TRAS LA VERDAD “LA SOCIEDAD NO ACEPTA PRIVILEGIOS DE LAS PRERROGATIVAS”

11 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Legisladores, políticos y partidos políticos han abusado del derecho a recibir dinero público para sufragar gastos de operación de todos los partidos políticos que tienen registro ante el INE. Acto arbitrario de quienes abusan del presupuesto público, siempre ha rechazado la sociedad mexicana; desde siempre ha exigido su derogación. Sin embargo y por el contrario, con el tiempo los beneficiarios se incrementaron el monto de esos recursos; el mecanismo para su asignación y distribución lo elevaron a nivel constitucional para que no hubiera duda; ahí se encuentran las reglas para la “repartición” del dinero. Por eso extraña el oportunismo del Presidente de la República, ahora que el INE, una vez más, volvió a mencionar los ofensivos montos a repartir entre los vividores del dinero del pueblo. No podía faltar, que ante el anuncio hecho por el INE, sobre el acuerdo de distribución, se dejara oír (no escuchar) la voz de López Obrador, exhortando a bajar los montos de las cantidades de las prerrogativas. Por supuesto que el mensaje presidencial conlleva implícita la populista idea de que se sumen a su política de austeridad republicana, cuando “respetuosamente” pide a los partidos accedan a bajarse los montos del dinero a distribuirse y alegremente repartirse.

El origen del financiamiento es relativamente reciente, cuando pretendían impedir que privados aportaran dinero a políticos y a las campañas, lo que hacía depender a los electos de aquellos que les habían dado dinero. Aun recuerdo cuando el mismo PAN, llevaba a cabo rifas de automóviles para acceder a recursos y poder financiarse. Para evitar el manoseo de voluntades y compromisos inconfesables, se les vino la maravillosa idea a la cabeza de tomar dinero del presupuesto, así evitarían la corrupción. Eso no resolvió el problema, particulares y los mismos gobiernos han seguido inyectando recursos propios a campañas, a financiar a sus candidatos, los que después pagan el favor creando leyes acorde con los intereses de los financiadores, así van desde los consorcios televisivos hasta empresarios comunes para la obra pública. El dinero sucio sigue llegando a partidos y candidatos, a pesar de los enormes esfuerzos del INE, para fiscalizar el uso del dinero. Y lo más grave, cuando se descubre que hubo financiamiento ajeno a lo establecido en las reglas para el acceso a los recursos públicos y privados, solo se sanciona con multa a los infractores, misma que se paga con el dinero de las prerrogativas. Negocio redondo de políticos. De ahí el ridículo presidencial y oportunismo de su propuesta. Los medios nacionales, como si fueran nuevos, vuelven a subir la información como algo novedoso, cuando que, cada año se hace más vieja la molestia sin que los políticos hagan nada al respecto. PAN y PRI, siempre habían sido los grandes beneficiarios del recurso, por las enormes cantidades que han recibido. Ahora le corresponde disfrutar a Morena, por el número de votos que recibió en las pasadas elecciones; para este año recibe más de 1500 millones de pesos, cantidad que se sabía con exactitud desde noviembre pasado, cuando terminó el proceso electoral y el PES perdió el registro. Como si se tratara de algo nuevo, vuelve la información a ser noticia. Hasta ahora, no forma parte de la agenda legislativa de ningún partido la reducción de los montos, para modificar las reglas de aplicación y distribución. El cinismo es parejo, nadie se salva.

Montada en la ola del cinismo Yeydckol Polevnsky, presidenta de Morena, propuso, incluso, que se rebaje el 75% el monto de las prerrogativas; le sobra desvergüenza a la señora. Y no es precisamente el monto el que resulta ofensivo, son las tramposas y abusivas reglas para fijar esos montos de dinero tan exorbitantes, mismas reglas que adoptaron en los Institutos electorales locales para dar dinero en cada Estado; así que “dobletean” recursos los partidos políticos, reciben del INE y del presupuesto de los Estados, por medio de los Oples. El artículo 41 fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, concentra las leoninas reglas de distribución de los dineros. Y cada año se ajustan los montos de acuerdo al valor (antes del salario mínimo) de la Unidad de Medida y Actualización, que viene siendo exactamente lo mismo; así, cada año reciben más y más dinero los partidos políticos. Y no hay instituto político que se resista a recibir semejantes sumas de dinero.

Sin embargo, debiera castigarse a los partidos políticos por no cumplir con las obligaciones mínimas que les impone la Constitución, por tanto reducirles el monto de las prerrogativas, como sanción social, modificando las reglas de aplicación. Por ejemplo, una de las obligaciones inherentes de todos los partidos, es la de promover la participación del pueblo en la vida democrática ¿Qué ha sucedido en la práctica? Cada vez hay menos participación democrática el día de las elecciones, el abstencionismo le gana a todos los partidos políticos; no cumplen con esa mínima obligación. La sociedad está cansada de la actuación de todos los partidos políticos, de sus políticos, de sus legisladores y demás. Por eso debe ser consecuencia de una sanción la reducción de los partidos políticos. Si así, con todo y abstencionismo reciben miles de millones de pesos, si la sociedad se volcara en las urnas, se volverían multimillonarios todos los funcionarios de los partidos políticos. Las reglas que ellos mismos impusieron, los legisladores de los partidos, eran previsibles (cada vez más abstención), por eso se adelantaron, incrementando el monto de las Unidades de Medida y Actualización, así, aunque reciban pocos votos, ellos siguen siendo beneficiarios de lo que aprobaron para si. E, insisto, las mismas reglas llevaron a las leyes electorales de todos los Estados. Por lo tanto podemos presumir que reciben otro tanto más de lo que les otorga el INE, cada año. Negocio absoluto en agravio del presupuesto público.

No existe hasta ahora ninguna iniciativa de ley de reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en la materia, ni del mismo Presidente de la República, quien se afana por exhortar a los partidos a que reduzcan el monto de las prerrogativas. Todo es una farsa de los cínicos y en ella participan Morena, PRI, PAN, PRD, PT, Verde y MC ¡Todos! Por supuesto que la estructura electoral es costosísima, nuestra democracia, la más cara del mundo; el esfuerzo recae en el bolsillo de los mexicanos. Para este año de 2019 se presupuestaron 15 mil, 363 millones, 037 mil, 745 pesos. Otro tanto que se presupuesta en los 32 institutos electorales u Oples; luego entonces hablamos de más de 30 mil millones de pesos y con tantas necesidades insatisfechas y por atender, esa cifra resulta escandalosa, ofensiva, agresiva y humillante. Pero, como son los mismos los que hacen todo, no pasa nada. Conclusión. Es necesario que la sociedad civil organizada o no, exija la desaparición de los privilegios de partidos políticos, de los mismos políticos y de todos aquellos que viven del perverso sistema electoral inventado para su propio beneficio, por los mismos de siempre. Ellos difícilmente lo harán. No sería entonces, adaptarse a la política de austeridad de López; no, es una exigencia generalizada del pueblo desorganizado.

Héctor Parra Rodríguez


La matanza de El Paso y la política exterior.

11 Ago 19 | Gregorio Morales Avilés | Clasificado en Internacional, Política | Sin comentario »

Se ha discutido mucho esta semana sobre el lamentable suceso de la matanza en El Paso, Texas, llevada a cabo por Patrick Crusius. Ante este hecho, algunos han tomado actitudes francamente viscerales, otros han calificado la política exterior como errónea y han negado incluso que se trata de un acto terrorista. Creo que una aproximación sensata a este asunto nos hará bien a todos.

No se puede lograr una evaluación de la política exterior de López Obrador a ocho meses de su mandato, pero sí se advierten cambios importantes. Más allá de las relaciones económicas con Estados Unidos y la ratificación del T-MEC por este país, el problema sobresaliente de México es de carácter político, motivado entre otras cosas, por las características de quien toma las decisiones en Estados Unidos, es decir, Donald Trump, pero también por la sombra de desprestigio y sumisión que dejó la administración de Peña Nieto.

En el plano de las relaciones políticas bilaterales, México atraviesa por momentos difíciles. Desde hace cuatro años ha sido bombardeado por una sarta de improperios por quien hoy dirige los destinos de Estados Unidos. Un discurso de odio que genera narrativas de terror y exterminio de la otredad, de los que son diferentes a los blancos, protestantes y ricos. Los mitos de la supremacía blanca.

Hay que recordar que detrás del “Destino Manifiesto” está el Darwinismo social, es decir la narrativa surgida desde que los primeros puritanos se asentaron en la Trece Colonias, por la que ser blanco, protestante y rico era una señal divina que les confería poder sobre las demás tierras y sobre las naciones católicas. Hace poco más de un siglo, “ La Ética protestante y el espíritu del capitalismo ” de Max Weber, introdujo la interpretación de que el progreso material se ha logrado por el ahorro y la vida frugal de los primeros colonos calvinistas norteamericanos. Si les iba bien en lo material era la señal de que estaban en gracia de dios. Los calvinistas no creían en el poder limpiador de la confesión, como los católicos. La única forma para saber que estaban en gracia de dios, era una vida de trabajo y ahorro. Esto los llevó a creerse mejores que los demás y a despreciar a la otredad católica, india, amarilla etc.

Lo que hay detrás del “Destino manifiesto” es la justificación del despojo de los territorios indios y de México, aduciendo que los católicos son corruptos, se mezclaron con los indígenas, son flojos y tramposos y no merecen las tierras que les quitaron. Los más fuertes, por ley natural, acaban con los débiles. En numerosas ocasiones, durante el siglo XIX, se llegó a mencionar en círculos políticos estadounidenses que era necesario convertir a México en un protectorado, además de las aspiraciones de quedarse con Baja California, y todos los estados del Norte hasta San Luis Potosí. Los del Sur no porque había demasiada población indígena y mestiza.

El Tratado Guadalupe Hidalgo establecía, en diversos artículos, los derechos de los mexicanos que se quedaron en los territorios arrebatados a México. Texas era parte del territorio de la Nueva España y después del Estado de Coahuila. Es decir, desde hace cinco siglos ha habido asentamientos primero de novohispanos y después de mexicanos en esas tierras. Hablar de invasión de “hispnics” es de supremacistas.

El acto terrorista de Crusius no es más que una ola de continuidad de esa supremacía blanca que busca la expulsión de los “hispanics”, así los llamó en su comunicado Crusius, a los mexicanos que habían “invadido” Texas (no es afrimación sólo de Trump, sino de los supremacistas blancos). El objetivo de Crusius era matar al mayor número posible de mexicanos.

Sólo hay que recordar que el Tratado Trascontinental (conocido como Tratado Adams-Onís) ponía fin a las pretensiones de Estados Unidos de que Texas estaba incluida en la compra de la Louisiana. En su artículo 5 garantizaba el derecho de los habitantes de Louisiana a trasladarse a Texas, de ahí los permisos otorgados a Moses Austin de asentarse al norte de la ciudad de San Antonio. Los invasores son otros, no los hispanics.

En un acto terrorista, las leyes tanto del Derecho Internacional, como del derecho doméstico permiten al estado cuyos ciudadanos sean afectados por dicho acto, intervenir para lograr justicia y resarcimiento de daños. Así lo dispone el artículo 4 del Código Penal Federal y también el artículo 50 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación. No hay duda que la intención de pedir la extradición de Crusius, anunciada por Marcelo Ebrard, está fundamentada en la norma interna.

En cuanto al ámbito internacional, en el “Informe del Grupo de Alto Nivel sobre las amenazas, los desafíos y el cambio”, el Secretario de la ONU, Kofi Annan, en 2004, propuso una estrategia general que incluía las siguientes medidas: a) disuasión, b) medidas para contrarrestar el extremismo y la intolerancia, c) el desarrollo de mejores instrumentos de cooperación mundial en la lucha contra el terrorismo, el intercambio de información confidencial, las medidas de interdicción y los controles financieros, d) el fortalecimiento de la capacidad estatal para impedir las actividades de reclutamiento y las operaciones de los grupos terroristas y e) el control de materiales peligrosos y la protección de la salud pública. No olvida el informe la necesidad de contar con mejores instrumentos internacionales de lucha contra el terrorismo, con alusión a los 12 Convenios contra el terrorismo y los inadecuados medios en la lucha contra la financiación del terrorismo.

La matanza de El Paso fue un acto terrorista, así lo prueba la ideología del manifiesto de Crusius y, lo sabe bien Trump, el racismo y las consignas de la supremacía blanca, que hipócrita y tibiamente condenó en El Paso durante la visita que realizó días después. Se han consignado más de 22 mil frases de Trump en las que habla de la “invasión hispana”, igual que como lo escribió Patrick Crusius. El asunto es que Trump es el presidente de Estados Unidos, con el poder mediático e institucional de sus dichos y hechos.

Existen más de cien definiciones de terrorismo, pero los criterios básicos de su explicación son los siguientes: se trata de un fenómeno de desviación social violento, que altera la paz pública de un sistema institucionalizado, utilizando medios comisivos capaces de infundir temor y causar un riesgo injusto a la comunidad social, basado en una ideología que niega a los demás su condición de ciudadanos con derechos plenos. De esta manera se incluyen los asuntos de carácter étnico, político, ideológico, religioso, lingüístico, por pertenecer a alguna minoría regional, nacional, o preferencia sexual. No se requiere que exista una organización instituida, ni con recursos suficientes para acceder al poder, ni durante mucho tiempo. Existe todo un cuerpo de Derecho Internacional Humanitario que avala estos conceptos.

La exigencia de Marcelo Ebrard de pedir a la fiscalía que participe en el juicio de Patrick Crusius, es legítima y con base en la ley nacional, la internacional y la costumbre. Sólo hay que imaginar si este hecho se hubiera dado en México y la consigna fuera: “Haz patria, mata a un gringo”, promovida por un gobierno antiyanqui irresponsable ¿cuál sería la exigencia estadounidense? La reciprocidad es un principio vigente en la vida internacional.

La ventaja política de esta exigencia mexicana es obvia: se busca establecer en la opinión pública estadounidense que el discurso de odio de Trump tiene consecuencias fatales para los mexicanos. Ante un escenario probable en el que Trump podría sostener una campaña antimexicana para apuntalar su reelección y en la que no dejaría de mortificar intermitentemente al gobierno mexicano y a los mexicanos que viven en Estados Unidos durante los próximos 17 meses, se ve clara la necesidad de poner un freno legal y mediático.

Otro aspecto que Marcelo Ebrard ha puesto como una exigencia imperiosa de considerar en la agenda binacional es el tráfico de armas. Asunto soslayado por Estados Unidos y no promovido con fuerza por las administraciones de Calderón y Peña Nieto. Sólo hay que recordar la acción “Rápido y Furioso”, por la que se introdujeron miles de armas a México, que fue auspiciada por el propio gobierno estadounidense, en tiempos de Calderón. La postura de Videgaray fue de sumisión y abandono de una agenda propia para la defensa de los intereses nacionales, se sujetó a lo que le ordenaba su “amigo” Jared Kushner, el yerno de Trump. Nunca la política mexicana fue tan servil y sumisa.

El juicio de Patrick Crusius servirá para insistir en este asunto del control de armas. Marcelo Ebrard estará exigiendo llegar al fondo del problema, porque es necesario prevenir que no suceda nuevamente otro ataque contra mexicanos y exigirá al gobierno estadounidense que tome las previsiones legales necesarias para asegurar el control de la venta de armas. En este punto se buscará la asociación con los demócratas. La campaña presidencial tendrá este tema como prioritario y es posible que el asunto de la migración pierda la virulencia con que la ha abordado por Trump desde 2015.

Trump será candidato y presidente a la vez, por lo que, como gobierno se le puede exigir que cumpla con las normas internacionales. Ya sabemos que no lo va a hacer, pero los demócratas y la opinión pública mundial lo pondrán contra la pared en este tema. México lo distraerá con un gran número de notas diplomáticas y el juicio de Crusius será de la mayor importancia para esta estrategia. Es necesario “hacer ruido”, tal como lo recomendó Bernardo Sepúlveda Amor, con el Derecho Internacional en la mano, como medio para distraer y cansar al monstruo y acercarnos al logro de los objetivos primordiales de la relación con la potencia del norte, que es básicamente la defensa del interés nacional con una independencia relativa dada la asimetría de los dos países.


TRAS LA VERDAD “LAS FALACIAS DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA “

09 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de la República, se esfuerza para que la economía mexicana vaya en franco y peligroso declive, poniendo en operación políticas populistas de “obsequios”, hundiendo al sector productivo derivado de las tradicionales envidias de la izquierda con el capital. Intimida a los dueños del capital, los inversionistas y estos dejan de participar a consecuencia de la errática política económica del Presidente. Para aderezar el pastel, el titular de la nueva dependencia que se encarga de vender lo “robado”, para darlo al pueblo, va sobre la subasta de la casa del chino-mexicano Zen Lee Ye Gon, la cual fuera calificada de bastante “Fifí”, por el mismo funcionario que la subastará. Intencional y malévolamente ahondan y profundizan la división entre las clases sociales. Luego de la ofensa, López Obrador pide a los empresarios, calificados de “Fifís”, participen en la subasta cuyo precio de salida será de 150 millones de pesos, para darlos a los pobres deportistas que fueron olvidados y ahora pretende resarcir los daños a virtud de los triunfos que han obtenido en las competencias en Sudamérica ¿Cómo pretende el gobierno lopista infundir confianza a la clase empresarial? Primero los ofende, luego les pide participar en la subasta, que sean solidarios y compren el inmueble. Para colmo, el dueño del inmueble retenido desde el sexenio de Felipe Calderón (el neoliberal que dejó dinero al gobierno de izquierda) se ampara para que el inmueble no sea subastado. El boquiflojo del Presidente, una vez más, para infundir confianza a los inversionistas, afirma que, cualquier objeto confiscado, si la autoridad judicial determina la inviabilidad de la venta, se devolverá lo pagado ¿Con semejante inseguridad quiere que participen los empresarios y metan 150 millones al azar? Alto grado de inseguridad jurídica en la inversión es inadmisible. Lo cierto que al gobierno de la 4T le urge dinero para la fiesta del dispendio. Así no se puede avanzar.

Sin embargo, el Presidente insiste, sin presentar datos duros, que la economía va bien. La realidad lo desnuda y exhibe sus pobrezas. A finales de julio pasado Andrés Manuel convocó a los banqueros a Palacio Nacional, los exhortó a invertir en México, que “apliquen” dinero vía créditos a la población mexicana que desee invertir. Solidarios con la errática política presidencial, los empresarios de la especulación anunciaron que ponían a disposición crediticia 500 mil millones de pesos; hasta ahora el dinero continúa en los Bancos, los mexicanos no se “embarcan” en créditos sin capacidad de pago. Para no quedar mal, Andrés Manuel López Obrador, anunció que “invertiría” 120 mil millones de pesos del presupuesto, en este segundo semestre del 2019, para invertirlos en infraestructura, principalmente en el área de la construcción. Vaya, más de 600 mil millones de pesos en un semestre levantan a los “muertos”. A más de un mes de las promesas nada ha pasado y la economía continúan estacionada, no se mueve. Todo parecía que el acuerdo con los empresarios del dinero calentaría la economía, más de 600 mil millones ayudarían a incrementar el ridículo, problemático y bajísimo 0.1% de crecimiento del PIB del primer semestre de este año de gobierno amloista. La silenciosa depresión se acentúa, la economía no crece, baja la recaudación de los impuestos ¿Y los 130 mil millones de ahorro a dónde irán a parar? Demasiado dinero en manos del Presidente para el derroche, peor que en tiempos de López Portillo.

Lo que no dijo, lo calló intencionalmente, no anunció en ese entonces el Presidente López Obrador, que los 120 mil millones de pesos, saldrían de los ahorros que le dejaron los gobiernos neoliberales que tanto odia y critica, sí los de Enrique Peña Nieto, Calderón y Fox; estos gobiernos le dejaron 290 mil millones de pesos (frescos) al gobierno de izquierda, dinero que forma parte del patrimonio del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios. Ese dinero ahora será aprovechado irresponsablemente por el gobierno amloista. Causante de la causa causada de la emergencia económica que hoy vive el gobierno de la 4T, culpable de que: la economía no crezca. Por el contrario, las erráticas y abusivas políticas económicas del gobierno provocan la depresión, no hay inversión pública suficiente, por supuesto tampoco privada, escasísima generación de empleos, los precios del petróleo se contraen, la producción del crudo decrecen, los ingresos fiscales a la baja; para colmo, por problemas externos, el peso se deprecia frente al dólar. Sin embargo, el negativo y soberbio Presidente López Obrador, decía, insistía que todo era falso, inventos de sus “enemigos”, que su gobierno iba “requete bien”. Insiste en que él tiene otros datos; claro, datos que en la práctica resultan falsos, alejados de la verdad histórica. La absoluta e innegable realidad, el gobierno de la 4T, ha resultado un fracaso, todo un desastre económico y financiero, nos augura malos presagios debido a la pésima administración económica y financiera, como lo advirtiera el Dr. Carlos Urzúa, cuando literalmente tiró su renuncia a la Secretaría de Hacienda, causa de los desastres en manos de inexpertos, dijo Urzúa.

Los empresarios continúan recelosos por la insegura y vacilante política económica del gobierno federal, no se atreven a invertir; les asiste la razón, los contratos con el gobierno son inseguros, rescindidos a placer del gobernante con un simple: “son corruptos” y sin causa legal les niegan efectos jurídicos. Luego vienen las asignaciones directas a los empresarios de la familia de la 4T. Así las cosas, el dinero ofertado por los banqueros no es solicitado vía créditos, los intereses que generan los empréstitos no resultan atractivos; por el contrario, son leoninos. La realidad duele, literalmente México se deprime, se atasca en las falacias de crecimiento sin sustento a que alude constantemente el Presidente de la República.

Y el gobierno de la 4T privilegia la política social del “obsequio” del dinero público para ganarse los aplausos y preferencias en las encuestas, se sigue negando a generar políticas de inversión seguras para generar riqueza, blindar y brindar confianza a los empresarios para que coadyuven con el gobierno, muestren empeño y sean protegidos jurídicamente de las veleidades del gobierno actual. “Primero los pobres”, lema izquierdista de “protección social a los desposeídos” de López Obrador, éste no cambia y hunde al país. Por si lo anterior no fuese suficiente, el derroche del recurso público es nefasto y evidente. Regala dinero que no se tiene para los mexicanos a 3 gobiernos centroamericanos: 32 millones de dólares a cada uno ¿De dónde obtiene el recurso para estos programas sociales el gobierno de la 4T? De los impuestos, derechos, productos, aprovechamientos y más, derivados la Ley del Presupuesto de Ingresos, después considerado en el Decreto de Egresos, que hoy queda patente, es y será insuficiente para el derroche, como en los no tan viejos tiempos de gobiernos populistas del PRI, curiosamente a los que perteneció el hoy Presidente de la República. Lastimosamente así lo prevé Herrera, Secretario de Hacienda, el desorden en las finanzas es evidente; por eso, el irresponsable gobierno de Andrés Manuel, “echarán mano negra” de los enormes ahorros que le dejaran los gobiernos neoliberales y que irremediablemente dilapidará ¿Y los 130 mil millones ahorrados de la austeridad? La irresponsabilidad en el gasto es evidente, es manifiesta. Los caprichos presidenciales empezaron con la demostración de “fuerza política del Presidente” al declarar el desastre económico cancelando la magna obra del aeropuerto de Texcoco; luego hubo que pagar deudas e indemnizaciones a los inversionistas; crear deuda pública innecesariamente; callando su culpabilidad, de paso empobreció a millones de aforistas (Afores) que perdieron en la frustrada inversión que presumía buenos dividendos para el retiro de los trabajadores a un futuro mediato, gran parte de sus ahorros se esfumaron ante la cancelación de la obra, precisamente al suprimir los trabajos del aeropuerto, los aforistas perdieron gran parte de sus ahorros a consecuencia de la pésima decisión presidencial; pero, muchos ignorantes de los hechos culpan de la pérdida al gobierno de Peña Nieto y no al gobierno de López Obrador. Más de 500 mil nuevos empleos directos e indirectos se perdieron de un plumazo, por la decisión presidencial, la cual aplaudieron y festejaron algunos resentidos sociales.

Luego entonces, no resultaron las cuentas alegres que con insistencia y perseverancia anuncia de forma reiterada el Presidente y si algo sale mal, echa culpa a sus adversarios, calificados como periodistas, empresarios y neoliberales. La truculenta política del “yo no fui”, es culpa de los neoliberales, ellos son los responsables, sus enemigos. Mentiras y más mentiras. Es evidente que todos los mexicanos perderemos parte de esos ahorros generados en los gobiernos neoliberales, debido a una mala administración del gobierno de la 4T. Por lo pronto, echará mano de 120 mil millones de pesos, se irán a fondo perdido, destinados a políticas populistas de ayuda social. Mal intencionado, parece ser costumbre arraigada del Presidente. Por algo Andrés Manuel López Obrador, nunca mencionó el monto de los ahorros que recibió su gobierno del Fondo de Estabilización. Antes lo anunciaban constantemente cuando crecía o decrecía el ahorro, desde la llegada de López Obrador, se dejó de hablar de ese ahorro. No reconoce ni reconocerá nada bueno de sus antecesores; sin embargo, es evidente que le dejaron un gobierno en relativo orden, un país en crecimiento, con una inversión importante que generaba empleos y crecimiento del PIB superior al prometido por López Obrador; eso, por lo pronto se acabó. Y la inseguridad pública galopando en caballo de hacienda, nada que la detenga, hasta ahora solo promesas incumplidas. No habrá el crecimiento económico como se ofreció, ni del 2% anual; mucho menos del 4% como lo ha festejado y anunciado López Obrador. No concuerda en nada. Lo que ofrece López Obrador, con la realidad de los hechos, son muy distintos. Vamos de mal en peor. Seguramente él tendrá otros datos y todo lo que sucede es producto de la imaginación, son falacias de sus detractores. Y a todo esto ¿Qué hará con los otros 130 mil millones de pesos de los ahorros del programa de austeridad?

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “LA CENSURA” (II y último)

09 Ago 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Política | 1 Comentario »

 La censura que pretende realizar Max Arriaga, Director General de Bibliotecas de la Cuarta Transformación, a los libros de Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, por considerar que estos autores hacen por su carga ideológica insinuaciones inconvenientes, representa un crimen y un error. Un crimen porque es un atentado contra la libre circulación de las ideas, el debate y la pluralidad. Significa fosilizar el pensamiento y reconocer de antemano su impotencia para debatir ideológicamente con los adversarios. La censura en cualquier gobierno es una aberración, pero en el gobierno de López Obrador, que siempre denunció lo que llamó un “cerco informativo”, es más penoso que el festejo del crecimiento del 0.1%. La censura también es un error, pues bien decía Chateaubriand: “La censura ha perdido a todos aquellos que han querido servirse de ella”. Nosotros tenemos un ejemplo reciente, un ex secretario de gobernación, omito su nombre porque ya falleció, solicitó a los maestros de la escuela a la que asistían sus hijos, que prohibiera la lectura de la bastante regularcita novela de Carlos Fuentes, “Aura”, por considerarla obscena. El resultado fue que la editorial tuvo que reimprimir el texto pues la demanda aumentó considerablemente.

El carácter obtuso de los censores, de estos gozadores solitarios de lo prohibido, estos gallardos polemistas sin interlocutores, parece remontarse muchos años atrás. Para quien lo dude, los siguientes extractos, con un finísimo humor – no sé si voluntario o involuntario de la Guía del perfecto censor, escrita en 1474 por el Papa Alejandro VI:

“1) La censura es el arte de descubrir en las obras literarias o dramáticas, las intenciones perversas.

“2) Lo ideal es descubrir estas intenciones, aun si el escritor no las tuvo.

“3) Un censor capaz debe, a primera vista, detectar en la palabra ‘oficleido’ una injuria a la moral pública.

“4) La divisa del censor es: ‘Cortemos, cortemos, siempre quedará demasiado.

“5) El censor debe estar convencido de que cada palabra de una obra tiene une alusión pérfida. (Insinuación ideológica inconveniente diría Max Arriaga)

6) Cuando el censor llegue a descubrir la alusión, cortará la frase. Cuando no llegue a descubrirla, la cortará también, pues las alusiones mejor disimuladas son las más peligrosas.”

La censura y el autoritarismo caminan tomados de la mano, conscientes de su debilidad y cobardía los dos le echan montón a la democracia, de lo que se trata es borrar su esencia: las diferencias y la libertad. Todos, hasta los simpatizantes de la cuarta transformación, deberemos impedirlo.


EL JICOTE “LA CENSURA” (I)

08 Ago 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

No sé exactamente como llamarle: cretino, obtuso, rancio, romo, fascista, autoritario; simplemente dogmático e intolerante. Por ahí va el calificativo, o todos juntos. Si existe la reencarnación lo más probable es que en el pasado esta persona haya trabajado en la Santa Inquisición, en la Alemania Nazi de Hitler o con los fascistas de Mussolini. Se trata, no hay que olvidar su nombre, de: Max Arriaga y es Director General de Bibliotecas de la Cuarta Transformación. La historia, que parece sacada de la Edad Media, es la siguiente. La Secretaría de Educación publica una colección: “México lee”. Es un proyecto editorial muy importante pues sus obras se distribuyen en todas las bibliotecas públicas del país. La colección incluía libros de Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, mismos que ya serán suprimidos. Max Arriaga defendió su decisión: “Hemos leído de esos dos autores y tenemos nuestra opinión sobre ellos; pero eso no es lo importante; lo importante son las insinuaciones sobre la inconveniencia de su carga ideológica”. Y ¡Zas! Que lo elimina. Si hay algo en lo que se deben distinguir las bibliotecas públicas es en la necesaria “conveniencia” de su pluralidad y universalidad. Hacer una censura por la ideología es algo más que un error es un crimen contra la esencia misma de estas instituciones. Algunos de los críticos de López Obrador lo acusan de ser un “Mesías tropical”, concretamente Krauze. Max Arriga les concede la razón al erigir a la Cuarta Transformación en una religión y en la que es necesario preservar el dogma. Recordemos los antecedentes de esta barbarie. Desde que Gutenberg inventó la tecnología para imprimir y se pudieran realizar un número considerable de reproducciones, todos los grupos de poder se aplicaron a controlar semejante instrumento de información y propaganda. La Iglesia Católica fue pionera en esta tarea y se expedían licencias para imprimir, los llamados “imprimatur ”, que significaba: “que se imprima”. De la misma forma, se hizo toda una lista de libros que los católicos no deberían de leer, so pena de excomunión. Bajo una gran esvástica ¿Prepara Max Arriaga una fogata como en la Alemania Nazi donde quemará los libros de Krauze y Aguilar Camín? Vigilado por un retrato de Stalin en su oficina ¿Está Arriaga preparando una lista libros de los heréticos que no distribuirá en sus bibliotecas por no coincidir con su mesías? Pensar en una biblioteca monotemática ideológicamente, es tan absurdo como concebir un arco iris de un solo color. López Obrador requiere de simpatizantes críticos no de fanáticos, menos aún insertos como altos funcionarios en su administración. ¿Cuál es la matriz de la censura? El fanatismo y un fanático no quiere pensar, no le interesa pensar; le da miedo dudar; le aterra que otros piensen y lo puedan convencer de algo contrario a sus dogmas. Un fanático es un idiota y un cobarde.


TRAS LA VERDAD “GANA EL PROTAGONISMO DE LA 4T”

07 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | 2 Comentarios »

Marcelo Ebrard Causaubón, Secretario de Relaciones Exteriores, parece rebasar en materia de populismo a su mentor, Andrés Manuel López Obrador. Resulta que el gobierno de México, propone Marcelo, solicitará a los EUA, la extradición del multihomicida, Patrick Crusius, para ser juzgado en México por terrorismo. Y pide el apoyo de la Fiscalía General, a cargo de Alejandro Gertz Manero. Abrase visto semejante aberración. Solo por refrescar un poco la memoria del Secretario, México siempre se ha subordinado a la justicia norteamericana, sobre todo en materia penal, ahí están todos los casos de los criminales que son extraditados a los EUA, para que allá sean juzgados por delitos cometidos en aquel país y México accede “cordialmente”; el último de ellos fue el “Chapo Guzmán”, respecto de quien, inconcebiblemente el mismo Presidente de la República se condolió por la pena de prisión perpetua impuesta al delincuente y por la dureza de los tratamientos penitenciarios en aquel país. Ahora resulta que Marcelo pretende se aplique la extraterritorialidad de la ley para traer al homicida de Patrick ¿Se imagina semejante aberración jurídica? Los hechos se suscitaron en territorio norteamericano, luego entonces la competencia es de lo EUA. En México, Patrick (responsable) seguramente obtendría su libertad por deficiencias de procedimiento y de pruebas, así como se maneja la procuración de justicia ¡Inconcebible! Los norteamericanos tendrían que ser coadyuvantes de la justicia mexicana ¡Por favor¡ Ya basta de tonterías.

Ebrard dijo que: “por primera vez en la historia, México presentará una denuncia por terrorismo en contra de nacionales de México en territorio de los Estados Unidos, no de mexicanos, así como la solicitud de extradición del ejecutor de la matanza en El Paso, Texas”, lo adelantó el Secretario de Relaciones Exteriores. Vaya ignorante del derecho nacional e internacional. Aseguró que presentaría una nota diplomática al gobierno de EU para solicitar con firmeza fije una posición clara y contundente contra los crímenes de odio. Otra más de Marcelo. Bueno, en tratándose de una simple nota no hay problema, pero EUA lo “bateará”.

Aseguró que promoverá un encuentro de todos los países de habla hispana y de comunidades en EU, para impulsar la defensa correcta de acuerdo a la ley de derechos y cultura de habla hispana (oportunismo para liderar a países latinoamericanos). Otro acto de oportunismo político de Marcelo. También dijo: “Rechazo absoluto y condena de los hechos. México está indignado, pero no proponemos el odio contra el odio (Fifís contra chairos), actuaremos con la razón, con apego a la ley y con firmeza. Y entendemos que el pueblo de EU también está de luto; y nosotros aspiramos a lo vivido este fin de semana, nunca más se repita, nunca más”. Discurso sin contenido, vacío, simple postura política arrogante de protagonismo y populismo. Pero no todo quedó ahí, insistió en el ámbito penal, arrastrando al Fiscal. Así que, dijo haber comunicación y respeto al ámbito de acción de la Fiscalía General de la República para proporcionarle toda la información necesaria para que pueda, si así lo decide Alejandro Gertz Manero, iniciar la denuncia por terrorismo en contra de nacionales de México en territorio de los Estados Unidos. Hasta ahora el Fiscal ha hecho mutis, esperemos no haga el ridículo como hombre “ajeno a la política”, dedicado a la procuración de justicia dentro del territorio nacional, no para ejercerla en territorio extranjero. Marcelo tenía que insistir en su protagonismo de aspirante a la Presidencia, al mencionar: “Que yo sepa sería la primera demanda de esta naturaleza en la historia (el primer ridículo). Esa demanda permitirá que México tenga acceso a toda la información correspondiente, pueda valorar si hay otros individuos involucrados o potencialmente involucrados que pongan en riesgo la vida e integridad de mexicanos y mexicanas en EU”. De risa y vergüenza la postura del Secretario. No pueden en México con la criminalidad, menos en otro país ¿Donald Trump permitiría que se involucre México en asuntos internos de su gobierno? Por supuesto que no. Y como para no verse tan mal, aseguró que sería respetando el ámbito legal y de acuerdo a las convenciones y tratados internacionales que México ha suscrito ¡Ah bueno! Un poco de prudencia a tanta insolencia. Pero volvió a insistir como si no hubiese quedado clara su propuesta intervencionista, al dejar en claro: “Sin embargo, será una valoración que tendrá a su cargo la FGR en solicitar si hay los elementos necesarios de la extradición del autor o los acto delincuenciales del hecho. “Que nadie se extrañe, porque para México este individuo es un terrorista”, remató el insigne Secretario. Da vergüenza.

El protagonismo del gobierno lopista tenía que subir de intención. Así que, adelantó, habrá encuentros con medios, reuniones emergentes por región de los consulados de EU para girar instrucciones de cómo deben proceder, además de lo que ya hacen cotidianamente, para proteger a las y los mexicanos en los EU. Esas reuniones serán Texas, California, Chicago, Nueva York y Atlanta, por ahora, apuntó. Pregunta obligada ¿Qué le dirán a los connacionales para protegerse de actos “terroristas” de los cuales nadie está exento de ser víctima? Hasta hoy ni en los países que más han sufrido actos de terrorismo han podido combatir esos embates, muchos menos evitar muertes injustas, debido a la circunstancialidad de los actos. Andrés Manuel López, lo sube al estrado de las mañaneras y el Secretario se va de bruces.

El Secretario boquiflojo dijo que están en contacto con las familias directamente afectadas, el interés de la dependencia, el compromiso de acompañarles y representarles en el proceso de investigación que debe abrir la autoridad norteamericana, posteriormente en el juicio, que tendrá que verificarse una vez que concluya la investigación, se presenten las evidencias ante el Jurado. Las autoridades mexicanas no pueden hacerlo en México, menos lo harán en el extranjero. No pasemos por alto que estamos en presencia del gobierno del populismo y no debe extrañar la estridencia de esta clase de declaraciones absurdas. De risa escandalosa lo dicho (más por supuesto) por Ebrard, al asegurar que la Secretaría a su cargo promoverá las acciones legales correspondientes en contra de quien resulte responsable de la venta del arma de asalto que es responsabilidad o a la persona que se le puede atribuir esta responsabilidad, quien directamente disparó, pero también se va a solicitar acceso a la investigación para conocer cómo se vendió y cómo llegó a sus manos y si tenía o no razón o noticia la autoridad correspondiente de las potencialidades del individuo. Para ello México participará con las acciones legales correspondientes ¿Y las miles de armas que ilegalmente usan los delincuentes para ejecutar a otros miles de mexicanos? ¿Por qué no investigan o evitan el comercio ilegal de armas de fuego? López Obrador no podía dejar de echar culpas de las armas que existen en México, al asegurar que su gobierno no lo permite, pero los neoliberales sí permitían el ingreso ilegal de armas de fuego ¡Otra bajeza del Presidente! Simplemente hay que culpar de todo a quienes ya no están, luego entonces ¿Para qué gobierna si no resuelve nada y se la pasa culpando a otros de sus ineptitudes? Así el gobierno de la 4T.

Héctor Parra Rodríguez


La evaluación.

06 Ago 19 | Augusto Isla | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

En tan solo unos meses de reinado, el inquilino de Palacio Nacional ha dejado constancia de la incomodidad que le provocan los organismos autónomos. El férreo control que permea su vocación autoritaria no lo puede ejercer. O los deja en los huesos o los incinera. Entonces respira tranquilo. Recientemente le tocó al CONEVAL, instancia que evalúa los programas sociales. Para empezar despide a quien la presidía, el Dr. Hernández Licona; a renglón seguido designa a alguien que le asegura absoluta lealtad, sin descartar la desaparición. Días después, afirma que el organismo continuará, anémico, su desempeño; aunque la medición de la pobreza le importe menos que los votos que le obsequia el uso discrecional de los recursos públicos. Este es el meollo del asunto: la discrecionalidad, el reparto de los bienes sin reglas de operación, sin rendición de cuentas. Pues que México entero confía en él, hombre virtuoso, honrado a carta cabal, incorruptible, casi angelical; no importa que adjudicaciones directas, como aquella de la compra de las pipas, despierten toda clase de dudas.

Más tarde, en sus conferencias matutinas, insiste, sin necesidad –pues el hecho está consumado– que el Dr. Hernández Licona no hubiese entendido los gloriosos tiempos de la Cuarta transformación –monumental crematorio–, dada su clara pertenencia ideológica al neoliberalismo, sus dispendios, el abusivo salario y otras menudencias que acreditaban su despido fulminante.

A pesar de todo este enredo celebro que el CONEVAL siga con vida o con media vida. Lo que no celebro es esa irrisoria firma de López Obrador ante notario que no habrá de reelegirse, por ser devoto de Madero, aunque a renglón seguido haya declarado que ahí, en Palacio, permanecerá mientras el pueblo quiera, sin referirse al término constitucional, de modo que si el pueblo se lo pide, será el Palacio su mortaja, como corresponde a su noble estirpe.

Cuando visité el Escorial, me asomé a un área que los españoles llaman ‘el pudridero’, que aloja los restos de los monarcas. Y pensé en la brevedad de la vida.

* * *

Sufragio efectivo, no reelección. Respeto a la división de poderes. Sí a la vida y a la libertad de expresión. No más derroches.


TRAS LA VERDAD ¿EXISTIÓ LA MAL LLAMADA ESTAFA MAESTRA O FUE UN INVENTO POLÍTICO Y MEDIÁTICO?

06 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »

Derivado de cuentas públicas emitidas por la Entidad Superior de Fiscalización, emitidas en 2017, correspondientes a 2016 (y más), la Revista Animal Político, junto con la Asociación Civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), se dieron a la tarea de “hurgar” en los resultados de las auditorias forenses de la ESF, algunas de las cuales llevó a cabo la Dra. Muna Dora Buchahin Abulhosn, entonces Directora de Auditoría Forense de dicha Institución. La Doctora encontró la “probable” responsabilidad de posibles desvío de más de 7 mil 700 millones de pesos, durante la administración de Enrique Peña Nieto. La privilegiada información fue dada a conocer periodísticamente como “La Estafa Maestra”, por la Revista Animal Político y los medios “compararon” el llamativo título. Posteriormente fue despedida la Doctora por divulgar información confidencial y oficial, como procede jurídicamente. Se olvidó que era empleada de la ASF y debía guardar secrecía de la información que debe proporcionar a su superior jerárquico y este hará, en su caso las denuncias penales correspondientes; a su vez, la ASF da a conocer a la Cámara de Diputados los resultados de las auditorías, quien actúa más política que jurídicamente.

Después de la mediatización de la información la mayoría de los medios de comunicación han dado por hecho la existencia del mega fraude en agravio del presupuesto público, coligiendo como presuntos responsables del hipotético ilícito (principalmente) a la Rosario Robles enemiga política de Andrés Manuel López Obrador, experredista y ex jefa de gobierno del DF), ex titular de Sedesol; además muchos otros servidores públicos involucrados en su momento, varios de primerísimo nivel. De ahí el supremo valor político de la información de la auditoría forense, por eso muchos medios de comunicación, que al lucro se dedican de la información, dieron por sentado la existencia del fraude y la coparticipación de muchos actores políticos. Lo que por supuesto nunca manejan los medios de comunicación, sea por ignorancia o mala fe, es que, la auditoría es solo una presunción, no una verdad absoluta, solo la autoridad judicial es la única, competente y responsable de condenar a los acusados penalmente, siempre y cuando hayan gozado de los derechos humanos y de las garantías individuales que consagra la Constitución, en favor de todo gobernado. Esos medios periodísticos, la presunción de inocencia la han hecho a un lado, la han ignorado y han sentenciado como culpables a los involucrados en la auditoría forense, sin derecho alguno a defensa. No es mi caso convertirme en defensor de oficio de los involucrados desde el año de 2017; si en cambio, dejar en claro que el estado de Derecho, está por encima de cualquier interés político o periodístico, eso es corrupción mediática para “ganar audiencia”.

Conforme los procedimientos de las auditorías a las entidades públicas, sean municipales, estatales o federales, existe un proceso al que todos deben sujetarse, no es a capricho de nadie. Las leyes de la materia lo definen. Por eso el resultado de la auditoría forense debió de esperar hasta ser desahogado en su totalidad ese procedimiento; pero no, pareciera que a la entonces titular le importaba más dar a conocer el inicio del trámite, ganarse la “fama”, que el resultado definitivo de la misma, destapando lo que podría ser una “cloaca”, pareciera, no hay sentencia ejecutoria. Y, de existir el delito, habría que deslindar la responsabilidad ¿Quiénes sí tuvieron que ver con el desvío de recursos públicos? ¿Quiénes se beneficiaron? Acorde con la entramada del gasto de esos miles de millones de pesos, fue a parar a manos de universidades pública, de empresarios de radiodifusoras, de empresas particulares y otros más; la cadena de producción del supuesto delito es muy grande, de ahí lo inverosímil que se trate de la “estafa maestra”, la cual resulta en la práctica imposible; como le llaman al resultado: auditoría forense. Eso es todo. Se abre la presunción, no se prueba culpabilidad alguna ni la existencia de algún delito; para eso están otras autoridades.

Rosario Robles Berlanga, en la cúspide de la pirámide, “la presa política atractiva”, para los “investigadores” del periodismo, resulta que es la responsable de la maquinación en donde intervinieron cientos de personas para defraudar al erario con más de 7 mil millones de pesos. Es más, no la creo tan inteligente para maquinar el colosal fraude. El tema vuelve a la mediatización y lo importante, política y mediáticamente, es la detención de Rosario Robles, la congelación de sus cuentas bancarias y que se le procese. López Obrador sería feliz. Sin embargo, hasta ahora, “la investigación periodística” no ha dio a conocer si se desahogó totalmente el procedimiento de las observaciones o ¿Qué pasó? Así se llama el periodo en el que, la dependencia “observada” de algunas irregularidades, puede hacer, tiene el derecho de procesar las aclaraciones y presentar administrativamente las pruebas que no vieron, que no encontraron o que perdieron intencionalmente. Si no logran aclarar fehacientemente las observaciones, la ASF debe entonces presentar las denuncias correspondientes para que, en su caso sea la PGR (entonces) la que inicie la investigación penal y llegado el momento procesal, solicite a la autoridad jurisdiccional se libre orden de aprehensión en contra del o los probables responsables; así como de los delitos que se les imputan; pruebas son necesarias para inculpar, no suposiciones. El juez podrá obsequiar la orden de aprensión. El proceso penal dará inicio con el respeto a las garantías que otorga a cualquier acusado la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, empezando por el 16, obliga a las autoridades a respetar todos los derechos de los gobernados, empezando con la presunción de inocencia.

Hasta este momento no hay nada, solo suposiciones y versiones periodísticas alejadas al marco jurídico mínimo que subordine la investigación al Estado de Derecho y deje de ser un espectáculo mediático. Derivado de la auditoría forense, insisto, se involucran a rectores de universidades públicas, a dueños de radiodifusoras, medianos y pequeños empresarios; algunos, dicen, son “fantasmas” y cobraron por ellos. El camino es intrincado, nada fácil. El dinero del “supuesto fraude” (no hay estafa en la ley) quedó en manos de muchas personas, algunas de ellas hicieron su trabajo, dicen que otras no y solo cobraron. Los involucrados, muchos, tendrán que comparecer ante el juez, en caso de que inicie el proceso penal y la autoridad judicial determine a quién le resulte probable responsabilidad del fraude maquinado. No puede existir presunto responsable si no se conjugan los elementos materiales del tipo o los tipos penales. Ahora la Fiscalía, por medio del amigo del Presidente de la República, Alejandro Gertz Manero, es el responsable de dirigir las investigaciones y aportar las pruebas, que no son más (hasta ahora) que aquellas aportadas por la ESF que inculpan a los presuntos responsables. En su caso, el “Fiscal de Hacienda”, Santiago Nieto Castillo, por medio de la Unidad de Inteligencia Financiera, adelantó la orden de congelar cuentas bancarias, tanto de Rosario Robles como de Emilio Zabadúa, entonces Oficial Mayor, obedeció a una medida precautoria, acción por demás llamativa política y mediáticamente. Falta mucho camino por recorrer.

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “GUADALUPE MURGUÍA Y LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA” (IV y último)

06 Ago 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

En una distinción muy gruesa, se puede decir que la democracia social impulsa el aumento del poder del gobierno y la democracia liberal, al contrario, impulsa todas las instituciones que controlen y limiten al poder público. El Presidente López Obrador en congruencia con su afirmación de enterrar la democracia liberal, margina, desaparece o simplemente no hace caso a las instituciones que representan un freno o una vigilancia al poder de su gobierno, lo que instrumenta con la desaparición y debilitamiento de los órganos constitucionales autónomos. Por ello, entre otras causas, además de todas las señaladas, la propuesta de la senadora Guadalupe Murguía es muy importante, de lo que se trata es de controlar un presidencialismo unipersonal, una variable de una Monarquía República. El problema es que la iniciativa de la senadora tiene un vicio grave que puede servir, efectivamente, para controlar el poder presidencial, pero no precisamente a favor de los intereses de la mayoría ciudadana sino en apoyo de los intereses privados y del mercado. Entre las diversas funciones de los integrantes de los Observatorios Ciudadanos y Comités Ciudadanos, estarían: estudiar los temas, sondear a otros miembros de la sociedad; asistir a toda clase de reuniones, de capacitación, informativas, técnicas, especializadas; estar presente en los debates de las comisiones; revisar textos, asistir y presentar una ponencia, y difundir en su grupo y en la sociedad el resultado de sus tareas. Todo por el honor de participar en esta noble tarea. Tal parece que no hay mejor lugar para aplicar la austeridad que en la milpita de la sociedad. ¿Qué ciudadano que vive de su ingreso podría distraer su tiempo y trabajo para dedicarlo a la elaboración de leyes? Solamente los ciudadanos patrocinados y no propiamente en forma desinteresada. Antes participaban los miembros de las ONG, pero el Presidente, que ha manifestado su desconfianza en la sociedad civil, les ha quitado los recursos. El problema no es dar dinero a los ciudadanos participantes, así se hace con los testigos sociales, que participan en las licitaciones, por cierto, López Obrador también ha descalificado a los testigos sociales. ¿Cuál es la diferencia que permite dar dinero a quien vigila una licitación y no a quien participa en un proceso legislativo? El problema no es que les den dinero a los ciudadanos participantes, el problema es que el dinero lo manejen las autoridades y lo aprovechen para manipular las licitaciones y los Observatorios y Comités de Ciudadanos. Los senadores deben replantear los lineamientos de la integración y organización de estas figuras. Concretamente la Senadora Murguía tiene una gran responsabilidad, así como está la propuesta, y déjenme utilizar una imagen futbolera, no ayudaría a meter un gol por la democracia, la pluralidad y la sociedad sino que propiciaría un autogol en favor del autoritarismo; que, por cierto, ya nos está goleando.


EN DO MAYOR.

05 Ago 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

¡Ay señor presidente… usted sí que la supo hacer!

Vendió bien su imagen de izquierda y hasta habló de justicia.

Y más rápido que pronto hemos visto, que hay mucho de estulticia

Y que todo esto se ha tratado de disimulado afán de Poder

 

¿Quién pierde o gana más en esto, si se tratara de medir?

¿Usted que prometió el oro y el moro para llegar a la presidencia,

o los ciudadanos del montón, que hartos de tanta indecencia

dimos voto de confianza al político que no vaciló en mentir?

Nadie cuestionamos el fondo de verdad que hay en muchos de los señalamientos que el presidente hace sobre la corrupción y los niveles de penetración en la vida de México. Su loable – aunque cuestionable en su forma- lucha, es comprendida por una mayoría que tenemos claro cómo esa práctica ha consumido las entrañas de este país. Sabemos también que este escenario le fue heredado. Pero no era algo que ignorara y no es cosa menor que él esté descuidando otros aspectos delicados y que degradan la vida toda y la salud de los ciudadanos. La más delicada, la violencia. En especial hacia los comunicadores y periodistas.

Dice el dicho que callar es conceder. Y el presidente nada o poco dice sobre los ataques y asesinatos de los comunicadores. En los Estados donde gobiernan cuadros afines al presidente y su partido, continúan los ataques sistemáticos. Y él nada menciona. Y si dice es para hablar del tema con cierta lejanía, como si le fuera tan ajeno. Como si él, en su calidad de máxima autoridad, no pudiera ordenar a sus gobernadores que rindan cuentas sobre lo qué está ocurriendo en los Estados que gobiernan.

Vemos perfectamente que mucho del actuar de los cercanos a su gabinete es en función de cómo actúa él también. Así era a la vieja usanza, modelo que él ahora replica. Aunque parece “olvidar” que mucho hemos caminado como para tragarnos el cuento de que no tiene nada qué ver en las reglas de control y descalificaciones que los suyos están llevando a cabo, también.

Señor presidente, ¡por favor!

LA SOMBRA DEL CAUDILLO.

No te adelantes a juicios, Niniane; ya vi tu irónica sonrisita. Nada tiene que ver el subtitulo de arriba con señalamiento alguno. Es para comentar un hecho que presencié hace unos años y que está relacionado con el poeta David Huerta y las desafortunadas  (¿inocentes también?) declaraciones de Marx Arriaga, director general de Bibliotecas del Gobierno Federal. Declaraciones en las que el sector cultural ve una clara descalificación hacia todo lo que estorbe a los intereses de la llamada 4T y que ameritaron la enérgica protesta del poeta y escritor David Huerta y Verónica Murguía, quienes enviaron una carta al correo ilustrado de La Jornada. Aquí uno de sus párrafos: “Resulta siniestra la vocación fascistoide de las declaraciones de Arriaga, un funcionario que traiciona la esencia del trabajo de un bibliotecario: velar por los libros y por el conocimiento, incluido los “textos” con cuyas ideas no comulga…” (fin del párrafo) .

Para el presidente o sus incondicionales, que ven en toda critica a enemigos y califican de “conservadores” a quienes no piensen como él o ellos, comparto un episodio que presencié en agosto de 1997, fecha en que asistí a un “Seminario de Lecturas Guiadas” en el Centro Nacional de las Artes (CNA). Una de esas Lecturas fue impartida por David Huerta.

Hago un paréntesis para mencionar a Ricardo Garibay (1923-1999) , con su Lectura sobre “El CANTAR DE LOS CANTARES”, ¡Qué delicia! . Con la intensidad y la vis melodramática de Garibay, nos tenía arrobados a todos los asistentes y entre cuyo público estaba también Elena Poniatowska. Pero ya hablaré en otra ocasión de esos Seminarios y el nivel sin igual de los ponentes.

Vuelvo a David Huerta con su lectura de LA SOMBRA DEL CAUDILLO, novela de Martín Luis Guzmán . Le recuerdo hablando sobre la obra de Luis Guzmán y su contexto y peso en la historia de México. En una de esas, mientras Huerta hablaba sobre el tema, me percaté de la entrada al auditorio de dos hombres corpulentos, cuya fuerte presencia se sintió en el ambiente. El número de asistentes al Seminario era variable y en ese momento nos encontrábamos pocos en el aula. Los hombretones aquellos vestían sacos negros y uno de ellos (según recuerdo) tenía bigotes y lentes oscuros. Entraron con toda la intención de hacerse notar. Se sentaron a cuatro hileras de butacas detrás de la mía. No eran personas interesadas en la literatura, ni en el periodismo. Eran guaruras o gente de Gobernación. Traduje su presencia allí y el mensaje implícito con ella: “te estamos viendo, fíjate bien en lo qué dices, cómo lo dices”.

Cualquiera que haya leído el libro en cuestión, sabrá de qué hablo.

Esto fue en tiempos de la presidencia de Ernesto Zedillo, cuyas circunstancias de acenso, recordemos, se dio en calidad de bateador emergente después de asesinato de Luis Donaldo Colosio .En Gobernación estaba en ese momento Emilio Chuayffet, cargo que ocupó del 28 de junio de 1995 al 3 de enero de 1998. Saquen conclusiones.

Ignoro si David Huerta recuerda ese pasaje, pero yo no tuve duda alguna de qué se trató de un claro mensaje intimidatorio. Y vale la pena recordar también lo siguiente: el gobierno de Zedillo no fue ajeno a las muertes de periodistas. Las cifras señalan 19 asesinatos ocurridos, 67 por ciento menos que en el periodo Salinista , en el que se registraron 57 periodistas asesinados.

Por ese episodio que aquí comento y por lo que estamos viendo ahora, entiendo la justificada indignación de David Huerta y Verónica Murguía. Los que hemos sido testigos del transcurrir de la historia política en México, sabemos bien que había un gobierno represor y que nada de lo que viniera de Gobernación le era ajeno al presidente. El sistema creado por el PRI fue de tal control, que no había forma de enfrentarlo. Las alianzas que tejió, las voluntades que compró; en fin , todo lo que sabemos que fue permeando en los ámbitos de la vida nacional. El rompimiento con ese molde no ha sido completo. Quedan reminiscencias y veo intención de retomarlo en esta actual administración. Están dando vueltas para marearnos y llevarnos al mismo lugar. Aunque algunos politólogos opinan qué el retroceso será aún peor.

Pero, con todo, algo se logró en el proceso democrático de ese México, hasta llegar al 2018. Y aunque lento, nuestro camino hacia una aceptable libertad ha sido gracias a tantas voces que pugnaron y han pugnado por lograr una expansión del libre pensamiento. Por eso no caben expresiones como la de Marx Arriaga y gente de la pretenciosa 4T. Tampoco caben las constantes evasiones que AMLO da a ciertos asuntos y a temas que son tan sensibles para la vida democrática de México.

Y por eso me pronuncio, también, para que el Presidente de México no trate de borrar de nuestro registro histórico un logro que nos corresponde a todos y del que él ha sido también beneficiario. Que no trate de acabar con lo que han impulsado hombres y mujeres que trabajaron para abrir espacios de libertad y fueron regando con sus obras saber y conocimiento a la sociedad, hoy amenazadas por una sutil y subrepticia estrategia de control mediático que busca uniformar el pensamiento y controlar a la crítica.

Que no se equivoque y nos quiera marear con esa imagen de santón del virtuosismo que quiere vendernos. Queremos respeto y que tenga consciencia de que lo que él señale, permea o da permiso a sus incondicionales para el denuesto y ataques a la libertad de expresión.

zaragozacisneros.jovita@ gmail.com 


TRAS LA VERDAD “AMLO TIRA A LA BASURA 1200 MILLONES DE PESOS”

04 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

60 millones de dólares tirados a la basura en apoyo al populismo de Andrés Manuel López Obrador. Según el Plan de Desarrollo Integral para Centro América, el dinero se destinará, al igual que en México, a los programas clientelares llamados “Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro”. El dinero de los mexicanos fue a parar a El Salvador y a Honduras, pequeños países acosados por la extrema violencia que nos ha contaminado. No solo es la falta de oportunidades laborales o de educación la que viven los centroamericanos, también se asocia como elemento fundamental, la violencia extrema que se vive en esos países; pero, ingenua o perversamente López Obrador piensa que con el dinero que tanta falta hace a los mexicanos, logrará detener la ola migratoria hacia México y los EUA. Busca más el crecimiento de su popularidad allende las fronteras de México, que la solución al añejo y cultural problema migratorio.

Ni en México están dando resultado los programas del gobierno de la 4T ¿Por qué sí habrían de resultar en C. A? Solo ilusión política. El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha impuesto a la par de sus programas clientelares, la política de la mentira, la crítica, el regaño, el engaño y la amenaza como método de gobierno; tampoco le ha dado resultado. Así no podrá ser mejor que sus antecesores, a los cuales critica y echa culpad de todo lo malo que sucede en el país y se olvida que él ofreció resolver los problemas y mejorar la situación; pero no, es mucho más sencillo la vana crítica que ha desgastado sin resultado para él; en sus 8 meses de gobierno no se ven cambios (podría ser muy ponto), pero las cosas empeoran; no hay empleo y el crecimiento económico se contrae; la violencia ha crecido. El Presidente, sin embargo solo amenaza a los delincuentes y les advierte en su gira por el Estado de Puebla, que él es muy “terco”, hace hincapié en que no jueguen a las “vencidas” ¿Amenazar a los delincuentes? A esos se les combate con el imperio de la ley Presidente y se les impone la cárcel, no se les amenaza.

8 meses y los huachicoleros no ceden, vaya susto que le pusieron al gobierno lopista la semana pasada con la enorme fuga de gas en el Estado de México, hubo que desalojar a cientos de personas ante el inminente peligro de una conflagración. Sin detenidos, López Obrador solo atinó a lanzar la amenaza ¡Así no Presidente! En Xicotepec, Puebla, también advirtió como parte de su reiterado, veleidoso y aburrido discurso: “Vamos atender desarrollo y crecimiento, con opciones de trabajo y estudio, a disminuir la pobreza y evitar que el pueblo tenga que robar para sobrevivir”. Total, el Presidente siempre encuentra la torpe y falsa justificación de la razón que genera el delito de robo, precisamente para no actuar en contra de los delincuentes: la pobreza y fala de oportunidades de trabajo ¡Inconcebible, pero cierto! De ahí que los delincuentes aprovechan la ineptitud y tibieza del Presidente de la República, total, la pobreza es la causa y la falta de oportunidades de empleo la razón, así que no cometen delito; seguramente son famélicos.

El lunes pasado 50 campesinos de Mochitlán, Guerrero (aproximadamente) tuvieron que llevarse 50 toneladas de fertilizantes que se encontraban almacenados, ante la negligencia del gobierno federal por no entregar los apoyos sociales a los campesinos; el fertilizante se encontraba mojado con el riesgo de echarse a perder, dijeron los campesinos. Ellos mismos lo tuvieron que repartir y según el concepto, definición del delito de robo por parte de López Obrador, no existe el ilícito en este caso y no habrá o no deberá haber consecuencias legales. Solo eso faltaba, que vayan a ser perseguidos por llevar abono a sus tierras y procurar la alimentación de los mexicanos. Así es el desorden legal del gobierno de la 4T. Ya antes había sucedido lo mismo en las comunidades de Copalillo Tixtla, Guerrero. Las cosechas en riesgo por falta de fertilizantes, mientras el gobierno de la 4T, irresponsablemente acumula el material y no lo entrega. Así pretenden combatir el desabasto alimenticio y crear oportunidades de trabajo, “jodiendo” a los campesinos.

El gobierno de la 4T ha despedido a cientos de empleados del sistema de salud, ha cancelado el programa social creado por Felipe Calderón y conservado por Enrique Peña, denominado Seguro Popular, que atendía a millones de mexicanos que carecían de seguridad social, como parte de su política de austeridad republicana. Hoy en día, cada mexicano que no tiene n i IMSS ni ISSSTE, que necesita de servicios médicos, tiene que atenderse con sus propios recursos, gracias al recorte del gobierno de Andrés Manuel López. Mas Andrés Manuel no pierde la candidez, como en sus mejores épocas de campaña, ofreció a los médicos jubilados trabajo, sí; primero despide y después pretende recontratar. Seguramente espera que a él le deban el favor. La pregunta inmediata es ¿Cómo? Si recientemente despidió a personal de los centros de salud. Doble discurso lleno de perversidad. Seguramente por ser jubilados, si acaso les cumple, pretenderá pagarles una “bicoca” a esos médicos a los que ofrece empleo. Sumarse al sector salud federal. La hipocresía sin límites.

Más problemas. Triste y lamentablemente, se suman a la política populista de Andrés Manuel López Obrador, más y más homicidios violentos; la semana pasada fueron asesinados 3 periodistas más, haciendo un acumulado de 13 periodistas que ha perdido la vida en los 8 meses de su gobierno. Y tanto que se quejaba de sus antecesores, él, López Obrador, los está rebasando en todo, pero en todos los problemas, no en la solución a ellos. Por eso considero que el dispendio de los millones de dólares a los centroamericanos, es eso, un dispendio de recursos públicos que mucho necesitan los mexicanos. Sin embargo, el populismo no tiene límites y ha cruzado allende las fronteras de México o ¿Acaso forma parte de los sucios, truculentos, vergonzosos y subordinados acuerdos con Donald Trump?

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “GUADALUPE MURGUÍA Y LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA” (III)

02 Ago 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | 2 Comentarios »

La propuesta de la senadora Murguía es reformar el Reglamento del Senado para impulsar la participación ciudadana en el proceso legislativo, iniciativa que aporta grandes beneficios a nuestra democracia. Como señala la senadora Murguía: aumentaría la confianza en el parlamento; promovería decisiones más inclusivas y representativas; los ciudadanos contribuirían al reforzamiento de la inteligencia colectiva, En la entrega pasada sugerí que el impulso a la participación ciudadana podría ser toda una línea política de acción de la oposición, pues ayudaría a erradicar la nefasta práctica del mayoriteo en las decisiones públicas. ¿Por qué? Al impulsar seria y formalmente la participación de la ciudadanía, se trabajaría para pasar de un gobierno mayoritario a un gobierno consensual. Que las leyes sean producto de una democracia deliberativa y no exclusivamente como resultado de la aplanadora partidista de Morena; un gobierno de persuasión y no meramente impositivo. Pero hay otras ventajas al abrir la participación ciudadana y por lo tanto a la deliberación plural, se pugnaría por el fortalecimiento racional de las leyes y no tan acentuado, como lo es generalmente, en el aspecto carismático del Presidente de la República. Avanzaríamos un poco en el viejo anhelo de hacer en México un gobierno de leyes, de leyes debatidas y legitimadas, y no de hombres. Finalmente, otra aportación que se desprende de la iniciativa de la Senadora Murguía: difunde en la sociedad la idea de que la responsabilidad ciudadana no se limita a ir a votar cada tres años, sino que es fundamental no quitar el dedo del renglón de una participación cotidiana de los ciudadanos en cualquier iniciativa o acción que se considere que puede afectar a la comunidad o al país. Ahora bien, la iniciativa propone la instauración de dos figuras; Observatorios Ciudadanos y Comités Ciudadanos. La iniciativa enfatiza que en las dos figuras los cargos de los ciudadanos serán absolutamente “honorarios”. En esto difiero de la iniciativa de la Senadora, así que los ciudadanos van a tener responsabilidad para: estudiar los temas, sondear a otros miembros de la sociedad; asistir a toda clase de reuniones, de capacitación, informativas, técnicas, especializadas; estar presente en los debates de las comisiones; revisar textos, asistir y presentar una ponencia, y difundir en su grupo y en la sociedad el resultado de sus tareas. Todo de “a grapa”, no se les darán ni estampitas de héroes patrios ni planes de desarrollo, todo el tiempo dedicado sólo por el honor, ni duda cabe, de participar en la elaboración de las leyes. Creo que se parte de una base falsa, México no es la polis griega del siglo quinto de antes de Cristo, los ciudadanos no poseen esclavos, el gran pecado de la democracia griega, para que se puedan dedicar al gimnasio, a la filosofía y a la grilla. Ya basta de ver a los ciudadanos como espíritus puros envueltos en la bandera nacional, mientras que la clase política todo lo cobra. A pesar de esta falsa ilusión del tiempo y el trabajo gratuito, es una iniciativa importante y seguiremos en el tema.