LECTURA Y DIÁLOGO CON GABRIEL ZAID Y CON EFRAÍN MENDOZA

30 Nov 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

ZAID DESGLOSADO Y GLOSADO

–El secretario era más que el capitán, políticamente. El capitán era más, aeronáuticamente. El cruce de autoridades no las revocaba. Seguían siendo válidas en su propia esfera. Pero las autoridades cruzadas son problemáticas. Crean tensiones de difícil solución.
Pelas Mouriño y el capitán y los otros. (JF)
–Las instituciones democráticas que se someten al presidencialismo absoluto traicionan su propia naturaleza. Quienes abdican de su autoridad se dañan a sí mismos, al país y hasta la persona objeto de su servilismo, que puede estrellarse o enloquecer si, cuando pregunta “¿Qué horas son?”, le responden: “Las que usted diga, Señor Presidente”.
Limpio e impecable.
–Un presidente de la República, como cualquier ciudadano, puede tener opiniones legislativas, judiciales, médicas, literarias, religiosas, académicas, pedagógicas, familiares o deportivas. Pero no autoridad para imponerlas. Aunque sepa mucho de beisbol, no le corresponde decidir si un lanzamiento fue bola o strike. O si hacen falta refinerías. O el mejor lugar para construir un Aeropuerto.
Puntual y sutil.
–“No le debemos obediencia ciega e irracional a ningún Estado, a ninguna Iglesia”. “Ningún Estado tiene cimientos más seguros que la conciencia de sus ciudadanos”. Por buenas que sean las intenciones de un gobernante “siempre estará sujeto, dadas las limitaciones inherentes a toda autoridad, al error y la equivocación”. (Harold Laski, Los peligros de la obediencia, Madrid, 2017, p. 36).
Mercado, Estado y conciencia.
–Erich Fromm psicoanalizó la abdicación ciudadana frente a los liderazgos mesiánicos en El miedo a la libertad.
Lucidez y crítica sin aspavientos. Dando en el clavo por todos lados.
–La obediencia (es) racional y necesaria en muchas circunstancias… La obediencia es requisito de una operación militar, pero la vida civil no es militar.
Lealtad no es servilismo.
El mejor Gabriel Zaid, “Peligros de la obediencia”, Grupo Reforma, domingo 24-Nov-2019.

LAS LETRAS Y EL SABER Y EL PODER

Las letras en la sierra gorda escondida. El doctor obrador queretano GHR recorre los lugares insólitos del estado. Palpa la realidad y acumula experiencias, problemas, verdades, vida. No administra la verdad política ni la carrera al poder. “El poder tiende a corromper el sentido de la realidad, por eso atrofia la razón”, Zaid (El poder corrompe, Debate, 2019, p. 76). Degrada la verdad, la realidad y la vida. Al contrario. Vivir en la realidad, la verdad y la vida transforma la naturaleza del poder, gracias al conocimiento de la vida, la verdad y la realidad escondida. (Q, Pinal de Amoles).
Q, Presidentes, martes 26-XI-2019.

Gilberto Herrera Ruiz:
–Preguntando se llega a todas partes
–“Allá donde ve la casita con techo de lámina, ahí es la secundaria de hornitos”.
–En lugares donde la tecnología no tiene acceso, la gente es nuestra guía a los lugares que tenemos que llegar.
–Pinal de Amoles, Querétaro.

ZAID, la acumulación de conocimiento, experiencia y vida resuelta en claridad y brevedad, síntesis. Con el saber de la paciencia, la transparencia y la prudencia. Y el arrojo cuando es necesario. GHR, caballero andante. Con mis saludos de luz, Julio. Q, Presidentes, martes 26-XI-2019.

DIÁLOGO DE FIN DE NOVIEMBRE, CON EFRAÍN

Julio:
–Gracias Efraín por la memoria BMW 10 años. Ahora son 15. Saludos cañón.

Efraín:
–Impunidad. Impunidad. Impunidad. Sigo sosteniendo lo que expresé hace 5 años. ¡Saludos!

Julio:
–Buen día, adelante andante… ¿Ya leíste al Zaid del domingo?

Efraín:
–Lo vi. Llegué a pensar que una mente brillante como la de GZ no sucumbiría a la tentación de los comunes de ubicar al Innombrable en el centro neurálgico de la nación. Además, me parece un exceso insinuar que el presidente mata periodistas. ¡Saludos!

Julio:
–Bueno, creo que diferimos. Saludos.

Efraín:
–Si no me has dado tu juicio, no comprendo esa conclusión tan categórica. A GZ hay que escucharlo con atención pero no posternarse ante él. Además, no veo por qué abordar la cuestión como un diferendo personal.

Julio:
–Que diferimos en la lectura del texto de Zaid. Eso es todo, Efraín.

Efraín:
–Hoy que se acumulan 15 años del caso BMW, que el olvido no se imponga sobre la justicia.

Julio:
–Gracias por tus palabras cañón. Buen día. Un día especial. (Q, 27-XI-2019).

Querido Efraín, va en síntesis mi lectura del texto de Zaid:

–Pienso que da en el clavo por todos lados. Sin aspavientos, con lucidez, sin personalizar la crítica.
–Para mí, los dos primeros párrafos son los explosivos. Porque pone otra luz sobre hechos ocurridos y conocidos. ¿La obediencia irresponsable mató a quienes mató? No sé.
–Luego pasa al mundo industrial que conoce como ingeniero, Roma, Inglaterra, el mundo cristiano y evangélico, la guerra y la posguerra entre el capitalismo, el comunismo, el fascismo, el nazismo y el franquismo.
–Y cita de un modo clave a dos autores estudiados en Ciencias Políticas, Economía y Sociología: Harold Laski y Erich Fromm.
–Entre ellos entreverá sus reflexiones críticas sobre la democracia, el gobierno actual y el presidente en turno sin citarlos. Pienso que esta es la parte fundamental de la pieza. Desde luego, se puede estar de acuerdo o diferir de Zaid.
–Querido Efraín: si en nuestros días, Obrador no está en el centro de la nación, quién lo está: ¿el pueblo, su gabinete, Morena, sus enemigos, el gran capital nacional y mundial y las fuerzas materiales de la historia de que hablaba Marx?
–Probablemente todo eso y más, los extraños poderes que rebasan a todos los individuos y que son otra cosa más allá de Marx, creo.
–El último párrafo referido al presidente Adolfo López Mateos es simbólico, aleccionador y bien escogido: hay varias historias, leyendas, rumores y chismes en torno a lo que hizo y puede hacer un presidente carismático como fue López Mateos.
–En el libro de Scherer, Los presidentes (Grijalbo, 1986, p. 85), Paz dice: “El presidente en México puede hacer todo el mal que quiera y aunque quiera apenas puede hacer el bien”. ¿Exageró el poeta?
–Este Zaid, junto con su último libro, El poder corrompe (Debate, 2019), para mi gusto es el mejor Zaid, rumbo a los 86 años. Acota el campo y expone su saber, sin aspavientos. A la entrada del libro afirma: “No hay santos en el poder, ni hacen falta”.
–¿Con Obrador regresamos al presidencialismo del señor presidente como el Supremo Dador del bien y del mal? Pregunto. ¿Y el papel crítico de los ciudadanos, los intelectuales y los escritores? (Por supuesto, la crítica no es oposición ciega al poder).

Con mis saludos fraternos y siempre agradecidos, querido Efraín.
Julio.
Q, Presidentes, noviembre 2019.


Agenda política sobre la desigualdad.

22 Sep 19 | Gregorio Morales Avilés | Clasificado en Cultura, Política, Uncategorized | Sin comentario »

Los gobiernos establecidos y los candidatos a sucederlos han manejado con mucha frecuencia el problema de la desigualdad sin entender lo que prometen o establecen en sus promesas de campaña o planes de gobierno, sobre todo el PAN que se siente comprometido con sectores de derecha, que creen no sufrir los efectos de las diferentes desigualdades y que, en consecuencia, los llevan a una encrucijada de desaliento y frustración ante la falta de resultados que satisfagan sus expectativas más íntimas de bienestar, o del PRI, que han pretendido solucionar el problema de la desigualdad sin ir al fondo.

El asunto de las desigualdades es de gran importancia política por los efectos sobre la integración social, el desempeño económico, la solidaridad entre las comunidades y aún sobre el malestar social latente en cada comunidad, pero no se logra integrar un enfoque adecuado porque no se ve el fondo del problema, ni se propicia la discusión abierta sobre el mismo con el fin de construir una política pública eficaz.

Hay que destacar, de inicio, que no se trata de un tema de desigualdad solamente, la económica, sino de muchas desigualdades que se entrelazan, lo que da mayor complejidad al asunto. La interdependencia y la acumulación de estas profundas diferencias en México, nos llevan a considerar dos dimensiones que atraviesan tanto los legados como los nuevos desafíos. Nos referimos a las distribuciones inequitativas de resultados y acceso a oportunidades entre individuos o grupos. Estas diferencias son injustas porque afectan aspectos cruciales de la vida de personas que se encuentran en desventaja en virtud de su posición social: discapacitados, minorías raciales o étnicas, mujeres, entre muchas otras. Además, estas desigualdades son potencialmente evitables por medio de un abanico de intervenciones públicas: impuestos o subsidios para redistribuir el ingreso, cuotas de género en las asambleas legislativas o sistemas universales de salud.

No hay que equiparar desigualdades con niveles de pobreza, el asunto es mucho más complejo. El estudio sobre Desigualdades, de El Colegio de México, nos habla de tres tipos de desigualdad: La de oportunidades, que ha recibido amplia atención desde el análisis económico, y que parte de la preocupación por igualar el terreno de juego desde el cual los individuos pueden desarrollar su potencial. La desigualdad de resultados que estudia Atkinson, que parte de la idea de una diferencia en las recompensas asociadas a niveles de esfuerzo similares y, en tercer lugar, lo que hay que enfocar con claridad es su carácter interseccional para explorar cómo grupos con distintas características adscriptivas o condiciones de origen enfrentan brechas en resultados y oportunidades de manera diferenciada, que, traducido a palabras llanas, se puede explicar con el elemento sustantivo de su carácter relacional, la interseccionalidad, entre sus diferentes dimensiones, la acumulación de desventajas durante el ciclo de vida y, finalmente, los nuevos desafíos para la igualdad.

Sólo para poner un ejemplo, me referiré a una situación personal, que es muy común entre los académicos: Una de las situaciones más alarmantes es que la brecha en los salarios entre el grupo de mayor educación y el de menos escolaridad se ha cerrado a la baja; esto es, que el grupo de altos estudios percibe sueldos más bajos que se asemejan cada vez más a los montos percibidos por los grupos de estudios menores, aunque tengas estudios de doctorado, la brecha de sueldos con lo que no lo tienen no es significativa, menos aún si se compara con algunas profesiones que no requieren de estudios superiores. El fenómeno de cierre de brechas a la baja también se da en otros niveles educativos, ámbito en el que los resultados de los escolares de menores ingresos y de mayores ingresos se igualan a la baja en las métricas de desempeño económico.

Esto nos lleva a reflexionar sobre las desventajas sistémicas a las que se enfrentan en el transcurso de su vida las personas en México. La desigualdad tiene como consecuencia una inversión ineficiente en capital humano. Además, como señalan Solís y Boado (2016), una baja movilidad social sugiere la existencia de diferencias duraderas en el acceso a oportunidades, donde los ciudadanos permanecen en las mismas posiciones, sean desaventajadas o privilegiadas, para luego heredarlas a sus descendientes, a pesar de los ilusionismos de las telenovelas o de las supuestas fórmulas de éxito económico.

La importancia de estudiar las desigualdades es también referida al desarrollo de la democracia. La concentración de recursos económicos en grupos privilegiados de la sociedad puede aumentar desproporcionalmente la capacidad que tienen las élites para influir en las agendas de los gobiernos y partidos políticos, un claro ejemplo de esto es la práctica del lobbying, tal como se ejerce en Estados Unidos, en donde las grandes corporaciones manejan a los congresos y sus leyes a su favor (P.E. la Asociación del Rifle). Además, los ciudadanos que pertenecen a segmentos desaventajados pueden tener dificultades para disponer del tiempo, las habilidades y los recursos necesarios para participar en asociaciones y campañas políticas y para movilizarse electoralmente. Aunado a estos efectos perniciosos directos, algunos estudios sugieren que la desigualdad actúa en detrimento de la estabilidad institucional y la consolidación democrática en el largo plazo. De ahí se deriva la necesidad de abordar las desigualdades desde una perspectiva de la complejidad, que está muy distante de un enunciado simple de buenos deseos como aparece con mucha frecuencia en un plan de gobierno o en una campaña política.


TRAS LA VERDAD “MORENA PROCLIVE A VIOLAR EL ESTADO DE DERECHO”

04 Sep 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política, Uncategorized | Sin comentario »

El Presidente de la República, forma hábitos a sus seguidores, al igual que a los militantes de “su partido político”, que consisten en incumplir la Constitución y leyes secundarias. Con singular cinismo impone su particular criterio de justicia, sobre el Estado de Derecho. Ahora correspondió a la Legislatura del Estado de Veracruz, por medio de la Diputación Permanente, no el Pleno, violentar el marco constitucional, sin facultades para ello, los diputados destituyeron al Fiscal General de esa entidad federativa, violentando el marco constitucional, los principios jurídicos son tirados por la borda.

Ya antes lo hicieron en Baja California, al manipular la temporalidad del plazo gubernamental, para incrementarlo de 2 a 5 años, sin necesidad de jornada electiva, simplemente por decisión de unos cuantos. Por eso insiste el mismo Presidente de la República, en modificar la Constitución, para llevar a cabo la consulta popular para prolongar su mandato, aunque él pretenda burlar la misma Constitución y a los mexicanos, con el cuento de revocar su mandato a los 3 años, si el pueblo lo decide; bien sabe López Obrador que fue electo para un periodo irrevocable de 6 años y protestó para ejercer el cargo durante ese lapso, promueve la engañifa que lo lleve a la permanencia en el poder más allá de su mandato. Así aplican su criterio y la lógica los morenistas ahora que arribaron de forma por demás inusitada al “poder supremo”, se encuentran literalmente “desbocados”, hay necesidad de meterles el freno y un bozal.

El “agandalle” a plenitud en la Diputación Permanente (se encuentran en periodo de receso) de la Legislatura de Veracruz, al destituir el Fiscal General, sin previo juicio en el que se respeten las garantías constitucionales de ser oído y vencido en juicio, nada de juicio político, sin previa acusación, simplemente votación mayoritaria de los legisladores de esa comisión y la correspondiente destitución; acción sumaria. Esa actitud gansteril de los legisladores veracruzanos amerita una seria acusación, tampoco les está permitido violentar el marco normativo sin que haya consecuencias legales. La remoción de Jorge Winckler Ortíz, es por demás inconstitucional. De paso nombran a una Fiscal provisional, Verónica Hernández Giadáns, otra ilegalidad, no tiene esa atribución la Comisión Permanente. Para demostrar quién está detrás de los abusos, el gobernador de la entidad, Cuitláhuac García Jiménez, literalmente se apoderó de las instalaciones de la Fiscalía, por medio de las fuerzas de seguridad pública. En tanto que la encargada del despacho salió de la Secretaría de Gobierno, del Gobierno del Estado, lo que viene a confirmar que toda la serie de abusos provienen directamente del despacho del gobernador Cuitláhuac, quien por cierto, tiene conocimientos de ingeniería, no de Derecho. El Fiscal fue echado de su oficina y la fuerza pública le impidió el paso. El caos jurídico se enseñorea en Veracruz, asolado por la delincuencia. Ahora enfrentarán la real posibilidad de que, todas las actuaciones de procuración de justicia de la Fiscal provisional, Hernández Giadáns, estén afectadas de nulidad, por haber sido designada por autoridad incompetente, ese acto ilegal genera nulidad subsecuente de todas sus acciones, agrava la situación en uno de los Estados más violentos del país. Los delincuentes tendrán carta abierta para actuar con mayor impunidad.

Todo deriva de la queja del mismo gobernador al verse impedido de nombrar al Fiscal, quien le fue heredado por la administración panista encabezada por Miguel Ángel Yunes Linares. Las constantes rencillas públicas entre el gobernador y el Fiscal General, se agravaron con las mutuas acusaciones que se lanzaron la semana de la tragedia en el bar Caballo Blanco, en el que murieron 30 personas, a manos de la delincuencia organizada. El gobernador Cuitláhuac culpó al Fiscal Wuinckler de haber dejado en libertad al presunto responsable en relación con otros hechos, en tanto que el mismo Fiscal le probó, le demostró públicamente al gobernador, por medio de documentos, que, quien entonces dejó en libertad al presunto inculpado, fue la Fiscalía General de la República, y no la Fiscalía del Estado. Le ganó la partida Winckler a García y se apoderó la desesperación del gobernador, de ahí que el Ingeniero haya ordenado la ejecución de varios actos preñados de ilegalidad que violentan su propia Constitución local y leyes secundarias, el gobernador aplicando el mismo criterio que utiliza el Presidente de la República, al “diablo con las instituciones”. El caos se apodera del Estado de Veracruz, ahí sí que prosperaría la desaparición de poderes, dado el desorden existente, se ha perdido la gobernabilidad.

No podía faltar la acusación que lanzó el mismo Jorge Winckler Ortiz, dirigida al Presidente de la República, lo inculpó de estar tras de todo el desaseo, ilegalidades y abusos cometidos en su destitución. Adelantó que acudirá en su defensa a la justicia federal para que haga valer el Estado de Derecho, el cual parece no importarles a los morenistas que disfrutan del abuso de poder que antes criticaron vehementemente. Y en el Congreso de la Unión, se cuece otro “agandalle” de la bancada de Morena, quedarse con la conducción de la Mesa Directiva un año más, a pesar de que carecen del derecho que les otorga su propia legislación; vamos, para ellos no será problema, modifican su reglamentación y el “agandalle” lo legalizan. Así son los tiempos actuales, todos manda “al diablo a las instituciones”, tal cual lo ha mandatado el mismo Presidente de la República.

Héctor Parra Rodríguez


EN DO MAYOR.

24 Jun 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Miscelánea, Nacional, Uncategorized | Sin comentario »

Recorren las principales ferias de los pueblos medianos y grandes ofertando sus productos en combos o paquetes. Sus conocimientos son empíricos. No necesitaron ir a ninguna escuela formal a estudiar mercadotecnia o publicidad, saben qué vender y cómo hacerlo en el mercado del lugar al que visitan. Su aguda observación, su pulso social y olfato comercial y el dominio del lenguaje que conecta con la población a la que llegan, les hace unos graduados en persuasión y convencimiento de sus potenciales clientes.

Son astutos y habilidosos para ofrecer su producto y saben conectar con la gente de a pie. Atrapan la atención con su tropel de palabras coloquiales, mezcladas con alguna broma. Tienen bien medido a su mercado y saben crear las necesidades u ofertar las que el comprador no ha podido adquirir en los almacenes formales. Se les conoce como Merolicos.

Aunque el diccionario los define como “Vendedor callejero que atrae a los transeúntes con su verborrea”, en realidad, el merolico está asociado lo mismo al vendedor de calles o ferias, que a alguien que habla mucho o al charlatán que vende menjunjes a los que confiere cualidades curativas que la medicina formal no ofrece.

Los primeros no me parecen tan temibles. En todo caso son la versión populachera de los publicistas formales que requieren y usan metodologías para desarrollar estrategias publicitarias, manipulando las emociones de los compradores y resaltando las pretendidas bondades de determinado producto a promover.

A los que me refiero son a los merolicos o charlatanes, vendedores de pócimas para remediar todos los males. Son los que me resultan tan interesantes, como temerarios, porque juegan con las necesidades de los ingenuos o los ávidos de creer en lo que la medicina tradicional no promete.

A estos les basta un espacio de un metro cuadrado para tender en el piso, o en una mesita plegable, su mercancía. No hay nada que no curen sus productos milagros que ofrecen en frascos de vidrio o pequeñas bolsas de plástico. Allí, en esos recipientes caben los milagros curativos que tienen las cápsulas de víbora de cascabel para el cáncer, hasta la pomada para hígado, dolor de riñones, las varices, callosidades, esguinces o bálsamos para curar el insomnio y desvelos de amor, entre otros tantos males.

Son personajes divertidos y hasta cautivadores. Su verborrea es simple y eso les facilita la cercanía con quienes les escuchan. Expertos en los malabares de la ilusión, lucran con la buena fe de las personas y con su necesidad de creer en lo que ni la ciencia, ni los más doctos han logrado: la ilusión vana de que en el mundo existe cura para lo invisible o imposible.

Cada vez que veo a ciertos políticos ostentarse como la solución a todos los males, no puedo más que pensar en esos merolicos que se venden , cual productos milagro que hay que consumir. Merolicos que hablan en tropel de palabras , o los que usan pausada verborrea y hacen de su figura un show mediático, en tanto recorren con la mirada analizando el impacto de lo que dicen.

Los merolicos, como ciertos políticos, son todo un espectáculo de feria que acompaña el circo de la vida donde el remedo de magia para curar los males es una rueda que gira sin control acompañada por un ruido ensordecedor. Y el gran engaño no está en lo que venden. Sino en lo que prometen curar. El espectáculo no está en sus productos. El espectáculo son ellos mismos.

ESTA LLAMADA “ NORMALIDAD”.

Habituados ya a las constantes noticias relacionadas con asaltos, secuestros y cruentas disputas de los espacios de los que se ha apropiado el narcotráfico, salimos a nuestras actividades cotidianas aparentando una normalidad ficticia, porque en el fondo de nosotros está latente el temor de ser una de las víctimas de esta violencia cotidiana.

Quienes vimos en el cambio de régimen la posibilidad de un respiro a las abrumadoras cifras de la violencia, vemos hoy con desesperanza que es un tema que parece no estar entre las prioridades del actual gobierno de López Obrador. No, por lo menos, que el haya dado a conocer algún programa bien estructurado que vaya en el sentido de trabajar en el tema. Al menos que él tenga “otros datos o cifras”, es inocultable que esta nos rebasa cada día. ¿O debo decir que ya nos rebasó?

Perdidos en este inmenso mar de incertidumbre ante el rumbo incierto que lleva nuestro barco, las emociones se agitan y nos invade la sensación de una indefensión indescriptible, este sentimiento de vulnerabilidad instalado en un gran número de nosotros y que – sin temor a exagerar- se ha acentuado con el nuevo gobierno.

Y digo “acentuado” porque con Enrique Peña Nieto tuvimos claro un panorama de impunidad. Constatamos el carácter frívolo de un presidente que, sabemos y hemos ya comentado, nunca estuvo a la altura de su papel. Nos ofendió con su negación de una realidad que tanto lastimó al país. No hubieron expectativas a su alrededor. No, por lo menos, del grueso de la población. Siempre nos quedó claro que había subido a la presidencia un hombre que de impecable sólo tenía el traje que lo vestía y el copete bien controlado para que ningún aire osara mover de su lugar aquello que fue primordial para él. Lleno de tropiezos e irritantes actitudes, Peña Nieto no escapó a las criticas de una sociedad que manifestó su hartazgo contra quien representaba la clara descomposición de un partido que terminó devorado por su ilimitada codicia y corrupción.

Pero, mientras que nada bueno esperamos de él, AMLO suscitó esperanzas y creó expectativas de tal índole que hoy ha quedado atrapado en ellas. Las reservas de promesas y palabras que utilizó para llegar a dónde está, al parecer, se le agotaron muy rápido. El AMLO que hoy agradece a las “benditas redes sociales” la presea que recibió este viernes ( el ‘Botón de Oro’) por tener más de un millón de suscriptores a su canal de YouTube, no dio tregua a sus adversarios políticos. No paró de estar señalando los yerros de sus antecesores. Hoy las declaraciones, los tuits que lanzó en ese entonces mientras construía su camino para llegar a la presidencia, son lanzados por sus críticos como bofetadas virtuales, para recordarle que no puede pedir lo que él no dio y no da.

¿Qué se valió de todo para llegar a dónde está? Por supuesto. Y en deferencia a un estimado lector de este blog, Héctor Bernal Hernández, a quien, algunos de nosotros consideramos un amigo respetuoso en su interacción con este espacio, doy respuesta a la válida y respetable objeción sobre mi aseveración de que AMLO, como todos los demás políticos que han llegado al puesto máximo del país, se valió de todo para llegar a él. Y hoy está pagando las cuotas que negoció con quienes le apoyaron. Y éstos últimos no son, precisamente, hermanos de la caridad.

En este escrito está implícita la respuesta. Y le recuerdo un hecho más: su papel omiso, ante aquel cruento linchamiento que se dio en Tláhuac a los agentes de la entonces AFI , cuando él era Jefe de la ciudad y Marcelo Ebrard en Seguridad y permitieron ese acto. El caso de Ayotzinapa es otro más. Guardó silencio. Hoy, baste ver de qué y quiénes está rodeado en su círculo más cercano y ver con atención y sin apasionamientos el manejo de espacios públicos y los mecanismos que está usando de la manera más arbitraria.

Sobre lo que argumentan muchos simpatizantes de AMLO, que en 2012 ganó las elecciones y, sin embargo, “ se portó bien, porque no agitó a la gente”, eso es discutible. Hizo alharaca, mientras que, a la par, violentaba los espacios públicos. ¿Cómo olvidar cuando se autoproclamó presidente legítimo y su persistente actitud de caminar avivando enconos sociales, so pretexto de abatir la corrupción ?

Hoy no cesa en su actitud. Sólo que tiene a su favor las herramientas del Estado para -desde allí- mover a sus golpeadores, colocados estos en puestos claves. Y lo está haciendo. Ciego y sordo a su propia pelea contra cierto grupo que no le permitió su avance en el PRI, hoy va tras la revancha. ¿Qué tanto hay de eso ahora en su golpeteo al ITAM?

No obvio que AMLO ha tocado intereses gordos con ciertas acciones. Que tiene en su contra a detractores temibles y poderosos. Pero, ¿qué hombre que sube al máximo poder no los tiene? ¿Acaso no se tocan intereses grupales de uno y otro lado? ¿Por qué pierde el tiempo AMLO en enfrentarse a una pelea ciega, sin medir las consecuencias que en su afán revanchista afectan al país?

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

dialogoqueretano.com


EL JICOTE “LAS MAÑANERAS” Y LA IMPORTANCIA DE LA PALABRA.

03 May 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

Miguel Antonio Caro

A mi amigo César Jiménez Arreola, mi más sentido pésame por la muerte de su padre, Raúl Jiménez Martínez, un hombre esforzado, íntegro y siempre gozoso de la vida.

Me pregunta una estimada amiga si estoy de acuerdo con las conferencias “mañaneras” del Presidente López Obrador, Respondo. Sí me parecen bien, muy bien, pero para que auténticamente sirvan e incluso sean una gran aportación al debate y a la democracia, se necesitan muchos, pero muchos cambios, entre otros el cuidado del leguaje, que el Presidente maneja con desenfado y hasta irresponsabilidad. A este respecto mucho tenemos que aprender de Colombia.

El país sudamericano tiene fama de ser la nación en la que se habla el mejor español del mundo. No lo sé, lo que es indudable y no tiene discusión es que no hay otro pueblo que sea tan obsesionado por la pureza lingüística como el colombiano. Su admiración a la gramática y al significado de las palabras la extendieron al poder público, a tal punto que cinco gramáticos colombianos fueron elegidos presidentes de la República. Mario Jurisch Durán nos ilustra al respecto.

En mucho les ayudaba a los políticos los requisitos para aspirar a la presidencia, entre otros, ser mayor de 30 años, ser profesores de alguna ciencia, hablar y escribir con castiza elegancia, dominar como un erudito las literaturas grecorromanas y del Siglo de Oro y tener suficientes conocimientos gramaticales para poder escribir un Tratado de Principios.

Con estos requisitos no podemos dudar de la anécdota que se platica de uno de los presidentes gramáticos, Miguel Antonio Caro, que fue descubierto por su esposa en un contacto con una dama, de los llamados del tercer tipo, en una habitación en el mismo Palacio de Nariño.

“Estoy sorprendida”.- le dijo en tono algo más que airado, su esposa, Doña Anita de Narváez.

“No mujer –le corrigió el mandatario mientras trataba de recuperar la compostura- Tú lo que estás es estupefacta, el sorprendido soy yo”.

No sabemos si esta corrección lingüística logró momentáneamente intimidar y distraer a su esposa o, al contrario, sobre la infidelidad agregó la agravante molesta de una corrección gramatical. En fin, lo importante es que nuestros políticos, sobre todo el Presidente, nos den ejemplo de la precisión, puntualidad y matiz que encierran las palabras.

 


EN DO MAYOR.

01 Abr 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Política, Uncategorized | Sin comentario »

“Calumniad, calumniad que algo quedará”, dijo Voltaire, escritor y filósofo, al referirse a la sombra de duda que se extiende sobre el calumniado, una vez que el calumniador riega el veneno de su insidia.

Sobre eso de la calumnia ronda por allí la anécdota adjudicada a S. Felipe Neri ( 1515-1595) , quien dio una lección de los alcances de ella a uno de los novicios de la Parroquia a su cargo, cuando se enteró que este era afecto al rumor. S. Felipe Neri le mandó llamar a su presencia y le pidió que subiera a la torre del campanario, pero que llevara con él una almohada de plumas y desde la parte más alta soltara las plumas al viento y , una vez cumplida la orden, se presentara nuevamente ante él.

Leer más »


Entrevista a Laura Fierro Evans

27 Feb 19 | dialogoqro | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

Diálogo Queretano, Radio Once y Plaza de Armas, entervistaron a LAURA FIERRO EVANS, quien es Coaching certificada. Autora de los libros: “Coaching para líderes: un aporte desde la práctica” y “Los Estilos Guerreros: liderar desde las voces interiores”. A Edmundo González Llaca y Sergio Arturo Venegas Alarcón les acompañó en esta ocasión, el Psiquiatra Héctor Rocha, prologuista del más reciente libro de la entrevistada.


Diálogo Queretano les desea FELICES FIESTAS NAVIDEÑAS

20 Dic 18 | Diálogo Queretano | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

A unos días de concluir éste 2018 que tuvimos la oportunidad de vivir, cada uno en nuestro quehacer, afán y camino, pero coincidiendo en éste espacio de expresión y diálogo, hacemos un descanso a partir de hoy, reiniciando este foro de comunicación el próximo 8 de enero.

A nuestros amables seguidores, les deseamos días de sosiego y dicha y les agradecemos habernos arropado a lo largo del año, con su presencia virtual, con su crítica real y con el aliento de hombres y mujeres de bien.

 


Fuentezuelas: La negligencia mata

17 Dic 18 | Agustin Escobar Ledesma | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

Video del momento de la explosión mortal en Fuentezuelas

https://www.youtube.com/watch?v=yvTwOUJKBRM


Vistas 92: Obrador y Krauze en la mira

02 Dic 18 | Julio Figueroa | Clasificado en Nacional, Política, Uncategorized | Sin comentario »

 

Preguntas a Enrique Krauze:

–El historiador ha dicho que no quiere un cambio de régimen, quiere un buen gobierno. ¿Cree que el régimen neoliberal en México es bueno y sólo hemos tenido malos gobiernos?

Leer más »


Reunión de colaboradores de “Diálogo Queretano”

28 Oct 18 | dialogoqro | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

Don Carlos Ricalde ofreció un desayuno a colaboradores de Diálogo Queretano en el que se renovaron proyectos para su mayor difusión. En la foto, Carlos Ricalde, Guillermo Castellanos, Javier Ledesma, Ana María Arias, Edmundo González Llaca, Mario Rodríguez, Gonzalo Ruiz Posada, Julio Figueroa, Agustín Escobar y Roberto Carbajal “El monero”.


Utopía Política 2018

09 Abr 18 | Roberto Carbajal | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

 elecciones_mexico_queretaro_2015

Hoy iniciamos una colaboración para las páginas de los amigos, el asunto de la política se pone interesante y bien vale la pena tratarla, y entenderla… bueno, es un poco optimista, eso de entenderla.

El nombre de esta participación la llamaremos UTOPÍA POLÍTICA 2018, y para ello, recurrimos a una consulta, por medio del internet, y esto fue lo que encontramos.

Leer más »