TRAS LA VERDAD “¿NEGOCIARÁN LA LEY PENAL POR CRITERIOS DE OPORTUNIDAD POLÍTICA”

17 Jul 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Si bien los artículos 21 constitucional y 258 del Código Nacional de Procedimientos Penales, prevén los criterios de oportunidad en las causas penales, a fin de no ejercer la acción penal en contra de los inculpados, habría la necesidad de precisar que su aplicación no es al arbitrio del Ministerio Público, en su caso de la Fiscalía General de la República, la aplicación no es caprichosa, como lo han hecho creer los legos en la materia, el mismo Presidente de la República. En el asunto de la detención de Emilio Lozoya Austin, Andrés Manuel López, presume que el inculpado “empinará” a los cómplices de Lozoya, a efecto de evitar el ejercicio de la acción penal en contra de varios parientes consanguíneos y políticos del presunto responsable. López, lo que en realidad hace, acorde a su costumbre, es politizar y mediatizar la procuración y aplicación de la justicia. Está muy interesado en el involucramiento de más personas no solo en el tema Odebrecht, que en conocer si existió o no, la comisión de ilícitos, va por más, al menos es lo que anuncia en sus conferencias.

El citado artículo del Código Nacional de Procedimientos Penales, prevé 7 supuestos en los que el Ministerio Púbico, puede solicitar la aplicación de los criterios de oportunidad (negociación). Y el juez de la causa o de control decide sobre la procedencia o no del o los criterios de oportunidad que solicite el Fiscal sean aplicados en favor del inculpado y en su caso, cese la hostilidad del gobierno en contra de familiares de Lozoya.

Para ser exactos, esto establece el “Artículo 256. Casos en que operan los criterios de oportunidad” “Iniciada la investigación y previo análisis objetivo de los datos que consten en la misma, conforme a las disposiciones normativas de cada Procuraduría, el Ministerio Público ponderará el ejercicio de la acción penal sobre la base de criterios de oportunidad, siempre que, en su caso, se hayan reparado o garantizado los daños causados a la víctima u ofendido o ésta manifieste su falta de interés jurídico en dicha reparación de lo cual deberá dejarse constancia”. “La aplicación de los criterios de oportunidad será procedente en cualquiera de los siguientes supuestos:”
“I. Se trate de un delito que no tenga pena privativa de libertad, tenga pena alternativa o tenga pena privativa de libertad cuya punibilidad máxima sea de cinco años de prisión, siempre que el delito no se haya cometido con violencia;”
“II. Se trate de delitos de contenido patrimonial cometidos sin violencia sobre las personas o de delitos culposos, siempre que el imputado no hubiere actuado en estado de ebriedad, bajo el influjo de narcóticos o de cualquier otra sustancia que produzca efectos similares;
III. Cuando el imputado haya sufrido como consecuencia directa del hecho delictivo un daño físico o psicoemocional grave, o cuando el imputado haya contraído una enfermedad terminal que torne notoriamente innecesaria o desproporcional la aplicación de una pena;”
“IV. La pena o medida de seguridad que pudiera imponerse por el hecho delictivo carezca de importancia en consideración a la pena o medida de seguridad ya impuesta al inculpado por otro delito, o la que podría aplicarse al mismo por otros delitos o bien, por la pena que previamente se le haya impuesto o podría llegar a imponérsele en virtud de diverso proceso tramitado en otro fuero;”
“V. Cuando el imputado aporte información esencial para la persecución de un delito más grave del que se le imputa, la información que proporcione derive en la detención de un imputado diverso y se comprometa a comparecer en juicio. En estos supuestos, los efectos del criterio de oportunidad se suspenderán hasta en tanto el imputado beneficiado comparezca a rendir su declaración en la audiencia de juicio;”
“VI. Cuando la afectación al bien jurídico tutelado resulte poco significativa, y”
“VII. Cuando la continuidad del proceso o la aplicación de la pena sea irrelevante para los fines preventivos de la política criminal”.
“No podrá aplicarse el criterio de oportunidad en los casos de delitos contra el libre desarrollo de la personalidad, de violencia familiar ni en los casos de delitos fiscales o aquellos que afecten gravemente el interés público”.
“El Ministerio Público aplicará los criterios de oportunidad sobre la base de razones objetivas y sin discriminación, valorando las circunstancias especiales en cada caso, de conformidad con lo dispuesto en el presente Código así como en los criterios generales que al efecto emita el Procurador o equivalente”.
“La aplicación de los criterios de oportunidad podrán ordenarse en cualquier momento y hasta antes de que se dicte el auto de apertura a juicio”.
“La aplicación de los criterios de oportunidad deberá ser autorizada por el Procurador o por el servidor público en quien se delegue esta facultad, en términos de la normatividad aplicable”.

Aunado a los requisitos descritos en cada una de las fracciones, existe la Tesis II. 4º P.4P (10ª) derivada de la Queja 205/2018, del 10 de enero de 2019, la cual precisa que no es arbitraria la aplicación de los criterios de oportunidad por parte del Ministerio Público. De tal manera que, de nada servirá que Lozoya (al menos en su favor) denuncie a terceros de ser coparticipes de los delitos que se le imputan, si aquellos no son aplicables. Excepción hecha de las trampas que acostumbra López Obrador, dispuesto a violentar la ley solo con el propósito de saber quiénes más estuvieron involucrados en los ilícitos que le atribuyen. El asunto está en manos del “Fiscal carnal”, Gertz Manero, burócrata autónomo al Poder Ejecutivo. En el supuesto de la “amiga” de Andrés Manuel, Rosario Robles Berlanga, nada ha prosperado, sigue recluida en un “Centro de Reinserción Social” ¡Ahí no prosperan los criterios de oportunidad!

El morbo ha trascendido, se informa que podría denunciar a legisladores federales que en su momento, recibieron dinero por la aprobación de la reforma energética. Este asunto nada tendría que ver con el fraude de Odebrecht; sin embargo le serviría a López Obrador, para evidenciar que aquella reforma en materia energética, fue ilegal, lo cual tampoco sería cierto, no hay delito en la norma penal que sancione a los legisladores por “negociar” la tendencia de sus votos en el momento de aprobar o desechar iniciativas de ley. El “criterio del oportunismo político”, es lo que espera el Presidente de la República.

Dado el interés que ha generado el asunto, los morbosos quieren estar presentes en la audiencia antes de que se dicte la apertura del juicio, con la finalidad de enterarse de los nombres y pruebas de quienes participaron en otros actos de corrupción. La audiencia será cerrada, no se abrirá al público. Lo interesante de todo es saber si López Obrador, también incurrirá en delito al “negociar” fuera de la ley, el “perdón político y penal”, con tal de aprovechar el “criterio de oportunidad política” en su favor, para reforzar su propaganda publicitaria en contra de sus adversarios o enemigos. Está urgido de levantar su alicaída popularidad. Andrés Manuel es capaz de todo con tal de obtener “raja política”, así ha vivido siempre, del oportunismo; no le importa violar la Constitución y debilitar el Estado de Derecho, con tal de gana, ganar, así es de pillo quien ahora ostenta el poder omnímodo, es capaz de eso y más. López Obrador también quiere nombres de legisladores de otros partidos para “hundirlos”, entre los cuales podrían estar muchos morenistas como Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta, hoy gobernador de Puebla, en aquel entonces senador de la República. Andrés Manuel López podría salir salpicado de materia escatológica que brote de la negociación ¿Tranzarán la ley penal por criterios de oportunidad política?


EL JICOTE “PECES GORDOS Y LA OMERTÁ”

16 Jul 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | 2 Comentarios »

Antes de cometer un delito es de elemental previsión evaluar los riesgos, los beneficios a recibir y los costos a pagar. En el caso de la corrupción el delincuente observa la inmediatez de las ganancias y analiza la sanción, en México, ninguna o remota. La impunidad hace de la corrupción una espiral sin fin: el funcionario viola la ley, los ciudadanos, particulares o en grupo, reclaman castigo, las autoridades no cumplen, el servidor público se pasea orondo en el país o anda de viaje, víctimas y testigos se resignan impotentes, ya sólo implorando que el denunciado o sus cómplices no vayan a tomar venganza. En el futuro serán ciudadanos pasivos, algunos de ellos anhelando estar del lado de la ventanilla de los corruptos.
La captura de dos peces gordos tiene una muy especial significación y trascendencia, principalmente por el abanico tan amplio y heterogéneo de los que participaron. Emilio Lozoya era director de PEMEX, está acusado de recibir y repartir sobornos en los casos de Oderbrecht y a la constructora española OHL; se le acusa también de ser cómplice en la Estafa Maestra en el desvío de más de dos mil millones de pesos; se le culpa directamente de la compra fraudulenta de las plantas de fertilizantes Agro Nitrogenados y Fertinal. En el rosario de acusaciones también están los posibles moches de empresarios para adjudicarles contratos para ampliación de refinerías. Las cantidades son multimillonarias y sólo hubieran sido posibles bajo la instrucción del ex Presidente Peña y su brazo derecho Luis Videgaray. En el caso del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, también se menciona como beneficiario a Cruz Pérez Cuéllar, dirigente de Morena y precandidato al gobierno de ese Estado. Otra acusación grave es la de financiar campañas políticas, bajo la que se considera fue exigencia del Presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones. En los dos casos, no actuaron solos y fueron apoyados por legisladores y dirigentes de, quizá, todos los partidos políticos.
Cuando se observa que en el tejemaneje del aprovechamiento de los dineros públicos estaba prácticamente toda la clase política, no se puede menos que sospechar por qué los opositores asumen la actitud de que calladitos se ven más bonitos. Cuando manifiestan su inconformidad lo hacen sin enjundia, nada más por no dejar. Sorprende también tal grado de incondicionalidad y subordinación de los porristas de Morena, que no tocan al Presidente, aunque este cometa pifias del tonto del pueblo. Pero tiene razón López Obrador, es la mafia del poder y todos están bajo la “Omertá” o ley del silencio de los mafiosos. Ni quien se atreva a romperla, ni ganas tienen, si todos tienen su expediente.
Las preguntas son: ¿El Presidente quiere realmente ir al fondo de la corrupción y juzgar y sancionar a toda la banda, independientemente si son políticos de su partido o de otros partidos? ¿Si son empresarios? ¿Utilizará las denuncias sólo para vengarse de sus enemigos? Lo que debe darse cuenta el Presidente es que si no cumple cabalmente con la justicia, no habrá duda, efectivamente, existe un pacto de impunidad entre el gobierno pasado y la 4T. La alternancia en el poder no le ha servido a México, sólo cambiamos al Capo di tutti capi.


TRAS LA VERDAD “OPORTUNISMO Y MORBO MEDIÁTICO DE AMLO POR EL CASO ODEBRECHT”

15 Jul 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | 2 Comentarios »

Andrés Manuel López Obrador, de todo obtiene provecho mediático, manipula a placer la información. En el caso de la detención e involucramiento de Emilio Lozoya Austin, en presuntos actos de corrupción, que se originan en el año 2012, tiempos de campaña electoral, acompasados cuando ocupara el cargo de director general de Pemex. La organización civil, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, participó desde entonces denunciando los hechos, no son acciones del actual gobierno.

Sin embargo, Amlo pretende hacer creer su gobierno está actuando contra esos actos de presunta corrupción. Lo cual es falso. En la FEPADE, se inició un expediente desde 2017, sobre el mismo asunto, lograron integrar un buen cúmulo de pruebas. Se abrió la carpeta FED/FEPADE/UNAI-CDMX/0001139/2017. Más datos que evidencian el morbo y protagonismo manipulador del Presidente, cuando el retorcido quiere saber quiénes están involucrados en el asunto, enfermizo y torvo el involucramiento de Amlo. Una vez más, metiéndose en temas que no son de su competencia, su gobierno nada ha hecho, no aportó pruebas, mucho menos para la detención y extradición voluntaria de Lozoya.

A mayor abundamiento, en territorio estadounidense, se juzgó a la brasileña Odebrecht; el juez Reydmon J. Dearie, del distrito judicial de New York, sentenció a la empresa al pago negociado de 2, 600 millones de dólares, por corrupción en varios países. Abusando de la extraterritorialidad se quedaron con esos miles de millones de dólares; querían 4,500 millones y negociaron la otra cantidad. El juego de, dame y te doy. Entre los países en los que quedó constancia de actos de corrupción –en el expediente-, están Argentina, Venezuela, Perú, Guatemala, Brasil, República Dominicana y México. Lo cual refuerza la tesis de que, el gobierno de la 4T, nada ha hecho para desvelar la presunción de corrupción que pesa sobre Emilio Lozoya y posiblemente otros más. Obrador se truena los dedos por dos razones; una, quiere 200 millones de dólares de los actos de corrupción; la otra razón, le urge nombres para ampliar, eso sí, la posible acción penal por parte de la Fiscalía que encabeza Gertz Manero, ajena al gobierno de Andrés Manuel López –en teoría-.

El asunto es un buen rompecabezas juridicial, no fácil de armar. Primero, el dinero de la empresa brasileña, de ser cierto –lo declaró el delator-, fue entregado en tiempos de campaña, año 2012, cuando ganó Enrique Peña Nieto. Nadie era autoridad en funciones. El brasileño Carlos Fadigas, entonces ex director de Braskem –delator en el expediente que se siguió en los EUA- dijo haber acompañado al equipo de enrique Peña, durante la campaña, fue entonces cuando aportó el dinero por medio de artilugios entre empresas, una de ellas de Emilio Lozoya. Insisto, nadie era autoridad en el momento de dar y recibir el dinero. Por eso la FEPADE inició averiguación previa o carpeta de investigación, por involucrar dinero ilícito en campañas; al igualo que lo hiciera López Obrador, con el fideicomiso que formó para recibir más de 200 millones de pesos, dinero sucio que fue invertido en su campaña ¡Ah! Pero él quedó limpio gracias a los acuerdos de impunidad. En el INE, se demostró la ilegalidad, pero le taparon la suciedad en el TEPJF, de los millones de pesos que entraron al fideicomiso, salió para apoyo a los damnificados, pero de Morena. Por eso –entre otras cosas- está molesto Amlo con los consejeros del INE, quienes lo desnudaron y demostraron la llegada de dinero sucio a la campaña de Amlo-Morena, así como lo hiciera el PRI.

Una vez que inicia el gobierno de Enrique Peña Nieto, es cuando, se dice, cobraron los favores por medio de contratos “inflados” en Pemex, para recuperar la inversión aportada en campaña ¿Así estará pagando Amlo a quienes le aportaron muchos millones de pesos a su campaña? Basta ver el enorme número de contratos millonarios sin licitación que están otorgando a empresarios amigos de la 4T. Así se pagan y cobran los favores.

La Entidad Superior de Fiscalización también aportó información e hizo observaciones en su momento para el esclarecimiento de algunas irregularidades detectadas en Pemex. La misma empresa abrió expediente de investigación al respecto. Todo ello antes del inicio del gobierno lopista. El cúmulo de pruebas que existen fueron recabadas con anterioridad, la mayoría en 2017. Nunca cerraron las investigaciones. Por eso el oportunismo y la manipulación mediática de Andrés López, sumado al morbo de saber quiénes más pueden estar involucrados en el asunto de los actos de corrupción y presumir que su gobierno está combatiendo la corrupción. De ser cierto, constitucional y legalmente su gobierno no tiene injerencia alguna. El manipulador de siempre.

Ahora bien, se ha dicho por parte de López que Emilio Lozoya, desea llegar a un arreglo, pero ¿Quién es Andrés Manuel en los autos del expediente para dar esas declaraciones? ¡López no es nadie! ¿Qué pretende entonces? En su caso, los arreglos extrajudiciales o judiciales deberán hacerse ante las autoridades competentes y Andrés Manuel no es autoridad, vamos ni autoridad moral tiene en este asunto judicial. Un juez federal fue quien autorizó la orden de aprehensión, por lo tanto estamos en presencia de autoridad distinta al Poder Ejecutivo. Bueno, con el ejemplo de haber ordenado la liberación de Ovidio Guzmán, ya no se sabe qué tantos abusos puede cometer el Presidente. El trámite de la extradición se impulsa, además, por la petición de la Fiscalía General, otra autoridad ajena a López. Por último, la Secretaría de Relaciones Exteriores, es simple coadyuvante en los trámites de extradición, solo eso. Para colmo la Interpol detuvo a Lozoya.

De ahí que resulta por demás abusiva e ilegal la participación del Presidente de la República, en este asunto de naturaleza penal. Sin embargo, los legos o ignorantes del Derecho, aplauden la acción de la persecución e impartición de justicia que no es competencia del Poder Ejecutivo.

La autonomía de la Fiscalía General, se dio por la participación de la sociedad civil organizada, también a iniciativa legal del gobierno de Felipe Calderón con las reformas constitucionales y la concreción del gobierno de Enrique Peña, con la creación de la Fiscalía y su autonomía. Nada ha tenido que ver en todo este asunto el gobierno de López Obrador. Él, sin embargo, pretende cosechar los triunfos del combate a la corrupción, cuando la verdad histórica lo desmiente. El Presidente sigue siendo un oportunista, experto manipulador en la desinformación. Emilio Lozoya Austin, está por llegar a México, pronto sabremos más de esta larga y manipulada historia.


EN DO MAYOR “ENTRE RAZÓN Y FE”

15 Jul 20 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Nacional, Política, Uncategorized | 2 Comentarios »

Pocos son los que distinguen que quienes ejercemos el periodismo desde espacios autónomos no escribimos para aplausos, ni con la intención o deseo de romper los sueños construidos por políticos que dan alas a las esperanzas de unos a costa de atropellos a otros. Nada más lejano de eso. He defendido la idea de que, como periodistas, tenemos la gran responsabilidad de no servir a ninguna ideología, por muy benévola que aparente ser. Colocarnos en ese lugar es tomar un papel de juez y parte o de justicieros y defensores. Y eso no ayuda, ni es ético. Nuestro papel es dar cuenta de los actos incorrectos que cometen los gobiernos en turno, sin cargarnos hacía ningún lado. Eso es, quizá, uno de las cualidades más difíciles que nos demanda el periodismo. El apasionamiento por una ideología obnubila la mente y terminamos estando al servicio de medios y fines políticos de grupos empujados por agendas tramposas y cuyo objetivo está muy lejos de lo que el periodismo debe cumplir.

A los ojos de los que hacemos cualquier crítica a algún funcionario de la actual administración, o al presidente, les lastima lo que leen. De sus labios saltan trilladas frases que repiten entre unos y otros, convirtiéndola en oración conjunta que les da un sentido de identidad:
“Pero antes callaron como momias y ahora hablan porque extrañan el chayote”. Y no queda todo allí; viene enseguida la etiqueta adicional: “debe ser del Pri An”. Saltan otro tipo de insultos, frases enardecidas, sordas hacía el autor (a) del escrito. Palabras que caminan a ras de suelo y que toman impulso bajo el aliento de la procacidad y la cobardía de quienes escudándose en el anonimato, o al amparo de la trinchera de su pantalla, profieren sus denuestos hacía quien osó escribir lo que no les gustó leer.

“De la abundancia del corazón habla la boca”, reza un proverbio. Y las redes sociales nos muestran la pobreza e intolerancia de quienes juzgan sin saber que en el medio periodístico, hay quienes ejercemos nuestro hacer desde la convicción y compromiso, sin que medie otro interés que llevar a la luz lo que debe estar bajo el escrutinio público. Pero he de decir también, que en las redes hay esa otra abundancia del corazón y el razonamiento mesurado de aquellos que no estando de acuerdo con lo que uno escribe, lo manifiestan sin insultos, sin vituperios.

Quien me haya leído antes, sabe que tengo tiempo haciendo critica a los diversos partidos y candidatos y funcionarios. Hablé en su momento de Enrique Peña Nieto. De las candidaturas de José Antonio Meade, Ricardo Anaya, Jaime Rodríguez, Andrés Manuel López Obrador, a quien – dije- di mi voto ciudadano, con toda la reserva del caso; pues nunca perdí de vista su origen y formación priista. Partí de mi supuesto de que ese hombre entre apasionado y bravucón implacable, que se encargó de criticar cada paso de los presidentes anteriores, era necesario para limpiar los abrojos del yermo paisaje desesperanzador de nuestro país. Conozco gente que estuvo en su campaña y terminó decepcionada de él. Con todo, sabiendo cómo se mueven las pasiones humanas y con la convicción de que en el campo farragoso de la política no hay nadie incólume, le di mi voto esperando que una vez en la presidencia estuviera a la altura de una investidura por la que tanto peleó.

¿Sorpresas? Quizá no. Más bien asombro al ver frente a nosotros a un hombre que el poder ha develado en su dimensión. Autoritario, hábil para las excusas y absolutamente político, ha usado y usa su imagen para ofrendarla como una forma de convencer a su electorado de una buena voluntad que está solamente en su narrativa, pero no en los hechos. Al fin y al cabo AMLO es un político y tiene el chip de la frase “prometer no empobrece…” Y si de ganar se trata hay que prometerlo todo. Y lo hizo. Ya al frente de la silla que tanto anheló, han venido las excusas, los no es verdad, los “nunca lo dije”, aunque estén las pruebas. Y lo más reprobable por los grados de irresponsabilidad que encierra: culpar de todo a los otros.

He hablado y expuesto la corrupción de un sistema que generó y cobijó a una parte de políticos que hicieron del cochupo su deporte favorito. He apostado porque al frente del país arriben lo mejor de hombres y mujeres que dignifiquen el arte de la política, que respeten los preceptos éticos y humanistas. Que aspiren a influir en una sociedad donde la dádiva no sea la trampa disfrazada de bondad. Una sociedad que tenga claro que un presidente y su equipo está allí para administrar los bienes de todo el país, no para manejar el poder a voluntad y capricho. Administraciones que apliquen programas educativos donde se enseñen valores a individuos y usar el razonamiento lógico que lleve a diferenciar entre los asuntos de la justicia y asuntos de la Fe. Una sociedad más solidaria que no permita ser usada por partidos y asuma la responsabilidad de ser crítica y vigilante de que aquellos que nos representan no sucumban a las tentaciones de ejercer el poder a modo y conveniencia, a violentar sus leyes y construir mentiras como verdades. Esa ha sido mi apuesta como ciudadana y como periodista.

Entiendo que aquellos que se encuentren por vez primera con mi nombre, ignoren lo que he venido señalando atrás sobre los demás funcionarios y partidos. Lo que me resulta difícil entender es la desmemoria de una sociedad que hoy se olvida la manera cómo AMLO llegó al poder y la historia de aquellos que ahora le rodean. En un acto de justicia de la mala memoria de algunos ciudadanos, o memoria selectiva de otros, no estaría mal que se informaran o recordaran sus pasos antes de llegar al gobierno de la ciudad. Se les olvida que quién ahora está en la silla presidencial, se apropió de un espacio político ciudadano y donde sus actuales funcionarios tienen a integrantes de sus familias operando para ellos.

Flaca y convenienciera es la memoria. Injusta una sociedad que se enoja con el mensajero que le lleva el mensaje que no es de su agrado. Mezquinos los que permiten y guardan silencio ante actos reprobables si estos son ejercidos desde su trinchera; pero se agitan y vociferan enardecidos cuando esos mismos actos los comete el que no está de su lado. Intolerantes y temibles los violentos que esparcen su odio contra los que no piensan como él o como ellos. Necios y arbitrarios los que creen que sólo a ellos les importa o son los únicos que aman a su país.

QUE HABLE LA MEMORIA.

Llega en este momento a mis ojos un escrito periodístico de uno de los intelectuales de izquierda más honestos, críticos y congruentes que ha habido en este país. Hablo de Luis González de Alba (1944-2016). Su artículo data de octubre del 2005, a unos meses de que López Obrador cumpliera su gubernatura al frente de la hoy llamada CDMX, antes DF. “No es culpa de AMLO”, es el título. Agrega en el: “Sino de los ciudadanos que no le exigen cuentas de todo lo que hace y dice”.
Comparto a continuación parte del escrito que González de Alba escribiera en 2005, en un balance de su desempeño, y trayendo a colación un episodio vivido en el momento del funeral de Colosio, evidenciando la habilidad del actual presidente para estar en los lugares donde los reflectores le iluminaran.
Cito: “Rodeado como está por un equipo anticolosista, con Manuel Camacho al frente de su campaña —sí, ese mismo personaje que fue echado a la calle cuando se presentó al funeral de Colosio—, aun asi pudo López Obrador hacer guardia, con cara compungida, ante una tumba que sólo le significaba votos, votos de sonorenses distraídos, desinformados, ignorantes o todo junto, pero votos al fin. En las urnas son iguales. Es el ejemplo más repulsivo de oportunismo político e incongruencia moral hasta la fecha…Ni siquiera Madrazo manda flores al hospital para Elba Esther. Pero AMLO está en lo suyo: quiere la Presidencia y no cree en fantasmas que salen de la tumba a pedir cuentas. Él hará todo lo que se le permita, ya ha demostrado que no lo detiene nada: ni amparos, ni jueces, ni denuncias. Nada. Pero, ¿y nosotros? ¿Y los mexicanos? ¿No decimos nada?… En un país con tradición democrática, la sola respuesta: “Los jueces me hacen lo que el viento a Juárez” haría la perdición de un candidato, lo hundiría sin remedio. Lo hundirían los ciudadanos, en primer término, que no desearían ser gobernados por quien, un buen día, les puede responder lo mismo ante una queja…”.

Continúa: “Estuvo contra la integración del Consejo de Transparencia y Bejarano la detuvo en la Asamblea, “porque era muy caro”, dijo. Y era su papel. Un político al viejo estilo priista está en lo suyo cuando incumple amparos de ciudadanos, cuando niega cuentas claras que le afectarían el “cochinito” destinado a la ante-pre-campaña. Pero, ¿cuál fue la respuesta ciudadana ante la tozuda negativa de López Obrador a transparentar el manejo de recursos públicos del DF? Ninguna: en México no se acostumbra eso de que al gobernante lo vigilen…Y cuando se conformó apenas una sombra de lo que debería ser un eficaz órgano de transparencia, tampoco duró mucho: los nombrados le renunciaron, en marzo de 2004. “Por considerar que ya no era relevante su participación en el Consejo de Seguimiento de la Transparencia de las Finanzas Públicas del Distrito Federal, los integrantes lo disolvieron. De esta manera, Juan Antonio Pérez Simón del Grupo Carso, de Carlos Slim; Rubén Aguilar Monteverde, reconocido filántropo y ex banquero; los ex secretarios de Estado David Ibarra y Fernando Solana; y María Luisa Barrera de Serna, esposa del empresario Clemente Serna, renunciaron a su cargo honorífico. Tampoco formarán ya parte del Consejo los periodistas Carmen Aristegui, Javier Solórzano, Germán Dehesa y Miguel Ángel Granados Chapa…Antes de hablar de un complot en su contra, el jefe de Gobierno, Andrés Manuel López Obrador, debió reconocer abiertamente la corrupción dentro de su administración, según el consenso al que llegaron los integrantes del Consejo de transparencia de la Hacienda Pública del DF…”, dijeron a Reforma.

¿De dónde ha salido el dinero para campañas de López Obrador?, se preguntaban desde entonces, porque en él nunca ha existido la transparencia y es una pregunta que siempre escabulle con su característica habilidad política. No les falta razón a los que han señalado que una de sus fuentes proviene de “multimillonarios contratos nunca licitados, nunca concursados, para los segundos pisos y otras obras; quizás hasta los desfalcos en municipios perredistas de Tabasco. Hizo secretos por diez años algunos números: cuánto se pagó, de qué partidas, por los segundos pisos y puentes ya resquebrajados. Secreto de Estado. El padrón de viejitos también es secreto: ¿a cuántas personas mayores y madres solteras se les paga? Silencio. Por algo tiene una Contraloría dominada por el PRD* y un Consejo de Transparencia en el limbo”. (*hoy ese PRD que entonces se mencionó está en MoReNa)

¿Y su fuerza electoral? No sólo Luis González lo dejó asentado en ese momento. Todos los que vimos su desempeño durante el gobierno de la ciudad presenciamos cómo replicó la formula del corporativismo priista. : “… resulta evidente: es la de los grupos sociales acostumbrados al toma y daca, a poner golpeadores y gritones que defienden sus “conquistas”: un taxi ilegal, unos metros sobre la acera, la distribución de viviendas a los más pobres…” Y concluyó con una pregunta inquietante que hoy nos ronda a varios: “la fuerza de López Obrador no emana del desmadejado PRD, sino de las organizaciones heredadas del priismo: el viejo, el arcaico clientelismo político, el corporativismo que fue la fuerza de Mussolini y la del viejo PRI. ¿Para allá vamos?”

Este es en gran parte el escrito que está allí, como testimonio y recordatorio de un político que es hoy el presidente. Y las preguntas que en ese entonces se hicieran tantos, son las misma de ahora. Ha sido esa su fórmula que aún mantiene. Continúa con la realización de multimillonarios contratos nunca licitados, nunca concursados y las demás prácticas mencionadas durante su cargo al frente de la ciudad. El viejo Priismo está en el corazón de López Obrador. Y no nada más representado por Manuel Bartlett. Sino en las prácticas opacas de su gabinete.

¿Las escaleras se barren de arriba para abajo? Muchas preguntas y nada de respuestas. Evasiones, señalamientos hacía los otros, vaguedades por parte de él. Por mi parte, la insistencia de que barra esas escaleras. Pero de verdad. Y que cada uno de los partidos barra también la suciedad que hay al interior de ellos. Sólo así este país podrá seguir avanzando hacía un verdadero, como tan necesario equilibrio.

zaragozacisneros.jovita@gmail.com


TRAS LA VERDAD “MORENISTAS LLEGARÁN A SU EXTINCIÓN, COMO EN EL PRD”

14 Jul 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Considerando la resolución de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, emitida en febrero pasado, Alfonso Ramírez Cuellar, solo estaría al frente de Morena, para llevar a cabo el proceso electoral interno y renovar su dirigencia; para ello le concedieron un periodo legal de 90 días y no cumplió. Así son los morenistas, no les gusta respetar la ley. Concluyó el interinato del dirigente Ramírez Cuellar al frente de Morena, incumplió lo ordenado en la sentencia, al igual que lo hiciera su homóloga Yeidckol Polevnsky, tuvieron que “derrocarla” para que dejara la dirigencia. El diputado federal Ramírez, está de asueto, cobra en el Poder Legislativo mientras están en receso ¿Será por esa razón que sigue al frente de manera irregular? López Obrador, dejó la presidencia hecha un caos en el partido que creó con el único propósito de llegar a la Presidencia de la República, destruyendo para ello al PRD, partido que lo llevara a la jefatura del gobierno del Distrito Federal.

Por enésima ocasión los morenistas violan sus normas reglamentarias y las obligaciones legales emanadas de la ley. La ejecutoria de la Sala Superior, impuso la obligación a los morenistas de llevar a cabo su proceso de renovación por medio de encuesta entre su “militancia” para elegir a la dirigencia, pero dentro de en un periodo de 90 días, no más; tiempo procesal suficiente para ello. Decíamos, desde que Amlo abandonó la presidencia de su partido, en 2018, Yeidckol asumió interinamente la presidencia, quien debió convocar a la militancia para elegir a su nuevo dirigente por medio de elecciones; lo que hizo Polenvsky, fue manosear el padrón de militantes, sacudirse a los incómodos y enlistar a su grupo, hecho lo cual no pudo llevar a cabo la elección, sus amigos impugnaron todo lo que hacía la dirigente interina. Después de más de un año, por medio de un Congreso Nacional, tuvieron que “derrocar” a Yeidckol, quien se quejó de lo sucio del proceso que la llevó a ser removida. En ese Congreso Nacional eligieron a Ramírez Cuellar, a contracorriente del grupo de Yeidckol, quien perdió la intentona. Proceso que también fue impugnado. Si bien Alfonso Ramírez ganó el juicio, al TEPJF le impuso un periodo de 90 días para elegir a la dirigencia conforme a sus estatutos; el plazo se venció y no cumplió. Costumbre de los morenistas, incumplir. Así es Andrés Manuel López, no cumple los contratos. Siguen entrampados en aquello que está en juego: la manipulación de las candidaturas para la elección del 2021. De tal manera, por tercera vez los morenistas se quedaron sin dirigencia legal, aunque siempre alegan lo contrario, que respetan las normas y Ramírez continúa al frente de Morena. Aman los problemas, siguen siendo los mismos perredistas, solo cambiaron de nombre y de color, se asemejan a ciertos gusanos, no logran transformarse en crisálidas para poder volar. La anarquía es su religión, rige su conducta, está en su naturaleza; en el PRD formaron tribus, en morena integraron bandas de delincuentes.

En Morena maquinan otra de tantas trampas a las que están acostumbrados. Están obligados a elegir a su dirigencia por medio de encuesta para cumplir con la ejecutoria del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación; debieran elegir por medio de encuesta, ser entre sus militantes, a su dirigencia; debiera ser cerrada, solo entre ellos. Pero no, los tramposos harán encuesta población abierta. La suma de sus asociados inscritos en el INE, es raquítica, solo 329, 449 militantes aparecen inscritos en el padrón de morenistas. Esa lista de afiliados la armó Yeidckol Polevnsky. Para Ramírez Cuellar, ese padrón no es confiable. Además acudirían a votar unos cuantos, cuyo resultado sería desastroso políticcamente.

Por ello, tramposamente han pensado en elegir a su dirigencia en encuesta abierta a la población, así la impresión e impacto político será mediáticamente diferente, aparecerán votantes que no son militantes de Morena. Pondrán en práctica la capacidad de movilización de toda la masa de beneficiarios de los programas del gobierno lopista. Podrán, si lo logran, demostrar aptitud y fortaleza electoral. Entrarán en acción los “siervos de la nación”, el ejército que utiliza López Obrador, en sus encuestas “patito”. Los super delegados en cada Estado, pondrán y podrán manipulan la plataforma política-electoral de Amlo, los “programas sociales”, a la millonaria masa de beneficiarios.

Confirman su tendencia a privilegiar el caos, hijos del desorden. Una vez más, “al diablo con las instituciones”. Prueban su falta de capacidad y entendimiento para ponerse de acuerdo entre ellos mismos. Plevnsky tuvo que ser destituida por desobediente, la denuncian penalmente por fraudulenta; me recuerdan al “señor de las ligas” René Bejarano, esposo de Dolores Padierna, siempre negaron ser corruptos teniendo los fajos de billetes en las manos producto de los sucios negocios que hacían para López Obrador.; El diputado federal Alfonso Ramírez Cuellar, también violó el plazo que le fuera fijado por la autoridad electoral para convocar a elecciones, por supuesto que incumplió la ejecutoria. No acató la sentencia de la Sala Superior. Cualquiera que sea el resultado de su “encuesta”, no quedarán conformes, seguirán las disputas ¡Así formaron Morena! Ya en el ejercicio del gobierno, demuestran la tesis del caos: Santiago Nieto Castillo vs Alejandro Gertz Manero.


EL JICOTE “AMLO LA LIBRÓ”

14 Jul 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Se dice que para ser político había que entrenarse, ponerse frente al espejo, comerse dos sapos y no hacer gestos. López Obrador y Trump demostraron que son políticos, se dijeron tantas mentiras que si se hubiera aplicado la moraleja de Pinocho, que al decir mentiras crece la nariz, los dos al terminar sus discursos hubieran tirado con la nariz su atril y hasta hubieran jugado espadazos. No obstante, creo que el Presidente salió airoso de la reunión.
La visita no tenía razón de ser, el mayor pretexto es que era para entrara en vigor el T-MEC no era cierto, no había nada en el protocolo que marcara esa solemnidad. Prueba de ello es que Trudeau, primer ministro de Canadá, se negó a hacer el caldo gordo en un propósito meramente electoral. Simplemente Trump le dio un chasquido de dedos al Presidente para que fuera y le diera aire a su campaña entre los méxico norteamericanos.
López Obrador, en recuerdo de su pasado priísta, fue como maraquero, llevando como maraca su discurso que le ayudara a Trump, pero que también le sirviera en su liderazgo político y fortaleciera la posición internacional de México. Creo que a costa de la ignominia lo logró. El Presidente pronunció su discurso en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, inspirado en el nombre le echó todo un invernadero de flores. Trump resultó el mejor amigo de México y los mexicanos. Amiguito que ha acusado a nuestros migrantes de: “violadores, criminales, delincuentes, malos hombres”. El Presidente, comiendo un gran sapo, afirmó: “Aprecio que nunca ha buscado imponernos nada que viole o vulnere nuestra soberanía”. Por supuesto que no, no nos impuso el muro ni ha reiterado su intención de que lo paguemos. Nada de eso, es una especie de teletón fronterizo al que amablemente nos ha invitado. Tampoco tomamos en cuenta su amenaza de los aranceles si no deteníamos a los migrantes. Por supuesto que no nos presionaba Trump, los mexicanos, con toda libertad y espontaneidad, hemos dedicado el 64 por ciento de los elementos y recursos de la Guardia Nacional para detener a los migrantes. Estados Unidos está tranquilo, como cuidadores de su patio de atrás hemos sido más efectivos que controlando la delincuencia organizada.
Pero López Obrador también aprovechó el escenario y en su discurso, el mejor que le he escuchado, le dio a Trump y a la opinión pública del vecino, una historia de economía y de geopolítica; las ventajas comerciales reciprocas y continentales; la colaboración de México en sus cruzadas bélicas; los agravios que hemos padecido por su política imperialista. Enfatizó: “No se olvidan; de las grandes aportaciones de la comunidad de los 38 millones de mexicanos que radican en Estados Unidos”.
Incluso el posible el desquite que podría tener la visita con los demócratas es relativo, pues se les abrieron los ojos sobre la importancia de México y la necesidad de mantener buenas relaciones. El mayor costo es con la comunidad México-estadounidense, que no estuvo presente ni se sintió defendida. Será una herida difícil de cicatrizar. A pesar de todo, creo que el balance del viaje es positivo y no tengo empacho en reconocerlo.


UTOPÍA POLÍTICA SE HACERCA EL DÍA “D” PARA MORENA

13 Jul 20 | Roberto Carbajal | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

En pocas semanas MORENA, deberá tener nuevo presidente en su Comité Nacional, esta elección será una prueba de fuego, pero el desarrollo de cómo va el comportamiento de cada uno de los suspirantes, hacen visible una gran confrontación electoral, y como complemento, serán las famosas listas de los candidatos a todos los puestos de elección popular para la madre de todas las elecciones. Los genes de muchos morenistas, llevan una nociva y fatal composición, como son el oportunismo, la perversidad y la traición, y para los morenistas novatos, será como nadar entre tiburones, pero como van las empeorando los golpeteos entre muchos de los actores, corregimos, ya no será nadar entre tiburones… ¡será nadar entre pirañas!
El “método” a base de “encuestas”, para la elección del nuevo dirigente nacional morenista, quizá, sea el principio de la confrontación, donde habrá que ver quienes van a sobrevivir, ¿exagero? No creo, recordemos los orígenes de muchos morenistas, ese gen de las tribus del exterminado PRD, que en sus últimos momentos se daban con todo, recordemos a los grupos dominantes, y se me viene a la mente, el de los “Chuchos”, quizá, la más nociva de las tribus. El PRD, tuvo una vida de más de 25 años, en el caso de Morena, de acuerdo a sus negras intensiones, no durará los años del PRD, entendemos que hay buenos personajes que trabajan por la dignificación de la política, pero estos actores, no son muchos y su lucha se vera obstruida por los mezquinos intereses de los que sólo ven para sus propias ambiciones.
Otro dato que refuerza el augurio de la pandemia en Morena, para su elección de dirigente nacional, fue la instalación de delegados especiales en 15 comités estatales, donde los desplazados eran gente de la demandada Yeidckol Polevnsky. Citlali Ibáñez nombre real de la exlíder de Morena, no se quedará quieta, buscará cobrar muy alto los agravios que su rival, Alfonso Ramírez Cuellar, presidente interino del movimiento morenista. Berta Luján, es la otra aspirante a la presidencia nacional de Morena, quien también trae sus buenos demonios.
Morena Querétaro no es excepción, también tiene su propio infierno, todos contra todos, unos de buena manera, otros, no les importa el cómo, lo importante es tener esa silla del comité estatal, y desde ese coto de poder, manipular el listado de las candidaturas a todos los puestos de elección popular, y vaya que sí habrá muchas candidaturas, quizá, hasta falten amigos para el ambicioso reparto.
EL PRI, ¿Y SU ÚLTIMA ELECCIÓN? -El partido revolucionario institucional Querétaro vive su peor crisis, donde los actores que se disputan esa maldita silla del comité estatal, no dan su brazo a torcer, lejos de llegar a un acuerdo en bien del partido, se están sacando sus trapitos, y por cierto muy sucios. Independientemente lo que finalmente sentencie el tribunal de la Sala Monterrey, se debiera buscar un arreglo, JJ Ruíz, debe entender que ya no lo quieren, sembró muchos vientos, y justo es, que se haga a un lado en bien del partido, al que mucho le saco y a manos llena$$$$$.
Dentro de esta toma y daca por la silla de la fatalidad del comité estatal, hay quienes que no se miden es sus narrativas verbales o escritas, como el debutante a “columnista” Pedro El Misionero, por lo redactado en contra de JJ Ruíz, más bien habrá que cambiarle de nombre, Severo, ¡El Monje Moco…! de sus dos colaboraciones, sólo leí una parte, donde señala una serie de detalles muy personales, cosas muy particulares que no se tienen porque exponerse a la luz pública, exhibe a JJ Ruíz, su manera de beber alcohol, sus gastos en cada parranda. Publicar este tipo de información en contra de una persona, suena a resentimiento, esto, en nada aporta para la busca de una solución de la crisis del PRI. Lo expuesto por este Monje Moco, ¡perdón! “Misionero” ¿es por no haber sido parte de ese grupo favorecido? Es una pregunta misionera…


TRAS LA VERDAD “LA OPOSICIÓN, DIEZMADA, ESPANTADA Y AMENAZADA”

13 Jul 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Andrés Manuel López Obrador y su equipo ha logrado intimida, espantar y amenazar a la oposición. Por esa razón permanece inactiva y en silencio ante la serie de abusos, tropelías que vienen cometiendo diversos servidores públicos de la 4T, empezando por el mismo Presidente de la República, quien puede violentar la Constitución, con actos delictivos y la oposición no es capaz de reaccionar ante el temor de ser acusados –con verdades o mentiras-, como ha sucedido en varios casos emblemáticos y, cuando las cosas empeoran, la amenaza incluso llega al ex Presidente Enrique Peña Nieto. La última declaración de Santiago Nieto Castillo, así lo confirma, advirtió que, de encontrarse elementos en contra de Peña, actuarán en su contra. La orden no es investigarlo, pero si hay indicios en su contra, irán tras él. Con quien no pueden, es con Felipe Calderón Hinojosa, ex Presidente que responde a cada “bola” que le manda el “pitcher” de López, de inmediato la batea y no hay quien “cache” la bola.

La oposición en el poder no es capaz de ponerse de acuerdo para actuar en un solo frente, ante los abusos de López Obrador. Algunos gobernadores como el del Estado de México, Alfredo del Mazo –pariente de Enrique Peña- ha hecho alianza política con el “tropel” que dirige el transgresor de Andrés Manuel. Por ejemplo, frente a los abusivos recortes presupuestales a los gobiernos estatales y municipales, apenas 12 gobernadores lograron emitir una declaración de acciones que podrían realizar, nada en concreto; a pesar de ser mayoría en los 32 gobiernos no hacen equipo ¿Y el resto de los gobernadores de oposición? Esos prefieren quedarse al margen ante el temor de ser acusados de algún abuso, sobre todo aquellos que dejarán el poder al año venidero. Un puñado de nuevos delincuentes, amenazan a quienes dejaron el poder, o bien, la falta de solidaridad los debilita. Prefieren quedar callados y no replicar ante las arbitrariedades de la nueva mafia del poder.

Frente a la vergonzosa inactividad institucional de la oposición, la sociedad organizada ha iniciado diversas campañas ciudadanas para hacer frente al cúmulo de delitos de la 4T. Parte de esa sociedad es la que denuncia los abusos, acusa y denuncia las corrupciones, evidencia los excesos con pruebas; pero nada prospera, si acaso la pequeña multa de 2 millones al hijo de Manuel Bartlet Díaz. Además, Amlo controla e impone la mediática agenda política los 7 días de la semana. A casi 2 años de gobierno, nadie hace contrapeso a las diarias mentiras, amenazas, groserías, insultos que lanza Amlo a sus adversarios reales o imaginarios. Mientras la nueva mafia del poder usa y abusa de todo aquello que es susceptible de aprovechar; bueno, el negocio alcanza hasta con los fierros que dejaron en la magna obra que interrumpió López Obrador, del aeropuerto de Texcoco; las toneladas de hierro, convertidas en dinero, que ahora aprovechan, sin licitación alguna, para beneficio de uno de los empresarios aliados de la 4T, hierro que aprovechará para la construcción del aeropuerto de Amlo ¿Acaso no es corrupción? Por supuesto que sí. Pero se quejan de las ventas fraudulentas en Pemex, hechas por funcionarios del sexenio pasado. Hasta hoy no han probado nada. Ahora la corrupción la llevan a cabo a la vista de todos, sin pena alguna. La orden fue vender todo lo que se pueda ¿Dónde quedó aquello de devolverle al pueblo lo robado? En esta ocasión es para beneficio de un empresario consentido. Seguramente hay el tradicional “diezmo”. Y lo de la venta de 3 de 4 computadoras para eficientar los recursos económicos y humanos del gobierno, no tiene nombre.

Así las cosas, poco a poco crece el empoderamiento de la sociedad organizada ante la inactividad de la oposición. La organización para enfrentar al gobierno corrupto va en marcha. La pretensión, el objetivo, que Morena y sus rémoras no se queden con la mayoría de los miles de cargos de elección popular que estarán en juego en año venidero. Si López Obrador –Morena- vuelve a repetir el avasallante triunfo de 2018, no habrá regreso, los abusos crecerán; irán por la confirmación de la revocación de mandato para que Amlo se quede en el poder indefinidamente. La población seguirá empobreciendo, las fuentes de empleo seguirán a la baja, la inseguridad al alza, se fortalecerá la delincuencia que trabaja con la 4T, la inversión no regresará y aquellos que lograron forjar un pequeño patrimonio con el esfuerzo de muchos años, correrán el peligro de que el gobierno las expropie para beneficio de sus huestes; seguramente acompañarán la pérdida de derechos fundamentales para limitar a la población, desde la libertad de expresión hasta la de movilidad. Por esa razón, desde el púlpito de la Presidencia se impulsa la pobreza como virtud y la riqueza como aliada del pecado.

De ahí la necesidad de sumarse a cualquier organización civil activista -por supuesto ajena al gobierno federal-, para formar distintos frentes, pero unidos en el propósito, lograr vencer a la nueva mafia del poder, a la hipocresía institucionalizada, vestida de mentiras de supuesta honestidad. Por lo pronto, la sociedad organizada lleva varios triunfos, va unos pasos delante de la oposición política. La oposición diezmada, debilitada, atemorizada, amenazada, preocupada por las represalias de la nueva mafia del poder, ha preferido quedar en el confort que le da “su pequeño reino”, guardar vergonzoso silencio ante los abusos y atropellos de López Obrador, junto con su nueva mafia encaramada en el poder. El triunfo de las elecciones del 2021, estará en manos de la sociedad organizada, no de los partidos políticos, quienes tendrán que aliarse a la sociedad.


HISTORIA y MEMORIA / MUERTOS QUE ALIMENTAN + ENNIO MORRICONE +

09 Jul 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

HISTORIA y MEMORIA
Andrés Garrido del Toral parafraseando a Nietzsche:
–El objetivo de la memoria es cambiar el presente.
Palabrero:
–Memoria e historia. ¿El fin de la memoria es cambiar el presente? No sé. Mantener los hechos y trascenderlos.
–¿Qué es trascender? Conservar lo esencial y transformarlo.
–La tradición no es un sillón para echar la siesta.
–La modernidad no tira todo el pasado a la basura.
–La trascendencia es una conjugación de modernidad y tradición, pasado, presente y futuro, lo viejo y lo nuevo. Fácil.

MUERTOS que ALIMENTAN
En la muerte del compositor y director italiano Ennio Morricone.
Su carta de despedida:
–Yo, Ennio Morricone, he muerto. Lo anuncio así a todos los amigos que siempre me fueron cercanos y también a esos un poco lejanos que despido con gran afecto.
–Hay sólo una razón que me empuja a despedirme de este modo y a tener un funeral privado: no quiero molestar.

_____________________________

+ Ennio Morricone + 1928 + 2020 +
–Yo, Ennio Morricone, he muerto.
–Quiero un funeral privado.
–No quiero molestar.
_____________________________

Musicalizó películas entrañables:
–Por un puñado de dólares. / La batalla de Argel. / El bueno, el malo y el feo. / Teorema. / Saco y Vanzetti. / Novecientos. / Días de gloria o Días del cielo (hora mágica). / Érase una vez en América. / La misión. / Los intocables. / Bugsy. / Cinema Paradiso. / ¡Átame! / Lolita (de Adrian Lyne, no la de Kubrick). / La leyenda del pianista en el océano (La leyenda de 1900). / Malena. / Baaria o Bagheria. / Los 8 más odiados…

Palabrero:
–La muerte de los nombres importantes o famosos, cercanos o lejanos, conocidos o desconocidos, en los mejores casos sirven para alimentar nuestro saber, empezando por nuestra ignorancia. ¿Qué alimentará nuestra partida? ¿Qué alimentos hemos procesado en vida? Dejaremos al paso, si algo dejamos, lo que hemos cogido y transformado del mundo, bien o mal. Pienso. En memoria de Ennio Morricone repaso las películas que musicalizó y que he visto (o no he visto) y no sabía, ignoraba o no había puesto atención en ello. Oímos la música sin oírla, la vemos como parte de las imágenes y la trama que estamos viendo. Mil gracias, Ennio.

–Tengo que ver una película que me alimente.
–Ver sin nostalgia, con melancolía.
–¿Cuál es la diferencia?
–La nostalgia endulza el pasado y suprime el lado amargo de las cosas; la melancolía, junto a la añoranza, mantiene la mirada crítica.

Tarde mágica. Lluvia suave. Luz viva. Invita a repasar la vida. ¿Gané o perdí? Las tres cosas. ¿Qué gané y qué perdí?

Hermosa carta. Amorosa despedida. Sin alzar la voz. Buen epitafio. “Yo, he muerto. No quiero molestar”.

–Por el contrario, espero que mi muerte sea la última molestia que les ocasiones.


Palabras públicas, actitudes privadas

09 Jul 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

AMLO puede tener y tiene varias faltas políticas (por lo menos desde 2006 para acá), pero no tiene la cola de negocios, transas y corruptelas de varios de los presidentes anteriores, del PRI y del PAN.
Esa es su fuerza nacional y sin duda también ante los altos funcionarios gringos, más halcones que palomas, con más intereses que amistades, democráticos e imperialistas.
Como nación, pienso, podemos confiar más en Obrador que en Salinas o Fox. Pero eso no quiere decir bajar la guardia y ser complacientes.
Nos decía el profesor Enrique Ruiz García en tiempos de Luis Echeverría:
–Uno es el discurso de los presidentes para las graderías del público y otra su actitud privada en la hora de las negociaciones duras ante los señores del gran capital y del poder.
¿Es o será distinto en este sentido nuestro actual presidente Andrés Manuel López Obrador?
Hasta ahora no hay muchas pruebas ni a favor ni en contra.
Aunque sí es uno su discurso público para el pueblo y otro su trato en corto: poco sabemos de sus tratos personales reales con los señores del dinero y con los de la casa de dios, así como con algunos personajes discutibles. Hay más sombras que luces.
Decía el profesor Ruiz García:
–Para las tribunas, el discurso incendiario y revolucionario; en privado, la genuflexión.
Pienso que no es el caso de Obrador. Pero las contradicciones políticas son humanas y se traducen en faltas políticas.
Por ejemplo, mentarle la madre al neoliberalismo en México y luego ir a pedir chiche al centro del sistema.
Condenar de un modo absoluto al pasado y estar anclado en el ayer.
La grandiosa narrativa política y la política dura a ras del suelo, lo posible y lo práctico.
Los discursos públicos los conocemos, no las actitudes y negociaciones privadas.
Hay que estar atentos.
Personalmente confío más en AMLO que en los políticos del PRI y del PAN. ¿Pero podemos confiar en los intereses políticos gringos, los señores del capital y de la guerra, como diría Bob Dylan?
Porfirio Muñoz Ledo:
–Andrés Manuel López Obrador se volvió a poner la banda presidencial como jefe de Estado ante el presidente Donald Trump. / Hay agravios que no se olvidan.

EPITAFIO / Gabriel Zaid

“Pensó que había nacido poeta.
Pensó que era realmente cuentista.
Pensó que con empeño llegaría a novelista.
Pensó que la ignorancia le ayudaría a ser crítico.
Desengañado, al fin, pensó que era editor.
Murió sin descubrir
que había sido ante todo un pensador.”

(Cuestionario, México, FCE, 1976, p. 254).

–Hombres de acción y pocas ideas.
–Buenos activistas y malos organizadores.
–Pobres pensadores y buenos realizadores.
–Individuos con metas claras y alcanzables.
–Grandes pensadores y malos activistas.
–Idealistas heroicos y carne de cañón y sacrificio.
–Buenos emprendedores con pobres resultados.
–Mediocres con buena fortuna y tino.
–Habladores sin hechos reales y trascendentes.
–Palabreros sin libros.
–Silenciosos efectivos y confiables.
–Mujeres consistentes en su decir y hacer.
–Personas coherentes sin aspavientos.
–Humanos contradictorios y geniales.
–Gente perversa, gente bondadosa.
–Gente astuta, gente lúcida.
–Humanos todos…


TRAS LA VERDAD “PRESIDENTES MITÓMANOS Y MANIPULADORES”

09 Jul 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Derivado de la reunión que sostuvieron los presidentes de los EUA y México, se confirma la característica que distingue la personalidad de ambos mandatarios, su proclividad a la mentira y manipulación de las masas. Ambos forjaron exageradas las expectativas de la reunión; ambos se aprovecharon de cada uno. Derivado de la invitación que hiciera Trump a López, este justificó su viaje para agradecer el apoyo del presidente norteamericano para los mexicanos y la entrada en vigor del T-MEC. El otro, un simple capricho que pretende fortalecer su alicaída campaña por conseguir el segundo periodo al frente de la presidencia de aquel país. Cada uno con objetivos distintos, pretendiendo sacar ventaja mutua, aprovecharse. Lo que no puede perderse de vista, el vergonzoso y claro sometimiento de López hacia Trump. Derivado de sus discursos, lo que más destacan los medios de comunicación fueron las manifestaciones en pro y en contra de Andrés Manuel. Se asegura que aquellos que fueron en apoyo de López, eran “acarreados”, incluso se les pagó para apoyar al presidente mexicano. Al puro estilo morenista.

El mitómano de presidente Donald Trump, pareció olvidar las palabras de odio proferidas en el pasado que denigraba a los inmigrantes mexicanos, que amenazó con imponer aranceles paralizantes a México. Recibió “hipócritamente” al presidente Andrés Manuel López Obrador en la Casa Blanca con un lenguaje amable, calificando a México como un socio apreciado. Trump aseguró que la relación económica y de seguridad de los países estaba alcanzando nuevas alturas ¿Cuáles alturas? Del despotismo a la hipocresía.

¿Recuerdan cuando Trump llamó a los mexicanos “violadores” y criticaba a los inmigrantes que ingresaban ilegalmente a los Estados Unidos? El cinismo en todo su esplendor. Por su parte, López Obrador también tuvo palabras “amables o cordiales” para su homólogo Trump. Comentó en su discurso que leyó, que si bien los dos líderes tuvieran desacuerdos, era mejor encontrar un terreno común y evitar lanzar insultos. Otro cínico que durante su campaña política criticó acremente a Enrique Peña, por no responder a las ofensas de Trump; ahora, cual sumiso cobarde se arrodilló ante el norteamericano para llenarlo de elogios ¿Qué le debe o a qué le teme? También dijo: “En lugar de recordar los insultos, cosas así, en mi contra, hemos recibido de usted, el presidente Trump, un entendimiento y respeto”, dijo López Obrador. Era obvio que no habría confrontaciones entre mitómanos que se necesitan, populistas de polos opuestos que pueden convivir a expensas del pueblo de sus respectivas naciones; las ideologías contrarias coexisten. Presidentes abusivos, sus pueblos bien saben de sus trampas y mentiras. El encuentro entre ambos mandatarios fue anunciado como un festejo de confraternidad, para fortalecer los lazos económicos y del nuevo acuerdo comercial norteamericano. Si fuese cierto ¿Por qué no fue Justin Trudeau a la reunión? Bien sabía Trudeau que sería utilizado mediáticamente por ambos mitómanos, quienes necesitan el impulso político para levantar la popularidad que han perdido.

En sus discursos en la Casa Blanca, se lanzaron elogios tanto Trump como López Obrador ofrecieron los beneficios del nuevo acuerdo comercial ¿Era necesario? Por supuesto que no, solo fue el pretexto y aprovechar la mediatización que acaparó la atención de propios y extraños. En el caso de México, López logró que los mexicanos se olviden por un rato, de los enormes problemas que ha generado su política destructiva. La distracción es su fuerte, ahora más que nunca la necesita, cuando el país se cae a pedazos por su culpa. Vergonzoso el primer viaje de López al extranjero.

Por la mañana Andrés Manuel visitó el monumento a Abraham Lincoln y la estatua del expresidente y héroe mexicano Benito Juárez. La figura de López se vio empequeñecida. El presidente de la izquierda que fue abucheado por un centenar de personas, se hizo acompañar de varios millonarios empresarios mexicanos, a los que detesta por ser ricos; entre ellos Carlos Slim -uno de los hombres más ricos del mundo-, quienes participarán en una cena de trabajo con ambos mandatarios. Total, el mitómano e hipócrita de Andrés Manuel, abriendo las puertas a los multimillonarios que combate día a día por haberse enriquecido a “costillas del pueblo” ¿Quién entiende a este frustrado Presidente? De ahí que su especialidad sea la manipulación y la mentira.

Conclusión. La visita enmarcó el inicio del nuevo acuerdo comercial Estados Unidos-México-Canadá -T-MEC-, sin la presencia de Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá, quien despreció la invitación, desprecia a Trump. Tratado que entró en vigor el 1 de julio; reemplazó al antiguo Tratado de Libre Comercio de América del Norte, al que culpó Donald por el hecho de que empresas estadounidenses trasladaron su manufactura a México. Esa fue la razón que en su momento argumentó Trump y López fue a festejar.

Por cierto, habría que resaltar, no destacar, que Andrés Manuel sí puede leer de corrido un discurso ¿O solo lo hace frente a su controlador y dominante homólogo? Los estadounidenses lo obligaron a usar “tapabocas” y a realizarse la prueba del Covid-19, acciones que ha despreciado en México. Allá sí saludó a la bandera, lo que tampoco hace en México. Vaya contrastes del traidor. Por último, el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo que el T-MEC beneficiará a la industria manufacturera, la agricultura, la producción láctea y la ganadería. Mientras en México, el mismo Presidente López Obrador, se encarga de intimidar al empresario y logra que no inviertan en nuestro país. Doble discurso de los mitómanos. Lo mejor de todo, terminó la incógnita, las cosas continuarán igual, nada cambia, terminó la manipulación, mientras López Obrador continúa cavando la tumba de las inversiones.


EL JICOTE “T-MEC Y LA CORRUPCIÓN”

09 Jul 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

López Obrador no solamente ha sido el más neoliberal de todos los presidentes sino el más servil ante los Estados Unidos. Sus declaraciones son de vergüenza, después de que se negó a someterse a la prueba del corona virus, declaró que para el viaje sí aceptó el test completo para acatar las medidas de seguridad del vecino y poder así entrevistarse con Trump. Aquí no le importó abrazar y besar a niños en los mítines, ni le hace caso a las peticiones reiteradas de López-Gatell. Aceptada esta deprimente realidad, esperemos que esta incondicionalidad con el pelo de estropajo sirva para venderle el avión o al menos para que el Presidente se vea más presionado, por la aprobación del T-Mec, a cumplir con su reiterado compromiso de combatir la corrupción.
El Tratado enfatiza que, como objetivo principal para combatir la corrupción. es necesario construir un Estado de Derecho que brinde certeza y seguridad jurídica a las inversiones y al comercio. Esto significa que los acuerdos firmados por las autoridades sobre determinados proyectos no pueden anularse por encuestas patito, votaciones a mano alzada o decisiones discrecionales del Ejecutivo. Aún en el caso de que las autorizaciones hayan sido resultado de maniobras corruptas, deberá demostrarse ante los tribunales las irregularidades correspondientes y obtener de los órganos judiciales la cancelación y el derecho a fincar responsabilidades a proveedores privados y funcionarios. El Tratado será para los particulares un instrumento contundente para exigir las indemnizaciones correspondientes. Como sucedió con el aeropuerto de Texcoco, con la amenaza de ir a los tribunales internacionales los particulares hicieron su agosto recibiendo indemnizaciones por lo demás espléndidas. Las supuestas acusaciones de corrupción que hizo el Presidente, y que fue uno de los tantos motivos que adujo para cambiar la sede del aeropuerto, nunca se probaron, un buen número de proyectos se han echado para atrás, teniendo como única razón, su decisión.
Otra de las obligaciones adquiridas con el T-MEC es fortalecer las instituciones que luchan contra la corrupción. En este rubro el Presidente da muy malas cuentas. El Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) que se supone que es la instancia principal de lucha contra la corrupción y el Instituto Nacional de Acceso a la Información, fundamental para la transparencia, han sido instituciones que el Presidente realmente ha mandado, de acuerdo con su grito de campaña: al diablo.
Las declaraciones 3 de 3, cruzada de la sociedad civil, para saber las propiedades de los funcionarios, sus posibles conflictos de interés y el pago de sus impuestos, se han despanzurrado y convertido en un franco chacoteo. La primera declaración que es puesta en duda, es la que corresponde a la principal controladora del gobierno, Eréndira Sandoval, quien chapolotea en un escándalo que no ha terminado de aclarar.
Nada mejor para entender lo que es una paradoja, que leer la historia de México. La conquista la hicieron los indígenas, la independencia los criollos, la Revolución los ricos terratenientes. Como colofón, el aumento de salario a los trabajadores y la lucha contra la corrupción, la impulsan los gringos. Me rindo.