EL ENEMIGO DEL PUEBLO Apuntes sueltos de junio 2019  

18 Jun 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

973- El enemigo del pueblo. ¿Quién es el enemigo del pueblo? Acabo de volver a ver la obra de Ibsen. Teatro y película. Y 4-5 películas del cine escandinavo…
974- ¿Quién es el enemigo del pueblo en México? No lo es Enrique Krauze, pese a hablar y valorar más la libertad política que la justicia social. ¿Quién es el amigo del pueblo? AMLO lo es sólo de una parte, que puede ser la mejor y también la peor.

“El escritor y el poder”, Octavio Paz, 1972: –La palabra del escritor tiene fuerza porque brota de una situación de no-fuerza. No habla desde el Palacio Nacional, la tribuna popular o la oficina del Comité Central: habla desde su cuarto. No habla en nombre de la nación, la clase obrera, la gleba, las minorías étnicas, los partidos. –Ni siquiera habla en nombre de sí mismo: lo primero que hace un escritor verdadero es dudar de su propia existencia. La literatura comienza cuando alguien se pregunta: ¿quién habla en mí cuando hablo? –El político representa a una clase, un partido o una nación; el escritor no representa a nadie. La voz del político surge de un acuerdo tácito o explícito entre sus representados; la voz del escritor nace de un desacuerdo con el mundo o consigo mismo… –El escritor dibuja con sus palabras una falla, una fisura. Y descubre en el rostro del Presidente, el César, el Dirigente Amado y el Padre del Pueblo la misma falla, la misma fisura. –La literatura desnuda a los jefes de su poder y así los humaniza. Los devuelve a su mortalidad, que es también la nuestra. (Plural 13, octubre de 1972; El ogro filantrópico, Joaquín Mortiz, 1979, p. 307; Obras completas, tomo 8, “El peregrino en su patria”, FCE, 1994, pp. 549-550).

El drama de Ibsen, “Un enemigo del pueblo”, muestra el choque y el conflicto entre la verdad política y los intereses económicos con la verdad intelectual de un científico y su amor a la vida y a la comunidad en que vive. Las aguas contaminadas de un balneario que ya está en marcha y es un buen negocio para el pueblo. ¿Qué hacer? El choque de las dos partes es inevitable. ¿La familia o la vida pública? ¿La verdad política o la verdad intelectual? ¿La realidad o la vida? ¿El progreso o la mentira, la corrupción y la podredumbre? ¿La libertad política-económica o la justicia social? ¿La razón o el poder? ¿La verdad del pueblo o la verdad del enemigo del pueblo? ¿La responsabilidad de la acción y la obra o las convicciones ideales y morales? ¿Los principios o los hechos? ¿La voz del pueblo o la voz de la conciencia?

Es el permanente conflicto de valores e intereses que se da a lo largo de la historia universal y la vida personal. Las decisiones vitales no son fáciles y el mal nos acecha a todos. ¿Cómo evitar el mal en nombre del bien? ¿Cómo no cruzarnos de brazos y quedar paralizados entre el bien y el mal, la acción, las ideas, los aciertos y los errores?

Henrik Ibsen (1828-1906), “Un enemigo del pueblo” (1982-83): –El hombre más poderoso del mundo es el que está más solo. ¿Andrés Manuel López Obrador o Enrique Krauze? ¿Exagero?  Q, Presidentes, lunes 17-VI-2019.

https://youtu.be/G6O7VZ8XXzw


EL JICOTE “PORFIRIO MUÑOZ LEDO ¿ENEMIGO O AMIGO?”

18 Jun 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Porfirio Muñoz Ledo ha dicho:
Que para satisfacer las demandas de Trump estamos violando la Constitución que garantiza la libertad de tránsito. Tiene razón.
Que Marcelo Ebrard está asumiendo funciones que le corresponden a la Secretaría de Gobernación, que es la que por ley es la responsable de la política migratoria. Tiene razón.
Que se está utilizando a la Guardia Nacional para detener migrantes y no para cuidar y proteger a los mexicanos contra la delincuencia. Tiene razón.
Que enviar a seis mil miembros de la Guardia Nacional para evitar la migración, apoyados por el Ejército y la Marina, es poner el muro en la frontera sur. Tiene razón.

Que es necesario luchar contra la intención de Trump de asestarnos el status de país seguro, pues eso sería tanto como hacer del país “una jaula” a los migrantes, que les daría ingreso al país, pero no les permitiría salir. Tiene razón.

Comparto prácticamente todas las aseveraciones de Muñoz Ledo, pero también considero que al Presidente y a Ebrard no les quedaba otro camino con tal de impedir la aplicación de los aranceles. Que de la misma forma que hay razones del corazón que la razón no conoce, hay razones de la política económica que el marco jurídico no conoce. Los efectos lesivos de los aranceles hubieran hecho crujir al comercio, al empleo, a la inversión y al peso.

Con lo que estoy en absoluto desacuerdo es que el Presidente, apoyado por funcionarios, legisladores y miembros de Morena, tan incondicionales y empalagosos en su apoyo a López Obrador, se le hayan ido a la yugular a Muñoz Ledo. Lo hicieron recordando sus cambios de partido, lo acusaron de ignorante y hasta de peligrosa disidencia. Reconocer y respetar la postura de Muñoz Ledo, no es solamente sano para la democracia sino muy conveniente para el gobierno. Es necesario que Trump considere que orillar a López Obrador a aceptar el status de tercer Estado o estación migratoria mundial, tendrá graves resistencias entre la opinión pública y el Congreso. Que imponer esta acción debilitará al mismo López Obrador y provocará una hostilidad que más temprano que tarde salpicará a Estados Unidos. Lo importante es que el Presidente, Ebrard y las huestes de Morena, reconozcan en Muñoz Ledo, no un enemigo al que es necesario apabullar, sino alguien que puede prestar una gran ayuda para la defensa de la soberanía.


El disimulo

17 Jun 19 | Augusto Isla | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

El célebre político y escritor inglés, Benjamín Disraeli, decía que “el disimulo es un componente importante del ejercicio político”. Como disimulo fue haber abierto las puertas del Palacio de Bellas Artes para un concierto en honor de Naason Joaquín García, líder religioso de la iglesia “La luz del mundo” al que asistieron, entre otros, Martí Batres y su pandilla morenista del Senado. ¿Sabría la secretaria de Cultura Alejandra Frausto de qué se trataba? Por supuesto que sí: en el programa de mano del festejo así se indicaba. ¿La decisión fue ‘motu propio’? No. Contó con la autorización presidencial, de otra suerte hubiera sido despedida por semejante arbitrariedad. Mi madre decía que “no se muere la hoja de un árbol sin la voluntad de Dios”. Aplicado este dicho al caso, nada se mueve sin la voluntad de AMLO. ¿Estaba enterado el tabasqueño de los sombríos antecedentes de esa secta o comunidad, o como quiera llamársele? Desde hace más de dos décadas, el periodista Enrique Muñoz había denunciado abusos sexuales cometidos por Samuel Joaquín González, padre de Naason. También Jorge Erdely lo había exhibido en su libro “Pastores que abusan”. Pero nada pasó, como suele suceder cuando hay de por medio influencias y dinero.

Esa iglesia es poderosa. Cuenta con más de doscientos mil feligreses en México. Su sede principal está en Guadalajara, pero se ha diseminado en 28 países. Surgió en 1926, en plena guerra cristera, guerra aquella provocada por la intolerancia del inefable Plutarco Elías Calles; el movimiento está inscrito en el pentecostalismo, del que, se sospecha, está muy cerca el líder tabasqueño que hoy ocupa Palacio Nacional. Para muestra, un botón: el tabasqueño pide a los mexicanos que nos comportemos como “buenos cristianos”. ¿Y su Juarismo? ¿Sólo una máscara? ¿O ya rebautizó al Señor de Guelatao?

El tema del concierto en Bellas Artes no pasaría de ser una anécdota, de no ser porque hace unos días Naason fue arrestado en California bajo la acusación de tráfico de personas, producción de pornografía infantil, abuso sexual de menores y una veintena de otros delitos. Caben entonces varias preguntas: si el tabasqueño ignoraba el atroz comportamiento de Naason, ¿pues en qué realidad vive?; si todo lo sabía, ¿no es cómplice de esa inmundicia? ¿Dónde queda entonces la presumida autoridad moral, si el señor es capaz de permitir honrar a tan despreciable delincuente a quien el Juez californiano ha fijado una fianza de 50 millones de dólares dada la magnitud de sus crímenes?

* * *

Sufragio efectivo, no reelección. Respeto a la división de poderes. Sí a la vida y a la libertad de expresión.


EN DO MAYOR.

17 Jun 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

El viejo lobo está cansado. Viene de seis décadas de batallas de las que ha salido victorioso sin meter el rabo entre las patas. Ha sabido meterse a guaridas sin ser quebrantado. Su piel luce opaca por los años, sus caninos desgastados, sus pasos son vacilantes y los excesos y pasiones con que ha caminado por los torbellinos de ciertos territorios han encorvado su lomo. Hace lo que puede para mantenerse erguido y se crece al castigo de los años. Y aúlla entre lastimero y enojado.

El viejo lobo, otrora líder de diversas manadas se ha indignado. Hace acopio de fuerza para apelar a la cordura y búsqueda de estrategias que logren atomizar al temible y voraz enemigo, el lobo de pelaje naranja, que gusta de invadir territorios ajenos.

El viejo lobo está preocupado. Conoce el tamaño del invasor y cómo opera. Sabe que no pocas veces el lobo naranja se alimenta de cadáveres que otros cazan. Sabe que gusta de fanfarronear ante el mundo y de mostrar sus garras afiladas, al tiempo que emite aullidos destemplados para aturdir a sus oponentes mientras ostenta habilidades que no tiene, pero que consigue hacer pasar como tales logrando con ello intimidar. Esa estrategia le ha funcionado con esta manada que habita el suelo mexicano cuyos líderes han terminado por echarse al suelo con las orejas gachas y mirada condescendiente.

El viejo lobo medita. Sabe que el lobo naranja es traicionero , un tramposo y rapaz cazador, con habilidades especiales para olfatear a gran distancia a sus víctimas a las que clava sus garras y colmillos, arteramente .

El viejo lobo está lastimado y se ha enojado con su manada. Pero no la abandonará. Intenta enseñar los movimientos a mantener ante ese depredador que no sabe de límites de ninguna índole.

El viejo lobo está inquieto. La sumisión al vulgar y marrullero lobo que habita al otro lado de nuestro territorio -que gusta de mirar como los cuervos y emitir sonidos como los mandriles- ha sido palpable. La falta de pericia y falta de gallardía de los lobos de nuestra manada, hicieron que el lobo naranja se creciera. Y de tal forma, que hasta marcó a nuestro territorio con su pestilente orina.

El viejo lobo sentencia con mirada clara aún: “Es inmoral e inaceptable el doble rasero entre la frontera norte y la sur. Por una parte, exigimos que nos abran las puertas, y por el otro lado, sellamos el paso de los centroamericanos para hacerle un favor a los Estados Unidos.”

El viejo lobo tiene la mente clara, el olfato aguzado, la memoria intacta y rememora el papel fundamental que ha jugado nuestro territorio a nivel internacional en el tema de migración de las manadas más débiles. “Es absurdo que nos echáramos para atrás (con la presión de Trump)”. Se yergue e inquiere: “¿Vamos a estar contra la pared siempre?” dice mientras orienta sobre estrategias a llevar a cabo.

El viejo lobo sabe. El viejo lobo tiene razón.

DUNNING – KRUGER.

“ ¡Dios nos libre de los tontos con iniciativa…” “ La ignorancia es atrevida u osada”, dos frases a menudo expresadas. Y hay en ellas algo, o mucho, de verdad. Pero no son tan ingenuas. Detrás de los tontos con iniciativa, o el atrevimiento de los ignorantes, hay una distorsión derivada de la errónea percepción que tienen de sí mismos y su entorno. En psicología, esto tiene el nombre DUNNING -KRUGER y hace referencia a una forma equivocada de percepción que se produce en nuestro cerebro al procesar la información que recibimos.

¿Había usted escuchado de este comportamiento? He de confesar que muy poco y vagamente. Lo ubicaba como una sobreestimación que algunos individuos tienen sobre sus habilidades. Una sobrevaloración de si mismos y que les lleva a creer que sus conocimientos están más arriba que los de un experto en un tema.

Esta característica cada vez está siendo más mencionada. Y confieso a usted, estimado lector, que mientras me adentraba un poco más en el tema y leía las descripciones, pasaban por mi mente rostros de personas de diversas áreas que me encontrado en el camino.

¿Qué es el término Dunning -Kruger. Aquí una de las definiciones: “sesgo cognitivo descubierto a partir de una serie de experimentos que realizaron Justin Kruger y David Dunning, de la Universidad de Cornell (Nueva York, Estados Unidos) y publicados en 1999 en una revista especializada en psicología: «Journal of Personality and Social Psychology».

Los estudiosos de este comportamiento sostienen que está presente en algunas personas que, teniendo poca habilidad para realizar una actividad, ellos piensan que tienen mucha, incluso más que los expertos. David Dunning y Justin Kruger, llegaron a esta conclusión luego de realizar una serie de experimentos en los que utilizaron un modelo, creado por ellos, de medición de habilidades intelectuales, sociales en diversos grupos a quienes pidieron se autoevaluaran en tres aspectos: razonamiento lógico, humor y gramática. Concluyeron que los portadores de esta actitud son, por lo regular, personas con conocimientos básicos, pero tienen sentimientos de superioridad imaginarios y llegan a sentirse sumamente inteligentes. Incluso más preparadas y hábiles que las personas con mayores aptitudes o preparación que ellos. Agregaron que el padecimiento en los individuos de probada incompetencia no es reconocida por ellos. Es decir, no saben qué la tienen.

Lo opuesto sucedió con los competentes quienes, por lo contrario, mostraban menos seguridad en sus habilidades o conocimientos, porque parten de la base que los demás saben también del tema que ellos dominan. «La mala medición del incompetente se debe a un error sobre sí mismo, mientras que la mala medición del competente se debe a un error acerca de los demás», concluyeron.

La afectación de este síndrome está presente en todos los sectores. Y sobre cómo funciona la mente de quienes lo detentan, abunda el médico internista y autor de varios libros de divulgación, Pedro Gargantilla, en un articulo publicado en ABC ciencia. “Su cerebro está inundado de intuiciones, corazonadas, sesgos e ideas preconcebidas que se anteponen al conocimiento, fabulando teorías que las hacen presuponer que tienen un conocimiento fiable”

Pero, mire usted, vamos a casos concretos. El médico cita en su articulo a personajes famosos del ámbito deportivo y actoral cuyas actitudes encajan en este marco. Pero agrega : “En el año 2012 se dio a conocer los resultados de otro estudio que señalaba que el veintitrés por ciento de los estadounidenses que se habían declarado en quiebra económica se había puesto previamente la máxima nota en conocimientos financieros”. Y concluye con una observación: “No deja de ser curioso que este efecto sea propio de las sociedades occidentales, ya que cuando los investigadores han tratado de replicarlo en países asiáticos los resultados han sido, curiosamente, diametralmente opuestos.”.

Aunque, le comento, lector, que en mi búsqueda de información sobre el tema encontré también opiniones sobre la cultura latinoamericana, en la que abundan personajes que caben en este esquema. Lo anterior me lleva a preguntar: ¿Será que en nuestra cultura latina se unen, además de nivel de estudios, nuestra baja autoestima que intentamos suplir con un desarrollo inconsciente de actitudes de sobrada soberbia?

(¡cof cof cof cof…! ¿pensó usted, lector, en algún o algunos personajes conocidos que encajan en este síndrome?)

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

dialogoqueretano.com

 

 

 

 

 


TRAS LA VERDAD “EL DERECHO DEBE CUMPLIRSE”.

16 Jun 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Toda resolución judicial debe cumplirse y las autoridades están obligadas a hacer cumplir las sentencias, en su caso el Poder Ejecutivo, debe apoyar al Poder Judicial, para la debida ejecución o cumplimentación de la sentencia emitida por la autoridad competente. En toda sociedad que se precie de tener un sistema democrático de vida, así se debe conducir a fin de vivir en armonía y con plena seguridad de su vida, bienes y derechos. Hacer lo contrario, se trata de gobierno que someten a la sociedad a sus caprichos, viven bajo un régimen autoritario; los derechos de los ciudadanos no existen, solo valen las acciones del gobierno que sojuzga, el Estado de Derecho no existe.

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, raya en la línea de la rebeldía, de la intoleracia; se resiste a cumplir con la Constitución y leyes que de ella emanan, a pesar de vivir bajo un régimen democrático, su misma Presidencia emana de un proceso legalmente instituido en las leyes y a través de ellas fue electo por mayoría relativa; tomó protesta al asumir el cargo de Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y ofreció cumplir y hacer cumplir la Constitución y demás leyes que de ella emanan. Varias acciones dan prueba de su rebeldía para acatar el Estado de Derecho. Desde que fuera electo dio comienzo con la imposición del capricho en sustitución de la ley. Tomó acuerdos de trascendencia para la vida económica del país, por medio de “consultas populares” ilegales, fuera del derecho, atentatorias a la Constitución; así ordenó cancelar la obra del aeropuerto de Texcoco, a pesar de la existencia de contratos e inversiones multimillonarias; por medio de una votación inconstitucional que apenas alcanzó el millón de electores, decidió rescindir contratos y endeudar la hacienda pública; ordenó integrar mesas directivas a su antojo, ubicarlas donde le pareció, en un número raquítico y violentó el artículo 35 fracción VIII de la Constitución. Una consulta que en el fondo no fue consulta, él ya había decidido cancelar la obra del nuevo aeropuerto, para hacer la construcción de otro, en un lugar inapropiado, sin permisos de ninguna especie. Esta fue una de las primeras acciones ilegales, sin ser Presidente de la República, echó andar un proceso totalmente inconstitucional, para tomar una trascendente decisión que afectó la hacienda y el desarrollo de México, cancelando arbitrariamente la creación de más de 400 mil empleos, directos e indirectos. Luego le siguieron otras farsas de consultas populares ya siendo Presidente en funciones, continuó su intransigencia y resistencia a cumplir con la Constitución. Algo nunca antes visto, inusitado, ilegal, inconstitucional por parte del Presidente de la República; derivado de acciones totalmente autoritarias fuera de la ley.

La semana pasada, a instancia de ciudadanos amparistas, jueces de distrito han concedido suspensiones definitivas en obras de capricho del Presidente de la República, como las del aeropuerto de Santa Lucía. Lugar lleno de problemas para la construcción, sin permisos, sin estudios de aeronáutica, sin aprobaciones de dictámenes de impacto ambiental, vamos incluso por la presencia de un cerro que nunca vieron y que tendrían que remover o cambiara la trayectoria de la pista de aterrizaje, etcétera. Bien, el viernes pasado, Andrés Manuel López Obrador, llenó de epítetos a los que promovieron el juicio de amparo, condenando al juez de distrito que ordenó la suspensión de las obras. Inconcebible, el mismo Presidente de la República, utilizando los medios de comunicación como su más ferviente aliado, amenazó a los amparista y al juez federal, advirtió que los exhibirá y condenará moralmente en el patíbulo por interponerse a sus planes. El Presidente López Obrador, mostrando al pueblo de México su alto grado de intolerancia y peligrosidad, no acepta respetar la ley ni las órdenes judiciales, en cambio intimida tanto a los que accionan y reclaman la aplicación de la justicia, como a quien tiene la obligación de impartirla. Actos inauditos jamás nunca antes vistos.

El mismo Presidente de la República, tiene el derecho de defenderse en los tribunales, de accionar la acción de la justicia, de aportar pruebas en el expediente, de asistir a juicio y alegar lo que a su derecho corresponda; pero no, ese Presidente porfiriano prefirió acallar y reprimir al pueblo que reclama justicia, por medio de epítetos, diatribas, ofensas y amenazas; López Obrador tiende acudir al juicio mediático, a la condena pública, a litigar en los medios de comunicación en lugar de acudir al juzgado (por medio de sus representantes legales que deben ser cientos) para defender sus actos de autoridad. Se trata inequívocamente de una acción intimidatoria propia de un tirano, de cualquier delincuente común, autoritario y abusivo; eso se llama corrupción, se califica como corrupción. Para eso se instituyeron los tribunales, para dirimir las controversias jurídicas ¿Acaso no puede defender su derecho el Presidente? ¿Acaso se trata de un acto de autoridad inconstitucional y por eso van perdiendo el juicio de amparo? Para López Obrador, es mucho más sencillo tildar de corruptos, sin prueba alguna, a los amparistas y al juez, que proceder a probar, a demostrar en el juicio de amparo, que aquellos están equivocados. El Presidente hace uso del poder mediático al cual, por cierto, le paga cientos de millones de pesos, para que difundan sus rabietas y caprichos, que promuevan sin problema alguno sus frustraciones; es más mucho fácil alentar el desprestigio, que promover en juicio que le asiste la razón legal y constitucional de sus actos. Para eso se instituyeron los tribunales, en especial los juzgados de distrito, para defender al pueblo de la violación de los derechos humanos o garantías individuales, por parte de los abusos de las autoridades. Y así están por la misma situación las obras de la refinería de Dos Bocas, Tabasco y la obra del tren Maya, las autoridades federales del Poder Ejecutivo están realizando acciones de autoridad sin cumplir con la normatividad, en especial los dictámenes de impacto ambiental. El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, continúa mostrando resistencia a cumplir con el Estado de Derecho, viola derechos humanos y se niega a reconocer que incurra en responsabilidad, en cambio, golpea con la fuerza del poder a quienes osas cruzarse en su camino. Solo las autoridades judiciales pueden contener y detener esos abusos de poder que a capricho desborda constantemente el Presidente de la República. Enhorabuena por el juez de distrito y los amparistas que actúan en defensa de millones de mexicanos, que evitan se cometan actos de injusticia, gracias a sus acciones impiden actos de autoridad abiertamente corruptos; aquellos buscan limitar el abuso del poder, a que se ciña Andrés Manuel López Obrador, al marco de la ley; eso es todo, limitarse y circunscribirse a aquello que le faculta la ley, lo demás son excesos que deben ser restringidos y castigados.

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “QUÉ NO HACER Y QUÉ HACER”.

14 Jun 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | 2 Comentarios »

Lo primero que el gobierno no puede hacer es festejar el convenio con el desquiciado de Trump y asumirlo como un triunfo. Es muy desagradable observar que algunos políticos se desgañitan tratando de darnos tan burdamente atole con el dedo. La red lo describe muy bien, dice: “Celebrar el acuerdo con Estados Unidos es como celebrar que dejaron de hacerte bullying en la escuela a cambio de hacerle todos los días la tarea, cargarle sus libros y darle tu torta al niño que te bulea”. Chorreantes de demagogia las palabras de nuestro gobernador Francisco Domínguez en Tijuana: “Somos defensores de un mundo sin barreras, sin prejuicios, los mexicanos no aceptamos muros de concreto, ni de aranceles”. Con qué cara puede decirse esto cuando haremos exactamente lo contrario: seremos la barrera de Estados Unidos a los migrantes; estamos plagados de prejuicios en la selección de los migrantes que dejamos pasar. ¿No aceptamos los aranceles? Cuando Trump nos trae como pericos, no a toallazos, sino a arancelazos.

Con un mínimo de credibilidad la defensa es simplemente, no se tomó la mejor decisión sino la menos mala, lo importante es que no se aplicaron los aranceles, si no se hubieran aceptado las demandas del ogro de Trump, los daños hubieran sido peores. Y ahora a prepararnos a cumplir lo ofrecido, que no es poco.

Por ejemplo, al cierre del año México recibiría 80 mil personas que solicitan asilo a Estados Unidos, por el momento, y sin ninguna especulación, tenemos a ocho mil migrantes que ya solicitaron el asilo. No se quedarán aquí en México unos cuantos días sino meses y quizás hasta años, hasta que se resuelva su situación. A estos migrantes les hemos ofrecido: trabajo, salud y educación. Cumplir este compromiso es darles lo que no tienen más de la mitad de los mexicanos.

Se dedicarán seis mil elementos de la Guardia Nacional a la frontera sur, el diez por ciento de los que serán en total y actualmente esos seis mil representan el cuarenta por ciento de los que están a disposición. Dos realidades crudas, vamos a militarizar la frontera y la Guardia Nacional ya no estará para cuidar la seguridad de los mexicanos sino para detener el flujo de migrantes.

Lo más sombrío del panorama, Trump ya conoció el camino de la extorsión y hasta lo advirtió: “Si por alguna razón desconocida no se da la cooperación de México, siempre podemos recurrir a nuestra previa, muy eficaz, posición sobre las tarifas”. Si no hacemos algo para aprovechar esta tregua, Trump nos la volverá a aplicar, entonces tendremos que recurrir a un ideólogo de la cuarta transformación: Paco Ignacio Taibo II. Nadie mejor que él, para describir lo que sería nuestra situación.


ECONOMÍA SIN CERA N234 “ARANCELES Y OTRAS AMENAZAS”

13 Jun 19 | Guillermo Castellanos Guzman | Clasificado en Internacional, Política | Sin comentario »

TRUMP igual que sus votantes,

Es peleonero y racista,

AMLO no quiere usar guantes,

Se muestra muy pacifista,

Nos urgen ideas brillantes,

Soberanas y realistas.

¿En qué mundo estamos? En el mundo al revés que señalaba el gran escritor uruguayo Eduardo Galeano. Por un lado Trump, desde Washington, está en desacuerdo con las políticas del “Consenso de Washington”, promueve el proteccionismo, no respeta acuerdos de libre mercado, amenaza con imponer aranceles a sus importaciones, y por otro, nuestro Presidente, que llegó al poder al tercer intento, abanderando partidos de izquierda, crítico del neoliberalismo, ahora defiende el libre mercado y trata de evitar, a cualquier costo, que nos impongan aranceles a las importaciones procedentes de nuestro país.

El Presidente de Estados Unidos se sabe poderoso y le gusta demostrarlo, tratando de imponer sus puntos de vista a través de amenazas a otros países, lo que suele lograr, más con unos que con otros, según la correlación de fuerzas con cada uno de ellos. No es una persona con ideas extravagantes o locas como lo quieren catalogar, sus formas de ser y de pensar son representativas de un alto porcentaje de la población de su país, de gente que detesta todo lo que atente contra su estatus: los negros, los latinos, los migrantes, el libre mercado, los mercados emergentes con mano de obra barata. Su discurso beligerante contra esos componentes caen en tierra fértil, por eso ganó, y ahora, que va a buscar la reelección, va a intensificar sus ataques, siendo México uno de sus blancos preferidos, con el agravante de que ahora no sólo será un candidato a la Presidencia sino que será también el Presidente en funciones, de manera que sus amenazas las puede cumplir cuando se le antoje. Como este personaje prefiere la imposición al diálogo, no es un interlocutor confiable y no vale la pena llegar a acuerdos con él, ya que aunque la otra parte cumpla sus compromisos, él siempre podrá decir que fueron insuficientes.

Los procesos migratorios no son fenómenos nuevos; sin embargo, en las últimas décadas se han transformado, la era de la globalización hace que cualquier lugar de la tierra parezca alcanzable, sin importar distancias, diferencias culturales, sociales y económicas, la gente se va de un país a otro no por diversión ni por placer, sino en búsqueda de mejores oportunidades laborales, de una mejor forma de vida, por huir de las amenazas a sus vidas y en nuestro caso, muchos conciudadanos se han tenido que ir al “otro lado” por esas y otras motivaciones, al igual que muchos vecinos de Centroamérica, que se atreven atravesar nuestro país para intentar ingresar a EEUU. Trump propone construir un muro para evitar que entren los migrantes a su país mientras que AMLO prefiere atender las causas, por lo que ha propuesto un programa de desarrollo para el sur del país y para los países de Centroamérica, para crear empleos y buscar que esa gente pueda vivir con dignidad en su lugar de origen.

Hace unas semanas y argumentando que no hacemos la tarea para contener la migración de centroamericanos, Trump nos amenazó con imponer un arancel general del 5% a todas sus importaciones que procedan de México, tasa que podría llegar hasta el 25%, usando el tema comercial como palanca para presionar por una solución, según él, del conflicto migratorio, como si México fuera el responsable del mismo. Esta amenaza la hizo utilizando una facultad que le conceden sus leyes, de excepción por seguridad nacional, violando el tratado de libre comercio que tenemos con ellos y que aún está vigente y que prohíbe el establecimiento de aranceles.

Nuestro presidente envió una delegación a EEUU para dialogar sobre el asunto y se logró un “acuerdo” que permitió que los aranceles no entraran en vigor, que México tratara de disminuir el flujo de migrantes v que en 45 días se volvería a evaluar la situación y por lo que ya comentamos con anterioridad, es muy probable que Trump no quede satisfecho con los resultados e insista con su amenaza de poner aranceles y de convertirnos en un “tercer país seguro”, concepto que nació en la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados firmado en Ginebra, Suiza, en 1951, por el cual ese tercer país debe darle las atenciones necesarias a las personas refugiadas cuando el país de destino no las recibió, ya que no se les puede regresar a su país de origen. Este acuerdo ha sido muy polémico sobre todo porque México aceptó cumplir ciertas metas migratorias a cambio de evitar los aranceles, yo coincido pero pienso que al menos se ganó un plazo de 45 días y no es poca cosa, no explotó la bomba pero puede explotar después, por lo que se debe aprovechar este tiempo para diseñar una estrategia sólida para enfrentar con dignidad e inteligencia el doble problema y no permitir que el señor Trump nos obligue a hacer todo lo que le convenga para lograr su reelección.

Usando la misma excusa de la seguridad nacional, Trump vetó a la empresa china Huawei, segunda mayor fabricante mundial de telefonía móvil, de seguro porque es la más avanzada en el desarrollo de la tecnología 5G, clave para la inteligencia artificial y la robotización de la sociedad. ¿Dónde quedó el libre mercado? Curiosamente, China cuenta con el 55% de las reservas mundiales de “Tierras Raras” (nombre común que se da a 17 elementos químicos fundamentales para producir celulares, baterías de autos eléctricos y muchas cosas más) y en el caso de Venezuela, donde aparentando preocupación por la falta de democracia y las condiciones de vida de su población, lo declara como peligro para la seguridad de EEUU. Curiosamente, este país hermano cuenta con las reservas petroleras más grandes del mundo (298.000 millones de barriles, según la Energy Information Administration; mismas que son mayores a las de las de Arabia Saudita, Rusia o Irán y ocho veces más grandes que las de Estados Unidos).

Todo esto me hace recordar un chiste que contaba uno de mis hijos cuando tenía 5 años: “Todos los días iba un elefante a tomar agua y a su paso rumbo al río aplastaba y mataba con sus patas a miles de hormigas. Las que se salvaron hicieron un plan para defenderse, al día siguiente cuando el elefante caminaba rumbo al río, salieron hormigas de todas partes y se le subieron hasta lograr cubrir todo su cuerpo. El elefante al sentirlas, las dejó acomodarse y después sacudió con fuerza su cuerpo y todas, salvo una que logró mantenerse en el cuello del elefante, cayeron al suelo. Al reponerse y ver que una de ellas no había caído le gritaron a coro: ¡AHORCALO!, ¡AHORCALO!

Volviendo al caso de México, llevo mucho tiempo insistiendo en la necesidad de avanzar hacia la autosuficiencia de alimentos y de energía. Imagínense a Trump publicando un twiter señalando que México no cumplió y siguen pasando migrantes por lo que nos dejara de vender alimentos básicos y/o gasolina. No tengo claro que debemos hacer pero creo que es una oportunidad histórica para redefinir nuestro rumbo y lo debiéramos hacer en un ambiente de unidad nacional. ¿Usted qué opina?

memo_cas@yahoo.com


EL JICOTE “LA FÁBULA Y LÓPEZ OBRADOR”

13 Jun 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Cuenta la fábula que estaba un corderito tomando agua en un río, de pronto llega el lobo a beber agua en el mismo río, el corderito se queda paralizado, el lobo lo tranquiliza diciéndole: “Mira corderito me he comido a toda tu familia y sólo quedas tú, he decidido ser un lobo bueno y no te voy a devorar, sigue bebiendo agua con tranquilidad”. A los pocos segundos el lobo se le queda viendo al corderito y le dice: “Corderito yo te había prometido no comerte, pero lo cierto es que tú me provocas”. El corderito tembloroso le dice: “¿Pero qué te he hecho lobito bueno? Dime lo que quieras para corregirlo”. El lobo le responde: “Corderito, no te estás dando cuenta que al beber el agua enturbias la que estoy tomando”. El corderito solícito le suplica: “No te preocupes lobito bueno, me pongo abajo y al lado de ti para no enturbiarte el agua”. El corderito corre de inmediato y se coloca al lado del lobo. Pasan unos segundos y el lobo habla: “Corderito, yo no te quiero comer, es más ya te lo prometí, pero tú no cambias. Me sigues provocando. Ahora me estás tapando el sol y eso es inadmisible”. El lobo se come al corderito. Moraleja: el poder hace lo que quiere con el débil y no hay argumentos ni acciones que valgan.

Conscientes de nuestra debilidad, en la negociación Ebrard y el Presidente López Obrador en forma solemne, determinante y gallarda preguntaron: “¿Dónde se firma de aceptado?”, Resistir a las solicitudes del lobo Trump y dejar que se cumpliera la amenaza de los aranceles hubiera implicado, en forma casi inmediata, la pérdida de un millón de empleos y la erogación de cerca de veinte mil millones de pesos y eso mientras llegaba el otro aumento de aranceles. La resistencia hubiera pegado a la ratificación del Tratado del Libre Comercio, que quedaría en el aire. Si sumamos este tétrico panorama a a la decisión de las calificadoras de bajar la calificación, la devaluación del peso hubiera sido inminente y la recesión económica, que ya existe, se hubiera agudizado.

A muchos les hubiera gustado, creo que entre ellos a mí también, una respuesta cantando el Himno Nacional en el Zócalo, alzando la voz especialmente en la estrofa: “Mexicanos al grito de guerra”. Retirarnos del Zócalo ondeando la Bandera Nacional y desfilando teniendo como fondo la Marcha de Zacatecas. Sueño patriótico de estampitas de escuela primaria.

Esta actitud del Presidente López Obrador, pragmática, serena y prudente, sin obsesiones caprichosas, ¿No la podría extender a otros temas, como por ejemplo al Aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya, la refinería Dos Bocas? Mientras internamente se sienta el lobo va a ser imposible.


“AQUELLOS TIEMPOS”.- ¿Relaciones entre México y Estados Unidos?…

13 Jun 19 | Mario Rodríguez Estrada | Clasificado en Internacional, Política | Sin comentario »

En realidad, a pesar de que históricamente han existido desde 1776, según algunos historiadores (Josefina Zoraida Vázquez, Lorenzo Meyer), otros como mi admirada Maestra Ängela Moyano Pahissa, desde 1819, no han sido del todo cordiales y parejas, pues desde la creación por los ingleses de la leyenda negra contra España, que data desde 1580, y con la sorprendente derrota por los elementos climáticos de la llamada Armada Invencible, estos se declararon “pueblo elegido de dios”…algo así como los modernos apostoles nombrados por el mismo personaje para encabezar la llamada iglesia de la “luz del mundo”.

Su locura fue compartida por los holandeses que desde entonces superaron el efectivo de sus armadas navieras, convirtiéndose en los “amos” del mundo…el mismo pensamiento privó entre los fundadores de las primeras colonias inglesas en el nuevo mundo en 1607,acabando con los dueños originales de aquellas tierras, desapareciéndolos como viles magos, pues eran el pueblo elegido y ellos podían hacer lo que quisieran con cualquiera que no fuera como ellos, solo hasta que surgió el deporte en los Estados Unidos, revivieron los antiguos nombres indios, como Jefes de Kansas City, Indios de Cleveland, etc.

Las cosas no cambiaron con la naciente población mexicana que surgida desde 1821, enviaron los “americans” representantes y socavadores de la paz interna mexicana, distinguiéndose sobremanera un tal Robert Poinsett, que no perdió nada de tiempo entrevistándose con Santa Anna, Esteban Austin, Zavala, Alpuche y Ramos Arizpe, insuflándoles la idea de “América para los americanos” que en 1823 el presidente en funciones Monroe, dictó como ley de observancia para la “seguridad de los “yunaits”…misma actitud que el espantoso Trump esgrime en la actualidad.

México nunca ha podido mantener relaciones amistosas y de igualdad con estos entes, pues tienen muy metida lo que ya hemos expuesto, de considerarse “pueblo elegido por su dios” para dominar el mundo, cosa que han logrado por sus miles de subterfugios, mentiras e imposiciones económicas a todos los pueblos de la tierra, y como no, con su vecino más cercano …el tal méxico.

Nos han robado territorio, nos han robado a Tomás Alva Edison, nacido en Zacatecas, y ahora nos quieren robar hasta a Andy García, nuevo Campeón de Boxeo de los pesos completos… nos han expoliado y mediante su fuerza nos han convertido en el patio trasero de su casa…nos culpan de su principal vicio…Las Drogas…y ahora hasta de los inmigrantes de todo el mundo…que atraidos por sus dólares quieren ganar como no lo pueden hacer en sus países de origen…¡Que lástima, “tan lejos de Marilyn Monroe y tan cerca del pelos de elote…Trump”…nuestra única solución es ponernos a solicitarle al señor del universo (o señora), mande unos de sus olímpicos rayos a ya saben quien.

Les saluda su viejo amigo de “aquellos tiempos”…Mario RE.

12 de junio del 2019.- Queretarín, México.-


“AQUELLOS TIEMPOS”. NEGRITOS EN EL ARROZ.

11 Jun 19 | Mario Rodríguez Estrada | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

 

Soy uno de los ciudadanos mexicanos más “fans” de la personalidad de Manuel López Obrador, desde “Aquellos tiempos” en que empezaba a descollar en la política mexicana…sus extraños y raros postulados en defensa del orden y la legalidad gubernamentales me convencieron de seguirlo, en la prensa, radio televisión, revistas, etc, y navegando en contra de la corriente de la “mayoría” que lo tildaba de casi loco, lo defendía a ultranza contra amigos o enemigos, y lo menos que me imputaban, era ser de las mismas características que aquel mal llamado “mesías tropical”.

Mi papel cívico actual es permanecer en la misma posición, salvo pequeños “negritos en el arroz” que no me permiten aceptarlo en un 100 por ciento…porque como el dice, “mi papel es actuar según el ideario JUARISTA”…y aquí es donde la puerca torció el rabo, pues conocedor y estudioso de la obra del Maestro Don Justo Sierra, nos proporciona un examen in extrémis, profundísimo de JUAREZ, su obra y su tiempo, en su libro del mismo nombre.

Muchos pasajes los ha estudiado, ni duda cabe, AMLO, pero ponerse a la altura de aquel soberbio INDIO, es punto menos que imposible, seguir algunos de sus ejemplos, entra en lo posible…JUAREZ no fue el más inteligente de los hombres de la Reforma colocados en su alrededor…pues Ocampo lo superaba…ni el más popular…como González Ortega…sin embargo Juárez era la ROCA en la que todos ellos se apoyaban…porque Juárez era el poseedor del sentimiento, de la esencia de los postulados de las Leyes de Reforma y del contenido de la Constitución de 1857.

Juárez a pesar de ser interiormente católico, anhelaba la separación de los poderes terrenales con los poderes espirituales,,,deseaba un gobierno total y completamente LAICO…pugnaba por la completa implantación de las LEYES…Reformistas y Constitucionales…únicos caminos hacia la felicidad del pueblo mexicano.

AMLO en su afán de rodearse de todo el mundo, buenos, malos y regulares, ha permitido que meten su tenebrosa cuchara las mal llamadas IGLESIAS…cosa que Juárez jamás hubiese permitido. Que dolor me produjo oír en la pasada reunión por la Dignidad de Mexico en Tijuana, la insulsa palabra de un pastor, vociferando la palabra dios, ¿cual dios?…¿el de los cristianos, el de los musulmanes el de los romanos, el de los griegos, el de los bantús???…no lo podía creer…Solalinde fué mucho más mesurado, él sí con todo derecho por ser un connotado luchador social…no metió para nada la decadente palabra.

Ojalá AMLO sea capaz de recomponer sus programas y respete a rajatabla el dictado de las LEYES…caiga quien caiga…aunque sea su cuatacho, el super delegado de Jalisco.-

Les abraza su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE.

 

 


EL JICOTE “¿NEGOCIACIÓN O SUMISIÓN?”

11 Jun 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Primero la autocrítica, me equivoqué al apostar a Ebrard que le pagaba doble contra sencillo a que Trump aplicaría los aranceles independientemente de la negociación. Qué bueno que no me leyó el Secretario porque me hubiera despelucado. Las razones de mi desafío tan engreído es que a Trump le importa muy poco el comercio y la migración, sabe que su actitud de bravero de barrio es muy bien recibida por un amplio sector de los americanos. Prueba de ello es que fincó su campaña presidencial sobre la base de la construcción del muro y con esa bandera triunfó en las elecciones, lo de los aranceles es simplemente una vuelta más a la tuerca, ahora que está a punto de iniciarse el proceso electoral gringo.

También me equivoqué porque el Sub secretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, afirmó reiteradamente, bajo el apoyo presidencial, que la política migratoria ya había cambiado, que quienes quisieran emigrar serían recibidos con los brazos abiertos. Declaraciones que el Presidente enriquecía afirmando la tradición histórica de México en la defensa de los derechos humanos y la convicción del gobierno de no criminalizar la migración. El tono humillante de Trump propició una respuesta de López Obrador de que no era timorato ni cobarde y convocó a un “acto de unidad en defensa de la dignidad de México y en favor de la amistad con los Estados Unidos”. Se llamaba a la defensa de la dignidad era porque precisamente se estaba atacando esa dignidad. Ante un escenario de Trump prepotente y denigrante no podía responderse enseñando el cobre cediendo en todo. Por todos estos elementos me equivoqué. No hubo tal negociación fue la total sumisión a las demandas de Trump. Éste se cuelga ante sus ciudadanos la medalla que nos dobló las manos. Si hasta algunos miembros de su propio partido lo acusan de abuso de poder, no podemos entonces vanagloriarnos de nada.

Con la mente fría debemos reconocer que Trump supo disimular su maniobra electoral de los aranceles con datos que avalan interna y externamente su decisión. Los datos fríos son: se registró en las aduanas de Estados Unidos, durante el mes mayo, la detención 144 mil inmigrantes, 32% más que en abril, la más alta de los últimos trece años; las solicitudes de migración en estos cinco meses se elevaron en un 300%. Vamos a pagar, las consecuencias de la acción y la inacción del gobierno. La acción, una equivocada política migratoria; la inacción, un descuido absoluto de nuestra frontera sur. Reflexionemos la experiencia y veamos para adelante.


EN DO MAYOR.

10 Jun 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Alzando los brazos desde el púlpito mañanero,

en señal de Amor y Paz, cual chavo ruco rebeldón,

suelta la tramposa frase y ríe socarrón,

tamaño presidente, irreverente y marrullero.

 “Soy dueño de mi silencio”, dice con bíblica sentencia.

Quizá ignora que habita una cárcel de palabras,

que las suyas son frases que dividen y descalabran,

que es su deber contestar con respeto y con decencia.

  ¡Ay, Niniane! No es que me sea fácil escribir duras palabras. Ni que esté a la caza de los yerros del señor presidente para solazarme en señalamientos o denuestos. Veo detrás de su banda presidencial a un hombre, a un ser humano como cualquiera, cargando en su equipaje el peso de nuestros deseos puros o no tan puros y hasta impuros; sueños y anhelos logrados o fallidos; verdades disfrazadas ( conscientemente o inconscientemente) de mentiras, o mentiras disfrazadas de verdades. Y más de una vez me digo que mejor hablaré sobre libros, películas, series u otros temas. Pero termina saltándome la otra parte, una más fuerte y que tiene relación con el culto a la personalidad y amor al poder que algunos seres humanos tienen más marcados que otros. Y AMLO no es la excepción. Por más que lo disfrace o intente cubrir con pretendidos afanes puritanos y “buena onda”

Esa parte y mi lectura de ella, es la que me da vueltas y heme aquí.

¿Quién es tan sabio, como para ser el rey de sus silencios antes que esclavo de sus palabras?, como dicen que dijo William Shakespeare, autor de esta y otras frases sabias. O ¿quién es tan fuerte y tan veraz como para atreverse a salir a la calle con el verdadero rostro al descubierto, sin máscara alguna? Presos estamos en la cárcel que cada quien construimos con el frío y engañoso acero de nuestras apetencias. Y cada quien con sus flaquezas o fortalezas aceptadas o disfrazadas. Cada quien su máscara para simular la dosis de soberbia, envidia, avaricia, ira, lujuria, gula, egoísmo que nos habita. ¿Acaso no hay en cada ser humano algo o mucho de cada una de esas apetencias? ¿Cuál domina a cada uno de nosotros?

 

Si, Niniane, si. Callo. Que no nos gane la soberbia y nos de por filosofar. ¡Válgame! Esos son palabras mayores. No te rías, Niniane. Y vamos a lo nuestro. ¿Qué es lo nuestro? Ofrecer nuestra lectura de ciertos hechos que inciden en la vida ciudadana. Tratemos de hacer lo que creemos nos toca, nos gusta o apasiona, o elegimos hacer. Las calificaciones o cuestionamientos que los lectores hagan sobre lo que escribimos, cómo lo escribimos o decimos, vengan. Asumimos la responsabilidad. Cada uno desde nuestro espacio, enfrentemos las críticas que nos toquen. Y lo digo a Andrés Manuel López obrador, para que lo entienda el presidente que tiene en sus manos parte del destino de este país. Es un deber suyo aguantar los cuestionamientos a su hacer. Y su obligación y compromiso responder a ello. No se puede ser tan soberbio, tan megalómano y caminar por la vida con tal cinismo o inconsciencia, cuando nuestras acciones tienen impacto en miles de personas.

¡¿Otra vez ríes, Niniane?!…. Si, si si si, Niniane. Entiendo tu risita y la traduzco en frase: “El presidente no nos lee”.

LAS TRAMPAS DEL DESEO.

  “Ten cuidado con lo que deseas, porque se puede cumplir”, dice un proverbio oriental.

¡Vaya que AMLO deseó estar dónde está! Hacía allá trabajó y se valió de todo… y lo logró. Como todo buen político prometió lo imposible de lograr. Lanzó duras criticas a los hombres que estaban antes en el poder. Fue implacable con sus boicots, mítines y descalificaciones que, por cierto, continúa parado sobre ellas. Pero mucho de todo eso parece haberlo olvidado… convenientemente.

Aquel que tanto criticó a los anteriores, que fue implacable, hoy lo sobrepasa el ejercicio del poder. ¿O estaba o está todo calculado por el hoy dueño de espacios y concentrador del poder? Eso pareciera. Con medios de comunicación a su alcance, el hoy presidente construye una narrativa para el país. Una simplista, falaz, tal cual lo hiciera el viejo PRI en sus inicios.

Vendedor de ilusiones, administrador de verdades a medias, o mentiras disfrazadas, insiste en llamarle “triunfo” a la indignidad. Incapaz de enfrentarse al sentido crítico del pensamiento estructurado, elige gobernar , tratando de convencer que lo suyo es de buena FE.

Sin mayor reparo o recato, él, el hombre que caminó largo trecho, negoció (vaya usted a saber qué tanto) su llegada al cargo político más alto al que se puede aspirar cualquier democracia, hoy se niega a responder a preguntas que le lanzan los reporteros que acuden a las mañaneras. Sin consciencia alguna de la diferencia que media entre un ciudadano de a píe y un presidente de un país de nuestras dimensiones, contesta como si el papel de mandatario fuera ajeno a él.

Lo que acabamos de ver el pasado viernes, es el refrendo de una actitud de sostenida soberbia y menosprecio al trabajo de los reporteros que acuden a sus “conferencias”. La pregunta que soltara la prensa, queriendo saber lo que el presidente de México pensaba con relación a las declaraciones de Donald Trump sobre México y su dependencia de Estados Unidos, era absolutamente válida. Pero, AMLO, fiel a los guiones que arbitrariamente escribe para comodidad y conveniencia de él, evadió responder de manera responsable : “ “Soy dueño de mi silencio”, dijo, acompañando sus palabras con el alza de las manos con el símbolo de “amor y paz”.

No es la primera vez que recurre a esa actitud de franca evasión de compromiso. A finales de marzo en una visita que hiciera a Baja California, donde se nombrara como candidato a la gubernatura por Morena, a Jaime Bonilla, la prensa le inquirió sobre si esa visita tenía como fin respaldar al candidato de su partido. Molesto recurrió a su proverbial repertorio de palabras descalificadoras. Sin miramientos, tachó a la prensa de “fifi” y remató diciendo: “ no me presto a entrevistas banqueteras”

 

Un mes después, allá en Veracruz, al ser cuestionado sobre su falta de declaraciones con respecto de la masacre acontecida en Minatitlán el 19 de abril, en la que hubieron trece muertos, la mitad de ellos ejecutados (incluido un bebé) con el tiro de gracia, usó la misma frase para evitar contestar: “Soy dueño de mi silencio”.

Son apenas seis meses apenas de un gobierno que parece no tener intención de conciliar la postura que a él, solamente a él, le resulta más cómoda y útil para los fines que aún no están definidos del todo para muchos de nosotros y que se niega a compartir con la prensa.

La actitud defensiva del presidente, su insistente proclividad a descalificar y confrontar, a nada bueno nos pueden llevar. Y más aún, creo que no tienen nada, pero nadita de inocentes. Al tiempo.

NOTA.

El pasado viernes 7, publiqué un texto denominado: “Llamado a la unidad”. Por la magnitud de lo que estaba ocurriendo, en cuanto a las amenazas de aplicación de aranceles de Estados Unidos a México y el llamado a la unidad que AMLO mismo convocó. Expliqué el porqué era momento oportuno para que la oposición y sectores diversos del país se unieran en ese apoyo de unidad y capitalizaran el momento para demandar al presidente de México, claridad en sus políticas y transparencia en programas para el país.

No hubo tal respuesta. Y se entiende de alguna manera. Bien lo dijo William Shakespeare : “Cuidado con la hoguera que enciendes contra tu enemigo; no sea que te chamusques a ti mismo”. Y eso parece estar pasando. AMLO ha encendido hogueras. Pero sabe muy bien con qué intención. Esa actitud golpeadora y que parece buscar dividir (“ a río revuelto”) no es tan inocente. Es el bien delineado y que él tiene muy claro. Veremos.

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

Dialogoqueretano.com