EL JICOTE “LAS CRÍTICAS DE NEXOS AL PRESIDENTE” IV y último

16 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Lo que brinca del artículo de Nexos: “Anuario de la Corrupción 2019”, es que los autores incluyen en el texto casos que no son atribuibles a la 4T, como podría ser la investigación de la desviación del dinero de la Cooperativa Cruz Azul, está bien que el equipo tiene tan mala suerte, que si compra una funeraria la gente se haría inmortal, pero eso no se le puede atribuir al gobierno. Ni tampoco se puede asociar a López Obrador con los excesos del gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez “El Bronco”, en su campaña para la presidencia de la República. Si es posible que el Presidente haya movido la cuna de la Ley Bonilla, ley que pretendía alargar el tiempo de la gubernatura, lo que le pareció a la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero perfectamente legal. No dudo ni tantito que López Obrador también le haya susurrado a los diputados del Congreso de Tabasco la llamada Ley Garrote, por medio de la cual se criminaliza los bloqueos o acciones contra las obras públicas, que algo sabe del tema el Presidente cuando era opositor. En fin, no todo exceso de poder puede considerarse corrupción. Ejemplo de este delito y más escandaloso porque el Presidente había dicho que “el buen juez por la casa empieza”, fue la omisión en su declaración de la Secretaria de Gobernación de un departamento en Houston. Pecata minuta, a cualquiera se le olvida que tiene un departamento en el extranjero de medio millón de dólares. Grave acto de corrupción fue la compra entre quinientas y mil pipas, lo que se hizo por adjudicación directa y violando los procedimientos de Compranet; la presidencia adujo que se hizo sin licitación por tratarse de una emergencia. Las pipas llegaron dos meses después de que se superó el problema del desabasto. Siguen faltando mecanismos preventivos para evitar la contratación de empresas fantasma, se encontró que siete dependencias del gobierno federal habían firmado 16 contratos con siete empresas fantasma por una cantidad superior a los cien millones de pesos. No se ha informado que se hayan fincado responsabilidades. Algo sumamente positivo de la 4T es eliminar las condonaciones de impuestos a contribuyentes ricos. ¡Felicidades! Carlos Salinas reformó el Código Penal para no considerar grave el robo de bienes públicos. No lo mencionan los autores del artículo, pero creo que la mayor aportación de López Obrador a la lucha contra la corrupción, ha sido abrogar este nefasto precedente e impulsar un cambio legislativo para convertir a la corrupción en un delito grave. No obstante, la postura anticorrupción del Presidente tiene un hoyo negro que le quita el aura emblemática de su gobierno. El peje por la boca muere, no es posible que se enarbole la independencia y autonomía de las autoridades de investigación y sanción de la corrupción y al mismo tiempo se pregone que antes de actuar lo consultan con el Presidente. La lucha contra la corrupción se convierte, no en una política sino un arma contra los enemigos. Siempre he creído que el PRI no es un partido sino un genoma de la clase política, el PRI mezcla lo contradictorio, lo revolucionario con lo institucional, el Presidente nos pretende vender una independencia y una autonomía, pero bajo su permiso y aprobación. ¿Qué significa esto? El priísmo puesto al día.


EL JICOTE ¿Y EL AVIÓN APÁ?

16 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

En ocasiones la 4T no parece ser materia del análisis político sino tema de la literatura del género de realismo mágico; igualmente, lejos de lo que promete López Obrador, no está escribiendo una hazaña para la historia, sino un guion para hacer reír a los mexicanos. Las películas cómicas: “La risa en vacaciones“o ¿Dónde está el piloto?”, podrían tener un capítulo más: “Vendiendo el avión presidencial”. Primera escena: aparece el Presidente anunciando que con la venta del avión se comprarían medicamentos, se construirían escuelas, carreteras rurales, hospitales. Segunda escena: el Presidente reconoce que del cuerno de la abundancia, que se desprendía de la venta del avión, ha quedado puro cuerno. Nomas no se vendió. Mantener el aparatito en Estados Unidos ha costado 30 millones, así que viene de regreso, solamente la lavada valía cien mil pesos. Si desde antes no hubiera salido, al menos en México hubieran sacado el día unos mil franeleros y lo hubieran dejado rechinando de limpio. Tercera escena: al Presidente, quien tiene antecedentes familiares de comerciante, pues su padre lo era, le sale el genoma de vendedor. López obrador reconoce que se lo ofreció a Donald Trump, me cuesta trabajo imaginarlo diciendo: “Marchante, perdón Donald, olvídate del problema de los indocumentados o de la venta de armas, mejor vamos directo al bisnes. Te ofrezco para que compres un avión Boeing a todísima. Tiene una alcoba, restaurante; si lo haces comercial pueden caber sentados cómodamente 280 pasajeros. Marchantito, perdón otra vez Donald, pero es un ofertón, no necesitas esperar al Buen Fin. Yo te lo entregaría personalmente, imagínate tú, codeándote conmigo. No exagero, López Obrador agregó, como estímulo para la venta, que él lo entregaría en una ceremonia. Dijo: “No es sólo el avión es también la fama”. Considerar que la foto con él, sería un acicate para gastarse 130 millones de dólares, como que parece un desvarío narcisista. Evidentemente todo este comercial de López Obrador, más que tener un sentido mercadotécnico tiene un mensaje político que es: Mis antecesores eran corruptos, frívolos y despilfarradores. Es cierto, esta verdad no es suficiente para encubrir su fracaso, desde 2015 se le advirtió de la dificultad para comerciar el avión. López Obrador, como vendedor de aviones, se muere de hambre. Hay otra razón por la que el Presidente hace todo este show de barra cómica. Alcibíades, (siglo V a.c.) político ateniense, decidió cortarle la cola a uno de sus perros, que era de los más caros y hermosos de la época. El acontecimiento se convirtió en un “trendy topic”, a tal punto que las conversaciones se iniciaban con la frase: “En relación con el perro de Alcibíades”. El político explicó: “Que hablen del can y que me dejen a mí en paz, mientras ellos se ocupan del rabo de mi perro, yo me dedico a la política, que guardo con mayor celo”. El avión es una socarronería más para distraer a la opinión pública de los asuntos verdaderamente importantes. Viñeta final: imagen del avión que vuela a mil kilómetros por hora, al lado la foto del Presidente que, como cualquier mortal, espera que le cambien la llanta ponchada de su camioneta. De un lado: la deshonestidad, la frivolidad y el derroche; del otro: la torpeza, el capricho y la demagogia.


TRAS LA VERDAD “WILLIAM BARR VIENE A PRESIONAR POR SEGUNDA VEZ”

15 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

El mes de diciembre pasado, el Fiscal General de los Estados Unidos, en visita oficial a México, “obligó” al gobierno de López Obrador, a expulsar de nuestro país al terrorista de Evo Morales, a quien el gobierno de la 4T, dio trato de Jefe de Estado, cuando aquel había renunciado al cargo de presidente de su país, después de su fraudulenta elección para pretender repetir hasta por cuarta ocasión, en el cargo de la primera magistratura; el mismo ejército boliviano le retiró el apoyo. Derivado de la visita de Barr, Evo salió “huyendo” del país, salida que ni el propio López Obrador, ni Marcelo Ebrard, pudieron explicar con lógica esa huida; en esa ocasión le retiraron el apoyo de jefe de estado, se fue en vuelo comercial a Cuba. Quedaron satisfechos los norteamericanos. Están pendientes varios temas (asuntos) de la agenda entre ambas naciones; como la delincuencia organizada, que no cede un ápice en la comisión de actos violentos, el tráfico de armas y el tráfico del dinero de los grupos delincuenciales; a los norteamericanos no les interesa el dinero de políticos mexicanos corruptos, a quienes el Presidente de México, ha puesto énfasis, por ser más sencillo el trabajo, carecen de valor para confiscar cuentas a personas como Ovidio Guzmán, a quien el mismo López Obrador, dejó en libertad, a virtud de los actos belicosos de la delincuencia organizada: a estos ofrece la política de los “abrazos”.

La amenaza de los aranceles dio buenos resultados para detener el flujo de migrantes centroamericanos y de otras partes del mundo, para llegar a la frontera con los EUA, a quienes el mismo gobierno les brindaba todo el apoyo; transporte, alimentos, hospedaje, visas de trabajo, apoyos económicos y un cúmulo de derechos para que pudieran llegar seguros, sanos y salvos a la frontera norteamericana. Trump, obligó a López Obrador, a detener el tremendo flujo humano que llegó a descontrolarse, incluso de países africanos llegaban a nuestro país por las facilidades que estaban otorgando los populistas, situación que amenazaba gravemente la seguridad nacional de los norteamericanos; no en balde la propia Secretaria de Gobernación, llegó a llamar a una de las caravanas de centroamericanos como “la madre de todas las caravanas”, auspiciada por el mismo gobierno lopista. La amenaza de Donald de imponer aranceles a productos mexicanos, paró “bruscamente” el flujo humano, obligando a miles de elementos de la Guardia Nacional (desviándolos de sus funciones legales y constitucionales), para que “colaboraran” en la detención de todos aquellos que, sin frontera alguna, llegaban a México para pretender arribar al muro que nos separa de los EUA. López Obrador, “dobló las manos” y accedió tersamente a la solicitud del gobierno de Trump. Durante el año pasado (se dice), casi un millón de detenidos. La obligación impuesta a México, fue un gran alivio.

Luego vino otra amenaza de Donald Trump, pretender la declaración de “grupos terroristas” a los cárteles mexicanos. López, por supuesto, con su política de “abrazos para los delincuentes”, alzó la protesta de la defensa de la soberanía nacional. De ahí surgieron más compromisos y la necesidad de otra visita del Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr, programada desde entonces. Anuncian la visita para el jueves próximo ¿Qué tratarán ahora? A los norteamericanos les interesa sobre manera el tema de la seguridad nacional, el tráfico de armas y desmantelar las redes financieras de los cárteles, no de los políticos, eso es cosa del gobierno lopista, mediatizar la política para golpear a los “conservadores, a los neoliberales”; problema de casa. De paso algunos temas del T-MEC. Los norteamericanos propusieron la creación de un “grupo de alto nivel de seguridad”, en el que pueda participar el gobierno de Trump, eliminando los “abrazos” como mecanismo de política de seguridad pública y combate a los cárteles de la 4T; estos, en realidad son grupos terroristas, realidad que niega Andrés Manuel López, “tiene otros datos”, e insiste que él combate las causas desde su origen, de ahí su gobierno obsequioso de miles de millones de pesos, para sacar a los delincuentes de las calles, gracias al dinero que reciben de los bondadosos programas sociales. Más de un año ha transcurrido y la situación se agravó, no da resultados la política de “abrazos” a los delincuentes; ahora cobran mediante tarjeta, reciben dinero del gobierno y continúan delinquiendo. El Fiscal General viene para apretar tuercas y a “meter mano hasta la cocina”, para que, de una vez por todas, se combata con el uso de la ley, con el imperio de la fuerza legítima que tiene el Estado, a los “grupos guerrilleros”, llamados cárteles mexicanos, a quienes se les ha vinculado con grupos extremistas de otras naciones y podrían actuar como sicarios de aquellos. Blindar las fronteras de México por aquello del trasiego de las armas de fuego de todo tipo, que atraviesan por las permisivas aduanas mexicanas, lo que ha facilitado a la delincuencia imponer el terror a la sociedad mexicana y matar a cualquiera que se cruza en su camino; el primer año de gobierno lopista alcanzó (como nunca) la escalofriante cifra (cercana) de las 36 mil muertes violentas, superando a todos los gobiernos pasados, aunque el Presidente López, culpe a otros de sus torpezas e incapacidades para resolver los problemas. La masacre a los miembros de la familia LeBarón, dieron las “armas” a los norteamericanos, para imponer más obligaciones al gobierno de la 4T, considerando que las 9 personas asesinadas y quemadas tienen doble nacionalidad: mexiconorteamericanos. Son compatriotas de aquellos y el gobierno de López no pudo brindarles ninguna protección. Por eso la visita personal del Presidente de la República (el pasado domingo), hasta una comunidad alejada de la civilización, en el Estado de Sonora, para atender a la familia de los afectados, ello significo cumplir el compromiso con el Fiscal de los EUA, de atender a los afectados; por ello la detención de varios supuestos delincuentes involucrados en la masacre, aunque familiares de algunos detenidos juran ser inocentes; López Obrador, debe probar que está cumpliendo con “hacer justicia” ¡Hay detenidos! De ahí que el mismo FBI, esté actuando en territorio mexicano para tal objeto y la pretensión va más allá, con la formación de un Grupo de Alto Nivel de Seguridad, en el que participen instituciones formales como el Ejército Mexicano, La Secretaría de Marina, La Guardia Nacional, los gobiernos de los Estados y los EUA, por supuesto. No en balde la reunión de la Conago del lunes pasado, cerrar filas y entregar buenas cuentas a William Barr; todos trabajando en pro de un mismo objetivo, combatir con la fuerza del Estado a los delincuentes, dejar la caricaturesca política de los “abrazos” con los delincuentes y someter a los delincuentes bajo los instrumentos legales del imperio de la ley.

Al menos es la pretensión, a la cual el gobierno de Andrés Manuel López, se resiste, él prefiere regalar dinero a cambio de paz, política que lleva un largo año de efectivo fracaso; no olvidemos que el Presidente de la República, primero ofreció 6 meses para bajar el índice delictivo, al no lograrlos, pasó a un año el ofrecimiento; ante el rotundo fracaso, reculó López Obrador, alargó el ofrecimiento para la pacificación a 2 años. La tozudez del Presidente no tiene límites. Hasta ahora, tampoco hay estrategia eficaz del gobierno de la 4T, para confiscar fortunas a los cárteles, el señor don dinero sigue reinando y comprando un ejército de sicarios, delincuentes, lujos y políticos para cogobernar con López Obrador, grandes extensiones del territorio nacional. Lamentablemente debe considerarse positiva la visita del Fiscal General de los EUA, a nuestro país, viene a “coadyuvar” (imponer orden) en materia de seguridad nacional que amenaza al país vecino, los delincuentes tienen secuestrado a nuestro país; sí, bajo el imperio de la extrema violencia.

Héctor Parra Rodríguez


La imposición

14 Ene 20 | Augusto Isla | Clasificado en Cultura, Nacional | 1 Comentario »

“Llueva, truene o relampaguee, el tren maya se construirá. Querámoslo o no”, vocifera rabioso el tabasqueño que habita en Palacio Nacional. Sí, el mismo que llama a la paz, a la concordia, a vivir en los vergeles de la serenidad. El tren va porque va, aunque no tenga de maya, absolutamente nada. Aunque implique la destrucción de la selva, santuario de México y de la humanidad entera; aunque traiga consigo el desplazamiento de las comunidades, la atroz devastación de las plantaciones; aunque aniquile el maravilloso verdor que da cobijo al jaguar, al tapir y al quetzal; aunque el tendido de las vías acabe, con sus vibraciones, los mantos acuíferos. Cualquier ecologista sensato tiene presente estas devastaciones. Pero así son los caprichos de los poderosos como este tabasqueño que, por ser vencedor en las cifras del sufragio, cree haber transitado de la encomienda para ser un buen administrador a dueño de lo que es de todos los mexicanos. Impunemente además. Y va porque va, dada su voluntad ‘non sancta’, dada una promesa que nadie le ha pedido.
¿Y quiénes serán los beneficiarios? Por lo pronto, los constructores venidos de quién sabe dónde. ¿Acaso chinos rapaces que devorarán elevados porcentajes del presupuesto destinado al turismo? ¿Y después? A quienes puedan, con sus caudales, gozar un paisaje lastimosamente degradado, que, si son conscientes, llorarán la desdichada herencia que dejamos a las próximas generaciones.
Esta es la 4T: la imposición del Ser Único, el invierno de la polifonía de nuestro devenir, Y frente al silencio de la mayoría, lo irremediable, la fatalidad de una dictadura que enrarece la trama del desarrollo plural. Y va porque va. Pues lo que cuenta en nuestro amado México es el monólogo y, por supuesto, el falso diálogo con una ciudadanía representada por quienes cubren las ‘mañaneras’, ese banquete de propaganda oficial, alimento de un pueblo espiritualmente anémico. Quiero decir: sin sangre, sin coraje, sin dignidad, conforme con las dádivas de un ‘padre espurio’ que a su tiempo reclamará la recompensa.
* * *
Sufragio efectivo, no reelección. Respeto a la división de poderes y a los ciudadanos. Sí a la vida y a la libertad de expresión.


EL JICOTE “LAS CRÍTICAS DE NEXOS AL PRESIDENTE”III

14 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »


El Presidente ha hecho remembranzas positivas de cuando fue mi alumno en la UNAM; también se ha referido en forma elogiosa a un libro que escribí sobre el tema de la corrupción, en este punto vale reconocer que también se ha deslindado de algunos juicios que ahí aparecen, pero siempre coincidiendo en la exigencia de acabar con la corrupción y la impunidad. Al final de este texto explicaré el motivo de esta introducción. En la revista Nexos en el análisis del primer año de López Obrador, aparece el artículo: “Anuario de la corrupción 2019”, firmado por Sofía Ramírez Aguilar, Leonor Ortiz Monasterio, Leonardo Núñez González, Gerardo Carrasco, Cecilia Castro y Ricardo Alvarado Andalón. Los autores sostienen que la lucha contra la corrupción es un machete “que no deshierba con el mismo rigor”. No se persigue de la misma forma a Rosario Robles que a la esposa de Javier Duarte o a la madre de Emilio Lozoya. Se preguntan los redactores: “¿Por qué hay quienes enfrentan su proceso en libertad y quiénes no?”. Hasta aquí los autores, paso a dar mi opinión que responde a su pregunta. El Presidente ha reiterado que el combate a la corrupción debe hacerse como se barren las escaleras, de arriba para abajo, cuando se le cuestiona que bajo su perspectiva de barrendero debería de iniciar por fincar responsabilidades a quien considera, uno de los grandes corruptos del país, Carlos Salinas de Gortari, pero que tampoco deberían de escaparse del brazo de la ley otros ex presidentes. ¿Cómo justifica López Obrador esta omisión? Con aire de nobleza y entereza de ánimo afirma que lo suyo no es la venganza, que él, como José José, el pasado, no le interesa. No obstante, aclara, la sociedad tiene la última palabra sobre si se les lleva a los tribunales o no, porque además las autoridades, por supuesto la Fiscalía General de la República, son -a diferencia que con el neoliberalismo- absolutamente independientes. Pues resulta que el Fiscal General, acusó a Santiago Nieto de violar “el debido proceso”. López Obrador salió en su defensa, en una declaración que lleva el mensaje implícito de lo que quieras con Nieto, lo quieres conmigo, el Presidente declaró: “Santiago no hace nada sin consultar con el Presidente”. Auto gol a su compromiso. ¡Qué re te chula autonomía!. Falso que las autoridades puedan juzgar a los ex presidentes o a quien consideren que falta a la ley, es una persecución de la corrupción selectiva y es el Presidente el dueño de la balanza de la ley. López Obrador ha dicho que la mejor arma contra la corrupción es el ejemplo, algo que por cierto sostengo en mi libro, bueno, pues él es un pésimo ejemplo, por su doblez, hipocresía y simulación. La sombra de la impunidad cubre su mandato. Y aquí regreso a la introducción, siempre que hago una crítica al gobierno me acusan de acomplejado, envidioso, despechado. No tengo nada personal contra López Obrador, al contrario, mi reconocimiento y celebración por sus elogiosas menciones. Aunque creo que miento, sí tengo algo personal, me provoca una gran tristeza, que un universitario, un Presidente, un líder a quien se le ha depositado tanta esperanza en la lucha contra la corrupción, el gran tema de la política pública, actúe con semejante falsedad y socarronería.


TRAS LA VERDAD “AMLO CREA SUS PROPIAS HISTORIAS DE MENTIRAS”

12 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Este domingo el Presidente de la República visitó La Mora de Bavispe, comunidad de la Sierra alta del Estado de Sonora, lugar hasta donde fue a contar una más de sus historias y a “machacar sus reiterados discursos” con contenido religioso. Se acercó a los familiares de los LeBarón, cumpliendo el compromiso con los norteamericanos, de atender a los compatriotas estadounidenses, ofreciéndoles castigar a los asesinos de los familiares masacrados por la delincuencia organizada, grupos a los que dice no combatir con violencia, como lo hicieron otros gobiernos. También dijo que él quisiera reunirse con los familiares de todas las víctimas, pero no puede hacerlo, está ocupado y no le alcanza el tiempo. Por supuesto, los LeBarón, no son cualquier familia. Fue a presumir que él viaja por tierra y no usa ni avión ni helicópteros para trasladarse, que hizo 3 horas por tierra para llegar a ese lugar (soltaron el aplauso los ingenuos); que las naves solo las usa el Ejército Mexicano para labores de seguridad pública. No confiesa la enorme pérdida de tiempo por viajar en vehículo, propio de los tiempos de la colonia, en lugar de aprovechar la rapidez y seguridad de trasladarse, por cuestiones de trabajo (no realiza viajes de placer), de un lugar a otro, para dar mejores resultados. Si el Presidente pierde 3 horas en un solo viaje ¿Cuántas horas trabajo-hombre, pierde a la semana? Una nulidad del gobernante para dar buenos resultados. Cuando sucedió el conflicto con Ovidio Guzmán, el Presidente de la República, materialmente se encontraba incomunicado precisamente por carecer de los elementos tecnológicos, en esos momentos viajaba al sur de la República Mexicana; no había manera de que se comunicaran con López Obrador, fue hasta varias horas después. Así el señor López inventa sus historias, pretendiendo generar, crear una idea falsa de la realidad, pensar que es mejor no viajar por aire y más práctico hacerlo por tierra, como si fuese un lujo. Mentalidad retrógrada de un hombre que gobierna con historias que genera para conseguir el fácil aplauso de los asistentes a sus mítines político-religiosos.

Ahí mismo les recetó la historia de no combatir el fuego con el fuego, violencia con violencia, cuando el día anterior, en el Estado de Michoacán, personal del Ejército Mexicano, abató a tiros a María Esquivel, alias “La Catrina”, mujer que comandaba una célula del cartel Jalisco Nueva Generación; fueron heridos con armas de alto calibre; 7 delincuentes más fueron heridos, supuestos asesinos de los 14 policías michoacanos que masacraron los delincuentes en una emboscada ¿Por qué ir a mentir a los pobladores de aquellos lejanos lugares de la República Mexicana, afirmando que no usan la violencia? Y no es que esté mal que la autoridad use armas de fuego para combatir a la violenta delincuencia, por el contrario, para eso portan las armas letales que la ley les faculta el uso de las mismas para imponer el orden y preservar la seguridad pública. Así continuó con su larga perorata: “Estamos buscando la reconciliación, la paz en México que es fundamental. Sin la tranquilidad, sin la paz no se puede vivir y tenemos que lograr la pacificación de México. Ya no hacerlo como se pretendía en otros tiempos, sólo con el uso de la fuerza. Ahora hay un nuevo paradigma, una nueva manera que, pensamos, nos va a dar resultados. Esa nueva forma de enfrentar el problema de la inseguridad y de la violencia inicia con atender las causas que originan la inseguridad y la violencia. El ser humano, el mexicano, el sonorense no es malo por naturaleza, nadie es malo de nacimiento, son las circunstancias las que llevan a algunos a tomar el camino equivocado, de la delincuencia”. Una vez más, las historias que cuenta el Presidente, son distintas a la realidad; de vez en vez, el uso de la violencia fue necesario para abatir a peligrosos delincuentes, en el caso del uso de la violenta fuerza letal, fue en Michoacán, bien por los elementos del Ejército Mexicano; pero, los pobladores de aquellos lejanos lares no están obligados a saber la verdad histórica y sí aquella que inventa y cuenta Andrés Manuel López Obrador.

El Presidente también receta sus clases de filosofía espiritual y política, no deja pasar la oportunidad, aquí parte de ese discurso populista de izquierda: “Mantener integradas a nuestras familias, fortalecer los valores culturales, morales, espirituales, que no se piense que la felicidad es acumular riquezas, bienes materiales, tener fama, el lujo barato, la ropa de marca, las trocas, las alhajas, todo eso que es efímero. Que se reafirme la idea, el criterio, de que sólo siendo buenos podemos ser felices y que la felicidad verdadera es estar bien con uno mismo, estar bien con nuestra conciencia y estar bien con el prójimo. No seguir fomentando la codicia, el individualismo, el triunfar a toda costa sin escrúpulos morales de ninguna índole” ¡Inconcebible, pero cierto! Pata el Presidente, es malo aspirar a la superación material, hay que ser feliz siendo pobres, claudicar a la superación. Así las historias que se inventa López Obrador, para recibir el aplauso lascivo (total lujuria por recibir el reconocimiento y sumisión) de los “feligreses” que asisten al sermón presidencial ¡Procurar el bienestar del alma! Sentenció el Presidente. Y tuvo que retirarse el Presidente, ya que haría otras 3 horas más de regreso ¡Ah bárbaro!

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD “FISCAL GENERAL DE LA REPÚBLICA ACUSA A AMLO”

10 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

El Fiscal General de la República, el Dr. Alejandro Gertz Manero, exhibió al titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, que ha adoptado el desagradable papel de verdugo del Presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador, permitiéndoles quebrantar la ley en el momento de recibir instrucciones emanadas de su jefe jerárquico superior, abusos reconocidos por el mismo autor de las ilegales órdenes, el Presidente de la República, al aceptar que su inferior, “Fiscal Financiero”, solo hace lo que le indica López Obrador y aquel no hace nada sin consultarlo. El Presidente aceptó sin vergüenza alguna que, todo aquel que sucede en el “patíbulo de la edad media”, para ser castigado con el linchamiento social, es con la aprobación presidencial, sin importar que se violen derechos de los gobernados, quebrantando garantías individuales o derechos humanos, incumpliendo con el debido proceso derivado de la Constitución, tutelado por los artículo 16 y 20; el Presidente ordena violar la presunción de inocencia y demás principios de los juicios penales.

Es obvio que el gobierno de la 4T, entiéndase Andrés Manuel López Obrador, ha emprendido una “redada financiera” para hacerse de recursos económicos de forma ilegal, al ordenarle a Santiago Nieto “congelar cuentas bancarias” de presuntos responsables de delitos, quienes son “ventaneados y vituperados” en conferencias de prensa; a los presuntos, sin previo aviso, les congelan cuentas, sin notificación, sin oportunidad de defensa, de pronto los
“sentenciados públicamente por la autoridad ejecutiva” son privados de sus recursos financieros; literal, que no legalmente, los afectados son notificados por medio de conferencias de prensa, gracias a las reformas implementadas para que se actúe arbitrariamente ( que las reformas no permiten el escarnio público, ni ventilar en los medios el inicio de los procesos penales). Cualquier persona puede sufrir los abusos y ser privado de su patrimonio, solo por la presunción presidencial. Ante la exhibida que les diera el Fiscal General, tuvo que salir al quite el Presidente, quien sin el menor asomo de preocupación anunció que revisarían si no están actuando fuera de la legalidad, en su caso, para corregir los abusos ¡Cinismo presidencial desproporcionado! Primero actúa, después averigua si sus actos están o no apegados a Derecho. En cualquier otro país ya hubieran destituido al Presidente y sometido al imperio de la ley; pero en México vamos de mal en peor. Estamos como en tiempos de la revolución, cuando decía Doroteo Arango, mejor conocido como Pancho Villa: “Primero mátalos, después viriguas”. Hoy en día es política del gobierno de la 4T, primero actúan, ya después se verá si es o no verdad; el mismo Presidente acepta su culpa, cuando ha advertido que, “si al final de un juicio los acusados son inocentes, se les devuelve lo confiscado”. No hay cabida para el cinismo, los actos de autoridad son notoriamente inconstitucionales, ilegales, promovidos por el titular del Poder Ejecutivo.

El Fiscal General de la Nación, Alejandro Gertz Manero, comentó lo siguiente en reunión con embajadores y cónsules, frente al Presidente de la República, afirmó que Santiago Nieto Castillo (claro, sin dar su nombre) viola las normas del debido proceso. Pero, por las palabras que utilizó el Fiscal General, inequívocamente lanzó el dardo a Santiago Nieto; precisamente al referirse de la siguiente manera: “… “hay unidades”, no de la Fiscalía, sino de gobierno, que no respetan esa presunción (de inocencia) y ponen en riesgo los procesos”. La denuncia fue tan clara y precisa que el propio Dr. Santiago Nieto Castillo, tuvo que responder. Claro, lo negó. Dio respuesta inmediata a la alusión personal, así contestó el Fiscal de la Unidad Financiera: “No sé si haya más. Por mi parte, yo solo diré que abrazos, no balazos (él nada tiene que ver en seguridad pública, mucho menos en procuración de justicia). El enemigo está afuera del Estado mexicano y es muy poderoso (…) nuestro objetivo es combatirlo”. Excusa no pedida, acusación manifiesta, reza un lema entre la abogacía. Así las cosas, después de la reyerta verbal, entre ambos fiscales, trascendente a fin de cuentas, el Presidente López Obrador tuvo que salir en defensa de Santiago Nieto, argumentando que: “Santiago no hace nada sin consultarlo”. Luego agregaría Andrés Manuel, con la torpeza que le caracteriza: “… Que haya comunicación para definir qué se puede informar, qué no se puede. Qué es lo que afecta el llamado debido proceso. Cuáles son los límites que sí puede hacer la UIF en cuánto a información y qué no puede hacer” ¡Mayor aceptación de culpabilidad del Presidente no puede haber! No saben si lo que están haciendo está bien o está mal; ahora a estudiar ¿A quién encargarán el estudio? Así de mal están las cosas con López Obrador, él actúa por impulso, no ajusta sus actos a la Constitución ¿Quién lo acusa? Nadie, por eso es impune ante sus constantes arbitrariedades. En la conferencia de rigor el Fiscal General, también adelantó que presentará iniciativa de reformas al Código Procesal Penal, para cerrar (derogar) la puerta giratoria a los delincuentes, quienes entran y salen de prisión con la mayor facilidad, cuando apenas se los acaban de consignar, gracias al actual sistema penal garantista.

De la reyerta sobre la interpretación de criterios “legales” entre los fiscales, el financiero y quien procura justicia, sin duda alguna le asiste la razón jurídica al Fiscal General, Alejandro Gertz Manero. Este ha quedado, por voluntad propia, alejado de los reflectores políticos, además constitucionalmente es autónomo, independiente de López Obrador, pugna por una eficaz persecución del delincuente y eficiente procuración de justicia, obligaciones que sí son de su competencia, por lo tanto, no son facultad de Santiago Nieto, quien sí apuesta por la mediatización, por el “lucimiento político y el escarnio popular” en contra de todos aquellos a quienes el Presidente de la República le ordena investigar, le autoriza congelar cuentas bancarias; mediatizan la información sujeta a investigación penal (resorte de Gertz Manero), en conferencias de prensa; los vándalos van por dinero presuntamente obtenido de forma ilegal, así el gobierno federal ilegalmente se apropia de millones de pesos, bajo la injusta argumentación producto de la supuesta ilegalidad de cómo lo obtuvieron los propietarios; y, el gobierno lo gasta a placer, sin importar la presunción de inocencia consagrada por la Constitución. Por eso fue la acusación y confirmación de Alejandro Gertz Manero; la responsabilidad de Santiago, es coadyuvar, más no es independiente en estas actividades, a fin de cuentas todo quedará en manos del Fiscal en el momento procesal oportuno. La responsabilidad del Fiscal General, es colabora en reducir el índice delictivo y evitar que los puestos a disposición de la autoridad judicial (presuntos responsables), obtengan su libertar inmediatamente por fallas durante el acopia de pruebas que exige el sistema procesal penal; sistema que, por desgracia, generó un mayor número de derechos que protegen a los delincuentes, bajo el argumento de la presunción de inocencia, contradicción generada en perjuicio de las víctimas. Habrá que reconocer la valentía del Fiscal General, al hablar frente al mismo Presidente, embajadores y cónsules, defendió los derechos de las victimas e hizo hincapié en la retahíla de abusos que cometen “unidades de gobierno de la 4T” (la única unidad es la de Santiago Nieto), de paso resaltó el pésimo sistema del derecho procesal penal, garantista sí, pero en beneficio de los delincuentes.

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “LAS CRÍTICAS DE NEXOS AL PRESIDENTE” II

10 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »


La reconocida revista Nexos dedicó un número al primer año del Presidente López Obrador, continuamos con su análisis crítico de sus articulistas, ejercicio que consideramos es importante tanto para los lectores como para este servidor. A continuación mi resumen del artículo de Javier Tello Díaz: “AMLO y las llagas de la democracia”. Tello Díaz es un brillante, acucioso y sólido investigador histórico, esta solvencia no la refleja en su análisis político, donde es vago, confuso y contradictorio. Parte de una serie de hipótesis teóricas discutibles y dispersas que se reflejan en una serie de conclusiones que traducen estos defectos. Considera que AMLO propone un reequilibrio de los distintos elementos del modelo al dar más peso al componente democrático, propuesta que Tello no considera “radical” (las comillas son mías). Líneas adelante sostiene que el proyecto y las políticas presidenciales son “radicales”. Concluye que su gobierno impulsa un liderazgo carismático, con discurso más emocional que racional y que divide al país; discurso que escurre demagogia. Texto enrevesado el de Tello Díaz: ¿Es posible ser radical y demagogo al mismo tiempo? La respuesta lo más probable implique un análisis casuístico, lógicamente es contradictorio, pues lo radical va a la raíz y lo demagógico a la simulación: el radical cambia las estructuras, el demagogo las maquilla. Otro texto es el del prestigiado Julio Frenk y Octavio Gómez Dantés; “Manual de una contrarreforma reaccionaria”. Hace una crítica avasallante del Programa Sectorial de Salud 2019-2024. Los autores acusan al gobierno de hacer un programa sin diagnóstico, mal escrito, plagado de generalizaciones, descalificaciones, “asombrosamente repetitivas”; no aprovechan las investigaciones ni la experiencia del pasado, reconocido como uno de los más confiables y completos de América Latina. Todo es con el propósito propagandístico de presentar un sistema a punto del colapso. La 4T adopta el lema: “El rescate del sector público de Salud”, cuando es una cotrarreforma centralista y burocrática que llevará al Sistema de Salud al siglo pasado. Los servicios se prestarán bajo un esquema monopólico, poco proclive a la innovación debido a que abusa de una demanda cautiva; un programa insensible a los usuarios. Los datos y juicios duros en los que se sostiene esta crítica son los siguientes: El Instituto de Salud para el Bienestar Social, operará centralmente y sustituirá a los servicios estatales; se compromete a ofrecer servicios de consulta de primer y segundo nivel, es decir, consulta externa y hospitalización, pero elude el tercer nivel, intervenciones de alto costo y personas y niños que requieren cuidados intensivos o mujeres con cáncer de mama, quienes deberán pagar de su bolsillo. López Obrador en campaña ofreció incrementar el gasto de salud en 1%del PIB, pero lo disminuyó, los recursos destinados, representan una diminución de 1.6% respecto de 2018. Ojalá que las autoridades responsables dieran una respuesta a estos severos y concluyentes juicios. Lamentablemente el diálogo con sus críticos no es una política ni del gobierno federal ni del estatal. Lo suyo, lo suyo, es el monólogo.


TRAS LA VERDAD “TODO UN FRACASO EL INSABI DE AMLO”

09 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

El uno de enero entraron en vigor las múltiples reformas a la Ley General de Salud, para dar vida al Instituto de Salud para el Bienestar, como uno de los grandes logros del gobierno lopista, pretendiendo ofrecer salud digna a toda la población que carece de seguridad social; vamos, para aquellos que no están inscritos en el IMSS, ISSSTE u otras instancias de salud que brindan servicios médicos y hospitalarios a los asegurados que pagan una cuota mensual. La pretensión, el orgullo de López Obrador, es que su gobierno brinde seguridad universal, sin costo alguno, a los más pobres en todo el territorio nacional. Acostumbrados en el gobierno federal a no acatar la ley y violar el Estado de Derecho, actitud promovida por el mismo Presidente de la República, iniciaron el año con el incumplimiento a las reformas de las normas de la Ley General de Salud, publicadas el 19 de noviembre en el Diario Oficial de la Federación; en su caso, violan el artículo 2, fracción V. Es obligación de la Secretaría de Salud, brindar, “gratuitamente”, los servicios de salud, medicamentos y demás insumos asociados a quienes carezcan de seguridad social, prescribe así la adición. Iniciada la vigencia de las reformas, los legisladores eliminaron, a instancia de López Obrador, el Seguro Popular. A pesar de la gratuidad que describe esa fracción, están cobrando en los hospitales a los enfermos que reclaman protección al sistema de salud pública. El Presidente de la República, por supuesto, niega la realidad a pesar de las múltiples evidencias y exige pruebas; él llama campaña de desprestigio, insensato ¿Denuncia? ¿Ante quién? Pronto fue desmentido López Obrador, su Director de Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), afirmó que sí están cobrando por los servicios de salud, así como otros directores, por instrucciones de la Secretaría de Hacienda, fue la que autorizó. El Secretario Herrera parece desconocerá la Ley de Salud y la quebranta. Eso no solo es corrupción, amerita la instrucción administrativa y la destitución; seguramente nada sucederá al pelele del Secretario maravilla. Además, dijo el Director de Insabi, que no cuentan con el personal suficiente ni medicinas para la atención de los enfermos; otro hecho irrefutable negado por López Obrador, este insiste: existe “boicot” de laboratorios, por ello no tenían medicamentos, los han comprado en el extranjero. Más mentiras e incongruencias del titular del Poder Ejecutivo. Lo cierto son sus torpezas.

Los pacientes y familiares han denunciado públicamente los cobros excesivos por los servicios hospitalarios; hay falta de medicamentos y escases de personal para atender a los enfermos, familiares de los pacientes deben comprar las medicinas. Por lo pronto, un rotundo fracaso los servicios que prestan los hospitales que gobierna el Insabi, ante la desaparición del Seguro Popular, que diera muestras de ser mejor durante 12 años. La pretensión de mejorar ha fallado. Veamos las mentiras del Presidente de la República. El gobierno de la 4T, como parte de sus irracionales políticas de austeridad despidió personal que trabajaba para el Seguro Popular, al menos el 30% del personal, cifra que dio a conocer la Secretaría de Salud, desde marzo pasado. En apego a la costumbre de López Obrador, éste negó el hecho de los despidos. Habría que refrescarle la memoria al Presidente las razones que argumentó Germán Martínez, cuando renunció a la dirección general del IMSS. Desde entonces, acremente se quejó por la falta de apoyos al IMSS, no le proporcionaban medicinas, las compras “consolidadas” los dejó sin el material esencial de trabajo; Martínez, acusó en su documento de denuncia, que personal ajeno a la Institución, decide actos los administrativos, por esa razón renunció, con el corolario de: “no seré florero”. Germán volvió al cómodo refugio de la senaduría, no sin antes deslindar de responsabilidades a su líder moral, el expanista ahora rinde pleitesía al Presidente morenista. Luego vinieron despidos masivos, otra realidad. También recortes al presupuesto. El grave problema que existe en el Insabi, es atribuible a López Obrador, a nadie más, él ordenó despidos y restricciones presupuestarias, por eso no hay medicamentos ni buen servicio. López, como jefe del Secretario de Hacienda, funcionario que ilegalmente autorizó los cobros, también es culpable, no deben solapar las evidentes torpezas de operación y echar culpas a terceros, como suele hacerlo el primer mandatario para evadir responsabilidades.

Es clara la intención de Andrés Manuel López Obrador: pretende controlar todo el sector salud en la República Mexicana. Va por la federalización de los servicios de salud, se quedará con el enorme presupuesto que traslada el gobierno federal a los Estados ¿Recuerdan los convenios firmados con 8 Estados, en diciembre de 2018 para quedarse con el servicio de salud? Obligó a los tibios y temerosos gobernadores de Oaxaca, Veracruz, Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Guerrero, a firmar convenios para dejar en manos de la federación la totalidad de los servicios de salud en esos Estados. Así, gobierno federal ya no traslada dinero en esos gobiernos. La 4T, ahora administra los recursos económicos y tiene la responsabilidad de brindar el servicio de salud a toda la población que carece de seguridad social en esos Estados. Se les vino el mundo encima por la falta de planeación y desconocimiento; López ha insistido que su gobierno “hará más con menos” al abatir la corrupción; el Presidente está demostrando cuan equivocada es su política de restricción al gasto público y despido masivo de personal, el problema es jugar sucio con la salud de millones de mexicanos de escasos recursos, López golpea a quienes menos tienen con su fallida política populista. Cuando firmó los 8 convenios, López Obrador, amenazó con firmar cada 6 meses convenios con otros tantos Estados, hasta quedarse con las 32 entidades. Solo los gobernadores pueden impedir semejante atrocidad; pero, la mayoría se ha doblegado.

Derivado del evidente y terrible equívoco, López echó reversa, no sin antes declararse inocente de sus torpezas ¡No cobros y regresar el dinero a quienes pagaron! Y ¿La salud de los enfermos? ¿Los medicamentos y demás insumos hospitalarios? ¿La falta de personal para atender a los enfermos? El problema subsiste y es grave. De no resolverlo, irremediablemente lo agudizarán. Es claro que, ante tanta carencia en el sector salud, provocada por las torpes decisiones del Presidente de la República, resulta evidente que la Dirección del Insabi no tendrá la capacidad de administrar, tampoco de controlar los servicios de salud de millones de mexicanos. En menos de una semana han dado clara muestra de la ineptitud, incapacidad e irresponsabilidad para brindar eficientemente el servicio de salud a millones de mexicanos, los más pobres, a quienes dice defender el gobierno de la 4T. Vamos, el Director del Instituto de Salud para el Bienestar, afirmó que necesita de 123 mil médicos, 70 mil especialistas y 250 mil enfermeras ¿De dónde van a sacar la enorme cantidad de personal? Ahora, ni personal del Ejército puede sacer del atolladero a López Obrador, creado precisamente por el mismo Presidente de la República, quien sigue negando todo; extrema torpeza de Andrés Manuel, al afirmar que no se cobra por los servicios, cuando los enfermos y familiares de estos dicen lo contrario; que sí hay medicamentos dice López, otra falacia presidencial. Los alicaídos enfermos aseguran que tienen que comprar los medicamentos. López no puede quedarse callado ante la crisis que él mismo provoca; critica, sin embargo, al extinto Seguro Popular, asegurando que la Institución no era, “ni popular, ni seguro”. Las mentiras presidenciales cada vez más evidentes ante tanta torpeza. El cúmulo avasallador de las pruebas lo desmienten. Lo cierto y evidente, es que carecen de capacidad para administrar el sector salud (como otras tantas áreas de gobierno), todo por eliminar instituciones que daban buenos resultados, creadas y administradas por los odiados “gobiernos conservadores”, que causan repulsa al Presidente de la República y por su política de austeridad. Antes que López no ha promovido crear la prohibición de enfermarse para no erogar recursos económicos, es capaz. Conclusión. López Obrador, a unos cuantos días de arrancar sus “nuevos servicios de salud”, prestados por el Insabi, probaron fehacientemente el caos que han generado, sigue siendo mentiroso y continúa violando la ley sin restricción alguna. El inmediato deterioro al los servicios de salud, es lastimoso, causa sufrimiento a los más pobres, aquellos que menos tienen, contraviene la Constitución el vano discurso presidencial, aquello de proteger a los desvalidos; más bien parece querer eliminarlos con sus desastrosos actos de gobierno ¡Lo peor está por venir! Andrés Manuel López Obrador “pretende controlar la totalidad el sector salud” ¡Es un peligro!

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD “AMLO EN CAMPAÑA DESESPERADA PARA NO BAJAR EN LAS PREFERENCIAS”

06 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Amlo inició el año con desenfrenada campaña mediática y política (por supuesto) para no bajar en las preferencias del público, sigue siendo su objetivo el “ataque” a sus antecesores, culpando a los neoliberales de todos los males que aquejan a los mexicanos y vuelve a la carga con temas desgastados, reiterados, plagados de mentiras. Abusa del poder presidencial que le permite el monopolio de la información y control de la agenda mediática. Ante el cansancio de información reiterada y mentirosa, pocos periodistas son los que, ante el aburrimiento, preguntan al Presidente en sus conferencias “mañaneras”, dejan pasar las preguntas de “periodistas” proclives a López Obrador, aquellos que le “engordan en caldo”, le aplauden ante cualquier expresión sin dudar sobre la veracidad, aquellos que han perdido (o nunca la han tenido) la objetividad para convertirse en lacayos de la información.

El mensaje que diera por medio de redes sociales en su periodo de descanso, desde Palenque, Chiapas, lugar de dominio del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, dio comienzo con su reiterado discurso de la corrupción, a la cual oficialmente dio por terminada en su administración, así como a los alicaídos y corruptos conservadores, etcétera. El primer golpe mediático del año, no recibió respuesta alguna de la oposición política, como si literalmente no existieran. Parece que la oposición olvida que estamos en año preelectoral, el próximo se volverán a medir las fuerzas partidistas, las que, por cierto, de acuerdo al informe del INE, todos los partidos políticos cuentan con una raquítica militancia, principalmente Morena, partido político en el poder; resulta extremadamente mayor la ciudadanía sin partido, aquella que se le conoce como “switch”, que puede prender o apagar a su antojo los triunfos y derrotas, así lo han hecho en las últimas elecciones; los ciudadanos sin partido son los que deciden quién gana o pierde una elección. No deben olvidar que López Obrador, también competirá en las boletas el año entrante, de cuyo resultado bien puede buscar la reelección, aunque lo niegue y firme, sabemos que no respeta su palabra, el obedece al “pueblo”, el pueblo manda (según su teoría) y si este quiere que se quede, lo ratifica en el referéndum, seguramente se sacrificaría por el “pueblo”. Bien, para no desviarnos del tema, regresemos a la campaña política del Presidente.

Andrés Manuel López Obrador, volvió a la cargada con lo del aeropuerto de Texcoco; con la corrupción; con los permisos para las minas bañados de corrupción; con las miles de sucursales del Banco Bienestar; la construcción de las vías del ferrocarril para el tren Maya; y la inseguridad y violencia, entre otros. En todos estos temas Andrés Manuel López, evidenció la fuente inagotable de la corrupción, la que había dado por exterminada mediante decreto “verbal” el pasado 31 de diciembre. Sin prueba alguna, en el Estado de México, reprochó a quienes nunca se opusieron a las políticas neoliberales, gobiernos que autorizaron la explotación minera en 90 millones de hectáreas, esos que ahora se quejan por la construcción del tren Maya, nunca levantaron la voz. El mensaje fue claro para los miembros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (existen más grupos de pueblos originarios que también se oponen), quienes abiertamente han expresado su oposición a la construcción y destrucción de miles de hectáreas de zona de reserva ecológica en el sur del país, miembros del EZLN, literalmente amenazaron al Presidente, con impedir las obras, por violar un acuerdo de OIT, en perjuicio de los pueblos originarios. Por eso el enojo del Andrés Manuel. Pero, bajo su política de “abrazos” ¿Cuál será su reacción si materialmente los zapatistas se oponen a la construcción? Hasta ahora solo son escarceos verbales entre las partes, ninguna ha expresado qué hará en su momento. El Presidente mezcló en esa conferencia ambos temas, también el fraude electoral; se hizo acompañar de Delfina Gómez, la candidata perdedora de su partido, en presencia de Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México, a quien le lanzó la acusación del fraude electoral, el que en lo sucesivo se castigará con cárcel sin derecho a fianza. Así de agresiva la “verborrea” presidencial.

Al personal del Ejército Mexicano, lo agarró de su “puerquito”. A la Secretaría de la Defensa Nacional, le encargó el mapeo del los lugares en donde se deban construir los inmuebles de las sucursales bancarias del de gobierno denominado, Banco del Bienestar. También les encargó que construyeran las miles de sucursales; para ello ya hay presupuesto, aseveró el Presidente; pero, el Secretario de Hacienda, había manifestado, días antes, que no había dinero para ello ¿Quién los entiende? Además, bajo el bombardeo mediático el Presidente confunde y olvida. Apenas en noviembre pasado aseveró que construirían 13 mil sucursales en todo el territorio nacional. Y, en esta semana solo menciona que en este año construirían 1,350 sucursales y el resto de las oficinas estarán listas el año próximo hasta hacer un total de 2,700 ¿Dónde quedaron las 13 mil? ¿De dónde sacó el dinero el gobierno federal o sea López Obrador? ¡De los ahorros de fin de año! Dijo el Presidente: 5 mil millones de pesos de puros ahorros. ¡Ah! Por eso no sabía nada el desorientado del Secretario de Hacienda, conste que este es quien maneja todo el dinero del presupuesto. Otra pifia más de los desacuerdos oficiales. Dinero que ya le fue entregado a la Secretaría de la Defensa Nacional, dijo López. Total que los soldados resultaron capaces para todo, los desvía de sus actividades principales. No en balde el mismo Presidente, en tiempos de campaña, manifestó que él desaparecería el Ejército Mexicano, dado que no hay guerras en México. Así de “simplón” fue su comentario. Mas no lo hacía por impedimento constitucional, dijo en aquella ocasión. “Ideas brillantes del entonces candidato”. Por eso Andrés Manuel, ha puesto a trabajar al Ejército Mexicano, en acciones de combate a la delincuencia, como constructor de aeropuertos, para salvar a la población en caso de desastres, ahora construirán sucursales bancarias, antes el mapeo de ubicación y diseño. Vaya que resultaron “todologos”.

Considero que el Presidente de la República, utilizará como otro acto más de proselitismo político, el “ejército de beneficiarios” de los programas sociales, a quienes les acercará las oficinas para que cobren sus becas y tengan dinero fresco en propia “mano”, como tanto ha proclamado el promotor de los programas sociales: dinero en mano. El gobierno de la 4T, creará una infraestructura humana enorme para entregar ese dinero, solo y exclusivamente para eso; el dinero se entrega mensual o bimestralmente por medio de tarjetas electrónicas. Luego entonces ¿A qué se dedicará esa enorme plantilla de burócratas el resto del tiempo que no hay entrega de dinero? Seguramente harán campaña para el Presidente ¿Se imaginan esas oficinas en lo más recóndito de los municipios? Allá no hay vigilancia alguna, vamos ni autoridades existen en muchos de los más de 2500 municipios que existen en el país. Eso sí, en todos esos lugares votan, se instalan casillas electorales, hay electores. Por eso la creación de estructuras humanas oficiales trabajando para el Presidente de la República. No es difícil imaginar las intenciones de López Obrador.

Con lo del nuevo aeropuerto, por enésima ocasión reitera que se ahorró más de 100 mil millones y que, la obra de Texcoco estaba plagada de compromisos y las pistas de aterrizajes se iban a “hundir”. Con este otro discurso inicia el año el Presidente de la República. Lo que nunca dice, que por la cancelación de la obra de Texcoco, el gobierno tendrá o tuvo que pagar más de 100 mil millones de pesos a todos los que causó daños y perjuicios. Nunca nada ha probado sobre actos de corrupción, no hay un solo acusado. Es más, uno de los grandes inversionistas de la obra cancelada, fue el empresario Carlos Slim, empresario que ahora es asesor del mismo Presidente de la República, es inversionista en las obras del gobierno de la 4T. Por eso es imposible creer en las palabra llanas y lisas de López Obrador, todo es un falso discurso que conlleva la intención de seguir desprestigiando a los “neoliberales, a los “conservadores”, a los “fifís”; su deseo es aplastarlos para que no sean competencia en el siguiente proceso electoral, sobre todo ahora que la popularidad de López ha ido a la baja, según encuestas “cuchareadas”. El Presidente vuelve a repetir exactamente el mismo discurso que dio cuando asistió a la ceremonia de inicio de la construcción del aeropuerto de Santa Lucía. “Me dejo de llamar Andrés Manuel”, si no se inaugura la obra el 21 de marzo de 2022, dijo en su desgastado mensaje ¿Alguien se acuerda? ¿Se le olvida al Presidente lo que dice? Claro que no, se trata de “machacar” hasta el cansancio que, lo realizado por los gobiernos neoliberales fue malo; lo bueno es lo que él hace ¿A quién le puede interesar si López cambia de nombre? Al país no le interesa, a los mexicanos no les interesa cómo se llame, lo que realmente importa es que saque al país del “bache en que metió a los mexicanos”, por sus torpes decisiones. Una simple y grave muestra de sus fallidas políticas, fue el nulo crecimiento económico y la desaceleración en la creación de empleos. Empobreció al país en un año. Cero crecimiento económico. Eso, por supuesto, no lo comenta. Que el aeropuerto de Toluca y el de la DCMX resolverán los problemas, más el de Santa Lucía ¡Totalmente falso! Lo han dicho los expertos en la navegación aeronáutica; pero ¡López Obrador tiene otros datos! La tendenciosa mediatización de todas sus acciones es su objetivo. Por último ¿Alguien recuerda cuántas obras inauguró el Presidente de la República el año pasado? Obras del gobierno de la 4T, por supuesto. Solo inauguró obras iniciadas en el sexenio pasado, la del drenaje profundo, pero no es de su gobierno. Solo gastó en sus programas sociales, despidió miles de burócratas, desapareció las medicinas para enfermos de gravedad, eliminó el Seguro Popular, terminó con las Estancias Infantiles, regaló millones de dólares a 3 países centroamericanos y así, causó más destrozos a la economía nacional; hizo su guardadito, no invirtió en obra pública ¡Detuvo el crecimiento del país! ¡Todo un desastre! Aún así, hay quien le aplaude. También maneja las promesas como punto esencial de su discurso: la inseguridad y la violencia pronto terminarán.

Héctor Parra Rodríguez


Pienso en el gobierno de Obrador, segundo año.

06 Ene 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Nacional, Política | 2 Comentarios »

Palabras claras sobre una realidad oscura y compleja y en movimiento. Un milímetro de la realidad en la que me muevo.

1- Todo se mueve y aún no sabemos si para bien o para mal, si avanzamos en nuestra vilipendiada y agujerada democracia o volvemos al centralismo autoritario del caudillo.

2- Abajo las cosas siguen más o menos igual pero ya no son las mismas ni es la misma gente. La sociedad urbana se ha fragmentado en miles de partes; y la rural se aísla, creo. Todos somos islas en el mundo embravecido. Extraños entre los cercanos lejanos. Gente replegada en sí misma y en el individualismo atroz. Y sin embargo todavía se vive en comunidad, pequeña y selecta, o masiva en la plaza pública, pienso.

3- El presidente Andrés Manuel López Obrador va veloz porque dice que quiere hacer dos sexenios en uno. No así su nueva burocracia política y administrativa. ¿Sabe el preciso si las cosas que planea y ordena se realizan bien, mal o regular? ¿Todavía cree, el preciso, que sus palabras hacen las cosas y son los hechos?

4- En vez de seguir fustigando a los funcionarios del pasado habría que vigilar y cuidar mejor a las propias burocracias del gobierno en turno. Para que entreguen buenas cuentas. ¿Qué mecanismos hay al respecto? ¿Quién controla y vigila al preciso? AMLO no es San AMLO ni Súper Obrador.

5- No hacer negocios económicos políticos ni entrar en negocios con los empresarios. Menos con el mundo narco. Cumplir la separación entre el poder político y el económico. Vigilar y ordenar y hacer respetar el marco legal económico y político. No la cultura de la transa. Esta es la regla de oro de la reforma política y económica pendiente desde Carlos Salinas. El Estado como autoridad legal del mercado, no parte del negocio y menos del patrimonialismo personal del poder.

6- En los gobiernos del PRI y del PAN sucedió lo peor que sucedió, porque no hubo los contrapesos necesarios en una democracia: los poderes vigilados, acotados y sancionados, llegado el caso, por otros poderes. En el gobierno de AMLO puede suceder lo mismo o algo peor si faltan esos contrapesos legales, morales y democráticos.

7- Primer principio de la democracia real: cuidarnos y vigilarnos unos a otros, sin coartar la libertad del otro y sin hacernos cómplices del mal. Hay que empezar por cuidar a los propios, no sólo condenar a los otros. Cuidar no es encubrir, solapar, engañar.

8- El Estado y el buen gobierno se hace con instituciones que funcionen bien, no basta las buenas intenciones y los buenos hombres.

9- El estilo hace al escritor, al artista, al genio. ¿Qué hace al político? AMLO es su estilo. Pero si todo el poder del nuevo gobierno está en las palabras y en las mañaneras del preciso, estamos jodidos como sociedad, pienso. Después de él nadie o el desastre.

10- No veo la salida en materia de seguridad frente a la espiral de la violencia que impera en el país. No veo conexión ni buena corriente entre sociedad y autoridad frente al crimen organizado y los delitos de orden común. No hay credibilidad, no hay eficiencia, no hay solidaridad. No hay comunión entre autoridad pública y sociedad civil.

11- No crispar más los ánimos, desde el poder, en una sociedad crispada por la derrota de unos y el triunfo de los otros.

12- La discusión racional y democrática entre amigos de diferentes tendencias es difícil, todavía más entre enemigos. Sin mandarnos al diablo. Con argumentos, razones, matices. Sin absolutos, sin descalificaciones, sin insultos. Con tolerancia, aunque no estemos de acuerdo. Se trata de comprender los hechos y de generar conocimiento. Sin el “todos son igual”, pero cada quien se queda con el suyo y golpea al otro.

13- No veo los toros desde la barrera, los veo desde la calle, sin barreras, no detrás de una bandera partidista.

14- ¿Cuál es la peor falta de AMLO?

15- ¿Cuál es la mejor virtud de Obrador?

16- ¿Son mejores o peores sus enemigos?

17- Nosotros, ¿hemos cambiado algo y somos distintos, iguales o peores? ¿Damos y cumplimos lo que exigimos?

18- ¿Qué México haremos este 2020?

19- Creo que López Obrador no es un demócrata ni un revolucionario sino un justiciero. Tal vez por eso lo quería Scherer y lo critica el libertario Krauze. Es el choque de valores históricos y universales entre la justicia y la libertad, ¿en nombre de la igualdad o la desigualdad?

20- Pienso en el papa Francisco y en el presidente Obrador después de ver tres veces “Los dos papas”. ¿Cómo mover los monstruos mastodontes del Estado y de la Iglesia, uno centenario y la otra milenaria? Hoy son los indicados para intentar lo imposible y hacer lo posible. No podrán hacerlo solos. Y por mucho que hagan, será poco lo que hagan. Tras muchos años oscuros, Andrés Manuel y Francisco, están en sus días luminosos. Tras ellos en el poder, ¿habrá un poco de más luz en la Iglesia y en el Estado o reinará una nueva oscuridad sin esperanza?

21- Después he visto dos películas sobre Winston Churchill en 1940 y 1944, hacia el principio y el fin de la segunda guerra mundial: “Las horas más oscuras” y “Churchill, la historia no contada”. Brutales en todos sentidos. La realidad de la guerra, la realidad de los políticos, la realidad social, la vida íntima. El precio que se paga es alto. Ciertamente se necesita gente recia, con todo y sus dudas, para salir adelante en tiempos recios, diría Vargas Llosa. Gente recia arriba, abajo y en medio. Ni Churchill ni Ratzinger, ni Francisco ni Obrador son pusilánimes.

22- “¿Te sientes seguro donde vives y trabajas, tú y tu familia?”. Esta es la pregunta que AMLO, a quien le gusta andar entre la gente, preguntar y sentirse querido, tendría que hacer al pueblo y a la sociedad, a los ciudadanos. “¿Te sientes seguro y protegido por mi gobierno?”.

Q, Presidentes. México, enero 2020.
juliofime@hotmail.com
www.dialogoqueretano.com.mx


TRAS LA VERDAD “GOLPE DE SUERTE PARA LÓPEZ OBRADOR”

13 Dic 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

La detención del otrora poderoso Genaro García Luna, en los EUA, un golpe de suerte que aprovecha el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien no pierde la oportunidad para mediatizar el asunto y reclamar la extradición de quien fuera el responsable de la seguridad pública en el país en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa y jefe del Centro Nacional de Inteligencia (Cicen) en tiempos de Vicente Fox. Entonces el hombre más informado de México. Genaro García, de alguna manera es considerado como el cerebro detrás de la “guerra en contra de la delincuencia organizada”, grupos delincuenciales a los que se niega combatir el Presidente López Obrador. En México no tenían ni tienen mayores pruebas de la participación de García, en actividades delictivas, sin embargo han ordenado la congelación de 11 cuentas bancarias, supuestamente relacionadas con el personaje, antes de que el gobierno estadounidense reclame ese dinero. Literalmente se lanzaron sobre el dinero que tanto le urge al gobierno lopista. El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto Castillo, giró la orden de congelar dichas cuentas. No se sabe la cantidad, simplemente son muchos millones de pesos. El oportunismo de López ante su fracaso en materia de Seguridad Pública, es evidente y busca obtener provecho de la captura de García. Relacionan a Genaro con el cartel de Sinaloa, quien supuestamente dio millones de pesos al entonces Secretario de Seguridad Pública, García Luna, causa fundamental de la acusación.

Intrigante que a más de 6 años de haber dejado el cargo, los mismos norteamericanos que le dieron alojo en aquel país, que también le permitieron vivir varios años en los EUA, en franca paz, ahora resulta que varios de los delincuentes detenidos y sentenciados en aquel país (además de testigos protegidos), son la base de la acción, las pruebas para acusar a Genaro; quien, dicen, permitió, encubrió y solapó la comisión de múltiples delitos ejecutados tanto en México como en Estados Unidos, así como de haberse enriquecido a la sobra del narcotráfico. En México, mucho se comentó en su momento, de los abusos cometidos por Genaro García (sus subordinados), bajo el pretexto de combatir a la delincuencia organizada; casos de abusos fueron emblemáticos como el de la francesa Florence Cassez, acusada de coparticipe en el delito de secuestro; en su tiempo montaron todo un espectáculo televisivo (con el consentimiento de la televisora) en el que se desarrolló la detención de secuestradores y liberación de varios secuestrados. Después se iría la francesa por violaciones al procedimiento, según la SCJN, a pesar de haber sido encontrada culpable por las autoridades judiciales; valió más la violación al procedimiento que la misma confesión. Así otros casos más. El tiempo elimina, borra indicios y pruebas. Otrora nada hubo en su contra en el sexenio de Enrique Peña Nieto. El asunto, por la envergadura del personaje detenido, ha trascendido las fronteras. López Obrado y sus huestes carnívoras no han desaprovechado la oportunidad para hacer leña del árbol caído, sin importar que la Constitución tenga como “principio la presunción de inocencia”; para el gobierno actual, Genaro García Luna, es responsable de lo que se le acusa en EUA, aunque no sepan absolutamente nada. Y, con base en lo anterior hoy buscan afanosamente elementos para acusarlo; error tras erro, el gobierno ya nada tiene que ver en temas de naturaleza penal, la autoridad competente es la Fiscalía General y Alejandro Gertz Manero, nada ha dicho; claro, no hay carpeta alguna de investigación y si la hubiera tiene prohibido por la ley dar a conocer. El gobierno debe aportar pruebas y hasta entonces denunciar a la Fiscalía General. López Obrador, ignorante de la ley, suele violentar cuanta norma se le cruza, si le es incómoda.

Las huestes de López Obrador, mediáticamente no desaprovechan la oportunidad para acusar, pruebas, tanto a Genaro García Luna, como a Felipe Calderón. He comentado que el expresidente Calderón, es una dura piedra bastante incómoda para López Obrador y su gabinete, dado el peso específico que en política sigue teniendo, aún ejerce bastante influencia en las bases panistas y simpatizantes que ven con simpatía a Felipe Calderón, cada vez que responde al Presidente, cuando lanza sus impertinencias, improperios. Son enemigos naturales en política, aunque López Obrador, lo lleva al plano personal. Recordemos que Calderón dejó fuera de la Presidencia al mismo Andrés Manuel López, en las elecciones de 2006, cuando por un margen de 500 mil votos aproximadamente, Calderón Hinojosa, ganó la elección presidencial; en tanto que López Obrador, hizo uno de tantos ridículos al tomar la Avenida Reforma y generar daños por cientos de millones de pesos, delitos que le fueron perdonados al hoy Presidente López, precisamente por el Presidente Calderón; luego vendría la ridícula protesta como “presidente legítimo” en el Zócalo. De ahí que el Presidente esté feliz, feliz, feliz; Andrés Manuel, mas no por acciones de su gobierno, no, por lo hecho allende las fronteras, se regocija. Además, es un hecho notorio que Felipe Calderón, participará en las elecciones federales del 2021, de tal suerte que a López le interesa “destruir” a Felipe Calderón, quien con el apoyo de su esposa pronto tendrán su propio partido político denominado, México Libre. La hasta hoy asociación política, en Enero tendrá todo listo para lograr la declaratoria y registro. Esta es otra de las múltiples razones que incomodan a López Obrador y sus huestes caninas, quienes a toda costa pretenden truncar las pretensiones de Calderón, por medio de la “guerra sucia”. Lo obvio no necesita pruebas.

Las opiniones de los mexicanos, una vez más, se han polarizado por la detención de Genaro García Luna y el Presidente se encarga de ahondarla. Éste aprovecha la oportunidad, una vez más, para pretender distraer la atención sobre el fracaso de su política criminal y de seguridad pública, hasta hoy un rotundo fracaso. En su primer año de gobierno llegó a los 34 mil homicidios; superó a los gobierno de Felipe Calderón y Enrique Peña. El incremento general de la criminalidad aumentó y no se vislumbra que vaya a mejorar en un año más, tiempo prorrogado que se autorizó el mismo Presidente para bajar los índice delictivos e incrementar la seguridad pública. Por ello han enfilado sus baterías de ataque político a lo sucedido en el sexenio de Felipe Calderón, aprovechando el golpe de suerte que le ofrece la autoridad en los EUA.

Sin embargo, nada puede opacar la grave situación que ha generado el gobierno de la Cuarta Transformación, que encabeza López Obrador. El Presidente es causante directo de la mayoría de los problemas que hoy sufre nuestro país, consecuentemente millones de mexicanos padecen de este mal gobierno. Andrés Manuel ha intentado, he insiste diariamente, en culpar de sus torpezas a los gobiernos neoliberales y a los conservadores que no le dejan trabajar. Así son los mediocres, siempre culpan a terceros de sus propios fracasos. No hay crecimiento económico; no hay generación de empleos; no hay suficientes medicinas; no hay seguro popular; no hay Estancias Infantiles; no habrá aeropuerto de primer mundo; hay linchamientos mediáticos, ofensas y vituperios a todos aquellos que no apoyan al Presidente; los combustibles continúan encareciéndose; destruye la selva lacandona por su capricho de construir vías de tren en esa zona; no hay inversión pública ni privada; la inseguridad pública cada vez peor; el crecimiento de los delitos imparable; regala dinero de los mexicanos a países extranjeros; alberga al delincuente llamado Evo Morales, mandó traerlo desde Bolivia y se le va por la puerta trasera sin avisar, le había otorgado beneficios que ningún mexicano tiene; se roban el dinero del programa “Jóvenes Trabajando”; se aloja en Palacio de Gobierno Federal y no paga renta; los huachicoleros siguen operando como si nada; mueren 137 personas en Tlahuelilpan, por culpa del mismo Presidente; etcétera. Los mexicanos no olvidan ni olvidarán el tremendo fracaso del gobierno de López Obrador, por eso la desesperación de para que los mexicanos fijen su mirada al espectáculo mediático de la detención de Genaro Luna García, por eso el linchamiento mediático promovido desde el seno del mismo gobierno federal ¡El golpe de suerte, pronto se le acabará!

Héctor Parra Rodríguez