Presidente también aseveró que es necesario heredar un país de leyes a las generaciones futuras. Vamos, considero que las convocatorias, los exhortos y los deseos del Presidente de la República, sin excusas, debieran ser acatados por todos los mexicanos, ante la destructiva y ominosa realidad por la que atravesamos los mexicanos.

Estos “desesperados llamados” del Presidente tienen su razón de ser y él bien lo sabe. Y cómo no, si hoy en día no hay seguridad ni garantía de respeto a las libertades. Tampoco existe el cabal cumplimiento a la legalidad y mucho menos el cumplimiento a las leyes por parte de las autoridades federales, estatales y municipales; él así lo aseveró. Su afirmación deriva, precisamente, por las invitaciones hechas por el Presidente de la República a todas las autoridades federales, estatales y municipales. A contrario sensu, o sea, de lo contrario, si en nuestra bella Patria existiera el respeto a las libertades y hubiera seguridad, simple y llanamente el Presidente no hubiera hecho el exhorto; igualmente, si todas las autoridades, sí, todas, dieran cumplimiento al derecho, sin torcerlo, el Presidente tampoco las hubiera convocado a luchar por un México seguro.

Dijo el Presidente: “nadie debe quedar excluido”. Así fue de tajante y claro. Agregó como un deseo más, el heredar a las futuras generaciones un País de leyes, es por que actualmente no lo tenemos. Si antes del cambio estábamos mal, ahora estamos peor, vamos de reversa. Vivimos una era de violaciones constantes a las leyes, así lo reconoce el Presidente. Quien lo dude, ahí están como ejemplo los cientos de homicidios, ejecuciones, robos que a diario se regocijan algunos medios de comunicación electrónicos, ilustrándolos en sus pantallas, incluso con fondos musicales. Qué decir de los retenes militares y policiales en aras de la seguridad, que hay por doquier y que son violaciones flagrantes en agravio de los ciudadanos que pasan por esas revisiones. ¡Ha que cínicos!. Así, que: ¡Autoridades, todas: a cumplir con el llamado del Presidente!. A respetar la Constitución y sus leyes.

Sobre las violaciones a nuestra Constitución Federal, aquí una pequeña prueba de las afirmaciones del Presidente de la República. Descarada y abusiva la violación a la libertad de tránsito consagrada por la misma Constitución, el mismísimo 5 de febrero, libertad y garantía constitucional que fue ultrajada en perjuicio de miles de queretanos, al impedirles el paso a los viandantes que pretendieron caminar o circular en su vehículo por las principales calles de la Ciudad de Santiago de Querétaro. Esa fecha, apenas iniciando el día, todo aquel que osaba rebasar las vallas humanas y metálicas impuestas a la fuerza por la fuerza pública, o sea las autoridades, era automáticamente rechazado y amenazado: “no se puede pasar”. ¿Acaso es tanta la inseguridad que hay necesidad de llegar a extremos de sitiar parte de la ciudad y por eso violan la Constitución?. Aun que hubo quienes $ justificaron la violatoria medida, a esos ya se les conoce. Ahí están los mismísimos diputados federales que celebraban un aniversario más en el interior del Teatro de la República, incumpliendo la Constitución durante el proceso de elección de los consejeros del IFE y tan campantes como si nada. ¡Vaya cínicos!.

Así festejamos (nuestras autoridades) los mexicanos, con una violación más a la Constitución en el 91 aniversario de su natalicio. ¡Viva México!.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario