El puente

08 Dic 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

Si los hombres son producto de sus circunstancias, aunque ellos también las crean, ¿en nombre de qué los podemos juzgar?
¿Los procesos sociales, materiales e históricos o los individuos?
Los liberales ponen el acento en la biografía y los marxistas en los procesos históricos. Sin duda se cruzan y combinan historia y biografía.
Las circunstancias condicionan pero no siempre determinan. La historia no es lógica ni ilógica, ni ciega ni loca, ni racional ni irracional.
Como en un encuentro deportivo, hay datos estadísticos que dan las tendencias posibles y hay sorpresas, imponderables, accidentes, aciertos y errores, extraños poderes que no se pueden predecir hasta que suceden.
Los individuos tienen un mínimo de libertad (cinco centímetros, cien gramos) y caprichos, pasiones, fantasías, sueños, locuras, voluntad.
En nuestro caso, ¿cuál es la responsabilidad histórica y personal de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón, Peña, Obrador? ¿Cómo se conjugan sus decisiones personales y los procesos sociales, su biografía y la historia?
Si los otros no tienen parte de razón en hacer lo que hacen, ¿están totalmente equivocados y toda la razón es nuestra?

Octavio Paz tuvo parte de razón al apoyar los cambios de Carlos Salinas de Gortari y sin duda terminó equivocado. Como muchos buenos críticos tienen buenas razones para apoyar hoy a López Obrador; no sabemos cómo acabarán estos políticos e intelectuales.
En su momento, Paz escribió su Pequeña crónica de grandes días (FCE, 1990) y “Lo que creo, pienso y quiero” / “Tela de juicios” (Proceso 885, 18-Oct-1993; Obras completas, t. 15, FCE, 2003, pp. 552-584) en donde expone sus razones e ideas sobre el gobierno de Salinas y la historia de México. Con sus errores y equivocaciones, esos textos siguen siendo un referente enriquecedor, por su mirada histórica.
Escribe en el libro:
–Se dice que el costo social de la reforma económica ha sido alto y doloroso. Es cierto, pero era irremediable y, creo, será transitorio. Si crece la producción, aumentan las exportaciones y se aminora el servicio de la deuda, se elevará el nivel de vida del pueblo. Es lo que ha sucedido en otras partes del mundo. A los que utilizan las penalidades actuales como un arma en contra de la política del gobierno, hay que preguntarles: ¿conocen otros remedios? ¿Quieren una imposible vuelta a la imposible situación anterior? ¿Qué proponen?
Y en su conversación o autoentrevista con Julio Scherer expresa:
–La economía mexicana, gracias a las privatizaciones, se ha puesto en movimiento. No niego que muchos han sufrido a consecuencia de los cambios; añado: habrían sufrido más sin ellos. Y estoy seguro de que, si el crecimiento económico continúa, los beneficios de la reforma de la economía alcanzarán a la mayoría. Es lo que ha ocurrido en otros países… Las reformas económicas nos conducen a la reforma política… Las privatizaciones, aparte de vitalizar a la economía, han contribuido indirectamente, al proceso de democratización.

Hoy sabemos que no fue así, por desgracia. El crecimiento no fue desarrollo, la reforma económica nunca alcanzó y menos fue vigilada por la reforma política, las privatizaciones concentraron la riqueza y aumentaron la desigualdad, los negocios y el amasiato entre los empresarios y los políticos, el patrimonialismo histórico del poder, la masa fue el paisaje social de siempre… Entre dos monstruos: el Estado y el gran capital. Los zapatistas al fondo y en primer plano. Llegó el asesinato de Colosio en 94 y la guerra oscura por el poder desangrado, la crisis del error de diciembre, el Fobaproa…

Octavio, ya muy enfermo, desencantado, dictó su “Nota de noviembre de 1997”:
–El proyecto del presidente Salinas fue modernizador, pero algunos no tuvimos claridad suficiente para ver ciertos rasgos arcaicos de su gobierno. (…) No es posible ostentarse a uno mismo como modernizador e incurrir simultáneamente en prácticas que desde hace más de un siglo han sido calificadas de arcaicas e inmorales. (Obra citada, t. 15, p. 574).

¿Qué nos dicen hoy los mejores estudiosos y simpatizantes de Obrador, como Lorenzo Meyer? ¿Qué país tendremos, con los partidarios y los políticos del gobierno actual a la vuelta del sexenio?
¿Para bien de todos o al menos de los más, cruzaremos con fortuna el puente del cambio o caeremos al abismo o quedaremos colgados?
Los palabreros no somos la conciencia social sino apenas los mendigos en los poros de la sociedad. ¿De qué lado estoy? De la mirada crítica.
Si Obrador es hoy la voz del pueblo, mi amigo Efraín ¿es hoy la voz del sistema? Lo escribo con respeto y pienso en Cioran, escribo y reescribo sus palabras sobre el barro humano:

–Bajo cualquier circunstancia debe uno ponerse del lado de los oprimidos, incluso cuando van errados, pero sin perder de vista que están amasados con el mismo barro de sus opresores.
–Debe uno ponerse del lado de los oprimidos, sin perder de vista que están amasados con el mismo barro de sus opresores.
–Oprimidos y opresores, amasados con el mismo barro…

¡Amasados con la misma masa del bien y del mal!
Cuidémonos los unos a los otros con la mirada crítica, fraterna y democrática. Esto también es democracia política en la vida diaria.


La cultura (V)

07 Dic 19 | Augusto Isla | Clasificado en Cultura, Querétaro | Sin comentario »

Hermosa ciudad la nuestra: Querétaro. Con sus templos, sus claustros, sus casonas. Limpias sus calles, sus cielos sin alambres. Por algo fue declarada “Patrimonio Cultural de la Humanidad” por la UNESCO. Y sin embargo, recientemente ha ocurrido lo peor. En las manos torpes de Marcos Aguilar se convirtió en un adefesio: concesionó la recolección de desechos, modificó la calle de Ezequiel Montes arruinando a los indefensos comerciantes de la zona. Y aquella ciudad pulcra se convirtió en un basurero. ¿Un negocio? No tengo las cifras. Pero la gente lo sospecha. La cereza en el pastel podrido: una construcción cercana a los arcos, emblema de Querétaro. Con la complicidad del INAH: mancuerna siniestra con las autoridades municipales. En nombre de una modernidad inapelable. Argumento falaz. Me indigna, como a muchos otros queretanos. ¿Irremediable? Al parecer, sí. Nos han derrotado los intereses, los más mezquinos. Comprendo el callado repudio de un Jaime Font, celoso guardián de nuestra conservación monumental.
Y ya ni qué decir de las ciclovías cuyos trazos discontinuos, lejos de alentar el uso de la bicicleta, producen un desconcierto a quienes optan por este modo de movilidad.
En conclusión el balance de la obra cultural en nuestra amada urbe es paupérrimo: un museo que no lo es por carecer de acervos, nula política editorial, ausencia de una buena red de bibliotecas, descuido de los repositorios del patrimonio documental: archivos y hemeroteca.
¿Podremos dar un giro los próximos años? Dependerá de las organizaciones de la sociedad civil.
* * *
Sufragio efectivo, no reelección. Respeto a la división de poderes y a los ciudadanos. Sí a la vida y a la libertad de expresión.


HISTORIAS

01 Dic 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

PONIATOWSKA, obradorista y fifí

Escribe y publica en La Jornada y es entrevistada en Milenio.
A propósito de su último libro, El amante polaco (Seix Barral, 2019).
“Para mí era importante, antes de despedirme y morir, saber quién es esa familia que me dio este apellido del que me siento muy orgullosa: Poniatowska”.
Tiene sangre azul y vena popular, combina su realeza polaca y su veta mexicana, Elena Poniatowska Amor, rumbo a los 88 años.
La simpatizante, admiradora y seguidora de Andrés Manuel López Obrador por lo menos desde hace 16 años, cuando “él tenía el cabello negro y yo lo tenía rubio”, sin vergüenza declara:
–Finalmente soy superfifí, fifisísima.
Asimismo guarda otras diferencias con Obrador. Y no pasa nada.
Elena Poniatowska desmiente en la realidad inmediata el discurso y la concepción de la historia y de la sociedad del presidente Obrador, quien pinta la realidad en blanco y negro y divide el mundo en buenos y malos.
Poniatowska es una mujer y una escritora bien intencionada, es pequeña burguesa o burguesa entera, es obradorista y, sobre todo, es una trabajadora incansable de las letras y la cultura mexicana abierta al mundo de ida y vuelta. Comparte el país, México, hacia adentro y hacia afuera, con los personajes de aquí y los que llegan de afuera, los artistas, los sucesos y los hechos históricos.
Creo que no hay otra escritora que haya hablado tanto de los escritores y artistas mexicanos y de los extranjeros que llegan o pasan por México.
Naturalmente se puede diferir de sus ideas y emociones y no simpatizar con sus narraciones. Y no pasa nada.
Elena, La Poni mexicana-polaca:
–Nunca he vivido en otro país, nunca he querido vivir en otro país. Pude vivir en Estados Unidos, en Francia, pero siento que mi país es México: México es el que me duele, el que amo, el que me ha dado todo lo que tengo. El solo hecho de ver el cielo azul todo el año, cuando venía de un país en el que llovía, nevaba… me parecía que había llegado al paraíso, porque el sol siempre te da una sensación de júbilo interior. (Jesús Alejo Santiago, Milenio, 23-XI-2019, p. 30).

Es grave que el presidente López Obrador vea la realidad, la historia y la sociedad de un modo simplista para sus fines políticos. Pero es más grave que sus miles y millones de simpatizantes asuman y repitan esa mirada simplista y superficial del mundo. La realidad los desmiente y el mundo es más complejo que las consignas políticas.
En otra entrevista, con Mónica Mateos-Vega, La Jornada (23-XI-2019), Poniatowska afirma: “El periodismo es una aspiradora… / A mí me salvó el escribir… / Soy totalmente lopezobradorista… Alguien me dijo que soy un pavorreal en el gallinero…”

HISTORIA, historiadores y políticos

Pregunta a Lorenzo Meyer:
–¿Qué piensa el historiador de El Colegio de México de la concepción de la historia y de la sociedad mexicana expresada por López Obrador en sus libros y discursos políticos?
El historiador liberal crítico, Enrique Krauze, se ha ocupado abierta y extensamente del tema en su libro El Estado soy yo (Debate, 2018) y en su ensayo “El presidente historiador” (Letras Libres 241, enero 2019).
Me gustaría conocer la mirada del académico historiador sobre la mirada política de la historia de López Obrador, con quien simpatiza.

EQUIVOCACIONES Y CRÍMENES, Bolivia, México, Brasil

Lula da Silva, ex presidente de Brasil, enjuiciado y llevado a la cárcel y apenas hace poco liberado, declara al periódico británico The Guardian:
–Mi amigo Evo cometió un error al intentar un cuarto mandato como presidente. Pero lo que hicieron con él fue un crimen. Un golpe de Estado, terrible para América Latina.

Palabrero:
–Los militantes y guerrilleros de la Liga 23 de Septiembre se equivocaron terriblemente en su concepción del mundo y del cambio de México en los años 70. Pagaron con su sangre. Y por supuesto la guerra sucia del poder del Estado fue una atrocidad mayor, fuera de la ley y sin consecuencias para los infractores.
–Los jóvenes acelerados de Ayotzinapa, sobre ideologizados y violentos en una realidad violenta, pagaron muy caro, junto con sus familias, su osadía subversiva. Su desaparición y exterminio quién sabe por quiénes y cómo, es otra monstruosidad mexicana.


El abuso sexual infantil.

30 Nov 19 | Gregorio Morales Avilés | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

El abuso sexual es uno de los mayores daños a la niñez. La semana pasada salió en los medios, y me impactó, el hecho de que un menor de 15 años mató a su padre luego de que éste le revelara que había abusado de él y de su hermana en su niñez. Al leer la noticia inmediatamente vino a mi mente la película danesa “La Celebración”, sobre un caso similar que, sin llegar al asesinato, muestra las graves implicaciones psíquicas, familiares y sociales del abuso.
Las limitaciones en el ejercicio de los derechos de niñas y niños suponen un riesgo para su efectivo cumplimiento y colocan a los niños en situación de vulnerabilidad. En este contexto, uno de los temas más relevantes –por la trascendencia que puede tener en la vida de las personas– es el del abuso sexual. En este rubro, tanto la legislación como la praxis se han enfrentado a grandes obstáculos en la garantía del derecho a la protección en contra del abuso y el maltrato. Muchos jueces no cuentan con la preparación o la sensibilidad necesaria para actuar en consecuencia.
Fuentes de la Fiscalía explicaron que el argumento que planteó la defensa del menor del caso que examinamos, es la aplicación del llamado “criterio de oportunidad”, establecido en el artículo 256, fracción Tercera, del Código Nacional de Procedimientos Penales, que el ahora agresor es una víctima, que la autoridad está revictimizando al mantenerlo en prisión, sin brindarle la ayuda necesaria. Textualmente: “Cuando el imputado haya sufrido como consecuencia directa del hecho delictivo un daño físico o psicoemocional grave, o cuando el imputado haya contraído una enfermedad terminal que torne notoriamente innecesaria o desproporcional la aplicación de una pena”, señala la Fracción Tercera. El juez no está haciendo bien su trabajo.
Es importante destacar que una de las mayores dificultades en la garantía de los derechos de niñas y niños tiene como origen la ignorancia de que las estructuras de pensamiento durante la infancia y la adolescencia son distintas a las que se consolidan al llegar a la edad adulta. Esta afirmación que resulta tan evidente para áreas del conocimiento como la psicología evolutiva o la pedagogía, han sido desconocidas en el ámbito jurídico. Ojalá el juez tenga la lucidez suficiente para atender el aspecto psicológico de la víctima y no se le ocurra, mediante corrupción o ignorancia grave de la Convención Internacional de los Derechos del Niño y del Código Nacional de Procedimientos Penales vigente, aplicarle el delito de parricidio. Ya lo veremos.
Los derechos de los niños son tutelados adecuadamente en el ámbito internacional. Para la Convención Internacional de los Derechos del Niño el derecho a la protección en contra de todo tipo de abuso o maltrato abarca dos dimensiones: en primer lugar, la protección que debe establecer el Estado, contenido en el artículo 19 de la Convención y, en segundo lugar, un derecho restitutorio que consiste en la recuperación y reintegración social de aquellas niñas y niños que han sido víctimas de un abuso de cualquier índole, consagrado en el artículo 39. Hasta ahora no se ve que el tribunal que ve este caso se apegue a lo establecido en la Convención. Los tratados internacionales tienen la misma jerarquía que la Constitución. Hasta aquí el aspecto jurídico.
Pero ¿Qué pasa en el psiquismo de un niño o niña abusados? En la clínica he atendido adultos que de niños fueron abusados. Los trastornos son tan variados, alarmantes y duraderos, a tal grado, que pueden llegar al suicidio.
De inmediato surgen muchas preguntas: ¿Cómo detectar cuándo una niña o niño ha sido víctima de abuso sexual? ¿Hay complicidad de la madre? ¿Cómo promover, tal como ordena la Convención, la identificación y la investigación sin causar un daño mayor, es decir, sin revictimizar a una niña o niño? ¿Qué sentimientos y significación tiene el abuso sexual para una niña o niño? ¿Cómo promover, a partir de estas realidades, su recuperación y reintegración? ¿Cómo lograr que no sean invadidos por la desesperanza, la angustia, el estrés o las ideas suicidas? Esta es la labor del psicoterapeuta.
En el transcurso de la terapia, que es una investigación profunda, nos encontramos muchas veces con complicidades ocultas, con el agravante nada menor de que este abuso es, en la mayoría de los casos, incestuoso, a manos de padres, padrastros o parejas de la madre, abuelos, tíos, hermanos o amigos de la familia. Con un doble factor agravante que es la regular complicidad de madres y de abuelas que lo consienten en silencio no pocas veces durante largos años. Y con otro factor agravante, como si los demás no bastaran, de coexistir con actos múltiples de violencia, maltrato físico y psíquico y crueldad hacia el niño o la niña.
En la película La Celebración es evidente la complicidad de la madre, en el caso del niño abusado que nos ocupa la madre lleva al niño ante las autoridades: ¿No sabía del abuso antes? ¿lo lleva para protegerlo o para entregarlo y cubrir su culpa?
Muchos valores sociales, entre ellos los religiosos, son obstáculo para la identificación y tratamiento adecuado del abuso sexual. El lugar de la Iglesia Católica al respecto viene siendo de máxima importancia por tratarse nada menos que de la gran institución religiosa occidental supuestamente a cargo de la moral pública y privada, con tanto arraigo en las familias, que ahora enfrenta un desenmascaramiento espectacular. En mi caso, sufrí el acoso sexual cuando era acólito en la iglesia de San Francisco, por un sacerdote llamado Pascual, que termina sus miserables días en el templo de la Cruz. No recuerdo su apellido, pero abusó de muchos niños, por eso no puedo callar estos abusos. Ahora como psicoterapeuta me enfrento a los fantasmas del pasado.
Ninguna teoría psicoanalítica, por el contrario, predica el callar como modo de negar conflictos, traumas y diversas problemáticas. Y en el campo de la niñez, se desmarcó de viejas concepciones que siempre desestimaban creerle al niño, o siquiera por lo menos escucharlo y observarlo.
El Psicoanálisis funciona, en concordancia con la teoría, como un retorno de lo reprimido para el psicoanálisis mismo, revolviendo la olla de un pasado que se pretendió dejado atrás, pretensión sostenida por el mismísimo Sigmund Freud, que no es para nada inocente en un ocultamiento que hoy nos suena vergonzoso. Y asombroso, porque, junto con otros psiquiatras y otros médicos mal conocidos, el psicoanálisis, hacia finales del siglo XIX, nacía bajo el impacto de un descubrimiento que luego se tapó: el de la regularidad e insólita frecuencia de lo que Freud llamó, ambiguamente, seducción, y que coincide en todo con lo que hoy más descarnadamente se conoce como abuso, sea o no incestuoso.
Afortunadamente, ahora, al final de la segunda década del siglo XXI, las cosas han cambiado para el Psicoanálisis mismo. Nuevos autores han repensado la teoría psicoanalítica, como las periodizaciones de la vida infantil, muy determinadas por el postulado edípico. Es cierto que el trabajo en la clínica merece la pena, entre otras cosas por la medida en que revitalice al psicoanálisis y a través de este proceso intensificar la potencia terapéutica de nuestra disciplina, hoy puesta en tela de juicio, y ya puesta en tela de juicio por un Freud desencantado al final de su vida.
La práctica en la clínica nos debe llevar a una reflexión continua de los postulados teóricos, a la necesidad de una investigación continua, a no dejar de preguntar y analizar textos, ideas, enfoques. Nuestros mayores progresos en las últimas décadas han venido del lado del trabajo con lo vincular, con la dimensión del “entre”, con el análisis y la semiología del medio donde un niño crece o no puede crecer. No implica esto necesariamente que todos nuestros conceptos sean declarados inútiles, pero sí implica su revisión y la muy a menudo necesidad de reestructurarlos reconfigurando sus formatos. Por suerte ya hay muchos autores que se fueron adelantando en este sentido, por ejemplo Bowlby, que remodela lo edípico en términos de necesidad de apego y no pocos otros que han transformado y actualizado las viejas tesis freudianas. Frente al abuso infantil los psicoterapeutas tenemos mucho trabajo por delante. Un buen psicoanalista debe conocer también los aspectos legales, así como exigimos que los jueces conozcan los ámbitos psicológicos.


La cultura (IV)

26 Nov 19 | Augusto Isla | Clasificado en Cultura, Querétaro | Sin comentario »

Los queretanos solemos estar orgullosos de haber sido la sede de importantes sucesos históricos, aunque no todos están documentados en nuestro archivo de la capital. Y sin embargo, los que ahí resguarda constituyen nuestro patrimonio documental. Por eso fue motivo de alegría que durante la gestión del entonces gobernador Mariano Palacios Alcocer se haya inaugurado el Archivo Histórico en el inmueble de Madero 70, que ya albergaba en aquellos días el gran salón de la Historia magníficamente decorado por el artista yucateco Fernando Castro Pacheco. Lamentable fue que, al paso de los años aquel espacio se convirtiera en una especie de ‘vecindad’; espacio invadido, por así decirlo, por otras dependencias administrativas que, de alguna manera, sabotearon un digno acomodo de sus acervos. Y si a esa circunstancia agregamos la negligencia de algunos de los funcionarios que lo dirigieron, el desorden era manifiesto.
Al menos así lo encontré cuando fui nombrado Director General de Archivos: estantería vieja, basura por doquier, amén de una convivencia inadecuada con la hemeroteca. Poco o nada pude hacer. Acaso depuración de papeles inútiles como formatos para trámites burocráticos de tiempos idos. Me pareció que era necesario digitalizar los documentos y almacenarlos con nuevas tecnologías. Nada fue posible por una u otra razón: ni era prioritario para administración pública y resultaba demasiado costoso a los ojos de la superioridad. Así pues, queda la modernización del archivo histórico como asignatura pendiente, lo cual implica el desalojo del inmueble por parte de dependencias invasoras, aunque esto ya comenzó con la reubicación de la Dirección del Registro Público de la Propiedad. Así mismo, dado el crecimiento del archivo, es necesaria la creación de la Hemeroteca Estatal, ésta sí en proceso de digitalización.
Sería una vergüenza ‘hacernos de la vista gorda’. Son ambos, Archivo y Hemeroteca, nuestro patrimonio cultural, fuente esencial para conocernos. Sin documentos ordenados y accesibles no hay investigación histórica. Y sin ella no sabemos quiénes hemos sido y ni quiénes somos. Solo un pragmatismo pedestre puede darse ‘el lujo’ de abandonar la memoria. Es una pena que otras entidades con menos recursos pongan más interés en estos asuntos que, por ser menos visibles, no dejan de ser de relevancia para el desarrollo cultural de Querétaro.


EL JICOTE “EL GUASÓN”

26 Nov 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Espectáculos | Sin comentario »

Hago una tregua a la saga de artículos sobre el tema de los diversos obstáculos que interpone el Presidente López Obrador para boicotear el diálogo democrático. Miles y miles de lectores, nada de que tres o cuatro, me han pedido que aborde el tema de la película El Guasón, soy muy facilito y además convenenciero, pues también aprovecho para promocionar mi libro: “La letra con humor entra”. Editorial Trillas, donde abordo el concepto general del humor y la risa como instrumentos de la educación. Respondo a la solicitud. La película es perturbadora, entre otras causas, porque es una transgresora de valores, pues presenta el mundo al revés, como tal vez anda. El primer ícono que destruye es la “carita feliz”, el rostro con la comisura de los labios hacia arriba representa la salud, la alegría; el relajamiento y el alivio a la tensión. El rostro de El Guasón es al contrario, el desquiciamiento, la tortura interna, la tensión. Al reír nuestro rostro se abre para mostrar los dientes, la parte más agresiva del cuerpo, la que muestran los animales cuando se sienten amenazados o se disponen a atacar. Los dientes, que pueden utilizarse para la manducación o para morder, en la risa los enmarcamos con un gesto amistoso. La risa con sus dientes expuestos, es un símbolo de concordia y de generosidad, El Guasón es ejemplo de que en la época actual todo es mentira, falso, el payaso que tiene como oficio hacer reír ahora es un asesino; su risa de espontánea simpatía y jovialidad en realidad es de odio y de agresión. Vivimos un mundo escenográfico, conservamos y promovemos el envase, pero el contenido se metamorfosea: es exactamente todo lo contrario. Shakespeare es un precursor en la descripción de la risa de El Guasón; “Hay sonrisas que hieren como puñales”. La risa del payaso es la risa como un problema cerebral pero regado por la incomprensión e insensibilidad de la sociedad. Y aquí está el aspecto cautivante de la personalidad de El Guasón, es verdugo y víctima; provoca terror y compasión. El humor tiene una ética, y lo bueno y lo malo no dependen exclusivamente de si el chiste provoca risa o no, sino que esta calificación también depende del respeto. No podemos soltar la carcajada ante la tristeza, la debilidad, la diferencia étnica, la elección de la sexualidad, la vejez, la pobreza y, por supuesto, la enfermedad. El capitalismo es indiferente a los demás, pero también aprovecha para medrar con sus deficiencias y miserias. El presentador del programa de televisión en el que aparece El Guasón, se burla de él, testimonio que nuestra sociedad no sólo consume cosas sino también personas y es capaz de todo con tal de vender un espectáculo. Ante la burla El Guasón es poseído por la ira, tal y como la define Aristóteles: “Es un apetito de venganza por causa de un desprecio manifestado contra uno mismo, sin que hubiera razón para tal desprecio. Acompaña al iracundo un cierto placer, porque ocupa su tiempo con el pensamiento de venganza”, En el individualismo capitalista el objetivo es ganar, enriquecerse. el individualismo postmodernista no tiene ideología ni prédica moral, la idea es vengarse, destruir; no dejar símbolo de riqueza o de superioridad social sin haber sido mancillado. La película se presta a tantos finales como espectadores, una cosa me parece que queda claro: El Guasón sobre vive y día a día gana adeptos.


EN DO MAYOR.

25 Nov 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

#DiaInternacionalDeLaEliminaciónDeLaViolenciaContraLaMujer.
No puedo más que iniciar este lunes con palabras de reconocimiento para todas las mujeres que nos han antecedido en su lucha por el derecho de la No Violencia a las mujeres. La lista es larga, y múltiples las voces que nos acompañan para recordar su presencia y el dolor que – en su momento- les causó rebelarse al oprobio al que fueron sometidas. En ellas pienso ahora. En las mujeres de mi familia, en las que ahogaron su voz y acallaron sus voces y en las que se rebelaron de manera valiente a un ambiente de profundo machismo . En ellas y en las tantas otras que han construido esos puentes de camino hacia otra forma más sana de vivirnos, de reconocernos mujeres y seres plenos en nuestro ejercicio de amorosa y responsable libertad.

Por fortuna, larga es la lista de valientes mujeres que, desde los tiempos, han construido los primeros cimientos; pero, por desgracia también lo es la lista de mujeres que, desde los hogares u otros espacios de poder continúan cerrando los ojos a esta realidad que cobra cifras largas de víctimas de las diversas formas de violencia aún viva y lacerante. Hay que decirlo, denunciarlo: todavía hay resistencia de muchas mujeres a aceptar llamarle violencia a hechos que están presente en la vida cotidiana, que se han normalizado a grados enfermizos y que no se ubican como tales. Y al no reconocerlo así, se continúan reproduciendo sus esquemas.

Seguiré insistiendo en que la violencia se gesta, se anida, reproduce en los hogares. En la familias que callan lo que al interior de ellos sucede. Ahora mismo que escribo esto, tengo a mi lado una nota publicada el 14 de noviembre del 2019. “ Familia, la institución social más violenta de México”. Tal afirmación viene de la especialista en ciencia forense, Zoraida García Castillo quien advierte: “Las agresiones más preocupantes, que son invisibles ante la sociedad, se desarrollan en los núcleos familiares”..

Sobre esta realidad, agrega: “Contrario a lo que uno pudiera imaginar, la familia resulta ser la institución social más violenta, en donde la agresión incluso queda invisible a los ojos de la sociedad por tratarse de un núcleo privado”. Continúa: “ Se supone que la familia debería ser un refugio para todas las personas, pues en el caso de México, la violencia puede presentarse como un acto de poder para dominar, someter, controlar y agredir a través de la palabra y como un efecto psicoemocional, sexual o físico”. Concluye la especialista.

Por mi parte digo: ¡Qué vivan las familias! Pero familias razonablemente sanas. Familias responsables. Y que en este DiaInternacionalDeLaEliminaciónDeLaViolenciaContraLaMujer las miles de voces de mujeres valientes, conscientes de que la plenitud de la vida depende de lograr un equilibrio y sana convivencia en toda sociedad, resuenen por todos los espacios de este México y más allá.

LOOS SUEÑOS DE PODER … Y SUS PESADILLAS TAMBIÉN.

“ Jamás habíamos visto tal radiografía del Gobierno mexicano. Cómo funciona y cómo falla; el retrato del patriarca que mantiene una ilusión que es la de millones. Un hombre que honestamente cree que la felicidad se decreta (como la decretaba Nicolae Ceaușescu). AMLO no busca la riqueza, sino la realización de un sueño personal…”, Lydia Cacho.

Inicio la columna de hoy con el fragmento del articulo de opinión que la periodista y activista Lydia Cacho escribiera para el periódico EL PAÍS el pasado 4 de noviembre. Comparto la liga de este material que da testimonio de un antes y un ahora del presidente que , como ninguno antes en la historia del país, insiste en querer convencer en la diferencia de él con sus antecesores.
¿Hay tal diferencia?
https://elpais.com/elpais/2019/11/04/opinion/1572882081_329353.html

“SUEÑA EL REY QUE ES REY , Y VIVE
CON ESTE ENGAÑO MANDANDO,
DISPONIENDO Y GOBERNANDO,
Y ESTE APLAUSO QUE RECIBE,
PRESTADO, EN EL VIENTO ESCRIBE,
Y EN CENIZAS LE CONVIERTE
LA MUERTE ¡DESDICHA FUERTE!
¿QUÉ HAY QUIEN INTENTE REINAR,
VIENDO QUE HA DE DESPERTAR
EN EL SUEÑO DE LA MUERTE?”
( “La Vida es sueño”, de Calderón de la Barca)

¿Hasta dónde la búsqueda de nuestro sueño personal se convierte en una desenfrenada ( que no es lo mismo que apasionada) obsesión? ¿Qué y cuánto estamos dispuestos a dejar en el camino hacía la realización de ese sueño personal? ¿A cuántos hemos de sacrificar en nuestro transitar para obtener la materialización de ese sueño? ¿Cuándo deja de ser sueño para convertirse en un afán ciego de reconocimiento y de ocupar un lugar en la historia? ¿Somos capaces de hacer un alto en el camino para preguntarnos sobre qué tan genuino es nuestro sueño, o – si acaso- en el fondo de ello hay un vulgar deseo de poder que disfrazamos con buenas intenciones? ¿En qué momento se deja de decir la verdad, para mentir sin titubeo alguno?

Me saltan estas preguntas a menudo y cada que veo las conferencias mañaneras del actual Presidente. Hurgo en el rostro humano que hay detrás de esa figura que hace lo posible por lucir serena y que en apariencia se permite que afloren las emociones sin contención. Un presidente que anuncia con su mirada y una media sonrisa juguetona la ocurrencia por el mismo celebrada antes de soltarla ante la prensa que calla estoica unas veces, otras se deja atrapar por el coqueteo de una figura carismática que insiste en ser reconocido como el presidente diferente a los de antes y generador de una “cuarta transformación” en las que nos sumerge a todos por igual.

Para ello, dejo a consideración este material que el periodista de la revista PROCESO, Álvaro Delgado publicara en marzo del año en curso. Es una entrevista con Mauricio Merino, quien habla del Andrés López Obrador que conoció de cerca en los años del priismo, su amistad de entonces y la distancia que la investidura interpone.

Con su acostumbrado equilibrio en su análisis, comparte lo qué ve y se espera en este sexenio. Para Merino, López Obrador dista de ser el déspota que muchos creen ver en él. El actual Presidente “cree lo que dice y dice lo que cree”; pero agrega y advierte también: “Lo conocí sin poder y no estoy seguro de que sea ahora la misma persona…”. Así resume Mauricio Merino su antigua amistad con Andrés Manuel López Obrador. El profesor del CIDE advierte que con el presidente se está gestando un fenómeno de concentración de poder que no será saludable para una democracia…”

Por lo certero de cada una de las observaciones que el analista hace del actual presidente, comparto la liga de esta entrevista.
https://www.proceso.com.mx/574935/el-poder-cambia-a-la-gente-dice-merino-sobre-lopez-obrador

Ambos son testimonios que nos acercan a la personalidad de un hombre que hace lo posible por subrayar logros aún no visibles y nos permiten avizorar el camino a transitar en los cinco años que faltan de este gobierno.

SUEÑA EL RICO EN SU RIQUEZA,
QUE MÁS CUIDADOS LE OFRECE;
SUEÑA EL POBRE QUE PADECE
SU MISERIA Y SU POBREZA;
SUEÑA EL QUE A MEDRAR EMPIEZA,
SUEÑA QUE AFANA Y PRETENDE,
SUEÑA EL QUE AGRAVIA Y OFENDE,
EN EL MUNDO, EN CONCLUSIÓN,
TODOS SUEÑAN LO QUE SON,
AUNQUE NINGUNO LO ENTIENDE.
(“La vida es sueño”, de Calderón de la Barca)

¿Cuándo los sueños de los hombres de poder se transforman en pesadillas habitadas por enemigos? ¿Qué rostros tienen esos enemigos que invaden los sueños construidos desde los propios miedos y a los que se les da espacio porque son necesarios para disculpar las batallas que los revistan de héroes ficticios? ¿Qué forma tienen las máscaras o caretas del poder? ¿Los que les rodean y acompañan en su caminar son tan valientes como para desafiar sus mentiras o las mentiras que otros construyen a su alrededor? ¿Alguien se atreve a decirle de su desnudez o la mala hechura del sastre o los sastres del palacio?.

dialogoqueretano.com
Zaragozacisneros.jovita@gmail.com


AGENDA CIUDADANA y DIÁLOGO CIUDADANO

24 Nov 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

Comparto la Agenda Ciudadana de Lorenzo Meyer y le tomo la palabra de su artículo dominical en El Universal: “Diferir, coexistir y convivir” (24-XI-2019). Liga: https://www.eluniversal.com.mx/opinion/lorenzo-meyer/diferir-coexistir-y-convivir

De acuerdo. Los ciudadanos mexicanos de todos los colores y las tendencias tenemos que aprender a diferir, discutir, interrogar, argumentar, coexistir y convivir. Sin exterminarnos o ningunearnos los unos a los otros. Sin calificaciones ni descalificaciones absolutas.
Comparto la idea del maestro Meyer de que el diálogo es un intercambio de ideas, opiniones, datos, conocimientos y posiciones.
Lo cual no es nada fácil en un medio como el de las redes de luz en que las posiciones se han polarizado y cada uno pretende aplastar al otro sin oír sus razones y sin exponer objetivamente las propias.
Dice Meyer con parte de razón:
–El debate en el ciberespacio ha profundizado las distancias entre las comunidades que apoyan a la Cuarta Transformación (4T) y las que buscan descalificarla y, si pudieran, echarla abajo.
No todos los que cuestionamos la 4T la descalificamos de un modo absoluto ni pretendemos tirarla. Y por el otro lado no son pocos entre los partidarios de la 4T que pretenden descalificar rotundamente a los contrarios y aplastarlos por conservadores, derechairos, fifís, corruptos, neoliberales, burgueses, reaccionarios, etc. En suma, las descalificaciones totales son de ida y vuelta, los pro-obradoristas y los anti-obradoristas, sin puntos medios y dubitativos. ¿No es el propio Obrador como presidente en funciones el primero en polarizar el combate ideológico?
Luego vienen párrafos bien ponderados de Meyer en los cuales coincido en general, salvo en los movimientos de la política de Obrador que ameritan cada uno ser discutidos y reflexionados con detenimiento.
No entraré en ellos en este espacio.
Para animar y avivar la plática en un buen diálogo democrático, hago una sola pregunta al historiador Lorenzo Meyer:
–¿Qué piensa el historiador de El Colegio de México de la concepción de la historia y de la sociedad mexicana expresada por López Obrador en sus libros y discursos políticos?
Me gustaría conocer la mirada del académico historiador sobre la mirada política de la historia de López Obrador, con quien simpatiza.

Por mi parte expreso por enésima vez que voté por Obrador y, pese a todo, hoy sigo votando por Obrador frente a los actuales representantes de los intereses de los otros partidos y poderes: el PRI, el PAN, el Gran Capital, Estados Unidos y las Iglesias.
Lo cual no significa anular mi mirada crítica ciudadana sobre AMLO, Morena y la actual clase política en el poder que es casi la misma de siempre. ¿Exagero? ¿No están reproduciendo lo que tanto han condenado?
Con mis saludos ciudadanos cordiales, críticos, falibles, democráticos y mortales.
Julio Figueroa
–Con mis saludos de luz, estimado Lorenzo.
Qro. Qro., Col. Presidentes, México, domingo 24-XI-2019.
juliofime@hotmail.com / www.dialogoqueretano.com.mx


El Arco del Cambio 1968-2019…

20 Nov 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

Escribí el Arco del Cambio y no del Triunfo.

Por el largo arco del cambio podemos pasar todos, mientras que por el estruendoso e ideológico arco del triunfo sólo pasan por arriba los precisos, los triunfalistas y los buenos , y por debajo de ya saben quién los derrotados, los ardidos y los no creyentes.

Todos leemos lo que confirma nuestras ideas y damos poco crédito a los datos que las niegan.

Por mi parte procuro leer los puntos encontrados y pensar las cosas desde varias ópticas diferentes y no desde una sola y absoluta.

El arco del cambio o “la dilatada negociación del cambio” de Lorenzo Meyer (El Universal Q, 17-XI-2019); el reconocimiento de “la autoridad y el poder autoritario” de Obrador según el ojo clínico de Arnoldo Kraus (igual periódico y día); y el uso del poder para desacreditar a sus críticos, en tiempos de Luis Echeverría y de Daniel Cosío Villegas, en la mirada liberal de Enrique Krauze, “el poder difama al crítico” (Reforma, 17-XI-2019).

Leo a tres autores que algo saben de lo que escriben e invito a los ciudadanos lectores a leerlos para formarse una mejor visión de lo que estamos viviendo en tiempos de Obrador.

La mirada crítica y bien ponderada del historiador Lorenzo Meyer es larga y toma en cuenta a quienes buscan cambiar de forma y fondo al viejo régimen y quienes oponen tenaz resistencia en las diferentes etapas del ciclo iniciado en… ¿1968, 1977, 1982, 1988-89, 1994, 2000 y/o 2018? ¿Quién y cómo se cerrará el ciclo? ¿Terminará un largo proceso para iniciar algo nuevo o volveremos atrás?

El médico Arnaldo Kaus reconoce la autoridad legítima de Obrador que le confieren 30 millones de votos y la aprobación mayoritaria de su gestión a un año de su gobierno, nos guste o no. Nadie cuestiona esa autoridad del presidente. Se cuestiona las raíces del ejercicio del poder autoritario. “La autoridad y el poder autoritario de López Obrador son incuestionables”; los críticos sí cuestionan el autoritarismo del poder que está comenzando, un nuevo presidencialismo más absoluto y visible.

El liberal Enrique Krauze repasa los tiempos de Luis Echeverría y su crítico Daniel Cosío Villegas, y piensa naturalmente en los actuales tiempos de Obrador, sus críticos y las críticas del poder a sus críticos. Esta última cuestión nos toca a todos de cerca.

La crítica al poder, con más o con menos fortuna, con lucidez o chabacana, siempre ha existido y es necesaria, por inútil que sea. ¿Y la crítica del poder a sus críticos? Normalmente ha sido el ninguneo, la represión, el asesinato, la desaparición o el exilio.

AMLO ha inaugurado una nueva forma: calificar y descalificar a los otros desde sus mañaneras. Afirma que el diálogo y la crítica son circulares. ¿Es democrática, justa y válida esta práctica?

El poder de los críticos es terrenal, y el preciso puede hacer oídos sordos y oírla como oír llover.

El poder del poder y su calificación y descalificación de los otros es de un peso pesado frente a los simples mortales, y tiene inmediatas consecuencia. Su elogio puede pasarse por alto pero su condena es fulminante cuando cae sobre alguien. ¿De qué lado estamos?

La crítica de ida y vuelta es necesaria. La crítica a los críticos del poder en turno pienso que tendrían que hacerla sus iguales, otros críticos. No desde el espacio del poder. (¡Pero a Obrador le encanta subirse al ring!).

Los críticos del actual gobierno son muchos y bien conocidos; buenos y malos críticos. (Aquí en Q: Edmundo González Llaca, Augusto Isla, Juan José Arreola, Fernando Paniagua…).

Pienso ahora en los críticos del otro lado: Lorenzo Meyer, Jorge Patterson, Sabina Berman, John Ackerman (el más ideológico), La Jornada en general… Y entre nosotros, aquí en Querétaro, Blanca Gutiérrez, Efraín Mendoza, Martagloria Morales, Agustín Escobar… (No hay muchos; los académicos son picudos en su medio pero pesan poco en la sociedad abierta; los demás son porristas y golpeadores, militantes y partidistas).

¿Hay diálogo y crítica de ida y vuelta entre los mejores críticos?

¡Tal vez ese encuentro público nos haría crecer como sociedad!

Los cambios modernos de México vienen de más atrás de Obrador, y seguirán adelante, con Obrador y sin él, pienso. México se mueve desde hace décadas, lenta y contradictoriamente, y se sigue moviendo. ¿Tenemos una sociedad madura a la altura de las circunstancias?

Ligas de los artículos citados:

Lorenzo Meyer: http://www.eluniversalqueretaro.mx/content/la-dilatada-negociacion-del-cambio

Arnoldo Kraus: http://www.eluniversalqueretaro.mx/content/autoridad-y-poder-autoritario

Enrique Krauze: https://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/1087026.el-poder-difama-al-critico.html


La cultura (III)

18 Nov 19 | Augusto Isla | Clasificado en Cultura, Querétaro | Sin comentario »

Hay que reconocer que la presente administración ha respetado los espacios culturales, aunque en condiciones precarias dada la estrechez de los recursos financieros que nos remite al mantenimiento deficiente de los inmuebles, despido de personal… ¿Qué ha faltado? Hasta donde puedo observar, una ausencia de política editorial. Explicable tal vez en términos de poco amor al libro, a diferencia de administraciones anteriores que destacan por la creación de un fondo editorial en el orden estatal y la publicación de documentos identitarios en el orden municipal, como aquella que coordinó el entusiasta Miguel Ferro en los tiempos de Roberto Loyola.

No olvido en cambio, el logro plausible de la apertura del Museo de Arte Contemporáneo ubicado en el ex-convento del convento de la Cruz. Con una salvedad: carece de una colección. ¿Por qué? Lo ignoro. Pero que quede claro: sin una colección, no pasa de ser una galería de exposiciones temporales. ¿O es que no hay artistas queretanos, que vivos o muertos, merezcan una presencia? Pienso que sí. Desde los ya históricos, tan notables como Abelardo Ávila hasta los jóvenes en plena actualidad: como Gustavo Pedraza, Ramsés de la Cruz… y otros muchos. La colección puede formarse con adquisiciones, convenios en comodato por un largo tiempo, o donaciones. De no conseguirse todo quedará en un hermoso cascarón.

He sabido de otras aperturas. Pero en la página oficial de la dependencia responsable, no aparecen. ¿Cuál es, pues, el legado que nos dejan a los queretanos? Recuerdo legados de los años recientes y no tanto. Algunos de ellos, sobresalientes: la atención que merecieron las misiones de la Sierra por parte de Rafael Camacho, el Museo de Arte que favoreció Mariano Palacios; la adquisición de valiosos acervos hemerográficos, publicaciones conmemorativas y apertura del Museo de la Ciudad, entregado al Municipio gracias a Enrique Burgos; el Centro Cultural ‘Gómez Morín’ obra de Ignacio Loyola, el Centro de Convenciones con sus teatros de Francisco Garrido aunque concluido por José Eduardo Calzada; el Centro Queretano de la Imagen promovido por éste último… y la tarea de rescate y conservación de Jaime Font.

Hay que dejarlo en claro: elevar una Dirección a Secretaría no es conceder a la gestión cultural una mayor importancia. Es sólo una decisión burocrática hasta cierto punto banal.

Cuáles son las asignaturas pendientes. De eso me ocuparé en la siguiente entrega.


EN DO MAYOR

18 Nov 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

(Segunda y última parte)

LEDUC Y LA BANQUETA DEL MARXISMO.

Continúo con este trabajo que el periodista y escritor, José Ramón Garmabella hiciera sobre Renato Leduc y en cuyo apartado RENATO Y LA IZQUIERDA habla sobre marxismo, democracia y corrupción, no sin antes recordar que fue dos veces reconocido con el Premio Nacional de Periodismo de México.

En estos tiempos de emociones a flor de piel, divididos como estamos por filias y fobias partidistas, aterrados ante la atroz violencia que padecemos, sirva la lectura de esta figura de don Renato, para dimensionar que desde entonces la corrupción era vista ya con preocupación. Y Leduc , con esa visión tan preclara, comparte su apreciación sobre lo que le rodeaba en ese momento.

Con su humor e irreverencia, características que -subrayo una y otra vez – eran muy suyas, hizo de sus observaciones anécdotas que dejó como testimonio de una época ¿lejana de la actual?. José Ramón Garmabella, registra de Renato Leduc lo que con tanta claridad y sin ambages opinaba del comunismo y socialismo:

“ …el marxismo es una de las tantas chingaderas que han surgido desde el principio de la Humanidad con el pretexto de buscar el mayor bienestar de las sociedades. Sin embargo, al igual que la gran mayoría de los sistemas creados con ese fin, el marxismo ha fracasado rotundamente. Ahí está el caso de Polonia: Según los marxistas, Marx y Engels crearon su doctrina para proteger los intereses del proletariado. Empero, en el caso del pueblo polaco, el Partido Comunista lo ha jodido mediante la represión y la imposición del estado de sitio por los “grandes delitos” de que los polacos aborrecen a los rusos (sienten el mismo odio que los mexicanos tenemos hacia los gringos) y desde hace siglos , Polonia es acaso el país más católico de toda Europa y, también, el más briago… Y es que cada pueblo debe llegar al socialismo por su propio camino y según su idiosincrasia , sin tener necesariamente qué seguir el modelo soviético, como ejemplo está el caso de Cuba , donde Fidel Castro introdujo el marxismo mezclado con rumba, beisbol y ron…”

“A los comunistas los ciega de tal forma el fanatismo que les impide ver la realidad de las cosas”, aseveraba al contar encuentros que tuviera en París, antes de la guerra en Europa, con Narciso Bassols de quien fue su discípulo y el ilustre Bassols le dijera estar extrañado de que no fuera marxista, a lo que Leduc respondió: No lo soy porque, aparte de ser enemigo de todo sectarismo, me da flojera estudiar esas cosas tan aburridas”. Cuenta Leduc que don Narciso “con aire doctoral me contestó: Pues hace usted mal, porque en este caos ideológico que hay actualmente en el mundo, la única banqueta segura es el marxismo y si usted se sube a ella, estará libre de cualquier contratiempo”. Continúa Leduc: “ Pasado algún tiempo de aquella plática, vino el pacto entre Hitler y Stalin, a los pocos días de ese hecho , me encontré de nuevo a Bassols y le pregunté con tono zumbón: ¿Y qué me dice usted ahora de su banqueta?. Don Narciso se veía tan apesadumbrado, que apenas alcanzó a responderme a media voz: Créame Renato que no lo entiendo ….Estoy totalmente desconcertado y por más que le doy vueltas al asunto , no doy con la razón de ese pacto”. A la extrañeza de Bassols, Renato Leduc, contestó: “ Usted no lo entiende porque es un comunista fanático, pero Hitler y Stalin son un par de hijos de la chingada que como no están preparados para echarse uno sobre el otro, han preferido pactar…Pero apenas uno de ellos se sienta más fuerte, se aventará contra el otro y si no, al tiempo…Como ve, a pesar del respeto que usted me merece , su tal banqueta vale una chingada…”

Luego de calificar de “tortuosa y contradictoria” la política exterior de los países socialistas, considera que “ la única democracia real que ha existido fue la de los griegos pues la gente iba a votar y se respetaba su opinión. Y, sin embargo, tenía sus bemoles , porque se cuenta que un día, cuando reunieron al pueblo para que decidiera si mandaban al ostracismo a un ciudadano al que llamaban “El justo”, uno votó en favor de la condena y al preguntarle sus allegados sobre la razón de ese voto tan drástico, el tipo contestó impasible: es que ya me cansé de que a ese cabrón lo llamen “ El Justo”.

Y, más adelante, reconviene: “ lo único que funciona en el mundo son las democracias cimarronas aun cuando estén llenas de defectos. Y de esto la prueba es México cuyo sistema, no obstante las contradicciones que posee, no sólo ha permitido a los regímenes, que van a partir de 1929, gobernar con más o menos tranquilidad al pueblo, sino que ha sido objeto de profundos estudios en países como Israel, Italia, Francia, etcétera, cuyos gobernantes han soñado alguna vez con implantarlos en sus respectivas naciones…Sin embargo, al término de estas investigaciones, pronto se dieron cuenta de que el sistema con que contamos solo puede existir en este país porque, entre otras cosas, está montado sobre la corrupción . Y , es que, la verdad, el mexicano es intrínsicamente corrupto al grado de que aquí, eso de pedirle a la virgen de encontrarse a otro tantito más pendejo que uno, es totalmente cierto”

Obvia decir que don Renato Leduc habitó el México cuyas calles, la vida toda, se vivía en una aparente y civilizada convivencia. Leduc ponderaba la grandeza de nuestra cultura y la grandeza de su manifestación. Y, sin embargo, no avizoraba un futuro halagüeño. Ni para México, ni para el mundo. ¿Qué veía venir don Renato Leduc, conocedor de nuestra idiosincrasia y de la naturaleza humana toda? ¿Qué veía el hombre, el periodista y poeta nacido en 1896 que presenció y participó en la Revolución Mexicana, que se asumía gente del pueblo y conoció los entretelones del poder de los presidentes y a la clase intelectual y que dejó testimonio en sus apuntes hasta poco antes de su muerte , ocurrida en 1986?:

“Pero independientemente de la corrupción y de la terrible mezcla de la que está hecha nuestra raza de bronce, el futuro de este país lo veo en verdad siniestro: en alguna ocasión un general gringo afirmó que en lugar de haberse apropiado de Texas y California, los Estados Unidos debieron haber invadido a México por el sur, pues en esa zona se encuentra concentrada gran parte de su riqueza natural…Como, por un lado, es previsible que los países ricos se van a echar encima de los pobres para arrebatarles su petróleo y, por el otro, la deuda de México con los Estados Unidos alcanza ya cifras verdaderamente escandalosas, es lógico pensar que no está lejano el día en que nuestro país pase a ser un estado libre asociado con la Unión Americana o alguna chingadera por el estilo. …Eso, en el supuesto caso en que este planeta n o salte en mil pedazos como producto de las armas nucleares; aunque, vistos los tiempos que vivimos, acaso esto sería lo mejor…”

No hubo, pues, nada de la vida del México de entonces que escapara a la visión de Renato Leduc. Sus poemas, calificados como sumamente eróticos, fueron varios. Aunque el más conocido y que se hiciera canción fuera aquella de “Sabia virtud de conocer el tiempo…”, este hombre que decían “ era capaz de decir tres groserías entre palabra y palabra, era también capaz de hacer una aguda critica a los intelectuales de la época, de desacralizar figuras intocables para otros, opinaba: “ …me parece que el verdadero intelectual es aquel que actúa de acuerdo con las circunstancias, pues hace muchos años leí a un filosofo llamado Max Sheller, el cual en el libro decía una frase que me impresionó y que aún la recuerdo: la cultura no es esencia de saber sino esencia de ser…” . Remataba luego: “ Y yo creo que Sheller tenía toda la razón del mundo, porque hay eruditos que son unos cabrones barbajanes así se sepan de memoria el diccionario de la Lengua Española…”

Hasta aquí los mínimos extractos de una vida transitada a plenitud y que dejó en sus escritos y poemas el testimonio de su pensamiento y de sus palabras que acompañaron siempre los caminos de libertad por los que transitó ligero.

dialogoqueretano.com

zaragozacisneros.jovita@gmail.com


EN DO MAYOR.

18 Nov 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »


(Primera de dos partes)

RENATO LEDUC, PERIODISTA, POETA.
Irreverente, lúdico, irónico, alburero, mordaz, agudo, sagaz, burlón, subyugante, bohemio, gran conversador; pero, por sobre todo eso y más, un hombre con un bagaje cultural único, inteligente, honesto, apasionado, periodista cabal , poeta. Hablo de Renato Leduc ( 1897-1986) un hombre emblemático en la vida periodística y cultural del México y, a decir de su hija Patricia Leduc, “un periodista combativo que estuvo siempre al servicio de las causas de la gente más necesitada”.

¿Por qué mencionarlo ahora en que circula por allí el nombre de otro personaje, opuesto en todos sentidos a Renato Leduc y que el gran escritor Enrique Serna, con su estupenda pluma, ha traído de manera pertinente al escenario actual como emblema del periodista inescrupuloso en lo profesional y cruel hasta la ignominia en lo humano, como lo fue Carlos Denegri? Porque este 16 de noviembre se cumplieron 33 años de la muerte de este hombre de singular inteligencia y un sentido de humor sin igual que supo transitar por el mundo con soltura, de manera genuina y con entera libertad. Un hombre que dentro de su irreverente manera de ser sabía que eso de tomarse en serio es cosa de risa en un mundo donde lo absurdo intenta pasar por serio y la realidad toma el espacio de la ficción.
Porque fue un hombre que con su mirada y su lenguaje transitó con ingenio y naturalidad de lo irreverente a lo culto y aplicado con precisión en momento y lugar en ese México bullente en ideas y en su vida cultural. Porque fue un intelectual que, sin buscar fama o gloria alguna, ocupa un lugar en la historia del periodismo de México. Y porque en estos tiempos que corren no puede uno dejar de hacer referencia a una personalidad como la de él y preguntarse: ¿qué diría Renato Leduc de esta fase de la política mexicana donde la pretendida izquierda juega con la esperanza de miles de mexicanos y toda América Latina se estremece ante el horror de una realidad que creímos ya superada o, por lo menos, en transito hacia un mejor horizonte?
¿Qué diría el hombre de mundo que lo mismo vivió en París en donde se relacionó con intelectuales de la talla de Montparnasse, Bretón, Artaud y en México fue amigo de Octavio Paz, Cardoza y Aragón , de Carlos Bracho y esposo de Leonora Carrington y de la aún viva y presente, Elena Poniatowska? ¿Qué diría este hombre que recorría las calles y lo mismo conversaba con sus personajes que con compositores de la talla de Agustín Lara y artistas del cine mexicano como María Félix? ¿Qué diría del periodismo actual quien se alegró de la apertura del periodismo que permitía que las mujeres no solamente escribieran ya de sociales, sino que invadieran campos como la entrevista: “ por regla general, las mujeres son mejores entrevistadoras que los hombres… son más fidedignas y a mi, cuando menos, las mejores entrevistas me las han hecho Cristina Pacheco y Elenita Poniatowska”
Pareciera inútil preguntar qué diría este personaje sui generis que desde los diversos espacios periodísticos que ocupó con sus columnas, pero en momentos como estos conviene no olvidarse de quien dejó testimonios escritos de una realidad que pareciera ya lejana, y sin embargo, su sombra parece estar actual y muy muy viva.
Sirva la columna de hoy a manera para traer a colación su lúcida inteligencia. Y para ello, comparto las palabras que escribiera el autor del libro RENATO POR LEDUC , APUNTES DE UNA VIDA SINGULAR, el escritor y periodista también , José Ramón Garmabella quien recogió de viva voz de Leduc tanto parte de su biografía, como sus conceptos sobre diferentes temas y su trayectoria.

“ Hay varias leyendas. Una se refiere a un muchacho telegrafista en Chihuahua, entre los hombres adictos a Pancho Villa; otra alude a un pasajero por las aulas de San Ildefonso, en la vieja Universidad y cuenta de su ira por el asesinato de Germán de Campo; una más habla de un andariego irremediable por las calles de la vieja ciudad de México y no falta la de quien hizo en siete días un viaje de Nogales a Tlalnepantla en vagón sin vidrieras y expuesto a balazos de rebeldes trashumantes. Una más, el residente en París , amigo de André Breton y Benjamín Peret, dueño de secretos indios y comedor de vidrio; otra, por si faltara, la del periodista solitario alojado en casa ruinosa, y no debe olvidarse la del poeta renegado. Vio la invasión de Hitler a París, lo despertaron los bombardeos nazis sobre Amsterdam; Victoriano Huerta bebió tequila en su presencia, junto a un mostrador de tienda por la colonia Santa María; Álvaro Obregón tomó café a su lado arrimado a la lumbre de un vivac; Plutarco Elías Calles le dictó órdenes militares. Hizo de Moscú a Pekín un recorrido de nueve días en el Transiberiano, y un ingeniero soviético le preguntó acerca de John Reed, justo al cruzar el Volga. Se dejó perder en shangai; se aburrió en Bruselas ; pasó por Madrid ; un caballero fue su amigo en Portugal. Y antes, su estancia de burócrata en la Secretaría de Hacienda, como experto en sucesiones y legados. ¿Cuál de estas consejas es la auténtica? Acaso ninguna. Cada cual corresponde a personaje distinto, pero todos llevan el mismo nombre: Renato Leduc”

REBELDE E INDEPENDIENTE.
¿Qué opinaba Renato Leduc, quien fuera también compañero de Preparatoria de Frida Kahlo, alumno de Julio Torri, Vicente Lombardo Toledano sobre la Izquierda mexicana? Sobre este último registra el libro de Garmabella: “ Durante el primer mes de clases, Lombardo nos estuvo hablando de los sofistas griegos; luego pasó a hablarnos de Sócrates y de Platón y desde el tercer mes del curso hasta el final tuvo como único tema a los Evangelios, de tal suerte que el intelectual marxista por excelencia nos hizo saber casi de memoria las historias contadas en la Biblia por San Lucas, San Marcos, San Mateo y San Juan. Y es que, en aquella época, Gómez Morín era el verdadero marxista y Lombardo Toledano se preciaba de ser hijo de una familia muy católica. Sin embargo, años después, Gómez Morín fue ministro de Hacienda y se volvió capitalista, mientras que el maestro teziutleco enarboló con pasión la bandera del materialismo dialéctico y todas esas pendejadas”.

Reacio a pertenecer a partido alguno, su amistad con militantes comunistas no tenía empacho alguno en dar su punto de vista sobre lo que le preguntaban. Su aguda observancia de la naturaleza humana y sus contradicciones las señalaba de manera natural y absoluta franqueza , sin ánimo de denuesto alguno o de ganar simpatías. Por ejemplo, sobre Demetrio Vallejo señaló: “buena persona y dueño de una acrisolada honradez; por ello me siento honrado al contar con su amistad y del mismo modo que también he sentido una gran admiración hacia Valentín Campa y Vicente Lombardo Toledano , si bien no dejo de reconocer que mientras Campa padece el defecto de ser un fanático, don Vicente era un acomodaticio de la chingada pues cada vez que ocurría en México algún problema grave donde se inmiscuía a los izquierdistas , el hombre de Teziutlán inventaba algún cabrón congreso a celebrarse en los países socialistas y emprendía la graciosa huida dejando colgados a sus correligionarios…”
Nada parece haber escapado de la mirada incisiva, acuciosa de este hombre que prefirió divertirse con quienes enarbolaban banderas absolutas en defensa de causas que estaban bien , en tanto no les afectara los intereses a ellos. Visitó la Habana, de Fidel Castro, Praga, Corea, Moscú y los ejidos de Chalco, este último con los integrantes del Partido Electoral del Pueblo.
Participante en el movimiento ferrocarrilero y en el de 1968, conoció los entretelones de los dirigentes. Registró sus contradicciones para concluir con su apreciación: “ hay mucha farsa dentro de ellos. ..”
(Primera de dos partes)
dialogoqueretano.com