EL JICOTE “FRANCISCO DOMÍNGUEZ. DE INFORMES Y CUENTOS” (2)

10 Oct 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Nuestra clase política acepta a regañadientes la crítica, afortunadamente el país ha avanzado mucho y ya parecen resignados a reconocerla, aunque muy escasamente dialogan con ella, que sería lo ideal para obtener beneficios recíprocos. Lo que sí definitivamente han borrado de su discurso es la autocrítica, pedirle a un político que ejercite la autocritica es peor ofensa que invitar a Batman a una fiesta con payasos. Un gobernante que se ufane de ser un demócrata no solamente se debe poner a prueba al juicio de los ciudadanos, sino que él mismo colocarse ante el espejo y revisar sus proyectos, argumentaciones y posturas. Ya no se trata de un diálogo con los otros sino con uno mismo. Esto es demasiado para una clase política solemne y narcisista. Narciso, al ver reflejado su rostro en el agua, nunca se descubrió ni una espinilla ni una arruga. La autocrítica no se lleva con la vanidad, prima hermana de la soberbia. Spinosa en forma meliflua definía la soberbia: “Estimarse a uno mismo en más de lo justo”. Pálida descripción ante el espejismo de pensar que se vive parado en lo más alto universo y que esta evidencia no admite dudas ni discusión. La soberbia lleva a los políticos a despreciar las ideas de los otros, ya sea desautorizándolos, insultándolos o simplemente practicando el ninguneo. Como lo hizo el Señor Gobernador Francisco Domínguez en su último informe. Simplemente omitió un problema que se venía arrastrando desde abril, cuando un grupo de vecinos de los barrios tradicionales de San Francisquito y La Cruz se opusieron a la realización del eje vial en Zaragoza, que implicaba varias acciones: agregar nuevas rutas del transporte público para que circularan por dicha avenida; talar una gran cantidad de árboles; y pasarle por encima a varios barrios tradicionales. El proyecto tenía repercusiones económicas, sociales, ecológicas y culturales. Ante las protestas el gobierno respondía taimadamente, por un lado, marcaban los árboles, inventario que se hace cuando se pretende talarlos, por la otra, afirmaban que el Eje respetaría el entorno, pero que no se presentaba el proyecto porque aún no se estaban realizando los estudios correspondientes, pero que sería el Gobernador quien anunciaría el proyecto. Los quejosos, ante las ambiguas reacciones de las autoridades, subieron las apuestas y se manifestaron en Palacio Nacional. Una de las pancartas decía: “En defensa de los abusos y de la prepotencia del mal gobierno estatal y municipal que afectan nuestro territorio sagrado”. El Gobernador tuvo la sensibilidad de cancelar el proyecto que había provocado hasta trifulcas dentro de Palacio de Gobierno. Nuestros aplausos. Pero el Gobernador no mencionó el problema en su Informe y menos aún reconoció, en forma autocrítica, que se había hecho caso a la opinión y movilización de los ciudadanos. Esto hubiera sido demasiado. Se parte de una idea bastante elemental y soberbia del poder: toda flexibilidad, todo reconocimiento de un traspié, es una flaqueza, una debilidad. Se equivocan de cabo a rabo, la rigidez y la fuerza son parte del poder, pero sin la humildad de la autocrítica se llega a la estupidez y al despotismo.


Ni Aborto ni Castigo*

09 Oct 19 | Carlos Ricalde | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

Porqué me quieres matar,

No soy un óvulo transformado en sangre;

Porqué me quieres matar,

No soy un esperma vagando en el vacío;

Porqué me quieres matar,

Soy un producto concebido en tu vientre.

Soy casi invisible, musica intocable Soy.

Aún, aunque la oscuridad me esconda,

Tal vez sentirme puedas en las veredas hondas

de tu confuso y pétreo corazón,

Sin embargo, ya Soy y no vengo de la nada,

Vengo de ti, de tu cuerpo, de tu vida,

De dos genes entre millones, coincidentes.

Tal vez no venga del amor y la razón,

Acaso de un torpe y lascivo deseo

O de las fauces asesinas de la violación,

De lo peor e imperdonable de la bajeza humana,

Aún así, Soy hueso, Soy sangre, Soy vida,

Llama azul que bulle entre las venas,

Conflicto que produce vida, como el Big Bang

Y como tantas otras criaturas del avatar,

¡Que para vivir tienen que matar!

Pero tú, ente pensante, espina civilizada,

Piedra que alimenta y que la vida alienta,

¿Porqué me quieres matar madre mía?

¡Erupción salvaje de horror e ironía!

¿Matar se quiere al mismo que se le dio vida?

A mi, que espero con ilusión el agua de tus lágrimas;

A mi, que busco el fuego de tus brazos, besos y cuidados;

A mi, que me hundo en un desierto que ahogarme ansía,

¿Porqué? ¿Por qué fuente de luz esquiva?

Tú, que quizás viviste el frío de la carne en el infierno,

Que escondes un demonio de lenguas y cuchillos,

Que no deseas mal para ti, perla sin brillos,

Porqué, dime porqué ¿debo ser piedra de sacrificio?

Una vida muy hecha vale igual que apenas un indicio,

Así tenga nueve segundos o nueve meses

O noventa años, es una vida y yo Soy esa vida.

¿Matarme acaso por que Soy fruta prohibida?

¿Raíz que no llora ni ríe ni tus lágrimas enjuga?

¿No quieres conocerme ni mirarte en mis ojos

Ni sufrir la vergüenza de una historia vengativa?

¿Por eso me quieres matar? ¡Que ironía!

Si he sido concebido en espíritu, cuerpo y alma,

Si quisiera ver en tus ojos el embeleso

Para escoger mi nombre y bordarlo en la tela

De tu orgullo y tu legado;

Con mi palpitar ya puedes tender un puente

Para salvar las piedras que golpean mi futuro,

No impidas mi camino, no lo sangres,

No me mates ¡déjame conocerte savia de amor!

Yo no quiero para ti estigmas, culpas ni condenas,

Aun cuando en tu fría decisión busques cegarme,

Yo quiero que seas feliz, quiero ser tus ojos y tu boca,

Regalarte mi calor y mi sonrisa, mi voz y mi alegría,

No te agobies, deja que el Gobierno me adopte,

¡Pero no me mates, aunque la Ley no te culpe ni te ate!

Carlos E. Ricalde Peniche

Pibihua2009@gmail.com

Octubre 2019

*Palabras de apoyo y reclamo a la Ley aprobada por el Congreso de Oaxaca para Despenalizar el Aborto. Apoyo, porque no debe culparse a la mujer a causa de un hecho indeseable; reclamo, porque no debe resolverse una injusticia con otra. Por ello, el Estado debe asignar recursos suficientes para hacerse cargo de las criaturas que se quieran abortar y proveerles lo necesario con respeto, dignidad y cariño, hasta la mayoría de edad o hasta que familias voluntarias, nacionales y extranjeras, los adopten legal y permanentemente o, hasta que el padre o la madre, después de un plazo de reflexión y estabilidad emocional y económica, opten por recuperar al menor inicialmente no deseado.

Carlos E. Ricalde Peniche

Pibihua2009@gmail.com

Octubre 2019


TRAS LA VERDAD “FALLA JUEZ DE DISTRITO EN FAVOR DE LA CONSTRUCCIÓN DEL AEROPUERTO DE SANTA LUCÍA”

08 Oct 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Este día el Juez Quinto de Distrito en materia Administrativa, Juan Carlos Guzmán, con sede en el Estado de México, dictó sentencia en un incidente de revocación de suspensión definitiva, en uno de los expedientes de amparo, en los que se había concedido la suspensión definitiva en favor de los amparistas y no de la autoridad federal, que ordenaba la suspensión de la construcción de las obras de construcción del aeropuerto comercial (no militar) de Santa Lucía, a cargo de la SEDENA. El argumento que esgrimió la autoridad y acogió con beneplácito el juez, que se trata de instalaciones de seguridad nacional, lugar en donde se encontrará la simbiosis aeroportuaria de ambos aeropuertos, uno civil y otro militar. Se trata de una “chicanada” de la autoridad militar, que adelantara hace un par de semanas el mismo Presidente de la República, y difundiera en una de sus conferencias mañaneras, misma que fue aceptada por la autoridad judicial. Sin embargo, en los mismos autos de la sentencia se ordena a la autoridad federal que deje subsistentes las obras que se construyeron para el aeropuerto de Texco, lo cual enfureció al inepto en Derecho, del Secretario Javier Jiménez Spriú, personaje obscuro con intereses personales en la construcción, este funcionario declaró que se trataba de una barbaridad, dado que se está hundiendo la construcción. Una vez, más, no hay oposición técnica a sus declaraciones, mas no debe creerse lo dicho por el Secretario hasta en tanto no haya un dictamen, aunque sea amañado, pero con base en un dictamen y no a su simpe dicho.

En los resolutivos de la primera sentencia de revocación del incidente de suspensión definitiva, de los 147 amparos interpuestos por diversas organizaciones civiles, el juez de los autos determinó: “… Se resuelve: Primero. Es procedente y fundada la solicitud de modificación o revocación de la suspensión definitiva… Segundo. Se revoca la suspensión definitiva otorgada en la resolución interlocutoria… Tercero… Se niega la suspensión definitiva…”. No perdamos de vista que aún falta se dicte la sentencia definitiva; aunque es costumbre que los jueces siempre dicten la sentencia definitiva en congruencia con la suspensión, de ahí la revocación de la misma, la que ahora concede a la SEDENA, autorización para que continúe con las obras civiles, “civiles”, que no militares. La sentencia interlocutoria puede apelarse e irse a un Tribunal Colegiado, de tal suerte que no es definitiva, no ha causado estado.

Parte de las argucias legaloides de los abogados de la Presidencia de la República, que sirvieron como fundamento para la revocación de la suspensión definitiva en favor de la SEDENA, consistieron en la insistencia de que se trata de instalaciones estratégicas de seguridad nacional y ponen en riesgo los operativos de los planes DNIII, que aplica el ejército en favor de los mexicanos en desgracia. Lo inverosímil del caso, el mismo Presidente de la República llegó a declarar su abierta voluntad de desaparecer el Ejército por innecesario; ahora resulta que sí es necesario y sus instalaciones son vitales, las cuales no están en litigio, hoy día son estratégicas para López, las considera de seguridad nacional, antes deseaba su desaparición. Existe un video que desvela con objetividad la abierta y obtusa contradicción del propio mandatario, ahí se puede escuchar con claridad lo que deseaba el Presidente de la República: desaparecer al Ejército Mexicano. Esto lo deben saber bien a bien los amparistas de #NoMasDerroches, prueba que debieron usar como argumento para denegar el derecho que ahora esgrime como alegato fundamental la autoridad federal; miente, engaña, exagera el mentecato, para torcer la voluntad judicial. Es doble y perverso el discurso del Presidente que extrañamente atendió el juez de distrito como verdad jurídica. Vaya pues, por un lado, no se afectarían las instalaciones de la SEDENA; por otra parte, lo que se combate es la construcción de instalaciones civiles, no militares, se combate jurídicamente la construcción de un aeropuerto que atenderá a millones de pasajeros civiles mexicanos y extranjeros, comerciarán nacional e internacionalmente; vamos serán vuelos de naturaleza mercantil, no serán vuelos de naves en acciones militares de seguridad nacional; esas instalaciones están aseguradas con las existentes y los vuelos otro tanto ¿Dónde está que sean de estrategia de seguridad nacional las instalaciones aeroportuarias civiles que construirá el gobierno de la 4T?

La perversidad de los argumentos del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y los del obsequioso juez, son coincidentemente malévolos, tuercen la justicia a modo. Por eso le urge al Presidente quedarse con el control del Poder Judicial, lo que le permite manipular la aplicación de la justicia a modo. Más de 75 mil millones de pesos, hasta ahora, tirados a la basura por capricho presidencial al haber cancelado las obras en proceso en el vaso de lo que fue el lago de Texcoco. Por eso el combate del colectivo #NoMasDerroches, elemento de valor jurídico a considerar que pasan por alto. Es otro argumento fundamental que desatendió el juez de la causa, las instalaciones del aeropuerto se estaban construyendo en Texcoco, por lo cual no son necesarias las que pretende construir el gobierno de la 4T, la terquedad presidencial que presume cuesta al erario miles de millones de pesos, dinero público que pretende ser “ahogado” bajo el agua, para borrar todo vestigio de la construcción, otro enorme gasto a cargo del presupuesto público. Argumento que no es atendido por la autoridad judicial obsequiosa. En el tema de interés nacional, el Presidente está aplicando la presión política, no la jurídica, lo que siempre criticó, ahora lo hace de forma abierta y lo mediatiza, incluso califica a las autoridades y a los promotores de los amparos como “corruptos”; “sabotaje legal”, cuando la justicia no favorece a López Obrador. El Presidente promueve justicia a modo, aquella que le acomode para cumplir sus caprichos. Todo lo relativo a la falta de autorizaciones y permisos de los que carece la autoridad para la construcción y viabilidad de vuelos del aeropuerto civil, no valen para el juez. Impera el capricho presidencial. El futuro en materia judicial es incierto y peligroso, si la justicia se continúa aplicando bajo el criterio voluntarioso del Presidente de la República y no bajo las reglas del Derecho y la justicia. Reglas fundamentales de convivencia civilizada en cualquier democracia, lo otro, lo que promueve Andrés Manuel López Obrador, se llama autoritarismo, fascismo puro.

Héctor Parra Rodríguez


La Universidad

08 Oct 19 | Augusto Isla | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Crear cien universidades a lo largo y ancho del país. Tal ha sido el compromiso de López Obrador. ¿Por qué cien y no cincuenta o doscientas? Nadie lo sabe. Una ocurrencia más. Como no es universitario no tiene idea de lo que implica un proyecto de esas dimensiones. No hay un diagnóstico de las necesidades sociales, ni cálculos financieros. Nada bien planeado. Aunque sí, tal vez, la voluntad perversa de acabar con las universidades históricas. Es verdad que en los últimos años, algunas de estas se han visto enredadas en procesos de corrupción como la “Estafa maestra”. Pero la solución no puede ser imaginar centros educativos de nivel superior impolutos, centralizados, bajo el estricto control del autoritario tabasqueño. La solución, digo, sería sanear las instituciones bajo sospecha y fincar responsabilidades a las autoridades que no han sabido defender la integridad de sus comunidades, que por alguna razón inconfesable se han prestado a esas atrocidades debilitando así su prestigio y su vocación de servicio a la sociedad.

Hace unos días, di una charla en el Aula Magna de la Universidad Autónoma del Edomex, por invitación de su rector Alfredo Barrera. ¿Y por qué yo? Acaso porque en 1987 publiqué un pequeño libro sobre la historia de esa Casa de Estudios de la que fui maestro y funcionario cultural durante muchos años. Y hablé de la autonomía, de la urgencia de defenderla frente al acoso del exterior, de esa mayoría de MORENA que, desde la legislatura la acosa con furia populista. Autonomía que se traduce en designación interna de sus autoridades, administración de sus finanzas, libertad de cátedra.

Y conminé a los asistentes a cerrar filas, a formar comunidad, no en el sentido de Paul Ricoeur, que, nostálgico, escribió sobre una crisis, en tanto que ya no busca la verdad, sino el de una institución que debe cuidar la transparencia y la rendición de cuentas. Y renovarse día a día. En suma, reconquistar y merecer la autonomía. Si lo logró en los años 70’s del siglo pasado, agraviada por la presencia de grupos radicales maoístas, ¿por qué no lo habrá de conseguir ahora? Vaya mi testimonio de confianza y solidaridad con esa Alma Mater. Y también con la que me formó y le estoy agradecido, la Universidad Autónoma de Querétaro. Es la hora del combate contra la insensatez de crear las cien universidades, contra la caprichosa iniciativa de un ‘proyecto’ que no tiene ni pies ni cabeza, que es todo vacuidad.


TRAS LA VERDAD “INSTITUCIONAL EL CINISMO PRESIDENCIAL”

08 Oct 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, peca de cínico, nunca es culpable de nada, siembre resbala las responsabilidades, de sus errores no se hace responsable y culpa a otros; de las fallas de su administración, además de no reconocerlas, las imputa a terceros. Los 2 últimos evidentes casos, son la persecución política de que es objeto el ex Ministro Eduardo Medina Mora y la no entrega de recursos económicos de sus programas sociales estrellas.

Del primero, niega e insiste que no se trata de persecución política la de Eduardo Medina Mora. Primero, el Presidente debiera (no lo es) ser prudente y evitar meterse en todos los problemas y los que no existen, los inventa. Por demás obvio que López Obrador, debe y tiene que negar que se trate de una persecución política; será inepto e incapaz, pero no es tonto. Solo faltaba que él mismo reconociera que sí es perseguido político el ex Ministro y que su gobierno lo fustiga, razón de ello fue la renuncia al cargo que solo es renunciable por causa grave. Por cierto, Medina Mora, se negó asistir al Senado a explicar las causas de su renuncia, por lo cual los senadores no debieran aceptarla, pero como es un asunto del interés del Presidente de la República, le darán trámite y notificarán a López Obrador, la renuncia oficial para que, entonces se cumpla el capricho presidencial, de imponer al tercer Ministro y poco a poco hacerse del control total de ese Poder público. Ni venganza ni persecución, afirmó el Presidente; tampoco pidió se acosara a Medina. Ah que Presidente tan infantil, solo sus seguidores pueden creer tal mentira. Y solo un retrasado mental aceptaría que sí se trata de persecución política. Conociendo la manera de actuar de Andrés Manuel López Obrador, su único propósito es el de continuar en la cúspide de la mediatización de todos los asuntos. Nadie cree que haya un denunciante anónimo, a virtud de ello se haya iniciado la investigación por parte de la UIF a cargo de Santiago Nieto Castillo, fiel al cumplimiento de las instrucciones de su jefe. Claro que es una persecución, de lo contrario no hubiera renunciado al honroso y lucrativo cargo de Ministro, nadie en su sano juicio lo hace, salvo causas de extrema necesidad. Literalmente Mora salió huyendo de la magistratura y de la SCJN. El Presidente logró su objetivo y aquí estamos, comentando sus mentiras, todos los medios de comunicación hicieron lo propio, la mediatización es el fuerte de López Obrador, sin importar que se trate de mentiras. Siguió con la tónica, argumentó que no propondrá a un Ministro a modo, ya no es como antes ¡Por favor! Hoy es peor, el cinismo prevalece sobre todo, sin importar que la verdad salga a flote, hay que negar el hecho. Y la crítica desgastada, antes era distintas las cosas, hoy son diferentes. Pues sí, al menos antes disimulaban, hoy el Presidente es descarado y mentiroso, pero argumenta lo contrario.

Más declaraciones de igual similitud de cinismo presidencial. Por gira política en la sierra del Estado de Guerrero, el Presidente de la República, antes que sufrir un descalabro al enterarse que no se había entregado el dinero de la subasta de bienes incautados, culpó de los tortuosos trámites burocráticos, a 10 de meses de ejercicio de su gobierno, a las administraciones pasadas. Sí, argumentó que por culpa de ellos no se les había entregado el dinero a los que fue a visitar. Su ineficaz arguyo, les dijo que él ya había firmado el cheque (¿Quién lo desmiente?) pero el dinero no había llegado a los guerrerense. Ese fue el motivo para continuar con el discurso desgastante de culpar de todos sus errores a los que ya no están desde hace 10 meses. Lo inconcebible. También dijo, entre sus acostumbradas mentiras que: “ el destino de dichos recursos son los municipios de La Montaña de Guerrero, aunque no han podido cobrar por trámites burocráticos que se heredaron de anteriores administraciones” ¿Qué? El Presidente tiene 10 meses administrando, gobernando a placer, haciendo con el dinero lo que le viene en gana, incluso regala dinero a países centroamericanos. Entonces ¿Por qué culpa el Presidente de la ineptitud y errores de su administración a quienes ya no gobiernan ni administran desde hace 10 meses? El ramplón cinismo presidencial sin límites. Y aún hay quien le cree a “pié juntillas”.

Continuó López Obrador con el enjundioso discurso para intentar esconder su incapacidad para gobernar, mostrando con orgullo su cinismo, también dijo: “Y se le entregan, creo que de una subasta de joyas, 40 millones de pesos a dos municipios pobres de La Montaña de Guerrero y yo hasta les entrego simbólicamente un cheque de papel. Pasan dos meses sin poder cobrar el cheque.” Él mismo se exhibe, nadie sabía que, según él, ya había firmado el cheque ¿A quién corresponde la ineficiencia e incapacidad para administrar? ¡Por supuesto que a López Obrador, al Presidente de la República! No valen sus argucias discursivas ni sus mentiras para esconder la verdad, los nuevos burócratas son los ineptos para administrar, el nuevo régimen da muestras de su incapacidad. La tónica del gobierno de la 4T, es no entregar recursos económicos, así lo han hecho con los de la tercera edad, con los “ninis” y muchos más; literalmente el dinero “lo jinetean”, lo esconden, lo desvían y luego echa culpas a los fantasmas que persiguen al Presidente.

Parece definitivo que así será la tónica del gobierno de la cuarta transformación, que más bien se ha traducido en deformación; no reconocen los errores para corregirlos, resulta más fácil culpar a otros de las torpezas. Mucho más sencillo endilgar a otros las ineficiencias propias, la incapacidad reiterada es corrupción; vaya que está costando mucho a México. López Obrador continuó machacando sobre su incapacidad, dijo sobre la problemática de la falta de entrega de los recursos: “¿Por qué? Porque faltaba una firma, porque así fue la herencia que recibimos, burocrática, no les importaba la gente, no estaba el gobierno hecho para servir al pueblo, el gobierno estaba para facilitar el saqueo, para hacer negocios al amparo del poder público” ¡Mayor cinismo del Presidente imposible! Andrés Manuel López Obrador se trampea solo, se hunde en sus propios lodos de mentiras. Pero, sus seguidores de franciscana paciencia le creen, sobre todo si de obsequiar dinero se trata, después arranca aplausos. En el monólogo que acostumbra, López remató con otra de sus desgastadas frases: “Cuarta Transformación no es retórica ni demagogia”. Reiteró la mentira más mencionada en sus discursos: “arrancar la corrupción de la vida pública de México” ¿Cómo? Si lo que ha hecho este gobierno es precisamente todo lo contrario, ha inaugurado la nueva forma de corrupción, la ponen en práctica, después echan culpas al pasado de ello de su propia irresponsabilidad ¡Cinismo institucional!

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD “EDUARDO MEDINA MORA ¿CHIVO EXPIATORIO, VERDAD, MENTIRA O CALAMBRE? VENGANZA PRESIDENCIAL”

06 Oct 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

No cabe duda que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, hace todo lo posible por tener el control del Poder Judicial, por medio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; varios intentos ha hecho y no lo ha logrado hasta ahora, en eso está. Con el golpe a uno de los Ministros todo indica que será un ejemplo enorme para todos los demás integrantes de la Corte. Evidenciarlo mediáticamente, destruirlo, aún en contra del principio constitucional de inocencia, acusarlo a grado tal de obligarlo a presentar la renuncia es algo jamás visto. Eduardo Medina Mora, ex Ministro, renunció a uno de los cargos más prestigiados en la impartición de justicia, todo indica que requiere tiempo para defenderse de la acusación de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, a cargo del Santiago Castillo Nieto, ahora fiero defensor de la honestidad, con hambre tremenda de popularidad. Muchos lo hacen candidato natural a la gubernatura del Estado de Querétaro. Funcionario que fuera vergonzosamente despedido en la pasada administración federal, por trabajar al lado del PRD (Partido Político que lo propuso para Fiscal), después de Morena, en la Fiscalía Especializada en materia de Delitos Electorales; una piedra para el gobierno de Peña Nieto, ahora férreo investigador de todo aquello que lo lastimó; no olvidemos que Santiago Nieto se fue, incluso al amparo para que no lo despidieran de la FEPADE, perdió en el Poder Judicial. Primer enlace del por qué de la persecución en contra de Medina Mora, al menos eso parece.

Hasta ahora, nadie ha colegido la relación entre Medina Mora y López Obrador ¿Recuerda de la persecución judicial de que fue objeto Andrés Manuel, cuando fue Jefe de Gobierno en el DF? Bueno, en ese entonces Medina Mora, era el encargado del CISEN, de suerte tal que conoce bien todos los trapos sucios del Presidente. Luego fue Procurador General de la República, en sus manos estuvo el expediente que se integró para que fuera enjuiciado Andrés Manuel López Obrador, por violar resoluciones de juicios de amparo. A pesar de que el entonces Jefe de Gobierno perdió el fuero constitucional en la Cámara de Diputados, López Obrador se salvó de ser enjuiciado ¡Los corruptos tienen suerte! Bueno, Medina Mora, seguramente sabe de todas las tropelías cometidas en ese entonces por el hoy Presidente de la República; después, insisto, ya como Procurador, Medina Mora, pudo consignar a López Obrador, someterlo a la justicia, en sus manos estuvo el expediente de la violación del amparo y de enjuiciamiento del desafuero en la Cámara de Diputados. Conclusión, López Obrador se está desquitando de sus enemigos políticos; ahí está otro ejemplo, Rosario Robles, hoy en la cárcel, también le conoció el basural que le dejó López cuando fue en busca de la Presidencia. Nada es casual. Bajo este mismo criterio, mientras Medina se defiende de la acusación, podría pisar la cárcel, tómelo en cuenta. Por eso no es raro que ahora haya sido el ex Ministro el perseguido por la furia presidencial, de paso sigue afianzando el poder para controlar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Sin el afán de defender al ex Ministro, Santiago Nieto encontró datos para la consignación a la Fiscalía General de la República. Otro elemento que abre de capa la real manera de gobernar de López Obrador. Utiliza a placer la estructura gubernamental e investiga a los incómodos, a sus enemigos, para consolidar su fortalecimiento en el Poder Público. La razón que argumentan para perseguir a Medina Mora, que en sus cuentas bancarias (se metieron hasta la cocina y así lo deben estar haciendo con los detractores del gobierno de la 4T o enemigos políticos) encontraron transferencias “sospechosas” millonarias. Ahora lo ligan con el narco, con la trata de personas y más; el amarillismo y la consigna es enjuiciarlo mediáticamente, destruirlo es la meta. El mismo Presidente de la República, haciendo gala su ignorancia (que lo caracteriza en materia jurídica y en muchas otras áreas) dijo a los medios, este fin de semana en Puebla, que la UIF revisó las transferencias (¿bajo qué criterio investigan a cuentahabientes? Vaya que es peligroso todo Estado Fascista) ahora corresponde a la Fiscalía la investigación y serán los jueces los que definan si se juzga o no. El ignorante Presidente hace una mescolanza de funciones de distintas autoridades; utiliza el púlpito presidencial para golpear a sus enemigos y bien que lo hace, abusa del poder que no le concede ninguna ley, eso es corrupción; pero, el Presidente hace caso omiso y no obedece nada ni a nadie, viola leyes a placer sin responsabilidad, hasta ahora.

La persecución de Medina Mora, ha distraído la atención de las nuevas leyes en materia educativa; así como a la traída y llevada iniciativa de la revocación de mandato por medio de la cual pretende prolongar su mandato; la inconstitucionalidad de la reforma en Baja California; o el incremento de la delincuencia; la bajísima inversión; el nulo crecimiento económico; los padrones alterados de los “ninis” que reciben becas; los despidos masivos de burócratas, trabajadores que dejan sin derecho alguno; los amparos en su contra por las ilegales construcciones de sus obras; los desmanes en la CDMX, causados por los anarquistas; etcétera. La nota mediática que domina, la importante, es la corrupción del ex Ministro de la SCJN (sin que haya pruebas que lo demuestre); situación que seguramente habrá puesto a temblar a varios de sus ex compañeros. Sin lugar a dudas, sea cual sea el resultado, lo que pretende Andrés Manuel López Obrador, es debilitar al Poder Judicial, apoderarse de éste, por medio de sus enviados ¿Se imagina usted? El Presidente ya no será molestado por resoluciones incómodas del Poder Judicial. Tiene bajo su control al Poder Legislativo, va sobre el tercer Poder Público. A los organismos autónomos también los está debilitando. El Poder absoluto de López Obrador, será el destructor de libertades, de derechos humanos, civiles, laborales; será el capricho absoluto del Presidente el que gobierne, legisle e imparta justicia. Para nadie es desconocido que los Ministros de la Corte, llegan a propuesta del Presidente de la República, ya lleva varios impuestos, va por otro más; también va por el Consejo de la Judicatura. Pretende todo el paquete. Por cierto, Medina Mora, junto con su familia, ha sido empresario mucho antes de haber ingresado a gobierno federal. Nadie sabe el por qué fue consentido por 3 Presidentes, empezando por Fox. Sin carrera política ni administrativa, llegó pronto a la máxima magistratura. Ahí les dejo el comentario.

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD “LAS IMPROVISACIONES CUESTAN MUCHO”

04 Oct 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »

Para nadie fue desconocido que la experiencia de Jesús Orta Martínez, era nula en materia de Seguridad Pública y combate a la delincuencia, que su relación política con Marcelo Ebrard Causaubón, lo catapultó al delicado cargo burocrático equivocado. Desde el 5 de diciembre pasado lo hicieron Secretario de Seguridad Ciudadana en la CDMX. Por tratarse de la capital de la República Mexicana, requirió de la aprobación del inepto en esa misma materia, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y por supuesto el nombramiento a cargo de la pelele de Claudia Sheinbaum. 5 meses de fracasos en materia de Seguridad Pública en la capital dieron como resultado la salida, sin mayores pretextos, de Jesús Orta, por asuntos personales. Si a la inexperiencia de Orta le sumamos las flacas ocurrencias de Sheinmbaum y López Obrador en materia de seguridad pública, las cosas se han agravado más en la CDMX, en agravio de los capitalinos. Los delincuentes han hecho de las suyas en terreno de nadie, terreno fértil para delinquir.

La primera torpeza en materia de Seguridad Pública, fue la eliminación del cuerpo de granaderos, bajo en supuesto de que se trataba de un grupo policial de represión, curiosamente lo pasaron por alto cuando el mismo López Obrador, fue Jefe de Gobierno en el Distrito Federal. Luego tuvieron que crear otros cuerpos de coadyuvancia en materia de “inteligencia y operatividad”. Los tiempos y la política cambia, hoy el ridículo de la seguridad pública, son los abrazos y no balazos, mientras la inseguridad creció en esa enorme ciudad; después, esa misma política de seguridad pública implementada por el gobierno federal, seguida a pie juntillas por el gobierno de la CDMX, se aderezó con “fuchi, guacala” como estrategia para disuadir a los delincuentes, anunciada y publicitada por el mismo Presidente de la República, así como el apoyo de las “mamacitas y abuelitos para que regañen a los delincuentes”. Así las cosas, el área de seguridad pública, función primordial de cualquier gobierno, ha estado a cargo de payasos ignorantes de la materia. Echando un vistazo a la carrera profesional de Jesús Orta, no encontramos antecedentes en materia de seguridad, siempre su responsabilidad ha sido en el ámbito meramente administrativo. La cuerda que rompió el lazo, fue la “seguridad” implementada para el 2 de octubre pasado, armar, por ordenes de la gobernadora de la CDMX, un cordón de seguridad a cargo de 12 mil burócratas, con camisetas blancas que los distinguieran como guerreros de la seguridad, con los emblemas de “2 de octubre no se olvida”, en el pecho; y “Cinturón de Paz”, por la espalda. Así, de forma por demás irresponsable, delincuencial y sin atribución legal alguna, el gobierno de Claudia Sheinbaum, expuso a miles de burócratas en la marcha del 2 de octubre. Como era previsible aún para el más neófito en la materia, el “cordón de paz” sirvió para dos cosas; una, gastar casi un millón de pesos en la compra de las camisetas y, dos, para que muchos de los “guerreros de la paz” a la primera provocación de marchistas violentos, se quitaran la camiseta y pasaran desapercibidos, aunque muchos de ellos no lo lograron y fueron agredidos por la nefasta muchedumbre que delinque en el anonimato cubiertos del rostro.

El discurso de los vencidos, Sheinbaum y López Obrador, fue de triunfo al usar de escudo a humanos, civiles para hacer frente a la inseguridad y peligro que representan muchos de los manifestantes anarquistas, llamados malévola y despectivamente por el Presidente de la República, como conservadores. Aquellos anunciaron que implementarán la misma medida en próximas ocasiones, con algunas correcciones. Ante esta representación satírica y caricaturesca de lo que significa la seguridad pública en la capital de la República, Jesús Orta Martínez, lanzó la toalla en el encordado, no quiso saber más de los problemas delincuenciales de la CDMX, no quiso seguir siendo el bufón de los delincuentes. El exfuncionario se curó en salud al inicio de su responsabilidad, anunciando que dejaría el cargo de no dar resultados, se tardó en hacerlo; cómo no hacerlo, cuando en su área, de por si la más delicada, meten mano otros inexpertos que juegan a la seguridad, la barbaridad de poner a ciudadanos como “cordón de seguridad” para contener a la muchedumbre, no tuvo nombre (madre), experimentos caricaturescos, que solo empeoran el de por sí estado de inseguridad en la que a diario viven los capitalinos. Pero la mediatización “apaga” los ridículos, dueños de la agenda mediática, al ridículo y la derrota, ellos la llaman “triunfo”. Vaya vergüenza de Claudia y Andrés Manuel.

Lo autorizado por Claudia Sheinbaum y consentido por Jesús Orta Martínez, de sacar a las calles a 12 mil burócratas para realizar actividades ajenas a su responsabilidad, es una cínica y artera falta administrativa; claro, también constituyó un delito. Para evadir responsabilidad (antes no culparon y acusaron a los conservadores como los ideólogos del desastre), como lo acostumbran tanto López Obrador, como Claudia Sheinbaum, cínicamente advirtieron que fueron “voluntarios” los que asistieron, ninguno de los burócratas fue enviado en contra de su voluntad, solo “voluntarios”. Cuando los “voluntarios”, fueron entrevistados, por supuesto que debían responder lo mismo (so pena de perder el empleo), otros más no respondieron a las preguntas de los reporteros. Así están las cosas en materia de inseguridad en la CDMX, por eso los delincuentes se “mueren de risa”, las autoridades juegan a proteger a los desprotegidos ciudadanos de la Capital de la República, total aún continúan en la borrachera de su triunfo electoral ¿Hasta cuándo despertarán los irresponsables ebrios de poder?

Omar Hamid García Harfush, nuevo Secretario de Seguridad en la CDMX, sí cuenta con estudios y experiencia en materia de seguridad pública. No se sabe de sus éxitos, pero sí tiene carrera policial. Lo interesante del caso, Omar viene de las filas de la Policía Federal, corporación siempre odiada, desprestigiada, vilipendiada y calificada de corrupta por el Presidente de la República. Una más de tantas incongruencias de las autoridades del gobierno de la 4T. Deseable cumpla bien su responsabilidad en beneficio de millones de capitalinos, solo esperemos le dejen manos libres y no le impongan “cinturones de seguridad”, tampoco “cinturones de paz”, para poder cumplir eficaz y eficientemente con su delicada responsabilidad, su objetivo será: llevar a la eficiencia la seguridad pública. Resolver con eficacia las enormes dificultades que representa el problema d la inseguridad, la que se ha incrementado en los últimos 10 meses. En otro artículo comentaremos la renuncia del Ministros de la SCJN, Eduardo Medina Mora, consentido de Fox, Calderón y Peña ¿Fue amenazado por el delincuente de López Obrador?

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “LÓPEZ OBRADOR Y LA OPOSICIÓN” (2 y último)

04 Oct 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »

El Presidente en campaña pegó en el centro del blanco de la lucha por el poder al marcar su línea entre él y su proyecto frente a todos los otros partidos. Ya de Presidente ha mantenido su política de descrédito a los partidos, sus programas y su clase política. La estrategia ha tenido evidente provecho, pues ha sido posible facturarles todas las culpas pasadas e inmediatas. Ha reiterado hasta el cansancio que le han dejado un cochinero y no es posible tener resultados inmediatos. Había razones para esta estrategia, pero ya ha pasado un buen tiempo y en su Informe mantuvo su discurso en el que agudiza y crispa su relación con los opositores, donde lo que menos de que los acusa es de inmorales. Sólo le faltó de denunciarlos por propiciar el calentamiento del planeta por el sudor de su frustración. Ese discurso está agotado y ya es un franco error, No se puede mantener la postura de que en la sociedad sólo conviven los que lo apoyan y los equivocados. En esta tranquiza la oposición no ha metido ni las manos. Arrinconados, como para no ser perseguidos de pecadillos anteriores o para proteger a sus correligionarios que ya dejaron el poder, se mantienen taimados El peor drama los partidos opositores es que están fuera de lo que llaman los estudiosos: “el tempo” de la política. Mientras López Obrador todos los días presenta un nuevo proyecto, una nueva política o mete una pata con gran desenfado, los opositores tardan en las respuestas o en las críticas. Mientras López Obrador viaja en Ferrari los opositores andan en triciclo. Si fuera verdad de que la calidad de un gobierno depende de la calidad de la oposición, México sería un caso perdido. Es una oposición que no está a la altura de López Obrador ni de la Cuarta Transformación, la jibarización de los partidos políticos es de tristeza. Alejados de la sociedad han acotado su participación a la arena del Congreso donde no han tenido mayor relevancia. Por conveniencia misma del Presidente y de la Cuarta Transformación se debería, en primer lugar, dejar de vapulear a los adversarios, abrirles canales de participación, dialogar y escuchar las críticas, vengan de donde vengan. Un estadista como Churchill no se quejaba de la crítica, al contrario, la agradecía. Afirmaba: “La crítica es como el dolor del cuerpo, previene y alerta de peores males. El político debe responder a la crítica, cuando no tenga respuestas, reconocer y dar las gracias. Otro le está ayudando a hacer mejor su trabajo”. El Presidente y sus simpatizantes deben reconocer que los críticos no cometen un crimen de “Lesa Patria”; no están pagados por el villano favorito del país: Carlos Salinas. No debe acusar a los críticos ni con sus mamás, papás ni abuelitos. Si López Obrador mantiene ese discurso de descrédito y de exclusión de sus adversarios, que ya no parece tener justificación, podría responder a dos hipótesis: Primera, mantener a los opositores en el banquillo de los acusados para demandar mayores facultades constitucionales, única forma de vencer a los corruptos. Segunda hipótesis, no se ha podido avanzar en las conquistas sociales porque los adversarios han boicoteado, obstaculizado, puesto piedras en el camino, necesito más tiempo para cumplir mis compromisos de justicia, en otras palabras: es indispensable la reelección. Nada desearía más que equivocarme en las dos hipótesis.


TRAS LA VERDAD “LA IRRESPONSABILIDAD DE CLAUDIA SHEIMABUN NO TIENE LÍMITES”

03 Oct 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

A unas horas de que inicie la marcha de los “festejos” de la conmemoración del 51 aniversario de los hechos acaecidos en la Plaza de las Tres Culturas, todo es incertidumbre para las autoridades capitalinas, evitar que causen daños los anarquistas, literalmente blindaron y sitiaron el Centro Histórico de la CDMX. Ni el Presidente de la República ni Claudia Sheimbaum, han querido absorber la responsabilidad constitucional y legal de cumplir con la prestación del servicio de seguridad pública, como protección a la sociedad; en contrario, a los cuerpos policiales los concentran para evitar que “repriman” al pueblo; los titulares de los 2 gobiernos, el federal y el local, piensan y actúan igual, nada de represión. Por esa razón la delincuencia hace de las suyas.

Para la conmemoración de este día, la orden está dada, nada de policías en las calles del Centro Histórico por donde pasarán los marchistas hasta llegar al Zócalo capitalino. Calles, casas y negocios “tapeados”, con metal o madera, a la espera del “huracán humano”, deseando los menos destrozos posibles, que no los haya, solo es un buen deseo; no hay acciones de disuasión por parte de la autoridad, mucho menos de contención ni represión legal; para la autoridad es mejor esconderse que enfrentar a los anarquistas, que la sociedad se auto proteja como pueda. Enfrentamos un vacío legal en esos momentos, y en muchos otros por supuesto. La autoridad literalmente desaparece.

El cínico del Presidente de la República, advierte a los potenciales delincuentes, como medida disuasiva, que los acusará con sus “mamacitas” si cometen algún delito, para que sean regañados. Así de inepto, torpe y burlón el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Con justa razón tiene un salario tan bajo, con esa incapacidad e irresponsabilidad manifiesta, resulta mucho pagarle 108 mil pesos mensuales, voluntariamente renuncia a cumplir con las obligaciones que emanan de la Constitución y leyes reglamentarias; lo mismo sucede con su pupila Claudia Sheimbaum. Solo son buenos para el derroche del presupuesto, para regalar el dinero público, para eso no tienen rivales. Ambos, un par de manifiestos ineptos en la gobernanza. Andrés es y ha sido la causa de gran parte de los delitos que se cometen en México, ya no digamos lo que administrativamente también realiza, eso incrementa el caos en los actos de gobierno, de ahí que el país no crezca en 10 meses de gobierno lopista y la inseguridad se haya incrementado desde su llegada al gobierno.

Lo que no tiene nombre, es lo que anunció la gobernadora de la CDMX, que este día utilizará de escudos humanos a 12 mil burócratas que sacará a las calles, en lugar de policías, para que formen un “cinturón de paz” ¿Habrá sopesado los alcances de sus abusos? Primero, no es su facultad legal obligar a la burocracia a salir a las calles a contener a manifestantes, muchos de ellos delincuentes que se filtran en la marcha. Segundo, pone en riesgo la integridad física de esos 12 mil burócratas quienes, afirmó Claudia, harán un cerco a los manifestantes, marchistas, anarquistas para evitar causen daños o destrozos; compró 12 mil camisetas blancas y mandó les imprimieran “el 2 de octubre la se olvida”, otra falta, otro abuso, compra directa e innecesaria, derroche de dinero ¿Qué instrucciones ajenas a la responsabilidad de los burócratas recibieron para que realicen en las calles trabajo de seguridad? ¿Correrán ante cualquier intento de agresión a sus personas? ¿Responderán a las agresiones? ¿Harán el cerco tomados de las manitas? Además los obligaron a vestir la camiseta blanca en son de paz ¡Por favor! ¿Qué autoridades son las que hoy gobiernan? Desconocen sus obligaciones, las trastocan, las modifican y sin autorización legal orden se cumplan, solo son ordenes de palabra, no son legales, como aquella que López Obrador diera a sus subordinados de no cumplir con la Constitución y leyes reglamentarias en materia de educación, por medio de su simple memorándum administrativo. Son violadores consuetudinarios de la ley, escudados en injustificadas argucias sin fundamento, vamos ni siquiera son legaloides, no, solo ocurrencias de los gobernantes.

La orden dada por Claudia Sheimabu, indudable e inequívocamente es ilegal, carece de fundamento jurídico. Por lo tanto, la orden de la gobernadora de la CDMX, es constitutiva de falta administrativa y por si fuera poco, de un delito; por lo pronto son tentativas, una vez que sean ejecutadas, se materializarán ¿Alguien acusará a Claudia Sheimabum? ¿Se atreverá el Ministerio Público a iniciar carpeta de investigación oficiosamente y la persona responsable del área de la administración de justicia administrativa a iniciarle proceso y juicio administrativo a la señora? Seguramente nada va a sucederle, tampoco a López Obrador, actúan con total impunidad, se burlan del Estado de Derecho, no en balde el hoy Presidente de la República dejó grabada su frase: “al diablo con las instituciones”. Ahora como autoridades hacen lo que les place, no lo que la ley les mandata. Ellos son la justicia, encarnan el Estado de Derecho. Voluntariamente renuncian a brindar seguridad pública a la sociedad, en cambio usan como escudos humanos a los burócratas para que enfrenten a la delincuencia. Maldad extrema en las autoridades mexicanas. Y lo anuncian, no lo hacen con discreción, no, lo publican en los medios para que se conozcan los abusos que cometen y con sobrada impunidad nada les sucede, no hay consecuencias de los abusos legales. Eso sí, son honestos, diferentes a todos sus antecesores, no son corruptos; cuando que, los hechos los desmienten y exhiben su ignorancia, a la par de los abusos. Deseable que nada les suceda a los 12 mil burócratas que fungirán como escudos y los manifestantes se conduelan, los respeten y nada pase. Todo es zozobra hasta ahora, falta poco para saber qué sucederá. Por lo pronto, la prueba de los abusos quedó para la historia, veremos si en algún momento son denunciados y sancionados, deberán recordar que el poder no dura toda la vida.

Héctor Parra Rodríguez.


EL JICOTE “LÓPEZ OBRADOR Y LA OPOSICIÓN”

03 Oct 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

La existencia de oposición es indispensable para la dinámica y la salud de la democracia. De lo que no parece estar muy convencido el Presidente, que a sus adversarios los trae, a pesar de que diga lo contrario, como el payaso de las cachetadas. López Obrador d efinitivamente no comparte la opinión de Gianfranco Pasquino, que sostiene que la calidad de la democracia depende no sólo de las virtudes de los gobiernos, sino también de la calidad de la oposición. Y es que entre otras muchas ventajas que tiene para el mismo gobierno, es que la oposición puede ser de una gran ayuda en la formación de consensos. Ampliar el apoyo de las decisiones para que simpatizantes y adversarios cooperen y sumados lleven a buen puerto las políticas públicas. Pero a López Obrador n o le interesa la formación de consensos con la oposición, ¿Qué necesidad hay de conciliar intereses y valores si se tiene el suficiente poder institucional para imponer los de él y su partido? Además los antecedentes le han dado el triunfo y la razón a su postura. Todo se inició en 2012, el PAN, el PRD y el Verde firmaron el “Pacto por México” con el PRI y el entonces Presidente Peña Nieto. En ese pacto se acordó cooperar con el Presidente y, por lo tanto con los priístas, en una serie de rubros, no vale la pena ni recordarlos, simplemente los partidos opositores olvidaron su papel de opositores, de su obligación de ejercer algún contrapeso y se convirtieron en partidos cooperativistas. López Obrador erigió su liderazgo nacional, ya no como un antipriísta o anti gobierno, sino anti sistema y toda la clase política. Acertó en la estrategia. El electorado, harto y desilusionado de partidos y de un gobierno corrupto, no dudaron en volcarse a favor de López Obrador. La cuestión es que López Obrador ya ganó las elecciones y sigue con su política de ruptura, de un antagonismo irreductible con los opositores. Ciertamente no los reprime, pero no los pela, salvo para zarandearlos. Morena viene a substituir a un PNR, PRM y un PRI, en sus tiempos originales, como un partido hegemónico, sin titubear para imponer un mayoriteo implacable. ¿Qué está pasando? El Presidente ha convertido a la política en un duelo del viejo Oeste, en la calle solitaria camina Kid Peje, con la pistola humeante y gritando ofensas; a su encuentro se dirige Adversarios Bad boys, temblorosos buscan piedras para su resortera. Resultado: las militancias se han radicalizado, y las pasiones exacerbado entre los testigos de este pleito de callejón. ¿Cómo se aterriza esta cerrazón en el que un contendiente sale sobrando? En la entrega pasada destacamos que para su sobrevivencia los partidos buscan alianzas; los empresarios no confían en ninguno de los dos duelistas, a uno por errático y zigzagueante y a otro por debilucho y sin ninguna credibilidad. Por el momento están de franco tiradores y se apuntan para participar en forma más protagónica en la contienda. La peor de las desgracias de la polarización: los niveles de tolerancia del país se han disminuido. Cada día son más los comunicadores que prefieren renunciar ante el tono agresivo y amenazante que se respira. Siguiendo la comparación del Oeste, la pradera está seca y su principal actor de la política, el Presidente, se pasea con la antorcha de la intolerancia encendida.


TRAS LA VERDAD “AMLO: AMBICIOSO, CÍNICO E IRRESPONSABLE”

02 Oct 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

No cabe duda que el Presidente de la República, además de ambicioso, es cínico e irresponsable. Veamos el por qué hago la afirmación, no es pregunta; no, es afirmación. Tal vez resulte ocioso recordar que López Obrador, a pesar de haber cometido varios delitos cuando fue militante priista siempre evadió la justicia, ya como perredista hizo lo mismo, rebasando todas las expectativas cuando fue Jefe de Gobierno. Ni como autoridad se contuvo para seguir delinquiendo, baste recordar las violaciones a varias sentencias de amparo, no solo no las cumplió, violó las ejecutorias y nada le pasó, volvió a evadir la acción de la justicia. Como militante y dirigente de Morena hizo exactamente lo mismo, cometió varios delitos, mas siempre al amparo de la política, nada le sucedió, volvió a evadir la aplicación de la justicia; en este último ejemplo, recordemos la creación del fideicomiso en las elecciones que lo llevaron a la Presidencia de la República, mecanismo que le sirvió para recibir muchos millones de pesos de forma por demás fraudulenta, supuestamente para apoyar a los damnificados, dinero que se fue directo a las manos de candidatos de su partido y los millones de pesos se esfumaron; el INE lo salvó. Sin embargo quedó bien documentado las enormes cantidades de dinero que ilegalmente recibió, nunca se supo cuál fue el origen de los dineros que depositaron en su fideicomiso, las cantidades que personalmente varias personas depositaron en la cuenta, rebasaron lo permitido y los mismos sujetos hacían los depósitos por más de 200 mil pesos, tipo “ratón loco”; en este caso se trató de dinero, no de boletas electorales. Enorme “lavandería”, López Obrador volvió evadir la investigación; dinero sucio que fue a su campaña, no a las manos de los damnificados, posteriormente, de manera por demás infantiloide pretendió justificar el fraude, aludiendo que el dinero lo entregaron en mano a damnificados, expidieron unos simples recibos, lo dijo el mismo López. Así de cínico el Presidente de la República.

Aunque Andrés Manuel López Obrador, no se reconozca como ambicioso, los hechos lo desmienten. Tres veces fue candidato a la Presidencia de la República, si eso no es ambición ¿Cómo puede llamarse? Abandonó las filas del Partido Revolucionario cuando no le dieron candidatura al gobierno de su Estado; crearon, él y otros priistas, con varios militantes de izquierda de otro partido, uno nuevo al que llamaron Partido de la Revolución Democrática, el cual lo llevó a la jefatura del gobierno del Distrito Federal; exprimió al PRD, del cual fue dirigente nacional. Cuando vio cancelada su oportunidad de volver a ser, por tercera vez, candidato a la Presidencia de la República, creó otro partido político, llamado Movimiento de Regeneración Nacional; una vez más, la ambición lo cegó; esta vez, desangrando al partido que le dio la oportunidad de ser Jefe de Gobierno y dirigente nacional. Queda claro que, primero debe cumplirse su ambición, después lo demás. Andrés Manuel López Obrador, jura y perjura que es honesto y por ello no es corrupto: la historia lo desmiente; cuando fue Jefe de Gobierno, su Secretario Particular, recibía enormes cantidades de dinero, las evidencias quedaron grabadas; para construir los segundos pisos junto con Claudia Sheimabum, en el DF, guardaron los expedientes para que nadie supiera el costo de las obras, por supuesto no hubo licitaciones; rampante corrupción, fue a parar a la cárcel su Secretario, López volvería a “lavarse las manos”; lo mismo sucedió con quien fuera su Tesorero, se iba a las Vegas a gastar el dinero, también fue a la cárcel y el hoy Presidente se deslindó de la raterías. Demasiadas coincidencias, López Obrador trabaja con corruptos, pero él no lo es. Sin embargo, al paso del tiempo aquellos corruptos vuelven a trabajar para él, como el profesor René Bejarano, conocido como “el señor de las ligas”, personaje de negros antecedentes que hoy se desempeña para el gobierno de la 4T. Ambición sin límites, acompañada de un buen baño de cinismo. López Obrador no ha tenido impedimentos para cumplir su ambición, ha pasado sobre la ley y las personas hasta lograr, no por inteligente, sino por incisivo, la Presidencia de la República, para conseguirla, hizo alianzas de las más sucias, perversas (con la CNTE, entre otros), que le permitieran alcanzar su objetivo. El Presidente de la República, es mentiroso de grado 43. Miente, miente y miente hasta lograr lo que se propone, así ha venido gobernando estos 10 meses, a base de mentiras, en tanto su ineptitud ha salido a flote. Y si las mentiras no le son suficientes, amenaza para lograr sus propósitos; es el caso de los amparos interpuestos que han detenido sus mega proyectos, como el aeropuerto, la refinería y el tren Maya ¿Sabía usted que su grupo de mafiosos (tiene un grupo especial) amenaza personalmente a jueces para que fallen a favor del gobierno de la 4T? Sí, amenaza a las autoridades judiciales y no hay autoridad que pueda hacer nada. Eso se llama delincuencia organizada. Por eso ha insistido en doblegar al Poder Judicial Federal, promoviendo reformas a su estructura para quedarse con el control de ese Poder, que hasta ahora no ha podido manipular a placer. Es perverso y peligroso el Presidente de la República. Utiliza el pulpito presidencial de las conferencias mañaneras para amenazar, intimidar, ofender a quien se cruza en su camino, luego de ello, lanza un “con todo respeto”; mas la amenaza es pública, abierta, el Presidente se burla de sus “enemigos conservadores”.

Irresponsable en un alto grado ha probado ser el Presidente de la República, no cumple con las responsabilidades emanadas de la Constitución y leyes reglamentarias. La más sentida es no hacer uso de la fuerza pública para evitar la comisión de hechos delictivos, prefiere trivializar las miles de muertes y demás delitos antes que imponer la autoridad que le demanda la sociedad y le exige la normatividad. Varios ejemplos son evidentes de la alta ineptitud de que hace gala ¿Recuerdan los muertos de Tlahuelilpan? Fueron 137 muertos. La tragedia se pudo evitar si hubiese ordenado a las fuerzas armadas evitaran que el pueblo de esa localidad dejara de robar el combustible; en el lugar estaban las fuerzas armadas para actuar, López Obrador nunca dio la orden, supuestamente para evitar una reyerta entre militares, policías y ladrones de combustible. La irresponsabilidad de López Obrador, devino en tragedia al incendiarse, después de varias horas de saqueo de combustible, en el lugar del ilícito; una vez más, el Presidente de la República evadió la responsabilidad, murieron 137 personas. Para salvar su ineptitud y se diluyera su irresponsabilidad, de inmediato giró instrucciones para que ayudaran a las familias de los muertos y a los heridos, ofreció becas en dinero, vamos, como es ya su costumbre, dar dinero para evitar quejas; otras autoridades simplemente dejaron pasar la tragedia que pudo evitarse, Andrés Manuel López Obrador, siendo el indiscutible responsable de los hechos, volvió a evadir la acción de la justicia, habiendo cometido una injusticia La irresponsabilidad es su aliada.

La última de sus cínicas declaraciones, fue dejar la responsabilidad de los disturbios que pudieran ocasionarse mañana 2 de octubre, por aquello de las marchas y desmanes, en manos de la misma ciudadanía; advirtió López Obrador, la autoridad no intervendrá, los mismos manifestantes deberán cuidar que no haya desmanes ni se infiltre persona alguna, a ellos derivó la responsabilidad de la seguridad pública; ni que decir de la inepta de la gobernadora de la CDMX, Claudia Sheimabum, solo repite lo que manifiesta su jefe político, si acaso le agrega que habrá un “cinturón de la paz” ¡Por favor! ¿Qué es eso de cinturón de la paz? Así de irresponsables las autoridades del gobierno de la Cuarta Transformación. Por eso afirmo que AMLO es un cínico, ambicioso e irresponsable. Existen muchas más pruebas para demostrar la aseveración, no es hipótesis, es verdad absoluta.

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “PRIMER INFORME. EL ERROR”

01 Oct 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

México parece vivir el peor de los mundos en la convivencia política. Por un lado el voluntarismo de López Obrador, quien considera que con una simple frase cambia la realidad y que 35 millones de votos le otorgan una carta en blanco para hacer de la política lo que considere su voluntad personal. Por otro lado, el voluntarismo de los opositores, quienes todavía no terminan de asimilar el triunfo abrumador del Presidente y actúan como si para ser de oposición bastara con obstruir las políticas presidenciales y poner piedras en el camino a los proyectos de gobierno, y eso bastará para ganar las próximas elecciones. Tiene razón el Presidente cuando afirma: “Lo digo con respeto, no quiero que se entienda como un acto de prepotencia o una burla, es lo que estoy percibiendo: están moralmente derrotados…Están moralmente derrotados porque no han tenido oportunidad de establecer un paralelo entre la nueva realidad y el último periodo neoliberal, caracterizado por la prostitución y el oprobio, que se ha convertido en una de las épocas más vergonzosas en la historia de México”. Lo que no observa López Obrador es que la verdadera oposición no está exclusivamente, ni siquiera la oposición más fuerte, en los partidos políticos, sino en la clase empresarial. El Presidente parece guiarse por la idea de que ya vencimos a los partidos tradicionales y todo el poder se nos ha dado y seguirá dando por añadidura. Error, de principio los empresarios sí están conscientes que para derrotar al gobierno, lo primero es representar ante la sociedad una opción diferente a las políticas de López Obrador. No es circunstancial que su proyecto de trabajo se denomine: “Alternativa por México”. Los empresarios tienen una estrategia clara de agenda política y una táctica específica, la que incluye para impulsar su proyecto reclutar a mil 320 líderes. La organización promotora es la Confederación Patronal de la República Mexicana, la Coparmex y su presidente Gustavo de Hoyos. Los partidos y una clase política ya jubilada, incluyendo a los ex presidentes Fox y Calderón, coinciden en la necesidad de formar un frente amplio, lo que más distrae este movimiento es la elección de liderazgo y no la alternativa política frente a la cuarta transformación. Dan la impresión que su bandera es simplemente quítate tú para que me ponga yo. López Obrador, y creo que es un grave error, mantuvo en su informe lo que le sirvió en su campaña para ganar votos, en lo que llamaría Ortega y Gasset, su majestad: el odio. El que explotó en todas sus vertientes: rencor, rabia, indignación, resentimiento, despecho, furia. Mantuvo en su Informe su visión binaria de la realidad: son “ellos” y somos “nosotros”. El país dividido entre buenos y malos, entre policías y ladrones, morales e inmorales. Su intolerancia se ha reflejado en una oposición a la que ha reducido a un papel meramente testimonial, que no tiene ninguna trascendencia en las políticas públicas. Si López Obrador mantiene la cerrazón, la polarización y el desprecio a los partidos de oposición, abona el camino al poder a los dueños del dinero. El Presidente no parece darse cuenta para quién trabaja.