EN DO MAYOR “ENTRE RAZÓN Y FE”

15 Jul 20 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Nacional, Política, Uncategorized | 2 Comentarios »

Pocos son los que distinguen que quienes ejercemos el periodismo desde espacios autónomos no escribimos para aplausos, ni con la intención o deseo de romper los sueños construidos por políticos que dan alas a las esperanzas de unos a costa de atropellos a otros. Nada más lejano de eso. He defendido la idea de que, como periodistas, tenemos la gran responsabilidad de no servir a ninguna ideología, por muy benévola que aparente ser. Colocarnos en ese lugar es tomar un papel de juez y parte o de justicieros y defensores. Y eso no ayuda, ni es ético. Nuestro papel es dar cuenta de los actos incorrectos que cometen los gobiernos en turno, sin cargarnos hacía ningún lado. Eso es, quizá, uno de las cualidades más difíciles que nos demanda el periodismo. El apasionamiento por una ideología obnubila la mente y terminamos estando al servicio de medios y fines políticos de grupos empujados por agendas tramposas y cuyo objetivo está muy lejos de lo que el periodismo debe cumplir.

A los ojos de los que hacemos cualquier crítica a algún funcionario de la actual administración, o al presidente, les lastima lo que leen. De sus labios saltan trilladas frases que repiten entre unos y otros, convirtiéndola en oración conjunta que les da un sentido de identidad:
“Pero antes callaron como momias y ahora hablan porque extrañan el chayote”. Y no queda todo allí; viene enseguida la etiqueta adicional: “debe ser del Pri An”. Saltan otro tipo de insultos, frases enardecidas, sordas hacía el autor (a) del escrito. Palabras que caminan a ras de suelo y que toman impulso bajo el aliento de la procacidad y la cobardía de quienes escudándose en el anonimato, o al amparo de la trinchera de su pantalla, profieren sus denuestos hacía quien osó escribir lo que no les gustó leer.

“De la abundancia del corazón habla la boca”, reza un proverbio. Y las redes sociales nos muestran la pobreza e intolerancia de quienes juzgan sin saber que en el medio periodístico, hay quienes ejercemos nuestro hacer desde la convicción y compromiso, sin que medie otro interés que llevar a la luz lo que debe estar bajo el escrutinio público. Pero he de decir también, que en las redes hay esa otra abundancia del corazón y el razonamiento mesurado de aquellos que no estando de acuerdo con lo que uno escribe, lo manifiestan sin insultos, sin vituperios.

Quien me haya leído antes, sabe que tengo tiempo haciendo critica a los diversos partidos y candidatos y funcionarios. Hablé en su momento de Enrique Peña Nieto. De las candidaturas de José Antonio Meade, Ricardo Anaya, Jaime Rodríguez, Andrés Manuel López Obrador, a quien – dije- di mi voto ciudadano, con toda la reserva del caso; pues nunca perdí de vista su origen y formación priista. Partí de mi supuesto de que ese hombre entre apasionado y bravucón implacable, que se encargó de criticar cada paso de los presidentes anteriores, era necesario para limpiar los abrojos del yermo paisaje desesperanzador de nuestro país. Conozco gente que estuvo en su campaña y terminó decepcionada de él. Con todo, sabiendo cómo se mueven las pasiones humanas y con la convicción de que en el campo farragoso de la política no hay nadie incólume, le di mi voto esperando que una vez en la presidencia estuviera a la altura de una investidura por la que tanto peleó.

¿Sorpresas? Quizá no. Más bien asombro al ver frente a nosotros a un hombre que el poder ha develado en su dimensión. Autoritario, hábil para las excusas y absolutamente político, ha usado y usa su imagen para ofrendarla como una forma de convencer a su electorado de una buena voluntad que está solamente en su narrativa, pero no en los hechos. Al fin y al cabo AMLO es un político y tiene el chip de la frase “prometer no empobrece…” Y si de ganar se trata hay que prometerlo todo. Y lo hizo. Ya al frente de la silla que tanto anheló, han venido las excusas, los no es verdad, los “nunca lo dije”, aunque estén las pruebas. Y lo más reprobable por los grados de irresponsabilidad que encierra: culpar de todo a los otros.

He hablado y expuesto la corrupción de un sistema que generó y cobijó a una parte de políticos que hicieron del cochupo su deporte favorito. He apostado porque al frente del país arriben lo mejor de hombres y mujeres que dignifiquen el arte de la política, que respeten los preceptos éticos y humanistas. Que aspiren a influir en una sociedad donde la dádiva no sea la trampa disfrazada de bondad. Una sociedad que tenga claro que un presidente y su equipo está allí para administrar los bienes de todo el país, no para manejar el poder a voluntad y capricho. Administraciones que apliquen programas educativos donde se enseñen valores a individuos y usar el razonamiento lógico que lleve a diferenciar entre los asuntos de la justicia y asuntos de la Fe. Una sociedad más solidaria que no permita ser usada por partidos y asuma la responsabilidad de ser crítica y vigilante de que aquellos que nos representan no sucumban a las tentaciones de ejercer el poder a modo y conveniencia, a violentar sus leyes y construir mentiras como verdades. Esa ha sido mi apuesta como ciudadana y como periodista.

Entiendo que aquellos que se encuentren por vez primera con mi nombre, ignoren lo que he venido señalando atrás sobre los demás funcionarios y partidos. Lo que me resulta difícil entender es la desmemoria de una sociedad que hoy se olvida la manera cómo AMLO llegó al poder y la historia de aquellos que ahora le rodean. En un acto de justicia de la mala memoria de algunos ciudadanos, o memoria selectiva de otros, no estaría mal que se informaran o recordaran sus pasos antes de llegar al gobierno de la ciudad. Se les olvida que quién ahora está en la silla presidencial, se apropió de un espacio político ciudadano y donde sus actuales funcionarios tienen a integrantes de sus familias operando para ellos.

Flaca y convenienciera es la memoria. Injusta una sociedad que se enoja con el mensajero que le lleva el mensaje que no es de su agrado. Mezquinos los que permiten y guardan silencio ante actos reprobables si estos son ejercidos desde su trinchera; pero se agitan y vociferan enardecidos cuando esos mismos actos los comete el que no está de su lado. Intolerantes y temibles los violentos que esparcen su odio contra los que no piensan como él o como ellos. Necios y arbitrarios los que creen que sólo a ellos les importa o son los únicos que aman a su país.

QUE HABLE LA MEMORIA.

Llega en este momento a mis ojos un escrito periodístico de uno de los intelectuales de izquierda más honestos, críticos y congruentes que ha habido en este país. Hablo de Luis González de Alba (1944-2016). Su artículo data de octubre del 2005, a unos meses de que López Obrador cumpliera su gubernatura al frente de la hoy llamada CDMX, antes DF. “No es culpa de AMLO”, es el título. Agrega en el: “Sino de los ciudadanos que no le exigen cuentas de todo lo que hace y dice”.
Comparto a continuación parte del escrito que González de Alba escribiera en 2005, en un balance de su desempeño, y trayendo a colación un episodio vivido en el momento del funeral de Colosio, evidenciando la habilidad del actual presidente para estar en los lugares donde los reflectores le iluminaran.
Cito: “Rodeado como está por un equipo anticolosista, con Manuel Camacho al frente de su campaña —sí, ese mismo personaje que fue echado a la calle cuando se presentó al funeral de Colosio—, aun asi pudo López Obrador hacer guardia, con cara compungida, ante una tumba que sólo le significaba votos, votos de sonorenses distraídos, desinformados, ignorantes o todo junto, pero votos al fin. En las urnas son iguales. Es el ejemplo más repulsivo de oportunismo político e incongruencia moral hasta la fecha…Ni siquiera Madrazo manda flores al hospital para Elba Esther. Pero AMLO está en lo suyo: quiere la Presidencia y no cree en fantasmas que salen de la tumba a pedir cuentas. Él hará todo lo que se le permita, ya ha demostrado que no lo detiene nada: ni amparos, ni jueces, ni denuncias. Nada. Pero, ¿y nosotros? ¿Y los mexicanos? ¿No decimos nada?… En un país con tradición democrática, la sola respuesta: “Los jueces me hacen lo que el viento a Juárez” haría la perdición de un candidato, lo hundiría sin remedio. Lo hundirían los ciudadanos, en primer término, que no desearían ser gobernados por quien, un buen día, les puede responder lo mismo ante una queja…”.

Continúa: “Estuvo contra la integración del Consejo de Transparencia y Bejarano la detuvo en la Asamblea, “porque era muy caro”, dijo. Y era su papel. Un político al viejo estilo priista está en lo suyo cuando incumple amparos de ciudadanos, cuando niega cuentas claras que le afectarían el “cochinito” destinado a la ante-pre-campaña. Pero, ¿cuál fue la respuesta ciudadana ante la tozuda negativa de López Obrador a transparentar el manejo de recursos públicos del DF? Ninguna: en México no se acostumbra eso de que al gobernante lo vigilen…Y cuando se conformó apenas una sombra de lo que debería ser un eficaz órgano de transparencia, tampoco duró mucho: los nombrados le renunciaron, en marzo de 2004. “Por considerar que ya no era relevante su participación en el Consejo de Seguimiento de la Transparencia de las Finanzas Públicas del Distrito Federal, los integrantes lo disolvieron. De esta manera, Juan Antonio Pérez Simón del Grupo Carso, de Carlos Slim; Rubén Aguilar Monteverde, reconocido filántropo y ex banquero; los ex secretarios de Estado David Ibarra y Fernando Solana; y María Luisa Barrera de Serna, esposa del empresario Clemente Serna, renunciaron a su cargo honorífico. Tampoco formarán ya parte del Consejo los periodistas Carmen Aristegui, Javier Solórzano, Germán Dehesa y Miguel Ángel Granados Chapa…Antes de hablar de un complot en su contra, el jefe de Gobierno, Andrés Manuel López Obrador, debió reconocer abiertamente la corrupción dentro de su administración, según el consenso al que llegaron los integrantes del Consejo de transparencia de la Hacienda Pública del DF…”, dijeron a Reforma.

¿De dónde ha salido el dinero para campañas de López Obrador?, se preguntaban desde entonces, porque en él nunca ha existido la transparencia y es una pregunta que siempre escabulle con su característica habilidad política. No les falta razón a los que han señalado que una de sus fuentes proviene de “multimillonarios contratos nunca licitados, nunca concursados, para los segundos pisos y otras obras; quizás hasta los desfalcos en municipios perredistas de Tabasco. Hizo secretos por diez años algunos números: cuánto se pagó, de qué partidas, por los segundos pisos y puentes ya resquebrajados. Secreto de Estado. El padrón de viejitos también es secreto: ¿a cuántas personas mayores y madres solteras se les paga? Silencio. Por algo tiene una Contraloría dominada por el PRD* y un Consejo de Transparencia en el limbo”. (*hoy ese PRD que entonces se mencionó está en MoReNa)

¿Y su fuerza electoral? No sólo Luis González lo dejó asentado en ese momento. Todos los que vimos su desempeño durante el gobierno de la ciudad presenciamos cómo replicó la formula del corporativismo priista. : “… resulta evidente: es la de los grupos sociales acostumbrados al toma y daca, a poner golpeadores y gritones que defienden sus “conquistas”: un taxi ilegal, unos metros sobre la acera, la distribución de viviendas a los más pobres…” Y concluyó con una pregunta inquietante que hoy nos ronda a varios: “la fuerza de López Obrador no emana del desmadejado PRD, sino de las organizaciones heredadas del priismo: el viejo, el arcaico clientelismo político, el corporativismo que fue la fuerza de Mussolini y la del viejo PRI. ¿Para allá vamos?”

Este es en gran parte el escrito que está allí, como testimonio y recordatorio de un político que es hoy el presidente. Y las preguntas que en ese entonces se hicieran tantos, son las misma de ahora. Ha sido esa su fórmula que aún mantiene. Continúa con la realización de multimillonarios contratos nunca licitados, nunca concursados y las demás prácticas mencionadas durante su cargo al frente de la ciudad. El viejo Priismo está en el corazón de López Obrador. Y no nada más representado por Manuel Bartlett. Sino en las prácticas opacas de su gabinete.

¿Las escaleras se barren de arriba para abajo? Muchas preguntas y nada de respuestas. Evasiones, señalamientos hacía los otros, vaguedades por parte de él. Por mi parte, la insistencia de que barra esas escaleras. Pero de verdad. Y que cada uno de los partidos barra también la suciedad que hay al interior de ellos. Sólo así este país podrá seguir avanzando hacía un verdadero, como tan necesario equilibrio.

zaragozacisneros.jovita@gmail.com


El derrumbe 

20 May 20 | Augusto Isla | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »


“Nada le puedes quitar o dar a un hombre que está más cerca de la muerte que de ver cómo se pierde en la mentira y en el autoritarismo el sueño de una transformación en México…” Esto declaró hace meses Porfirio Muñoz Ledo, tan inteligente como voluble, pues que ha recorrido todas las sendas imaginables con tal de estar ahí, omnipresente en la órbita política. Pero aunque lo dicho es una verdad, suele decirse, tan grande como un templo, el enredo es mayor. La tela de la que está hecho el supuesto “nuevo régimen” es más compleja: incluye el engaño, la venganza, la dádiva, el escarnio, la destrucción, el descuido. Que lo digan si no los padres de los niños con cáncer, las madres trabajadoras despojadas de las estancias infantiles, las mujeres maltratadas ya sin refugio donde resguardarse… las organizaciones civiles acusadas de corrupción, pero sin pruebas. Incontables han sido los daños. Y sin embargo, el líder tabasqueño, verdugo mañanero, seguía ahí, desde su costosa tarima blandiendo su espada decapitadora, orgulloso de sus medidas higiénicas. Porque él había llegado hasta ahí, ungido por las papeletas electorales, para transformar nuestras vidas, para sembrar nuevas semillas redentoras.
Pero como el azar hace siempre sus travesuras en la historia, todo aquello que parecía ir bien en la cabecita del mandamás, se colapsa. Y no por obra de sus adversarios, sus aborrecidos ‘neoliberales’ o de esos conservadores que no comprenden su genio revolucionario, sino por la de una pandemia que, silenciosa y perversa, toma su lugar, no en el reino de este aldeano megalomaniaco, sino en el planeta entero. Así, de pronto, una molécula de proteína, devasta no solo su arrogancia triunfal, instantánea como toda gloria de este mundo, sino nuestra tranquilidad, nuestros pequeños proyectos: los de escribir y publicar un libro, comprar un automóvil nuevo, en fin… también el soñado proyecto de transformar a México. ¿Quién puede hablar entonces de la 4T como el horizonte de nuestro futuro, si solo aspiramos a sobrevivir? El Covid-19 reacomodará la existencia de la gente más allá o más acá de México: de la humanidad toda. Querámoslo o no aceptar, el sueño tanático del tabasqueño agoniza. Lo acepte o no, el señor López, su ambición de ser distinto, nunca como los otros, los que le precedieron, pasará al registro de un anecdotario de la insensatez, así tenga de su lado, al ejército completo, a los “periodistas” complacientes, a los beneficiarios de sus “programas sociales”. No será el mejor ni el peor presidente. Sino uno más, a quien le tocó lidiar, más mal que bien, con el infortunio de una pandemia enloquecedora. Con todo y su dislalia, sus muletillas verbales, esos “este” exasperantes, y esa perplejidad de una mirada que va de la pantalla donde su oráculo describe curvas, modelos matemáticos, al horizonte de la nada, pues nada entiende el pobre hombre que no sea la ruina de sus ilusiones.


La revolución feminista existe.

10 May 20 | Edgar Herrera | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

La piedra filosofal. Aquél que la consiga no estará sujeto a la ley de la equivalencia de intercambio. No tendrá que sacrificar nada para obtener algo a cambio. Nosotros la buscábamos… y la encontramos.
El alquimista de acero (segunda presentación)

La humanidad había atravesado un período de revoluciones científicas, pero había tocado fondo en el desarrollo de sus conflictos internos que fueron transformándose, finalmente, en conflagraciones mundiales. Se había perdido la fe en que la ciencia sería la piedra filosofal para crear una civilización desde cero, pero la ciencia, por sí sola, no podía crear un sentido ético al mundo que se pretendía crear exclusivamente desde la técnica.
Todos esos fenómenos (las hambrunas, las pestes, las guerras, y otras formas de exterminio de la humanidad) se convirtieron en fines justificables para sostener un mundo patriarcal. Y estas metas demenciales empezaron a agrietar la fe de la ciencia hasta reducir esta preciosa piedra filosofal en cenizas. De forma aterradora y pesimista, se había llegado a la conclusión de que era el fin de la historia… la más grande falacia que ahora niegan las mujeres, luego de siglos de lucha, con una revolución feminista.
Cuando lo personal se hizo político durante la tercera ola feminista, el mundo de las mujeres se había reafirmado sorprendentemente en la primera y en la segunda ola, ante el planeta que alguna vez se pensó patriarcal en toda su redondez y en toda en su eternidad.
Incluso cuando finalizaba el período estrictamente cronológico de la tercera ola en Occidente, en Oriente Medio se perfilaba una de las revoluciones desconocidas del feminismo. La historia es larga y sumamente compleja, pero nos limitaremos a señalar algunos capítulos heroicos que han modificado la posibilidad y la necesidad de crear una modernidad y una civilización de las mujeres.
En 1978 se funda el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un intento político más serio de unificar a las fuerzas que luchaban por la liberación del pueblo kurdo, fragmentado y exterminado una y otra vez desde el final de la Primera Guerra Mundial. Desde entonces, este gigantesco territorio no es un considerado un Estado-Nación por las actuales potencias de la tierra, pese a que los distintos pueblos kurdos, de diferentes composiciones étnicas y culturales, se encuentran desperdigados por Siria, Irán, Irak, Armenia y Turquía. Por tanto, es natural hablar de un Kurdistán Sirio, un Kurdistán turco, y así sucesivamente, para comprender mejor los intereses geopolíticos en Oriente Medio.
En 1987, como resultado de la evolución ideológica del PKK y la agudización de las condiciones de guerra, se crea la Unión de las Mujeres Patrióticas del Kurdistán (YJMK), en que ellas asumen un protagonismo directo y fundamental de la revolución social kurdistaní, y salvaguardarla del exterminio declarado de los gobiernos de la zona contra los pueblos kurdos. Desde aquí podemos apreciar la evolución de un partido marxista (PKK) hacia la afirmación y la existencia de un ser humano particular, triplemente oprimido tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra: la mujer.
Desde entonces, el proceso seguido ha conducido a una nueva etapa que llega en 2011, en el contexto de una nueva guerra de exterminio cultural conducida por el Estado Islámico, a la creación de las primeras comunas de mujeres en el norte y este de Siria, recientemente amenazada, en los últimos meses de 2019 y primeros de 2020, por las invasiones de Turquía.
La revolución social al interior de estas comunas no sería posible sin la existencia de las autodefensas, conformadas por mujeres, para rechazar tanto las incursiones del Estado turco como las masacres cometidas por el Estado Islámico. ¿Qué tipo de revolución social impide el ascenso de la barbarie contra las mujeres? ¿Cuáles son sus características? ¿Cuál son sus expectativas?
El Confederalismo Democrático es un ensayo de la organización social del futuro Kurdistán, cuya base es el reconocimiento y el protagonismo directo de las mujeres y las niñas. En otras palabras, la democratización de los pueblos kurdos es impensable sin el desarrollo social de las mujeres y viceversa.
Decimos que el Confederalismo Democrático es un ensayo de nuevas organizaciones sociales porque se lleva a cabo en el curso de una guerra, y ésta siempre trastorna y aniquila los avances que hayan conquistado las generaciones pasadas en su desarrollo histórico. Es importante remarcar este carácter provisorio de la revolución de las mujeres y evitar que las condiciones dadas en aquellos contextos puedan aplicarse y revelarse mágicamente en otras latitudes del mundo. Además, estudiar a fondo esta revolución desde sus particularidades culturales nos arrojan datos importantes para explicar, comprender y ejecutar organizaciones políticas que sean fieles a las necesidades más críticas y visibilizar, en este caso, a las sujetas del cambio histórico.
A grandes rasgos, el Confederalismo Democrático es el ensayo de una organización comunitaria, que sea un espacio de “convivencia libre” para los diferentes grupos étnicos y religiosos dispersos a lo largo del Kurdistán. De hecho, se basa en tres principios para garantizar la existencia y la gestión de esta sociedad revolucionaria en miniatura: la necesidad de disponer de grupos de autodefensa para repeler las campañas genocidas, la coexistencia intercultural de los pueblos kurdos y, por último, el protagonismo directo y fundamental de las mujeres en esta revolución social.
Naturalmente que en la realidad estos tres ejes son profundizados en todas sus facetas y abarcan otras, y que han sido identificas y difundidas por las y los propios combatientes kurdos. Por ejemplo, el fundamento ecológico para crear una economía sustentable, socialista, respondiendo a las necesidades críticas de una guerra que ha destruido pueblos enteros a su paso, pero que también aborde la exigencia de un programa ecológico basado en las prioridades culturales para crear hombres y mujeres nuevos, desde la alfabetización hasta programas permanentes para asegurar una sana convivencia entre hombres y mujeres combatientes y el pueblo entero.
Estas comunas, ubicadas en las montañas del Kurdistán Sirio, se han convertido en centros para albergar a las mujeres y a las niñas de lugares tan lejanos como el Kurdistán iraní, en donde es común el matrimonio forzado de menores con hombres de hasta setenta años, donde el feminicidio no tiene nombre, pero que es una realidad social que tiene respaldo jurídico para ser realizado por los padres y hermanos contra sus hijas y hermanas.
Las atrocidades del Estado Islámico superan nuestra escala barbárica de feminicidios en México: las mujeres son atadas a las paredes, obligadas a morir de hambre y sed, violadas por todos los miembros radicales fundamentalistas; incluso hay rumores de la existencia de práctica de canibalismo en que las mujeres son obligadas a devorar a sus hijos.
En casos más alentadores, las mujeres escapan junto con sus hijos e hijas hacia estas comunas sirias. Con el tiempo, algunos de estos refugiados se incorporan a las filas del Movimiento de Mujeres para rechazar los embates violentos y reconstruir las ciudades destruidas por ataques terrestres y aéreos; el uso del dron como arma de guerra es necesario para intentar prolongar el terrorismo de Estado en las montañas del Kurdistán Sirio.
Profundizando más en las comunas de mujeres, éstas también se han convertido en centros magnéticos para atraer a voluntarios internacionales que han ofrendado sus vidas por la causa de la revolución feminista. Alina Sánchez, doctora argentina fallecida en 2018, es nuestro caso mítico de una solidaridad nuestra, latinoamericana, que no se había visto desde el Che Guevara.
En ese sentido internacionalista, estos territorios de autodefensa se han transformado, en la medida en que la guerra lo permita, en centros de difusión culturales para teorizar la revolución de las mujeres como los seres humanos más oprimidos no solo en Oriente Medio sino también en la historia de la humanidad.
Lo anterior se trata de un planteamiento en que nuestros objetos-sujetos, en nuestro caso, las mujeres, se convierten en fuente teórica para repensar la condición humana propia, en relación con el mundo y en relación con la naturaleza. Es decir, implica visibilizar y reescribir, desde los cuerpos leídos como mujeres en nuestro presente, la historia de la derrota del sexo femenino, rastrear ese desarrollo en el tiempo que nos permita comprender la actual situación violenta del Kurdistán, pero también nos conduzca a la realización, en contra de la modernidad patriarcal, de la construcción de una civilización de las mujeres como su negación y su desarrollo necesario.
Ante la impotencia de la técnica, o mejor dicho, de la pérdida de la ciencia machista como piedra filosofal por excelencia, las mujeres, ola tras ola, de opresión tras opresión milenaria, ha revelado su propia piedra filosofal: el retorno al hombre y a la mujer, el regreso a la condición humana como voluntad del cambio histórico.
En Kurdistán, ese cambio histórico descansa sobre la existencia de un internacionalismo que respalda la revolución de las mujeres; ese cambio histórico descansa sobre un programa teórico que retoma a las mujeres como factor subjetivo de la transformación consciente, siempre llena de peligros; ese cambio histórico que reivindica no a un sector oprimido de la especie humana sino a la condición de la mitad de la humanidad en su relación la otra mitad y, en consecuencia, con una visión más integral del mundo que los rodea y los condiciona.
Hemos dejado a la deriva muchos otros aspectos esenciales de esta revolución de las mujeres, pero lo hemos hecho con el propósito de ofrecer una visión realista, un poco optimista si se quiere, del estado actual del mundo, diagnosticada y nombrada desde los cuerpos, las voces, los sacrificios, las mártires, los sufrimientos, leídos y escuchados desde las mujeres. Es verdad esta revolución feminista también alberga su revolución secreta, que es el ascenso de las nuevas masculinidades, porque también en esta zona del planeta existen hombres luchando, codo a codo, por la libertad de las mujeres. Y los hombres y las mujeres, con esta oportunidad histórica, no son perfectos, aún no son las piedras filosofales definitivas, necesitan ser forjadas hacia un estado mejor, en congruencia con un estudio verdadero del mundo que les proporcione acelerar el futuro nuestro, cada vez más cercano.
La revolución feminista, como cualquier otra irrupción contra el orden patriarcal establecido, no es perfecta. Sin embargo, aunque nosotros no tengamos la suficiente inteligencia y el valor necesarios para demostrar las verdades de las mujeres como una ley histórica… al menos debemos intentarlo, porque la historia siempre nos pedirá una cuota de sacrificio, de intercambio equivalente.
Pensando que nosotros no estamos escribiendo para los lectores de hoy sino para los lectores del futuro; nuestro tiempo y nuestro espacio está lejos de esta época y solo la historia confirmará la validez de nuestras observaciones y de nuestras sospechas. Aun así, seguiremos escribiendo hasta el final, porque al menos para nosotros, como machistas en rehabilitación, escribir con perspectiva de género es el método que tenemos a nuestro alcance para reencontrar nuestra verdadera condición humana, nuestro sentido en esta tierra y algún tipo de propósito aún por descubrir.
“Ustedes hicieron un largo viaje juntos. Las personas que ayudaron en el camino, las dificultades, el dolor de perder a amigos queridos, la determinación. El sudor y la sangre. ¿No crees que ese haya sido el precio que pagaste?
El hombre no puede ganar nada sin perder primero algo a cambio. Para crear, algo de igual valor debe perderse. Esa es la primera ley de la alquimia de equivalencia de intercambio. En ese entonces realmente creíamos que esa era la única verdad del universo.
Pero el mundo no es perfecto y la ley está incompleta. La equivalencia de intercambio no abarca todo lo que sucede aquí, pero aun así escojo creer en su principio. Que todas las cosas tienen un precio, que hay un por qué y un flujo, y un ciclo. Que el dolor que sufrimos tiene una recompensa, y que cualquiera que persevere con determinación, obtendrá algo de valor a cambio, incluso si no es lo que esperaba. Ya no pienso que la equivalencia de intercambio sea una ley del mundo, creo que es una promesa entre mi hermano y yo, una promesa de que algún día nos veremos otra vez.”
El alquimista de acero (epílogo)
Edgar Herrera


La hazaña

31 Ene 20 | Augusto Isla | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »


Los dictadores suelen aniquilar a la persona, a todo aquel que se interpone en su camino. En México, lo comenzamos a vivir: un pulpo venido del trópico ha logrado ya extender sus tentáculos en todos los ámbitos de la vida pública. Pero en esta ocasión no he de hablar de eso sino del franquismo, de aquella España negra y de lo sufrido, entre otros muchos, por María Moliner, a quien ese abominable régimen, en nombre de una ‘depuración’, la degradó 18 peldaños de la jerarquía académica que le correspondía.
María había nacido en Paniza, Zaragoza. Se formó en el Estudio de Filología de Aragón. Convencida republicana, enseñó en Murcia y creó una red de bibliotecas. El triunfo de Francisco Franco significó ese duro golpe al que me he referido. Pero tal circunstancia, lejos de hundirle anímicamente, la acicateó. ¡Tomó un lápiz e inició la redacción de un diccionario! Ella, sola y su alma. Aunque entrenada ya, pues había participado en un Diccionario Aragonés. Quince años de trabajo. Día y noche. Una hazaña. Ella conocía el Diccionario de la Real Academia Española. Pero el suyo aportaría algo más y lo logró: una arquitectura más actual, concisa, ágil como una gacela. Qué proeza: ochenta mil entradas distribuidas en dos volúmenes que la editorial Gredos publicó en 1966. Sin embargo, el machismo peninsular la discriminó: “si el creador de mi diccionario hubiese sido un hombre, todo el mundo preguntaría, por qué ese señor no está en la Academia”, se atrevió a decir María, aunque sin rencor, pero sabedora de sus altos méritos.
En lo personal, confieso mi amor por ella, amén de que, teniendo a la mano el de la RAE, prefiero la propuesta de María, gran señora, mujer de excepción, paradigma de humildad y paciencia. Y también lección ciudadana para los mexicanos de hoy que, creyendo castigar el pasado, no parecen advertir que, con sus decisiones, castigan el futuro de este gran país.
* * *
Cosas de la vida: en la sala de la casa de mis abuelos, puedo ver una imagen del dictador hispano, dedicada a ellos, quienes por esos años viajaron a España y no perdieron la oportunidad de rendir culto a tan aborrecible personaje.


LECTURA Y DIÁLOGO CON GABRIEL ZAID Y CON EFRAÍN MENDOZA

30 Nov 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

ZAID DESGLOSADO Y GLOSADO

–El secretario era más que el capitán, políticamente. El capitán era más, aeronáuticamente. El cruce de autoridades no las revocaba. Seguían siendo válidas en su propia esfera. Pero las autoridades cruzadas son problemáticas. Crean tensiones de difícil solución.
Pelas Mouriño y el capitán y los otros. (JF)
–Las instituciones democráticas que se someten al presidencialismo absoluto traicionan su propia naturaleza. Quienes abdican de su autoridad se dañan a sí mismos, al país y hasta la persona objeto de su servilismo, que puede estrellarse o enloquecer si, cuando pregunta “¿Qué horas son?”, le responden: “Las que usted diga, Señor Presidente”.
Limpio e impecable.
–Un presidente de la República, como cualquier ciudadano, puede tener opiniones legislativas, judiciales, médicas, literarias, religiosas, académicas, pedagógicas, familiares o deportivas. Pero no autoridad para imponerlas. Aunque sepa mucho de beisbol, no le corresponde decidir si un lanzamiento fue bola o strike. O si hacen falta refinerías. O el mejor lugar para construir un Aeropuerto.
Puntual y sutil.
–“No le debemos obediencia ciega e irracional a ningún Estado, a ninguna Iglesia”. “Ningún Estado tiene cimientos más seguros que la conciencia de sus ciudadanos”. Por buenas que sean las intenciones de un gobernante “siempre estará sujeto, dadas las limitaciones inherentes a toda autoridad, al error y la equivocación”. (Harold Laski, Los peligros de la obediencia, Madrid, 2017, p. 36).
Mercado, Estado y conciencia.
–Erich Fromm psicoanalizó la abdicación ciudadana frente a los liderazgos mesiánicos en El miedo a la libertad.
Lucidez y crítica sin aspavientos. Dando en el clavo por todos lados.
–La obediencia (es) racional y necesaria en muchas circunstancias… La obediencia es requisito de una operación militar, pero la vida civil no es militar.
Lealtad no es servilismo.
El mejor Gabriel Zaid, “Peligros de la obediencia”, Grupo Reforma, domingo 24-Nov-2019.

LAS LETRAS Y EL SABER Y EL PODER

Las letras en la sierra gorda escondida. El doctor obrador queretano GHR recorre los lugares insólitos del estado. Palpa la realidad y acumula experiencias, problemas, verdades, vida. No administra la verdad política ni la carrera al poder. “El poder tiende a corromper el sentido de la realidad, por eso atrofia la razón”, Zaid (El poder corrompe, Debate, 2019, p. 76). Degrada la verdad, la realidad y la vida. Al contrario. Vivir en la realidad, la verdad y la vida transforma la naturaleza del poder, gracias al conocimiento de la vida, la verdad y la realidad escondida. (Q, Pinal de Amoles).
Q, Presidentes, martes 26-XI-2019.

Gilberto Herrera Ruiz:
–Preguntando se llega a todas partes
–“Allá donde ve la casita con techo de lámina, ahí es la secundaria de hornitos”.
–En lugares donde la tecnología no tiene acceso, la gente es nuestra guía a los lugares que tenemos que llegar.
–Pinal de Amoles, Querétaro.

ZAID, la acumulación de conocimiento, experiencia y vida resuelta en claridad y brevedad, síntesis. Con el saber de la paciencia, la transparencia y la prudencia. Y el arrojo cuando es necesario. GHR, caballero andante. Con mis saludos de luz, Julio. Q, Presidentes, martes 26-XI-2019.

DIÁLOGO DE FIN DE NOVIEMBRE, CON EFRAÍN

Julio:
–Gracias Efraín por la memoria BMW 10 años. Ahora son 15. Saludos cañón.

Efraín:
–Impunidad. Impunidad. Impunidad. Sigo sosteniendo lo que expresé hace 5 años. ¡Saludos!

Julio:
–Buen día, adelante andante… ¿Ya leíste al Zaid del domingo?

Efraín:
–Lo vi. Llegué a pensar que una mente brillante como la de GZ no sucumbiría a la tentación de los comunes de ubicar al Innombrable en el centro neurálgico de la nación. Además, me parece un exceso insinuar que el presidente mata periodistas. ¡Saludos!

Julio:
–Bueno, creo que diferimos. Saludos.

Efraín:
–Si no me has dado tu juicio, no comprendo esa conclusión tan categórica. A GZ hay que escucharlo con atención pero no posternarse ante él. Además, no veo por qué abordar la cuestión como un diferendo personal.

Julio:
–Que diferimos en la lectura del texto de Zaid. Eso es todo, Efraín.

Efraín:
–Hoy que se acumulan 15 años del caso BMW, que el olvido no se imponga sobre la justicia.

Julio:
–Gracias por tus palabras cañón. Buen día. Un día especial. (Q, 27-XI-2019).

Querido Efraín, va en síntesis mi lectura del texto de Zaid:

–Pienso que da en el clavo por todos lados. Sin aspavientos, con lucidez, sin personalizar la crítica.
–Para mí, los dos primeros párrafos son los explosivos. Porque pone otra luz sobre hechos ocurridos y conocidos. ¿La obediencia irresponsable mató a quienes mató? No sé.
–Luego pasa al mundo industrial que conoce como ingeniero, Roma, Inglaterra, el mundo cristiano y evangélico, la guerra y la posguerra entre el capitalismo, el comunismo, el fascismo, el nazismo y el franquismo.
–Y cita de un modo clave a dos autores estudiados en Ciencias Políticas, Economía y Sociología: Harold Laski y Erich Fromm.
–Entre ellos entreverá sus reflexiones críticas sobre la democracia, el gobierno actual y el presidente en turno sin citarlos. Pienso que esta es la parte fundamental de la pieza. Desde luego, se puede estar de acuerdo o diferir de Zaid.
–Querido Efraín: si en nuestros días, Obrador no está en el centro de la nación, quién lo está: ¿el pueblo, su gabinete, Morena, sus enemigos, el gran capital nacional y mundial y las fuerzas materiales de la historia de que hablaba Marx?
–Probablemente todo eso y más, los extraños poderes que rebasan a todos los individuos y que son otra cosa más allá de Marx, creo.
–El último párrafo referido al presidente Adolfo López Mateos es simbólico, aleccionador y bien escogido: hay varias historias, leyendas, rumores y chismes en torno a lo que hizo y puede hacer un presidente carismático como fue López Mateos.
–En el libro de Scherer, Los presidentes (Grijalbo, 1986, p. 85), Paz dice: “El presidente en México puede hacer todo el mal que quiera y aunque quiera apenas puede hacer el bien”. ¿Exageró el poeta?
–Este Zaid, junto con su último libro, El poder corrompe (Debate, 2019), para mi gusto es el mejor Zaid, rumbo a los 86 años. Acota el campo y expone su saber, sin aspavientos. A la entrada del libro afirma: “No hay santos en el poder, ni hacen falta”.
–¿Con Obrador regresamos al presidencialismo del señor presidente como el Supremo Dador del bien y del mal? Pregunto. ¿Y el papel crítico de los ciudadanos, los intelectuales y los escritores? (Por supuesto, la crítica no es oposición ciega al poder).

Con mis saludos fraternos y siempre agradecidos, querido Efraín.
Julio.
Q, Presidentes, noviembre 2019.


Agenda política sobre la desigualdad.

22 Sep 19 | Gregorio Morales Avilés | Clasificado en Cultura, Política, Uncategorized | Sin comentario »

Los gobiernos establecidos y los candidatos a sucederlos han manejado con mucha frecuencia el problema de la desigualdad sin entender lo que prometen o establecen en sus promesas de campaña o planes de gobierno, sobre todo el PAN que se siente comprometido con sectores de derecha, que creen no sufrir los efectos de las diferentes desigualdades y que, en consecuencia, los llevan a una encrucijada de desaliento y frustración ante la falta de resultados que satisfagan sus expectativas más íntimas de bienestar, o del PRI, que han pretendido solucionar el problema de la desigualdad sin ir al fondo.

El asunto de las desigualdades es de gran importancia política por los efectos sobre la integración social, el desempeño económico, la solidaridad entre las comunidades y aún sobre el malestar social latente en cada comunidad, pero no se logra integrar un enfoque adecuado porque no se ve el fondo del problema, ni se propicia la discusión abierta sobre el mismo con el fin de construir una política pública eficaz.

Hay que destacar, de inicio, que no se trata de un tema de desigualdad solamente, la económica, sino de muchas desigualdades que se entrelazan, lo que da mayor complejidad al asunto. La interdependencia y la acumulación de estas profundas diferencias en México, nos llevan a considerar dos dimensiones que atraviesan tanto los legados como los nuevos desafíos. Nos referimos a las distribuciones inequitativas de resultados y acceso a oportunidades entre individuos o grupos. Estas diferencias son injustas porque afectan aspectos cruciales de la vida de personas que se encuentran en desventaja en virtud de su posición social: discapacitados, minorías raciales o étnicas, mujeres, entre muchas otras. Además, estas desigualdades son potencialmente evitables por medio de un abanico de intervenciones públicas: impuestos o subsidios para redistribuir el ingreso, cuotas de género en las asambleas legislativas o sistemas universales de salud.

No hay que equiparar desigualdades con niveles de pobreza, el asunto es mucho más complejo. El estudio sobre Desigualdades, de El Colegio de México, nos habla de tres tipos de desigualdad: La de oportunidades, que ha recibido amplia atención desde el análisis económico, y que parte de la preocupación por igualar el terreno de juego desde el cual los individuos pueden desarrollar su potencial. La desigualdad de resultados que estudia Atkinson, que parte de la idea de una diferencia en las recompensas asociadas a niveles de esfuerzo similares y, en tercer lugar, lo que hay que enfocar con claridad es su carácter interseccional para explorar cómo grupos con distintas características adscriptivas o condiciones de origen enfrentan brechas en resultados y oportunidades de manera diferenciada, que, traducido a palabras llanas, se puede explicar con el elemento sustantivo de su carácter relacional, la interseccionalidad, entre sus diferentes dimensiones, la acumulación de desventajas durante el ciclo de vida y, finalmente, los nuevos desafíos para la igualdad.

Sólo para poner un ejemplo, me referiré a una situación personal, que es muy común entre los académicos: Una de las situaciones más alarmantes es que la brecha en los salarios entre el grupo de mayor educación y el de menos escolaridad se ha cerrado a la baja; esto es, que el grupo de altos estudios percibe sueldos más bajos que se asemejan cada vez más a los montos percibidos por los grupos de estudios menores, aunque tengas estudios de doctorado, la brecha de sueldos con lo que no lo tienen no es significativa, menos aún si se compara con algunas profesiones que no requieren de estudios superiores. El fenómeno de cierre de brechas a la baja también se da en otros niveles educativos, ámbito en el que los resultados de los escolares de menores ingresos y de mayores ingresos se igualan a la baja en las métricas de desempeño económico.

Esto nos lleva a reflexionar sobre las desventajas sistémicas a las que se enfrentan en el transcurso de su vida las personas en México. La desigualdad tiene como consecuencia una inversión ineficiente en capital humano. Además, como señalan Solís y Boado (2016), una baja movilidad social sugiere la existencia de diferencias duraderas en el acceso a oportunidades, donde los ciudadanos permanecen en las mismas posiciones, sean desaventajadas o privilegiadas, para luego heredarlas a sus descendientes, a pesar de los ilusionismos de las telenovelas o de las supuestas fórmulas de éxito económico.

La importancia de estudiar las desigualdades es también referida al desarrollo de la democracia. La concentración de recursos económicos en grupos privilegiados de la sociedad puede aumentar desproporcionalmente la capacidad que tienen las élites para influir en las agendas de los gobiernos y partidos políticos, un claro ejemplo de esto es la práctica del lobbying, tal como se ejerce en Estados Unidos, en donde las grandes corporaciones manejan a los congresos y sus leyes a su favor (P.E. la Asociación del Rifle). Además, los ciudadanos que pertenecen a segmentos desaventajados pueden tener dificultades para disponer del tiempo, las habilidades y los recursos necesarios para participar en asociaciones y campañas políticas y para movilizarse electoralmente. Aunado a estos efectos perniciosos directos, algunos estudios sugieren que la desigualdad actúa en detrimento de la estabilidad institucional y la consolidación democrática en el largo plazo. De ahí se deriva la necesidad de abordar las desigualdades desde una perspectiva de la complejidad, que está muy distante de un enunciado simple de buenos deseos como aparece con mucha frecuencia en un plan de gobierno o en una campaña política.


TRAS LA VERDAD “MORENA PROCLIVE A VIOLAR EL ESTADO DE DERECHO”

04 Sep 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política, Uncategorized | Sin comentario »

El Presidente de la República, forma hábitos a sus seguidores, al igual que a los militantes de “su partido político”, que consisten en incumplir la Constitución y leyes secundarias. Con singular cinismo impone su particular criterio de justicia, sobre el Estado de Derecho. Ahora correspondió a la Legislatura del Estado de Veracruz, por medio de la Diputación Permanente, no el Pleno, violentar el marco constitucional, sin facultades para ello, los diputados destituyeron al Fiscal General de esa entidad federativa, violentando el marco constitucional, los principios jurídicos son tirados por la borda.

Ya antes lo hicieron en Baja California, al manipular la temporalidad del plazo gubernamental, para incrementarlo de 2 a 5 años, sin necesidad de jornada electiva, simplemente por decisión de unos cuantos. Por eso insiste el mismo Presidente de la República, en modificar la Constitución, para llevar a cabo la consulta popular para prolongar su mandato, aunque él pretenda burlar la misma Constitución y a los mexicanos, con el cuento de revocar su mandato a los 3 años, si el pueblo lo decide; bien sabe López Obrador que fue electo para un periodo irrevocable de 6 años y protestó para ejercer el cargo durante ese lapso, promueve la engañifa que lo lleve a la permanencia en el poder más allá de su mandato. Así aplican su criterio y la lógica los morenistas ahora que arribaron de forma por demás inusitada al “poder supremo”, se encuentran literalmente “desbocados”, hay necesidad de meterles el freno y un bozal.

El “agandalle” a plenitud en la Diputación Permanente (se encuentran en periodo de receso) de la Legislatura de Veracruz, al destituir el Fiscal General, sin previo juicio en el que se respeten las garantías constitucionales de ser oído y vencido en juicio, nada de juicio político, sin previa acusación, simplemente votación mayoritaria de los legisladores de esa comisión y la correspondiente destitución; acción sumaria. Esa actitud gansteril de los legisladores veracruzanos amerita una seria acusación, tampoco les está permitido violentar el marco normativo sin que haya consecuencias legales. La remoción de Jorge Winckler Ortíz, es por demás inconstitucional. De paso nombran a una Fiscal provisional, Verónica Hernández Giadáns, otra ilegalidad, no tiene esa atribución la Comisión Permanente. Para demostrar quién está detrás de los abusos, el gobernador de la entidad, Cuitláhuac García Jiménez, literalmente se apoderó de las instalaciones de la Fiscalía, por medio de las fuerzas de seguridad pública. En tanto que la encargada del despacho salió de la Secretaría de Gobierno, del Gobierno del Estado, lo que viene a confirmar que toda la serie de abusos provienen directamente del despacho del gobernador Cuitláhuac, quien por cierto, tiene conocimientos de ingeniería, no de Derecho. El Fiscal fue echado de su oficina y la fuerza pública le impidió el paso. El caos jurídico se enseñorea en Veracruz, asolado por la delincuencia. Ahora enfrentarán la real posibilidad de que, todas las actuaciones de procuración de justicia de la Fiscal provisional, Hernández Giadáns, estén afectadas de nulidad, por haber sido designada por autoridad incompetente, ese acto ilegal genera nulidad subsecuente de todas sus acciones, agrava la situación en uno de los Estados más violentos del país. Los delincuentes tendrán carta abierta para actuar con mayor impunidad.

Todo deriva de la queja del mismo gobernador al verse impedido de nombrar al Fiscal, quien le fue heredado por la administración panista encabezada por Miguel Ángel Yunes Linares. Las constantes rencillas públicas entre el gobernador y el Fiscal General, se agravaron con las mutuas acusaciones que se lanzaron la semana de la tragedia en el bar Caballo Blanco, en el que murieron 30 personas, a manos de la delincuencia organizada. El gobernador Cuitláhuac culpó al Fiscal Wuinckler de haber dejado en libertad al presunto responsable en relación con otros hechos, en tanto que el mismo Fiscal le probó, le demostró públicamente al gobernador, por medio de documentos, que, quien entonces dejó en libertad al presunto inculpado, fue la Fiscalía General de la República, y no la Fiscalía del Estado. Le ganó la partida Winckler a García y se apoderó la desesperación del gobernador, de ahí que el Ingeniero haya ordenado la ejecución de varios actos preñados de ilegalidad que violentan su propia Constitución local y leyes secundarias, el gobernador aplicando el mismo criterio que utiliza el Presidente de la República, al “diablo con las instituciones”. El caos se apodera del Estado de Veracruz, ahí sí que prosperaría la desaparición de poderes, dado el desorden existente, se ha perdido la gobernabilidad.

No podía faltar la acusación que lanzó el mismo Jorge Winckler Ortiz, dirigida al Presidente de la República, lo inculpó de estar tras de todo el desaseo, ilegalidades y abusos cometidos en su destitución. Adelantó que acudirá en su defensa a la justicia federal para que haga valer el Estado de Derecho, el cual parece no importarles a los morenistas que disfrutan del abuso de poder que antes criticaron vehementemente. Y en el Congreso de la Unión, se cuece otro “agandalle” de la bancada de Morena, quedarse con la conducción de la Mesa Directiva un año más, a pesar de que carecen del derecho que les otorga su propia legislación; vamos, para ellos no será problema, modifican su reglamentación y el “agandalle” lo legalizan. Así son los tiempos actuales, todos manda “al diablo a las instituciones”, tal cual lo ha mandatado el mismo Presidente de la República.

Héctor Parra Rodríguez


EN DO MAYOR.

24 Jun 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Miscelánea, Nacional, Uncategorized | Sin comentario »

Recorren las principales ferias de los pueblos medianos y grandes ofertando sus productos en combos o paquetes. Sus conocimientos son empíricos. No necesitaron ir a ninguna escuela formal a estudiar mercadotecnia o publicidad, saben qué vender y cómo hacerlo en el mercado del lugar al que visitan. Su aguda observación, su pulso social y olfato comercial y el dominio del lenguaje que conecta con la población a la que llegan, les hace unos graduados en persuasión y convencimiento de sus potenciales clientes.

Son astutos y habilidosos para ofrecer su producto y saben conectar con la gente de a pie. Atrapan la atención con su tropel de palabras coloquiales, mezcladas con alguna broma. Tienen bien medido a su mercado y saben crear las necesidades u ofertar las que el comprador no ha podido adquirir en los almacenes formales. Se les conoce como Merolicos.

Aunque el diccionario los define como “Vendedor callejero que atrae a los transeúntes con su verborrea”, en realidad, el merolico está asociado lo mismo al vendedor de calles o ferias, que a alguien que habla mucho o al charlatán que vende menjunjes a los que confiere cualidades curativas que la medicina formal no ofrece.

Los primeros no me parecen tan temibles. En todo caso son la versión populachera de los publicistas formales que requieren y usan metodologías para desarrollar estrategias publicitarias, manipulando las emociones de los compradores y resaltando las pretendidas bondades de determinado producto a promover.

A los que me refiero son a los merolicos o charlatanes, vendedores de pócimas para remediar todos los males. Son los que me resultan tan interesantes, como temerarios, porque juegan con las necesidades de los ingenuos o los ávidos de creer en lo que la medicina tradicional no promete.

A estos les basta un espacio de un metro cuadrado para tender en el piso, o en una mesita plegable, su mercancía. No hay nada que no curen sus productos milagros que ofrecen en frascos de vidrio o pequeñas bolsas de plástico. Allí, en esos recipientes caben los milagros curativos que tienen las cápsulas de víbora de cascabel para el cáncer, hasta la pomada para hígado, dolor de riñones, las varices, callosidades, esguinces o bálsamos para curar el insomnio y desvelos de amor, entre otros tantos males.

Son personajes divertidos y hasta cautivadores. Su verborrea es simple y eso les facilita la cercanía con quienes les escuchan. Expertos en los malabares de la ilusión, lucran con la buena fe de las personas y con su necesidad de creer en lo que ni la ciencia, ni los más doctos han logrado: la ilusión vana de que en el mundo existe cura para lo invisible o imposible.

Cada vez que veo a ciertos políticos ostentarse como la solución a todos los males, no puedo más que pensar en esos merolicos que se venden , cual productos milagro que hay que consumir. Merolicos que hablan en tropel de palabras , o los que usan pausada verborrea y hacen de su figura un show mediático, en tanto recorren con la mirada analizando el impacto de lo que dicen.

Los merolicos, como ciertos políticos, son todo un espectáculo de feria que acompaña el circo de la vida donde el remedo de magia para curar los males es una rueda que gira sin control acompañada por un ruido ensordecedor. Y el gran engaño no está en lo que venden. Sino en lo que prometen curar. El espectáculo no está en sus productos. El espectáculo son ellos mismos.

ESTA LLAMADA “ NORMALIDAD”.

Habituados ya a las constantes noticias relacionadas con asaltos, secuestros y cruentas disputas de los espacios de los que se ha apropiado el narcotráfico, salimos a nuestras actividades cotidianas aparentando una normalidad ficticia, porque en el fondo de nosotros está latente el temor de ser una de las víctimas de esta violencia cotidiana.

Quienes vimos en el cambio de régimen la posibilidad de un respiro a las abrumadoras cifras de la violencia, vemos hoy con desesperanza que es un tema que parece no estar entre las prioridades del actual gobierno de López Obrador. No, por lo menos, que el haya dado a conocer algún programa bien estructurado que vaya en el sentido de trabajar en el tema. Al menos que él tenga “otros datos o cifras”, es inocultable que esta nos rebasa cada día. ¿O debo decir que ya nos rebasó?

Perdidos en este inmenso mar de incertidumbre ante el rumbo incierto que lleva nuestro barco, las emociones se agitan y nos invade la sensación de una indefensión indescriptible, este sentimiento de vulnerabilidad instalado en un gran número de nosotros y que – sin temor a exagerar- se ha acentuado con el nuevo gobierno.

Y digo “acentuado” porque con Enrique Peña Nieto tuvimos claro un panorama de impunidad. Constatamos el carácter frívolo de un presidente que, sabemos y hemos ya comentado, nunca estuvo a la altura de su papel. Nos ofendió con su negación de una realidad que tanto lastimó al país. No hubieron expectativas a su alrededor. No, por lo menos, del grueso de la población. Siempre nos quedó claro que había subido a la presidencia un hombre que de impecable sólo tenía el traje que lo vestía y el copete bien controlado para que ningún aire osara mover de su lugar aquello que fue primordial para él. Lleno de tropiezos e irritantes actitudes, Peña Nieto no escapó a las criticas de una sociedad que manifestó su hartazgo contra quien representaba la clara descomposición de un partido que terminó devorado por su ilimitada codicia y corrupción.

Pero, mientras que nada bueno esperamos de él, AMLO suscitó esperanzas y creó expectativas de tal índole que hoy ha quedado atrapado en ellas. Las reservas de promesas y palabras que utilizó para llegar a dónde está, al parecer, se le agotaron muy rápido. El AMLO que hoy agradece a las “benditas redes sociales” la presea que recibió este viernes ( el ‘Botón de Oro’) por tener más de un millón de suscriptores a su canal de YouTube, no dio tregua a sus adversarios políticos. No paró de estar señalando los yerros de sus antecesores. Hoy las declaraciones, los tuits que lanzó en ese entonces mientras construía su camino para llegar a la presidencia, son lanzados por sus críticos como bofetadas virtuales, para recordarle que no puede pedir lo que él no dio y no da.

¿Qué se valió de todo para llegar a dónde está? Por supuesto. Y en deferencia a un estimado lector de este blog, Héctor Bernal Hernández, a quien, algunos de nosotros consideramos un amigo respetuoso en su interacción con este espacio, doy respuesta a la válida y respetable objeción sobre mi aseveración de que AMLO, como todos los demás políticos que han llegado al puesto máximo del país, se valió de todo para llegar a él. Y hoy está pagando las cuotas que negoció con quienes le apoyaron. Y éstos últimos no son, precisamente, hermanos de la caridad.

En este escrito está implícita la respuesta. Y le recuerdo un hecho más: su papel omiso, ante aquel cruento linchamiento que se dio en Tláhuac a los agentes de la entonces AFI , cuando él era Jefe de la ciudad y Marcelo Ebrard en Seguridad y permitieron ese acto. El caso de Ayotzinapa es otro más. Guardó silencio. Hoy, baste ver de qué y quiénes está rodeado en su círculo más cercano y ver con atención y sin apasionamientos el manejo de espacios públicos y los mecanismos que está usando de la manera más arbitraria.

Sobre lo que argumentan muchos simpatizantes de AMLO, que en 2012 ganó las elecciones y, sin embargo, “ se portó bien, porque no agitó a la gente”, eso es discutible. Hizo alharaca, mientras que, a la par, violentaba los espacios públicos. ¿Cómo olvidar cuando se autoproclamó presidente legítimo y su persistente actitud de caminar avivando enconos sociales, so pretexto de abatir la corrupción ?

Hoy no cesa en su actitud. Sólo que tiene a su favor las herramientas del Estado para -desde allí- mover a sus golpeadores, colocados estos en puestos claves. Y lo está haciendo. Ciego y sordo a su propia pelea contra cierto grupo que no le permitió su avance en el PRI, hoy va tras la revancha. ¿Qué tanto hay de eso ahora en su golpeteo al ITAM?

No obvio que AMLO ha tocado intereses gordos con ciertas acciones. Que tiene en su contra a detractores temibles y poderosos. Pero, ¿qué hombre que sube al máximo poder no los tiene? ¿Acaso no se tocan intereses grupales de uno y otro lado? ¿Por qué pierde el tiempo AMLO en enfrentarse a una pelea ciega, sin medir las consecuencias que en su afán revanchista afectan al país?

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

dialogoqueretano.com


EL JICOTE “LAS MAÑANERAS” Y LA IMPORTANCIA DE LA PALABRA.

03 May 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

Miguel Antonio Caro

A mi amigo César Jiménez Arreola, mi más sentido pésame por la muerte de su padre, Raúl Jiménez Martínez, un hombre esforzado, íntegro y siempre gozoso de la vida.

Me pregunta una estimada amiga si estoy de acuerdo con las conferencias “mañaneras” del Presidente López Obrador, Respondo. Sí me parecen bien, muy bien, pero para que auténticamente sirvan e incluso sean una gran aportación al debate y a la democracia, se necesitan muchos, pero muchos cambios, entre otros el cuidado del leguaje, que el Presidente maneja con desenfado y hasta irresponsabilidad. A este respecto mucho tenemos que aprender de Colombia.

El país sudamericano tiene fama de ser la nación en la que se habla el mejor español del mundo. No lo sé, lo que es indudable y no tiene discusión es que no hay otro pueblo que sea tan obsesionado por la pureza lingüística como el colombiano. Su admiración a la gramática y al significado de las palabras la extendieron al poder público, a tal punto que cinco gramáticos colombianos fueron elegidos presidentes de la República. Mario Jurisch Durán nos ilustra al respecto.

En mucho les ayudaba a los políticos los requisitos para aspirar a la presidencia, entre otros, ser mayor de 30 años, ser profesores de alguna ciencia, hablar y escribir con castiza elegancia, dominar como un erudito las literaturas grecorromanas y del Siglo de Oro y tener suficientes conocimientos gramaticales para poder escribir un Tratado de Principios.

Con estos requisitos no podemos dudar de la anécdota que se platica de uno de los presidentes gramáticos, Miguel Antonio Caro, que fue descubierto por su esposa en un contacto con una dama, de los llamados del tercer tipo, en una habitación en el mismo Palacio de Nariño.

“Estoy sorprendida”.- le dijo en tono algo más que airado, su esposa, Doña Anita de Narváez.

“No mujer –le corrigió el mandatario mientras trataba de recuperar la compostura- Tú lo que estás es estupefacta, el sorprendido soy yo”.

No sabemos si esta corrección lingüística logró momentáneamente intimidar y distraer a su esposa o, al contrario, sobre la infidelidad agregó la agravante molesta de una corrección gramatical. En fin, lo importante es que nuestros políticos, sobre todo el Presidente, nos den ejemplo de la precisión, puntualidad y matiz que encierran las palabras.

 


EN DO MAYOR.

01 Abr 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Política, Uncategorized | Sin comentario »

“Calumniad, calumniad que algo quedará”, dijo Voltaire, escritor y filósofo, al referirse a la sombra de duda que se extiende sobre el calumniado, una vez que el calumniador riega el veneno de su insidia.

Sobre eso de la calumnia ronda por allí la anécdota adjudicada a S. Felipe Neri ( 1515-1595) , quien dio una lección de los alcances de ella a uno de los novicios de la Parroquia a su cargo, cuando se enteró que este era afecto al rumor. S. Felipe Neri le mandó llamar a su presencia y le pidió que subiera a la torre del campanario, pero que llevara con él una almohada de plumas y desde la parte más alta soltara las plumas al viento y , una vez cumplida la orden, se presentara nuevamente ante él.

Leer más »


Entrevista a Laura Fierro Evans

27 Feb 19 | dialogoqro | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

Diálogo Queretano, Radio Once y Plaza de Armas, entervistaron a LAURA FIERRO EVANS, quien es Coaching certificada. Autora de los libros: “Coaching para líderes: un aporte desde la práctica” y “Los Estilos Guerreros: liderar desde las voces interiores”. A Edmundo González Llaca y Sergio Arturo Venegas Alarcón les acompañó en esta ocasión, el Psiquiatra Héctor Rocha, prologuista del más reciente libro de la entrevistada.


Diálogo Queretano les desea FELICES FIESTAS NAVIDEÑAS

20 Dic 18 | Diálogo Queretano | Clasificado en Uncategorized | Sin comentario »

A unos días de concluir éste 2018 que tuvimos la oportunidad de vivir, cada uno en nuestro quehacer, afán y camino, pero coincidiendo en éste espacio de expresión y diálogo, hacemos un descanso a partir de hoy, reiniciando este foro de comunicación el próximo 8 de enero.

A nuestros amables seguidores, les deseamos días de sosiego y dicha y les agradecemos habernos arropado a lo largo del año, con su presencia virtual, con su crítica real y con el aliento de hombres y mujeres de bien.