TRABAJADORES, tributo.

07 May 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »


–Chin, este pasado 3 de mayo no hubo fiesta de la Santa Cruz.

 

Abres la llave y sale agua.

Prendes la luz y hay luz.

Tiras la basura en la esquina y no hay basura en tu casa.

Prendes el gas y hay gas.

Te acuestas en la cama y tienes dulces sueños o pesadillas.

Vas por las tortillas o el pan, al mercado o al súper, por los refrescos o las cervezas, al restaurante o a la comida para llevar, por los periódicos… y hay tortillas, pan, mercado, súper, chescos y chelas (en tiempos sin virus), comida que te sirven en la mesa o te llevas a tu casa, periódicos…

Paras un camión o un taxi y te lleva a donde vas.

Cargas gasolina y hay gasolina (cara o barata, completa o recortada, buena o mala, nacional o extranjera).

–¡Qué bonito auto! ¿Tú lo fabricaste? Ah, lo compraste. ¿Y tu casa, tú la hiciste, con tus manos, pusiste los tabiques?

Te pones la ropa que usas, muy bonita, de marca. Los zapatos, los lentes, el celular, las llaves, la cartera, los preservativos.

Y así docenas, cientos, miles de pequeñas y grandes cosas.

Gracias a los cientos, miles, millones de personas que hicieron todas esas cosas que tu usas cotidianamente en tu vida.

¿Te has dado cuenta?

Y luego me dices que tú eres muy independiente y no dependes de nadie.

Y me tallas tu yo-yo-yo en la cara, en la cara de la sociedad y del mundo. Y me dejas pasmado. Tú-tú-tú.

–Mi trabajo y mi carácter me ha costado para ser libre e independiente y no necesito vejigas para nadar.

–Que chingue su madre el gobierno, la sociedad y el mundo.

Jjajjajja. De locos. jajaja.

Prendes la luz y no hay luz.

Abres la llave y no hay agua.

Tiras la pinche basura en la esquina y al otro día la pinche basura está tirada en la puta calle.

Prendes el gas y te la pelas, no hay gas, se acabó.

No hay chelas, no hay cantinas, no hay fiestas, no hay antros, no hay restaurantes, no hay cines, no hay, no hay, no hay.

Sin tele, sin radio, sin internet, sin compu…

Pregunta:
–¿Qué es la libertad de tu yo sin los otros nosotros, distintos y semejantes?

Tu individualismo absoluto y enajenado me recuerda las “Preguntas de un obrero ante un libro de historia”, de BB:

–El joven Alejando conquistó la India. ¿Él solo?
–César venció a los galos. ¿No llevaba consigo ni siquiera un cocinero?
–Felipe II lloró al hundirse su flota. ¿No lloró nadie más?
–Una victoria en cada página. ¿Quién cocinaba los banquetes de la fiesta?
–Grandes hombres en los siglos. ¿Quién sufragaba sus gastos?

¿Quién te enterrará en tu funeral, con todo tu dinero o prángana?

¡Perdón por el rollo!

–¿Qué haríamos sin hospitales, doctores, enfermeras, trabajadores, obreros, proletarios, albañiles, campesinos, comerciantes, vendedores, ambulantes, ingenieros, licenciados, secretarias, palabreros… estos días?

Jjjajjjajjjajjajjajjajaja…

Con todo mi reconocimiento a los otros nosotros, distintos y semejantes, afines y contrarios, iguales, mejores, peores que nosotros. Gracias.

Perdón por el rollo.

Q, Presidentes,
5-6-V-2020.
–Tras quince horas sin luz.
juliofime@hotmail.com

 


EL JICOTE “CORONA VIRUS. REFLEXIONES” III

07 May 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »

Me hubiera gustado conocerla, era de la rama de mi abuelo Constantino Llaca, lo único que sé de ella es que, contra toda la costumbre de la época, era una mujer con curiosidades intelectuales. La otra cosa que me han platicado es que ella, como última voluntad, pidió que la enterraran parada, es decir, en su ataúd pero en posición vertical. Para cumplir su deseo tuvieron que hacer prácticamente un pozo. Disimuladamente, para no parecer muy extravagante, confesaba que le molestaban las filas de gente y pensaba que el día del Juicio Final la cola de pelados para presentarse ante el Señor de seguro iba a ser larguísima y quería estar parada, abrir el ataúd y salir echa la mocha para tomar ventaja y llegar de las primeras. Así me lo contaron. De seguro si mi tía reencarnó fue la creadora del ticket master.
Diógenes de Sinope, pidió en cambio que lo enterraran boca abajo, su propósito era estar bien posicionado en el caso de que la tierra diera vuelta. ¿En qué coinciden mi tía y el gran filósofo griego? Los dos, con toda proporción guardada, tenían preocupaciones intelectuales y una responsabilidad de los intelectuales es estar pendiente del futuro y tratar de prevenirlo, Yo no soy, ni pretendo ser intelectual, pero contar con una columna que se supone, sólo se supone, que me leen, me obliga a tratar de vislumbrar lo que está y lo que se nos puede venir, en este caso, la aterradora experiencia del Corona Virus.
La filosofía nace en forma con Sócrates, que la inaugura preguntando, ahora estamos repletos de preguntas, con una diferencia con los griegos, ahora estamos empachados de información. En fin, acepto que tengo más preguntas que respuestas. La primera pregunta: ¿El origen del virus es natural o artificial, es decir, manipulado en un laboratorio? El buffet de respuestas es para todo tipo de traumas y obsesiones. Los que se inclinan por lo natural aseguran que fue una sopa de murciélago mal cocinada y el símbolo del ron nos pasó el virus.
Quienes tienen obsesiones complotistas, ojo, miembros de la 4T, consideran que fueron los chinos los que lo inventaron y lo han distribuido por el mundo para dominar la economía, ya que aprovecharon, como efectivamente ha sido, para comprar empresas que producen lo que requieren de occidente. En sentido contrario, fueron los gringos los que lo crearon para hundir a los chinos. Otra hipótesis es que fueron las empresas farmacéuticas, para vender medicamentos. La tesis Darwiniana, fueron los ricos para acabar con lo que consideran prescindibles en el capitalismo: los pobres y los viejos. Si a Usted le atraen las culturas prehispánicas, entonces puede afirmar que los mayas eran disléxicos y que su pronóstico de que se acabaría el mundo, no era en 2012 sino en 2021, y todo por una venganza de la naturaleza.
Independientemente del origen y de quién fue el culpable, es necesario que los organismos internacionales legislen para fincar responsabilidades y sancionar al país en el que se haya originado el virus. Formar un padrón internacional de países y laboratorios que estén trabajando virus y sus protocolos de seguridad. Debemos prevenirnos, no se puede volver a repetir. Nunca más.


EL JICOTE “LA PELUFFO Y MIS TÍAS”

01 May 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »

 

A Armando Jiménez, amigo, artista internacional, generoso e incansable promotor de la cultura en Querétaro. q.e.p.d.
Edmundo González Llaca

La entrevista de nuestro director Sergio Arturo Venegas a Ana Luisa Peluffo me recordó una muy lamentable circunstancia que me sucedió con la diva. En un informe del gobernador, Doctor Mariano Palacios Alcocer, se me asignó como anfitrión de la artista, Si mal no recuerdo la recibí en el Mesón de Santa Rosa, llegó risueña y muy bien arreglada, obviamente, su belleza era un sol en ocaso pero todavía quedaban polvos de aquellos seductores lodos.
Me identifiqué y con exceso de familiaridad la tomé de las dos manos, viéndola de frente le dije, con una sensibilidad de muñón: “Señora, es un honor conocerla. Quiero decirle que soy un admirador suyo y su figura me acompañó durante muchos años en mis sueños e ilusiones”. Ella sonriente me respondió: “Gracias. ¿Cuál o cuáles fueron las películas en las que me vio?”. Aquí viene la metida de pata hasta la rodilla. Le respondí: “MI admiración y desvelos fueron por los carteles, nunca pude verla en el cine, no me dejaban entrar, pues era muy niño”. Su sonrisa se convirtió en un rictus de profundo desagrado, me soltó las manos, me escaneó y con una frialdad de esquimal me dijo: “Creo que ya tiene edad para que lo dejen entrar al cine a ver mis películas. Nos vamos”. Durante toda su estancia desplegué mis mejores encantos, que son bastante escasos, solamente me veía con distancia y contestaba con monosílabos fríos y cortantes como un taladro de dentista. Al despedirnos otra vez en el hotel, le comenté: “Señora, al conocerla, estoy seguro que ya será también objeto de mis sueños actuales. Es usted bellísima y encantadora”. Sin pronunciar palabras, Ana Luisa simplemente me dedicó una sonrisa, que interpreté como la aceptación de una disculpa, y me dio la espalda. Me dio dura pero merecida lección. No hay peor ofensa a la belleza que recordarle el tiempo.
Otra anécdota ad hoc a la época. Durante mi infancia escaseaban los teléfonos en las casas, cuando milagrosamente alguien lo conseguía era motivo de toda una celebración. Unas tías solteras obtuvieron la instalación. De acuerdo con la costumbre organizaron una velada, había bocadillos, rompope para las mujeres, refrescos para los niños y jerez para los adultos. El momento culminante de la reunión era llamar a otras tías en la ciudad de México y la llamada de atención previa: “Niños cállense”. La conversación se desarrolló así.
– Hola fulanita de tal, soy perenganita, te estamos hablando desde la casa, pues ya nos instalaron el teléfono y te queremos dar el número. Estamos aquí reunidos toda la familia, están equis y zeta… ¿Quieres hablar con mi hermana? No sé si sea prudente, pues trae una gripa terrible y te puede contagiar. Allá tú, aquí te la paso.
– Fulanita, me da gusto saludarte, ya sabes que mi hermana es una ignorante, sí traigo gripa pero es imposible que te contagie. Mi hermana, como siempre de burra, no sabe que la electricidad mata el microbio.
Allí aprendí: cuidado con las correcciones, los sabios pueden resultar más ignorantes que los ignorantes.


DE BALANZAS Y FIELES, VIGAS Y BARROTES, ENEMIGOS IDENTIFICADOS A IZQUIERDA Y DERECHA, CULPABLES Y RESPONSABLES.

28 Abr 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Queretanidad | Sin comentario »

CIUDADANOS

–AMLO no es el fiel de la balanza de la sociedad mexicana en esta edad luz que se ha oscurecido.

–Tampoco es el único responsable de lo que hoy tenemos y sucede.

–El fiel de la balanza está en el conjunto de la sociedad, en sus artistas, poetas, escritores, científicos, profesionistas, trabajadores, empresarios, pintores, músicos, cineastas, intelectuales, historiadores, cronistas, muchos ciudadanos excepcionales y algunos pocos buenos políticos, entre otros, pienso.

–AMLO no es el fiel de la balanza de México, ni de la sociedad ni de su historia.

DIÁLGO ENTRE ILV Y JFM

Julio:

–Cuando pueda, alimente nuestra flaca hacienda, gracias, ILV.

Ignacio:

–Milanesa en plato. Ahora sin papas. Hay muchos damnificados que requieren apoyo. Gracias a ya sabe quien.

Julio:

–Gracias. AMLO no es el fiel de la balanza de México. Tampoco es el único responsable.

Palabrero:

–Mientras los militantes y partidarios del PAN y del PRI, de la oposición de hoy en general, no hagan una crítica de su propia historia (ven las vigas ajenas pero no los barrotes propios), pienso que tienen muy poco padre y madre, valor, para decir lo que dicen, y sólo se regodean señalando las faltas de su único enemigo identificado que es el gobierno de AMLO.

–Sus consignas no nos enriquecen, son poco creíbles, y son hipócritas.

Gabriel Zaid, “Escenarios negativos”:

–Morena vive una interminable guerra interna, que sería peor sin AMLO. Los otros partidos se han vuelto residuales. AMLO destruyó al PRD, habiendo sido su jefe, para crear el Movimiento de Regeneración Nacional. Ricardo Anaya encabezó el PAN y lo destruyó para imponerse como candidato presidencial. Enrique Peña Nieto destruyó el resurgimiento del PRI que lo llevó a la presidencia, porque no hizo nada para consolidarlo ni demostró que “el PRI sí sabe gobernar”. López Obrador no ha querido o no ha podido institucionalizar Morena, su propio partido. Hasta lo ha amenazado con abandonarlo y fundar otro, como lo hizo con el PRD. (Reforma, domingo 26-IV-2020).

Palabrero:

–¿Qué candidatos presentarán el PRI y el PAN en las elecciones de 2021 y de 2024? ¿Mejores que los de 2018 o los mismo de siempre y peores?

–Pese a todo, en este 2020 yo no voto ni por Anaya, gran político virtual-trepador sin sociedad, ni por Meade, un simple engranaje de la vieja maquinaria ya obsoleta del PRI. ¿Por quién votar en 2021 y en 2024?

–El fiel de la balanza electoral en 2021 y en 2024 serán otra vez los ciudadanos electores.

–Y el fiel de la balanza del México histórico, político y social no es Obrador.

–Tal vez para mirar lejos y caminar juntos es necesario tener, junto al espíritu crítico, la fraternidad y la solidaridad; religarnos en la comunión humana crítica y creativa. Correr riesgos y aceptar nuestras faltas. No sé. Q, Presidentes, martes 28-IV-2020.

–Amigos e interlocutores todos: para avivar y enriquecer la plática, y tratar de elevar el debate político. Gracias por su atención. Fraternalmente, Julio.


IRR, pensador Q

11 Abr 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »

¿Valdría la pena juntar los artículos y ensayos dispersos de Inocencio Reyes Ruiz publicados en Noticias, Plaza de Armas y Letras Libres? Pienso que sí. Una buena selección con ojo periodístico, político, histórico y literario. Por ahí recuerdo una serie de crítica moderna al viejo PRI, al cual perteneció. Seguro dejó algunos inéditos. Alguna vez me comentó que escribía una novela. No supe más. Tal vez hacía notas de viajes, de los personajes que conoció y de los que platicaba, de los libros y autores leídos. (A veces citaba en demasía). Una selección de ese material, podría elevar nuestro pensamiento local contemporáneo.

No despedirlo con una simple nota de sociales como ha hecho Luis Montes de Oca en Noticias:
–Adiós Inocencio / Consterna el fallecimiento del ensayista de Noticias Inocencio Reyes Ruiz / Hasta siempre Inocencio Reyes / Amigos entrañables recuerdan su genio y pasión (Noticias, martes 7-IV-2020, pp. 1 y 3A).

Como dice Isla que dice Figueroa, con todo respeto, no mamen. ¿Así despiden a “una de las mentes más lúcidas de Q”? Perdón.

Hacia 2008 yo vivía en el departamento del maese Luis Alberto Arellano (poeta y crítico, aparte de maese y psicólogo, q.e.p.d.). Un día me enseñó una gruesa carpeta con artículos publicados de IRR que estaba revisando y trabajando, en acuerdo con el autor, para editar un libro. Pude hojear y leer una parte del material y valía la pena. De pronto el proyecto se suspendió, Luis Alberto me dijo que Inocencio había cambiado de opinión y no quería publicar nada. Punto final. ¿Qué fue de esa carpeta? No sé, debe estar en la casa de la familia de IRR.

Partiendo de esa carpeta, más lo que se pueda agregar, ¿no valdría la pena la investigación, el estudio, el trabajo y la edición del pensamiento político del pensador Q, IRR? Trabajo para los investigadores de la UAQ, los periódicos y revistas donde publicó, sus amigos, los periodistas, políticos e intelectuales queretanos y de otros lares. ¿No creen?

¿Quién fue Inocencio? No sé. No fue una monedita de oro ni un alma de dios. ¿Una inteligencia en llamas que se exigía demasiado? No sé. Hombre de ideas y libros y relaciones notables. A veces dulce y otras ácido. Un fino pensado Q que además conoció y recorrió mundo, leyendo y viajando. Sin duda yo no he leído ni la cuarta parte de lo que él leyó. Me gustaría ver ahora su biblioteca, en un aparte subterráneo de su casa en San Ángel, Q.

¿Qué nos dice su distanciamiento y su silencio últimos? No sé. Duele y merece un mejor adiós entre nosotros. ¿Qué pesos cargaba? ¿Qué veía su vista dura y afilada? ¿En qué se ocupó los últimos años y cómo veía el México actual? Toda vida es un misterio y morir es algo más que estirar la pata, diría don Juan.

El pensador Q era un inglés queretano, como Francisco Cervantes es el lusitano queretano. Por su finura y su ironía, por su racionalismo. Fumador empedernido y cafetero; abstemio después de años de parranda.

¿Su última mirada?
Antes del silencio eterno que nos espera a todos los vivos.
El rayo negro en seco, sin lluvia, nos dé algo de luz.

Q, Presidentes, sábado de gloria de abril cruel, 11-IV-2020.
–Es de agradecerse la publicación de los últimos textos de IRR que emprende ahora Plaza de Armas, el primero: “En la librería” (Aqropolis, 8-IV-2020). ¿No debería hacer otro tanto Noticias? En el portal de Letras Libres se encuentran varios ensayos del inglés queretano.


+ IRR + 1953 + 2020 + Adiós al silencio +

07 Abr 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »

Inocencio Reyes Ruiz con Mariano Palacios Alcocer.

 

Black ribbon mourning sign, Vector illustration and Jpeg clipping paths included.

 

 

 

Inocencio Reyes Ruiz fue un hombre de ideas y lecturas, de buenas lecturas e ideas. Amante de la buena literatura, entre ellas la rusa y la europea, la mexicana y la latinoamericana.
Lo conocí en tiempos de Jesús Rodríguez en la presidencia municipal de Querétaro, años 90. Tras algunos encuentros difíciles, fue un buen amigo y un interlocutor crítico e irónico, de la estirpe queretana, con el yo a flor del ser y cierto protagonismo real o imaginario.
Nada de eso importa ya.
Siempre que pude lo leí en Noticias, Letras Libres y Plaza de Armas.
¿Nos quedó a deber como intelectual?
Muchos quedamos a deber en estas tierras Q. Tierra de los mil demonios cortesanos, los dioses de oropel y las buenas formas, vivo el pacto de simulación. Pocas veces se dice en público lo que se piensa en privado. Tierra de favores cruzados y compadrazgos por todos lados.
La investigación jurídica de Reyes Ruiz sobre la construcción del Estadio Corregidora de Querétaro, en tiempos del gobernador Rafael Camacho Guzmán, “el gobernador obrero”, y ofrendado a Televisa con un contrato leonino favorable a la empresa de los Azcárraga, sirvió a Julio Scherer García para usarla en su libro Los presidentes (Grijalbo, México, 1986, pp. 166-168). Y no hablemos del otro negocio público y privado del Teatro de la República. El puro amasiato del poder público-privado en tiempos de las vacas gordas.
Frecuenté a Inocencio en su casa y luego lo dejé de ver, hará cosa de unos seis años. Simplemente se apartó del mundanal ruido y ya no supe nada de él. Sabía que andaba viajando, no sé si enfermo.
Hoy en la mañana la nota de Juan Antonio Isla en Fb informando de su fallecimiento fue un rayo negro en seco, sin lluvia. Luego vi la noticia en Plaza de Armas. No tengo más que decir, por ahora.
Un abrazo de luz y mi sentido pésame a su esposa y a sus tres reyes mágicos, como llamaba a sus hijos.
Fraternalmente, Julio Figueroa.
Qro. Qro., Presidentes, martes santo 7 de abril negro 2020.


“AQUELLOS TIEMPOS” En recuerdo de HUGO GUTIÉRREZ VEGA

05 Abr 20 | Mario Rodríguez Estrada | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »

Continuamente leo y releo cualquier página proveniente de Hugo…primero por que le conocí personalmente, vagando por las calles y rincones de mi amado Queretarín, acompañado por su siempre bella esposa…él con un libro en la mano, ella con su amable y enigmática sonrisa, paralela a la de mi adorada Mona Lisa,cubriendo con su dulce mirada, a su amado esposo.
Varias veces intenté hablarles, después de un cálido y rápido saludo, pero nunca tuvieron tiempo, pues ambos vivían muy de prisa rumbo al lejano arcano de los dioses, y aunque me reconocían como parte del inventario físico de nuestra ciudad, no me ubicaban muy bien, aparte de ser un colaborador de “Diálogo Queretano” y de “Radio Universidad”.
Como toda persona que se precie de humanista, releía la Memoria del I Foro internacional sobre humanismo, celebrado en nuestra ciudad entre agosto y septiembre de 1999, en el aula forense de la Facultad de derecho de la U.A.Q.
Hugo Gutiérrez Vega habló…claro…sobre humanismo y literatura…y lo siguiente son algunas de sus sentidas y profundas frases: “No quiero llegar a conclusiones, yo cada vez que llego a alguna conclusión me equivoco, eso indica que sigo siendo irremediablemente provinciano; en este país los únicos que no se equivocan son los de la capital. La historia de los libros se inicia con los signos, sobre todo con los babilonios, a mediados del cuarto milenio se hacen los primeros signos, en su ida hacia los otros hombres, se forman los primeros centros urbanos , estos signos tienen que ver con las leyes del comercio, pero ya con el arte de escribir, los fenicios con su alfabeto y las primeras codificaciones y descodificaciones, marcan esta necesidad no solo de comunicación , sino fundamentalmente de significar. En estas tablillas de arcilla y en los punzones que escribían los signos, había en primer lugar una angustia por recuperar la información o por reunir la información, la memoria de la tribu, y sobre todo por superar lo irrevocable de la muerte y la erosión del olvido.
Sigue diciendo Hugo: “No se me ocurre que las cuevas de Altamira y las otras cuevas prehistóricas en sus murales, hayan tenido otro propósito que intentar vencer, sabiendo que es una batalla perdida la de la muerte, y sobre todo evitar la erosión del olvido, como dice Manuel en sus preciosos ensayos sobre la escritura y sobre los signos y sus comentarios sobre Umberto Eco, la incisión de una figura en la arcilla logró esa hazaña: la hazaña de derrotar la erosión del olvido, aunque inmediatamente después fuera derrotada la misma hazaña…”
“Guardar la memoria de todo lo humano, y en el momento en que se hace la incisión aparece el autor, pero todo autor crea a un lector y esto crea una memoria compartida. Es absolutamente impensable un autor sin lector, es una figura perdida en el espacio, por supuesto yo soy gente de teatro, yo sé que el autor de teatro lo único que hace es la primera parte del proceso, y que el público cubre la segunda parte, por lo tanto a mí me angustia mucho que no se represente, porque son actos perdidos en el espacio, ya después eventualmente puede triunfar o fracasar, eso no tiene la menor importancia; estos signos, este emisor y este receptor, desde el principio de los tiempos, cumplen con el proceso de la comunicación humana.”
Se despide de ustedes y de mi querido HUGO…su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE.


La fiesta y la contingencia

28 Mar 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Queretanidad | 4 Comentarios »

No se trata sólo de repartir dinero; la idea de fondo es tratar con dignidad a nuestros viejos y que ellos sientan y recuperen la dignidad y la alegría de estar vivos.

El gobierno del actual Estado mexicano piensa en nuestros viejos como personas y les ofrece un modesto pero vital aliento de vida.

Los viejos no son tan sólo una cifra estadística, un número, un dato; son vidas vividas a lo largo de 68, 70, 80 años.

En una población tremendamente desigual, injusta y pobre, ¿por qué no ofrecerles un poco de bienestar económico a nuestros adultos mayores?

Los viejos son nuestra memoria de la vida y el trabajo, la familia y el tiempo, los sabores y sinsabores en la tierra, las vicisitudes vitales.

Un aliento de vida en la vejez es un aliento de dignidad.

Yo aplaudo sin reservas este apoyo directo a los adultos mayores, a los discapacitados, a los jóvenes, a los estudiantes.

Ni Peña ni Calderón movieron al México desigual y jodido, empobrecido.
El México real y profundo sí se mueve con Obrador, para bien o para mal, y trata de empujarlo hacia adelante. Nada fácil.
Nos guste o no, López Obrador sí mueve a México, ¿hacia dónde?
¿AMLO y su gobierno llevarán al país a un buen puerto de abrigo al final de su sexenio, 2024, o lo dejará colgado en el puente, tendido en el llano en llamas, crispado y enfrentado entre sí al fin del camino?
No lo sé.

Durante varias horas me tocó ver el operativo del pago de la pensión para el bienestar de los adultos mayores, en la escuela del CETIS 142 en el municipio de Tequisquiapan, Querétaro. Doble pago esta vez por la contingencia de salud nacional y mundial.
Un buen operativo desarrollado por una veintena de jóvenes y mujeres maduras al servicio de una noble causa social. Un servicio bien coordinado, ágil, eficiente, lleno de buenas atenciones, desde la puerta de entrada del CETIS, el largo recorrido entre árboles y sombras y sillas de la escuela, hasta las mesas de pago, con gel en las manos, distancia entre las personas y tapabocas, con un trato digno hacia nuestros queridos viejos, cansados, trabajados, con problemas, penas y alegrías como todo el mundo.
En el primer día de los cuatro que durará el operativo de entrega del apoyo económico fueron atendidos, bien atendidos, unas 500 personas.
Por la pensión doble de dos bimestres, marzo-abril y mayo-junio, cada uno recibió 5,240 pesos.
Durante horas yo vi los cuerpos endurecidos y los rostros contentos, silenciosos o platicadores, dignos, de nuestros hermosos viejos mexicanos.
El operativo fue casi una fiesta. No una pachanga. La fiesta del apoyo, el bienestar y la dignidad de los adultos mayores que han vivido todo lo que se vive en el mundo, alegrías y penas, satisfacciones y tristezas.
Y de pronto la contingencia, hacia las 3 de la tarde.
Un hombre de 81 años, con el apoyo recibido en la bolsa, camina hacia la salida del CETIS 142, y de pronto dice que le falta el aire, que no puede respirar, lo sientan en una sombra sus familiares que lo acompañan, sería el sol, la hipertensión, la alegría del bienestar, la enfermedad crónica que padecía, el destino… le viene un infarto y fallece. En cuestión de minutos llegó una ambulancia y los paramédicos le brindaron los primeros auxilios, bombearon el pecho, el corazón, hicieron todo lo posible y nada se pudo hacer, el hombre quedó tendido en el suelo bajo la sombra verde de los árboles, rumbo a la salida que ya no alcanzó, o más bien se fue por otra salida: la del fin de la vida, con su apoyo y la solidaridad en la bolsa. Amén.
Era la última hora del operativo para el bienestar, y naturalmente dejó un aire de tristeza y de luto.
–Tras el goce va la pena, dice el poeta.

Nos guste o nos disguste, el país se mueve, ¿hacia dónde?
Contingencia: lo que puede suceder y lo que puede no suceder.
Por ahí me crucé con el doctor GHR y nos saludamos fraternalmente; político de academia y terracería, con ideas y acciones, de decir y hacer.

Q, Presidentes, viernes 27-III-2020.
juliofime@hotmail.com


EN MEMORIA DEL PADRE

22 Mar 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »

–Es tan difícil expresar el momento como describir la eternidad, dice Octavio.

Querido Efraín: Otra estación más, y las que nos faltan, hasta llegar a la nuestra.

Amanecer con pájaros. Bajo del camión, todavía esta oscuro. Silenciosa la calle y agradable el aire fresco. Voy a la funeraria.

Buena conversación íntima con Efraín y Margarita, recorriendo las estaciones del padre y la familia, y las últimas vicisitudes. –La doctora que en la misma hora atendió a una parturienta y a un moribundo.

Don Pablo Mendoza Castillo en su féretro. Chiquito e inmaculado. Como que el pecho quiere respirar, volar. Me recordó a mi amigo Juanelo en su ataúd. Hermoso retrato junto al féretro: los ojos queriendo ver más allá del cielo. Un jardín de flores blancas en los ojos de los presentes.

Rumbo a la iglesia detrás de la carroza, andando, como en los pueblos. Es una mañana asoleada y parece un día festivo. Verdes los árboles de la vida y dorado el día.

La misa luctuosa, con el cuerpo presente, con los familiares, amigos y conocidos, si no se queda en una simple reunión de sociales, es una prodigiosa liga de todos los presentes. El “religarse” que ofrece toda religión, más allá de la enajenación. Es el reencuentro con los otros y con el misterio de lo sagrado, lo desconocido y con nosotros mismos, pienso.

La música de órgano y los coros de la iglesia, en la hora del adiós o en la comunión matrimonial, son poesía pura elevando el alma colectiva y personal, enchinando el cuerpo, creo.

Eduardo (2013), Esperanza (2016), Ramiro (2017), Pablo (2020)… los muertos de la familia Mendoza Zaragoza, que nos recuerda que las familias no sólo crían alacranes, sino también crean psicólogos, amas de casa, médicos, trabajadores, sociólogos, ingenieros, sacerdotes…

–Esperanza y Pablo, 64 años juntos en la tierra, en las buenas y en las malas, en las verdes y las maduras, con tres años de diferencia llegaron a la estación final. Ambos vivieron el don de la vida, hasta llegar a la plenitud de la misma, y alcanzar la Gracia del Señor.

–Pablo fue un niño y un hombre de campo, del duro y hermoso trabajo del campo. Que las circunstancias lo hicieron emigrar a la ciudad, adaptarse a otros ámbitos y otros trabajos, y sacar adelante a 12 hijos.

–Todo ser vivo es un grano de trigo que puede caer en tierra fértil o yerma. Un grano de maíz y milpa, un grano de fruta y árbol. Un brote de flor. Aquí importa la tierra, el agua, el sol, el clima; pero también el carácter, la voluntad, la decisión, la fuerza interior contra las circunstancias.

–La vida es una semilla que puede guardarse o arrojarse a los cuatro vientos, sembrarse en la tierra, en la comunidad, en el mundo o en el vacío. El potencial es infinito y efímero (tiene fecha de caducidad), esperado e inesperado, previsible e imprevisible.

–La meta es llegar a la plenitud y dar frutos y luego morir. Vivir en plenitud hasta la muerte y aceptar el fin y crear vida. Este es el sentido humano: vivir en plenitud y morir dando frutos, como la semilla en tierra fértil. “Y la vida perdurable / del polvo, de los frutos, y del polvo”.

–Esta es nuestra acción de gracias en nombre de nuestro hermano y padre Pablo. Quien aró y sembró la tierra, vivió y creó comunidad, parió y partió de este mundo con la fe intacta –del deber ser.

–Vivir la vida y sus oportunidades. No encerrarse en sí mismo sino entregarse al mundo. Para vivir la vida hasta la muerte y dar frutos. Y saborear el amor eterno, gracias al don de la vida que nos fue concedido.

–Demos gracias a Dios, oremos… –concluyó el padre Jesús.

El bello sermón del padre Jesús Mendoza Zaragoza apenas duró nueve minutos. Yo llevo algunas horas garabateando estas notas. A partir de sus bellas y bien pausadas palabras, he tratado de plantar estas semillas en el espacio de luz. Ofrezco mis disculpas al padre Jesús por traducir mal y tal vez tergiversar sus claras y cristalinas palabras cristianas.

¡Hasta dan ganas de morirse y escuchar su misa celestial, le dije!

La ovación final a don Pablo (1926-2020), rumbo al crematorio.

Tras los abrazos y los adioses de los amigos, salí de la iglesia y caminé hacia la parada del camión. Sí, parece un día festivo, Efraín, un domingo, un día lleno de sol y pájaros y gente viva, ¡y apenas es martes!

Martes de tianguis en la Presidentes. Fui a comprar los víveres de la comida. Qué caro está todo. No sólo de letras vive el palabrero. ¿Cuál será nuestra estación final?

Q, Presidentes, 18-19-II-2020.

–¿Te parece hoy un buen día de comienzo?
–Me parece un día festivo.
–¿Por qué festivo?
–Porque lo veo lleno de sol y de pájaros y de gente viva.
–Pero vienes de un funeral…
–Tal vez por eso.
–Para mí es un día de comienzo.
–Adelante.
–¿No me preguntas de qué?
–No, comenzar y acabar algo es bueno.
–¿Lo que sea?
–Es tu libertad y tu responsabilidad.
–¿Y tú qué haces?


EL JICOTE “RESPUESTA A UN LECTOR”

19 Mar 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »

Siempre agradezco cuando los amables lectores me envían un comentario, no importa si es para cubrirme de improperios. Reconstruyo la escena: el lector ocupa su valioso tiempo para leer mi texto; lo piensa; le provoca una gran indignación y hasta un poco de náusea; se dirige a la computadora; reflexiona las palabras más contundentes, las más hirientes, las más ponzoñosas; revisa el diccionario; lee satisfecho lo que escribió; se cae bien y se estimula su auto estima: lo envía. Todo lo anterior me hace sentir que cumplo con una de las misiones de un editorialista: provocar, hacer pensar, investigar y actuar al lector, sin importar que coincidamos en nuestras posiciones. Lo prefiero al resignado tedio dedicado a pasar saliva y bilis en silencio.
Algunos de los lectores se quejan de que no contesto y, efectivamente, casi no respondo, porque ni ante las sensaciones ni los adjetivos hay defensa. ¿Qué puedo responder cuando me escriben que soy un prianista amargado? ¿Chayotero? ¿Qué estoy celoso porque un discípulo me superó? Las redes sociales están invadidas de francotiradores que con un párrafo denigratorio pretenden borrar tres cuartillas en las que procuro dar argumentos y avalarlos, cuando es posible, con estadísticas o hechos. Independientemente a quién le asista la razón, no es equivalente el esfuerzo.
Ahora sí voy a responder al amable lector José Fabio Espinosa, que expone tesis y argumentos. Algo excepcional entre los adherentes de la 4T, que son más apóstoles que simpatizantes, los apóstoles manejan dogmas, los simpatizante la lógica y la realidad, con los primeros no hay nada qué hacer pero con los segundos se puede dialogar. Por ejemplo, Don Fabio afirma que: “La sociedad civil es un término indefinible y muy manoseado por los malos analistas”. Entre otros “malos analistas” está Maquiavelo, que bosqueja el tema. También manosearon a la sociedad civil Hegel, Marx, Tocqueville, quien le atribuye una de las causas del florecimiento de la democracia en Estados Unidos. No le sigo con más nombres porque me vería medio mamón, acá entre nos sí lo soy pero procuro disimularlo. Pero ¡Qué ganas de ser mal analista! El término de sociedad civil está de moda entre los escritores modernos por la crisis de los partidos políticos, la gente prefiere formar una asociación a integrarse a un partido.
Don Fabio afirma que no hay una definición de la sociedad civil, sobran definiciones, le propongo la siguiente: “Es una comunidad de ciudadanos dedicados a la defensa de sus libertades económicas, civiles y políticas; cuya organización y relaciones internas están separadas del Estado”.
Afirma Don Fabio que “reprueba a las encapuchadas, vandálicas”. Pues quiero decirlo que el Presidente no tanto. Las redes sociales están cubiertas de pruebas de que esas encapuchadas bajaron de vehículos oficiales y hasta de un camión proveniente de Morena de Tabasco. La persona que tiró la bomba molotov está plenamente identificada con nombre y hasta dirección. ¿Sabe Usted de alguna investigación? Yo no. Estimado Don Fabio, gracias por leerme y realizar todo el proceso, sueño de un editorialista. Reciba un saludo respetuoso. Como decimos los queretanos: Por Dios que sí.


SEMANA DE HOSPITAL.

29 Feb 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Anécdota, Queretanidad | Sin comentario »

Lunes 24 febrero

La burocracia al cuadrado ha pasado al cubo en la atención popular del Hospital General Q, con más trámites, copias, papeleo, colas.
La Póliza de Afiliación al Seguro Popular ya chupó faros. Y ahora cada consulta y cada análisis clínico requieren llenar un formato, una copia de la credencial del INE y hacer una fila en la Caja para el Recibo Único que acredita la exención del pago y el servicio gratuito. Gracias.
Todo el hospital es un examen de democracia, paciencia, vueltas y revueltas, disgusto, enojo, impotencia, humanismo, humildad… para todos: pacientes, trabajadoras y médicos.
No todos pasamos dicho examen humanista democrático administrativo.
Trámites sobre trámites del cuadrado al cubo, y las colas, las copias, las horas, la mortificación, los días, la angustia, las semanas, los meses…
Si le va a uno más o menos bien, sale uno bendito del hospital,
Si hay algo oscuro, sale uno pesado y tenebroso.
Y es apenas el principio, falta lo que falta.
Llegué antes de las siete de la mañana y salí sobre las once del día.
–Electrocardiograma y radiografía del tórax.
–“La camilla eléctrica” y “el pecho rayo equis”. Cinco minutos cada uno.
–Lo que tarda es la administración, la cantidad de gente, la burocracia, la indolencia y otras vainas.
Mañana tengo que llegar antes de la seis.

La chica tomándose fotos (selfies) a la mitad del puente sobre la 5 de Febrero; el puente que a otros nos da miedo. Es para una tarea, me dijo. ¿Me sacas una? Fueron tres. Gratis, ja.

Caminé todo Zaragoza para ver y saborear la vida.
Pasé al mercado Escobedo a comprar frutas y verduras.
Tomé mi camión en la esquina de la ferretería La Fragua.
Llegué a la Presidentes y fui por los periódicos con don Ramón y Juanita.
Me encerré en casa y ya no salí.
Garabateo estos renglones.
Escucho música clásica suave, melancólica, triste.
Con los ojos abiertos de Yourcenar:
–Es el silencioso deslizamiento hacia el abismo.

Martes 25 febrero

Cinco consultas y análisis en una semana, cinco previas filas para sacar la cita, cinco filas el día de la misma, y antes cinco filas en la Caja para obtener el recibo de gratuidad del servicio, consultas, exámenes médicos. No exagero. De la burocracia y el papeleo al cuadrado se pasó a más de lo mismo al cubo. Paciencia. Estoicismo. Humildad. Todo es gratis, salvo el tiempo invertido. Peor sería estar tirado en el desierto de cemento.
Llegué a las 6 de la mañana y fui el quinto.
Falta de información y caos en la fila, no hay ni dónde sentarse.
Desde luego falta personal en número y en capacitación.
Pero igual hay que decir que cada uno de los trabajadores, desde los simples vigilantes, recepcionistas, trabajadoras sociales y las enfermeras, sobre todo éstas, realizan dos tres funciones distintas al mismo tiempo. En este sentido, mis respetos.
Cosa rara, el servicio empezó poco antes de las 7 y a los diez minutos ya estaba siendo atendido en mis exámenes de laboratorio de sangre.
Excelente atención del joven enfermero o pasante de medicina y la trabajadora de recepción. Felicité y les di las gracias a los dos.
¡A las 7:15 horas ya estaba fuera del hospital!

Tras el ayuno y los litros de agua del día anterior, llevaba un bizcocho (un cuerno) con una rebanada gruesa de queso manchego, una rodaja de jitomate y un poco de chile chipotle, que con un café americano y viendo a la gente pasar, sentado en algún rincón de la selva, me supo a gloria.
Tomé mi camión, la letra L, y regresé a casa. De la ferretería La Fragua hacia el Cimatario ya me siento en zona amiga por conocida.
Esta vez me hice acompañar por el Sidi, el guerrero de Pérez-Reverte:
–Lo peor no era el combate, sino la espera.
–No había comido nada aquella mañana, lo que era buena costumbre. Ningún veterano lo hacía antes de entrar en combate.
–Ayunar y vaciar el cuerpo y la vejiga antes de entrar en faena eran precauciones saludables, pues atenuaban la posibilidad de infección si en la refriega lo destripaban a uno.

No hay más que decir por hoy, salvo seguir con las sumas y las restas de las palabras propias y de los otros.
Arde mi cabeza con la convocatoria #UnDíaSinMujeres.

Miércoles 26 febrero

Voy al Hospital General a recoger los resultados del examen de sangre. Cruzo el puente del miedo sobre la 5 de Febrero, hace viento, pasa un chavo corriendo y el puente se mueve, como si estuviera temblando, ay nanita. Camino detrás de una “muñequita sintética”. Sobre el arroyo de autos veo una moto tirada, un hombre en el suelo con sangre en la cabeza y el rostro, y una mujer sentada a la orilla. Ya están siendo atendidos por los policías y los paramédicos. Alboroto en torno, expectación de la gente. Entro al hospital.
Cuando viene uno seguido al mismo sitio, empieza uno a ver caras y gente conocidas. Hoy me crucé con un viejo amigo uruguayo-mexicano que conocí en el Gómez Morín. Nos saludamos y abrazamos, y platicamos brevemente. Bromeamos, vamos en el mismo tren de la salud, y más vale no bajarse y seguir hasta la última estación, jajajaja. Ayer vi otros rostros conocidos.
Llego a la ventanilla del Laboratorio y recojo los resultados. ¡Ya nos conocemos los jóvenes y la mujer madura que ahí atienden! Por la atención de ayer y, antes, un pequeño incidente con un paciente poco educado y poco democrático, mutuamente nos damos las gracias. Cerramos filas. Gracias, amigos.
Veo los resultados y no entiendo nada. Seguro algo anda mal, pero hoy me siento muy bien, lleno de energía y palabras. Estoy conectado, bien conectado fuera de mí y conmigo. Cada acción tiene una consecuencia, buena o mala, conocida o desconocida, clara, ambigua y oscura, inmediata o posterior, visible e invisible. A veces es mejor no saber.
Regreso a casa hecho la mocha.
Tengo que escribir sobre la convocatoria y protesta #UnDíaSinNosotras / #IgualdadCivil-LibertadCrítica. Estoy cargado de palabras, ideas, emociones y sentimientos.
–¿Qué sería un día sin mujeres en los hospitales, en las escuelas, en las casas? ¿Una semana, un mes?
–¡La muerte chiquita!
Mañana por cuarta vez tengo que volver al hospital.

Jueves 27 febrero

–¿Cómo expresar nuestra solidaridad femenina-masculina-ciudadana?
–¿Cómo expresar nuestra solidaridad ciudadana con la lucha y protesta femenina #UnDíaSinNosotras #IgualdadCivilLibertadCrítica #ContraLaViolenciaDeGénero? #Túyoélnosotros…
–¿Cómo participar y no quedarnos de simples espectadores?
–¿Cómo ganarse la empatía y la voluntad de los otros distintos?
–Gracias por su atención y sus críticas. Sus silencios.
–Sumar coincidencias y no restar diferencias.
–¿Podremos encontrarnos cara a cara con los otros contrarios?

Voy pensando en el camión, rumbo al hospital por cuarto día consecutivo. Consulta para valoración pre-quirúrgica, dice la cita médica.
Filas, filas, filas, papeles, papeles, papeles, trámites, y esperar y esperar, paciencia, impaciencia, viendo todo y piense y piense.
–Pensamientos en guerra quieren destruir mi frente.
La puerta blanca cerrada que no se abre, mi vista va y viene sobre esa puerta. Se abre, otro paciente, se cierra. Se abre, se cierra. Se abre, otra persona, se cierra. Somos muchos. Y eso que soy de los primeros.
Al fin es mi turno y me atiende muy bien el joven médico y su joven asistente. 10-15 minutos. Todo bien. Gracias.
La operación es de bajo riesgo pero es necesaria.
Mañana es la cita con el anestesiólogo.
Eso es todo. Más de tres horas en el hospital. Regreso a casa.
Con el ánimo bajo. Confusión.
Temor. No quiero que me rajen el cuerpo. Peor será cuando te quemen, palabrero, me dice una vocecita.
Tengo que escribir y contestar algunos correos.
Encontrar el ánimo necesario. ¿Habrá internet?

Viernes 28 febrero

#UnDíaSinNosotras / # Un Día Sin Mujeres
–¿Dejar hacer, dejar pasar, sólo ver?
–Cierto, la conciencia de los hechos significativos, personales e históricos, llega con retraso, como decía el Viejo Moro de Tréveris.

–¿Un día sin mujeres?
–Bueno, yo llevo años sin mujer, y a veces duele.

–¿Qué harás el lunes 9 de marzo?
–Expresar mi profunda solidaridad con las mujeres y reprobar la tremenda insensibilidad del señor presidente López Obrador y de su esposa.

MARCADOR en mi pequeño círculo personal: 9-4 en favor de NO hacer nada los hombres el 9 de marzo 2020.
–Respetar y “dejar hacer, dejar pasar, sólo ver de lejos”, dijo alguno.

Yo respeto y hago lo poco que puedo hacer.

Cinco días cruzando de ida y vuelta el puente del temor sobre la 5 de Febrero rumbo al Hospital General Q.

Ah, la vejez, más cruel que la muerte, la triste vejez de todos, especialmente de los pobres, rotos y enfermos. Como una rama torcida y rota que todavía cuelga pero cae poco a poco.

Un merequetengue el nuevo triste recibo de caja con la gratuidad del servicio, sea consulta, análisis o cirugía. Lo que antes se hacía una sola vez ahora se repite cada entrada al hospital a un servicio. ¡Pelas la Póliza de Afiliación del Seguro Popular! Ya no sirve.

¿Avanzamos o retrocedemos en las ideas, las acciones, los hechos y la tramitología del nuevo gobierno?

Me tocó organizar la cola de la entrada de consulta a las 10. El primer despapaye. ¿Quién llegó primero y quién al último? Las primera diez gentes se reconocen, pero después… Cincuenta personas en la fila. No fue fácil pero todo salió bien democráticamente. Incluso ceder el lugar a dos viejos de más de 80 años en condiciones difíciles. (Luego, más tarde, que dos desconocidos te den las gracias, caray).

Y siguieron más filas, más trámites, la larga espera e impaciencia. El señor que lleva y trae los archivos, va y viene, ya lo conozco, platico con él, me cae bien. ¡200 mil expedientes! ¿Y la Póliza del Seguro Popular? ¡Chupó faros!… Y así se fueron los largos e impacientes minutos, viendo y pensando, pensando y viendo, platicando con el vecino, horas muertas.

Al fin mi consulta con el anestesiólogo, ficha 10, diez minutos de consulta, preguntas y respuestas, abra la boca, enséñeme la lengua, los dientes. Todo bien, salvo que tiene la presión un tanto alta y hay que bajarla para que se pueda realizar la cirugía. Tiene que sacar cita con el cirujano para que lo revise y a ver qué le dice y lo programe. Eso es todo. Gracias, doctor. Cinco horas en el puto bendito hospital.

–¿Cómo bajar la presión personal en un país de alta presión política?
–¿Dejar hacer, dejar pasar, sólo ver de lejos, no sentir, no intervenir?

Sin duda exagero. Perdón.

Marguerite Yourcenar y Friedrich Nietzsche en la página editorial de Plaza de Armas Q de jueves y viernes:
–Nuestro gran error es intentar obtener de cada uno en particular las virtudes que no tiene, y desdeñar el cultivo de las que posee. (27-II-2020).
–Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos. (28-II-2020).
Rosario:
–Nunca, como a tu lado, fui de piedra. / Y yo que me soñaba nube, agua, aire, piedra…
Penélope:
–Digámoslo: Penélope no se queda en la casa. También sale de viaje… (EGR).


EL JICOTE “FRANCISCO CERVANTES” II y último

30 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »


Creo que Gorostiza escribió; “Inteligencia, soledad en llamas”, lo hizo después de tratar a Francisco Cervantes, poeta que estaba en permanente combustión de sí mismo, y con las flamas de su talento iluminaba de la misma forma que quemaba a quien se le aproximara. Cuando nos reuníamos a platicar me ponía la escafandra de la provocación y el humor. En una ocasión me dijo que le financiara un viaje al Vaticano. Le dije: “Francisco, tú eres un irredento, ni el Papa puede perdonar tus horribles pecados, mejor trata de confesarte con un padrecito de La Merced, chance después de que vayas a varias peregrinaciones a la Villa con un nopal en la espalda, te pueda absolver”. Me respondió: “No voy al Vaticano a nada religioso. Voy a vender un spot para explicar la Santísima Trinidad”. Vale señalar que Francisco había sido un exitoso publicista. Le dije: “Por favor Francisco, ¿cómo te atreves a pensar que puedes explicar uno de los dogmas más complejos del catolicismo con un spot”. Agregó: “¿Si me prometes no plagiármelo te lo digo?” En tono fastidiado le respondí: “Te lo juro”. Dijo animado: “Sería una campaña para explicar la Santísima Trinidad que empezaría con el siguiente slogan: “Dios, más Dios, son tres”. Divertido y genial. En una ocasión se enfermó y llegó al Hospital General, lo fue a visitar Ignacio Loyola, entonces gobernador del Estado. Se paró a los pies de su cama y le dijo: “Poeta, vengo a saludarlo y a saber si se le ofrece algo”. Francisco lo vio y respondió: “Sí se me ofrece algo, que vaya Usted y …”, acto seguido le mentó la madre. Lo reprendí: “Francisco, he tratado de ilustrarte y te he platicado varias veces la anécdota de Diógenes cuando, estando sentado a la orilla de la playa abriendo unas ostras, apareció Alejandro, se paró frente a él y le dijo: “Soy Alejandro el Grande ¿qué puedo hacer por tí?” Diógenes lo vio bajo la sombra que proyectaba Alejandro y le respondió: “Quítate, que me estás tapando el sol”. Seguí mi perorata: “Tenías la posibilidad de decir una frase para la historia y sales con un lenguaje de cargador del mercado del Tepetate”. No le generé ninguna culpa, al contrario, se ufanaba de su majadería. El Gobernador Loyola no solamente disculpó el insulto, sino que le financió un viaje al Portugal de sus amores. De regreso me trajo un barquito de madera. Cuando me lo entregó me emocioné y lo quise abrazar. Me detuvo con la palma de la mano y dijo: “Te traje este regalo y aguanto tus vaciladas, porque te agradezco y porque tienes cierto talento. Ahora invítame a cenar porque te quiero platicar mi viaje”. Días antes de morir lo fui a visitar a su casa que le había facilitado mi buen amigo Ricardo Ortega. Le dio mucho gusto verme, más por mí, por mi acompañante, y así me lo hizo notar. Ya desvariaba un poco, empezó a despotricar contra la vida y la humanidad. Le dije: “Francisco, a pesar de que eres un erizo, hay mucha gente noble que te quiere. más de lo que te mereces, entre ellos yo”. Lo vi buscando una sonrisa y no obtuve ninguna respuesta. Agregué, tratando de animarlo: “¿De qué te quejas? Has tenido una vida interesante y apasionante”. Me interrumpió: “Sí Edmundo, he tenido una vida interesante y apasionante, pero ya pasó” Guardó silencio y agregó: “Todo ya pasó”. Se despidió de mi acompañante y cerró los ojos. Que descanse en paz.