La evaluación.

06 Ago 19 | Augusto Isla | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

En tan solo unos meses de reinado, el inquilino de Palacio Nacional ha dejado constancia de la incomodidad que le provocan los organismos autónomos. El férreo control que permea su vocación autoritaria no lo puede ejercer. O los deja en los huesos o los incinera. Entonces respira tranquilo. Recientemente le tocó al CONEVAL, instancia que evalúa los programas sociales. Para empezar despide a quien la presidía, el Dr. Hernández Licona; a renglón seguido designa a alguien que le asegura absoluta lealtad, sin descartar la desaparición. Días después, afirma que el organismo continuará, anémico, su desempeño; aunque la medición de la pobreza le importe menos que los votos que le obsequia el uso discrecional de los recursos públicos. Este es el meollo del asunto: la discrecionalidad, el reparto de los bienes sin reglas de operación, sin rendición de cuentas. Pues que México entero confía en él, hombre virtuoso, honrado a carta cabal, incorruptible, casi angelical; no importa que adjudicaciones directas, como aquella de la compra de las pipas, despierten toda clase de dudas.

Más tarde, en sus conferencias matutinas, insiste, sin necesidad –pues el hecho está consumado– que el Dr. Hernández Licona no hubiese entendido los gloriosos tiempos de la Cuarta transformación –monumental crematorio–, dada su clara pertenencia ideológica al neoliberalismo, sus dispendios, el abusivo salario y otras menudencias que acreditaban su despido fulminante.

A pesar de todo este enredo celebro que el CONEVAL siga con vida o con media vida. Lo que no celebro es esa irrisoria firma de López Obrador ante notario que no habrá de reelegirse, por ser devoto de Madero, aunque a renglón seguido haya declarado que ahí, en Palacio, permanecerá mientras el pueblo quiera, sin referirse al término constitucional, de modo que si el pueblo se lo pide, será el Palacio su mortaja, como corresponde a su noble estirpe.

Cuando visité el Escorial, me asomé a un área que los españoles llaman ‘el pudridero’, que aloja los restos de los monarcas. Y pensé en la brevedad de la vida.

* * *

Sufragio efectivo, no reelección. Respeto a la división de poderes. Sí a la vida y a la libertad de expresión. No más derroches.


TRAS LA VERDAD ¿EXISTIÓ LA MAL LLAMADA ESTAFA MAESTRA O FUE UN INVENTO POLÍTICO Y MEDIÁTICO?

06 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »

Derivado de cuentas públicas emitidas por la Entidad Superior de Fiscalización, emitidas en 2017, correspondientes a 2016 (y más), la Revista Animal Político, junto con la Asociación Civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), se dieron a la tarea de “hurgar” en los resultados de las auditorias forenses de la ESF, algunas de las cuales llevó a cabo la Dra. Muna Dora Buchahin Abulhosn, entonces Directora de Auditoría Forense de dicha Institución. La Doctora encontró la “probable” responsabilidad de posibles desvío de más de 7 mil 700 millones de pesos, durante la administración de Enrique Peña Nieto. La privilegiada información fue dada a conocer periodísticamente como “La Estafa Maestra”, por la Revista Animal Político y los medios “compararon” el llamativo título. Posteriormente fue despedida la Doctora por divulgar información confidencial y oficial, como procede jurídicamente. Se olvidó que era empleada de la ASF y debía guardar secrecía de la información que debe proporcionar a su superior jerárquico y este hará, en su caso las denuncias penales correspondientes; a su vez, la ASF da a conocer a la Cámara de Diputados los resultados de las auditorías, quien actúa más política que jurídicamente.

Después de la mediatización de la información la mayoría de los medios de comunicación han dado por hecho la existencia del mega fraude en agravio del presupuesto público, coligiendo como presuntos responsables del hipotético ilícito (principalmente) a la Rosario Robles enemiga política de Andrés Manuel López Obrador, experredista y ex jefa de gobierno del DF), ex titular de Sedesol; además muchos otros servidores públicos involucrados en su momento, varios de primerísimo nivel. De ahí el supremo valor político de la información de la auditoría forense, por eso muchos medios de comunicación, que al lucro se dedican de la información, dieron por sentado la existencia del fraude y la coparticipación de muchos actores políticos. Lo que por supuesto nunca manejan los medios de comunicación, sea por ignorancia o mala fe, es que, la auditoría es solo una presunción, no una verdad absoluta, solo la autoridad judicial es la única, competente y responsable de condenar a los acusados penalmente, siempre y cuando hayan gozado de los derechos humanos y de las garantías individuales que consagra la Constitución, en favor de todo gobernado. Esos medios periodísticos, la presunción de inocencia la han hecho a un lado, la han ignorado y han sentenciado como culpables a los involucrados en la auditoría forense, sin derecho alguno a defensa. No es mi caso convertirme en defensor de oficio de los involucrados desde el año de 2017; si en cambio, dejar en claro que el estado de Derecho, está por encima de cualquier interés político o periodístico, eso es corrupción mediática para “ganar audiencia”.

Conforme los procedimientos de las auditorías a las entidades públicas, sean municipales, estatales o federales, existe un proceso al que todos deben sujetarse, no es a capricho de nadie. Las leyes de la materia lo definen. Por eso el resultado de la auditoría forense debió de esperar hasta ser desahogado en su totalidad ese procedimiento; pero no, pareciera que a la entonces titular le importaba más dar a conocer el inicio del trámite, ganarse la “fama”, que el resultado definitivo de la misma, destapando lo que podría ser una “cloaca”, pareciera, no hay sentencia ejecutoria. Y, de existir el delito, habría que deslindar la responsabilidad ¿Quiénes sí tuvieron que ver con el desvío de recursos públicos? ¿Quiénes se beneficiaron? Acorde con la entramada del gasto de esos miles de millones de pesos, fue a parar a manos de universidades pública, de empresarios de radiodifusoras, de empresas particulares y otros más; la cadena de producción del supuesto delito es muy grande, de ahí lo inverosímil que se trate de la “estafa maestra”, la cual resulta en la práctica imposible; como le llaman al resultado: auditoría forense. Eso es todo. Se abre la presunción, no se prueba culpabilidad alguna ni la existencia de algún delito; para eso están otras autoridades.

Rosario Robles Berlanga, en la cúspide de la pirámide, “la presa política atractiva”, para los “investigadores” del periodismo, resulta que es la responsable de la maquinación en donde intervinieron cientos de personas para defraudar al erario con más de 7 mil millones de pesos. Es más, no la creo tan inteligente para maquinar el colosal fraude. El tema vuelve a la mediatización y lo importante, política y mediáticamente, es la detención de Rosario Robles, la congelación de sus cuentas bancarias y que se le procese. López Obrador sería feliz. Sin embargo, hasta ahora, “la investigación periodística” no ha dio a conocer si se desahogó totalmente el procedimiento de las observaciones o ¿Qué pasó? Así se llama el periodo en el que, la dependencia “observada” de algunas irregularidades, puede hacer, tiene el derecho de procesar las aclaraciones y presentar administrativamente las pruebas que no vieron, que no encontraron o que perdieron intencionalmente. Si no logran aclarar fehacientemente las observaciones, la ASF debe entonces presentar las denuncias correspondientes para que, en su caso sea la PGR (entonces) la que inicie la investigación penal y llegado el momento procesal, solicite a la autoridad jurisdiccional se libre orden de aprehensión en contra del o los probables responsables; así como de los delitos que se les imputan; pruebas son necesarias para inculpar, no suposiciones. El juez podrá obsequiar la orden de aprensión. El proceso penal dará inicio con el respeto a las garantías que otorga a cualquier acusado la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, empezando por el 16, obliga a las autoridades a respetar todos los derechos de los gobernados, empezando con la presunción de inocencia.

Hasta este momento no hay nada, solo suposiciones y versiones periodísticas alejadas al marco jurídico mínimo que subordine la investigación al Estado de Derecho y deje de ser un espectáculo mediático. Derivado de la auditoría forense, insisto, se involucran a rectores de universidades públicas, a dueños de radiodifusoras, medianos y pequeños empresarios; algunos, dicen, son “fantasmas” y cobraron por ellos. El camino es intrincado, nada fácil. El dinero del “supuesto fraude” (no hay estafa en la ley) quedó en manos de muchas personas, algunas de ellas hicieron su trabajo, dicen que otras no y solo cobraron. Los involucrados, muchos, tendrán que comparecer ante el juez, en caso de que inicie el proceso penal y la autoridad judicial determine a quién le resulte probable responsabilidad del fraude maquinado. No puede existir presunto responsable si no se conjugan los elementos materiales del tipo o los tipos penales. Ahora la Fiscalía, por medio del amigo del Presidente de la República, Alejandro Gertz Manero, es el responsable de dirigir las investigaciones y aportar las pruebas, que no son más (hasta ahora) que aquellas aportadas por la ESF que inculpan a los presuntos responsables. En su caso, el “Fiscal de Hacienda”, Santiago Nieto Castillo, por medio de la Unidad de Inteligencia Financiera, adelantó la orden de congelar cuentas bancarias, tanto de Rosario Robles como de Emilio Zabadúa, entonces Oficial Mayor, obedeció a una medida precautoria, acción por demás llamativa política y mediáticamente. Falta mucho camino por recorrer.

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “GUADALUPE MURGUÍA Y LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA” (IV y último)

06 Ago 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

En una distinción muy gruesa, se puede decir que la democracia social impulsa el aumento del poder del gobierno y la democracia liberal, al contrario, impulsa todas las instituciones que controlen y limiten al poder público. El Presidente López Obrador en congruencia con su afirmación de enterrar la democracia liberal, margina, desaparece o simplemente no hace caso a las instituciones que representan un freno o una vigilancia al poder de su gobierno, lo que instrumenta con la desaparición y debilitamiento de los órganos constitucionales autónomos. Por ello, entre otras causas, además de todas las señaladas, la propuesta de la senadora Guadalupe Murguía es muy importante, de lo que se trata es de controlar un presidencialismo unipersonal, una variable de una Monarquía República. El problema es que la iniciativa de la senadora tiene un vicio grave que puede servir, efectivamente, para controlar el poder presidencial, pero no precisamente a favor de los intereses de la mayoría ciudadana sino en apoyo de los intereses privados y del mercado. Entre las diversas funciones de los integrantes de los Observatorios Ciudadanos y Comités Ciudadanos, estarían: estudiar los temas, sondear a otros miembros de la sociedad; asistir a toda clase de reuniones, de capacitación, informativas, técnicas, especializadas; estar presente en los debates de las comisiones; revisar textos, asistir y presentar una ponencia, y difundir en su grupo y en la sociedad el resultado de sus tareas. Todo por el honor de participar en esta noble tarea. Tal parece que no hay mejor lugar para aplicar la austeridad que en la milpita de la sociedad. ¿Qué ciudadano que vive de su ingreso podría distraer su tiempo y trabajo para dedicarlo a la elaboración de leyes? Solamente los ciudadanos patrocinados y no propiamente en forma desinteresada. Antes participaban los miembros de las ONG, pero el Presidente, que ha manifestado su desconfianza en la sociedad civil, les ha quitado los recursos. El problema no es dar dinero a los ciudadanos participantes, así se hace con los testigos sociales, que participan en las licitaciones, por cierto, López Obrador también ha descalificado a los testigos sociales. ¿Cuál es la diferencia que permite dar dinero a quien vigila una licitación y no a quien participa en un proceso legislativo? El problema no es que les den dinero a los ciudadanos participantes, el problema es que el dinero lo manejen las autoridades y lo aprovechen para manipular las licitaciones y los Observatorios y Comités de Ciudadanos. Los senadores deben replantear los lineamientos de la integración y organización de estas figuras. Concretamente la Senadora Murguía tiene una gran responsabilidad, así como está la propuesta, y déjenme utilizar una imagen futbolera, no ayudaría a meter un gol por la democracia, la pluralidad y la sociedad sino que propiciaría un autogol en favor del autoritarismo; que, por cierto, ya nos está goleando.


EN DO MAYOR.

05 Ago 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

¡Ay señor presidente… usted sí que la supo hacer!

Vendió bien su imagen de izquierda y hasta habló de justicia.

Y más rápido que pronto hemos visto, que hay mucho de estulticia

Y que todo esto se ha tratado de disimulado afán de Poder

 

¿Quién pierde o gana más en esto, si se tratara de medir?

¿Usted que prometió el oro y el moro para llegar a la presidencia,

o los ciudadanos del montón, que hartos de tanta indecencia

dimos voto de confianza al político que no vaciló en mentir?

Nadie cuestionamos el fondo de verdad que hay en muchos de los señalamientos que el presidente hace sobre la corrupción y los niveles de penetración en la vida de México. Su loable – aunque cuestionable en su forma- lucha, es comprendida por una mayoría que tenemos claro cómo esa práctica ha consumido las entrañas de este país. Sabemos también que este escenario le fue heredado. Pero no era algo que ignorara y no es cosa menor que él esté descuidando otros aspectos delicados y que degradan la vida toda y la salud de los ciudadanos. La más delicada, la violencia. En especial hacia los comunicadores y periodistas.

Dice el dicho que callar es conceder. Y el presidente nada o poco dice sobre los ataques y asesinatos de los comunicadores. En los Estados donde gobiernan cuadros afines al presidente y su partido, continúan los ataques sistemáticos. Y él nada menciona. Y si dice es para hablar del tema con cierta lejanía, como si le fuera tan ajeno. Como si él, en su calidad de máxima autoridad, no pudiera ordenar a sus gobernadores que rindan cuentas sobre lo qué está ocurriendo en los Estados que gobiernan.

Vemos perfectamente que mucho del actuar de los cercanos a su gabinete es en función de cómo actúa él también. Así era a la vieja usanza, modelo que él ahora replica. Aunque parece “olvidar” que mucho hemos caminado como para tragarnos el cuento de que no tiene nada qué ver en las reglas de control y descalificaciones que los suyos están llevando a cabo, también.

Señor presidente, ¡por favor!

LA SOMBRA DEL CAUDILLO.

No te adelantes a juicios, Niniane; ya vi tu irónica sonrisita. Nada tiene que ver el subtitulo de arriba con señalamiento alguno. Es para comentar un hecho que presencié hace unos años y que está relacionado con el poeta David Huerta y las desafortunadas  (¿inocentes también?) declaraciones de Marx Arriaga, director general de Bibliotecas del Gobierno Federal. Declaraciones en las que el sector cultural ve una clara descalificación hacia todo lo que estorbe a los intereses de la llamada 4T y que ameritaron la enérgica protesta del poeta y escritor David Huerta y Verónica Murguía, quienes enviaron una carta al correo ilustrado de La Jornada. Aquí uno de sus párrafos: “Resulta siniestra la vocación fascistoide de las declaraciones de Arriaga, un funcionario que traiciona la esencia del trabajo de un bibliotecario: velar por los libros y por el conocimiento, incluido los “textos” con cuyas ideas no comulga…” (fin del párrafo) .

Para el presidente o sus incondicionales, que ven en toda critica a enemigos y califican de “conservadores” a quienes no piensen como él o ellos, comparto un episodio que presencié en agosto de 1997, fecha en que asistí a un “Seminario de Lecturas Guiadas” en el Centro Nacional de las Artes (CNA). Una de esas Lecturas fue impartida por David Huerta.

Hago un paréntesis para mencionar a Ricardo Garibay (1923-1999) , con su Lectura sobre “El CANTAR DE LOS CANTARES”, ¡Qué delicia! . Con la intensidad y la vis melodramática de Garibay, nos tenía arrobados a todos los asistentes y entre cuyo público estaba también Elena Poniatowska. Pero ya hablaré en otra ocasión de esos Seminarios y el nivel sin igual de los ponentes.

Vuelvo a David Huerta con su lectura de LA SOMBRA DEL CAUDILLO, novela de Martín Luis Guzmán . Le recuerdo hablando sobre la obra de Luis Guzmán y su contexto y peso en la historia de México. En una de esas, mientras Huerta hablaba sobre el tema, me percaté de la entrada al auditorio de dos hombres corpulentos, cuya fuerte presencia se sintió en el ambiente. El número de asistentes al Seminario era variable y en ese momento nos encontrábamos pocos en el aula. Los hombretones aquellos vestían sacos negros y uno de ellos (según recuerdo) tenía bigotes y lentes oscuros. Entraron con toda la intención de hacerse notar. Se sentaron a cuatro hileras de butacas detrás de la mía. No eran personas interesadas en la literatura, ni en el periodismo. Eran guaruras o gente de Gobernación. Traduje su presencia allí y el mensaje implícito con ella: “te estamos viendo, fíjate bien en lo qué dices, cómo lo dices”.

Cualquiera que haya leído el libro en cuestión, sabrá de qué hablo.

Esto fue en tiempos de la presidencia de Ernesto Zedillo, cuyas circunstancias de acenso, recordemos, se dio en calidad de bateador emergente después de asesinato de Luis Donaldo Colosio .En Gobernación estaba en ese momento Emilio Chuayffet, cargo que ocupó del 28 de junio de 1995 al 3 de enero de 1998. Saquen conclusiones.

Ignoro si David Huerta recuerda ese pasaje, pero yo no tuve duda alguna de qué se trató de un claro mensaje intimidatorio. Y vale la pena recordar también lo siguiente: el gobierno de Zedillo no fue ajeno a las muertes de periodistas. Las cifras señalan 19 asesinatos ocurridos, 67 por ciento menos que en el periodo Salinista , en el que se registraron 57 periodistas asesinados.

Por ese episodio que aquí comento y por lo que estamos viendo ahora, entiendo la justificada indignación de David Huerta y Verónica Murguía. Los que hemos sido testigos del transcurrir de la historia política en México, sabemos bien que había un gobierno represor y que nada de lo que viniera de Gobernación le era ajeno al presidente. El sistema creado por el PRI fue de tal control, que no había forma de enfrentarlo. Las alianzas que tejió, las voluntades que compró; en fin , todo lo que sabemos que fue permeando en los ámbitos de la vida nacional. El rompimiento con ese molde no ha sido completo. Quedan reminiscencias y veo intención de retomarlo en esta actual administración. Están dando vueltas para marearnos y llevarnos al mismo lugar. Aunque algunos politólogos opinan qué el retroceso será aún peor.

Pero, con todo, algo se logró en el proceso democrático de ese México, hasta llegar al 2018. Y aunque lento, nuestro camino hacia una aceptable libertad ha sido gracias a tantas voces que pugnaron y han pugnado por lograr una expansión del libre pensamiento. Por eso no caben expresiones como la de Marx Arriaga y gente de la pretenciosa 4T. Tampoco caben las constantes evasiones que AMLO da a ciertos asuntos y a temas que son tan sensibles para la vida democrática de México.

Y por eso me pronuncio, también, para que el Presidente de México no trate de borrar de nuestro registro histórico un logro que nos corresponde a todos y del que él ha sido también beneficiario. Que no trate de acabar con lo que han impulsado hombres y mujeres que trabajaron para abrir espacios de libertad y fueron regando con sus obras saber y conocimiento a la sociedad, hoy amenazadas por una sutil y subrepticia estrategia de control mediático que busca uniformar el pensamiento y controlar a la crítica.

Que no se equivoque y nos quiera marear con esa imagen de santón del virtuosismo que quiere vendernos. Queremos respeto y que tenga consciencia de que lo que él señale, permea o da permiso a sus incondicionales para el denuesto y ataques a la libertad de expresión.

zaragozacisneros.jovita@ gmail.com 


TRAS LA VERDAD “AMLO TIRA A LA BASURA 1200 MILLONES DE PESOS”

04 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

60 millones de dólares tirados a la basura en apoyo al populismo de Andrés Manuel López Obrador. Según el Plan de Desarrollo Integral para Centro América, el dinero se destinará, al igual que en México, a los programas clientelares llamados “Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro”. El dinero de los mexicanos fue a parar a El Salvador y a Honduras, pequeños países acosados por la extrema violencia que nos ha contaminado. No solo es la falta de oportunidades laborales o de educación la que viven los centroamericanos, también se asocia como elemento fundamental, la violencia extrema que se vive en esos países; pero, ingenua o perversamente López Obrador piensa que con el dinero que tanta falta hace a los mexicanos, logrará detener la ola migratoria hacia México y los EUA. Busca más el crecimiento de su popularidad allende las fronteras de México, que la solución al añejo y cultural problema migratorio.

Ni en México están dando resultado los programas del gobierno de la 4T ¿Por qué sí habrían de resultar en C. A? Solo ilusión política. El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha impuesto a la par de sus programas clientelares, la política de la mentira, la crítica, el regaño, el engaño y la amenaza como método de gobierno; tampoco le ha dado resultado. Así no podrá ser mejor que sus antecesores, a los cuales critica y echa culpad de todo lo malo que sucede en el país y se olvida que él ofreció resolver los problemas y mejorar la situación; pero no, es mucho más sencillo la vana crítica que ha desgastado sin resultado para él; en sus 8 meses de gobierno no se ven cambios (podría ser muy ponto), pero las cosas empeoran; no hay empleo y el crecimiento económico se contrae; la violencia ha crecido. El Presidente, sin embargo solo amenaza a los delincuentes y les advierte en su gira por el Estado de Puebla, que él es muy “terco”, hace hincapié en que no jueguen a las “vencidas” ¿Amenazar a los delincuentes? A esos se les combate con el imperio de la ley Presidente y se les impone la cárcel, no se les amenaza.

8 meses y los huachicoleros no ceden, vaya susto que le pusieron al gobierno lopista la semana pasada con la enorme fuga de gas en el Estado de México, hubo que desalojar a cientos de personas ante el inminente peligro de una conflagración. Sin detenidos, López Obrador solo atinó a lanzar la amenaza ¡Así no Presidente! En Xicotepec, Puebla, también advirtió como parte de su reiterado, veleidoso y aburrido discurso: “Vamos atender desarrollo y crecimiento, con opciones de trabajo y estudio, a disminuir la pobreza y evitar que el pueblo tenga que robar para sobrevivir”. Total, el Presidente siempre encuentra la torpe y falsa justificación de la razón que genera el delito de robo, precisamente para no actuar en contra de los delincuentes: la pobreza y fala de oportunidades de trabajo ¡Inconcebible, pero cierto! De ahí que los delincuentes aprovechan la ineptitud y tibieza del Presidente de la República, total, la pobreza es la causa y la falta de oportunidades de empleo la razón, así que no cometen delito; seguramente son famélicos.

El lunes pasado 50 campesinos de Mochitlán, Guerrero (aproximadamente) tuvieron que llevarse 50 toneladas de fertilizantes que se encontraban almacenados, ante la negligencia del gobierno federal por no entregar los apoyos sociales a los campesinos; el fertilizante se encontraba mojado con el riesgo de echarse a perder, dijeron los campesinos. Ellos mismos lo tuvieron que repartir y según el concepto, definición del delito de robo por parte de López Obrador, no existe el ilícito en este caso y no habrá o no deberá haber consecuencias legales. Solo eso faltaba, que vayan a ser perseguidos por llevar abono a sus tierras y procurar la alimentación de los mexicanos. Así es el desorden legal del gobierno de la 4T. Ya antes había sucedido lo mismo en las comunidades de Copalillo Tixtla, Guerrero. Las cosechas en riesgo por falta de fertilizantes, mientras el gobierno de la 4T, irresponsablemente acumula el material y no lo entrega. Así pretenden combatir el desabasto alimenticio y crear oportunidades de trabajo, “jodiendo” a los campesinos.

El gobierno de la 4T ha despedido a cientos de empleados del sistema de salud, ha cancelado el programa social creado por Felipe Calderón y conservado por Enrique Peña, denominado Seguro Popular, que atendía a millones de mexicanos que carecían de seguridad social, como parte de su política de austeridad republicana. Hoy en día, cada mexicano que no tiene n i IMSS ni ISSSTE, que necesita de servicios médicos, tiene que atenderse con sus propios recursos, gracias al recorte del gobierno de Andrés Manuel López. Mas Andrés Manuel no pierde la candidez, como en sus mejores épocas de campaña, ofreció a los médicos jubilados trabajo, sí; primero despide y después pretende recontratar. Seguramente espera que a él le deban el favor. La pregunta inmediata es ¿Cómo? Si recientemente despidió a personal de los centros de salud. Doble discurso lleno de perversidad. Seguramente por ser jubilados, si acaso les cumple, pretenderá pagarles una “bicoca” a esos médicos a los que ofrece empleo. Sumarse al sector salud federal. La hipocresía sin límites.

Más problemas. Triste y lamentablemente, se suman a la política populista de Andrés Manuel López Obrador, más y más homicidios violentos; la semana pasada fueron asesinados 3 periodistas más, haciendo un acumulado de 13 periodistas que ha perdido la vida en los 8 meses de su gobierno. Y tanto que se quejaba de sus antecesores, él, López Obrador, los está rebasando en todo, pero en todos los problemas, no en la solución a ellos. Por eso considero que el dispendio de los millones de dólares a los centroamericanos, es eso, un dispendio de recursos públicos que mucho necesitan los mexicanos. Sin embargo, el populismo no tiene límites y ha cruzado allende las fronteras de México o ¿Acaso forma parte de los sucios, truculentos, vergonzosos y subordinados acuerdos con Donald Trump?

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “GUADALUPE MURGUÍA Y LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA” (III)

02 Ago 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | 2 Comentarios »

La propuesta de la senadora Murguía es reformar el Reglamento del Senado para impulsar la participación ciudadana en el proceso legislativo, iniciativa que aporta grandes beneficios a nuestra democracia. Como señala la senadora Murguía: aumentaría la confianza en el parlamento; promovería decisiones más inclusivas y representativas; los ciudadanos contribuirían al reforzamiento de la inteligencia colectiva, En la entrega pasada sugerí que el impulso a la participación ciudadana podría ser toda una línea política de acción de la oposición, pues ayudaría a erradicar la nefasta práctica del mayoriteo en las decisiones públicas. ¿Por qué? Al impulsar seria y formalmente la participación de la ciudadanía, se trabajaría para pasar de un gobierno mayoritario a un gobierno consensual. Que las leyes sean producto de una democracia deliberativa y no exclusivamente como resultado de la aplanadora partidista de Morena; un gobierno de persuasión y no meramente impositivo. Pero hay otras ventajas al abrir la participación ciudadana y por lo tanto a la deliberación plural, se pugnaría por el fortalecimiento racional de las leyes y no tan acentuado, como lo es generalmente, en el aspecto carismático del Presidente de la República. Avanzaríamos un poco en el viejo anhelo de hacer en México un gobierno de leyes, de leyes debatidas y legitimadas, y no de hombres. Finalmente, otra aportación que se desprende de la iniciativa de la Senadora Murguía: difunde en la sociedad la idea de que la responsabilidad ciudadana no se limita a ir a votar cada tres años, sino que es fundamental no quitar el dedo del renglón de una participación cotidiana de los ciudadanos en cualquier iniciativa o acción que se considere que puede afectar a la comunidad o al país. Ahora bien, la iniciativa propone la instauración de dos figuras; Observatorios Ciudadanos y Comités Ciudadanos. La iniciativa enfatiza que en las dos figuras los cargos de los ciudadanos serán absolutamente “honorarios”. En esto difiero de la iniciativa de la Senadora, así que los ciudadanos van a tener responsabilidad para: estudiar los temas, sondear a otros miembros de la sociedad; asistir a toda clase de reuniones, de capacitación, informativas, técnicas, especializadas; estar presente en los debates de las comisiones; revisar textos, asistir y presentar una ponencia, y difundir en su grupo y en la sociedad el resultado de sus tareas. Todo de “a grapa”, no se les darán ni estampitas de héroes patrios ni planes de desarrollo, todo el tiempo dedicado sólo por el honor, ni duda cabe, de participar en la elaboración de las leyes. Creo que se parte de una base falsa, México no es la polis griega del siglo quinto de antes de Cristo, los ciudadanos no poseen esclavos, el gran pecado de la democracia griega, para que se puedan dedicar al gimnasio, a la filosofía y a la grilla. Ya basta de ver a los ciudadanos como espíritus puros envueltos en la bandera nacional, mientras que la clase política todo lo cobra. A pesar de esta falsa ilusión del tiempo y el trabajo gratuito, es una iniciativa importante y seguiremos en el tema.


TRAS LA VERDAD “LÓPEZ OBRADOR FESTEJA EL CRECIMIENTO DEL PIB DEL 0.1% “

01 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Ayer por la mañana, el Presidente de la República festejaba que creció durante el primer semestre del año el PIB. Sí, festejaba que creció el 0.1%. Y se burló de los pronósticos de la recesión que auguraban las calificadoras, asegurando que a este ritmo de crecimiento la economía mexicana podrá alcanzar el 2%, como lo anticipado. Vaya optimismo de López Obrador.

¿Qué cosa es el Producto Interno Bruto de un país? El producto interior bruto (PIB) es un indicador económico que refleja el valor monetario de todos los bienes y servicios finales producidos por un país o región en un determinado periodo de tiempo, normalmente un año. Se utiliza para medir la riqueza de un país. El PIB mide la producción total de bienes y servicios de un país, por lo que su cálculo es bastante complejo. Tenemos que conocer todos los bienes y servicios finales que ha producido el país y sumarlos. Es decir, la producción de aguacates, cebollas, chiles, leche, libros, máquinas y todos los bienes que se hayan producido en el país, bueno, hasta los servicios de un taxi, un arquitecto, un dentista, un abogado o un sicólogo, entre tantos. Por supuesto que hay algunos datos que no se incluyen, simplemente porque no se pueden contabilizar ni conocer, la economía subterránea o los informales. Por ejemplo, los bienes de autoconsumo o la llamada economía sumergida. Luego entonces, se dice que un país crece económicamente cuando la tasa de variación del PIB aumenta, es decir, el PIB del año calculado es mayor que el del año anterior.

Podemos especular con un alto margen de certeza, que el PIB no ha crecido como lo prometió Andrés Manuel López, por varias sencillas razones. Una, los empresarios siguen temerosos ante la total incertidumbre sobre la política económica del nuevo gobierno, quien sin más cancela contratos y asigna directamente algunas obras a los amigos, dejando a un lado las licitaciones, no existe certeza jurídica para invertir con confianza; el empresario no arriesga su patrimonio en esas condiciones; aunado a ello, la alta inseguridad que se ha desatado en México en lo que va del sexenio lopista, por ello en gran medida se ha reducido la empresa del turismo extranjero y nacional. Otra de las razones importantes, que el mismo gobierno no ha soltado el dinero en el primer semestre de este año; ha preferido hacer su “guardadito” de miles de millones de pesos para sus programas sociales y regalar el dinero a 3 países centroamericanos. Ante tales evidencias, el mismo Presidente, quien ya conocía el resultado que dio este día el INEGI, días previos convocó a los banqueros para que suelten 438 mil millones de pesos en préstamos, para calentar la economía. No será nada sencillo, los banqueros no prestarán el dinero a tasas preferenciales, son muy altos los intereses que cobran por el dinero prestado. Para invertir no se hace de la noche a la mañana, para pedir un préstamo para adquirir casa, vehículo o cualquier otro bien, tampoco es tan fácil, los mexicanos no se irán de bruces y correr para que les otorguen un préstamo si no hay capacidad de pago. Así que esos miles de millones de pesos que ofrecieron los banqueros al Presidente, no serán utilizados en su totalidad. Por cierto, de unos días a la fecha los montos de los créditos han aumentado, pero esa es política de los mismos Bancos, solo para quienes han mostrado solvencia. Si otorgan créditos “a la palabra”, está el ejemplo del Fobaproa, esa fue la causa de la quiebra bancaria. Así que la mayor parte de esos 438 mil millones se calentarán en la espera de ser otorgados como créditos para los mexicanos. A ello hay que sumar la falta de crecimiento en los empleos, por el contrario, decreció la contratación, eso es síntoma de desconfianza empresarial. Luego los miles de despidos de la plantilla burocrática, incrementa la falta de flujo del gasto personal.

Otra más, ante la enorme torpeza de López Obrador, de haber hecho su “guardadito” de forma irresponsable, ahora promete que sacará del arca de la Hacienda Pública 120 mil millones de pesos para invertirlos en obra pública, que favorecerá principalmente al sector de la construcción. Con estas acciones, el iluso Presidente pretende alcanzar el anhelado 2% de crecimiento en el PIB, lo cual se antoja imposible, sobre todo por las cifras que dio el INEGI, faltan muchas décimas para alcanzar un entero y después el otro para llegar al 2; el 0.1% del crecimiento hasta ahora, dista mucho de alcanzar lo prometido por el Presidente de la República. La alegría de López Obrador, que mostró esta mañana, fue más ficticia que verdadera y el bien lo sabe, juega con la política, la cual dijo Urzúa, debe estar alejada de la economía.

Conclusión. En gran medida, la falta de crecimiento del PIB, es causa de las pésimas políticas económicas que ha mostrado hasta ahora el gobierno federal. Recordemos que el mismo ex Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa (causa de su renuncia), de alguna manera puso en evidencia los errores que se están cometiendo en el gobierno de la 4T, al advertir y denunciar que hay personas que están metiendo mano en temas económicos que desconocen; otros más que abusan del compadrazgo con el Presidente, como la Oficial Mayor de la misma Secretaría de Hacienda, Raquel Buenrostro Sánchez, a quien, por medio de un simple memorándum, le cedieron todas las facultades para hacer las adquisiciones, memo que fuera publicado en el Diario Oficial de la Federación, otra causa más de la renuncia de Carlos Urzúa. Lastimosamente no hay nada que festejar, salvo que no hemos caído en recesión, como pronosticaron las calificadoras (una probabilidad, solo eso) de haber seguido con la misma tendencia a la baja en el “magro crecimiento”, que alegó al Presidente.

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “GUADALUPE MURGUÍA Y LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA” (II)

01 Ago 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »

La senadora panista Guadalupe Murguía presentó una interesante iniciativa para ampliar la participación ciudadana en los procesos legislativos. En las elecciones en Querétaro del 2015 el blog dialogo queretano presentó una solicitud semejante, la de ampliar la participación ciudadana, pero en el acto de entrega-recepción del gobierno. En El Jicote pasado transmití mi experiencia al respecto. Ni el gobierno saliente de José Calzada, ni el entrante de Francisco Domínguez nos vieron ni nos oyeron, y eso a pesar de que publicamos nuestra solicitud en los medios de comunicación y les enviamos cartas personales. Todo en tono respetuoso y atento. A ninguno de los dos les interesó, ni ser educados y responder, menos aún dar un ejemplo institucional de transparencia y rendición de cuentas. El Señor Gobernador Domínguez, en una especie de respuesta indirecta a la propuesta de ampliar la participación ciudadana en la entrega-recepción se comprometió a crear una Contraloría Social, hasta el momento no ha cumplido y sigue traspapelada la promesa. Quien sí respondió fue Marcos Aguilar, candidato triunfador a la Presidencia Municipal de la Ciudad, incluso organizamos una reunión pública en la que se comprometió a abrir la participación de los ciudadanos en la entrega-recepción. Durante dos o tres temas cumplió y los testigos sociales pudieron asistir a las reuniones. Después, y lo que sería un precedente de su actuación pública como Presidente, le pareció más conveniente que la participación ciudadana estuviera limitada a formar parte de la escenografía aplaudidora. Nos engañó y decepcionó. La propuesta de la senadora Murguía es reformar el Reglamento del Senado para impulsar la participación ciudadana en el proceso legislativo. Los beneficios a nuestra democracia son muchos, como señala la senadora Murguía: aumentaría la confianza en el parlamento, promovería decisiones más inclusivas y representativas; los ciudadanos contribuirían al reforzamiento de la inteligencia colectiva. Para mí, algo más importante y que puede ser toda una estrategia de la oposición. El priísmo no es exclusivamente ser miembro del PRI, es todo un genoma de la clase política nacional. Los militantes de Morena, muchos ex priístas, entre otros el Presidente de la República, traen grabadas en su naturaleza y en su disco duro algunas de sus nefastas prácticas del PRI, entre otras, el mayoriteo en las decisiones públicas; en más de una ocasión saltándose el debate o pasándolo por arribita. Es necesario, en todas las áreas públicas, impulsar seria y formalmente la participación de la ciudadanía, pasar de un gobierno mayoritario a un gobierno consensual. Que las leyes sean producto de una democracia deliberativa y no exclusivamente como resultado de una aplanadora partidista; un gobierno de persuasión y no meramente impositivo. En el próximo artículo expondré mi ponderación y diferencias a un proyecto legislativo realmente muy positivo.


TRAS LA VERDAD ¿AGUANTARÁ LA TENTACIÓN LÓPEZ OBRADOR?

31 Jul 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »

Las distintas leyes penales, locales y federal, siempre han contemplado, entre otras, el tipo delictivo de sabotaje, pero normalmente es letra muerta, solo está de adorno, es más intimidatoria, pero no se aplica. Desde hace mucho hemos visto como grupos subversivos, anarquistas, violentos, o delincuentes comunes y organizados (huachicoleros entre otros), cierran calles (Lopez Obrador loqueó y cerró con campamento la Av. Reforma en la CDMX), tomas de autopistas, quemaron incluso la Puerta de Palacio Nacional, sabotean redes de abastecimiento de combustible, destruyen bienes nacionales o de terceros, bloquean vías del ferrocarril y causan daños patrimoniales de miles de millones de pesos, toman casetas y cobran ellos los peajes, incluso secuestran a legisladores y no les permiten trabajar; el común denominador: no pasa nada. Los gobernantes los toleran y si osan procesarlos vuelven a la cargada los delincuentes hasta lograr la libertad de los delincuentes, abrazando banderas políticas “pacifistas” del uso de la libertad de manifestación, que de políticas nada tienen. Y si acaso fueron procesados el gobierno los indulta por ser presos políticos. Incluso, como el gobierno de la 4T, sienta en la mesa a los delincuentes y come junto con ellos, acuerda con ellos, como ahora lo hace con el sector magisterial más radical y violento: la CNTE. Agrupación política caracterizada por sus métodos de lucha violenta, así está en sus estatutos. Ahora mismo acuerdan la redacción de las leyes secundarias de la reforma constitucional en materia educativa, para recuperar los privilegios.

Esos grupos violentos que, curiosamente hoy en día están agazapados frente al gobierno de izquierda que encabeza Andrés Manuel López Obrador. Quién no recuerda los violentos enfrentamientos de esos grupos embozados, que se daban constantemente con la policía, la fuerza pública siempre salía perdiendo, incluso muertes de ellos a causa de los enfrentamientos, mas no se podía tocar a los delincuentes, la reacción se volvía más violenta y cuando algunos de sus miembros era detenido por las fuerzas del orden policía, en pocos días obtenían su libertad. Esas manifestaciones violentas hoy parecen haber desaparecido. Conclusión, quienes hoy gobiernan orquestaban esos movimientos.

Los violentos hoy están gobernando, así que cualquier cosa se puede esperar de ellos. Por eso ahora el gobierno de la 4T y sus “emojis” amenazan con aplicar esas leyes muertas y volverlas más drásticas con penas mayores, como es en el caso del Estado de Tabasco, donde fue reformado el Código Penal en la figura del sabotaje y el mismo López Obrador, en presencia del gobernador, escuchó el discurso amenazante de imponer la ley a todo aquel que se oponga a los proyectos y las obras encaminadas del gobierno federal. El 1º d agosto entra en vigor y en este caso, no es inconstitucional. Esas normas ya existían cuando el mismo Presidente de la República, entonces agitador profesional en su natal Estado, incitaba a sus seguidores a impedir la perforación de más pozos petroleros en ese lugar, de impedir por medio de la violencia el crecimiento de Pemex; hoy contrasta con aquellos no tan añejos discursos que hoy, incluso, vuelven a surgir en las redes sociales para recordar lo que entonces hacía Andrés Manuel López Obrador, a los gobiernos que él llama neoliberales. Ese doble discurso presidencial que hoy apoya en diametralmente opuesto; antes, violencia sin castigo, hoy castigo a esa violencia que él promovía; intimidante el actuar de los dos gobiernos, el federal y el Estatal. ¿Cómo confiar ante el doble discurso?

No estoy de acuerdo con los delincuentes que incurren en el delito de sabotaje (como lo han hecho infinidad de ocasiones esos grupos radicales que hoy gobiernan o cogobiernan), por supuesto que no. Tampoco en cualquiera otra manifestación de violencia que se tipifique en el Código Penal, para eso está el orden penal, para sancionar a quienes rompen la armonía social; esos violentos deben ser castigados y sometidos al imperio de la ley. Lo contrastante e incomprensible de Andrés Manuel López Obrador, que esa forma de actuar fue su brazo violento en sus “luchas sociales” y hoy pide que no se ejerza la misma violencia que él ocasionó durante muchos años; sus ideales de pronto cambiaron. El Presidente fue un luchador social violento y hoy reclama paz para poder gobernar. Ese contraste en su actuar es aterrador y ensombrecedor. En cualquier momento hará uso de la fuerza pública para reprimir, hará aquello que dice que no realizará, pero la realidad lo desmiente y lo confronta con sus propias mentiras. Sus métodos de lucha, antes legales y legítimos para él, hoy deben ser considerados como ilegales e ilegítimos, deben ser castigados para que pueda gobernar a sus “anchas”. Por eso las amenazas y el incremento de penas privativas de libertad, no está dispuesto a dialogar ante los evidentes atropellos que está causando a las leyes y a la naturaleza misma al destruir zonas de reserva ecológicas enormes por la realización de sus proyectos personales, que no sociales; ya los pueblos originarios del Sur y miembros del Ejército Zapatista, amenazaron que en esa zona no permitirán la construcción del tren Maya, el sabio pueblo le ha respondió. Otros más lo están haciendo por medio de la ley, sean juicios de amparo u otras vías legales, eso ha impedido, por lo pronto, la continuación de algunas obras del atropellado gobierno de la 4T; eso tampoco le satisface al falaz Presidente, acusa de contubernio a las autoridades judiciales con los “corruptos” que impiden la realización de sus obras insignes y multimillonarias, como el aeropuerto que nación muerto, la infraestructura del tren Maya y la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, allá donde el mismo López Obrador impidió la perforación de más pozos.

Ante las contradicciones, ineptitudes y mentiras presidenciales, todo puede suceder. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador, es y será el responsable de todo lo que suceda en el país, él así lo afirmaba cuando no gobernaba, siempre acusó a Fox, Calderón y a Peña de ser los responsables de todo lo malo. Hoy echa culpas a todos y no se hace responsable de nada. Olvida que fue electo para resolver los problemas, no para estarse quejando de las dificultades, por y para eso cobra tanto como Presidente de la República, para atenderlos, no para sentarse a llorar sus impotencias.

La tentación del uso de la fuerza del Estado en contra de movilizaciones sociales es manifiesta ¿Aguantará la tentación el Presidente? Por lo pronto, López Obrador, el mayor agitador de movimientos violentos de la historia reciente, ya enfila sus baterías de la represión, amenazantemente adecúa las leyes para castigar con mayor energía a todo aquel que se oponga a la realización de sus obras. Mientras eso sucede, el país se desangra, la violencia continúa creciendo y el gobierno de la 4T, no encuentra la manera de enfrentarla, de disminuirla; incompetencia manifiesta en materia de seguridad pública. Ha mostrado mucho más su interés por las obras públicas de su gobierno, que por la seguridad pública de la población entera. Los delincuentes han dado rienda suelta ante la disimulada ineptitud y torpe incapacidad para gobernar a un país que exige a gritos paz y seguridad, no obras de relumbrón.

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD ¿POR QUÉ LA POLÍTICA DE AUSTERIDAD NO APLICA A LOS PARTIDOS POLÍTICOS?

29 Jul 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Morena no ha cumplido con su compromiso de reducir al 50% sus prerrogativas económicas que le entrega el INE, como lo había prometido; tampoco de los dineros que también recibe en los Oples, para sus comités estatales y municipales. Castiga a todos el gobierno de la 4T, menos a su partido, ese continúa disfrutando del dinero público que tanto criticaba apenas hace menos de un año. Ahora, sigilosamente disfruta de los cientos de millones de dinero público para hacer proselitismo político ¿Sabe cuánto dinero recibirá Morena para este año? ¿No? Yeidkol Polevnsky Gurwitz, dirigente de Morena, administrará mil, 628 millones, 333 mil pesos; en el primer semestre de este año ha recibido casi mil millones de pesos. La rémora del PES, que perdió su registro, también perdió la posibilidad de embolsarse 283 millones, 310 mil pesos, de conformidad con el acuerdo del INE, del pasado mes de noviembre de 2018; dinero presupuestado que fue repartido entre aquellos que sí conservaron su registro ante el INE, en proporción a las reglas de asignación.

El PAN, se gastará 900 millones, 849 mil pesos; para el PRI, 849 millones, 372 mil pesos; PRD recibirá 422 millones, 507 mil pesos; el muerto que fuera resucitado, el PT, se embolsa 371millones, 205 mil pesos; la veleta del PVEM, goza de 403 millones, 969 mil pesos; y MC, con la nada despreciable cantidad de 389 millones, 590 mil pesos. Ningún partido político ha ofrecido regresar dinero al erario, como lo prometiera Morena cuando en el 2015, “apenas” tuvo en sus manos 120.8 millones de pesos (mucho dinero). Morena, partido que encabeza la “austeridad” no ha dicho absolutamente nada. La inconstitucional Ley de Salarios “mínimos” de la burocracia federal no contempla a los burócratas de partido, a fin de cuentas los empleados partidistas reciben un salario emanado del erario, producto de los impuestos de aquellos ciudadanos que sí pagan ¿Recuerdan a la Secretaria de la Función Pública, exhortando a la iniciativa privada a sumarse a la austeridad bajando los salarios de los trabajadores? Parece que todos olvidaron la inviable y tope propuesta que frenaría el crecimiento de aspiraciones profesionales, además de la inconstitucionalidad de la misma. Y, el pasado fin de semana, al recordarle a Mario Delgado, coordinador de la bancada morenista en la Cámara de Diputados, el ofrecimiento que hicieran sobre la austeridad, cuando fue entrevistado al respecto por un medio impreso nacional, aquel, simplemente tratando de emular a su patriarca político, cínicamente “bateo” la pregunta, respondiendo al periodista que “no hay derroche de recursos públicos en su partido, además están acostumbrados a ganar sin gastar dinero” ¡Inconcebible, pero cierto! Así lo dijo. En síntesis, solo ellos son honestos, no derrochan ni gastan dinero, entonces ¿Pará que quieren los mil 628 millones, 333 mil pesos que les entrega el INE? Son la incongruencia andando entre lo que dicen y hacen, defienden su “honestidad” solo de palabra, no por medio de sus actos.

Ni hablar del resto de los partidos políticos parásitos del erario, hacen lo mismo, aunque ellos no niegan que sí necesitan el dinero de los impuestos públicos. La política de austeridad del gobierno de la 4T, curiosamente no ha incitado a los partidos políticos a devolver el dinero a la hacienda pública, n i han sido calificados de corruptos por López Obrador; aunque, en el fondo sería lo mismo o peor, fortalecer el bolsillo presidencial para que lo obsequie a sus seguidores o lo regale a otros países. Manuel López Obrador, consciente de que, si pide a los partidos políticos regresen dinero, su movimiento de regeneración tendría que hacer lo mismo y no le conviene, ese dinero también es utilizado para hacer movilizaciones sociales de masas para que acudan a recibir las dádivas de los programas sociales, las tortas, los refrescos y el “frijol con gorgojo” que tanto censuró Andrés Manuel ¿Qué se podría hacer con esos 5 mil millones de pesos? Muchas cosas, por ejemplo comprar las medicinas que hoy día el gobierno de la 4T ha quitado a los enfermos de cáncer y de sida; pagar las estancias infantiles a los miles de menores que se quedaron sin el beneficio social que eliminó López Obrador; o, brindar ayuda a las mujeres violentadas, recursos públicos que igualmente eliminó el Presidente de la República, para darlo a sus seguidores. Muchas cosas se podrían hacer en beneficio de aquellos que sí necesitan del apoyo gubernamental y no para miles de beneficiarios que hoy reciben dinero público, utilizándolo para comprar cervezas o cigarros, como lo han demostrado en redes sociales; a fin de cuentas, el mismo López Obrador les ha dicho, “el dinero es para ustedes, gástenlo en lo que quieran”. Esa es la política social del gobierno federal, dilapidar el dinero. Otro ejemplo sería la dilapidación de miles de millones de pesos por la cancelación de la obra del aeropuerto internacional de Texcoco. Por cierto, una vez más, López Obrador aseguró el fin de semana, que ese aeropuerto (de Texcoco) iba a ser un negociazo de unos cuantos y que ya pagaron las deudas generadas por la construcción,}; habría que aclarar, por supuesto no ayudó a los millones de aforistas (Afores) que perdieron al invertir en el aeropuerto que frustró el mismo López Obrador, culpable de la perdida de dinero de los ahorradores, a esos no los indemnizó por su capricho. Seguramente no le falta razón a López cunado habló de los negocios, lo que no precisó que todos esos negocios eran lícitos. Sumado a lo anterior, lo que no aclara el Presidente, ni se atreve a decir, que ahora el negocio es para él y sus allegados consentidos. Los 200 mil millones de pesos para la obra de Santa Lucía, él los administrará directamente, sin licitación alguna asigna las obras y entrega al Ejército Mexicano, la responsabilidad de construir un aeropuerto civil ¿En dónde habrá visto algo semejante? En ninguna parte, solo en el gobierno de la “austeridad”.

En síntesis, López Obrador, Morena y demás partidos políticos, por convenir así a los intereses de toda esa “clase política”, no son sujetos al control de la austeridad, a pesar de que gastan miles de millones de pesos que emanan de los impuestos de los mexicanos. No olviden que en los 31 Estados y en la CDMX, también reciben dinero los partidos políticos de los presupuestos estatales, de tal suerte que la cantidad de los casi 5 mil millones que otorga el INE, otra cantidad semejante se embolsan los mismos beneficiarios, en la sumatoria de lodos los aludidos entes públicos estará la cantidad de 10 mil millones de pesos. Por eso mismo el Presidente de la República, prefiere no molestar a Morena y poner el ejemplo que dice predicar, pero que no lo hace él y sus huestes.

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD “AMLO NO PIENSA CAMBIAR NI CAMBIARÁ”

27 Jul 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

A diario asecha el peligro, nadie sabe que se le ocurrirá al Presidente de la República, ha dado muestras de sobra lo poco que le importa el respeto al Estado de Derecho y el respeto a los derechos de terceros. Bajo su miope concepción del Derecho Positivo mexicano, él aplica su criterio y lo disfraza de justicia, de acuerdo a sus intereses. Es capaz de dar instrucciones a sus subordinados para que incumplan con la Constitución y después desaparecer las evidencias que prueban su culpabilidad, lo ha confirmado el Ifai, no hay documentos que prueben lo que presumió en una conferencia mañanera, todo por darle gusto a los grupos radicales del magisterio enquistados en la CNTE, quienes se dolían de la pérdida de canonjías. Como este hay muchos otros ejemplos que dan muestra del ejercicio de un gobierno despótico, desprecia todo aquello que no va acorde a los intereses personales del Presidente de la República.

Señales evidentes de la radicalización y abuso del poder que se esconde bajo la justificación de combatir la corrupción y los malos gobiernos neoliberales, lo mismo combate a empresarios que califica de corruptos, que a periodistas, medios de comunicación, instituciones y empleados que son despedidos por supuestas ineficiencias, adelgaza al sector burocrático como medida de austeridad, pero a la vez contrata serviles empleados que no se opondrán a la voluntad presidencial y aplaudirán cualquier medida que tome Andrés Manuel López Obrador. Luego muestra su “bondad” hablando de la Biblia, mezclando religión y política como cualquier estado islámico; solo le falta argumentar que todo lo que realiza es en nombre de “Alá”. Con tremenda libertad de operación se maneja la Presidencia de la República, mientras avasalla con instituciones creadas para contener y moderar el ejercicio del poder público. Instituciones públicas creadas con años de esfuerzo para evitar abusos, son desdeñadas y desacreditadas por la “voz cierta e inquebrantable” del Presidente.

Consecuencia de todos los abusos manifiestos del Presidente de la República, sin contrapeso político, apenas el Poder Judicial atisba a controlar el abuso de poder por medio de sentencias que son igualmente desacreditadas por López Obrador. El resultado de la pésima e inestable política del gobierno de la 4T, las fuentes de empleo se contrajeron, la inversión pública por los suelos y la privada con el temor de participar ante la enorme incertidumbre que garantice el cumplimiento de los contratos que son rescindidos a voluntad presidencial. Toda la información de las calificadoras internacionales y la información local, es despreciada por Andrés Manuel López, lo que ha contraído el crecimiento del producto interno bruto el cual no alcanzará ni el 1%, resultado del voluntarismo sin respeto al Estado de Derecho. López Obrador, sin embargo continúa en campaña obsequiando dinero a manos llenas a sus seguidores arropados bajo el disfraz de “ayuda social” a los más pobres, a los olvidados, cuando que trata de asegurar su base electoral de 20 millones de beneficiarios para que ratifiquen el triunfo en las urnas de la siguiente legislatura federal y así continuar con la aplicación de sus caprichos, que le permitan seguir en el ejercicio abusivo del poder, aunque haya firmado ante notario público el compromiso de no buscar la reelección, acto notarial que carece de validez jurídica alguna; por cierto, de forma por demás cínica, el mismo Presidente López, después de firmar el apócrifo documento, afirma que cumplirá la voluntad de lo que el pueblo decida, luego entonces si el manipulado pueblo decide que se quede, él cumplirá ese deseo; más antes tiene que reformar la Constitución y esconder con “letras chiquitas” la trampa de la revocación de mandato que no es otra cosa que su ratificación para seguir en el poder. Al Presidente no hay que creerle, no respeta ni la Constitución, luego mucho menos todo aquello que es de menor jerarquía. México y los mexicanos en peligro de caer en un régimen semejante al venezolano, que gobierna a capricho, Chávez y Maduro, modificaron su constitución para perpetuarse en el poder, eso mismo pretende Andrés Manuel López Obrador, para México, situación por demás anómala que no puede permitirse, no debe permitirse. En los casi 8 meses del gobierno de la 4T, ha causado verdadero terror, cada vez la situación general del país empeora ante la alegría desbordada del Presidente que tiene un enfoque diferente de las cosas. Bien se puede apreciar, bajo un somero análisis por todo lo que ha pasado en estos meses fatídicos del ejercicio del gobierno morenista, que la clara pretensión de Andrés Manuel, es empobrecer al país para que él pueda gobernar con dádivas, dando de comer al pueblo de su bondadosa mano ¿Y la riqueza del país quién la producirá, quién pagará los impuestos? Por eso su necedad de sacar dinero de Pemex, para que sea su fuente inagotable de recursos y continuar con su política populista.

Está demostrado con creces, que Andrés Manuel López Obrador y su equipo, si se le puede llamar así, son incapaces de gobernar bien al país de poco más de 120 millones de habitantes. Nos lleva clara y abiertamente a la quiebra sin que los contrapesos del poder puedan contener su euforia anarquista. Una muestra clara de cómo doblegar a un abusivo presidente la ha dado el pueblo de Puerto Rico, se unió para exigir su renuncia ¿Acaso tendremos que llegar a ese extremo los mexicanos? Por lo pronto los desatinos presidenciales continúan cabalgando como los jinetes del apocalipsis, aquellos que generan: hambre, guerra, muerte, pero uno de los 4 jinetes dice no abusar del poder ni ser corrupto ¿Habrá algo de semejanza? López Obrador se ha manifestado un creyente de la Biblia ¿Ahí estará la respuesta? Así las cosas, el mismo López Obrador ha sembrado la división entre los mexicanos, la “guerra” está presente; falta de empleos, genera hambre; exceso de delincuencia produce la muerte, delincuencia incontenible y solapada por el gobierno de la 4T. Y el Presidente no se cansa de decir que no es corrupto ni abusa del poder ¿Alguna semejanza?

Héctor Parra Rodríguez.


TRAS LA VERDAD “ASÍ ES AMLO ¿DE QUÉ SE EXTRAÑAN?

24 Jul 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

En los últimos días el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha reconfirmado su carácter intransigente y autoritario. Acostumbrado a hacer, pero que no le hagan, mucho se ha molestado con aquellos que osaron interrumpir su descanso nocturno, les exigió respeto, cuando él nunca lo tuvo con nadie. Ahora pide tiempo para descansar, que lo dejen dormir ¿Acaso eso mismo pensó cuando tomó la Avenida Reforma en la CDMX, irrumpiendo el sueño de cientos de mexicanos? ¡Claro que no! ¿Por qué ahora sí pide respeto Andrés Manuel? López Obrador lo que siempre probó, demostró hasta el cansancio, fue su falta de respeto no solo a las instituciones y autoridades, el mismo (falta de respeto) que no mostró a todo el pueblo de México, a muchos les causó daños patrimoniales irreversibles. El Presidente sufre de amnesia. Reclamó a los manifestantes que acudieron a su hotel en el Estado de San Luis Potosí, para que atendiera y resolviera uno más de los problemas que sufren miles de mexicanos. Dijo el Presidente que él no merecía eso de la irrupción. Con su característica forma de responder, dijo que era una provocación y habían sido enviados ¿Provocación, enviados por quién?

Los manifestantes no tienen el derecho de expresarse libremente, tuvieron que ser descalificados por el mismo Presidente de la República y se quejaban de Carlos Salinas de Gortari, cuando, siendo Presidente, dijo después de rendir un informe presidencial (refiriéndose a la oposición) ni los veo ni los oigo. López sin embargo, descalifica a los manifestantes que van a pedir su intervención para la solución de un problema. También les dijo: “la única cosa que quiero es que se retiren”. Los problemas agobian al Presidente y apenas son casi 8 meses de 72 meses que durará su mandato ¿Qué pueden esperar los mexicanos a los 20 o más meses de gobierno? ¡La total intransigencia presidencial!

Como este suceso que aconteció el viernes pasado, se presentó otro más de tantos que engrosan la lista, cuando despidió, sin más, al titular de Coneval, Gonzalo Hernández Licona, todo por quejarse de las absurdas reglas de austeridad. Con un bagaje amplio de experiencia en la materia, después de 14 años de servicio continuo, es cesado sin notificación alguna ¿Acaso eso se llama respeto? Sin embargo López Obrador, pide respeto para que lo dejen descansar tranquilamente. El Presidente de la República no tiene respeto alguno por nadie ni por nada; él se contrató por 6 años, así que no tiene por qué quejarse. Viola la Constitución sin remordimiento. Cancela contratos del gobierno federal suscritos con particulares sin pena alguna y no pide disculpas. Ordena construcciones sin permisos y tampoco pide disculpas. Ofende a Ministros y jueces cuando no cumplen sus caprichos, les falta al respeto y tampoco pide disculpas. A los empresarios les dice corruptos y no hay disculpa alguna. Acusa sin pruebas, ofende y vitupera. Si acaso el Presidente solo atina a decir, “con todo respeto” y va la ofensa ¿Por qué entonces sí pide respeto para él? ¡Quien da respeto, recibe respeto! Así de simple es la regla social. Quien ofende, corre el riesgo de ser ofendido; sin embargo, el pueblo de México ha sido noble con él, no lo ha ofendido, esos que solicitan atención, era lo único que le pedían: “Atención”. No ofendieron al Presidente.

A los millones de manifestantes que expresan su inconformidad por sus aberrantes políticas gubernamentales, los califica de “Fifís”. A la Prensa y reporteros que no hablan bien de él, la descalifica y tilda de corruptos. A la Revista Proceso y al Periódico Reforma, los fustigó por no hablar bien de él ¿Eso es respeto? Por supuesto que no. Ahora resulta que la prensa debe tomar partido, dijo el mismo Presidente y para mostrar su cultura recordó a los hermanos Aquiles Serdán y a Francisco Zarco, cuando increpaba en su conferencia mañanera al reportero de Proceso; o al periódico Reforma por evidenciar a López Obrador, por irse a vivir a Palacio Nacional, deshonra para los mexicanos; por eso dejó los Pinos Andrés Manuel, para irse a vivir a Palacio Nacional, solo faltaba que se fuera a vivir al Castillo de Chapultepec. La verdad le molestó al Presidente, se incomodó y criticó a esos medios de comunicación. También se inconforma López Obrador y ofende a quienes hacen un periodismo libre; según el criterio del Presidente, deben tomar partido los medios de comunicación, estar a favor de la 4T, de lo contrario esos medios de comunicación son traidores, conservadores; deben emular a los hermanos Aquiles Serdán, dijo López; quienes en tiempos violentos se definieron como liberales ¿En qué tiempo vive el Presidente? Si no estás con él, están en contra de él, esa es la tesis de Andrés Manuel López. Quiere, pretende y lucha por una prensa sumisa, lacaya de sus caprichos, que aplauda todos sus abusos y aberraciones.

Así es el verdadero Andrés Manuel López Obrador, nada de que sorprenderse. El problema, ese sí es un problema, que hoy es el Presidente de la República y puede explotar utilizando toda la fuerza del Estado para aplacar su ira y pretender hacer obedecer y satisfacer sus traumas. Hasta ahora, solo son quejas y ofensas que no debieran ser. El Presidente de la República, es el primero que debe mostrar respeto y ganarse el respeto del pueblo; hasta ahora, se está ganando a pulso el rechazo, repudio social, ya lo ha probado en varias partes de la República Mexicana, cuando anda en sus visitas políticas de campaña, ya no recibe el aplauso acostumbrado, salvo cuando se trata de sus cautivos seguidores en espera de una “beca en dinero”, esos sí le aplauden. El Presidente debería cuidar sus modales, aunque no lo hará, así es él, irrespetuoso por naturaleza. Habrá que seguir aguantando sus desplantes y ofensas hasta que el pueblo se canse y le responda de distinta manera ¡El pueblo también se cansa!

Héctor Parra Rodríguez