EL JICOTE “SUGERENCIAS AL PRESIDENTE” III

24 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »


Si bien el Presidente de la República ha logrado construir su legitimidad sobre la base de su palabra, después de hablar intensamente durante más de un año el discurso presidencial empieza a mostrar grietas que lo hacen cada día menos creíble y menos convincente. Esta tercera respetuosa sugerencia al Presidente está enfocada a enumerar los temas a los que creo que el Presidente ya no puede regresar a ellos.
1.- “Tengo otros datos”. “Tengo otra información”. Así de fácil desmiente a las instituciones especialistas nacionales, y organismos públicos y privados internacionales. Estas frases ya se repiten en tono de chunga. Olvídelas.
2.- “La mafia del poder”. Ya no es posible atribuirle las deficiencias de la administración pública al pasado. Señor Presidente, Usted ya es el poder. Ha repetido: “Me dejaron un cochinero”. No lo dudo, pero ya tiene un año gobernando y ha tenido un muy buen tiempo para limpiar el tiradero.
3.- “Vamos bien, re que te bien”; “La gente está feliz, muy feliz”. Son frases obsoletas y absurdas, en el año más violento de la historia del país, ante 34 mil 743 asesinatos; con una extorsión que ha aumentado el 30%; los feminicidios en 10.31%; las víctimas de secuestro 3.53%, su optimismo suena a humor negro.
4.- Señor Presidente, evite las machincuepas, le recordamos que la palabra machincuepa viene del náhuatl mayontzinxuepa que significa rodar como calabaza. Durante su campaña y ya como Presidente, se comprometió a un aumento del crecimiento económico del 4% anual, como no crecimos ni al uno por ciento, entonces vino la vuelta de la calabaza. Ahora el Presidente sostiene que lo importante, no es el crecimiento sino el desarrollo.
5.- Ya no busque pleitos internacionales. Ya tiene la experiencia de que a nada condujeron sus requerimientos de perdón a España y al Vaticano. Sólo provocó la burla y la indiferencia. Su fascinación por la controversia y su imaginación para buscar villanos son inagotables. No se puede andar por la vida pública con el cuchillo entre los dientes.
6.- No banalice los dramas, no recurra al simplismo en las soluciones. Después de lo de Culiacán o la terrible tragedia de la familia Le Barón, afirmar; que su política es de “abrazos no balazos”; convocar el rechazo a la delincuencia con: “fúchila”, “guácatela”; conminar a los narcos a que dejen las filas del crimen para que no hagan enojar a sus mamacitas, es algo demencial.
7.- Evite Señor Presidente mezclar la religión con la política. Las citas bíblicas que rescata conducen, no curiosamente, sino inevitablemente, a un liderazgo redentor, donde Usted es la versión tabasqueña del Nazareno. Su vocación de predicador es la antítesis de su héroe elegido: Benito Juárez. Señor Presidente, respetuosamente, pero utilizar la religión como un elemento legitimador, representa una aberración contra el Estado laico por lo que tanto ha luchado el país. Ya no le mueva.


TRAS LA VERDAD “AMLO TODO CONTROLA Y NO ES CULPABLE DE NADA”

23 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, siempre tiene su “puerquito” para responsabilizarlo de los problemas que competen al mismo Presidente. En campaña culpaba de todo a Enrique Peña Nieto, ahora López Obrador, no se responsabiliza de nada, solo acepta triunfos, no las derrotas, carece de la más mínima bondad o sencillez. Basta echar un vistazo en retrospectiva para confirmar la aseveración. Si no son los conservadores los que se oponen a sus programas, son los empresarios corruptos o el hampa del periodismo; siempre hay culpables de sus vicios, fracasos o errores, no asume la responsabilidad de su investidura; resultó bueno para acusar y gasta miles de millones de pesos, pero no para asumir los equívocos que con dañada intención provoca.

En esta ocasión, después de haber negado rotundamente la falta o inexistencia de medicamentos para atender a los menores con cáncer, echó culpas a los padres de familia, los calificó de “mentirosos”; ante las evidencias de la inexistencia de medicamentos, los padres de familia decidieron optar por movilizaciones, hartos de las mentiras y acusaciones en su contra lanzadas por el mismo Presidente, optaron por tomar medidas de presión social y política, cerraron avenidas, bloquearon actividades del aeropuerto Internacional Benito Juárez, llevando a las movilizaciones a los menores como prueba fehaciente de la inexistencia (no insuficiencia) de las medicinas. Los padres de familia, para hacerse oír frente al Presidente, optaron por acudir este día, a Palacio Nacional para denunciar ante López Obrador, la falta de los insumos para combatir el cáncer de sus hijos; no fueron recibidos, las puertas cerradas, nadie los atendió. Los medios de comunicación, los del “hampa periodística”, hicieron eco de las denuncias de los familiares. Fue entonces que, como por arte de magia aparecieron las medicinas que no llegaban por una u otra razón. En la conferencia “mañanera” de hoy jueves, Andrés Manuel López Obrador, vencido ante las evidencias, lanzó la acusación en contra del Doctor Jaime Nieto Zermeño, Director del Hospital Infantil de México, haciéndolo responsable del desabasto de medicinas; incluso amenazó con una investigación e instruyó a su fiel Secretaria de la Función Pública, para que inicie investigación de inmediato, asegurando que el Director estaba coludido con los laboratorios con que hace negocios; luego suavizó, tamizó su furiosa acusación, clasificándola como “probable responsable” de obstaculizar el abasto de medicamentos para los niños con cáncer. Nieto Zermeño, inició funciones con el gobierno de la 4T, el mismo Jorge Alcocer, Secretario de Salud, le tomó protesta; el Doctor Nieto, denunció el año pasado el desabasto de medicinas a consecuencia de las medidas de austeridad impuestas por el Presidente de la República. Desde entonces estaba la denuncia, luego entonces es López el irresponsable. El descontrol que existe por la falta de medicinas, también lo imputa Andrés Manuel López, a los laboratorios que lo boicotean, aseguró. Total, que el origen del desabasto viene desde el año pasado y se origina por la falta de presupuesto, así fue denunciado oportunamente; pero el Presidente no acepta responsabilidad alguna, claro que no. Enfiló sus baterías en contra del Director Jaime Zermeño y los laboratorios, excluyendo su responsabilidad por los recortes intencionales al presupuesto en el sector salud, de ahí que los gobernadores panistas se resisten a firmar el convenio de adhesión al Insabi, no quiere transparentar 40 mil millones de pesos. El mismo Presidente de la República, ocasiona, genera el problema, lo elude culpando a terceros; como el desabasto de la gasolina, cuando ordenó cerrar las válvulas.

Andrés Manuel, tiene que encontrar al “puerquito” o “chivo expiatorio” para responsabilizarlo. Por eso ha instruido a la Secretaria de la Función Pública, para que investigue bajo consigna. Por lo pronto, el prestigio profesional de más de 40 años del Doctor Jaime Nieto Zermeño, López Obrador, lo ha demeritado, lo ha deteriorado, como es su costumbre hacerlo por medio del púlpito de la Presidencia, calumnia sin razón alguna, sin pruebas ¿Será por eso que ordenó bruscamente detener la iniciativa de reformas en el ámbito penal, dado que ahí vuelve a la vida el delito de calumnias y López Obrador calumnia todos los días sin razón alguna? Seguramente sería el primer procesado, aunque a Gertz Manero, Fiscal General, le temblarían las corvas. El Mismo Doctor ha tenido que salir en su propia defensa, sin tocar un pelo al Presidente, el lanzó la responsabilidad a los laboratorios, como causantes del desabasto, ya no recordó ni trajo a la memoria aquello de los recortes al presupuesto, ocasionaría la furia presidencial ¡Sería sano que investigaran al mismo López Obrador! En mayo pasado, el Presidente López, refería, en relación al desabasto (desde el año pasado) que “antes era peor el desabasto”, pero el “hampa del periodismo” no lo reportaba y ahora sí lo hacen como propaganda en su contra. Total nadie le da gusto al eterno inconforme del Presidente de la República. Para sanar sus propias heridas promueven juicios de responsabilidad en contra de todo aquel que no se pliega, aquel a quien puede culpar para evadir responsabilidades; a la fecha Irma Eréndira Sandoval, ha sancionado a 4 empresas distribuidoras de medicamentos y armado 60 expedientes acusatorios en los que han recaído sentencias sancionadoras. Así liberan de responsabilidad al Presidente de la República, acusan a terceros. El último caso de “juicio público” acusatorio y sancionador, es el del Doctor Jaime Nieto, quien “gustoso” (así lo expresó) esperará la injusta investigación. Me pregunto ¿Se atreverá el Doctor a inculpar al Presidente de la República, por desabasto de dinero? Seguramente que no. Una vez más y los que faltan, el Presidente de la República, evade la responsabilidad del problema que él mismo originó, se excusa acusando a terceros. Ya habrá tiempo para acusarlo posteriormente, es posible que esté generando delitos de “lesa humanidad”.

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “SUGERENCIAS AL PRESIDENTE” II

23 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Maquiavelo afirmaba que “gobernar es hacer creer”. López Obrador ha utilizado como principal instrumento para gobernar la palabra, ha hablado y hablado, todas las mañanas informa, orienta, responde: fija la agenda de los temas públicos. El problema es que, como afirmaba De Gaulle: “Los políticos que hablan mucho corren dos peligros: repetirse y contradecirse”. El Presidente se repite, se contradice y últimamente, pareciera que lo hace a propósito, da pauta para todo tipo de chacoteos. Lo que no ha intentado, porque no le gusta viajar, tener una imagen internacional, con lo del avión lo ha logrado: se ha convertido en un hazme reír mundial. Sus desvaríos risibles tienen calidad de exportación, desbordan nuestras fronteras Tiene una compulsión tan incontrolable por hablar que pareciera encerrar un problema psicológico de diván, como que tiene miedo a que algo o alguien, que no sea él, fije la agenda de la información y el debate; le arrebate la atención o el corazón del pueblo; que deje ser el sol, no Luis Miguel sino el astro rey, y que la opinión pública ya no gire a su alrededor. En el escenario político él debe ser el único actor; el tlatoani “el que habla”. Pero independientemente de mis muy chafas interpretaciones sicológicas, políticamente es muy claro, el cemento con el que López Obrador ha sostenido su gobierno es con la palabra. Como diría Ortega y Gasset: “Ese poco de aire estremecido que desde la confusa madrugada del génesis tiene poder de creación”, En el caso del Presidente no ha sido un “poco de aire estremecido”, sino un huracán que ya no utiliza para informar o tratar de llegar a la verdad sino para ocultarla en una maleza de ocurrencias, giros desenfadados, amenazantes y desordenados. Ha vaciado los conceptos y los ha pervertido. Después de más de un año ante los micrófonos ya no son posibles esos errores como cuando hizo equivalentes a los pobres con las mascotas; o como cuando se erigió especialista en sargazo. Nuestra segunda respetuosa sugerencia al Presidente República es, en forma inmediata, dosificar sus intervenciones, que piense en silencio antes de hablar; que la improvisación, que ahora es lo general, sea la excepción. Es necesario recuperar la fuerza, la profundidad, el matiz y lo trascendente de la palabra. Que recuerde la palabra “Paracharazein”, que era una palabra terrible, que angustiaba a los griegos. Literalmente significaba: “desgaste de la moneda”. Sin embargo, Eurípides prefería aplicarla a la pérdida de respetabilidad del lenguaje de los políticos, pues consideraba que esto último era más grave que cualquier empobrecimiento material. El discurso de López Obrador ya da muestras de graves signos de agotamiento, su moneda de comunicación empieza a provocar más burlas y carcajadas que persuasión y autoridad.


URGE UNA POLÍTICA PÚBLICA DE SALUD MENTAL.

21 Ene 20 | Gregorio Morales Avilés | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

Con sólo tomar en cuenta los casos de niños delincuentes aparecidos en la prensa, se advierte una desatención grave del cuidado de la niñez de parte de los padres y de algunas escuelas, pero también de las autoridades gubernamentales. Los niños y jóvenes son responsabilidad de toda la sociedad, lo que pase con uno de ellos afecta el presente y el futuro de la sociedad en que vivimos, ya sea abuso sexual, maltrato, o la inducción a la violencia. Ello explica la atención mediática al caso del niño de la escuela Cervantes de Torreón, Coahuila.
Un gran número de demandas expresadas en los medios y en las redes sociales, derivadas de este caso, se refiere específicamente a la necesidad de atender la salud mental de la población. Desde 2010, la Organización Mundial de la Salud, junto con la Organización Panamericana de la Salud, emitieron un informe, recogido en la Reunión de Panamá en ese año, sobre el “Marco de referencia para la implementación de la estrategia regional de salud mental”. De las diez áreas que recomienda el informe a los gobiernos de los países latinoamericanos y del Caribe, cuatro me parecen medulares: Prestar atención en la comunidad; Educar al público; Involucrar a las comunidades, familiares y usuarios y Monitorear las acciones de salud mental en la comunidad. En otras palabras, lo que se recomienda es prestar atención a lo que sucede en la salud mental de la comunidad. Esto es un asunto de ética, de responsabilidad política, de políticas públicas.
En Querétaro, los actos suicidas son cada vez más frecuentes, los casos de maltrato infantil, violencia intrafamiliar, divorcios, bullying, cutting, agresiones a homosexuales, sociopatías, drogadicción, alcoholismo, rupturas familiares, etc. nos indican que ninguna de estas cuatro recomendaciones es practicada, aunque se haya establecido una Red Estatal de Salud Mental para el Estado, sus efectos aún son incipientes. ¿Qué ha pasado con el Programa Estatal de Salud Mental?
La falta de atención a los asuntos de la salud mental, se refleja explícitamente en la escasez de presupuestos. Aunque se atiende en una proporción mayor a la población con trastornos psicóticos en el CESAM, esta institución se encuentra saturada y la proporción más alta es la de los usuarios con trastornos neuróticos o situacionales, que generalmente se atienden en consulta privada.
No participar en el diseño de la universalización de los servicios de salud en el estado es un despropósito. Lo que hay que buscar es que el INSABI tenga en cuenta el asunto de la salud mental, es necesario un presupuesto destinado al tratamiento de los problemas de depresión, conductas de riesgo, conductas desadaptativas, violencias y maltrato, esquizofrenias o de otro modo, se deja de tratar a personas con trastornos aparentemente inocuos, pero con graves repercusiones en la infancia y la adolescencia que desembocan en casos como el de Coahuila. La capacidad de seguimiento en la comunidad, que asegure la continuidad en la atención a estos pacientes, es más bien limitada en todo el Estado. Por ejemplo, sólo algunas escuelas privadas tienen el servicio de un psicólogo.
No estoy proponiendo un hospital psiquiátrico. Es evidente que el hospital psiquiátrico es más el producto de la tradición, de condiciones locales, de políticas basadas en ideologías asistenciales y de la existencia o ausencia de recursos alternos, antes que el resultado de una planificación racional, de acuerdo a un modelo de atención integral. Estas instituciones actúan como residencias o espacios donde las personas internadas por un trastorno mental, muy frecuentemente y por diversas razones, acaban quedándose a vivir de manera permanente. A muchas familias les da vergüenza la enfermedad mental de los familiares y los abandonan en estas instituciones. En estos casos, pasado el período de la crisis, la institución ya no se preocupa por ofrecerles intervenciones individualizadas, basadas en sus necesidades y derechos. La ausencia de dispositivos adecuados, como las residencias comunitarias, los servicios de psiquiatría en hospitales generales o los centros comunitarios de salud mental, contribuye, en gran parte, al mantenimiento de esta realidad. Aunque es necesario contar con centros de internamiento para atender pacientes en crisis, no necesariamente vinculados a la psiquiatría. Es necesario contar con espacios de intervención psicoterapéutica.
El rol de la atención primaria en el ámbito de la salud mental es bastante limitado. La capacitación y/o formación (de pre-grado y post-grado) en temas de salud mental que recibe el personal de APS (profesionales médicos, enfermeros/as, entre otros) es escasa. Como consecuencia, la capacidad resolutiva es reducida y, en términos generales y con las debidas excepciones, no existen mecanismos consolidados, sistemáticos y viables de referencia y contra-referencia. Es evidente la falta de información sobre cuestiones de salud mental. En muchos casos los datos son inexistentes o de difícil acceso. Por otro lado, con algunas excepciones, la investigación en salud mental es también muy limitada.
Es necesario tomar en cuenta que no contamos con una política pública definida específicamente sobre salud mental que responda satisfactoriamente a las necesidades de la población, en la que se tome en cuenta a psicólogos, psiquiatras, psicoanalistas, tanatólogos, trabajadores sociales, enfermeras y otros profesionales ligados a la salud mental. Es urgente contar con un centro de internamiento para atender pacientes en crisis. También contar con los espacios para la atención primaria a pacientes ambulatorios (crónicos y agudos). Hay que hacer notar que los presupuestos dedicados a este rubro son sumamente limitados. En el presupuesto del INSABI, no se toma en cuenta la atención a la salud mental y tampoco corresponde a las necesidades más urgentes de este sector tan importante para la sociedad.
Los estratos superiores de la población mayor de 50 años, van creciendo a un promedio de cinco décimas por quinquenio (lo ancho de la pirámide demográfica va subiendo irremisiblemente cada quinquenio), lo cual representa una carga de atención a las personas adultas mayores en el mediano plazo que, si no se atiende desde ahora, después tendrá un costo presupuestario y, sobre todo, un costo social con repercusiones graves.
En estos estratos de población no sólo se presenta con mayor frecuencia el Alzheimer, y otras demencias seniles, sino una serie de neurosis, psicosis y trastornos mentales, difíciles de manejar por personal no especializado o por instituciones sociales de salud, públicas o privadas, que no cuentan con suficientes profesionales especializados en geriatría, médicos psiquiatras, especialistas en cuidados paliativos, tanatólogos, psicoanalistas, psicoterapeutas con formación, enfermeras, paramédicos, talleristas, etc. y con espacios adecuados para su tratamiento.
La descentralización de los servicios de salud ha contribuido a ampliar la atención de algunas enfermedades, pero se dejó en un segundo término la prevención y la promoción de la salud mental que ahora, con la recentralización del INSABI encontrarán mayores obstáculos para su implementación.
No se aporta gran cosa con desdeñar un intento serio de universalizar la salud, que no sólo es un servicio, sino un derecho que hay que exigir a los gobiernos para que se cumpla cabalmente en todos los ámbitos y niveles, incluyendo la salud mental. Esta debe ser la verdadera exigencia de la sociedad civil, no solo la que se expresa a través de actitudes partidistas del gobierno local.


TRAS LA VERDAD “AMLO CONVERTIDO EN SHOW MEDIÁTICO”

21 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

López Obrador y Javier Sicilia, enfrascados en “dimes y diretes”, todo por la marcha organizada por Sicilia y los LeBarón, quienes reclaman una verdadera política y acciones de pacificación del país. Los afectados por la delincuencia por la pérdida de vidas de sus familias, han reconocido que la política de “abrazos y no balazos”, es todo un fracaso, mientras que el Presidente de la República, a pesar de que en su primer año de gobierno las muertes violentas superaron los 35 mil asesinatos, se niega a reconocer que está equivocado. Andrés Manuel López Obrador, ofensivamente contestó a Sicilia que él no los recibiría en Palacio Nacional, que no montaría un “show”, cuando que el propio Presidente de la República, se ha convertido, en si mismo, en un “espectáculo mediático”, sobre todo por sus conferencias matutinas, él es quien maneja la agenda mediática de todos los medios de comunicación, de ahí que haya resultado una auto agresión de López Obrador, más para quienes solo piden efectividad en la política de pacificación, no promesas hasta ahora incumplidas por parte del Presidente y su equipo de seguridad; para eso organizaron la “caminata por la verdad, justicia y paz”, no para los shows que acostumbra López Obrador, como aquello del cambio de la llanta pinchada, su trapiche o midiendo con la mano el grosor de una calle, esas actitudes son “show” mediático del primer mandatario.

A López Obrador, bien le recuerdan sus asesores en comunicación y espectáculo mediático, que Javier Sicilia, a mediados de julio de 2018, le pidió al entonces presidente electo, futuro titular del Poder Ejecutivo, que no convirtiera el proceso de pacificación en un “show mediático” ¿Lo recuerdan? Nadie lo trae a la memoria histórica o no prefieren recordar esas palabras de Javier Sicilia, que hoy le recuerda el Presidente de la República. A casi 2 años de distancia, ahora el Presidente refirió en su conferencia mañanera que no quería un “show mediático”. Exactamente las mismas palabras; pero a la inversa; antes la profirió Sicilia, hoy las refiere López. Parece un juego de vencidas entre los 2 activistas, solo que ahora el activista de Andrés Manuel López Obrador, ostenta el máximo poder en México, es el Presidente de la República y aquel sigue siendo el mismo que reclama la verdad, la justicia y la paz. Hoy el activista social del Presidente, utiliza el poder para sus fines mediáticos. López Obrador, entonces presidente electo, había puesto en marcha el “show” de sus foros para la pacificación; incluso la Ministra en retiro, Olga Sánchez Cordero, quien ya se perfilaba como Secretaria de Gobernación, comentó en el foro denominando “olvido, verdad y justicia”, que López Obrador, le había dado “carta abierta para lograr la pacificación”. En aquella ocasión Sicilia le dijo al presidente electo, lo siguiente: “La agenda de víctimas no debe ser una agenda del próximo gobierno, sino que debe ser la agenda central de la nación. Ya hay elementos suficientes para avanzar, como la reparación del daño que contempla la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV). Lo que hace falta es voluntad política. Si no se contempla a las víctimas, el proceso de pacificación “se volverá un show mediático” y “una ruina” más grande que la que dejan los gobiernos que anteceden al de López Obrador”. Además lamentó que el futuro gobierno (entonces) haya asegurado que el papa Francisco participaría en los foros para la pacificación, cuando aún no había una invitación formal para el pontífice. Y sentenció Javier Sicilia: “No lo volvamos (el proceso) un show. Esto del Papa ha sido verdaderamente lamentable”.

Más de un año después, en lugar de lograr la pacificación del país, el gobierno de la 4T, ha incendiado a la nación, los delitos se dispararon; oficialmente, el Secretariado de Seguridad, dio a conocer que en 2019 se cometieron 1,559 secuestros, 35,588 homicidios dolosos, etc; han superado a todos los gobiernos conservadores. Hasta hoy un rotundo fracaso la política de seguridad pública, del gobierno de López Obrador. Continuando con la afición de los “shows” del Presidente de la República, traigo a la memoria, lo dicho por el activista hoy despreciado por López (en materia de “pacificación”), cuando anunciara la venida a México del Papa, Jorge Mario Bergoglio, para que participara en los foros de pacificación que organizaba la señor Loretta Ortiz, quien hoy cobra como consejera del Poder Ejecutivo, en el Consejo de la Judicatura, frustrada Ministra del Poder Judicial. El objetivo, entonces, era llamar la atención del “show” sobre los foros de pacificación, mientras continuaba el oscurecimiento del sexenio de Peña Nieto. Así, la mediatización del “show”, manutenía viva la esperanza de millones de católicos, bajo la expectativa de la visita del Papa. Oficialmente el Vaticano tuvo que desmentir a López Obrador, el Papa no vendría a México, vamos nunca tuvieron considerada la más mínima posibilidad de la visita del Papa Francisco a México.

La afición al “show mediático” del Presidente de la República, es enfermiza. Por eso resulta incongruente que, ante la inminente visita a Palacio Nacional, de los integrantes de la caminata por la verdad, justicia y paz, Andrés Manuel López, haya expresado, que: “Para no hacer show”; no recibirá a los integrantes de la caravana convocada por Javier Sicilia e integrantes de la familia LeBarón, para el próximo 23 de enero, los recibirá su gabinete de seguridad. Lo cierto e incuestionable, que la diaria actuación del Presidente de la República, se ha convertido en un “mediocre show”. Lo último del espectáculo presidencial: la venta en “cachitos” por medio de la Lotería Nacional, de un avión de 130 millones de dólares, que no es propiedad del gobierno federal ¡López Obrador, convertido en un “show man”, barato y mentiroso!

Héctor Parra Rodríguez.


EL JICOTE “SUGERENCIAS AL PRESIDENTE” I

21 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | 2 Comentarios »


Coincido con la convicción de que crítica que no propone soluciones crea pestilencia; también comparto la idea de que si le va bien al Presidente le va bien a México. Mi reiteración, hasta el fastidio, de evaluar al gobierno es que considero que si López Obrador fracasa, la posibilidad de tener otro Presidente, ya no digamos de izquierda, que él no lo es, pero más o menos progresista, se alejaría de nuestra historia. La opinión pública quedaría alérgica al pregón de la voluntad popular, de los pobres y hasta de la democracia. Por eso me permitiré ofrecerle al Presidente, no consejos, que como bien se dice, los inteligentes no los necesitan y los tontos no los siguen. Simplemente someteré a su consideración una serie de sugerencias que pretenden llamar la atención sobre cuestiones que me parecen errores, metidas de pata o simples extravíos de López Obrador. Es una asesoría absolutamente gratuita, no pido nada, ni siquiera boletos para la rifa del avión.
1.- El Presidente no termina por acostumbrarse a la idea de que ya es Presidente. Licenciado López Obrador ya ganó las elecciones, ya vive en Palacio Nacional, no en un departamento en Copilco; véase en el espejo con la bandera nacional cruzada en el pecho; pellízquese. Después de su tenaz lucha por la silla presidencial ya es suya. Puede sentarse en ella, recibir embajadores, dar órdenes a su gabinete, pensar, leer y cabecear después de la comida. Ahora bien, algo de lo que también debe convencerse, el triunfo no lo hace infalible ni súper héroe, pero su jerarquía y su deber público lo hacen diferente, muy diferente. Su seguridad, por ejemplo, no puede, no debe ser la de cualquier ciudadano, los intereses que toca son muchos y muy poderosos. Cuídese, su vida no es solamente suya, su compromiso con la nación lo desborda. Nada de que “el pueblo me cuida”, eso es demagogia e irresponsabilidad. En consecuencia, si su vida ya no le pertenece tampoco le pertenece su tiempo, valiosísimo por la complejidad de la vida política. En verdad me dolió e indignó verlo parado en una carretera, congelándose, arriesgando su salud y esperando a que cambien una llanta; no quiero imaginarlo en una sala de espera de un aeropuerto y el anuncio de que el vuelo está retrasado. Dice un aforismo chino: si quieres un placer intenso y fugaz, haz el amor; si quieres ser feliz más tiempo, cultiva un jardín, pero si quieres el poder: piensa, siempre piensa. Señor Presidente, muchos de sus errores son porque no medita, lo que dice y/o lo que hace. Inserto en el bullicio del contacto popular; el tumulto de información; la agitación y contradicciones de su equipo; la permanente vibración de los medios de comunicación; los rumores en las páginas sociales, el griterío internacional, y Usted, viendo cambiar una llanta. Es no tener la más mínima óptica institucional e histórica. Ciertamente, como afirmaba Sieyés, todos los privilegios son injustos y despreciables. Lo suyo no es un privilegio, que lo cuiden y protejan de manera especial; que Usted respete su tiempo, no es odioso ni injusto, menos aún despreciable, es algo que es implícito y necesario para el mejor cumplimiento de su deber con México. Señor Presidente, primera sugerencia, viva, piense y actúe como Presidente.


TRAS LA VERDAD “ANTE LA NECEDAD NADA SE PUEDE HACER”

19 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »

No hay pero ciego, que aquel no quiere ver. En su recorrido de fin de semana por el Estado de Oaxaca (gira política), insistió en que el Insabi, es la mejor opción, pero hay resistencias; secundado por el blandengue gobernador de esta entidad Alejandro Murat, quien fue uno de los primeros en firmar el convenio para federalizar el servicio de salud, quien aseguró que el Seguro Popular, “era lo menos peor”. Ese cobarde sujeto nunca antes se quejó, ni su padre que fuera gobernador bajo el régimen del Seguro Popular, de ese hermoso Estado oaxaqueño. López segura que se está poniendo orden a los recursos destinados a la salud, reiterando que garantizará la atención médica y medicinas gratuitas, que antes se robaban el dinero hasta de las medicinas. El mismo discurso que políticamente le reditúa, pero no ha podido demostrar que alguien se haya robado un solo peso; su campaña sigue siendo política, consiste fundamentalmente en desprestigiar a sus antecesores, en lugar de gobernar con eficiencia y eficacia; su gobierno, a más de un año de distancia, no ha denunciado a nadie, por lo tanto nadie se ha robado nada, solo conjeturas del falso acusador. Su discurso poco a poco va a la baja, pero él insiste en lo mismo, no en balde uno de nuestros maestros en la Facultad de Derecho, quien fuera Rector y periodista, reiteraba una frase lapidaria: “repite 100 veces una mentira y se convertirá en verdad”. Así trabaja López Obrador, repite y repite una serie de mentiras. Los manipulables, morenistas por supuesto, hacen lo mismo y ellos creen sus propias mentiras. La realidad es otra. De ahí que, un periodismo de opinión responsable, debe poner “los puntos sobre las íes”. Probar que López Obrador, ha implementado una campaña de desprestigio, él sigue pensando en las elecciones del año próximo, cuyo proceso electoral da comienzo este año en el seno del INE. Andrés Manuel López, quiere seguir controlando el Poder Legislativo, sobre todo la Cámara de Diputados, para consolidad su nefasto gobierno de destrucción (hasta ahora eso ha hecho), por medio de leyes perversas que afiancen sus políticas de destrucción institucional y patrimonial; manejando a su antojo la manutención de la clase social más necesitada y de escasa o nula educación, a esa masa social le apuesta el Presidente para que vuelvan a votar por sus trapacerías en la siguiente elección. Si pierde el control de la Cámara de Diputados, pierde todo; ya no tendrá la posibilidad de manipular la creación de leyes perversamente destructivas, como el haberle regresado todo a la CNTE, entre otras.

Ahora bien, son severa dificultad y tratando de creer que el Presidente actuara de buena fe, resulta muy difícil concluir que así es; la fuerza de los hechos lo desmienten, las pruebas son contrarias a sus discursos. Todo lo que toca, tiende a destruirlo, provoca ruinas en donde hubo éxito, para después levantar algo “nuevo” que haga creer que es mejor que aquello que destruyó. Así el Insabi. Tan mal empezó la vida jurídica y operativa que, inconcebiblemente, se dio un plazo de un largo año para demostrar que sí sirve y es mejor que lo que fue el Seguro Popular. Mientras la población más necesitada, sufre por el cambio y tendrá que esperar un año para ver resultados, entre tanto tendrán que aguantas las deficiencias que antes no existían o eran de menor envergadura; hoy no hay medicinas, no hay médicos, no hay infraestructura, para colmo, su pretensión es monopolizar el servicio de salud; además pretende hacer creer a los ilusos que dará un servicio de salud de primer mundo, como en Canadá o Dinamarca. Lo que no dice el Presidente, que en esos países el gobierno destina el 10% del PIB, en tanto en México, el gobierno de la 4T, redujo el presupuesto en lugar de incrementarlo, apenas llega al 2.6% del PIB en el 2020 ¿Así pretende igualar el servicio de salud al de Dinamarca? ¡Por supuesto que no! Pero, a falta de información precisa, el Presidente juega con las emociones y se va a lo que quieren escuchar sus seguidores, ahora sí será mejor que antes, aquellos se robaban el dinero y ahora ya no se lo roban. Eso le agrada a la gente, mas los datos reales son otros, el Insabi fue creado con muchas deficiencias.

La meta, al final del sexenio, dijo Jorge Alcocer, Secretario de Salud, será alcanzar el 6% del PIB ¿Dónde queda el 10% del PIB que destinan aquellos países con los que pretende igualar? El Presidente de la República, además de falso, juega con mentiras a su favor. Por lo pronto, este año, mes de enero, ha dado inicio el Insabi, con enormes problemas, algunos de ellos generados por el mismo López Obrador, irresponsablemente ordenó el despido de miles de trabajadores del sector salud, redujo la compra de medicamentos, aunque de ello culpa a los laboratorios, entre otras deficiencias generadas intencionalmente, pero culpa a terceros de sus erróneas decisiones, todo por ahorrar injustificadamente dinero del presupuesto. Inició violando la Ley General de Salud, empezó cobrando por los servicios, cuando la norma establece que son gratuitos. Así no se puede creer en su palabra. López dijo que el sector recibiría un incremento de 40 mil millones de pesos para este año, otra más de sus mentiras, no fue así; el Secretario de Salud, Jorge Alcocer, aseguró que más adelante el Secretario de Hacienda, les dará el incremento prometido ¿De dónde? ¿Obtendrá el dinero de más ahorros? Seguramente, de llegar a cumplir la “amenaza”, será exprimiendo a cualquiera otra dependencia, por segundo año consecutivo, el Presidente volverá a violentar el Decreto de Egresos de la Federación, los diputados aprueban un presupuesto y López lo manipula a su antojo; genera el severo problema de no poder distinguir entre ahorro y subejercicio, lo que hasta ahora ha hecho el gobierno de la 4T, es un subejercicio presupuestario y no ahorros, vamos fue exhibido en conferencia de prensa por una periodista, cuando le formuló la pregunta para diferenciar uno del otro, Andrés Manuel, simplemente insistió en que su gobierno ha ahorrado, afirmación que no es otra más de sus mentiras; muchas dependencias del Poder Ejecutivo tienen que cancelar programas, no alcanzan las metas propuestas al quitarles dinero de sus partidas presupuestales, por eso el subejercicio, luego les quita el dinero y se lo lleva a la caja chica para disponer de miles de millones a su antojo; hizo su guardadito del presupuesto del año pasado, dinero que debió reasignarse en el presupuesto de 2020, pero no, se quedó con ese dinero. Estamos en presencia inequívoca de un gobierno ineficiente, impreparado, así de simple. Mas López manipula la verdad y crea su propia realidad ¡Los realidad no miente, Andrés Manuel López Obrador, es un manipulador, sí miente!

Héctor Parra Rodríguez


Zaid, cuestionario al saber

19 Ene 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

¿A qué hora escribe y cómo escribe?
¿A qué hora lee y cómo lee?
¿Cómo organiza su día, su vida, su obra?
¿Está satisfecho con lo logrado?
¿Qué le falta hacer, qué quisiera hacer, qué no ha podido hacer?
¿Piensa en la muerte?
¿Leerá estas preguntas?
–Quien pregunta, merece una respuesta.
–Al sabio hay que arrancarle su saber.
¿Qué sigue?
¿Qué hace en sus cumpleaños?
–Lo suave envuelve a lo duro.

Zaid rompe tres mitos universales.

–Con esos bueyes hay que arar.
–No, con ese buey, animal de palabras, tenemos que arar.

–Sísifo, condenado a llevar su piedra cuesta arriba, caer, y volver a empezar, una y otra vez.
–Peor condena sería estar sentado toda la vida en la piedra, en una palabra.

–Kundera y Vargas Llosa definieron nuestro tiempo como el reino de la imagen y del espectáculo.
–Gabriel Zaid no es imagen ni espectáculo.

Si el principio de la inteligencia que deviene en sabiduría consiste en reconocer los límites más que ampliar los horizontes, Zaid ha ampliado el mundo anclado en su propio mundo.

Veo en Zaid la acumulación de conocimientos resuelta en claridad y síntesis. Con la riqueza del saber decantado y la precisión y el arrojo verbal cuando es necesario. Él sí sabe esperar haciendo.

Ha pensado con rigor y humor cosas no pensadas de nuestro mundo de todos los días. Cosas esenciales como ¿tener más tiempo o más cosas? Es preferible, para él, tener menos cosas pero más tiempo, sin renunciar a las cosas básicas, y fuera de la carrera loca de la competencia atroz. Es mejor ponerse a platicar y ver pasar las nubes.

Obras esenciales como las de Zaid, Krauze, Paz, Freud, Nietzsche, Marx, Einstein, Picasso, Chaplin… finalmente no se han hecho bajo el abrigo del Estado o de la Academia, sino a la intemperie… ¿Bajo el abrigo del capital? En algunos casos, tal vez. Lo cual prueba la tesis de Marx: sin capital no hay revolución. “Nacieron de la libertad creadora. / Influyeron por la importancia de su obra, no por el peso institucional de su investidura”.

Si no hay santos entre los políticos en el poder, tampoco los hay entre los intelectuales, artistas y escritores en acto, ni hacen falta. Endemoniados podemos ser todos, sin hacer lo que otros sí hacen.

¿Quién diablos es Gabriel Zaid Giacomán? Por sus palabras claras, duras y sin humedades tal vez lo podrán conocer.

¿Se lee, estudia y discute a Zaid en las universidades públicas de México? ¿En las facultades de Ciencias Políticas y Sociales? ¿En los Tec de Monterrey?

Yo lo leo, más mal que bien y seguro a las prisas, desde Cuestionario de 1976 hasta El poder corrompe de 2019. Y siempre espero más. Gracias, Gabriel Zaid.

“Navegar,
navegar.
Ir es encontrar.
Todo ha nacido a ver.
Todo está por llegar.
Todo está por romper
a cantar.”

“Subir los remos y dejarse
llevar con los ojos cerrados.
Abrir los ojos y encontrarse
vivo: se repitió el milagro.”

“Ver es ser de par en par.”


TRAS LA VERDAD “INSABI EN TERAPIA INTENSIVA”

18 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Mientras López Obrador, entretiene a medio México con la rifa del avión presidencial, el gobernador del Estado de México, firma el convenio de adhesión para la federalización de los servicios de salud en su entidad, para deslindarse de la responsabilidad y dejar en manos del caos el preciado servicio. Muy mala decisión de Alfredo del Mazo, quien más bien pareciera un morenista disfrazado, que un priista de estirpe o ¿Tal vez sea para cuidar a sus compañeros de partido de tanto latrocinio? Gobernadores panistas se resisten a la firma, como el de Querétaro, dado que en esta entidad el Estado presta un buen servicio, a grado tal que de otros estados de la república se trasladan a recibir el servicio de salud, no solo a un costo bajo, también por la buena atención que reciben, con las carencias propias de la masificación, pero bueno a fin de cuentas. El mismo Andrés Manuel ha dicho que tardará un año en prestar un buen servicio; bueno, hasta entonces se podrían adherir a la federalización, no antes; quienes terminan sufriendo son los más necesitados, los que menos tienen, aquellos que dice defender el Presidente de la República; que, en los hechos, es la clase social a los que más ha perjudicado su gobierno, pretendiendo cubrir sus ineptitudes con el obsequio de dinero mensual o bimestral, eso no resuelve ningún problema real de salud, en una consulta médica se va todo el dinero, luego vienen gastos de medicinas, operaciones y de hospitalización. El Director del Insabi ha confesado las deficiencias del nuevo “Instituto”; Directores de hospitales públicos reconocen la falta de reglamentación, personal, material y medicamentos para dar un buen servicio. El mismo Presidente, ante las torpezas que no reconoce, abre el plazo de un año para dar buen servicio, lo que estaría por verse, como ha sucedido con la inseguridad pública que vive el país, de 6 meses se fue a 24 y no se observa por dónde pueda cumplir con su promesa. Lo único que logra, es aplazar y aplazar lo que promete y no cumple.

El Presidente primero obligó a los Estados del sur de México, para capitalizar los servicios de salud, quedarse con los recursos públicos y administrarlos a su antojo; eso sí, los inmuebles propiedad de los gobiernos estatales, siguen quedando a cargo de aquellos y no del gobierno federal; los servicios de mantenimiento serán pagados por los gobiernos estatales, los servicios públicos también. La gran masa de dinero ya no será entregada a los estados para que estos resuelvan los problemas de salud de los desvalidos de aquellos lugares; los gobernadores se deslindan de la responsabilidad, pero el pueblo a ellos le exigirán resultados, se comprometieron en campaña; no observan a mediano plazo, los resultados inequívocamente serán de contenido electoral, en perjuicio de los “inocentes” que firman, mientras López Obrador, perversamente juega desde las oficinas de la Presidencia de la República, con la necesidad de millones de mexicanos que aspiran a un buen servicio gratuito de salud. Un largo año para dar cumplimiento a la ley; las nuevas normas no establecen un año para ofrece un buen servicio de salud, López se comprometió a ello y no cumple; sigue con la inercia de no cumplir con la norma, esa es tajante, dar gratuitamente un buen servicio de salud, así dice la norma. Enorme zanja creada por el gobierno de la 4T, acostumbrado a generar dificultades donde no existen, para luego erigirse en el salvador y ofrecer resolver los problemas que él mismo ocasionó. Esa es política de corte socialista ¡Te quito, luego te doy y me agradeces! Precisamente por esa razón no han firmado algunos gobernadores el convenio de federalización, ven en el Insabi un manojo de ineptitudes, un cúmulo de problemas que no existían. El sector salud es el más preocupado. Ahora vemos enorme número de pacientes sufriendo por la falta de medicinas y suministros hospitalarios, todo por los recortes de la política de austeridad que de manera irresponsable ha implementado López Obrador, quien guarda en su cajón, en la caja chica, aproximadamente 150 mil millones de pesos, los cuales acaricia de manera enfermiza, mientras ha metido al país entero en muchos problemas.

Tras la firma del TMEC, el Presidente fruiciona sus manos y presume que, gracias a su gestión (fue del equipo de Peña Nieto), habrá inversiones, creación de empleos, mejores salarios y ya lo mediatiza. Otra más de sus falsedades. El problema es su gobierno, ha generado la desconfianza de inversionistas, él ha creado inseguridad, incertidumbre, desconfianza por sus ilegales políticas, no respeta contratos, unilateralmente autoriza contratos millonarios a sus amigos, sin licitación, la delincuencia asola a los empresarios y el gobierno los tolera, ahí están los bloqueos a vías de ferrocarril en Michoacán, que crearon millones y millones de pérdidas en el sector empresarial, el gobierno negoció con los delincuentes dándoles lo que le exigieron, en tanto el empresarios tuvo enormes pérdidas; el “huachicoleo” en auge, miente al decir que eliminó el 91%; casi 36 mil homicidios en su primer año. Todo ello genera desconfianza, la inseguridad hoy es aliada del gobierno lopista. Una más de tantas mentiras del Presidente de la República. No habrá nuevas inversiones en cascada, ni creación de empleos, tampoco incrementos de salarios ¡Pamplinas Presidente!

Así mediatiza y traslada los problemas a terceros, entretiene a los mexicanos con temas como la rifa de un avión presidencial cuyo costo es de 130 millones de pesos. Pero con un “cachito” de 500 pesos podrá ser de cualquiera que compre un boleto que expida la Lotería Nacional. Como no es la única opción para entretener, genera más posibilidades de enajenación, ya sea rentarlo, permutarlo o plurivenderlo a varis empresarios (una vaquita). Así las redes sociales se inundaron de “memes”. Mientras tanto, el Presidente espera que los mexicanos se olviden un rato de las aparentes “torpezas” del Presidente López, único responsable, él es quien decide todo, es un consagrado manipulador absolutista al mando de los tres Poderes del Estado ¡Así no se puede! El nacimiento del Insabi, se declara con serias incapacidades de movilidad, no se sabe si serán permanentes o podrán ser curadas con terapias de todo tipo. Por lo pronto el Insabi se encuentra en el cuarto de terapia intensiva.

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD”EXHIBE AMLO SU IGNORANCIA FINANCIERA. AMLO CONFUNDIDO ENTRE SUBEJERCICIO Y AHORROS”

16 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

En conferencia de prensa de este día, fue exhibida la manifiesta ignorancia del Presidente de la República, en el manejo de las finanzas públicas, deja en claro que las reducciones al presupuesto público, el manejo del dinero es caprichoso; López Obrador, dio muestra evidente del irresponsable manejo del dinero público, lo que ha ocasionado el incumplimiento de programas, el despido de personal, la falta de medicamentos y cumplimiento de los objetivos de los programas que sirvieron de base para la integración y gasto del presupuesto público federal; lo que bien puede calificarse como fraude financiero en agravio de los contribuyentes, quienes pagan las contribuciones a fin de que el gobierno ponga en marcha los programas que sirvieron de base para la recaudación de todas las contribuciones fiscales, alguno de ellos no cumplieron por falta de recursos (por los ahorros ordenados por el Presidente), simplemente no les llegó el dinero, López Obrador se quedó con él y lo presume como ahorro. No es lo mismo el ahorro que el subejercicio presupuestal. Andrés Manuel López Obrador, resultó un tramposo que presume la enorme deficiencia financiera como un triunfo ¿Para qué quiere los miles de millones de pesos en su bolsillo? No le dio a varias Secretarías el presupuesto aprobado por los legisladores federales. A mediados del año pasado, se quejó de ello Alfonso Ramírez Cuellar, Presidente de la Comisión de Presupuesto, en la Cámara de Diputados, por no “soltar” el dinero; “tiene que soltar y gastar el dinero”, decía muy molesto el diputado; “no debe repetirse el subejercicio”, sentenciaba. Para el mes de julio pasado, el Secretario de Hacienda, aludía al subejercicio en varias Secretarías, entre otras la de Educación, de Bienestar y de Salud; eran miles de millones de pesos para entonces. López Obrador, ahora presume “ahorros”, se deslinda de subejercicios. Aunque, por el “lanzamiento” de la pregunta periodística, terminó aceptando que tenía razón la periodista que lo cuestionó.

Y es que, nada que ver entre ahorro y subejercicio presupuestal. El Presidente de la República, ahoga a las Secretarías, a grado tal que el sector salud no tiene para comprar medicinas, los enfermos se quejan, los médicos también; pero López Obrador, minimiza el problema y culpa a la corrupción de sus abusos y torpezas. Si fuese sana su intención, cuyo objetivo es no gastar el dinero público, lo obvio hubiese sido bajar los impuestos; pero no, aumentó impuesto y no gasta autoriza el gasto ¿Para qué quiere miles de millones que no gasta su gobierno? El Presidente viola el Decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación, aprobado por la Cámara de Diputados; la obligación del Poder Ejecutivo, a través de la Secretaría de Hacienda, es trasladar los recursos aprobados en el presupuesto, a las entidades administrativas, así de simple en el procedimiento legal y administrativo. Pero no, el Presidente ordena no dar el dinero aprobado en el Presupuesto. Ello es una verdadera ilegalidad. Si López Obrador, tiene planes unipersonales, sin objetivos, sin metas, sin programas para gastarse el dinero, los legisladores federales deberían iniciar juicio político en su contra, al menos. Todas las dependencias para integrar su gasto, presentan programas con metas, objetivos, cronogramas, personal, gastos de oficina, etcétera; ello conforma el presupuesto para su ejecución. Y, López Obrador, (delincuencialmente) simplemente cancela los programas, se queda con el dinero y lo gasta en lo que se le ocurre. En cualquier otro país lo llevarían directo a la cárcel. Pero, el Presidente dice estar combatiendo la corrupción, que ya no es como antes. Baste recordar que en 2016, el gobierno de Peña hizo un gran recorte al presupuesto, bajo un esquema distinto; no guardó el dinero, fusionó programas y entidades administrativas para eficientar el desempeño gubernamental y gastó el dinero presupuestado, no lo guardó como ilegalmente lo hace el hoy Presidente de la República. Para diciembre pasado, el Secretario de Hacienda, en su informarme de finanzas públicas, dio a conocer de un subejercicio de 155.3 mil millones de pesos, en los 3 primeros trimestres del año. Así de incongruente el Presidente de la República. Entonces la Coparmex, exigió al gobierno federal mayor eficiencia en el ejercicio del gasto. Por supuesto que López Obrador no hace caso a nadie.

Ahora bien, se conoce como subejercicio del gasto público a los dineros (recursos) que resultan de restar el gasto observado, al gasto programado por el gobierno. De tal manera que, se habla de un subejercicio cuando alguna entidad pública no ha erogado lo que tenía autorizado para gastar en un ejercicio fiscal. En la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, el subejercicio lo define como “las disponibilidades presupuestarias que resultan, con base en el calendario de presupuesto, “sin cumplir las metas” contenidas en los programas o sin contar con el compromiso formal de su ejecución” ¿Qué hará en su momento la Entidad Superior de Fiscalización? De tal suerte, el destino de los recursos públicos está especificado en el gasto programado y autorizado por los legisladores, cada año. Periódicamente la Secretaría de Hacienda, publica su reporte de finanzas y deuda pública las cifras de la los recursos ejercidos, así como la diferencia con la cifra programadas ¡Fácil! Cuando el gasto público observado es menor que el programado: hay subejercicio. La Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos determinan los destinos de los (dineros) recursos derivados del subejercicio y las sanciones de las que se hacen acreedores los funcionarios que ejercieron de manera inadecuada los recursos federales. El problema es que, a las entidades administrativas no le da dinero López Obrador, con el engaño de la “austeridad”. Así que, las consecuencias del subejercicio no es responsabilidad de ellas, es del Presidente de la República. Y, dinero no gastado debe ser devuelto a la Secretaría de Hacienda, así lo establece la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, establece que si una entidad receptora de recursos públicos gasta menos de lo que tenía autorizado esos recursos deben ser devueltos. La Secretaría de Hacienda, entonces, puede redirigirlos los recursos a otros rubros. Aquí es en donde López Obrador, abusa de su poder y destina los recursos a lo que le place. Y el “pobre” Herrera (Secretario de Hacienda) tiene la obligación de reportar cómo fueron reasignados los recursos derivados del subejercicio por unidad responsable y por programa presupuestario; mas no puede ser cuestionada la reasignación. Debe transparentar el destino, pero no argumentarlo. Son lagunas de las que abusa López Obrador. Ahí radica una problemática de la existencia de subejercicios: la posibilidad de transferir los recursos hacia otras “prioridades de una administración”. Aunque, en teoría, el subejercicio es responsabilidad de la unidad pública que lo ejerce; pero, en la práctica la Secretaría de Hacienda no esté entregando los recursos, se queda con ello y López decide su destino ¡Delincuencia organizada! ¡Ha bárbaros! La realidad. El Presidente de la República, es quien obstaculiza el ejercicio eficiente del gasto público, él procura la existencia de los recortes presupuestales y de los subejercicios. Las pruebas con contundentes, secretarías como la de Salud y la de Comunicaciones y Transportes sufrieron fuertes recortes de recursos en año pasado y en la evaluación del gasto observado hasta la mitad del año; además registraron subejercicios más pronunciados de los recursos. La administración del gobierno de la 4T, es un caos. López Obrador inutilmente se defiende ¡Son ahorros, no subejercicio presupuestal!

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “LAS CRÍTICAS DE NEXOS AL PRESIDENTE” IV y último

16 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Lo que brinca del artículo de Nexos: “Anuario de la Corrupción 2019”, es que los autores incluyen en el texto casos que no son atribuibles a la 4T, como podría ser la investigación de la desviación del dinero de la Cooperativa Cruz Azul, está bien que el equipo tiene tan mala suerte, que si compra una funeraria la gente se haría inmortal, pero eso no se le puede atribuir al gobierno. Ni tampoco se puede asociar a López Obrador con los excesos del gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez “El Bronco”, en su campaña para la presidencia de la República. Si es posible que el Presidente haya movido la cuna de la Ley Bonilla, ley que pretendía alargar el tiempo de la gubernatura, lo que le pareció a la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero perfectamente legal. No dudo ni tantito que López Obrador también le haya susurrado a los diputados del Congreso de Tabasco la llamada Ley Garrote, por medio de la cual se criminaliza los bloqueos o acciones contra las obras públicas, que algo sabe del tema el Presidente cuando era opositor. En fin, no todo exceso de poder puede considerarse corrupción. Ejemplo de este delito y más escandaloso porque el Presidente había dicho que “el buen juez por la casa empieza”, fue la omisión en su declaración de la Secretaria de Gobernación de un departamento en Houston. Pecata minuta, a cualquiera se le olvida que tiene un departamento en el extranjero de medio millón de dólares. Grave acto de corrupción fue la compra entre quinientas y mil pipas, lo que se hizo por adjudicación directa y violando los procedimientos de Compranet; la presidencia adujo que se hizo sin licitación por tratarse de una emergencia. Las pipas llegaron dos meses después de que se superó el problema del desabasto. Siguen faltando mecanismos preventivos para evitar la contratación de empresas fantasma, se encontró que siete dependencias del gobierno federal habían firmado 16 contratos con siete empresas fantasma por una cantidad superior a los cien millones de pesos. No se ha informado que se hayan fincado responsabilidades. Algo sumamente positivo de la 4T es eliminar las condonaciones de impuestos a contribuyentes ricos. ¡Felicidades! Carlos Salinas reformó el Código Penal para no considerar grave el robo de bienes públicos. No lo mencionan los autores del artículo, pero creo que la mayor aportación de López Obrador a la lucha contra la corrupción, ha sido abrogar este nefasto precedente e impulsar un cambio legislativo para convertir a la corrupción en un delito grave. No obstante, la postura anticorrupción del Presidente tiene un hoyo negro que le quita el aura emblemática de su gobierno. El peje por la boca muere, no es posible que se enarbole la independencia y autonomía de las autoridades de investigación y sanción de la corrupción y al mismo tiempo se pregone que antes de actuar lo consultan con el Presidente. La lucha contra la corrupción se convierte, no en una política sino un arma contra los enemigos. Siempre he creído que el PRI no es un partido sino un genoma de la clase política, el PRI mezcla lo contradictorio, lo revolucionario con lo institucional, el Presidente nos pretende vender una independencia y una autonomía, pero bajo su permiso y aprobación. ¿Qué significa esto? El priísmo puesto al día.


EL JICOTE ¿Y EL AVIÓN APÁ?

16 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

En ocasiones la 4T no parece ser materia del análisis político sino tema de la literatura del género de realismo mágico; igualmente, lejos de lo que promete López Obrador, no está escribiendo una hazaña para la historia, sino un guion para hacer reír a los mexicanos. Las películas cómicas: “La risa en vacaciones“o ¿Dónde está el piloto?”, podrían tener un capítulo más: “Vendiendo el avión presidencial”. Primera escena: aparece el Presidente anunciando que con la venta del avión se comprarían medicamentos, se construirían escuelas, carreteras rurales, hospitales. Segunda escena: el Presidente reconoce que del cuerno de la abundancia, que se desprendía de la venta del avión, ha quedado puro cuerno. Nomas no se vendió. Mantener el aparatito en Estados Unidos ha costado 30 millones, así que viene de regreso, solamente la lavada valía cien mil pesos. Si desde antes no hubiera salido, al menos en México hubieran sacado el día unos mil franeleros y lo hubieran dejado rechinando de limpio. Tercera escena: al Presidente, quien tiene antecedentes familiares de comerciante, pues su padre lo era, le sale el genoma de vendedor. López obrador reconoce que se lo ofreció a Donald Trump, me cuesta trabajo imaginarlo diciendo: “Marchante, perdón Donald, olvídate del problema de los indocumentados o de la venta de armas, mejor vamos directo al bisnes. Te ofrezco para que compres un avión Boeing a todísima. Tiene una alcoba, restaurante; si lo haces comercial pueden caber sentados cómodamente 280 pasajeros. Marchantito, perdón otra vez Donald, pero es un ofertón, no necesitas esperar al Buen Fin. Yo te lo entregaría personalmente, imagínate tú, codeándote conmigo. No exagero, López Obrador agregó, como estímulo para la venta, que él lo entregaría en una ceremonia. Dijo: “No es sólo el avión es también la fama”. Considerar que la foto con él, sería un acicate para gastarse 130 millones de dólares, como que parece un desvarío narcisista. Evidentemente todo este comercial de López Obrador, más que tener un sentido mercadotécnico tiene un mensaje político que es: Mis antecesores eran corruptos, frívolos y despilfarradores. Es cierto, esta verdad no es suficiente para encubrir su fracaso, desde 2015 se le advirtió de la dificultad para comerciar el avión. López Obrador, como vendedor de aviones, se muere de hambre. Hay otra razón por la que el Presidente hace todo este show de barra cómica. Alcibíades, (siglo V a.c.) político ateniense, decidió cortarle la cola a uno de sus perros, que era de los más caros y hermosos de la época. El acontecimiento se convirtió en un “trendy topic”, a tal punto que las conversaciones se iniciaban con la frase: “En relación con el perro de Alcibíades”. El político explicó: “Que hablen del can y que me dejen a mí en paz, mientras ellos se ocupan del rabo de mi perro, yo me dedico a la política, que guardo con mayor celo”. El avión es una socarronería más para distraer a la opinión pública de los asuntos verdaderamente importantes. Viñeta final: imagen del avión que vuela a mil kilómetros por hora, al lado la foto del Presidente que, como cualquier mortal, espera que le cambien la llanta ponchada de su camioneta. De un lado: la deshonestidad, la frivolidad y el derroche; del otro: la torpeza, el capricho y la demagogia.