Fátima

24 Feb 20 | Augusto Isla | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Fátima era una niña de 7 años. Cursaba el primer año de la educación básica en la escuela “Enrique Rébsamen” ubicada en la alcaldía de Xochimilco. Hace unos días , a la salida de la jornada escolar, sin más ni más, la autoridad del plantel se la entrega a una mujer que, al parecer, la pequeña conoce, pues que en los videos difundidos días después, podemos observar que Fátima camina confiada por esas sórdidas calles, tomada de la mano de su plagiaria. El caso es que días más tarde aparece el cadáver de la criatura con señales de tortura y agresión sexual. ¿Cuál habrá sido el móvil de esa atrocidad que ha estremecido la conciencia nacional? Aún no se esclarece. Ni los autores ni la perversión que esconde el horrible crimen. Pero la indignación ha sido tal que llegó al salón de Tesorería de Palacio Nacional. A la pregunta del reportero sobre el suceso, el témpano tabasqueño responde, sin el menor dejo de empatía, que se trata de una descomposición social vinculada “al modelo neoliberal”, como otros tantos feminicidios, herencia del mismo. Una muestra más de su ineptitud analítica, de ese reduccionismo hermenéutico que retrata sus obsesiones, incluyendo su repugnante moralina: “si somos buenos, seremos felices”.
Pero, de ser sinceros, nada tiene que ver con eso que atormenta su alma vengativa, ese culpar al pasado con el que evade sus responsabilidades. Cuando la respuesta debió haberla dirigido a la deficiente aplicación de los protocolos pues con ellos cuenta la SEP, de tal suerte que si los padres no recogen a los niños pasados veinte minutos, la autoridad deberá conducir al menor a un centro especializado sito en la colonia Doctores. Pero se antoja decir que ignorante como es el presidente de la guía protocolaria, pues que sólo está concentrado en acumular el poder burocrático, cuya otra cara es la impotencia, carece de toda capacidad para analizar casos como el de Fátima.
Una demostración de la torpeza mental del tabasqueño es el hecho de que escuelas y, en general espacios públicos son propicios para el rapto de menores. La narrativa fílmica abunda en situaciones como la de Fátima. La última película que vi sobre el tema lleva por título “La mujer en llamas” que nos cuenta cómo una madre, al menor descuido, sufre la desaparición de su hijo menor, a quien, por fortuna, logra rescatar. Pero hay otros muchos en los que las desapariciones pasan a los archivos de casos no resueltos.
Siendo niño, mis padres nos advertían de la existencia de robachicos. Entonces no comprendía el móvil de tal canallada. ¿Padres que no habían podido procrear? ¿Robo de órganos como entendí más tarde? No fue el caso de Fátima, pues según informó la Fiscalía de la Ciudad de México tal situación no había ocurrido.
Pero Fátima, y su sacrificio cruel, amén de ser otra mancha imborrable, como el Culiacanazo, pues de conformidad con las observaciones de los estudiosos, va acompañada de los recortes presupuestales en las escuelas de “tiempo completo” que alivian las complicaciones de padres y madres abrumados por la necesidad de sobrevivir con el pluriempleo. En fin la llamada pomposamente 4T, un desastre.


TRAS LA VERDAD “CINISMO DE AMLO SIN LÍMITES. BEATRIZ GUTIERREZ NO APOYA A LAS MUJERES”

22 Feb 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »

En el estado de Querétaro, el Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia, José Antonio Ortega Cervón, dará el día libre a todas las mujeres que deseen sumarse al paro denominado “El nueve, nadie se mueve”, convocado por grupos feministas, colectivos, agrupaciones y muchas más organizaciones, para el lunes 9 de marzo próximo, en clara y desesperante protesta por la descarnada y descarada violencia generada en contra de mujeres (no importa la edad), que de un tiempo a la fecha se incrementó, sin que el gobierno federal haga nada al respecto, simplemente se cruza de brazos ante el horror que azota a las mujeres; eso sí, el titular del Poder Ejecutivo, no pierde oportunidad en criticar a la féminas cada vez que se manifiestan; no hay una sola acción de Estado en pro de la defensa de las mujeres, a pesar de la agresividad que miles de hombres (en ocasiones algunas mujeres), demuestran a diario; se ha desatado una violencia nunca antes vista, ni lo vivido en Juárez tiene comparación, lugar en donde amainó la violencia gracias a políticas de Estado, de gobiernos calificados de conservadores por López Obrador. López Obrador, desubicado en tiempo y espacio, vive otro momento, su momento y no quiere que nadie opaque su gobierno, por eso pide a las mujeres que no lo distraigan, tiene ocupaciones más importantes, como vender boletos para una rifa.

Andrés Manuel López Obrador, abusando de su esquizofrénica personalidad, no pierde la menor oportunidad para culpar a los conservadores de todo lo que él no atiende ni resuelve. Muchos manifestaciones de mujeres se han llevado a cabo, sin embargo, nunca antes un movimiento tal fuerte como el que se ha generado por medio de las “benditas redes sociales”; día a día se suman más como el Presidente del Tribunal Superior de Justicia queretano; millones de hombres apoyan y se suman al movimiento; padres de mujeres, hermanos, hijos, todos en pro del movimiento denominado: “El nueve nadie, se mueve”. Un severo problema de violencia en contra de las mujeres y Andrés Manuel López, no pierde la oportunidad para culpar a los “conservadores” del desasosiego social, en lugar asumir su papel y enfrentarlo, prefiere derivar a otros el problema no resuelto por el Estado, tema ineludible bajo su responsabilidad, está en sus manos generar las políticas para resolver de fondo el asunto que ha generado terror en la sociedad mexicana.

Sigue siendo el objetivo de López Obrador (antes que atender y resolver los problemas), denostar a los inexistentes fantasmas de los conservadores. La sociedad entera apoya a los grupos feministas, activistas, colectivos, como mujeres en lo individual, en su movimiento; incluso millones de hombres solidariamente respaldan a las mujeres, por supuesto, están en contra de la violencia en agravio de las mujeres de cualquier edad. Todos se suman, promueven el apoyo a la enorme manifestación de inconformidad, sin duda alguna a nivel nacional que han denominado “El nueve, nadie se mueve”, en clara protesta por la cotidiana y deleznable violencia desatada en contra de las mujeres. En incongruente contraste a la acción, se presenta la inactividad, la pasividad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, responsable del Poder Ejecutivo, el más poderoso de la historia, quien bajo eso inmenso poder solo atina a hacer patente su manifiesta ineptitud para gobernar, culpa y denuesta a enemigos imaginarios, a quienes no pone nombre, conformándose mediante el combate mediático del desprestigio, mientras el problema se ha agravado durante su mandato.

La esposa del Presidente, Beatriz Gutiérrez Muller, pretendiendo subirse al transporte de la inconformidad, se sumó en apoyo a la manifestación. Pero recibió un fuerte jalón de orejas de su consorte, así que tuvo que cambiar de opinión e inició su propia campaña en contra de millones de mujeres, llamando a las mujeres a la acción del día 9 de marzo; aquellas impulsan la inacción como medida de protesta, ella, la esposa del Presidente, apoyando a su esposo, promueve la acción. El mega grupo de millones de mujeres, accionan la no participación de sus similares el 9 de marzo; no salir del hogar durante 24 horas. Beatriz Gutiérrez, pretendiendo corregir el “error” político, cambió diametralmente el sentido de su apoyo. Lo que significa no tener convicciones propias. En su perfil de twitter, Beatriz, reculó, borró el apoyo, aunque muchos imprimieron es primer respaldo, luego publicaría en oposición a las féminas: “El nueve, me mueve” ¡Inconcebible! Se manifestó en contra de un movimiento de defensa y protección feminista, ese es el meollo. Ahora promueve la participación de las mujeres durante el día de la inconformidad, al considerar en su “pequeño cerebro”, que el movimiento masivo feminista es en contra de su esposo, el Presidente de la República. Se vendrá la cargada oficialista en apoyo de Gutiérrez Muller, consecuentemente en favor de su esposo.

El Presidente genera sus propios “moros con tranchetes”. Sí, el mismo da vida a enemigos inexistentes, sobre todo en estos casos en donde se requiere la unidad nacional, López Obrador, prefiere seguir dividiendo a la sociedad, por eso la delincuencia actúa con el beneplácito del gobierno de la 4T. Andrés Manuel reconoce, según su deformada apreciación de los hechos, que si bien hay mujeres que participan por convicción, otras no lo hacen (no demuestra que así actúen esas mujeres por falta de convicción), advirtiendo de manera grotesca y cínica, lo siguiente: “mucho ojo, porque ahora los conservadores ya se volvieron de repente feministas”. El Presidente también afirmó que en las redes sociales (ya no las considera “benditas redes sociales”): “de repente aparecen personajes racistas, clasistas, corruptos, represores como feministas”. “Hombres y mujeres disfrazados de feministas; los conversadores están promoviendo el movimiento para enfrentarnos, para afectar al gobierno”. No cabe duda que algo anda mal en la cabeza del Presidente de la República, resulta inconcebible lo expuesto por el primer mandatario. De tal manera, que al vivir bajo un régimen “machista”, a la señora Beatriz Gutiérrez, no le quedó otra opción que doblegarse y apegarse a lo ordenado (política) por su esposo, prueba inequívoca del aberrante machismo del Presidente Andrés Manuel López. Por eso podemos deducir que la “política pública” en pro de las mujeres, es más bien en contra de las mujeres. Las pruebas están a la vista, eliminó las Estancias Infantiles, que eran en beneficio tanto de los bebés como de las madres de estos; aprobó la desaparición de los refugios para las mujeres violentadas, así como otros programas de protección y aliento a las mujeres; dentro de los 52 programas prioritarios de López Obrador, no hay alguno que proteja a las mujeres. Por si fuera poco, también redujo el presupuesto a programas que eran un éxito, como el de salud materna y reproductiva y otros tantos.

El magnánimo de López. Una vez que manifestó su claro rechazo al movimiento masivo de “El nueve, nadie se mueve”, pretendió mostrarse obsequioso con las mujeres, al advertirles que “él garantiza el derecho a manifestarse de las mujeres”, de no tomar represalias en su contra y las funcionarias (solo funcionarias) que deseen sumarse podrán hacerlo, no serán sancionadas, no se les descontará el salario ¡Ignorancia jurídica presidencial! ¿Quién creerá que es López Obrador para garantizar derechos laborales existentes en la Constitución? Andrés Manuel López Obrador, no es nadie ante la norma suprema, tiene la obligación de cumpliera, no pretender ser considerado, indulgente, complaciente. A lo sumo podrán descontar un día de salario si las mujeres burócratas no asisten a trabajar, eso es todo, ninguna otra sanción está permitida. Lo mismo sucede con cualquier otra fuente de trabajo. Muchos empresarios se sumarán, otros no, según la naturaleza de la actividad, lo que no significa estar en contra del movimiento, aquí sí, “ojo”, no confundir con la falta de apoyo a las mujeres.

En cualesquier régimen político de gobierno de libertades, no se advierte a su pueblo sobre el ejercicio de sus derechos, simplemente los ponen en práctica y ya. Por lo tanto, las autoridades tienen la obligación de respetar el ejercicio de los derechos ciudadanos, en nuestro caso consagrados por la Constitución, no por López Obrador, no es concesión generosa que otorgue el Presidente, en un gobierno que presume ser democrático, debe ser imperativo el irrestricto respeto. Así las cosas, millones de mujeres ejercerán derechos que no requieren la magnanimidad de López Obrador. Mega movimiento feminista (derivado de la irresponsabilidad probada y demostrada, se le vino encima al Presidente de la República, a razón de la eliminación de programas y falta de apoyo a las mujeres. Todavía está a tiempo Andrés Manuel López Obrador para que su gobierno modifique su conducta y otorgue el apoyo del Estado que debe y requieren las mujeres; aunque todo indica que su ceguera y antifeminismo seguirán siendo el frente infranqueable que lo haga cambiar, continuará con su política agresiva en agravio de millones de mexicanas, muy a pesar de la violencia generalizada en perjuicio de las mujeres, nada hace el gobierno de la 4T. Por esa razón se tiene que apoyar al movimiento denominado: “EL NUEVE, NADIE SE MUEVE”.

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD “LAS MAÑOSERÍAS DE AMLO”

19 Feb 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

López Obrador y su pintoresco lenguaje para calificar o denostar a tirios y troyanos. No se comporta como Presidente de la República, más bien actúa como “bravucón de barrio”. Cada vez aumentan los problemas debido a su falta probada de capacidad para gobernar, que si la economía, que si la falta de inversión, que la falta de empleos, que la delincuencia, etcétera. Ah, pero todos son responsables, menos él ¿Entonces para que fue contratado? ¿Para qué quería ser Presidente si no puede? 3 sexenios en campaña buscando ser el primer mandatario, recorrió como ninguno el territorio nacional, siempre ofreció resolver todos los problemas, incluso bajar impuestos, bajar precios de las gasolinas; casi 15 meses de gobierno y ninguna de sus promesas ha podido cumplir. Eso sí, ofende a todo aquel que no se pliega a sus caprichos y no es capaz de aplaudir sus equívocos o caprichos. Millones de sus seguidores hoy se muestran arrepentidos de haber votado por López Obrador, quien como vil pendenciero genera pleitos en lugar de resolverlos, tal vez se deba a sus orígenes, siempre belicoso; Andrés Manuel se preparó para ser guerrillero, no para gobernar, de ahí sus grandes pifias, graves gazapos, tremendos yerros. Un ejemplo para la historia, fue el bloqueo de la Avenida Reforma en la CDMX, hasta por 6 meses; todo un éxito político de izquierda, hizo quebrar cientos de negocios, desquició esa parte de la bella ciudad, generó delincuencia, eliminó cientos de fuentes de empleo. Para generar caos es excelente el hoy Presidente de la República.

La CDMX ha sido testigo en los últimos días, de terribles y deleznables feminicidios. Andrés Manuel López Obrador, culpa de ello a los conservadores, a los neoliberales ¿Por qué descarga la responsabilidad en quienes no gobiernan? Todo por defender a su pupila, Claudia Sheimabum, a quien encumbró como gobernadora de la capital. El discurso del Presidente raya en lo inverosímil, pero utiliza todos los medios de comunicación para mentir, su objetivo es culpar de todo a la oposición, no solo política, también a la empresarial, a la mediática y otros; aunque literalmente no exista por el momento la oposición. Espera que la reiterada mentira le arroje más frutos, a fin de cuentas López continúa en campaña y hace uso del presupuesto y del poder, para afianzar sus políticas mediáticas, exalta sus torpezas y uno que otro logro. También se apoya de la empresa del entretenimiento con sus conferencias, las que incluso utiliza para promocionar sus rifas y obtener dinero.

Lo que no dice y mucho menos reconoce el Presidente de la República, o sea López Obrador, que la izquierda mexicana, a la cual él pertenece, tiene más de 20 años gobernando la CDX; que muchos de los que hoy forman parte de su equipo y más que se desperdigan en otros cargos, son los mismos desde que Cuauhtémoc Cárdenas Solorsano, ganó las elecciones en el año de 1977, ocupando la jefatura de gobierno del DF. Entonces Alejandro Encinas (sigue en la nómina del gobierno) aseguraba que la izquierda gobernaba bien. El supuesto independiente y autónomo Fiscal de la República, Alejandro Gertz Manero, los acompaña desde entonces. No son nuevos en la nómina del erario; son los mismos de siempre, no saben y no pueden con la gobernanza ¿Más nombres de aquellos que se hacen viejos y siguen cobrando? Continúan en el usufructo del poder político y de las finanzas públicas, Marcelo Ebrard, Mario Delgado, Martí Batres, Claudia Sheimabum, Carlos Urzúa (quien no aguantó la vergüenza y renunció), Arturo Herrera, Pablo Gómez Álvarez y muchos más. Para ser exactos, el grupo de izquierdosos que comanda el rijoso, suman 23 años en el poder y López Obrador inculpa a los conservadores de los problemas que ellos no han podido resolver en tantos años en la CDMX. De aceptar su mentira como verdad, la exacta conclusión sería que aprenden a gobernar ni a administrar a pesar de los 23 años de ejercicio de gobierno.

Después vendrían las escisiones políticas en la izquierda y aquellos que no siguieron al “mesías” (antes lo fue Cuauhtémoc Cárdenas), como Alejandra Barrales, Jesús Zambrano Grijalva, Jesús Ortega Martínez (desaparecido), Guadalupe Acosta Naranjo, o el hoy senador Miguen Ángel Mancera, quedaron fuera de la “izquierda de López Obrador”. Pregunta obligada ¿Por qué se enquistaron en el gobierno de la CDMX? Precisamente por los “programas sociales” como pensiones a los adultos mayores que le ha traído millones de votantes a Amlo; también los apoyos a madres solteras o el dinero (becas) para los alumnos y más programas electoreros; por eso Andrés Manuel López, sigue de obsequioso en sus recorridos, sabe que es la mejor manera de aumentar voluntades para el próximo proceso electoral; idéntica manera de actuar en todos los regímenes de izquierda, compran voluntades, de los más pobres, después cobran el favor por medio del voto, mientras aquellos que conforma la fuerza laboral y económicamente mantienen a los desamparados sociales, son los que trabajan e invierten, precisamente los descalificados por López Obrador, estigmatizados de conservadores por el mismo Presidente.

Resulta insultante los que a diario afirma el Presidente de la República, que los conservadores o neoliberales son los responsables de los problemas que hoy no puede resolver con su viejo equipo de mañosos burócratas que tanto critican a la inexistente oposición. Para constatar el aserto, basta hojear la historia y se podrá encontrar la verdad, confirmar las mentiras de López Obrador. Pero, como el mismo Presidente ha cambiado en 3 ocasiones de partido político, la mayoría de los iletrados ignoran la verdadera historia del mitómano de Andrés Manuel; o los tiene enajenados con sus becas. Las “mañoserías” (así se manifiesta) de Amlo, quedan plenamente probadas. Él es, nadie más, el responsable de los problemas que causa y no los puede resolver, los conflictos son la materia prima de su gobierno, genera el caos y echa culpas; ahí está la muerte de 137 personas en Tlahuelilpan, todo debido a la falta de orden, por no poner en práctica le ley, por no cumplir con lo que la norma mandata; en esa ocasión no hubo responsables por la muerte masiva ¡El responsable fue López Obrador! Lo mismo sucedió con Ovidio Guzmán, en contra de la ley, ordenó la libertad de un delincuente, argumentó que lo hizo por “defender a la sociedad”. Los mañosos nunca pierden. Los hechos desmienten al Presidente Andrés Manuel. Poco a poco los ilusos van descubriendo las flagrantes mentiras del hombre más poderoso y perverso de México: López Obrador. Presidente que a diario lucha por dividir a los mexicanos, entre simpatizantes y opositores, entre ricos y pobres, entre fifís y chairos, lleva al caos al país entero, generando crisis.

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD “SOY UN TRANSFORMADOR, NO SOY INSENSIBLE NI SIMULADOR”

18 Feb 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Discursos y más discursos de parte de López Obrador, para resolver los grandes problemas que aquejan a la Nació ¿Y las acciones positivas? Basta dar una lectura a sus 10 compromisos para combatir los feminicidios, nos topamos con ideas plagadas de promesas, ilusas intenciones; sin acciones de Estado claras, que permitan vislumbrar el inicio del recorrido del largo túnel que habrá que caminar ¿Dónde están los programas, objetivos y metas presupuestas para resolver el terrible fenómeno social? López, simplemente dio lectura (como siempre) pausadamente a sus compromisos en contra de los feminicidios. Estos son: Estoy en contra de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones; Se debe proteger la vida, de todos los seres humanos, de hombres y mujeres; Es una cobardía agredir a la mujer; Es un anacronismo, un acto de brutalidad, el machismo; Se tiene que respetar a las mujeres; No agresiones a mujeres; No a crímenes de odio contra mujeres; Castigo a los responsable de violencia contra mujeres; El gobierno que represento se va a ocupar siempre de garantizar la seguridad de las mujeres; Vamos a garantizar la paz y la tranquilidad en México ¿Cómo, cómo combatirá el delito de feminicidio? De acuerdo a las últimas estadísticas, en México se cometen un promedio de 4 feminicidios diariamente y el Presidente Andrés Manuel López, simplemente da a conocer sus intenciones; ninguna acción para combatir el abominable delito.

En respuesta a varias preguntas que lanzó a boca de jarro una activista en una de sus conferencia mañanera, dijo que él (López Obrador): “no solo estoy preocupado estoy ocupado, no es el análisis de la realidad o administrar el conflicto del problema, yo soy un transformador”; continuó la perorata presidencial: “ya organizaciones para la defensa de las distintas causas, expertos especialistas, el nuevo discurso (y dale con los neoliberales) neoliberal de la visibilidad de las políticas públicas, corrientes de pensamiento que se han extendido llegan a México que se arraigan son atendidas por nosotros, pero nosotros tenernos un propósito central, luchar para que no haya desigualdad en México, entonces son otros los movimientos, no meterse al meollo del asunto, nosotros queremos que haya igualdad en México, que no haya corrupción, porque, sostenemos que hay que acabar con la corrupción, es la causa principal de la desigualdad, de la inseguridad y la violencia, estamos atendiendo lo fundamental todos los días”. Y remató diciendo: “En el caso del feminicidio nos interesa enfrentarlo, porque es además de un crimen un acto de discriminación, un crimen de odio, por eso, pero todos los crímenes los estamos enfrentando”. Así de simple y burdo, más bien pareció una burla; esas fueron las declaraciones del responsable de atender las políticas públicas de la alta incidencia de la criminalidad en México ¡Mientras tanto, que el pueblo se desangre!

Todo queda al margen en su gobierno, antes debe atender la corrupción y la desigualdad. Eso lo saben los criminales que no se arredran, no se detienen, el gobierno les permite que, bajo el manto de la impunidad, puedan libremente delinquir, total el Presidente siempre anda entretenido en otras cosas, de paseo, repartiendo dinero por toda la República, a manos llenas, para abatir la desigualdad económica de los pobres, mientras los delincuentes van por mucho más que una simple pensión. El mismo responsable hace saber a la delincuencia que ellos no son el problema, son la consecuencia, de tal manera que va por el origen ¿Sabrá López Obrador que la delincuencia maneja más dinero que su gobierno? Bajo esta miope perspectiva de gobernanza, nada le preocupa a López, va por la transformación y mientras transforma (vaya que lo está logrando) a México, el campo de batalla es libre para delinquir, las estadísticas no mientes, más de 35 mil homicidios durante su primer año de gobierno, otros tantos miles de delitos que acompañan el desastre.

Por eso, ahora se entiende que sea prioritario para al gobierno de la 4T, la “rifa, no rifa de un avión” y que el mismo Presidente se haya convertido en el principal promotor de una rifa para ganar dinero, en lugar de atender los asuntos de interés para el Estado; el dinero es el objetivo presidencial, le urge obtener más recursos económicos ¿Sabrá que son finitos? Por eso esquilmó a empresarios con 1,500 millones de pesos, para poder sufragar sus necedades. Para eso puso a Alejandro Gertz Manero en la Fiscalía General de la República, convertido en recaudador de fondos, no para procurar justicia, al Fiscal le impusieron otras prioridades y en cumplimiento a ellas, se pone de rodillas frente al Presidente López, para obsequiarle una ofrenda de 2 mil millones de pesos. Andrés Manuel, insaciable demanda más y más ingresos, para financiar sus caprichos como el tren Maya, sus refinerías y su aeropuerto; entre otros; se entretiene más con la rifa. Nada resuelve, a grado tal que el asunto de los 43 normalistas asesinados, lo endosó al Fiscal General y al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, después ellos serán los responsables de la probada ineptitud presidencial.

Confesión no pedida, culpabilidad manifiesta. El Presidente de la República, confesó que otras son sus prioridades ¡Acabar con la corrupción es una ficción! Ahora ellos son los corruptos, solo que dentro de la visión de López ellos no son corruptos; los hechos prueban lo contrario, están de muestra las compras consolidadas, el despido de miles de empleados, incluso del sector salud, eliminación de Estancias Infantiles, falta de medicamentos para enfermos, etcétera ¡Qué decir de los 137 muertos en Tlahuelilpan, todo por su culpa! Además de inepto, es corrupto; el Presidente engaña bobos, dice combatir lo que él mismo representa: la corrupción. Todos los subordinados de su gobierno lo siguen, cumplen con la misma y ciega fe de sumarse a las filas de la nueva corrupción; ahí están los legisladores que aprueban un presupuesto de Egresos y el Presidente lo trastoca, sin que aquellos levanten la voz, le consienten todo; inequívocamente es corrupción. Qué decir lo realizado por la Secretaria Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, que absuelve al manifiesto corrupto del Director de la CFE, Manuel Bartlet Díaz; Andrés Manuel, apoya la resolución de quien no tiene el menor conocimiento de Derecho. La nueva corrupción se llama la Cuarta Transformación, así que la prioridad del Presidente no es resolver los grandes problemas, el “transformador” de ideas trastocadas. Sus prioridades son la corrupción y la desigualdad, no de hechos ciertos que resuelvan otros tantos asuntos de Estado.

Bien porque se atiendan las enormes desigualdades económicas que existen entre los mexicanos; pero, con las políticas del “transformador” de López Obrador, lo único que está haciendo, es ampliar las desigualdades, obsequiando dinero no atiende de raíz de los problemas; en cambio, desincentiva el crecimiento económico, logró que se derrumbara la creación del empleo, no hay inversiones ni públicas ni privadas; economía estancada. No cabe duda que la 4T, lleva a México por el camino del fracaso; si antes estábamos más, ahora estamos peor, vamos en picada. De continuar por el mismo rumbo, dejará en ruinas al México del siglo XXI. Sus experimentos de corte socialistoide hasta ahora no funcionan, sigue el mismo camino que en Venezuela con Chávez y Maduro, un pueblo hoy sumido en la desesperanza y, solo un golpe de estado los hará cambiar. Lograron depauperar a su pueblo. Mientras tanto, impávido el “transformador” no se inmuta ante el horror de los feminicidios, quien en lugar de generar políticas públicas que combatan con fuerza y de raíz el problema, simplemente emite un decálogo de buena voluntad. Gana la mezquindad de Andrés Manuel López Obrador. Así no se resuelven los problemas.

Héctor Parra Rodríguez


Los conservadores

18 Feb 20 | Augusto Isla | Clasificado en Cultura, Política | 1 Comentario »

El presidente de la República amanece cada día con un ‘palabrario’ envenenado que califica a quienes no piensan como él. Pero él es así. No se concibe sin ese enemigo imaginario que son ‘los conservadores’ que, dicho aparte, nunca ha definido. ¿O solo son un fantasma? ¿Un referente de su amargo discurso? Al menos para mí no es más un agravio estéril. Un disparo que se pierde en el viento. Incluso un halago.
Mucho hay que conservar en este planeta, en sus soles. Mucho en esta patria, en su democracia que no acaba de nacer sana y fuerte. Mucho en la vida de cada uno de nosotros. En la Polis y en el Oikos. En el ámbito público, en la familia y los amigos. Soy pues, un conservador. Orgullosamente conservador. Porque quiero conservar mi vida, mis libertades. Quiero conservar mis ‘clásicos’ literarios en el más amplio sentido: poetas, pensadores… Regalos del tiempo. Y mis raíces antiguas y modernas. Porque quiero conservar mis ojos para contemplar la magnificencia de las obras del hombre: la pintura, la arquitectura. Un retrato de Leonardo, un puente escrito sobre las aguas de la remota China. Porque quiero conservar mis oídos para gozar a Bach, las notas sincopadas de Charlie Parker y el palpitar de las estrellas. Porque quiero conservar mi optimismo, seguro de que la utopía de hoy será realidad mañana, seguro de que los tiranos también mueren aunque se piensen eternos. Quiero ser conservador para comprender el alma de los otros, siempre lejana y nunca abandonar el sentido de la compasión.
No es, pues, un pecado ser conservador. Quien así lo crea está muerto en vida. Como la madre de Franz Kafka, de quien éste decía: “se afana por no vivir”. Y lo afirmaba quien pasó por este mundo escudriñando lo imposible, imaginando un castillo que no existía, quien redactó la carta más conmovida dirigida a un padre que no pudo descifrar sus prodigios secretos.
* * *
Edmund Burke, el admirable conservador inglés, resume así lo que dibujan estas líneas balbuceantes: “La vida es bella, y vale la pena vivirla sea cual fuere su final. Mucho que ver y que hacer todos los días. Hay vino y cosas que comer. Y escaparates que contemplar. Y amigos que esperan que nos acerquemos a ellos. Y libros que leer y música que oír”. Así pues, que nadie se sienta herido porque alguien, ungido por una papeleta electoral, le llama “conservador”.


EN DO MAYOR.

18 Feb 20 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

(Parte I de II)

DIVERSOS ROSTROS Y UN SOLO CUERPO.
Confieso que más de una vez detuve mi lectura de El VENDEDOR DE SILENCIO de Enrique Serna, enorme escritor, quien nos entrega en esta novela un retrato inquietante y humanamente descarnado de la tortuosa y cruel personalidad del periodista Carlos Denegri ( 1910- 1970). Su libro es la biografía novelada de un personaje real del periodismo mexicano, dueño de grandes capacidades intelectuales que usó para beneficio personal, afirmar su insaciable afán de poder y su imagen de macho poderoso.
Pero si bien el personaje central es Denegri, es también el retrato de una sociedad no menos tortuosa, profunda e inconscientemente cruel, frívola y capaz de albergar y usar a individuos que no pueden anidarse fuera de un entorno razonablemente sano. Es la estampa colorida de una clase social profundamente clasista, racista y con patente menosprecio a la mujer confinada al papel decorativo en la que se establecen juegos de simulación y de falsos pudores. La novela de Enrique Serna es, además de todo eso, un desfile de nombres de intelectuales y su danza con el poder; es una minuciosa disección psicológica del personaje y de la anatomía de la clase política y social del México de una época en la que cincelaron los valores y delinearon sus caminos por los cuales transitar.
Atrapada en la ágil narrativa del autor, hube de detenerme al ver reflejadas allí esa realidad aún persistentes entre nosotros, pero que pocas veces logramos dimensionar. Imposible no preguntarse de dónde venimos, qué y cómo nos hemos construido y dónde estamos hoy parados. Obligada reflexión y pregunta sobre hasta dónde permeó ese tufo de descomposición gestado desde entonces en una sociedad tan complaciente. Quizá, aventuro, parte de lo que hoy vivimos sea el resultado de esa permisividad que permitió el avance de la mirada distorsionada, disfrazada de normalidad y que hoy nos estalla hiriéndonos con sus filosas aristas. Acaso hoy esa ley implacable de causa y efecto que no hemos logrado asumir, nos alcanzó. Acaso sea tiempo ya de trabajar a fondo en nuevos paradigmas más conscientes, más humanos, en los que la palabra respeto sea el significado profundo del amor.
VICIOS NO TAN OCULTOS.
Casi al inicio de sus primeras páginas leí con asombro una escena perturbadora que suscitó las preguntas arriba mencionadas. En ella cita algunos nombres y fue uno de ellos el que me detuvo. Aparece junto a Denegri y es uno de sus personajes que describe como un conquistador incorregible, un cínico playboy. “ Delgado de pelo castaño, tenía la distinción en el vestir y los modales exquisitos de la vieja oligarquía mexicana, la que ya era rico en tiempos de don Porfirio…” ¿Por qué detenerme en este personaje? Porque este hombre, el aludido “playboy”, (“ si te la pasas correteando gringas en Acapulco”) llegó más tarde a ser gobernador de un Estado. Antes pasó por varías instituciones y, ya en funciones como gobernador, era verdad abierta que el funcionario en cuestión perseguía a jovencitos. Una debilidad la suya era la de seducir hombres jóvenes, estudiantes a quienes invitaba , o hacia allegarse hasta su oficina y terminaba con alguno de los ingenuos en su bañera de lujo construida en el privado de su oficina estatal.
Ejemplo y producto de nuestra clase política y de nuestra sociedad, a la muerte de este personaje (2010) se le rindieron toda suerte de homenajes por su obra profesional, exaltando así logros, méritos que no son de negar, pero sin duda magnificados para vender así la estabilidad y éxito de una clase gobernante de entonces, que nada tenía de integra y decente y sálvesequienpueda ayer como hoy ¿verdad, Niniane?
Uno de los hijos de este ex gobernador priista, más tarde, a principios de los años 80s, sedujo y engañó (montando una falsa boda con ella), a una bella modelo mexicana, jovencita de 17 años a la que llevó a vivir en Las Lomas y cuya carrera terminó debido a su fuerte adicción a toda clase de sicotrópicos. Años más tarde y ya pasados los cuarenta años de edad del hijo de este ex gobernador dio píe a otra nota escandalosa: Fue detenido en las calles de Polanco por armar escándalo junto a varios individuos. Iban en su carro ingiriendo alcohol. Al detenerles y revisar el auto encontraron grapas de cocaína y pastillas psicotrópicas. “Quien ha paladeado el poder de niño ya no se resigna a vivir sin él”, reza un dicho. Y al momento de ser detenido gritaba a las autoridades, ostentando las influencias que su apellido y el otrora cargo de su padre le dieran. Aunque ya no se supo cómo salió de ese lío , no es difícil concluir que logró hacerlo con las influencias que logró mover en ese momento , ya que su padre aún estaba vivo. .
BANQUETE DE PODER, DESFILE DE COMPLICIDADES Y OMISIONES.
“Bajo la regadera recordó con nostalgia su gloriosa impunidad de antaño: esos miedos nunca lo hubieran asaltado en el sexenio de Miguel Alemán, cuando era el favorito de la corte. Dichosos tiempos aquellos en los que podía soltar balazos en un cabaret, manejar a velocidad de ambulancia escoltado por policías de tránsito, ligarse a mujeres casadas en las narices de sus maridos o vociferar en el mostrador del aeropuerto cuando algún vuelo venía lleno: baje a quien sea, tengo que tomar ese avión por órdenes del señor presidente….” , uno de los párrafos, fiel estampa de ese México que venía seguido tras de una cauda de personajes oportunistas que hicieron del poder su aspiración más grande, como una forma también de allegarse de riqueza. Es en esta administración de Alemán donde -relata la novela y así consta – Denegri tuvo su mayor auge como periodista de sociales.
El VENDEDOR DE SILENCIO da cuenta del manejo de la prensa de entonces. El Excélsior, ocupa mención especial, junto a uno de sus directores: Rodrigo del Llano, el skipper, quien junto a Denegri, se sirviera de su relación cercana con el poder en turno para vender su silencio o alabanzas. Es la novela están documentadas complacencias y rivalidades entre colegas, pugnas profesionales y personales; un largo desfile de nombres de intelectuales de la época. Uno de los pocos nombres que sobresale de entre este festín de disimulos y complacencias es el de don Julio Scherer García, apodado el “el mirlo blanco”. Hombre de firmes convicciones y una ética a toda prueba que manifestó su rechazo hacia quien llamó “el mejor y más vil de los reporteros” y al que aludiera años más tarde en de sus memorias: Estos años (Océano, 1995) y La terca memoria (Grijalbo, 2007).
( Mañana parte II y última)


CARTA en Palabra de Lector de PROCESO 2259 y Agradecimiento.

17 Feb 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

Amigos:
Gracias a la nueva dirección de Proceso por la publicación de mi cartita en la hora del cambio entre Rafael Rodríguez Castañeda y Jorge Carrasco Araizaga, el director saliente y el entrante. Quedo muy agradecido con los dos.
Hoy agregaría dos cosas.
–Creo que sería conveniente reforzar la parte de crítica cultural del semanario y recuperar, quizá, algunos viejos colaboradores y/o ver la llegada de nuevos buenos críticos y creadores.
–En el número de esta semana se echa de menos el encuentro en Palacio Nacional entre el poder del gobierno de López Obrador y la centena de empresarios nacionales. ¿No es motivo de información y análisis la tamaliza y la charola en torno a la cacareada rifa del avión presidencial? ¿Cuál es la mirada crítica de la Revista Proceso? Nos gustaría saberla. Algunos lectores malpensados piensan, con no poca razón, que… el semanario a veces parece plegarse al nuevo poder en turno.
Con mis saludos siempre cordiales, críticos y agradecidos de su lector ciudadano, falible como cualquier otro.
Julio Figueroa.
Qro. Qro., Presidentes, lunes 17-II-2020.

–Gracias por la imagen al amigo Hernando Lozada.


TRAS LA VERDAD “AMLO TENEBROSO, NUNCA ACTÚA DE BUENA FE”

15 Feb 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, lo disimula, pero incurrió en conducta delictiva, a pesar de que niegue los hechos (siempre lo hace), las evidencias en su contra son abundantes, contundentes, a pesar de simular y reiterar que sus actos son de “buena voluntad”. Me refiero a lo sucedido en los días previos a la cena de 2 mil millones de pesos y al pase de “charola” del miércoles por la noche con 100 empresarios, en el seno del poder político, en Palacio Nacional, remembrando al diezmo de la época colonial. Lo cierto que la invitación a la cena de empresarios millonarios, se planeó con el único propósito de pedirles que regalaran 2 mil millones de pesos. Ese acto presidencial tiene nombre en el Código Penal y se llama: extorsión. López Obrador, ha pretendido disimular que se trató de una “donación voluntaria y que nadie estuvo obligado a la entrega de 20 millones d pesos por el cubierto de tamales y atole. La ayuda también fue para el mismo Andrés Manuel López Obrador, para abultar el monto del presupuesto público que manipula a su antojo; si bien el dinero, supuestamente será para comprar insumos hospitalarios, lo cierto que López decidirá qué hacer con ese dinero no presupuestado. El destino de la donación, una vez con el dinero en la mano, el Presidente decide qué hacer con ese recurso que obtiene ilegalmente, por medio de la coerción política. Para doblegar a los empresarios les vende la idea de la necesidad de insumos hospitalarios para el pueblo que menos tiene. Y el “pobre” pueblo le agradece el gesto a López Obrador, no a los empresarios. Un “hit político electoral”, le quita dinero a los ricos para darlo a los pobres ¿Acaso esos 100 empresarios no contribuyen con el pago de sus impuestos?

Es responsabilidad del Estado comprar con el presupuesto autorizado esos insumos, no de los empresarios, ellos pagan sus impuestos, así lo dispone la Constitución y leyes reglamentarias ¿Entonces? Así las cosas, cualquier estudiante de Derecho, puede demostrar los elementos materiales de varias figuras delictivas en que incurrió Andrés Manuel López Obrador; literalmente esquilmó a los donadores por la fuerza que impone el Presidente de la República, no se trató de un acto voluntario de buena fe. Mas, como no hay ni habrá denunciantes, a pesar de la existencia del delito y del presunto responsable, Gertz Manero, no puede perseguir de oficio la conducta delictiva. Un evidente acto delictivo, el Presidente lo muta y transforma en acto voluntario. Esa misma acción delictiva, la que por supuesto rechazar López Obrador, antes era llamada: “pase de charola”. Ahora es calificado por el Presidente como: acto voluntario, de buena fe. Se trata de manipulación semántica, no desvirtúa la esencia del hecho. Andrés Manuel López, según su reiterado discurso, trata de deslindarse de conductas pasadas, pero su actuación claramente es igual o peor, sin duda es gansteril; utiliza la figura de delitos de “cuello blanco”, de lo que acusa a sus antecesores, a los fifís, a los conservadores; él lo hace mucho más evidente, pero lo niega. Así son todos los delincuentes, para muchos ese es su trabajo. Los doblegados empresarios, por supuesto, no deben, no pueden quejarse, Andrés Manuel y su el gobierno de la 4T, les puso el dedo encima, de ahí que hayan accedido dócilmente y no se quejen en lo absoluto, al menos frente a un micrófono o cámara; aunque ha trascendido la molestia en muchos de ellos. La clase social burguesa empoderada, siempre vituperada por el Presidente de la República, Andrés Manuel López, ahora resulta que es aliada del mismo poder político que la aborrece y rechaza (siembre hay contubernio). El poderoso Carlos Slim, el multimillonario, convertido en gestor oficioso empresarial para cobijar la clase empresarial que les brinde confianza; pero no todos los peses son gordos ni enormes, aunque estén en el mismo estanque, hay tamaños y sus fauces son de distinto tamaño y fuerza ¿Quién seleccionó a los 100 empresarios premiados? No es fácil obtener 100 nombres de empresarios exitosos de la noche a la mañana, obvio que el poder político saben bien quiénes son aquellos a los que pueden presionar por medio de “invitación” y obsequien “voluntariamente”, 2 mil millones de pesos; sin duda alguna, ingenioso el desembolso, pero delictivo.

¿Cómo puede justificar un empresario, en su contabilidad, la salida de 20 millones de pesos como donación? Muchas interrogantes más ¿El gobierno federal dará recibo de la donación o simplemente se embolsa el dinero sin dejar rastro? ¿El dinero de la donación se entrega en cheque o en efectivo? Nada se sabe, todo es secreto entre las partes ¿Habrá deducción del impuesto al donante en el momento de la declaración? Tampoco se sabe. Demasiadas irregularidades derivadas de la invitación del Presidente de la República, en tratándose de un acto de “buena fe”. Novedosa modalidad gansteril de obligar al empresario para “gastar” su capital. Más cuestionable cuando, por el exceso de desconfianza que ha generado el gobierno de la 4T, los empresarios no invierten y sí regalan jubilosos 2 mil millones de pesos. El gobierno federal, que es su obligación y se programa en el presupuesto de egresos, tampoco invierte; por eso la economía mexicana se estancó, entró en franco retroceso, no crece. Si los empresarios no invierten, la obligada donación resultó una manera obsequiosa de invertir para el gobierno federal, delincuencialmente novedosa para lograr obtener más recursos en el erario, ya no solo por medio del la carga impositiva, ahora las donaciones son el fuerte de López Obrador ¡Empresarios solidarios con México! Por cualquier lado que se analice el asunto, fue deleznable el acto presidencial, pretendida “donación voluntaria y de buena fe” ¡Vergonzoso chantaje!

¿Quién osa invitar a un amigo o desconocido a cenar su casa, para pedir a cambio una generosa donación voluntaria? Seguramente el invitado declinaría, se iría a otra parte a comer tamales y atole más barato, no se gastarían más de mil pesos; para eso están los legendarios clubs de empresarios que ayudan, como el de los Rotarios o de los Leones, en ellos practican la labor social. La vergüenza encima, el Presidente de la República, se negó a proporcionar lista de “invitados”, obligados a asistir a la cena, aunque fueron captados por los medios de comunicación al ingreso y salida a la cámara de tortura. López Obrador, tampoco dio a conocer el monto de las donaciones individuales, todo quedó en el anonimato; el monto recaudado, dijeron, fue de 1,500 millones de pesos. Con el cinismo que caracteriza a López Obrador, este insistió en que se trató de una “ayuda voluntaria de la clase empresarial”. Lo planeado y ejecutado por la Presidencia de la República, fue un acto de rapacidad, una acción delictiva abierta y descarada; simuló el “cobro de piso” al que acostumbra la delincuencia organizada. Conclusión. Al no haber denuncia, no habrá investigación. El acto delictivo de extorsión quedará impune. Por temor fundado, los empresarios amenazados o coludidos con el autor del delito. El Presidente de la República, podrá fondear la compra de los insumos hospitalarios, con la donación y con la rifa, no rifa del avión presidencial.

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD “LOS SOBORNOS DEL SIGLO”

14 Feb 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Sin lugar a dudas que la “estafa maestra” se quedó corta con la cena del deshonor a la que convocó el Presidente de la República, a la clase empresarial pudiente de México. al menos 100 “invitados” asistieron al acto de soborno, al cohecho institucional, sujetos voluntarios al fructífero negocio de la extorsión o como usted quiera llamarle. A nadie se invita a cenar para pedir a sus invitados que regalen millones de pesos al gobierno federal, para cubrir las ineficiencias propiciadas por el mismo titular del Poder Ejecutivo, para financiar sus fallidos proyectos. Para solventar económicamente uno más de sus proyectos, se inventó rifa de avión que no será rifa, crea la ilusoria venta de un avión que no puede vender, segundo fracaso; al no tener más opciones para sacar dinero (se le ocurre) decide el Presidente invitar a empresarios para que le obsequien dinero, sin importar de dónde venga ese enorme caudal de 2 mil millones de pesos que pretende, simplemente solicita a sus invitados “donen” de 20 millones de pesos en adelante, supuestamente para la compra de insumos hospitalarios, obligación a cargo del poder público, para eso son los impuestos que pagan los empresarios, hábilmente se adelantó al Teletón de Televisa; sin lugar a dudas la ilegal extorsión se trató de un doble impuesto, una exacción, por tanto ilegal, disfrazada de donación.

Como coderos uno a uno fueron llegando los empresarios a Palacio Nacional, la noche del miércoles, para cenar tamales, acompañados con “atole con el dedo” que les daría el mismo López Obrador. Hasta esta hora no se sabe a cuánto ascendió el costo de la cena, con hermetismo se guarda la cifra. Los empresarios que fueron entrevistados a la salida de la magna cena, no quisieron confesar a cuánto ascendió la “voluntaria donación”; excepción hecha de Benjamín Hernández, del grupo Vitro, quien por salir del paso dijo haber donado 300 mil pesos, cuando que el formato que les distribuyeron a los asistentes consideraba cifras que iban de los 20 a los 200 millones de pesos; o el empresario Humberto Garza, del grupo Famsa, quien a pregunta de un reportero dijo no recordar las cifras que contenía el documento, a pesar de haberle dicho que el documento consignaba hasta los 200 millones, pero el empresario “bateó” al reportero. Total, que, como niños regañados los empresarios asistieron y no quisieron confesar de a cuánto fue el “moche o paso de charola presidencial” ¡El soborno del siglo! Esa acción sin duda alguna configura un o varios delitos ¿Para eso sirvió el nuevo “gabinete económico que formó López Obrador, para esquilmar o estafar a los empresarios? ¿Qué le sigue?

La cena tuvo su “mesa de honor”, para diferenciar quién es quién; presidieron el evento, que más que cena pareció otro acto oficial, el Presidente de la República, acompañado, entre otros, por el empresario más influyente del gobierno de la 4T, Carlos Slim; asimismo estuvo el Secretario de la Defensa Nacional, ahora convertido en empresario constructor del gobierno lopista. Como semejando la última cena de Jesús Cristo, 12 personas presidieron la cena (reunión), una sola mujer, parecía la Magdalena, al lado de López Obrador. Resulta vergonzante la forma de gobernar de Andrés Manuel López Obrador, indignante para la clase empresarial pudiente, a la cual ultraja, la somete; por algo esa misma “clase burguesa” (diría el mismo López Obrador, a quienes no se ha cansado de ofender) no invierte, saben de las patrañas que acostumbra el Presidente de la República. El objetivo de Andrés Manuel López, es hacerse, por lo pronto, de 2 mil millones más, en lo que llega la fecha de la rifa del imaginario avión presidencial ¿Si es tan urgente la compra de insumos hospitalarios, por qué esperar hasta el 15 de septiembre para su adquisición? ¡Patrañas del Presidente!

Supongo que, aquel empresario que no coopere, será sometido a la furia de la Unidad de Inteligencia Financiera, para encontrarle alguna irregularidad al empresario y someterlo a la “justicia”, mientras lo empobrece con la nueva atribución de extinción de dominio, que le permite a López Obrador, quitarle todo a quien él desee, de esa nueva atribución sacaron los otros 2 mil millones que en esta misma semana (humillantemente) el sobajero del Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, fue a entregar de forma por demás ilegal a López Obrador. Debió entregar ese dinero a Hacienda, con toda la documentación que justifique la recaudación. Otros 2 mil millones más que no esperaba en una sola semana, 4 mil millones en manos del Presidente, un dinero mal habido, sin juicio de por medio, solo a través de un “convenio”, el Fiscal obtuvo 2 mil millones de pesos (supuestamente extraídos ilegalmente del bolsillo del Infonavit), violando todo procedimiento el “Procurador General de la República” fue arrodillarse ante el “rey” para llevarle regalías, producto del cargo que ocupa. Otro delito que presumen los altos “jerarcas” del gobierno de la 4T ¿A dónde vamos a parar con un gobierno que practica la extorsión como método de recaudación? Por eso el delito de extorsión se ha incrementado en México y cómo no, si el mismo López Obrador, lo practica sin consecuencia alguna. De mal en peor el gobierno de la 4T.

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD “LUCRAN CON LA MUERTE DE LOS 43 AMLO Y FAMILILARES”

11 Feb 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »

El asesinato colectivo de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en septiembre de 2014, conmocionó a México, por la brutalidad con la fueron masacrados los estudiantes a manos de la delincuencia organizada. Toda la culpa fue para Enrique Peña Nieto; López Obrador, llegó a decir que se trató de un crimen de Estado; ahora, como Presidente, se ha retractado. Muchas pruebas acreditan que los estudiantes fueron confundidos y confrontados como si se tratase de otro grupo antagónico de la misma delincuencia. Al paso del tiempo, ha quedado demostrado, con creces, el salvajismo con el que actúan los grupos de la delincuencia organizada, muchos videos desde entonces circulan en las redes sociales que dan prueba de la brutalidad; otras prueba de la crueldad con la que actúan, fue la bestial manera en la que, delincuentes masacraron a varios miembros de la familia LeBarón, ni los niños son excluidos de la barbarie con que actúan los delincuentes. Por eso no debe extrañar lo que hicieron con los normalistas, aquellos asesinos de la delincuencia organizada, plenamente identificados, muchos de ellos procesados, otros liberados por torpezas procesales y liviandad de la ley.

En septiembre se cumplirán 6 años del homicidio colectivo de los 43 y, tanto Andrés Manuel López Obrador, como estudiantes normalistas han usufructuado políticamente con la muerte de los estudiantes. Para nadie es desconocido que el sector de los normalistas, es un grupo en donde se capacita a los “estudiantes” para convertirlos en agitadores profesionales, no se les prepara para educar; no, se les prepara para ser líderes de movimientos sociales de desestabilización. Son un grupo beligerante poderoso que consigue del gobierno lo que les viene en gana; delinquen impunemente sin traer consecuencia legal alguna. Cometen delitos de robo, secuestran, generan daños multimillonarios en propiedad ajena y nada les pasa. Podría afirmarse que los normalistas son un grupo consentido y temido, a la vez, de los gobiernos en turno, sean estatales o federales. Por la misma belicosidad de los estudiantes de Ayotzinapa, fueron confundidos por la delincuencia organizada y así los trataron aquella madrugada que, en lugar de estar en la escuela, salieron en la madrugada a saquear (ya habían robado varios autobuses) para su viaje a la Ciudad de México y festejar el 2 de octubre. Todo indica que esa vez se equivocaron los delincuentes de la alta escuela, con los aprendices de la normal. López Obrador, ofreció a los padres de los estudiantes asesinados, que su gobierno sí investigaría el paradero de sus hijos, los estudiantes; mutuamente se han auto engañado. Ambos bien saben que los estudiantes fueron asesinados desde el pasado 26 de septiembre de 2014, incinerados en un basurero. Pruebas de laboratorio de la Universidad de Innsbruck, así lo demostraron. Pero, políticamente ha sido mucho más valioso exigir la “aparición de los muertos” que aceptar que fueron asesinados. La frase desgastada de: “vivos se los llevaron, vivos los queremos”, ha quedado acuñada y la corean en las múltiples manifestaciones que realizan desde entonces. Ahora el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quedó entrampado en su propia mentira ¿De dónde sacar a los muertos?

Andrés Manuel se comprometió a investigar a fondo el asunto y dar con el paradero de los “desaparecidos”; encargó personalmente al Subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, hacer nuevas investigaciones, dijeron que empezarían de cero; otro mentiroso, Encinas, afirmó hace unos meses, saber en dónde se encontraban los estudiantes. Hasta hoy no volvió a decir. Los familiares de los estudiantes asesinados, insisten sobre el paradero de sus hijos. López Obrador, lanza otra de sus innumerables mentiras, ahora afirma que existe un “pacto de silencio” entre los responsables ¿Quiénes son los responsables? El Presidente dijo: “Estoy convencido de que si nos unimos, lograremos romper el pacto de silencio que ha perdurado por mucho tiempo y esclarecer lo acontecido; no prolongar la impunidad, hacer justicia, y demostrar que somos auténticos representantes de un Estado social y democrático de derecho”. Solo palabras y más palabras, López ahora enfrenta la realidad de no poder satisfacer a los demandantes de justicia que prometió.

Ladino como suele ser Andrés Manuel López Obrador, ahora enfocó sus baterías en contra de Alejandro Gertz Manero, Fiscal General y el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldivar Lelo de la Rea, para que entre todos, le den respuesta a los padres de familia ¿Y la investigación de Alejandro Encinas? Incluso afirmaron que volverían a contratar a los integrantes de la CIDH. Nada hasta ahora. Solo mentiras. De manera discreta, Encinas fue relevado de la responsabilidad de hacer aparecer vivos a los muertos. De tal manera que, al involucrar a más autoridades (de otro Poder Público y un supuesto autónomo) en la solución del problema que no han podido resolver a más de un año de distancia (ni lo harán), López Obrador, hábilmente diluye su compromiso, evade su responsabilidad; así podrá culpar a otros de su ineficiencia, como suele hacerlo en todos los asuntos en los que causa problemas y no los resuelve. Socarronamente dejó tranquilo a Encinas y deriva la solución en personas que antes no estaban involucradas. El Presidente de la Suprema Corte, no puede intervenir en el juzgado en el que se procesan a muchos de los homicidas y delincuentes involucrados, está impedido legalmente, ni siquiera puede insinuar qué debe hacer el juez, cometería delito o falta; Alejandro Gertz Manero, además de que nunca ha litigado, tampoco puede actuar como Ministerio Público en el juzgado. Pero, todos quedan felices con la nueva promesa de López Obrador, gana tiempo, mientras que los otros lo pierden. Todos saben que los estudiantes están muertos, literalmente desaparecidos por la incineración de que fueron objeto. Nunca es recomendable involucrar temas criminales con la política, como lo ha hecho durante mucho tiempo Andrés Manuel López, ahora le toca a él sufrir las consecuencias. No ha sido capaz de resolver la alta criminalidad, mucho menos podrá traer a la vida a los estudiantes asesinados. Poco a poco, las mentiras de López Obrador, se hacen evidente, van cayendo por su propio peso.

Héctor Parra Rodríguez


EN DO MAYOR.

11 Feb 20 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

Selectiva y veleidosa como la memoria, pero ante todo solidaria. Presta a acompañarme en los momentos de tribulación como los que ahora tengo al ver a nuestro país agitado con emociones desbordadas, Niniane viene a mi.
Está aquí. Irónica y lúdica. Burlona y festiva. Ácida e inquisitiva se sienta a mi lado en silencio. Sonríe escéptica y pregunta : ¿De qué hablarás hoy? ¿Cuál es tu tema? ¿Para quién escribes? ¿Tienes lectores de tu En Do Mayor? ¿Qué te dicen? En este vasto y basto territorio de voces desaforadas la tuya apenas resuena ¿qué pretendes con tus escritos?
¡Ay, Niniane…!, no me quieras psicoanalizar. Nada en especial persigo. Solamente me dejo llevar por mi convicción de que no hay nada peor que guardar silencio ante las falacias de quienes en nombre del bien nos utilizan para sus ambiciones. País de tuertos, de sordos, de mustios; país de indolentes, ¡cuánto atropello hemos permitido a lo largo de nuestra historia! Y ahora no sabemos cómo salir de esta farsa teatral de actores de cuarta en el que se fusionan merolicos y timoratos. País de ciudadanos con emociones alteradas, la violencia que a diario padecemos desde años atrás y que ha recrudecido en esta administración está pasando facturas en la salud de los mexicanos.
Médicos de diversas especialidades con los que he platicado coinciden en lo mismo: la zozobra ante el futuro, la angustia, el sentimiento de inseguridad está alterando más las emociones. Los periodos de larga tensión bajan las defensas y se somatizan, manifestándose a través de diversas enfermedades. Esto es un asunto de salud pública que ni autoridades ni sociedad estamos dimensionando. Un médico internista conocido me comenta que hay varios cuadros de depresión, de ansiedad en pacientes que el trata desde hace tiempo. Hay enojo, irritación que se expresa en respuestas agresivas. Estamos en niveles preocupantes. Eso también ha llevado a una falta de empatía e interés por lo que sucede al otro. Es un mecanismo que termina replegando al individuo sobre sí mismo o haciéndolo hiper reactivo en sus respuestas. ¿Entiendes, Niniane? Así que déjame por lo menos conservar en mi esa parte que todavía se niega a tomar como normal lo que sucede en esta sociedad que transita sobre ácidos rieles de cordura. Yo no quiero refugiarme en esa fortaleza cercada por delgados cristales que colapsan al menor testereo.
Nos hemos vuelto más mezquinos. Somos sociedad construida en círculos de confort y cada quien teje sus fantasías sabiendo que serán aceptadas por sus iguales. Callamos ante este escenario infrahumano de muerte y horror, pero se agitan nuestras emociones si nuestros privilegios son tocados. La solidaridad está con los del circulo al que pertenecemos. Nada más. Los otros que se rasquen con sus uñas. Hay en eso una suerte de evasiva responsabilidad humana y ominosa complicidad. La voz salta, si el que es tocado es uno de los nuestros. Entonces si alaridos. Y hasta eso, depende también qué lugar en esa escala de importancia concedida por los demás ocupe el afectado. Tibia la crítica contra lo que sucede en el país no nos atrevemos a alzar la voz porque más vale irse con cautela por aquello de qué tal si en una de esas me llaman a formar parte de un proyecto. No salimos de esa forma arribista y mezquina de vivir y de hacer política.

¡Ay Niniane… Niniane, las cosas que me haces decir! Pero no me culpe nadie de ellas. Sólo pongo palabras a esta actitud timorata y convenenciera que está tan presente en la sociedad y acentuada en los políticos. Entonces ¿por qué nos asombra estar dónde ahora estamos? Ningún mal avanza sino es porque nosotros lo permitimos. Y nadie llega tan lejos sin el cobijo en forma de silencio u omisión de una sociedad. Creo que hasta el querido, admirado y siempre recordado, Germán Dehesa ( 1944-2010) quien solía manifestar su desacuerdo con la sentencia aquella: “ cada pueblo tiene el gobierno que merece”, hoy reconocería que hay mucho de verdad en la frase. Ya basta de estar solapando y rehuir nuestra parte de responsabilidad en la construcción de lo que estamos enfrentando. Hablemos de lo verdaderamente importante. Hay tantas cosas que se están jugando en el país y ni así somos capaces de unirnos y manifestar nuestro desacuerdo con acciones concretas y de manera civilizada.
Y si, Niniane, si. Si estoy molesta.

ADIVINANZA
¿Puebla, Niniane? ¿Una adivinanza dices? Bien, te escucho: ¿En qué se parecen el ex gobernador de Puebla Mario Marín (PRI) y Miguel Barbosa (MoReNa)?
¡Ay, Niniane! ¿a cuál de los tantos puntos en común que tienen te refieres? ¿Al de su físico? Lo que se ve no se juzga. Pero tienes razón, no es ese el importante. ¿Qué más cercano y semejante al PRI que todo MoReNa? Se reconocen por el modo de conducirse . Hasta por sus olores, aunque cambien de perfumes.

Y no hace falta preguntar el porqué te saltó en estos momentos el nombre de Mario Marín. Quienes crean que por callado, ya no está en la vida política, se equivoca. Está. Mustio, como es y ha sido, pero está. Desde su “escondite” a donde huyó luego que en abril del 2019 se dictara orden de aprehensión en su contra por el delito de “tortura” contra Lydia Cacho. Orden que incluye a Kamel Nacif Borge, el llamado “El rey de la mezclilla”, un personaje siniestro y con amplio poder entre numerosos políticos aún con poder en el escenario.
Ellos, tanto Marín Torres como Kamel Nacif están prófugos. Pero siguen moviendo sus piezas o fichas de confianza. Una de ellas es la aspirante a la Fiscalía General del Estado, una de las aliadas e incondicionales y encargada de girar orden de aprehensión contra Lydia Cacho. ¿De quién hablamos: De Rosa Celia Pérez . ¿Quién es esta mujer que aspira a ocupar este cargo de tal delicadeza? La susodicha fue la juez que dictó el auto de formal prisión para Lydia Cacho bajo el cargo de difamación al empresario Kamel Nacif. Hablamos del 2005, durante el gobierno de Mario Marín. Sobre ella Lydia Cacho alerta: “El prófugo de la justicia Kamel Nacif me encarceló y mandó torturar por denunciar pornografía infantil. Se alió con la jueza Rosa Celia Pérez que hoy quiere ser fiscal de Puebla”. La periodista y activista, autora de grandes investigaciones que han puesto al descubierto redes de pederastia y complicidades trae a colación el audio de una conversación entre Juan Nakad Bayeh, un explotador de mano de obra de los reos del penal de San Miguel y socio y cómplice de Kamel Nacif. Este último sostiene en la conversación con Nakad : “ Dile a la jueza Rosa Celia que le pago un viaje a Las Vegas. “Ella no se va a p’atras contra Lydia Cacho, la jueza es de las nuestras”.

Por supuesto que no fue la única prueba de las bajezas cometidas por estos personajes en el caso de Lydia Cacho. Pero – es uno de los ejemplos de las practicas enquistadas en la política mexicana. Así nació el sistema Priista, formando redes de complicidades entre funcionarios de altos cargos. Compadrazgos, favores, colocación de fichas estratégicas porque en eso de la política siempre hay que tener algún conocido, es lo de siempre. Nombres de ayer están hoy ocupando cargos estratégicos. Mario Maldonado, periodista de El Universal, Puebla, ironiza sobre una hecho que se da en esta actual administración de Barbosa. “Vaya coincidencia: el Consejero Jurídico de Miguel Barbosa, Ricardo Velázquez Cruz, ocupó exactamente ese mismo puesto durante la administración de Mario Marín. No sólo eso: el Consejero Jurídico de Barbosa fue abogado defensor de Marín en el litigio que detonó la aprehensión y maltrato a Lydia Cacho”

¿Ves, Niniane…ves de qué hablo? ¿Ves de lo que se trata este tinglado barato y perverso que estamos viviendo?

zaragozacisneros.jovita@gmail.com


EL JICOTE “LA DESCONFIANZA EN CIFRAS”

11 Feb 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Se quedó corto Cosío Villegas cuando afirmó que el estilo personal de gobernar del Presidente se deslizaba por toda la pirámide del poder. Ahora además galvaniza a la mayoría de los simpatizantes de la Cuatro T que, como su líder, andan por la vida con el cartucho cortado, listos a sorrajar varios apodos y descalificaciones a quien se atreva a manifestar alguna inconformidad con las políticas gobierno. Cuando se hacen conjeturas de la vida pública, no siempre se tienen todos los pelos de la burra en la mano. No sé que molestó a algunos morenistas de un artículo en el que afirmé que la iniciativa privada no invertía porque le tenía desconfianza a López Obrador. Aclaré que le tenían desconfianza a pesar de todo lo que el Presidente había consentido a los empresarios, a pesar de ser más neoliberal que un Chicago Boy y a pesar de que se había revelado como el Presidente más subordinado y obediente a Estados Unidos. Se me vino una orgía de denuestos, quien creyera lo que me asestaban de seguro me imaginaba tan rico como Slim por tanto chayote recibido: nostálgico por el regreso del PRIANISMO y caminando por las calles con baba verde y las uñas clavadas en el pecho, por la envida que me despierta el Presidente. Espulgando la lluvia de majaderías que me cayó encuentro algunas críticas fundamentadas, ejemplo: “Todas son suposiciones, no otorga suficientes cifras”. Efectivamente, profundizo en las causas de la desconfianza de los empresarios al Presidente que se reflejan en el porcentaje bajísimo de crecimiento y la reciente propuesta, un acto desesperado, al crear un gabinete de inversiones. Van las cifras recientes, el Inegi informa que el indicador de confianza empresarial del sector manufacturero cayó 4.1 por ciento en enero de este año. Si se considera el nivel que este indicador tenía en julio de 2018, tras el triunfo de López Obrador, la caída es de 8.6 por ciento. La confianza de los consumidores también ha descendido. De acuerdo con las cifras del mismo Inegi, desde febrero de 2019 hay un retroceso de 10.7%. Los especialistas atribuyen esta desconfianza a la incertidumbre en el empleo. También afirmé que para estimular el crecimiento era fundamental la participación de la iniciativa privada. Aquí se me vino otro fusilamiento, que eso era una mentira, que el dinero de nuestros impuestos era suficiente para elevar el crecimiento, mi hipótesis era porque yo estaba pagado por la “minoría rapaz”. Resulta que la composición de la inversión se conforma con 75 por ciento de inversión privada nacional, 13 por ciento es inversión extranjera directa y 12 por ciento es inversión pública. Otros analistas otorgan la siguiente cifra: sólo un peso de cada siete proviene del sector público. En fin, reconozco que soy más odioso que Hugo Sánchez hablando con la zeta; más envidioso que las hermanas de la Cenicienta al no quedarme la zapatilla; soy más cruel que El Guasón, me rió de la falta de medicinas de los niños cancerosos; soy un presupuestívoro que añora estar en la nómina; soy tan malo que hasta Salinas cuando me ve se cruza la calle para que no lo contagie. Reconozco todo, pero les solicito a los simpatizantes de la 4T que dejemos los insultos y vayamos al análisis y al debate concreto de los temas, es la única forma de ayudar al país y al Presidente.