Análisis del proyecto de resolución del Ministro Aguilar Morales sobre la constitucionalidad de la Consulta Popular presentada por el presidente López Obrador

29 Sep 20 | José Javier Ledesma | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

1.En días recientes los medios de comunicación hicieron público el proyecto de resolución elaborado por el Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales, relativo a constitucionalidad de la consulta popular, presentado vía Mesa Directiva del Senado de la República, por el presidente Andrés Manuel López Obrador, el día 15 de septiembre del año en curso (día que se conmemora el Grito de Independencia y el inicio del movimiento de separación de España), con el fin de preguntarles a los ciudadanos y ciudadanas mexicanas “¿si estaban de acuerdo o no, con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen, y en su caso sancionen, la presunta comisión de delitos por parte de los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, antes, durante y después de sus respectivas gestiones?”.
2. La anterior pregunta está precedida de una exposición de motivos que la fundamentan y justifican, aduciendo como razones para llevar a cabo mencionada consulta popular, la supuesta carencia de “cauces institucionales nítidos y de una vía clara de expresión en las leyes vigentes [amén de la existencia] de zonas grises en el marco legal”, que permitan llevar ante la justicia a los ex presidentes citados, por los graves daños causados a la nación mediante la aplicación del modelo neoliberal, otorgándoles a las autoridades un amplio respaldo social, dando con ello cumplimiento a la promesa hecha por el hoy titular del Poder Ejecutivo Federal en su toma de posesión el 1 de diciembre de 2018. (Ver documento integro, disponible en http://scjn.gob.mx/sites/default/files/proyectos_resolución_scjn/documento/2020-09/Rex%20const%201-2020%20-%20PROYECTO.pdf).
3. El primer problema que brota si en verdad se pretende llevar ante la justicia a los cinco ex presidentes señalados líneas arriba, es la seria dificultad para tipificar algunas de las conductas o hechos generales que se les atribuyen. Verbigracia, al señor Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), se le acusa de que sus acciones implementadas durante su sexenio hicieron “que crecieran las diferencias (de manera abismal) entre ricos y pobres, pues mientras que en julio de 1988, solo aparecía una familia mexicana en la lista de la revista Forbes, los Garza Zada, con una fortuna de dos mil millones de dólares, al finalizar aquel sexenio ya estaban incorporados a ese listado otros veinticuatro mexicanos, que poseían en conjunto más de cuarenta y cuatro mil millones de dólares, no siendo casual que al mismo tiempo se entregó a particulares nacionales y extranjeros una cantidad sin precedentes de bienes públicos”. Cierto, durante el salinismo se registró en México una gran desigualdad social, empero, no existe en ningún Código Penal, tanto Federal como local, establecido el tipo de delito de la “desigualdad social”, quiero decir, en ningún ordenamiento penal está definido un tipo penal que exprese algo así: Al que desempeñe o haya desempeñado el cargo de presidente de los Estados Unidos Mexicanos, y que provoque u hubiera provocado durante su administración, de forma voluntaria y racional, desigualdad social o económica entre sus gobernados, se le impondrá una pena privativa de libertad de tal a tal tiempo y una multa por x cantidad de dinero. Reitero, no existe un tipo penal así, por lo tanto, dicha desigualdad, reprobable desde el punto moral y político, no puede ser sancionado jurídicamente. Otra cosa es que, si al llevar a efecto la privatizaciones de los bienes públicos a los que se refiere López Obrador, se hayan cometidos actos típicos-penales por parte del presidente Salinas de Gortari, o hubiera dado órdenes o prestado su consintiendo para que otros los cometieran, entonces sí, podríamos estar ante la presencia de posibles delitos. Vaya, aún así, tales hechos serían punibles siempre y cuando el tiempo para hacerlo no haya fenecido, esto es, que la acción punitiva del Estado no se encuentre prescripta.
4. Huelga decir, por virtud del principio de seguridad jurídica, la mayoría de los delitos tienen un tiempo para ser investigados y/o sancionados. No pasa lo mismo con aquellos que son considerados como delitos de lesa humanidad, los cuales por su misma gravedad, son imprescriptibles. Dentro de ellos, si podrían encajar algunas conductas o hechos presumiblemente cometidos por alguno de los ex presidentes, particularmente las desapariciones forzadas, producidas por “decenas de miles” durante la guerra contra las drogas emprendida por Felipe Calderón y continuada por Peña Nieto. Sobre el particular llama la atención el Ministro ponente.
5. En razón del invocado principio de seguridad jurídica, los hechos considerados como cosa juzgada, tampoco pueden tocarse, toda vez que una persona no puede ser juzgada dos veces por el mismo delito. En esta tesitura se encuentran las sentencias emitidas por el TEPJF, respecto de las elecciones presidenciales de 2006 y 2012.
6. Por lo que ve a hechos presuntamente delictivos como los narrados por Emilio Lozoya Austin, en su denuncia interpuesta ante la Fiscalía General de la República, ya siguen su curso legal por lo cual no es necesario consultar al pueblo en ese aspecto.
7. Quiero decir, si somos meticulosos y atentos, de la exposición de motivos que da norte a la consulta popular de marras, si se podrían configurar posibles hechos constitutivos de delitos perseguibles y punibles todavía el día de hoy, a condición de que encuadren perfectamente en algún tipo penal. Para ello no es menester ninguna consulta popular, basta y sobra con que las autoridades cumplan con sus cometidos jurídicos.
8. El Ministro Aguilar Morales, después de examinar los presupuestos procesales de la referida consulta popular (competencia, legitimación, oportunidad, etc.), centra su estudio en la constitucionalidad del objeto o materia de la consulta popular, teniendo presente para tales efectos, tanto la exposición de motivos como la subsecuente pregunta concreta, determinado que el tal objeto resulta inconstitucional, por las siguientes razones:
9. a) El artículo 35 de la Constitución General, establece un límite a ese instrumento de la democracia directa o participativa, al señalar expresamente en su fracción VIII, numeral tres que :“no podrá ser objeto de la consulta popular la restricción de los derechos humanos reconocidos por esta Constitución; los principios consagrados en el artículo 40 de la misma; la materia electoral; los ingresos y gastos del Estado; la seguridad nacional y la organización, funcionamiento y disciplina de la Fuerza Armada permanente. La Suprema Corte de Justicia de la Nación resolverá, previo a la convocatoria que realice el Congreso de la Unión, sobre la constitucionalidad de la materia de la consulta.”
10. b) O sea, no se puede someter a consulta popular la restricción (o violación) de los derechos humanos de los gobernados, puesto que ellos pertenecen a lo que los juristas como Ernesto Garzón, llaman “coto vedado” y Luigi Ferrajoli, “esfera de lo indecidible”.
11. c) Una de las características básicas de los derechos humanos es que son universales, luego, por muy mala opinión que tengamos de los mencionados ex presidentes, también a ellos les corresponde gozarlos y utilizar las garantías y medios para defenderlos.
12. d) En el caso particular que nos ocupa, de aprobarse la consulta popular solicitada, se estarían violando el derecho de la presunción de inocencia y el principio de igualdad, partes esenciales del debido proceso, en perjuicio de aquellas personas, y lo que es igualmente grave, se estaría incurriendo en violaciones procesales que podrían originar la corrupción de todos los procesos jurídicos a que hubiera lugar, contribuyendo a la absolución de los inculpados por el juez que conociera de la causa, dejando en la indefensión a las víctimas, y generando mayor impunidad.
13. e) Esto es, al poner a consideración del pueblo delicados asuntos como son la impartición y administración de justicia, cometiendo en el camino, vicios y violaciones de los derechos humanos de los imputados, se corre el riesgo de que si la opinión mayoritaria se pronuncia por solaparlos, los procesos se vengan abajo en las instancias jurisdiccionales competentes, lo cual redundaría, entre otras cosas, que el propio estado se viera impedido de realizar una de sus funciones fundamentales, misma que le da sentido a su existencia: resolver y castigar las conductas antijurídicas de modo pulcro, imparcial y apegado al principio de legalidad.
14. f) Me permito insistir en este punto por estimarlo toral: La investigación y sanción de hechos posiblemente constitutivos de delitos en una obligación indeclinable de todas las autoridades competentes – “Fiscalía General de la República, Fiscalías estatales, Poder Judicial Federal, Poderes Judiciales de los estados, policías y cualquiera otra [autoridad] que tenga atribuciones”- por tal motivo, la investigación y sanción aludida, no está, ni puede estar, sujeta al contentillo o humor de la gente.
15. g) De igual modo, es una obligación insoslayable del Poder Ejecutivo federal dar vista a las autoridades competentes de los hechos presumiblemente delictivos de los que tengan conocimiento, darles seguimiento, y hacer cumplir la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las Leyes que de ella emanen, en el ámbito que le corresponde, pues de no hacerlo pudría incurrir en responsabilidades políticas, administrativas y penales.
16. h) Es falso afirmar que no existen dentro de nuestro orden jurídico mecanismos o cauces institucionales nítidos para desahogar asuntos como lo que plantea la citada consulta popular, y que entonces es necesario el respaldo popular a fin de que las autoridades públicas puedan crear o abrir tales causes. Esos mecanismos están establecidos en la Constitución Federal y en el Código Nacional de Procedimientos Penales.
17. i) Al declarar inconstitucional el objeto o materia de la multicitada consulta, al no ajustarse a lo establecido en el artículo 35 constitucional, fracción VIII, numeral 3ª , el Ministro ponente no entra al estudio de la legalidad de la pregunta planteada, por estimarlo superfluo.
18. j) La Suprema Corte es un Tribunal Constitucional, por ende su tarea principal estriba en revisar que los actos de los poderes públicos se sometan y se rijan por la Constitución (cuando hablamos de Constitución, estamos hablando implícitamente de la Ley Fundamental del ´17, como de los tratados de derechos humanos suscritos y ratificados por el Estado mexicano, es decir, nos referimos a lo que la doctrina denomina Bloque Constitucional). En este caso concreto, la misión de la Suprema Corte, consiste en examinar que el objeto y la pregunta contenida en la consulta popular este apegada y sea coherente con los principios, valores y normas consagrados en nuestra Carta Magna, y con el sistema democrático
19. El corazón de nuestra Carta Magna, lo constituyen los derechos humanos. Por tal virtud, la SCJN debe ser un celoso guardián de los mismos, y defenderlos como lo que son: conquistas civilizatorias no sujetas a negociación política, producto de las luchas sociales, que han costado en muchos casos, derramamiento de sangre y cuya vigencia y observancia no están ni deben estar sometidas a la opinión popular, incluso si está resultara ser mayoritaria. De ser es el caso, la Suprema Corte de Justicia de la Nación no debe dudar ni un momento y convertirse en un órgano jurisdiccional contra mayoritario.
20. En suma, la consulta popular usada de esta forma, lo único que produce es desvirtuar su naturaleza como medio de participación cívica y democrática en asuntos de trascendencia nacional o regional, al ser utilizada como un instrumento de populismo penal.
21. El presidente López Obrador expresa en su exposición de motivos, que en temas de justicia es partidario de ver más hacia adelante que hacía atrás, en tal sentido su opinión personal es no juzgar a los ex presidentes porque su fuerte no es la venganza, más si lo pide el pueblo, atacara tal mandato, porque tiene la convicción de mandar obedeciendo. Grasa confusión. No se trata de venganza sino de procurar justicia, y para procurar y administrar justicia no le hace falta la anuencia popular. En su fuero interno, él puede perdonar a los cinco ex presidentes; en su calidad de Jefe de Estado su obligación es cumplir y hacer cumplir la Ley, y proceder conforme a derecho si cuenta con los elementos probatorios para hacerlo.
22. Tengo la impresión que con esta acción que ha tomado AMLO –proponer la consulta popular para juzgar a los cinco ex presidentes mencionados al principio de este artículo-, ha desatado un efecto búmeran, es decir, si afirma que en el llamado periodo neoliberal (1988-2018) se cometieron severos y graves delitos, de modo “voluntario y racional” (sobre todo aquellos delitos de lesa humanidad), y no actúa en consecuencia, podría incurrir en alguna clase de responsabilidad y convertirse de acusador en acusado, proporcionando con ello armas a sus enemigos políticos para robustecer la campaña en su contra, cobrándole la factura en las elecciones venideras, y más aún, en el 2022, cuando tenga lugar la consulta sobre la revocación de su mandato.
23. El próximo 01 de octubre, el pleno del Alto Tribunal mexicano discutirá este proyecto de resolución elaborado por el señor Ministro Luis María Aguilar Morales. Sería una muy buena noticia para nuestra joven democracia y nuestro incipiente Estado constitucional, que tras una sustantiva y provechosa discusión donde participen todos los Ministros y Ministras, fuera aprobado por unanimidad. Lanzando así un claro mensaje a la sociedad, y a los poderes de iure y de facto, en el sentido de la independencia, libertad de criterio y compromiso de la SCJN como un verdadero y autentico Tribunal Constitucional.


EL JICOTE LA RISA DEL PRESIDENTE, SU CAUSA Y MOTIVOS

29 Sep 20 | dialogoqro | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Edmundo González Llaca

A Jaime Cárdenas, ejemplo de una simpatía con los ojos abiertos.

En una mañanera aparece en la pantalla la primera plana del periódico Reforma, en la que se transcribe la declaración del Presidente en su Informe: “Las masacres ya han terminado”. En la misma primera plana el periódico informa sobre varias masacres. El Presidente observa el contraste de su dicho con los hechos, y afirmó: “¡Ahí están las masacres! Je, je, je.”
En este artículo vamos a tratar de interpretar la risa del Presidente. La risa tiene un carácter social, la condicionan los valores culturales propios y singulares de la comunidad. Si la risa o el chiste no se adaptan a esta realidad, no solamente se fracasa, no sólo no se contagia la risa sino que incluso provoca reacciones agresivas. En otras palabras, el humor y la risa tienen una ética, y lo bueno y lo malo no dependen exclusivamente de si lo que parece cómico provoca o no la risa, sino que esta calificación también depende del respeto a los principios que se comparten en la sociedad; los sentimientos que se pueden lastimar. No podemos soltar la carcajada, como lo hizo el Presidente, ante la tristeza, la debilidad, la enfermedad y el horror de la muerte.
El Presidente no contradijo al periódico, al que ha calificado como pasquín inmundo, pero curiosamente el pasquín, exhibía su incongruencia entre lo que había presumido y lo que se comprobaba era lo contrario. Su risa fue algo más que nerviosa de quien se descubre en la chapuza, su risa fue macabra y demencial.
Pero regresemos a la pregunta ¿Por qué se rió el Presidente? El periódico le había clavado el puñal de la verdad hasta el mango, lejos de hacer un acto de autocrítica, López Obrador eligió como respuesta: reírse. De la misma forma que hubiera podido echarle una trompetilla a esa primera plana. El Presidente asumió la actitud del relajiento, lo que nos obliga a recurrir al libro: “La fenomenología del relajo”, de uno de los filósofos más agudos y originales que ha tenido México: Jorge Portilla. Según este autor, el relajo es una venganza en contra de la seriedad. El relajiento, sea con un ruido, un gesto o unas palabras, intenta hacer tres cosas: desplazar la atención de lo que se está tratando en forma seria y grave; el relajiento se desolidariza de ese valor y lo degrada; para este efecto, utiliza el ácido disolvente de la risa. Con su risa genera una atmósfera de desorden, al no contar con argumentos para dar una respuesta, invita a todos a participar en el rompimiento de una realidad que lo ha puesto en ridículo.
Esta risa del Ejecutivo tiene su siniestro equivalente en su declaración: “La pandemia nos cayó como anillo al dedo”. No mostrar la mínima conmiseración ante una desgracia nacional; burlarse de los más de setenta mil muertos y sus deudos, confirma lo que escribí hace tiempo: hay palabras y acciones del Presidente que ya no son motivo de análisis de politólogos sino tema de diván psicoanalítico. En este sentido, no exijo la dimisión presidencial, con todo respeto para López Obrador, por su bien y por el bien del país, parafraseándolo, por el bien de todos, primero que se someta a un examen sobre el estado de su salud mental. Los graves problemas del país, Señor Presidente, no son para echar relajo.


EN DO MAYOR

28 Sep 20 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

AYOTZINAPA
Seis años se cumplieron este sábado 26 de aquella historia de horror que aún está en la memoria colectiva y en el dolor de las madres y familiares de los jóvenes de Ayotzinapa, victimas estos últimos del cobarde atentado ocurrido en un país envilecido ya por hechos atroces en los que la impunidad, injusticia, atropellos, corrupción, campean desde hace años por todo México.

Lo ocurrido con los jóvenes de Ayotzinapa no fue un hecho aislado en el país. Cuatro años atrás, en agosto del 2010, en San Fernando Tamaulipas al norte del país, el grupo criminal de los Zetas masacró a 72 migrantes de origen centro y sudamericano (58 hombres, 14 mujeres). No hubo imágenes del secuestro de los autobuses donde viajaban los migrantes quienes, según declaró una de las víctimas que pudo escapar del lugar donde los llevaran, los asesinaron al negarse estos a hablar a familiares para que pagaran por su secuestro y por no aceptar unirse a las actividades delictivas de este grupo.

Al año siguiente, marzo del 2011, un rumor sobre otro suceso ocurrido en Allende Coahuila trascendió. Se hablaba del secuestro de alrededor 300 personas violentamente sacadas de sus casas y ranchos, subidas a camionetas de sus ejecutores, los Zetas, llevados por este grupo que tiene en sus manos el control del narcotráfico en su frontera con Texas, a sitios donde las ejecutaron. Lo que parecía un cuento de horror, e inverosímil por la manera cómo se dijo había ocurrido todo, se conoció a detalle tres años después en que gracias a las indagatorias y presión de diversos organismos de investigación sabemos lo que provocó tan aberrantes hechos. Uno de los investigadores que documentó a fondo lo ocurrido fue don Sergio Aguayo del Colegio de México, donde hizo mención a Humberto Moreira, en cuya administración el grupo criminal actuaba con total soltura y fortaleció su presencia en la zona. Valga recordar que fue por estos señalamientos que Humberto Moreira demandó “por daño moral” al `politólogo.

Hoy se sabe que lo ocurrido en Allende fue una venganza de los Zetas por las diligencias que la DEA estaba efectuando para ubicar a los hermanos Miguel Ángel y Omar Treviño, dos de los destacados líderes del grupo. La investigación de la DEA no progresó debido a que algunos elementos del gobierno mexicano les pasaban información. Los líderes del grupo criminal enfurecieron contra dos de sus elementos originarios de Allende, a quienes culparon de haber traicionado a su organización y decidieron vengarse con los pobladores del lugar. Esas fueron las razones de un hecho sobre el que aún no se sabe exactamente el número de desaparecidos. Testigos mudos de ello quedaron las imágenes de las 39 casas y 7 ranchos derruidos con granadas e impactos de balas de grueso calibre y cuyos habitantes fueron desaparecidos.

Tres años después, la noche del 26 de septiembre del 2014, la calles de Iguala, Guerrero fueron escenario de otros hechos que solo pueden concebirse en las malas películas de acción con pésimos escenarios y actores. La tecnología nos permitió ver en tiempo real la persecución por elementos de la policía a los jóvenes que viajaban en autobuses. Sabríamos después que ese día también perdieron la vida cinco personas más y alrededor de 20 quedaron heridas. Daños colaterales de la persecución que iniciara alrededor de las 21:30 horas del viernes 26 de septiembre y se prolongara hasta pasada la medianoche, para dar paso al amanecer de un sábado escalofriante, donde el silencio del entonces gobernador del Estado, Ángel Aguirre Rivero sería tan estremecedor como los gritos de los jóvenes pidiendo ayuda ante el cerco de balas que saltaban por doquier de sus perseguidores. Luego vendrían las diversas versiones de las autoridades buscando causar confusión. Saltaría también la danza de nombres de algunas autoridades menores, pero que se supo, formaban parte de todo un andamiaje de complicidades con bandas del crimen organizado; estas últimas con tal poder y capacidad para desaparecer a 43 jóvenes de un lugar y frente a testigos que temen hablar a sabiendas que en México no se castiga al culpable, sino al que denuncia.

Seis años de una historia que dio vuelta al mundo, mostrando México, ponderado por sus grandes riquezas naturales y turísticas, su rico bagaje cultural, el proverbial carácter mexicano, pasó a ser conocido como un país donde un joven como Julio César Mondragón podía ser torturado de la manera más abyecta que se pueda concebir, morir luego desollado y desaparecer a 43 de sus compañeros , así nada más, sin que hasta la fecha se sepa sus paraderos.

Seis años y una herida que está abierta en los padres y familiares de los jóvenes y en la sociedad que hicimos nuestro su dolor e indignación y estamos esperando el cumplimiento de la promesa que durante su campaña en el 2018 para la presidencia Andrés Manuel López Obrador hiciera. Sus palabras fueron claras: una de sus prioridades en su gobierno sería reabrir el caso Ayotzinapa y llegar hasta el fondo de este asunto hasta las últimas consecuencias. Unos padres que no han parado de levantar la voz y escarbar en las entrañas de la tierra los cuerpos de los suyos, esperan respuesta. Y la sociedad dolida y agraviada que somos, también esperamos respuestas concretas a este y otros hechos sangrientos que continúan ocurriendo.

DON HUGO GUTIERREZ VEGA (1934-2015)
Este sábado 25, se cumplieron cinco años de la ausencia de don Hugo Gutiérrez Vega. Dueño de una fructífera y destacada trayectoria profesional. Entre los tantos cargos que desempeñara se encuentran la dirección por más de 15 años del suplemento cultural de La Jornada.
Intelectual y escritor, uno de los más grandes traductores de poesía griega en América Latina. Un sabio que, por serlo, se permitía la generosidad a borbotones. Quienes tuvieron la fortuna de tratarlo lo describen como un hombre bondadoso, paciente, abierto al diálogo, respetuoso, entre otras cualidades que permanecen en la memoria.

A sus 80 años de edad, cumplidos en febrero de 2014, Hugo Gutiérrez Vega venía de transitar por las diversas transiciones de un país que pese a su complejidad y episodios vividos en todo su proceso histórico, empezaba a manifestar el rostro más envilecido y, por ende, inconcebible, de una violencia que desde entonces no ha parado.

Como nosotros, lejos estaba don Hugo Gutiérrez Vega de saber que siete meses después, México se cimbraría con lo sucedido a los estudiantes de Ayotzinapa. Aturdidos todos en la vorágine de los hechos, sumidos en diversas interrogantes y estremecidos también ante la zozobra e incertidumbre de la amenaza que crecía a pasos agigantados en todo el país, don Hugo lanzó una pregunta que da cuenta de su sensibilidad, compromiso y preocupación que atravesaba su mente lúcida y consciente de la barbarie que vivíamos: “ ¿Qué país le vamos a dejar a nuestros jóvenes?”. Su oportuna interrogante fue dada a conocer por Eduardo Bautista de El Financiero, quien le entrevistara en noviembre del 2014, cuando habían transcurrido dos meses de lo sucedido y la sociedad entera estábamos aturdidos, intentando asimilar una realidad que ya se venía asomando desde tiempo atrás, pero que Ayotzinapa nos mostrara con mayor crueldad y cercanía.

Reproduzco de esa entrevista algunos de los puntos que dijera don Hugo relacionados al caso y su significado para las jóvenes generaciones.
“Lo único que le vamos a entregar a nuestros jóvenes es un caos lleno de sangre y de maldad…Lo que más me angustia es saber qué país le vamos a dejar a nuestros jóvenes. Espero que ellos sean más inteligentes que nosotros y puedan remediar las cosas…Ayotzinapa es una prueba clara del proceso de degradación humana que está sufriendo el país. La crueldad, la violencia, la impunidad, la corrupción y la torpeza nos han ingresado a un proceso de involución antropológica. Para mí, el país es ahora una película de terror transmitida en un canal comercial a las 3 de la mañana. Es un verdadero espanto…Hoy nos enfrentamos a una realidad demasiado brutal como para poder estar frente a ella. Lo primero es bajar los ojos y llorar en silencio. Lo segundo es gritar… Eso me hace recordar el final de un poema sobre Guernica, el pueblo vasco que fue destruido por la Legión Cóndor de Hitler: Nada se puede hacer;/ el minuto ha pasado/ Sólo queda gritar/ gritar hasta que el viento/ nos muestre una salida. Y es cierto, eso es lo único que nos queda: gritar, gritar en las manifestaciones, gritar de horror, de pavor, de crueldad. Quizás así podamos sanar”.


La estafa

26 Sep 20 | Augusto Isla | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

La palabra ‘estafa’ me gusta. Es fuerte, sonora. La escuché por primera vez siendo un adolescente: era el título de una teleserie protagonizada por la entonces bella Lorena Velázquez: “Estafa de Amor”. Hoy día está de ‘moda’ digámoslo así. Pues que alude al comportamiento de personajes destacados de la clase política: Rosario Robles y su ‘estafa maestra’, López Obrador y su venta de una aeronave que no pudo vender, de una rifa que no fue rifa del avión, pues la máquina prodigiosa sigue allí en su hangar. Intacta aunque devaluada, propiedad de nadie, al menos no de la nación. En arrendamiento financiero. Por los siglos de los siglos. Un avión de lujo que ‘no tiene ni Obama’, según el de Macuspana que, tras repetir una y otra vez ese dicho, suelta una demencial carcajada como la de ‘El guasón’, el villanazo del ya célebre relato fílmico.
Ninguna gracia hay detrás del cuento de López: “Era una vez un faraón…”. Todo a propósito de la exitosa rifa, que no fue tal dado que su amado pueblo no está de ánimo, en mitad de la pandemia, para comprar “cachitos” de la lotería, de suerte que él, el rifador, tuvo que comprar boletaje aparentando la eficacia de su opción para desaparecer de su vista la hermosa nave.
Pero a las estafas de Obrador deberíamos estar acostumbrados, quiero decir a la acción de obtener algo con artificios y engaños. Su trayectoria delictiva –directa o por interpósita persona– es larga. Extorsiones, chantajes, recaudaciones clandestinas: ahí están René Bejarano, Eva Cadena, Julito Scherer, Pío López Obrador… pedigüeños todos para beneficio del tabasqueño o de su movimiento “el más grande del mundo”. Como circo vale calificarlo así.
Con todo y todo, él continúa ahí simulando que gobierna. Con su caudal de seguidores, indulgentes, no importan sus desatinos, su indiferencia ante los millones de desempleados. Seguro, pues, de su popularidad, bien cimentada ya en las dádivas clientelares, ya en la marmórea columna de los resentimientos. “Vamos bien”, no se cansa de reiterar su optimismo. Como para convencerse de que esos “otros datos” que están solo en su haber son ciertos, así la realidad, la sufrida por millones de mexicanos, documente oscuros días, los más oscuros de nuestra historia, dada no solo su malignidad, sino también su ineptitud descomunal.


TRAS LA VERDAD LUCRATIVO MOVIMIENTO A SEIS AÑOS DE LA MASACRE DE LOS 43 NORMALISTA

26 Sep 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Padres de familia, abogados, integrantes de la CIDH, Morena y Andrés Manuel López Obrador, han usufructuado política y económicamente la muerte de los 43 normalistas, de la Normal “Isidro Burgos” quienes fueron asesinados en el Municipio de Iguala, Guerrero, gobernado entonces por el recomendado del hoy Presidente de México, José Luis Abarca, perredistas que mutaron a Morena. Este último aun en prisión, así como su esposa. Normalistas que habían robado ese 26 de septiembre varias unidades de transporte, quienes en lugar de estudiar se trasladaban a la Ciudad de México, para participar en el movimiento de conmemoración del 2 de octubre. Por sus desmanes fueron confundidos con un grupo rival a “Guerreros Unidos”, causa por la que fueron atacados, asesinados y quemados. No ha faltado quien asegure que transportaban droga en una de las unidades, lo que causó el verdadero conflicto.

López Obrador y su equipo han pretendido borrar la “verdad histórica”, como se dice en materia de Derecho Penal, para crear una nueva historia que satisfaga a los vividores de la tragedia, empezando por el activista, extremista y abogado Vidulfo Rosales, que los representa. Vivos no los podrán encontrar, como es el absurdo reclamo, hay claras pruebas, no solo presunciones, del homicidio colectivo de que fueron objeto los 43. Entonces culpaban al personal del Ejército Mexicano, como uno de los probables autores de la masacre, exigían entrar a todos las Zonas Militares del país para buscar a los “desaparecidos”. Curiosamente con este gobierno cesó la exigencia. Las muertes han sido politizadas por los activistas de la izquierda. Y la inútil de Rosario Ibarra asegura que se mantendrá “en pie de lucha” por el caso de Ayotzinapa.

Tres pequeños restos de huesos humanos han sido analizados en la Universidad de Inssbruk, Austria, llevaron a la conclusión de haber pertenecido a tres de los estudiantes de la normal de Ayotzinapa y ni así aceptan que la muerte, los quieren vivos y de regreso. Milagros no es posible. Así que solo es lucro político y económico. El último análisis que realizó la Universidad (en este gobierno), confirmó la tercera muerte, pero los padres se resisten a la verdad ¡Eso se llama terquedad!

López creó su “comisión de la verdad”, para destruir lo que se hizo en el sexenio pasado y ellos, con Alejandro Encinas al frente, se confirma la politización del asunto. Encinas advirtió hace varios meses que él ya sabía dónde estaban los cuerpos y hasta ahora nada. El Presidente ha recibido tres veces en este año a los padres de los asesinados; gran diferencia con los padres de los niños con cáncer, a estos sistemáticamente los ha rechazado. También crearon una “Fiscalía Especial” para el caso; lo insólito, Encinas encabeza las investigaciones del grupo; la persecución de los delitos de homicidio tumultuario, en manos del Poder Ejecutivo y no de la Fiscalía General de la República. Otro dato más que confirma la politización del asunto.

Todo el fin de semana han tenido acciones de protesta los padres de los normalistas asesinados en la Ciudad de México, y el grupo de choque que los acompaña; este sábado 26 tendrán otra manifestación frente a Palacio Nacional. Tan mal están los “reclamantes de justicia”, que fueron al Palacio Legislativo del Estado d Guerrero, a causar destrozos, a quemar el inmueble. Nada les pasa a esos delincuentes; la tolerancia en el exceso.

El gobierno de López Obrador, como todo movimiento político en contra de sus antecesores, enfoca su atención para detener a exfuncionarios para procesarlos por las fallas procesales y posibles violaciones de derechos humanos en agravio de muchos de los delincuentes detenidos (más de 130), muchos han sido liberados, a pesar de ser confesos. Ya hay órdenes de aprehensión en contra de exservidores públicos ¿De los avances en encontrar a otros presuntos responsables de los homicidios? Eso parece ya no importar. Tomás Zerón y varios de su equipo ahora son el objetivo político de Andrés Manuel, para ingresarlos a la cárcel, exhibirlos y procesarles.

No les preocupa quienes fueron en realidad los responsables de la masacre, su interés está en desprestigiar a los “neoliberales” del grupo de Peña Nieto. Dicen haber encontrado los restos del último de los asesinados, en lugar distinto al basurero de Cocula, a 800 metros de distancia; hasta ahí los enormes avances de dos largos años. El padre Alejandro Solalinde, de pronto se quedó mudo, cuando anteriormente fue un activista de desprestigio la causa. Tramposamente no aclaran que, desde entonces se dijo que solo unos cuerpos (aproximadamente 17) habían sido incinerados en el basurero, no todos, de ahí que hayan encontrado más restos en otro lugar ¡Están muertos los 43!

Para López Obrador, la mediatización es lo más importante. No dejar morir el movimiento. De ahí que Andrés López ha recibido en este año hasta en tres ocasiones a los activistas, con agrado, para informarles de los avances y los padres felices con el Presidente, además lo acompañan otros altos funcionarios como Olga Sánchez, por ello siempre salen contentos, se reúnen con su aliado político. Eso sí, exigen celeridad al Poder Judicial y a la Fiscalía. Pero ya no causan problemas al gobierno federal, por eso se fueron a Guerrero, donde no hay autoridades responsables de la investigación, allá sí causaron destrozos. Obvio la colusión es evidente entre gobierno federal con los agitadores del movimiento.

Este es uno de varios asuntos que aprovecha el Presidente de la República, para manipular la agenda mediática; Andrés López es profesional, genera mentiras, crea tendencias procurando que sus seguidores se olviden de los serios y verdaderos problemas que está causando su nefasto gobierno, ineficiente y corrupto. Enumero una pequeña lista de los conflictos que ha causado López Obrador, vaya que logra distraer cual bufón de circo. Resulta preocupante que aumenten los problemas de corrupción en el gobierno y no haya proceso alguno en contra de los corruptos, como en el Instituto para robarse lo robado; el conflicto con el gobierno de Chihuahua, el gobernador Corrales le dijo que con él se topó con pared; los despidos en la Comisión Nacional del Agua por supuesta corrupción, hizo limpia (entre ellos se llevó a la queretana Celia Maya, morenista fiel a López, no le valió y la despidió); el nulo crecimiento económico; los 75 mil 844 muertos por la pandemia que ya es una tragedia mundial, más 720 mil, 858 contagiados (cifras oficiales que distan de la verdad); los bloqueos de las vías de ferrocarril sin consecuencias; el cheque de los 2 mil millones de pesos que le dio Gertz Manero a López y no ha tenido destino; la fraudulenta rifa.

Por eso López inventa ser el Presidente más criticado de la historia por los medios de comunicación y columnistas, cuando es otra más de sus absurdas, aberrantes farsas mediáticas para distraer de los temas fundamentales. Conclusión. Andrés Manuel López Obrador, es si mismo es una farsa. En tanto este día se volverán a manifestar de la CDMX los farsantes de “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”.


ACTAS DE RESISTENCIA CIUDADANA PERSONAL DEMOCRÁTICA. La cloaca del poder.

25 Sep 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Tal vez lo mejor y lo peor del gobierno de AMLO es haber destapado la cloaca del poder de sexenios. Poner el acento en el intestino grueso del poder. ¿Ha destapado la cloaca para limpiarla y cambiarla en lo posible, y castigar a quién resulte responsable? ¿Se está desmontando el aparato de la corrupción y la impunidad, al tiempo que se ponen las bases de la transparencia, la vigilancia y el castigo legal? ¿O desde los tiempos del candidato y ahora del presidente se usa sobre todo políticamente para mantener y azuzar a sus bases? Tengo mis serias dudas. La tenebra y las oscuras intenciones, los resultados reales inciertos, persisten en el mandato del nuevo poder. Malas formas y dudosos fondos.

–Una maquinaria-burocrática-presidencial corrupta de décadas no se desmonta y cambia en dos años, ni en tres ni en seis.
–Precisamente por eso, ¿no habría que ser más humilde, hablar menos y hacer lo más posible?
–No. Esa es su lucha política, verbal, ideológica y moral.
–¿Por la boca muere el Peje y Morena es su Frankenstein?
–Ya lo ha dicho por ahí: su herencia será más espiritual que material.
–Pucha. Como en futbol, ¿otra derrota gloriosa aunque haya ganado?

AMLO está desatando la lucha de clases entre mexicanos.
Y las posibles consecuencias las pagaremos todos.
No veo buen fin.
La lucha de clases desde un poder y mandato democrático, no revolucionario.
¿No es un abuso de poder y un engaño a una sociedad mayoritaria de más de 30 millones de votantes a su favor? Hoy somos 130 millones de mexicanos.
La lucha de clases en una sociedad predominantemente urbana y en que las ideologías y creencias a favor y en contra del mandato de AMLO están revueltas abajo, en medio y arriba.
La sociedad no es pura y geométrica con los buenos abajo en los pueblos y en los activistas y golpeadores de las redes sociales, y los traidores arriba entre los ricos y el gran capital. ¿Y en medio? ¿Tú, yo y los otros?

El poder y los ciudadanos, los políticos en el poder y los intelectuales en los medios.
¿Quién tiene hoy el poder político en México? ¿Podemos mentarle la madre a Peña, Calderón, Fox, Zedillo, Salinas, reírnos y hacerles memes… pero cuestionar y criticar democráticamente a Andrés Manuel López Obrador es alta traición? ¿AMLO es un ídolo sagrado intocable?
¿Dicen que es tiempo de definiciones?
Bien, este ciudadano palabrero declara:
–Yo soy un hijo de la chingada: Paz-Krauze-JEP-la literatura universal-el capitalismo-los españoles de la Colonia y de la Conquista-las culturas prehispánicas… Un mestizo sincrético, ni guadalupano ni revolucionario, un hijo de la chingada: ciudadano palabrero ambulante prángana democrático crítico dubitativo falible y fraterno… y otras vainas.
–¿Y AMLO de quién es hijo?
–¿Y ustedes los otros nosotros son hijos de AMLO, Morena y el pueblo?
–Naturalmente el pasado nos condiciona pero no necesariamente nos determina. El hombre da sorpresas y el mundo es un misterio.

Escribo a la intemperie. Sin red de protección.

El patriarca del sexenio y sus tribus sociales. ¿Así nacen los monstruos políticos? La libertad de crítica se mide por la crítica pública al poder, y su tolerancia, no adulando o perdonando las gracejadas del poderoso.


EL JICOTE LA CONSULTA POSIBLES ESCENARIOS

24 Sep 20 | dialogoqro | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Edmundo González Llaca
Como diría la canción de la Boa: el Presidente lo sabe, lo sabe; su director jurídico, también lo sabe, lo sabe; bueno, hasta un estudiante de secundaria que haya cursado civismo, por supuesto que lo sabe, lo sabe. La iniciativa presidencial de realizar una consulta popular para juzgar a varios ex presidentes de México, es una aberración jurídica. El juramento que hizo López Obrador cuando tomó posesión como Presidente, de que respetaría la Constitución, lo ha pisoteado con su capricho delirante.
La iniciativa presidencial no solamente viola el marco jurídico nacional, sino que también es de una ineptitud escalofriante en la metodología científica de las encuestas. La pregunta es larguísima y confusa, dice; “¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimiento aplicables, investiguen, y en su caso sancionen, la presunta comisión de delitos por parte de los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto antes, durante y después de sus respectivas gestiones?”. Es difícil imaginar tal grado de barbarie jurídica. Si hay un derecho que demanda precisión, es el derecho penal, no existen delitos como concepto genérico, todas las violaciones a la ley deben estar perfectamente descritas y tipificadas. No conforme con esta salvajada, aglutina a los ventaneados, como si estuviera llenando un bote de tamales, metió a los cinco ex presidentes. En el colmo de la demencial revancha, afirma que se les debe investigar y sancionar por delitos cometidos: “Antes, durante y después de sus respectivas gestiones”. Sólo le faltó agregar que se les investigaría y sancionaría por sus posibles malos pensamientos, antes, durante y después de sus respectivas gestiones.
No pude evitar recordar un chiste que circulaba en el 68 e ilustraba la violencia automática de los granaderos contra los jóvenes. Un batallón se encuentra con un grupo de jóvenes, sin más, los golpean. Los estudiantes protestan: “¿Por qué nos pegan?”. El granadero responde: “Por traer armas prohibidas”. Los catean y están totalmente desarmados. Un granadero encuentra que traen dinero y los vuelven a macanear. Los jóvenes protestan: “¿Por qué nos pegan si no traemos armas?”. El granadero responde: “Porque los cachamos, este dinero lo iban a utilizar para comprar armas”.
Un antiguo compañero de lucha del Presidente, el senador Dante Delgado, resume la crítica a la estrategia, afirma: “Someter la aplicación de la ley a consulta pública es un acto de injusticia, perversión y manipulación”. Traduzcamos los calificativos en posibles escenarios: si la Corte acepta que se realice la consulta, dará la espalda a la opinión unánime de los constitucionalistas y su función como órgano de contención del Presidente se habrá lastimosamente perdido, junto con ella la división de poderes; si la Corte niega la convocatoria, servirá de argumento a López Obrador para defender su propósito de juzgar a los ex presidentes y solicitar el voto para mantener la mayoría de diputados. Es triste observar un Presidente zacatón, que no cumple con su responsabilidad de impulsar a la fiscalía para que cumpla la ley; es igualmente triste un Presidente que pone en juego a instituciones como la Corte, que tanto trabajo le han costado al país, con tal de ganar las próximas elecciones. No se vale Presidente.


TRAS LA VERDAD TODOS LOS PLANTONES DE LÓPEZ OBRADRO FUERON PARA EXTERSIONAR

22 Sep 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Una característica de los movimientos que encabezó Andrés Manuel López Obrador, fueron la violencia y la extorsión, siempre obtuvo beneficios económicos después de generar enormes problemas sociales y económicos en las zonas que escogía para montar sus “tianguis” de destrucción. Quién no recuerda el enorme perjuicio que ocasionó a cientos de comerciantes en la Avenida Reforma, del entonces Distrito Federal. Nada le importó, se retiró una vez que consiguió sus avisos intereses, siempre justificando que el dinero que le daba el gobierno federal era para apoyar a los “pobres”. Felipe Calderón respetó, en exceso su derecho a manifestarse. Fox no lo metió a la cárcel y el timorato de Peña le heredó la presidencia. Incluso le permitieron la farsa de ocupar la plancha del Zócalo, para “protestar” caricaturescamente como “presidente legítimo” de México. Nadie lo molestó, gozó y abusó del la tolerancia de las autoridades, cuando bien pudo ir a la cárcel.

Años después, ahora que López Obrador se ostenta como Presidente de la República, un grupo social conocido como FRENA, que pretendió “hacer un plantón”, frente a la Palacio Nacional, en el Zócalo, el presidente Andrés Manuel López Obrador, agredió a los pacíficos ciudadanos utilizando a la policía, de manera por demás cínica les “robaron” tiendas de campaña para que no se asentaran, además de impedirles el paso para llegar a su meta; ni a los grupos más agresivos, belicosos les han dado ese trato, a esos les han permitido llegar a las puertas de Palacio y quemarlas, sin consecuencia alguna.

FRENA es enemigo político de López, los delincuentes son sus aliados, las pruebas lo demuestran. Alguien debió advertirle a López que detuviera la agresión en contra de los pacíficos manifestantes que reclaman lo mismo que millones de mexicanos que no asisten al plantón: “la renuncia de López Obrador a la Presidencia de la República”; de pronto cesaron las hostilidades. Claro, no los dejaron llegar al Zócalo.

La estrategia cambió, expresamente mandaron a un grupo de morenistas belicosos a ofender, agredir y provocar a los manifestantes que no cayeron en la trampa de responder de la misma manera, esperaban una reacción agresiva para castigarlos y se quedaron con las ganas. Por lo cual tuvieron que retirarse y el plantón de miles se instaló en la Avenida Juárez, esperando la oportunidad de llegar al Zócalo. López, sin embargo, con su característico cinismo dijo garantizar la seguridad de los manifestantes del Frente Nacional Anti-AMLO.

Seguiría el discurso con sorna: “Ellos deben de saber que tienen todas las garantías para manifestarse, que no van a ser molestados, que se van a poder quedar ahí en sus casas de campaña como nosotros lo hicimos. Ojalá que se queden un tiempo suficiente, que no sea nada más efímero unos cuantos días”. Luego el tirano se dijo “contento” por las manifestaciones en su contra, las cuales atribuyó a sus “adversarios conservadores” que (las calumnias no podían faltar) estaban acostumbrados a “vivir al amparo del poder público”. “Si no protestaran los conservadores me sentiría hasta frustrado, diría no estamos haciendo nada, no hay ningún cambio”.

Mientras el grupo de manifestante pide la renuncia del Presidente por los latrocinios que ha ocasionado; López, en su momento, extorsionaba con millones de pesos para cesar sus plantones. Dos visiones de país e intenciones diametralmente distintas. Aquel incluso llegó a incendiar pozos petroleros, nunca nada le pasó, le toleraron hasta alcanzar su aberrante sueño de ser Presidente, para destruir al país en un par de años. Esa es la verdadera profesión de Andrés Manuel López, el caos, la destrucción, la anarquía. Ahora acumuló el robo a la Nación.

Benevolente el intolerante, aseguró que se darán las garantías a los inconformes con su gestión y reiteró que se protegerá a los manifestantes para que puedan permanecer en sus casas de campaña sin que sean molestados. Claro, nunca reconoció que primero fueron hostigados por la policía de la señora Sheibaum, para luego intentar ser violentados por sus agresivos seguidores (perros guardianes), quienes solo repiten en pequeñas frases exactamente lo mismo que les enseño López Obrador: “no quieren perder sus privilegios”, entre otras consignas. El sátrapa y sarcástico del Presidente, comentó que no es una invitación para que vayan a acampar al zócalo; la sorna no terminaba, al expresar que los integrantes de FRENA no hayan protestado el sábado dentro de sus carros como había ocurrido en semanas pasadas. Andrés López, más parece un bufón que un mandatario. Lástima de Presidente.

Como no tiene otras cosas más importantes que hacer, pierde el tiempo en sus “ofensivas y agresivas conferencias” que duran más de 2 horas y media, López también diría: “Ahora que ya tomaron la decisión de bajarse de los carros y protestar y acampar, que se queden ahí, además que se queden todos, también los dirigentes a dormir ahí en las casas de campaña, que no se vayan a ir a los hoteles en la noche y que dejen nada más a la gente ahí durmiendo”. Total, que el agitador profesional también quiere dirigir las estrategias del plantón.

Uno de los coordinadores de FRENA, Jesús Rodríguez, mencionó que todos sus movimientos pacíficos tienen la pretensión de hacer conciencia entre los mexicanos responsables y sumarse en favor de la petición de millones de mexicanos, que López Obrador dimita a la presidencia, que renuncie. Pregunta ¿Por qué razones? Por los desastrosos resultados de su gobierno, hasta hoy son nefastos en estos dos años.

El marrullero y mañoso Presidente aprovecharía para decir: “Es un movimiento pacífico, civil que no va a hacer un golpe de Estado. Entonces hay un procedimiento establecido que nosotros creamos y que no existía antes. El de la revocación de mandato”. Proponiendo que se lleve a cabo el día de las elecciones del 2021. Burro, pero no tonto.

El movimiento social pacífico de FRENA, como nunca los realizó López Obrador, es digno de admirar. No debe menospreciarse. Son millones de mexicanos que reclaman exactamente lo mismo, la dimisión voluntaria y pacífica de Andrés Manuel López, dados los resultados desastrosos que hasta hoy ha dado su gobierno. Los malos ejemplos están a la vista y no hay cambio de rumbo: incremento de la delincuencia, quiebre de la economía, fuga de capitales, miles de homicidios, miles de muertos por la pésima estrategia para contener los efectos de la pandemia, destrucción del sector salud, falta de medicamentos, despidos masivos de trabajadores, división y confrontación social, etcétera.

Razones más que suficientes para que renuncie López. Sin embargo, creo que la realidad será diferente, aquel que cometió toda clase de tropelías y delitos para llegar a la Presidencia, no estará dispuesto a renunciar fácilmente. Las acciones de presión pacífica deberán aumentar y castigar a Morena en las elecciones del 2021; ni entre ellos se aguantan. La corrupción pronto les ganó. El socialismo solo iguala la pobreza. Ese es el propósito de López, que todos sean pobres para que no aspiren a mejores estadios de vida. Los mexicanos no están hechos para el deterioro de su progreso, la lucha constante por medio del trabajo es para salir avantes, no para el retroceso social y económico.


EL JICOTE RIFA Y CONSULTA PARA RIPLEY

22 Sep 20 | dialogoqro | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Edmundo González Llaca
“Cuando despertó el dinosaurio seguía allí”, pues a los mexicanos nos pasó lo mismo que con la fábula de Monterroso. Después de la venta de boletos para el avión, toda una pesadilla para burócratas, empresarios, miembros de Morena, simpatizantes del Presidente y legisladores. Bueno, pues cuando todos despertamos, el avión seguía allí. A la pérdida de tiempo del Presidente en el asunto, al que concedió una prioridad superior a la pandemia y al pésimo negocio de la rifa, se sumó la burla de la prensa internacional. Y al final, el avión sigue allí, deteriorándose, devaluándose; despilfarrándose el dinero del pueblo.
Concluido el circo del avión, ahora López Obrador se saca de la chistera la convocatoria de una consulta para juzgar a varios ex presidentes. En forma unánime especialistas, hasta simples estudiantes de Derecho, han afirmado que la convocatoria es absolutamente inconstitucional. Obviamente el Presidente lo sabe, lo sabe muy bien. Durante la campaña presidencial, Ricardo Anaya se comprometió que, de llegar a la presidencia, sometería a juicio a Calderón y a Peña Nieto. Para avalar su intención afirmaba: “El que la haya hecho, la tiene que pagar. Ni perdón ni olvido, sean del partido que sean. Este principio aplica a todos sin distingo, sin importar la jerarquía del cargo público”.
López Obrador de inmediato lo acusó de demagogo y desafió al entonces candidato Anaya a explicar cómo metería a la cárcel a Peña Nieto y a Calderón. Dijo: “Anaya quiere sacar raja con lo de los ex presidentes. Pero es una cosa risible. No se puede atropellar la legalidad. Que explique qué tipo de denuncias, ¿Qué delitos? ¿En qué instancias? Yo quisiera que explicara ¿cómo va a meter a la cárcel a Peña? ¿De qué lo acusa? Si es por corrupción ¿En dónde lo va a acusar y qué procede? Que de una vez vaya a la Procuraduría o a donde corresponda y presente la denuncia. Y “¿Cuál es el delito por el que va a perseguir a Calderón? Y ya que se siga de una vez con Fox, Zedillo y Salinas”.
López Obrador conoce perfectamente la vía para juzgar a los ex presidentes, y ahora es él quien quiere sacar raja. En una estrategia muy barata, pretende organizar una polvareda para tapar sus incongruencias y metidas de pata. Insiste en: “No somos iguales”. No, claro que no, es como el Dr. Simi, lo mismo, pero más chafa. Como extorsionadores para obtener fondos para su causa son más barateros; como intolerantes son más intolerantes, Como represor es más represor, a él se le permitió obstruir Reforma por 48 días, ahora a los manifestantes no se les permitió ni llegar al Zócalo. Por supuesto que no es igual, nunca un Presidente se ha peleado, al mismo tiempo, con la prensa, las feministas, los empresarios y 650 intelectuales. Por supuesto que no es igual, ha polarizado al país como ningún otro Presidente, tal parece que su misión no es procesar las divergencias sino hacerlas más grandes. Ha despertado al México bronco. Con la rifa del avión y la consulta, López Obrador probará que no es igual a los otros ex presidentes, tendrá un capítulo aparte en la conocida sección internacional; “Aunque Usted, no lo crea”. Y es que en realidad es difícil, muy difícil, encontrar tal grado de ignorancia, torpeza e insensibilidad.


El luto

21 Sep 20 | Augusto Isla | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Los confines del cementerio de mi patria se extienden trágicamente: más de 35 mil desaparecidos, más de 70 mil defunciones por la pandemia. Vivimos en el asombro por una barbarie desenfrenada y un tratamiento confuso de la agresividad pandémica frente a la cual el mandamás tabasqueño pasea por todo el territorio como si no tuviese responsabilidad alguna. Y al parecer solo lo retiene en Palacio la cotidiana ‘ilusión’ neurótica de denostar a sus adversarios con la sonrisa sarcástica de un adolescente maléfico, tal si fuese la principal encomienda de sus mandantes. Y, claro, la de traer a la memoria, en este septiembre, la gesta de nuestros padres: una forma de subordinar el pasado al presente. Aunque no es el momento para rendir ese culto, él se empeña en sacralizarla –la memoria, digo– que es un modo de esterilizarla. ¿Para qué sirve y con qué fin asomarse al balcón, con esos ‘vivas’ ante tantas muertes? Todo un contrasentido.
En este septiembre de 2020, el duelo debería ocupar el lugar de la fiesta. Y el recorrido emocional cuando algo se ha perdido, es decir, el duelo, debería hacer una pausa en la algarabía de los antojitos. En vez del grito, el silencio; en vez de la agitación de la bandera, el crespón de luto; en vez de la pirotecnia multicolor, la vestimenta negra que se confunda con la oscuridad de la noche. No cabe ahora adorno alguno. Solo el luto institucional. Como un castigo a la estupidez del cacique, el ‘espectáculo’ de un Zócalo vacío reemplaza a la multitud que le rinde pleitesía al de Macuspana. El señor con la banda presidencial y su esposa en ‘traje de gala’ supuestamente elegante, solos frente a la nada agravian a las víctimas de los caídos. Ese ‘nosotros’ ha perdido significación. La patria ya no es patria. “Sepa la bola” que será, diría un amigo sustrayendo una expresión que nos evoca una infancia dichosa.
Ajena al dolor, ‘la esperanza de México’ se convierte súbitamente, en insensibilidad, en torpe inercia. Como si fuésemos ya un pozo seco para el llanto, una lágrima que se avergüenza de sí misma. “Las lágrimas son la sangre del alma”, decía Agustín de Hipona.
* * *
Un abrazo virtual para el personal de la salud. Y muchos más para todos aquellos que ignoran la suerte de sus desaparecidos.


TRAS LA VERDAD SIGUEN LAS TRAPACERÍAS DE LÓPEZ OBRADOR

21 Sep 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Peligrosa la demencia que caracteriza al Presidente de la República, por su capacidad de engaño y maldad. Después del evidente fracaso que resultó la rifa de 2 mil millones de pesos, esperando obtener una utilidad de mil millones de pesos que el pueblo aportaría gustoso, el sonriente Presidente echó las campanas al vuelo su fracaso, convirtiéndolo (como siempre) en un supuesto triunfo por medio de palabras mañaneras. Los números y los hechos lo desmientes de sobra. Además, la rifa tiene un enorme tufo a fraude, salvo para aquellos escasos particulares que sí obtendrán su premio; resulta que, proporcionalmente el mismo gobierno federal o sea López Obrador, se quedó con la mayoría de los boletos premiados. Aseguró uno de los compradores que estadística y probabilísticamente eso era imposible, de 6 millones de boletos, la mayoría de los premios en manos del propio gobierno.

Curiosamente de los 500 millones de pesos que, según López Obrador, compró a la Lotería Nacional, muchos de los boletos salieron premiados. Además, 24 de los “cachitos” premiados no fueron comprados ¡ah! pero el Presidente ofreció que esos dineros (480 millón de pesos) serían para el Insabi. Curiosamente casi los 500 millones que compró en boletos. Pero ¿Cuál dinero? De tal suerte que 8 premios fueron para escuelas de gobierno, otros 13 premios más para hospitales del mismo gobierno, más 24 para el Insabi y, según el Director de la Lotería nacional, 16 premios para ellos. Así que 61 boletos premiados para el propio organizador de la rifa ¿Fraude o suerte? ¡Fraude!

¿Qué probabilidades existen de obtener tantos boletos premiados en un mundo de 6 millones de posibilidades? ¡61 premiados! No cabe duda que estamos en presencia de un mega fraude, la idea era no entregar la totalidad de los 2 mil millones de pesos a los ganadores de los premios y cínicamente lo hizo, lo logró López Obrador ¡Ah suerte de Presidente! Se quedó con mil 220 millones de pesos en premios. Dinero virtual, por supuesto; pero al fin premios, ya que no pudo vender la totalidad de los boletos a pesar del supuesto apoyo del pueblo hacia su persona.

Dado el cinismo sin cortapisa del Presidente, adelanta que hará más rifas, el éxito lo persigue. Adormila a sus seguidores. La Lotería Nacional lleva realizando sorteos desde el 19 de septiembre de 1770, según los antecedentes. La Lotería Nacional, es la institución responsable del gobierno federal encargada de realizar juegos y sorteos para la asistencia pública; sí, para la asistencia pública, hecho que seguramente desconocen sus fanáticos seguidores, mientras que López les hace creer que él es un hombre noble que ayudó al sector salud, a los enfermos ¿Qué encontrará la Entidad Superior de Fiscalización, cuando meta mano en el mega fraude de la engañosa rifa? Conste que he insistido infinidad de ocasiones en pasadas Columnas, los 1500 millones de pesos que aportaron inicialmente los empresarios para la compra de boletos ¿Dónde está ese dinero? Y aún hay más.

Otra de las trapacerías del Presidente de la República, fue lo ordenado para que persigan penalmente a las cabezas visibles del movimiento de la presa la Boquilla. Fulminantemente pidió se instigue y castigue a quienes dañaron instalaciones de la CFE, de esa presa. Como jauría, de inmediato la UIF, “congeló” cuentas bancarias a tres de los visibles. Falta ver en contra de quiénes enderezan las persecuciones penales ¿Por qué no hace lo mismo cuando normalistas obstruyen las vías del ferrocarril y ocasionan millonarias pérdidas a empresarios? Ahora mismo han bloqueado vías en el Estado de Michoacán y el gobierno de López Obrador, se cruza de brazos, el omiso no hace nada; bueno, sí hace, cede y concede lo que pide el puñado de delincuentes. Su rasero para denunciar a presuntos delincuentes es totalmente distinto. Es tan diferente su medida y perverso juicio personal, que sí hubo justicia para Ovidio Guzmán, sobre quien pesa orden de aprehensión y es reclamado por autoridades judiciales norteamericanas; por orden del mismo Presidente lo liberaron. Para un delincuente, el perdón, para quienes defienden su patrimonio: cárcel. Presidente mañoso, perverso y vengativo, enfermo mental que no gobierna, prefiere organizar rifas. Por cierto, una de las cuentas “congeladas” por la UIF, solo tenía en su haber 26 mil pesos ¿Pensaron que encontrarían millones de pesos? ¡López Obrador, es una vergüenza!


EL JICOTE LA MAÑANERA DEL PRIMERO DE SEPTIEMBRE IV y último ¡Puf!

17 Sep 20 | dialogoqro | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Edmundo González Llaca

“¡Ya chole! Aunque tus críticas estén sustentadas, pero ya deja de escribir sobre el Presidente”. Me dicen quienes consultan esta columna. Están aburridos y confieso que yo también. Además, tengo miedo, diría yo, terror, miembros de la 4T están solicitando que a los críticos nos apliquen una modalidad del artículo 33 y que nos salgamos del país. Francamente mi pasión por el México profundo es muy profunda, no soportaría vivir más de un mes en el extranjero sin comer enchiladas queretanas. Creo que moriría.
Entonces, ¿por qué mantengo una postura crítica? Por las siguientes razones: el Presidente conduce la agenda política y nos trae en una montaña rusa, todos los días hace una declaración o realiza una acción; todo controversial. No estamos en un tema cuando ya brincó a otro. El Presidente apuesta a que no se profundice sobre aspectos de la vida nacional, ni se forme una corriente de opinión que lo presione y lo obligue a dialogar o, en su caso, juega a que se olvide el asunto. Algo que, por supuesto no lo podemos permitir. Bien dice Milan Kundera; “La lucha contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido”.
El Presidente inició su texto del primero de Septiembre en lo que, sin duda, fue el gran estímulo para que los ciudadanos le otorgaran masivamente su voto: la lucha contra la corrupción. La estrategia era todo un éxito y la cereza en el pastel fue la extradición de Emilio Lozoya. El Presidente se regodeaba divulgando las denuncias a altos funcionarios, inclusivo sacaba sus fotografías, sólo faltó que cada imagen la exhibiera una curvilínea y escasamente vestida joven, de las que anuncian los rounds en el box. Se quejaba que los medios no le estaban dando la suficiente cobertura, pero anunciaba nuevas revelaciones. El escándalo se elevaba, pero de pronto la pasta y el royal se desplomaron, aparecieron imágenes de su hermano Pío recibiendo subrepticiamente dinero. La defensa del Presidente fue peor, no es corrupción, son “aportaciones”. Por cierto, propongo que Pío compre los boletos que no se vendieron de la rifa del avión. En la media de que hay posibilidades de que existan más videos el Presidente ha quedado mudo respecto a Lozoya, no es para menos, su bandera de la lucha contra la corrupción tiene un inmenso agujero. Es un proyecto digamos “sastre”, se persigue a los corruptos a la medida de sus revanchas políticas. Cíclicamente aparecen nuevas acusaciones contra su familia política involucrada en desfalcos. A la encuesta de que si se juzga a los ex presidentes propongo que se agregue otra pregunta: “¿Está de acuerdo que se investigue a los familiares del Presidente en turno por la comisión de presuntos delitos?” A ver quién cierra la puerta.
Después de la lectura del Informe los reporteros de la fuente presidencial afirmaron: “No hubo nota”. Estoy en descuerdo con ellos, sí la hubo y trágica. El Presidente afirmó:“Hay, algunos críticos que piden que se gobierne en sentido distinto, que prescindamos de nuestro ideario y de nuestro proyecto… Y eso no va a ocurrir”. La economía, la salud y la seguridad son eriales. El país se derrumba y el Presidente afirma que seguirá más de lo mismo. Diría mi abuelita; “Dios nos agarre confesados”.