TRAS LA VERDAD “LOS CAPRICHOS DE LÓPEZ OBRADOR”

19 Jun 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Andrés Manuel López Obrador se resiste y persiste su carácter caprichoso, no le gusta cumplir con las leyes y amenaza a todo aquel que no se sujete a su excéntrica voluntad. El Presidente de la República se preparó, se capacitó y profesionalizó como agitador, movilizador de masas y generador de problemas; López Obrador nunca se preparó para gobernar a un país de 120 millones de habitantes.

Toda su carrera política está plagada de actos de resistencia al “statu quo”, así como algunas de sus frases que quedaron para la historia: “al diablo con las instituciones”. De tal suerte que, ahora que ejerce el cargo de Presidente de la República, no puede ceñirse a la Constitución y a múltiples normas que de ella emanan. Él decide qué y cómo se hacen los actos de gobierno, pasa por alto licitaciones, dictámenes, reglamentos, leyes; no le agrada respetar el sistema jurídico mexicano. Uno de los casos emblemáticos que será recordado por la historia, como un acto eminentemente autoritario, propio de una tiranía, fue el haber instruido a varios de sus Secretarios de Estado, por medio de un simple memorándum, a incumplir con la Constitución, en materia de educación y no aplicar el presupuesto público. El colmo de los abusos y tropelías de un Presidente, deriva responsabilidad de su actitud beligerante a las normas; sin embargo, la misma Constitución Política lo cobija con el manto protector del “fuero”. No se le puede tocar, salvo por “traición a la patria o delitos graves”; para colmo, a los legisladores no les interesa regular eso de los delitos graves o traición a la patria, para que pudiera ser sujeto de responsabilidad y en su caso destituirlo, inhabilitarlo u procesarlo penalmente. Sabe bien el mismo Andrés Manuel, que es intocable, por eso con todo cinismo manda al “diablo a las instituciones”. Él promovía las manifestaciones de los anarquistas, en tiempos de los gobiernos neoliberales, manifestaciones que han cesado con su llegada al poder.

Ahora que, si nos remontamos aún más en el tiempo, el mismo López Obrador, promovió la toma de pozos petroleros, el no pago por el consumo de la energía eléctrica, acto que presumen muchos tabasqueños, tienen más de 25 años sin pagar la energía, gracias al Presidente de la República. Lo mismo dijo otro de sus seguidores, cuando espetó: “López Obrador, fue mi maestro, él me enseño a tomar carreteras”. O cómo no recordar la violación a las sentencias de amparo cuando cobraba como Jefe de Gobierno del DF; no le importó lo que resolvió la autoridad judicial, por su propia voluntad construyó unas vialidades en propiedad privada, a pesar de la prohibición que se emitió en la sentencia que causó estado. No respetó a la autoridad jurisdiccional el hoy Presidente de la República.

Este martes, en Baja California, la senadora de ese Estado, “Lady Champagne”, Alejandra León Gastelum, festejaba la toma de casetas para el no pago de cuotas, agregando en el video que subió a las redes sociales, que la Policía Federal (ya no existe) les estaba ayudando, así como el Ejército Mexicano. Se alegraba por el libre tránsito, sin tener que pagar cuotas ¿Con qué van a dar mantenimiento a esas carreteras? Esa es la escuela de Andrés Manuel López, la desobediencia civil, la resistencia a cumplir lo que manda la autoridad. El Presidente de la República solapa y alienta el caos; ordenes como la de haber suspendido la obra multimillonaria de lo que sería el aeropuerto de Texcoco, es de criminales. Por eso la iniciativa privada no tiene certeza jurídica en invertir, de ahí la inseguridad en el Plan Nacional de Desarrollo, así lo expresaron dirigentes empresariales en las reuniones que han sostenido en la Cámara de Diputados. Por ello las calificadoras cada vez bajan más las expectativas de crecimiento económico, pero López Obrador tiene otros datos.

Otro caso patético de uso y abuso del poder sin control (que no será el último), por parte del Presidente de la República, lo llevó a cabo el pasado domingo en un mitin en el Estado de Durango. En un abrir y cerrar de ojos, canceló una obra pública que se estaba ejecutando de beneficio de la movilidad de casi 2 millones de habitantes de la zona que conforman los municipios de Lerdo, Gómez Palacio y Torreón, conocido como la “comarca lagunera”; en unos segundo abandona la obra del metrobús ¿Y lo invertido hasta ahora? Será pagado con recursos estatales, los cuales no tienen contemplado los gobiernos de Durango ni de Coahuila. El Presidente, en un mitin convocado por su delegado especial, reunió a poco más de 500 personas y a mano alzada decidió no dar más recursos públicos para continuar con la obra pública; al mismo auditorio preguntó qué querían, si agua u hospital y así decide el Presidente, a capricho, previo acuerdo de lo que va a hacer; nada es improvisado, lo entreteje, lo maquina de forma maquiavélica y echa andar su plan. López Obrador, hizo confrontar al gobernador de Durango José Rosas Aispuro, con el auditorio; el gobernador se quejó de haber sido objeto de una “celada” promovida por el delegado especial del gobierno federal; con esa masa social amorfa que va a recibir las dádivas de los programas sociales, realiza sus votaciones para que den la impresión de ajustarse a la “democracia participativa”, no es otra cosa que una burla; el Presidente de la República no respeta lo estipulado por la Constitución, en ella se establece el procedimiento para las consultas populares. Así, sin más, Andrés Manuel López Obrador, gobierna a capricho y si no logra lo que se propone, amenaza con mandarlos al “patíbulo” de sus conferencias mañaneras, exhibirlos y acusarlos de corruptos, como fue en el caso de las obras en construcción de su aeropuerto del capricho, el de Santa Lucía, en donde por orden judicial, suspendieron temporalmente las obras que ejecutan sin permiso alguno, sin licencia, sin proyectos ejecutivos. Solo impera el capricho presidencial.

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “PORFIRIO MUÑOZ LEDO ¿ENEMIGO O AMIGO?”

18 Jun 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Porfirio Muñoz Ledo ha dicho:
Que para satisfacer las demandas de Trump estamos violando la Constitución que garantiza la libertad de tránsito. Tiene razón.
Que Marcelo Ebrard está asumiendo funciones que le corresponden a la Secretaría de Gobernación, que es la que por ley es la responsable de la política migratoria. Tiene razón.
Que se está utilizando a la Guardia Nacional para detener migrantes y no para cuidar y proteger a los mexicanos contra la delincuencia. Tiene razón.
Que enviar a seis mil miembros de la Guardia Nacional para evitar la migración, apoyados por el Ejército y la Marina, es poner el muro en la frontera sur. Tiene razón.

Que es necesario luchar contra la intención de Trump de asestarnos el status de país seguro, pues eso sería tanto como hacer del país “una jaula” a los migrantes, que les daría ingreso al país, pero no les permitiría salir. Tiene razón.

Comparto prácticamente todas las aseveraciones de Muñoz Ledo, pero también considero que al Presidente y a Ebrard no les quedaba otro camino con tal de impedir la aplicación de los aranceles. Que de la misma forma que hay razones del corazón que la razón no conoce, hay razones de la política económica que el marco jurídico no conoce. Los efectos lesivos de los aranceles hubieran hecho crujir al comercio, al empleo, a la inversión y al peso.

Con lo que estoy en absoluto desacuerdo es que el Presidente, apoyado por funcionarios, legisladores y miembros de Morena, tan incondicionales y empalagosos en su apoyo a López Obrador, se le hayan ido a la yugular a Muñoz Ledo. Lo hicieron recordando sus cambios de partido, lo acusaron de ignorante y hasta de peligrosa disidencia. Reconocer y respetar la postura de Muñoz Ledo, no es solamente sano para la democracia sino muy conveniente para el gobierno. Es necesario que Trump considere que orillar a López Obrador a aceptar el status de tercer Estado o estación migratoria mundial, tendrá graves resistencias entre la opinión pública y el Congreso. Que imponer esta acción debilitará al mismo López Obrador y provocará una hostilidad que más temprano que tarde salpicará a Estados Unidos. Lo importante es que el Presidente, Ebrard y las huestes de Morena, reconozcan en Muñoz Ledo, no un enemigo al que es necesario apabullar, sino alguien que puede prestar una gran ayuda para la defensa de la soberanía.


El día del Padre.

16 Jun 19 | Gregorio Morales Avilés | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

Se ha mencionado con frecuencia en círculos psicoanalíticos que México es un país de mucha madre y poco padre. Es decir, se enaltece la figura de la madre, no hay comparación en la celebración del día de la madre y el del padre. Hay una virgen madre y patrona de todos los mexicanos, la de Guadalupe y hubo una Madre de los Aztecas, la diosa Tonantzin. La palabra “madre” o “madres” se utiliza para más de veinte acepciones, algunas de grandeza, otras peyorativas, pero lo cierto es que la madre es una realidad afectiva, tangible, directa.

En cambio, el concepto de padre es mental, intelectual, es un tercero en la relación madre-hijo, tiene que ver más con la imposición de las normas en la infancia y con la figura de apoyo y proveeduría, que con esa cercanía simbiótica del hijo con su madre.

Todos conocemos la famosa frase “verás cuando venga tu padre”, asociado al castigo y a la imposición de las reglas. Esa es una función del padre, la otra función esencial de la relación del padre con la diada hijo-madre, es precisamente la separación del hijo de la madre. Cuando no se logra esta separación el hijo queda atrapado por la madre y empieza la angustia, la simbiosis se hace realidad.

El abandono del padre en la crianza de los niños es mucho más frecuente de lo que uno se pueda imaginar. El efecto más notable es la ausencia del apoyo, la falta de la sensación de fortaleza, que pega definitivamente en la seguridad del niño. La identificación del niño con su genealogía paterna es esencial para la conformación de su psique, de lo contrario no se fortalece la función estructural del narcisismo, necesaria para la autoestima y el sano crecimiento. Por eso es muy importante la revaloración del papel y presencia del padre en la formación de los hijos y la fortaleza de su presencia así como la relación con la familia paterna.

Pero se trata de un papel muy distinto al que se da dentro del patriarcado. Éste no es mas que un sistema de dominación e imposición masculina que no sólo ha subyugado a la mitad de la población del planeta, las mujeres, sino que también ha despreciado o subvalorado unos valores que ahora reivindicamos como esenciales. Esta concepción de las relaciones patriarcales, donde predomina una masculinidad mal entendida, no es mas que un medio de control y de abuso de esa autoridad que le otorgaron las madres al remitir la valoración del comportamiento de los hijos a la autoridad paterna y que se expresa culturalmente en todos los niveles posibles: las doctrinas religiosas, los mitos, las leyes, las estructuras familiares, la sexualidad y los sistemas laborales, emocionales, psicológicos y económicos, a través de la violencia.

A partir de las transformaciones socioculturales y laborales actuales, observamos el creciente acceso de las mujeres a la educación superior y su inserción en los diversos ámbitos profesionales. Esta transformación, que impacta en la subjetividad y en el desempeño de roles femeninos, influye diferencialmente en la vinculación entre ambos géneros, en las configuraciones contemporáneas de la familia y desafía los imaginarios sociales convencionales.

La salida de la mujer del espacio privado fue un proceso muy largo, y en algunas partes aún no termina, pero el efecto cultural de este hecho, aunque imperceptible, es único y definitivo. Los perfiles del “deber ser” son completamente distintos a lo que deberían ser los hombres y las mujeres en otras épocas. Se dio una conquista del espacio público, de modo que las nuevas generaciones ya no pueden tener la misma lectura en términos del “deber ser” como hombres y como mujeres. Las tasas de divorcio, por ejemplo, se han ido multiplicando exponencialmente, este hecho es uno de los efectos reales del cambio que tiene implicaciones para la estabilidad de familia y de la pareja.

En este enfoque quiero compartir una reflexión con ustedes. La transformación que impacta la subjetividad y el desempeño de los roles femeninos, ha impactado también la subjetividad y los roles masculinos.

Está claro que el cambio cultural ha transformado las principales estructuras de las que depende la reproducción de la vida cotidiana. Desde el momento en que la mujer sale del espacio privado, se rompe la familia nuclear y entonces deben desarrollarse otros medios de convivencia.

La vida de pareja, con su profunda y amplia visión de la relación hombre-mujer, también ha cambiado. Ahora las mujeres demandan una pareja diferente a las expectativas que se tenían con anterioridad. No buscan un hombre tradicional, distante, poco sensible, poco comprometido, si no encuentran al nuevo hombre dispuesto a la nueva medida, simplemente, renuncian a la posibilidad de compartir la vida con una pareja. Las mujeres viven una nueva realidad que les impide reproducir esos estereotipos.

En esta parte del proceso estamos debatiéndonos entre el pasado y el presente, estamos viviendo esa contradicción. Hay un pasado que evidencia resistencias para desaparecer de nuestro contexto social y de nuestras prácticas cotidianas y un tiempo socialmente nuevo que aún no termina de nacer porque no está definido en su totalidad, aún no sabemos cuál va a ser el nuevo estereotipo de la relación hombre-mujer, aunque contamos con sociedades desarrolladas que pudieran ser ejemplares, o modelos, para esta nueva relación. Sin embargo, no vivimos en Finlandia, Suecia o Canadá. Estamos en el México de hoy, con todas sus contradicciones.

En este México de hoy, existen hombres que ya no aceptan el rol de proveedores, del fuerte, del que no llora, ya no se conforman con ser el padre castigador. El “deber ser” masculino, se confronta porque el “deber ser” de las madres que se han transformado, no permite la reproducción de conductas estereotipadas.

Antes había una perspectiva binaria del rol de los géneros. Ahora ya no es una perspectiva universal y generalizada. En muchos ámbitos esa visión es disfuncional. Existe una nueva lógica de reproducción social. Esta confrontación obliga al hombre a buscar otras características que afirmen o expresen su masculinidad, los mismos hombres rechazan el sentido del patriarcado antiguo con la supremacía masculina. Muchos deseamos que gobiernen las mujeres por ser mejores administradoras y porque con ellas es más fácil promover una cultura de la paz.

Hay tres factores que impiden repetir el mismo estereotipo: En primer lugar, “el otro”, o mejor dicho, las mujeres que ya no están dispuestas a aceptar una relación de subordinación con respecto al hombre. En segundo lugar, los propios hombres que ya no aceptan ese malestar cultural, el peso de la cultura tradicional que los cargaba de responsabilidades económicas, afectivas y de actitudes con las que no podían y no sabían manejar. Finalmente está la sociedad, el contexto social que se está recreado a partir de otro tipo de elementos, nuevos roles, nuevos valores, nuevas imágenes de la mujer moderna. La percepción de la mujer, como género, en este nuevo contexto ya no es la misma, pero tampoco la del hombre.

Es decir, existen nuevas perspectivas de la nueva realidad del hombre y su dificultad para afrontar las estructuras de la vida cotidiana derivadas de una mayor participación de las mujeres en la vida económica, social y política del país.

Confieso que mi estructura familiar original era estrictamente patriarcal, pero es posible salirse de esa estructura que es como una jaula con presiones por todos lados. A raíz de mi viudez, yo me esforcé en aprender a hacer de papá y de mamá, si es que existe división en los papeles de estas dos figuras, deberíamos ser simplemente padres, sin tareas relacionadas con una norma cultural de sexo binario.

Para algunos esta idea es inapropiada, pero a mí me sirvió para admirar más a las mujeres, su inteligencia, su habilidad para hacer de comer rápido y sabroso, la preocupación y ocupación efectiva en los asuntos reales de la vida. Su disposición continua y su visión más cercana hacia las cosas más simples y esenciales de la vida. Su desarrollada inteligencia emocional. Sus gestos y palabras llenos de gracia.

Nosotros los hombres, como género, tal vez divagamos mucho sobre saber cuándo un niño está enfermo y qué hacer en ese preciso momento. Me di cuenta de que el género está dado en función del exterior, de la cultura, que uno puede amar como hombre o como mujer sin distinciones. Sólo de broma aprendí a decir, en las noches que tenía algún compromiso oficial: “me disculpan, pero tengo que hacer mi función de mamá”. La función de padre o de madre es indistinta, excepto las biológicas, las demás tareas son atribuidas básicamente por la cultura patriarcal. El qué dirán los demás inhibe el gozo de ser tierno, de jugar con los niños, de hacer de comer, de lavar, planchar, asear, curar, amar, etc. etc.

La vida adquiere otra perspectiva mucho más rica, gozosa y comprometida. Por eso celebro el día del padre, pero del padre nuevo que soy, sin matices patriarcales, ni violentos, sino llenos de amor hacia mis hijos, hacia las mujeres y hacia la humanidad.

 


TRAS LA VERDAD “EL DERECHO DEBE CUMPLIRSE”.

16 Jun 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Toda resolución judicial debe cumplirse y las autoridades están obligadas a hacer cumplir las sentencias, en su caso el Poder Ejecutivo, debe apoyar al Poder Judicial, para la debida ejecución o cumplimentación de la sentencia emitida por la autoridad competente. En toda sociedad que se precie de tener un sistema democrático de vida, así se debe conducir a fin de vivir en armonía y con plena seguridad de su vida, bienes y derechos. Hacer lo contrario, se trata de gobierno que someten a la sociedad a sus caprichos, viven bajo un régimen autoritario; los derechos de los ciudadanos no existen, solo valen las acciones del gobierno que sojuzga, el Estado de Derecho no existe.

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, raya en la línea de la rebeldía, de la intoleracia; se resiste a cumplir con la Constitución y leyes que de ella emanan, a pesar de vivir bajo un régimen democrático, su misma Presidencia emana de un proceso legalmente instituido en las leyes y a través de ellas fue electo por mayoría relativa; tomó protesta al asumir el cargo de Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y ofreció cumplir y hacer cumplir la Constitución y demás leyes que de ella emanan. Varias acciones dan prueba de su rebeldía para acatar el Estado de Derecho. Desde que fuera electo dio comienzo con la imposición del capricho en sustitución de la ley. Tomó acuerdos de trascendencia para la vida económica del país, por medio de “consultas populares” ilegales, fuera del derecho, atentatorias a la Constitución; así ordenó cancelar la obra del aeropuerto de Texcoco, a pesar de la existencia de contratos e inversiones multimillonarias; por medio de una votación inconstitucional que apenas alcanzó el millón de electores, decidió rescindir contratos y endeudar la hacienda pública; ordenó integrar mesas directivas a su antojo, ubicarlas donde le pareció, en un número raquítico y violentó el artículo 35 fracción VIII de la Constitución. Una consulta que en el fondo no fue consulta, él ya había decidido cancelar la obra del nuevo aeropuerto, para hacer la construcción de otro, en un lugar inapropiado, sin permisos de ninguna especie. Esta fue una de las primeras acciones ilegales, sin ser Presidente de la República, echó andar un proceso totalmente inconstitucional, para tomar una trascendente decisión que afectó la hacienda y el desarrollo de México, cancelando arbitrariamente la creación de más de 400 mil empleos, directos e indirectos. Luego le siguieron otras farsas de consultas populares ya siendo Presidente en funciones, continuó su intransigencia y resistencia a cumplir con la Constitución. Algo nunca antes visto, inusitado, ilegal, inconstitucional por parte del Presidente de la República; derivado de acciones totalmente autoritarias fuera de la ley.

La semana pasada, a instancia de ciudadanos amparistas, jueces de distrito han concedido suspensiones definitivas en obras de capricho del Presidente de la República, como las del aeropuerto de Santa Lucía. Lugar lleno de problemas para la construcción, sin permisos, sin estudios de aeronáutica, sin aprobaciones de dictámenes de impacto ambiental, vamos incluso por la presencia de un cerro que nunca vieron y que tendrían que remover o cambiara la trayectoria de la pista de aterrizaje, etcétera. Bien, el viernes pasado, Andrés Manuel López Obrador, llenó de epítetos a los que promovieron el juicio de amparo, condenando al juez de distrito que ordenó la suspensión de las obras. Inconcebible, el mismo Presidente de la República, utilizando los medios de comunicación como su más ferviente aliado, amenazó a los amparista y al juez federal, advirtió que los exhibirá y condenará moralmente en el patíbulo por interponerse a sus planes. El Presidente López Obrador, mostrando al pueblo de México su alto grado de intolerancia y peligrosidad, no acepta respetar la ley ni las órdenes judiciales, en cambio intimida tanto a los que accionan y reclaman la aplicación de la justicia, como a quien tiene la obligación de impartirla. Actos inauditos jamás nunca antes vistos.

El mismo Presidente de la República, tiene el derecho de defenderse en los tribunales, de accionar la acción de la justicia, de aportar pruebas en el expediente, de asistir a juicio y alegar lo que a su derecho corresponda; pero no, ese Presidente porfiriano prefirió acallar y reprimir al pueblo que reclama justicia, por medio de epítetos, diatribas, ofensas y amenazas; López Obrador tiende acudir al juicio mediático, a la condena pública, a litigar en los medios de comunicación en lugar de acudir al juzgado (por medio de sus representantes legales que deben ser cientos) para defender sus actos de autoridad. Se trata inequívocamente de una acción intimidatoria propia de un tirano, de cualquier delincuente común, autoritario y abusivo; eso se llama corrupción, se califica como corrupción. Para eso se instituyeron los tribunales, para dirimir las controversias jurídicas ¿Acaso no puede defender su derecho el Presidente? ¿Acaso se trata de un acto de autoridad inconstitucional y por eso van perdiendo el juicio de amparo? Para López Obrador, es mucho más sencillo tildar de corruptos, sin prueba alguna, a los amparistas y al juez, que proceder a probar, a demostrar en el juicio de amparo, que aquellos están equivocados. El Presidente hace uso del poder mediático al cual, por cierto, le paga cientos de millones de pesos, para que difundan sus rabietas y caprichos, que promuevan sin problema alguno sus frustraciones; es más mucho fácil alentar el desprestigio, que promover en juicio que le asiste la razón legal y constitucional de sus actos. Para eso se instituyeron los tribunales, en especial los juzgados de distrito, para defender al pueblo de la violación de los derechos humanos o garantías individuales, por parte de los abusos de las autoridades. Y así están por la misma situación las obras de la refinería de Dos Bocas, Tabasco y la obra del tren Maya, las autoridades federales del Poder Ejecutivo están realizando acciones de autoridad sin cumplir con la normatividad, en especial los dictámenes de impacto ambiental. El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, continúa mostrando resistencia a cumplir con el Estado de Derecho, viola derechos humanos y se niega a reconocer que incurra en responsabilidad, en cambio, golpea con la fuerza del poder a quienes osas cruzarse en su camino. Solo las autoridades judiciales pueden contener y detener esos abusos de poder que a capricho desborda constantemente el Presidente de la República. Enhorabuena por el juez de distrito y los amparistas que actúan en defensa de millones de mexicanos, que evitan se cometan actos de injusticia, gracias a sus acciones impiden actos de autoridad abiertamente corruptos; aquellos buscan limitar el abuso del poder, a que se ciña Andrés Manuel López Obrador, al marco de la ley; eso es todo, limitarse y circunscribirse a aquello que le faculta la ley, lo demás son excesos que deben ser restringidos y castigados.

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “QUÉ NO HACER Y QUÉ HACER”.

14 Jun 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | 2 Comentarios »

Lo primero que el gobierno no puede hacer es festejar el convenio con el desquiciado de Trump y asumirlo como un triunfo. Es muy desagradable observar que algunos políticos se desgañitan tratando de darnos tan burdamente atole con el dedo. La red lo describe muy bien, dice: “Celebrar el acuerdo con Estados Unidos es como celebrar que dejaron de hacerte bullying en la escuela a cambio de hacerle todos los días la tarea, cargarle sus libros y darle tu torta al niño que te bulea”. Chorreantes de demagogia las palabras de nuestro gobernador Francisco Domínguez en Tijuana: “Somos defensores de un mundo sin barreras, sin prejuicios, los mexicanos no aceptamos muros de concreto, ni de aranceles”. Con qué cara puede decirse esto cuando haremos exactamente lo contrario: seremos la barrera de Estados Unidos a los migrantes; estamos plagados de prejuicios en la selección de los migrantes que dejamos pasar. ¿No aceptamos los aranceles? Cuando Trump nos trae como pericos, no a toallazos, sino a arancelazos.

Con un mínimo de credibilidad la defensa es simplemente, no se tomó la mejor decisión sino la menos mala, lo importante es que no se aplicaron los aranceles, si no se hubieran aceptado las demandas del ogro de Trump, los daños hubieran sido peores. Y ahora a prepararnos a cumplir lo ofrecido, que no es poco.

Por ejemplo, al cierre del año México recibiría 80 mil personas que solicitan asilo a Estados Unidos, por el momento, y sin ninguna especulación, tenemos a ocho mil migrantes que ya solicitaron el asilo. No se quedarán aquí en México unos cuantos días sino meses y quizás hasta años, hasta que se resuelva su situación. A estos migrantes les hemos ofrecido: trabajo, salud y educación. Cumplir este compromiso es darles lo que no tienen más de la mitad de los mexicanos.

Se dedicarán seis mil elementos de la Guardia Nacional a la frontera sur, el diez por ciento de los que serán en total y actualmente esos seis mil representan el cuarenta por ciento de los que están a disposición. Dos realidades crudas, vamos a militarizar la frontera y la Guardia Nacional ya no estará para cuidar la seguridad de los mexicanos sino para detener el flujo de migrantes.

Lo más sombrío del panorama, Trump ya conoció el camino de la extorsión y hasta lo advirtió: “Si por alguna razón desconocida no se da la cooperación de México, siempre podemos recurrir a nuestra previa, muy eficaz, posición sobre las tarifas”. Si no hacemos algo para aprovechar esta tregua, Trump nos la volverá a aplicar, entonces tendremos que recurrir a un ideólogo de la cuarta transformación: Paco Ignacio Taibo II. Nadie mejor que él, para describir lo que sería nuestra situación.


EL JICOTE “LA FÁBULA Y LÓPEZ OBRADOR”

13 Jun 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Cuenta la fábula que estaba un corderito tomando agua en un río, de pronto llega el lobo a beber agua en el mismo río, el corderito se queda paralizado, el lobo lo tranquiliza diciéndole: “Mira corderito me he comido a toda tu familia y sólo quedas tú, he decidido ser un lobo bueno y no te voy a devorar, sigue bebiendo agua con tranquilidad”. A los pocos segundos el lobo se le queda viendo al corderito y le dice: “Corderito yo te había prometido no comerte, pero lo cierto es que tú me provocas”. El corderito tembloroso le dice: “¿Pero qué te he hecho lobito bueno? Dime lo que quieras para corregirlo”. El lobo le responde: “Corderito, no te estás dando cuenta que al beber el agua enturbias la que estoy tomando”. El corderito solícito le suplica: “No te preocupes lobito bueno, me pongo abajo y al lado de ti para no enturbiarte el agua”. El corderito corre de inmediato y se coloca al lado del lobo. Pasan unos segundos y el lobo habla: “Corderito, yo no te quiero comer, es más ya te lo prometí, pero tú no cambias. Me sigues provocando. Ahora me estás tapando el sol y eso es inadmisible”. El lobo se come al corderito. Moraleja: el poder hace lo que quiere con el débil y no hay argumentos ni acciones que valgan.

Conscientes de nuestra debilidad, en la negociación Ebrard y el Presidente López Obrador en forma solemne, determinante y gallarda preguntaron: “¿Dónde se firma de aceptado?”, Resistir a las solicitudes del lobo Trump y dejar que se cumpliera la amenaza de los aranceles hubiera implicado, en forma casi inmediata, la pérdida de un millón de empleos y la erogación de cerca de veinte mil millones de pesos y eso mientras llegaba el otro aumento de aranceles. La resistencia hubiera pegado a la ratificación del Tratado del Libre Comercio, que quedaría en el aire. Si sumamos este tétrico panorama a a la decisión de las calificadoras de bajar la calificación, la devaluación del peso hubiera sido inminente y la recesión económica, que ya existe, se hubiera agudizado.

A muchos les hubiera gustado, creo que entre ellos a mí también, una respuesta cantando el Himno Nacional en el Zócalo, alzando la voz especialmente en la estrofa: “Mexicanos al grito de guerra”. Retirarnos del Zócalo ondeando la Bandera Nacional y desfilando teniendo como fondo la Marcha de Zacatecas. Sueño patriótico de estampitas de escuela primaria.

Esta actitud del Presidente López Obrador, pragmática, serena y prudente, sin obsesiones caprichosas, ¿No la podría extender a otros temas, como por ejemplo al Aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya, la refinería Dos Bocas? Mientras internamente se sienta el lobo va a ser imposible.


“Aquellos Tiempos”. ENTRAÑA DEL HIMNO NACIONAL.

12 Jun 19 | Mario Rodríguez Estrada | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

Con el tiempo y un ganchito, los mexicanos hemos llegado a amar, como el que más, nuestro Himno Nacional MEXICANO, sin saber ni pizca de su inicial historia, nacido de una entraña conservadora, por un poeta potosino que dedicó el mismo, a una de nuestras desgracias históricas, llamada Antonio López de Santana.

El relato inicial nos da a conocer que la letra fue dedicada a su persona, en conmemoración de un hecho de armas, precisamente aquella en que el Brigadier español D.Isidro Barradas, al frente de cuatro mil hombres, intentó volver a conquistar la antigua Nueva España, el día 11 o doce de septiembre de 1829, y veinte años después, el poeta Bocanegra, forzado por su novia, compone algunas estrofas, sentidas y nacionalistas, que poco a poco fueron modificándose hasta llegar a su estado actual, que al oírla los mexicanos nos sentimos conmovidos, y no se diga si lo escuchamos en tierras extrañas.

Al triunfo de los reformistas, Bocanegra se sintió perseguido y por muchos años vivió en la Habana, lo mismo pasó con el autor musical Don Jaime Nunó, quien vivió por largos años en Nueva Orleans y Nueva York, donde lo encontró un funcionario de la época de Porfirio Díaz, que al reconocerlo lo invitó a la ciudad de México para homenajearlo y entregarle, al fin, su no entregado premio.

Nuestro himno ha sufrido varios cambios, incluso en los tiempos actuales, las administraciones panistas decretan sea interpretado con casi todos sus originales versos, loando principalmente a Santa Ana, y las administraciones priístas o la actual cuarta transformación, solo algunos de ellos, por lo que algunos altos y grandes escritores e historiadores opinan que debe escribirse uno nuevo…empresa difícil pues música y letra estan profundamente incrustados en el alma mexicana, lo mismo que la melodia española del “cielito lindo” que se ha vuelto más mexicana que el tequila o el sotol.

Nuestro himno es uno de los más bellos y vibrantes del mundo, no obstante sus marciales aires belicistas, ojalá alguna futura vez le apliquemos al tal Trump lo que mencionan sus versos…les saluda y abraza su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE.

12 de junio del 2019.-Queretarín, México.


EL JICOTE “¿NEGOCIACIÓN O SUMISIÓN?”

11 Jun 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Primero la autocrítica, me equivoqué al apostar a Ebrard que le pagaba doble contra sencillo a que Trump aplicaría los aranceles independientemente de la negociación. Qué bueno que no me leyó el Secretario porque me hubiera despelucado. Las razones de mi desafío tan engreído es que a Trump le importa muy poco el comercio y la migración, sabe que su actitud de bravero de barrio es muy bien recibida por un amplio sector de los americanos. Prueba de ello es que fincó su campaña presidencial sobre la base de la construcción del muro y con esa bandera triunfó en las elecciones, lo de los aranceles es simplemente una vuelta más a la tuerca, ahora que está a punto de iniciarse el proceso electoral gringo.

También me equivoqué porque el Sub secretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, afirmó reiteradamente, bajo el apoyo presidencial, que la política migratoria ya había cambiado, que quienes quisieran emigrar serían recibidos con los brazos abiertos. Declaraciones que el Presidente enriquecía afirmando la tradición histórica de México en la defensa de los derechos humanos y la convicción del gobierno de no criminalizar la migración. El tono humillante de Trump propició una respuesta de López Obrador de que no era timorato ni cobarde y convocó a un “acto de unidad en defensa de la dignidad de México y en favor de la amistad con los Estados Unidos”. Se llamaba a la defensa de la dignidad era porque precisamente se estaba atacando esa dignidad. Ante un escenario de Trump prepotente y denigrante no podía responderse enseñando el cobre cediendo en todo. Por todos estos elementos me equivoqué. No hubo tal negociación fue la total sumisión a las demandas de Trump. Éste se cuelga ante sus ciudadanos la medalla que nos dobló las manos. Si hasta algunos miembros de su propio partido lo acusan de abuso de poder, no podemos entonces vanagloriarnos de nada.

Con la mente fría debemos reconocer que Trump supo disimular su maniobra electoral de los aranceles con datos que avalan interna y externamente su decisión. Los datos fríos son: se registró en las aduanas de Estados Unidos, durante el mes mayo, la detención 144 mil inmigrantes, 32% más que en abril, la más alta de los últimos trece años; las solicitudes de migración en estos cinco meses se elevaron en un 300%. Vamos a pagar, las consecuencias de la acción y la inacción del gobierno. La acción, una equivocada política migratoria; la inacción, un descuido absoluto de nuestra frontera sur. Reflexionemos la experiencia y veamos para adelante.


EN DO MAYOR.

10 Jun 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Alzando los brazos desde el púlpito mañanero,

en señal de Amor y Paz, cual chavo ruco rebeldón,

suelta la tramposa frase y ríe socarrón,

tamaño presidente, irreverente y marrullero.

 “Soy dueño de mi silencio”, dice con bíblica sentencia.

Quizá ignora que habita una cárcel de palabras,

que las suyas son frases que dividen y descalabran,

que es su deber contestar con respeto y con decencia.

  ¡Ay, Niniane! No es que me sea fácil escribir duras palabras. Ni que esté a la caza de los yerros del señor presidente para solazarme en señalamientos o denuestos. Veo detrás de su banda presidencial a un hombre, a un ser humano como cualquiera, cargando en su equipaje el peso de nuestros deseos puros o no tan puros y hasta impuros; sueños y anhelos logrados o fallidos; verdades disfrazadas ( conscientemente o inconscientemente) de mentiras, o mentiras disfrazadas de verdades. Y más de una vez me digo que mejor hablaré sobre libros, películas, series u otros temas. Pero termina saltándome la otra parte, una más fuerte y que tiene relación con el culto a la personalidad y amor al poder que algunos seres humanos tienen más marcados que otros. Y AMLO no es la excepción. Por más que lo disfrace o intente cubrir con pretendidos afanes puritanos y “buena onda”

Esa parte y mi lectura de ella, es la que me da vueltas y heme aquí.

¿Quién es tan sabio, como para ser el rey de sus silencios antes que esclavo de sus palabras?, como dicen que dijo William Shakespeare, autor de esta y otras frases sabias. O ¿quién es tan fuerte y tan veraz como para atreverse a salir a la calle con el verdadero rostro al descubierto, sin máscara alguna? Presos estamos en la cárcel que cada quien construimos con el frío y engañoso acero de nuestras apetencias. Y cada quien con sus flaquezas o fortalezas aceptadas o disfrazadas. Cada quien su máscara para simular la dosis de soberbia, envidia, avaricia, ira, lujuria, gula, egoísmo que nos habita. ¿Acaso no hay en cada ser humano algo o mucho de cada una de esas apetencias? ¿Cuál domina a cada uno de nosotros?

 

Si, Niniane, si. Callo. Que no nos gane la soberbia y nos de por filosofar. ¡Válgame! Esos son palabras mayores. No te rías, Niniane. Y vamos a lo nuestro. ¿Qué es lo nuestro? Ofrecer nuestra lectura de ciertos hechos que inciden en la vida ciudadana. Tratemos de hacer lo que creemos nos toca, nos gusta o apasiona, o elegimos hacer. Las calificaciones o cuestionamientos que los lectores hagan sobre lo que escribimos, cómo lo escribimos o decimos, vengan. Asumimos la responsabilidad. Cada uno desde nuestro espacio, enfrentemos las críticas que nos toquen. Y lo digo a Andrés Manuel López obrador, para que lo entienda el presidente que tiene en sus manos parte del destino de este país. Es un deber suyo aguantar los cuestionamientos a su hacer. Y su obligación y compromiso responder a ello. No se puede ser tan soberbio, tan megalómano y caminar por la vida con tal cinismo o inconsciencia, cuando nuestras acciones tienen impacto en miles de personas.

¡¿Otra vez ríes, Niniane?!…. Si, si si si, Niniane. Entiendo tu risita y la traduzco en frase: “El presidente no nos lee”.

LAS TRAMPAS DEL DESEO.

  “Ten cuidado con lo que deseas, porque se puede cumplir”, dice un proverbio oriental.

¡Vaya que AMLO deseó estar dónde está! Hacía allá trabajó y se valió de todo… y lo logró. Como todo buen político prometió lo imposible de lograr. Lanzó duras criticas a los hombres que estaban antes en el poder. Fue implacable con sus boicots, mítines y descalificaciones que, por cierto, continúa parado sobre ellas. Pero mucho de todo eso parece haberlo olvidado… convenientemente.

Aquel que tanto criticó a los anteriores, que fue implacable, hoy lo sobrepasa el ejercicio del poder. ¿O estaba o está todo calculado por el hoy dueño de espacios y concentrador del poder? Eso pareciera. Con medios de comunicación a su alcance, el hoy presidente construye una narrativa para el país. Una simplista, falaz, tal cual lo hiciera el viejo PRI en sus inicios.

Vendedor de ilusiones, administrador de verdades a medias, o mentiras disfrazadas, insiste en llamarle “triunfo” a la indignidad. Incapaz de enfrentarse al sentido crítico del pensamiento estructurado, elige gobernar , tratando de convencer que lo suyo es de buena FE.

Sin mayor reparo o recato, él, el hombre que caminó largo trecho, negoció (vaya usted a saber qué tanto) su llegada al cargo político más alto al que se puede aspirar cualquier democracia, hoy se niega a responder a preguntas que le lanzan los reporteros que acuden a las mañaneras. Sin consciencia alguna de la diferencia que media entre un ciudadano de a píe y un presidente de un país de nuestras dimensiones, contesta como si el papel de mandatario fuera ajeno a él.

Lo que acabamos de ver el pasado viernes, es el refrendo de una actitud de sostenida soberbia y menosprecio al trabajo de los reporteros que acuden a sus “conferencias”. La pregunta que soltara la prensa, queriendo saber lo que el presidente de México pensaba con relación a las declaraciones de Donald Trump sobre México y su dependencia de Estados Unidos, era absolutamente válida. Pero, AMLO, fiel a los guiones que arbitrariamente escribe para comodidad y conveniencia de él, evadió responder de manera responsable : “ “Soy dueño de mi silencio”, dijo, acompañando sus palabras con el alza de las manos con el símbolo de “amor y paz”.

No es la primera vez que recurre a esa actitud de franca evasión de compromiso. A finales de marzo en una visita que hiciera a Baja California, donde se nombrara como candidato a la gubernatura por Morena, a Jaime Bonilla, la prensa le inquirió sobre si esa visita tenía como fin respaldar al candidato de su partido. Molesto recurrió a su proverbial repertorio de palabras descalificadoras. Sin miramientos, tachó a la prensa de “fifi” y remató diciendo: “ no me presto a entrevistas banqueteras”

 

Un mes después, allá en Veracruz, al ser cuestionado sobre su falta de declaraciones con respecto de la masacre acontecida en Minatitlán el 19 de abril, en la que hubieron trece muertos, la mitad de ellos ejecutados (incluido un bebé) con el tiro de gracia, usó la misma frase para evitar contestar: “Soy dueño de mi silencio”.

Son apenas seis meses apenas de un gobierno que parece no tener intención de conciliar la postura que a él, solamente a él, le resulta más cómoda y útil para los fines que aún no están definidos del todo para muchos de nosotros y que se niega a compartir con la prensa.

La actitud defensiva del presidente, su insistente proclividad a descalificar y confrontar, a nada bueno nos pueden llevar. Y más aún, creo que no tienen nada, pero nadita de inocentes. Al tiempo.

NOTA.

El pasado viernes 7, publiqué un texto denominado: “Llamado a la unidad”. Por la magnitud de lo que estaba ocurriendo, en cuanto a las amenazas de aplicación de aranceles de Estados Unidos a México y el llamado a la unidad que AMLO mismo convocó. Expliqué el porqué era momento oportuno para que la oposición y sectores diversos del país se unieran en ese apoyo de unidad y capitalizaran el momento para demandar al presidente de México, claridad en sus políticas y transparencia en programas para el país.

No hubo tal respuesta. Y se entiende de alguna manera. Bien lo dijo William Shakespeare : “Cuidado con la hoguera que enciendes contra tu enemigo; no sea que te chamusques a ti mismo”. Y eso parece estar pasando. AMLO ha encendido hogueras. Pero sabe muy bien con qué intención. Esa actitud golpeadora y que parece buscar dividir (“ a río revuelto”) no es tan inocente. Es el bien delineado y que él tiene muy claro. Veremos.

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

Dialogoqueretano.com


EN DO MAYOR. LLAMADO A LA UNIDAD.

07 Jun 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »

Si, de acuerdo. El Presidente de México, el impredecible y cambiante, cansino, obcecado, errático (¿quién no? ), taimado, manipulador, ¿ingenuo?, no ha hecho otra cosa que acentuar los enconos ciudadanos. Su lenguaje agresivo, divisorio, ha logrado lo que quería: herir, molestar a muchos de nosotros que, ni siendo fifis ni chairos, hemos fijado postura sobre ciertas decisiones que, vemos con preocupación, están lastimando la vida de México y el y parte de su gabinete parecen no darse cuenta de ello.

Pero tiene razón en una cosa: México necesita hoy -como nunca- UNIÓN de todos los sectores del país para enfrentar al delirante e incontenible buleador, el megalómano y frenético Donald Trump, Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, esa máquina de negocios cubierta con piel, incapaz de razonar con un mínimo de humanismo.

Pero en este momento no es Donald Trump el problema. Está más que claro que es un tigre divertido con esta bola de hilo conformada por madejas corroídas en muchas de sus partes, llamada México. Y es eso lo que tenemos que atender de manera urgente.

No es momento de regresar los golpes que AMLO ha descargado con innecesaria burdeza y actitud bélica. No es momento de detenernos en sus enconos (surgidos no sabemos desde cuándo, ni en qué momento) y que descarga sobre ciudadanos de todos los sectores. Sus descalificaciones constantes y vertidas con un mismo rasero, han calado ya. No. No es el momento de detenernos en eso.

Desde este sitio, como ciudadana, como profesional, me pronuncio por hacer eco al llamado a unidad de López Obrador. Y me pronuncio, sabiendo que ese mal llamado mitin tiene a favor puntos que pueden fortalecernos como país. No ante Donald Trump, quien no dará un paso atrás, porque va por lo suyo: la reelección. Pero explico el porqué SI hay que atender ese llamado de AMLO y que únicamente ha encontrado eco en sus pares, en los partidos políticos que le respaldaron y le dieron el triunfo y en algunos de sus seguidores. Y nada más.

Y eso resulta tan decepcionante, como preocupante que las descalificaciones a ese llamado respondan a razones viscerales y poco estratégicas de sectores y ciudadanos que, lastimados y ofendidos – por supuesto que con razón-, hoy deciden no responder a su convocatoria , como un castigo a la actitud de un presidente instalado en su papel de luchador social y que insiste en una actitud tan inmadura como poco inteligente, también.

Y me atrevo a asegurar que la respuesta de todos los que argumentan que no asistirán, son tan absurdas como las que ha tenido el mismo presidente. Líneas arriba digo que la convocatoria de AMLO para asistir a Tijuana no hará mella en Trump. Pero se hace necesaria. ¿Por qué? Explico desde mi perspectiva, consciente de que carezco de conocimientos profundos de política internacional; pero si desde mi información y sentido común y acompañada por mi pulso social:

— Es el momento para que la oposición responsable e inteligente haga presencia y no juegue un papel mezquino que le ha venido asignando el mismo López Obrador. Con ello dar una prueba de civilidad y amor y compromiso.

–Los demócratas no están apoyando a Trump en sus medidas extremas. Y eso hay que capitalizarlo. Por lo menos alentar en ellos la percepción de nuestra unidad, para que sepan que nuestro clamor va en el mismo sentido y hagan lo conveniente en sus Cámaras.

— No todos los hispanos y compatriotas nuestros votaron por Trump, ni están de acuerdo con sus políticas y talante bélico. La unidad mexicana sería un mensaje de aliento para los miles de hermanos hispanos, mexicanos que están en aquel país, sufriendo también las desmesuras y excentricidades de un hombre enfermo de poder y soberbia. Un esquizoide que ha instalado la política del miedo.

— Al margen de que asistir, haga a AMLO creer que su poder de convocatoria es tal que por eso acudieron las diversas clases, NO atender ese llamado, es peor. Y lo es por las razones que arriba cito y porque daría material al mismo AMLO para arremeter contra las diversas clases, como lo ha venido haciendo. Es decir, sería darle el pretexto para martirizarse y, a partir de allí, manipular muchas acciones.

–Propongo, pues, ECO Y UNIDAD en estos momentos. ESTRATEGIA Y FIRMEZA. Creo que es una oportunidad para toda la oposición de AMLO para que , DE YA, hagan un pronunciamiento claro, fijando postura sobre México. Nuestro país lo necesita y lo merece. Necesario entenderlo así .

–Es el momento para que esa oposición inteligente haga saber a AMLO que se hace necesaria la conciliación y el dialogo. También para exigirle claridad en el rumbo del país. Decirle que no se está de acuerdo con su falta de presencia en los Foros Internacionales. Que tiene que ampliar su horizonte provinciano y pobre del mundo. Que se puede fortalecer la economía interna, al tiempo que , también se negocia con otros países. Establecer acuerdos para discutir los programas que el gobierno contempla en los diversos rubros.

— Si él, como presidente de México, no ha logrado ponerse la vestidura de Estadista y, antes bien, continúa actuando con “ingenua” inconciencia, es el momento de hacer ´pausa en nuestras diferencias ideológicas, partidistas, sociales, en nuestros resabios para dar una lección de unidad y ¿por qué no?, una bofetada con guante blanco al mismo presidente que no ha alcanzado a dimensionar la gravedad de lo que se juega en México y el mundo todo.

Es el momento de eso y más. Pero sobre todo: UNIDAD.

Javier Corral Jurado , Juan José Rodríguez Prats, el mismo Diego Fernández de Cevallos, Cuauhtémoc Cárdenas, Agustín Basave , Felipe Calderón, empresarios de diversos rubros, entre tantos más que tienen una deuda con México, hagan un llamado a la UNIÓN en estos momentos.

Politólogos , académicos, intelectuales, empresarios, escritores, ciudadanos todos, voces mesuradas de toda la república mexicana, voces propositivas, independientemente de sus perspectivas ideológicas o partidistas, hagan un pronunciamiento sobre nuestro país y un llamado a la unidad de México. Este es uno de esos momentos tan necesarios como urgentes.

dialogoqueretano.com

zaragozacisneros.jovita@gmail.com


TRAS LA VERDAD “MANOTAZO DE TRUMP A LÓPEZ OBRADOR”.

07 Jun 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

¿A quién le asiste la razón sobre el problema de la descontrolada migración de centroamericanos, a López Obrador o a Donald Trump? Este es el problema de fondo sobre la probable imposición de aranceles a los productos mexicanos que se exporten a los EUA. Claro que le preocupa al gobierno de Donald Trump, el caos que de unos meses a la fecha ha originado el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, so pretexto de su política humanista.

Si bien esos miles de seres humanos buscan un refugio seguro y de oportunidades ante la inexistencia de ello en sus países de origen, sumados a la violencia; las causas, sin embargo, son insuficientes para permitir una “invasión” indiscriminada de extranjeros a suelo ajeno a su patria; entre las muchedumbres que viajan en caravanas (nueva forma de presionar y promover movimientos masivos) también hay delincuentes que buscan incursionar en territorio extranjero, sea México o los EUA, para continuar con sus actividades delictivas, ello de ninguna manera se puede permitir.

Por eso el endurecimiento de la política de Trump, razón de la loca idea de imponer aranceles a los productos mexicanos, como medida castigo y de presión a López Obrador, para que abandone la política proteccionista cobijada de “humanista”. Hace tiempo se conoció la mentira del Presidente de la República, cuando aseguró que los dos países, México y los EUA, invertirían miles de millones de dólares en Centro América, para arraigar a los nativos de aquellos países, para que dejaran de migrar a estos 2 Estados del norte de América. El Presidente de los EUA, Donald Trump nunca propuso semejante ayuda a los centroamericanos, luego entonces, no apoyó la idea unilateral de López Obrador. Esta es una de las razones por las cuales no se puede confiar en la palabra del Presidente de la República, se conduce con pasmosa falsedad.

El gobierno benévolo, “humanista” de López Obrador. El Prometer no empobrece, el dar es lo que aniquila. Nada halagüeño para los mexicanos resultaron las promesas del Presidente de la República, cuando ofreció públicamente a los centroamericanos otorgar visas humanistas y de trabajo en México ¿Cuál trabajo? Ni para los mexicanos existen suficientes fuentes de empleo, mucho menos para aquello que regularmente solo practican oficios. Por eso implementó su programa de becas a los jóvenes para que se capaciten, precisamente por la falta de empleos ¿Entonces? El Presidente vuelve a mentir. Apoyos de albergues, alimentos, atención médica, transportes, derecho a quejarse por malos tratos, eso y más les brinda el gobierno de la 4T a los inmigrantes. Por eso se incrementaron las interminables caravanas de miles de centroamericanos que llegan a México, muchos con la pretensión de radicar en nuestro país; vamos, ante semejantes facilidades, política exterior laxa, también se han sumado migrantes de otros países, se concitan en la frontera sur: facilidad para ingresar a nuestro país. La frontera en la que no existe autoridad mexicana que ponga orden, ni capacidad para contener la oleada de migrantes. Luego los gobiernos estatales y municipales sufren las consecuencias, ellos deben apoyar a los miles que pretenden llegar a los EUA, más el gobierno de ese país cierra sus puertas y con sobrada razón, entonces intentan cruzar ilegalmente ¿Qué pasa entonces con los migrantes que no logran entrar al país vecino? Simple, muchos se quedan en México y los problemas han crecido, de ello dan cuentas los medios de comunicación a diario; más y más violencia ocasionada por los “desamparados” migrantes; por miles se cuentan en las calles pidiendo “limosna” para sobrevivir.

Lo interesante de todo ello. Que la dura política exterior de Donald Trump, beneficia directamente a México. Por supuesto que así es. Gracias a las presiones de Washington, son muchos más inmigrantes los que está expulsando el gobierno de López Obrador, como respuesta indirecta; puesto que, de antemano saben que el gobierno norteamericano no permitirá que ingresen a su país y, si en México en realidad no existen los beneficios que promete López Obrador, lo más sano es que se regresen a su país de origen, ya bastantes problemas hay en México, para que personas de otros países vengan a incrementar esos conflictos de forma injustificada e ilegalmente. Veamos. 11, 391 indocumentados pidieron protección humanitaria el mes pasado; en marzo hubo 160 mil detenidos; en mayo llegaron a México 11, 507 menores sin padres; y continúa la invasión, en tan solo 5 meses de este año, pasó de 47, 980 inmigrantes expulsados a 132, 887 que fueron repatriados ¡Alarmante situación! Y para no quedar mal, afirma López que está cuidando se respeten los derechos humanos. La flácida política de López Obrador, alentó la migración: todo un fracaso. Por eso la ira y molestia de Trump en contra de México; el arrogante y caprichoso mandatario aseguró que ellos no necesitan de México. Caravanas de colonización nos invaden. Pretender sostener una pésima política migratoria “humanista y laboral” (al menos es la justificación) es insostenible materialmente ¿Será plan perverso de la izquierda para desestabilizar al gobierno conservador de Trump? Todo puede suceder, soterradamente es posible. El problema es que, ha golpeado a México y ahora se muestra desesperado López Obrador, por su imprudencia, ahí encontró respuesta superior a la fuerza que abusivamente ejerce en nuestro país. Aquí lo triste del caso. Primero envió una delegación a los EUA, para ponerse de acuerdo; los hicieron esperar varios días; y, hasta hoy no han logrado acuerdo. Luego, como medida política, de forma incomprensible el Presidente Andrés Manuel López, convocó a “todos” para el sábado, en la Ciudad de Tijuana, a un mitin, cuyo objetivo es el de manifestarse en un “Acto de unidad en defensa de la dignidad de México y en favor de la amistad con Estados Unidos” ¿Qué le pasa a López Obrador? Pretender resolver problemas bilaterales con los EUA por medio de un mitin. Es un acto de protagonismo ante la caída de su popularidad, busca recuperar esa popularidad, el apoyo sería para él y así lo manipularán. Sin duda alguna, un acto desesperado ante el temor de imponer el arancel a los productos mexicanos. De tal suerte podemos deducir que no existe política migratoria, todo ha sido improvisado, fue invento del Presidente el apoyo a los centroamericanos, los trabajos y visas humanitarias. Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación, dijo recién iniciado el gobierno lopista que el en 5 días el problema estaba resuelto; falso, falso, falso. Ahora apenas asoma, la problemática la rebasó. Alejandro Encinas, otro tanto y al Director de Migración ni quien lo conozca.

Todo tiene su origen en un twit de Donald. Andrés Manuel López Obrador, después de dar respuesta “diplomática” a un twit de Trump por medio de un escrito mal redactado, sin motivación y nula fundamentación, no recibió respuesta diplomática. Más twuits de Trump. Ante la amenaza del Presidente norteamericano, el Presidente López, armó una “delegación” de funcionarios de su gobierno y los mandó a Washington para dialogar con miembros del gobierno norteamericano. Después de varios días fueron recibidos. Llevan 3 días de diálogo y nada. Todo en suspenso. Si López cambia su blandengue política y la endurece, Trump reservará la amenaza, de lo contrario la cumplirá. Andrés Manuel López Obrador ha hecho el ridículo consentido y permitido. No ceden un ápice los norteamericanos, la humillación está hecha al gobierno de la 4T y de paso, a los mexicanos les genera más problemas. Trump sigue en su intransigencia y con justa razón, no desea mayores problemas, mucho menos cuando empezará campaña para su reelección; es acto de campaña. Aunque las 2 cámaras de legisladores en los EUA, no están de acuerdo con la imposición de aranceles, el problema ha evidenciado la pésima política migratoria del gobierno morenista. Los Ministros de la SCJN, no quieren problemas y por acuerdo del Pleno, no irán al mitin; razonan que ellos no hacen política y, podrían llegar a ser parte en el conflicto jurídico. Aunque sí apoyan a México. Bien por los Ministros. Mientras tanto, la presión de Trump hacia López Obrador, empezó a surtir sus efectos; personal de la Guardia Nacional, se incorporará en la frontera sur, para reforzar la seguridad de México, ante la invasión de centroamericanos. Al final, los mexicanos saldremos beneficiados por la presión de imposición de aranceles anunciada por Trump, al menos en materia de seguridad. Lo otro, es asunto comercial.

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “PARA ENFRENTAR A TRUMP”.

06 Jun 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin comentario »

Parto de un principio en la confrontación con Trump: es necesario apoyar al Presidente de la República, aunque a veces no estemos de acuerdo con lo que consideramos una estrategia errática y poco consistente. Parto también de una hipótesis: Los enemigos políticos perjudican pero también a menudo ayudan, todo depende de la estrategia para hacerles frente.

Por supuesto, como dice López Obrador, no debemos engancharnos abierta y públicamente contra Trump, pero reconozcamos que su política de poner la otra mejilla no está funcionando. Es hipócrita y vergonzoso llamarle amigo cuando nos quiere doblar las manos y ponernos de rodillas. Ha llegado el momento de cambiar el tono del famoso libro de Dale Carnegie: “Cómo ganar amigos”

La Delegación encabezada por Ebrard se recuperó del error de ir a Washington a buscar al Secretario de Estado cuando éste llegará hasta el miércoles. Las pláticas con los republicanos han sido fructíferas y en las mismas filas del partido de Trump ya se escuchan palabras que lo contradicen. No obstante, Ebrard peca de optimismo cuando dice que la negociación evitará que se instrumente el arancel el 10 de junio. Es casi una provocación. Le apuesto doble contra sencillo que Trump lo aplicará ese día y ojalá que me equivoque. Le urge demostrar que es la pistola más rápida del oeste y del planeta.

Las propuestas más socorridas de respuesta, no me parecen muy convincentes. Por ejemplo, la de imponer aranceles similares o aranceles espejo, si bien iría con el temperamento nacional, la diferencia de economías no permite augurar un buen golpe. La otra propuesta, recurrir a denunciar los hechos en los organismos comerciales internacionales, me parece insustancial. Si los gringos se burlan de la ONU, no le veo mucho futuro.

Los llamados a la solidaridad y al humanismo de Trump y de la sociedad norteamericana son ingenuos, es recomendarle a la Llorona, antes de ahogar a sus niños, que les compre Gerbers. La respuesta que sugiero es desenmascarar a Trump frente a sus electores, pues no busca el beneficio de los norteamericanos sino su reelección. Son aranceles electorales y distractores, pues no ha resuelto otros graves problemas. Por otra parte, los aranceles nos perjudicarán a mexicanos y a norteamericanos pues ellos pagarán el sobre costo. Además, si recibimos menos dinero menos oportunidades tendremos de controlar la inmigración. En suma, Trump quiere serruchar la misma rama del árbol en la que estamos todos sentados, es necesario denunciarlo, nadie ganará nada.