04 Sep 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

Apuntes al paso Q 25

AMLO, la iluminación y la droga de las palabras?

Destacan los cronistas del acto presidencial la seguridad relajada y sin aspavientos en torno al poder ejecutivo. Nada de la parafernalia en torno al poder de otros gobiernos, priistas y panistas.

Una silla y el preciso. ¿El Ejecutivo es él? ¿El Gobierno es él? ¿El Estado es él? Todos los demás son y somos espectadores.

Llega Obrador al micrófono con un libro grueso en la mano y una sonrisa franca en el rostro: “No lo voy a leer todo”, je.

–Amigas, amigos me da mucho gusto que nos acompañen en este acto para rendir un informe al pueblo de México…

Veo un presidente ajetreado pero relajado, claramente el rostro marcado por las fatigas pero sereno, casi alegre, a sus anchas.

Armando Bartra diría que “el presidente es un hombre feliz” que nos transmite su felicidad y desea hacernos felices. (“La felicidad del poder”, Proceso 2235, 1-IX-2019, pp. 14-15).

–¿La felicidad del poder es la alegría de la sociedad abierta, plural, diversa, contradictoria y antagónica?

–¿Es un hecho la separación del poder político del poder económico?

–¿El gobierno actual representa a todos, al margen de ideologías, intereses, credos y creencias?

–¿Vivimos ya en un auténtico Estado de derecho?

–¿El poder ejecutivo no se entromete con los otros poderes?

–¿Transitamos hacia una verdadera democracia?

–¿Tenemos una sólida amistad con el mundo, especialmente con Centroamérica y los Estados Unidos, nuestros países vecinos?

El presidente Andrés Manuel López Obrador no es un hombre dubitativo. Es un hombre de voluntad, de fe, de creencias fijas. Un político de muchas palabras y nobles intenciones, que no siempre corresponden a la realidad viva. Un optimista. Un ilusionista.

Al ver y escuchar el informe por la televisión, lo primero que me sorprendió fue la mampara de fondo en el patio del Palacio Nacional:

–Tercer Informe de Gobierno al Pueblo de México.

¿Se equivocaron? ¡Qué grueso error! ¿Nadie dice nada?

No, no es un error presidencial. El señor presidente AMLO construye su propia realidad: Primer informe a los cien días, Segundo al año del triunfo de la elección de julio, y éste de septiembre es el Tercero.

–Se trabaja por establecer legalmente la revocación de mandato, la consulta popular y eliminar el fuero político.

–Se hace una defensa del Estado como promotor del desarrollo y el bienestar social y no sólo como intermediario del crecimiento económico, y se acusa a los gobiernos anteriores por tecnócratas y neoliberales. 36 años del modelo económico neoliberal que ha fracasado por el progreso sin justicia, por la corrupción pública y privada, por la deshonestidad de sus gobernantes.

–“Otro elemento básico de nuestra política es hacer a un lado, poco a poco desechar la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función del simple crecimiento económico. Nosotros consideramos que lo fundamental no es lo cuantitativo, sino la distribución equitativa del ingreso y de la riqueza” (AMLO).

–¿Ahora hay más desarrollo y más bienestar social sin crecimiento?

–¿La economía desde el Palacio Nacional será la economía presidencial como en tiempos de Echeverría y López Portillo desde Los Pinos? ¿Restaurar el viejo orden en vez de inventar y crear el futuro?

–¿El fracaso de 36 años del modelo económico neoliberal no toca a “la economía moral presidencial” de Echeverría y López Portillo, en quienes sí cree el ex priista López Obrador, y son sus modelos?

–El Plan Nacional del Nuevo Gobierno es simple, claro y rotundo: “Acabar con la corrupción y la impunidad”. Ese es el objetivo. ¿De qué manera se va a cumplir y se está cumpliendo?

–Se canceló la condonación de impuestos a grandes empresas. Ni huachicol arriba ni abajo.

–Fin de lujos, dispendios, privilegios, opulencia de la clase política en el poder. Vivir en la honrada medianía democrática. Cancelaciones de seguros y de pensiones a los altos funcionarios y a los ex presidentes.

–El fin último es conseguir la felicidad de la gente… Lograr el bienestar material y el bienestar del alma.

–Cuatro ejes del gobierno de AMLO: 1- Fortalecer la economía popular. 2- Impulsar proyectos para el desarrollo regional. 3- Fomentar la participación de la iniciativa privada. 4- Promover el comercio exterior y la inversión extranjera.

–El campo, los migrantes, las altas remesas de los paisanos en el extranjero, el Tren Maya, el corredor Tehuantepec-Coatzacoalcos, el aeropuerto de Santa Lucía, Pemex y la refinería de Dos Bocas, las cancelaciones y el reconocimiento de contratos, agradecimiento a los grandes empresarios… vamos bien, dice el presidente López Obrador.

–Tendremos una mejor sociedad en 2024.

–¿Y la seguridad? ¿Y la delincuencia organizada y la común? ¿Y los crímenes? La Guardia Nacional, ¿es un cambio de paradigma en materia de seguridad, militarizar al país? ¿Hay resultados? Porras al Ejército y a la Marina, como hacen todos los presidentes.

–El Estado debe atemperar las desigualdades sociales y estar al servicio de las mayorías, no de los privilegios particulares. “Por el bien de todos, primero los pobres”. “Sin justicia no hay paz social”.

–Los programas sociales cuyos beneficios alcanzan alrededor de 20 millones de mexicanos. Apoyos directos, sin intermediarios, para jóvenes, viejos, estudiantes, discapacitados, estancias infantiles. ¿Política integral para el desarrollo o política asistencial, paliativa, clientelar?

–¡Ya se abrieron 100 universidades públicas! ¿Cien universidades patito? ¿Dónde están? ¿Y el apoyo a las universidades públicas establecidas? Se fomenta la lectura y se distribuyen 8 millones de la Cartilla Moral. Premios a los deportistas.

–El Estado ya no es el principal violador de los derechos humanos. Ya no hay contubernio entre la delincuencia y la autoridad. Ya no hay influyentismo.

–“Soy un hombre de desafíos y de retos. Soy perseverante y puedo decir que estoy seguro de que vamos a lograr serenar el país y se va a pacificar México”, AMLO. Es un compromiso. Tendremos paz con justicia.

–No estamos viviendo un cambio de gobierno sino un cambio de régimen. No es ni será más de lo mismo.

–“La política es virtud y fortuna”, decía Maquiavelo. Han soplado buenos tiempos y estamos llevando a la práctica una transformación profunda con poca confrontación y sin violencia política.

–Los conservadores están moralmente derrotados, lo digo con respeto, dice Obrador. Bien decía Juárez que “el triunfo de la reacción es moralmente imposible”.

–“Mientras los que se oponen al cambio viven aturdidos y desconcertados, la mayoría de los mexicanos apoya la transformación, y está contenta, feliz, feliz, feliz”, AMLO.

–¡Que viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!

Andrés Manuel López Obrador, un mandatario feliz en el poder. Con “la felicidad del poder” que dice Armando Bartra. ¿Sin el “retropopulismo y extravagancia” que señala Roger Bartra en el mismo Proceso 2235?

El informe del nuevo líder-caudillo político-religioso, salvador y regenerador de la patria, duró una hora y 38 minutos, con el Himno Nacional incluido. 500 invitados. Y recibió 39 tandas de aplausos, según el comentarista de la telera. Gracias.

Un mandatario feliz, seguro, consistente, a sus anchas en la pasión del poder. Con un discurso y una narrativa ejercida durante años. Presume, perdona, justifica, desafía, descalifica, promete el maná sobre México… ¿Cumple a medias? ¿Miente a medias? ¿Dice la verdad a medias?

¿Corresponden las palabras del señor presidente Andrés Manuel López Obrador con la realidad social que vivimos los ciudadanos distintos?

Las palabras del poeta son visiones con las que crea artefactos verbales que nos iluminan. ¿Y las palabras del político, especialmente de López Obrador? ¿Quieren iluminarnos y/o drogarnos? ¿Hacen de la realidad incierta una realidad divina dorada y morena?

Sin pausa y sin prisa hago mi lectura y mi escritura sobre el primer informe de gobierno de AMLO. ¿Más de lo mismo? ¿La felicidad del poder y la sociedad feliz? ¿La palabra nos ilumina y/o nos droga?

El poeta y el político / Gracias a Jesús Silva-Herzog Márquez

EL DINERO Y LA FELICIDAD

–El planeta se vuelve dinero, / el dinero se vuelve número, / el número se come al tiempo, / el tiempo se come al hombre, / el dinero se come al tiempo.

–Más malo que no tener dinero / es tener mucho dinero.

–Saber contar no es saber cantar.

–Alegría y pena / ni se compran ni se venden.

–(Pero) creo que la poesía no solamente debe cantar sino contar.

–Saborea (tu) ignorancia.

En algo fundamental tiene razón Andrés Manuel López Obrador, algo que saben bien todos los economistas políticos:

–El simple crecimiento de las variables estadísticas no es sinónimo de desarrollo y bienestar social; el simple crecimiento económico sin la distribución de la riqueza incrementa la concentración del ingreso y la desigualdad social.

–¿Cómo lograr el crecimiento para el desarrollo que conlleve una mejor distribución de la riqueza y un mayor bienestar social?

–¿Cómo lograrlo sin mejores salarios y unos impuestos más equitativos entre el capital y el trabajo, sin justicia laboral ni una buena reforma fiscal?

Este es el punto clave. ¿En dónde estamos hoy en México 2019?

¿AMLO seguirá feliz como una lombriz en 2024 o se redoblará su encono hacia su enemigo identificado, el neoliberalismo y la mafia antigua del poder?

Crítico bobo, palabrero, ¿te crees superior con tus critiquitas? Llevas días (semanas, meses, años) masticando sus palabras y él ya está en otras acciones y otras palabras. ¿Tú qué nos das? ¿Qué quedará de ti?

Qro. Qro., Presidentes, México, septiembre 2019


Desde mi Hamaca “INFORME: TERCERA LLAMADA ¡COMENZAMOS!”

03 Sep 19 | Carlos Ricalde | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

Vi, escuché y observé el Informe Presidencial, desde el suave y cómodo vaivén de mi hamaca. Primer Informe al Congreso y Tercero para el Pueblo. Confieso que me emocioné y que es algo que no sentía desde aquel dramático Informe de José López Portillo donde anunció la nacionalización de la banca. No creo que dicha emoción me la cause el apellido López, más bien debe ser que en ambos casos percibo un mensaje de esperanza que lleve al Pueblo de México a un mejor nivel de vida. Destaco algunos puntos de los que observé:

El formato general de Informes anteriores, constaba de dos partes, una que relataba hechos y cifras y otra que se titulaba “Mensaje a la Nación”. El Informe actual, en la práctica, se equipara en tiempo y forma al puro Mensaje a la Nación. Como quien dice, los dados iban cargados hacia un Informe Político. Fox fue el último que acudió a la Cámara de Diputados a exponer su Informe y López Obrador creo que perdió la oportunidad de que los Presidentes regresaran a informar al recinto Legislativo en vez de hacerlo cómodamente y ante los cuates en Palacio Nacional. Claro, aunque la Cámara es Honorable, algunos de sus miembros no lo son y torpedean la sesión faltando el respeto, no al Presidente, si no al Pueblo de México a quien se dirige y no a los intereses parciales de algunos Diputados y Senadores. En fin, el Presidente compensa este exabrupto democrático, entregando abierta y directamente su Informe, al Pueblo reunido ante el templete instalado en la explanada del Zócalo. No sé cuánto es valor, audacia o imprudencia caminar, absolutamente solo, de la mano de su esposa, más de 200 metros desde el Palacio hasta el templete. Si no lo cuida la Guardia Nacional, entonces será su Ángel de la “Guardia”. Me cuida el Pueblo -asegura él-

En el discurso presidencial, observé también un hilo conductor que reitera un mensaje de paz, unidad, esperanza, de acabar con los privilegios y la corrupción y devolver el ambiente de seguridad del que la sociedad ha disfrutado en otras épocas no muy lejanas en todo el país, sin embargo, este mensaje es rechazado insistentemente por fuerzas opositoras que propician el choque, la división, la burla y la intolerancia, debido en parte a que sus privilegios son afectados de manera abierta y frontal. Creo que el Presidente peca de optimismo al asegurar que la oposición está moralmente derrotada. Pienso que no, porque aunque la suma de textos en contra que cuento en las redes sociales son una insignificancia comparada con los 30 millones de votos que obtuvo este gobierno, no se debe desestimar su capacidad de expansión. A veces solo hay un mosquito en la recámara, ¡pero como jode!

Por otra parte, observé el reiterado apego a Juárez cuando el Ejecutivo advirtió que se ha separado el poder político del poder económico. Si bien Juárez separó a la Iglesia del Estado, lo hizo llevando a mandato de Ley dicha separación y confiscando los bienes de la Iglesia que, dicho de paso, no era poca cosa. Hoy, en la práctica, no se separa ni se confisca nada, solo se advierte que el presupuesto público no será botín de políticos en contubernio con empresarios y esta es una medida correcta para la administración pública y beneficia sobre todo para el empresariado porque no tendrá, en su caso, que inflar los contratos para incluir “moches” destinados a los funcionarios públicos. Al pan, pan y al vino, vino.

Una observación más, ésta de fundamental importancia. Malos y buenos y no pocos sin mala intención, le han atizado al Ejecutivo porque desestima la falta de crecimiento a favor de un mejor desarrollo económico y que los parámetros de medición deben de ser otros. Y claro, da pie para una opinión unificada que se apoya más en la lógica que en la evidencia histórica que asegura que sin crecimiento no puede haber desarrollo. Bien, el caso es que año con año, crezca mucho o poco el Producto Interno Bruto (PIB) del país, si no es acompañado de políticas públicas adecuadas para lograr una distribución equitativa, que no igualitaria, entonces la riqueza generada seguirá concentrándose en pocas manos y la pobreza continuará en aumento. Tarde o temprano esto será malo para todos. Sin embargo, con poco o nulo crecimiento si puede haber desarrollo si se propician medidas que permitan a la mayoría de los ciudadanos recibir mayores ingresos. Supongamos que en el año 1 el PIB vale 100 y que el 80% de la población recibe el 20% del valor, pero que en el año 2, con cero % de crecimiento, es decir que el PIB sigue valiendo 100, ese 80% de ciudadanos recibe el 30% del valor. En este caso no hubo crecimiento pero si desarrollo. Lo mejor de todo es que cuando la gente recibe más dinero, inmediatamente el empresario se beneficia porque al aumentar el consumo popular, vende más y recibe el estímulo necesario para aumentar su producción, tomar riesgo y emprender nuevos proyectos y, eso, apreciado Lector, detona el crecimiento. Dicho esto, de manera sencilla pero no simplista, se puede puede deducir que el crecimiento en sí no implica desarrollo y que el desarrollo si induce al crecimiento. Usted tiene la palabra.

Rendijas

    1. El Informe marca el rumbo: honestidad social, ganancias razonables, mejor distribución de la riqueza, no seguir endeudando al país, prosperidad compartida, ¿hay algo malo?
    2. El gobierno marca sus límites: austeridad republicana, acabar con la corrupción y la impunidad, cárcel al funcionario corrupto, cesar el gasto superfluo, ¿es malo esto?
    3. El Presidente marca prioridad social: primero los pobres; por la Ley todo, por encima nadie; Ejército, Marina y GN para ayudar y defender, no para reprimir; respeto y solidaridad internacional, ¿dónde está lo malo?

Correo-e: pibihua2009@gmail.com

Twiter: Carlos Ricalde@ricalde_carlos


El cuidado de sí mismo

01 Sep 19 | Gregorio Morales Avilés | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

Michel Foucault, en su libro La hermenéutica del sujeto , profundiza el concepto socrático del cuidado de sí mismo ( epimhleia eautou, epiméleia Heautú , el cuidado de sí mismo), pero aun con mayor énfasis en el libro El gobierno de sí y de los otros , trató de desplazar el eje de la historia del conocimiento hacia el análisis de los saberes, las prácticas discursivas que organizan y constituyen el elemento matricial de esos saberes, y estudiar dichas prácticas como formas reguladas de “veridicción”. Del conocimiento al saber, del saber a las prácticas discursivas y las reglas de “veridicción”, es decir, buscó analizar las matrices normativas del comportamiento y su traducción en la verdad de la dicción, de la palabra. Lo que hizo Foucault fue pasar del análisis del poder al análisis de cómo se ejerce ese poder en los procedimientos, nos habla de la gobernabilidad y de la gobernanza. Ésta se encuentra en el fuero interno.

En esta ocasión, me centraré en la idea del cuidado de sí mismo. El concepto de Epiméleia Heautou fue lo que realmente hizo que el espíritu griego se abriese paso hacia una nueva forma de vida. Sócrates y sus discípulos supieron comprender certeramente que era esta idea la renovación de la antigua idea del arquetipo donde residía la fuerza más importante de la paideia griega. “La experiencia socrática del alma como fuente de los supremos valores humanos dio a la existencia aquel giro hacia el interior que es característico de los tiempos más brillantes de la antigüedad y su vinculación con la espiritualidad posterior del medioevo europeo” y hasta nuestros días. (Foucault, La hermenéutica del sujeto , FCE, México, pag. 29).

Uno de los elementos vinculados al imperativo “Ocúpate de ti mismo” (Epiméleia Heautou), es un elemento familiar de los diálogos socráticos, la ignorancia. La ignorancia que es a la vez ignorancia de las cosas que habría que saber e ignorancia de sí mismo. Por ejemplo, en el diálogo Alcibíades , éste creía que le resultaría muy fácil responder a la pregunta de Sócrates y definir qué era el buen gobierno de la ciudad. Había creído incluso poder definirlo como lo que aseguraba la concordia de los ciudadanos. Pero ni siquiera sabe qué es la concordia, lo cual muestra que no sabe y que ignora incluso que no sabe. Sócrates le demuestra eso. Alcibíades se desespera y Sócrates lo consuela diciéndole que no es para tanto, que es un joven y tiene tiempo ¿Para qué? No sólo para aprender, sino para “ocuparse de sí mismo”. No se trata sólo del conocimiento, sino de otra cultura que es el cuidado de sí. Una Paideia distinta y más completa, más parecida a lo que ahora se llamarían inteligencias múltiples o inteligencia emocional.

La educación socrática nos introduce a un concepto nuevo: la falta como elemento esencial para la generación del deseo. La búsqueda de los “ eromenoi ” potenciales (los jóvenes imberbes amados, en pasivo) por el “ erastés ” (el amante activo, el adulto) se iniciaba con el reconocimiento de la falta y la transferencia hacia el erastés (el adulto al que los padres confiaban al joven para su educación) en un procedimiento amoroso.

Había un “ eros ”. En su origen eros se entiende como un ser intermedio, hijo de la pobreza y de la riqueza, que tiene dos acepciones: no es dios ni humano, es el equilibrio entre riqueza y pobreza. Es una especie de divinidad menor, “ daimon ”: un ser entre dios y humano, un ser “en falta”. Este es el significado original de “ eros ”, el de “un ser en falta”. Es la fantasía de lo que nos completa. Esta es la clave del procedimiento educativo.

La manera de hacer Filosofía de Sócrates: la mayéutica, la erística, la dialéctica, la misosofía, la ironía y el elenkós son instrumentos didácticos que se orientan hacia el fenómeno amoroso de la pederastia. No hay que confundir la pederastia socrática con la acepción peyorativa que esta palabra tiene en la actualidad. El abuso sexual de los niños era tan repudiado por los griegos como ahora.

Platón hizo del “eros” un amor espiritual (Ver Foucault). El eros es indispensable en el joven para lograr lo que se propone la Filosofía socrática: el cuidado de sí mismo, Epiméleia heautou, comenzando por el conocimiento de sus propias limitaciones, el Gnóthi seautón (Conócete a ti mismo) . El reconocimiento de la falta, el sólo sé que no sé nada.

¿Qué tiene qué ver esta lógica, este enfoque socrático, con nosotros hoy, aquí y ahora? Pues al parecer se ha perdido la brújula del devenir de la humanidad. Parece que el objetivo es hacer dinero, sin importar los medios y las formas. Pero, sobre todo, a costa de uno mismo y la familia, o a costa del bienestar nacional o mundial, como el incendio de la selva amazónica para obtener ingresos por una mayor exportación de carne y una mayor riqueza de unos cuantos.

No es un enfoque exclusivamente epicureista pensar que la vida se vive para gozarla, no sólo para ganar dinero. Que lo que existe en la vida no se trata sólo del progreso material, sino, ante todo, de un desarrollo integral de la persona. Veo a esos políticos y no políticos que, al parecer, se la juegan como en ruleta rusa, haciendo maquinaciones para desviar recursos públicos a sus cuentas privadas, o no haciendo políticas públicas a favor del bienestar de la sociedad como un todo, sino sólo para preservar el poder y sus privilegios, pero también a tantas personas cuyo único propósito en la vida parece ser sólo tener dinero a costa de ellos mismos. A este fin sacrifican todo, donde todo es la vida misma. No es un idealismo, o misticismo, pero parece serlo, excepto porque no trae consigo paz interior, sino estrés.

El estrés ha sido un tema de interés y preocupación para diversos científicos de la conducta humana, por cuanto sus efectos inciden tanto en la salud física y mental, como en el rendimiento laboral, familiar y académico de la persona. Provoca preocupación y angustia y puede conducir a trastornos personales, desórdenes familiares e incluso sociales.

Está claro que el concepto socrático del cuidado de sí mismo, tal como lo analiza Foucault, es un concepto muy extenso y complejo, pero quisiera centrarme en que la ausencia del cuidado de uno mismo en términos personales e íntimos, la lucha por el dinero muchas veces nos genera estrés, que está asociado a la pulsión de muerte de que nos habla Freud. Por el contrario, el reconocimiento de la falta genera deseo, ésta es una de las finalidades del Psicoanálisis, revisar las carencias, las faltas del pasado, los traumas, para hacer una nueva historia de deseo, de vida.

Se han expresado ahora novedosas teorías sobre la necesidad de educar con amor, que no son más que reediciones de la pederastia socrática. Pero hay que recordar que ésta comienza con el reconocimiento de la falta, sin éste, no se genera el deseo, el conocimiento empieza con el reconocimiento de los problemas, con el diagnóstico. Reconocer la falta no equivale a lo que algunos argumentos simplistas identificarían como disminución del amor propio, al contrario, un amor propio real, verdadero, no es posible si antes no revisamos los defectos, las carencias, las equivocaciones y los errores.

Los traumas y trastornos están ahí, hay que verlos para generar el cambio. Esto tiene que ver con la honestidad básica de la vida y se aplica a todos los ámbitos, incluyendo el político. Por ejemplo, en Querétaro, o lo que pasó en la CDMX, que no se reconoció la existencia del crimen organizado, ni las omisiones gubernamentales en materia de seguridad, se dejó de prestar atención y difusión a los crímenes, hasta que éstos se hicieron evidentes con cuerpos colgados en los puentes, narcomantas o asesinatos en lugares públicos, como síntoma ominoso por no reconocer las carencias de atención y de políticas públicas eficaces. Reconocer la falta es el inicio del deseo de cambiar en todos los ámbitos, el personal, el social, el económico y el político. La Filosofía de Sócrates es más actual que lo que pensamos.


Planeta Tierra. La lucha por nuestra unidad sociecológica.

30 Ago 19 | Edgar Herrera | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

El imperialismo es el pirómano de nuestros bosques y nuestras sabanas.

Thomas Sankara

Por este bosque daré hasta mi última gota de sangre.

Raimundo Mura, líder indígena

El tema mediático del momento es la tragedia en los bosques tropicales del Amazonia, un área de la Tierra que ha merecido el título de “pulmón del planeta” gracias al equilibrio permanente entre los ingresos y salidas de dióxido de carbono y oxígeno y, en consecuencia, el desarrollo armónico de una rica biodiversidad, compartida por las comunidades humanas indígenas y las especies de flora y fauna aún por clasificar.

La importancia que ahora ocupa la Amazonia reside en revelar las gigantescas fuerzas de la naturaleza que han conformado la historia de la humanidad desde sus orígenes, el hecho real de que aquélla es nuestra más ancestral determinación histórica, atravesando la Edad de Piedra hasta la Edad Contemporánea, desde las relaciones que construimos en sociedad a través del tiempo hasta nuestro propia identidad individual con los diferentes entornos ecológicos que han definido nuestro devenir humano.

Desde las primeras civilizaciones, la humanidad se ha caracterizado por ser una especie interdependiente, con el objetivo de aumentar su riqueza material y garantizar su supervivencia, así como evolucionar en la técnica, en el arte, la política, la ética, etcétera. Pero su conexión ancestral con la naturaleza es una cuestión que queremos tratar de discernir entre las llamas que hoy consumen nuestros bosques y envenenan nuestro ríos.

Es un hecho que los responsables del aumento de la crisis ecológica que hoy vive el mundo, no se reduce al daño que hoy amenaza a los 7 millones de kilómetros cuadrados de áreas verdes que conforman a la Amazonia. Tampoco podemos encontrar a Bolsonaro y Evo Morales como los culpables solitarios de este desastre de escala global. Tanto uno como otro, han promovido decretos y tratados que promueven la ocupación de tierras privadas y comunitarias para el mercado mundial capitalista.

Hoy existe sobre la mayor parte de la Tierra, encadenada en toda su esfera, el capitalismo como sistema mundial; su rama industrial agrícola, convertida en monopolio, es la responsable, hasta ahora, de la deforestación de 35,000 kilómetros cuadrados en Brasil para la creación de campos de cultivo de soja y actividad ganadera, con el fin de alimentar el mercado europeo en consumo de carne.

Por supuesto, el antecedente de dichos campos es la quema de cientos de hectáreas de selva que, desde hace dos semanas, los ganaderos locales y los hacendados, organizados en grupos de Whatsapp, han iniciado la campaña del Día del Fuego, siguiendo la lógica de la ganancia de los monopolios norteamericanos y franceses en territorio indígena brasileño.

La fórmula perjudicial para el planeta entero es la siguiente: se provocan incendios con el fin de destruir la biodiversidad existente para dar paso a campos activos en actividades ganaderas y agrícolas, reforzando al mismo tiempo la industria minera, y luego de 10 a 15 años de uso, abandonan dichos cultivos, dejando a su paso una tierra estéril y la muerte de especie únicas en aquel ecosistema, destruyendo gradualmente la sostenibilidad y el equilibrio ecológicos.

Si la humanidad apenas se ha salvado de un holocausto atómico, no podemos decir lo mismo de su fatal destino que está intrincado al destino de la Tierra como planeta que, a lo largo de millones de años, ha creado diferentes ecosistemas y formas de vidas más o menos desarrolladas, entre ellas, la especie humana.

El mito de la victoria del hombre sobre la naturaleza se sigue perpetuando desde la ignorancia de los mandatarios mundiales que creen burlarse de la naturaleza ancestral, partiendo de sus ideologías neoliberales y el mercado común que hoy dinamiza al capitalismo existente. Ese capitalismo es el responsable de convertir a los seres humanos en mercancías, en desechos, en obreros explotados por todas las industrias existentes, en reducir el poder de los Estados-Nación del siglo XXI al poderío económico de los monopolios que, cada vez más, definen el curso humano hacia catástrofes mayores, desde guerras de baja intensidad en América Latina hasta guerras abiertas en Oriente Medio.

Ahora bien, la naturaleza tiene un carácter humanizado. Desde nuestra primera intervención directa para transformar los ecosistemas a nuestro favor, por nuestra perpetuación como especie, formamos un vínculo dependiente con los entornos ecológicos que, a su vez, tienen un impacto en nuestra conformación futura, anunciando los cambios venideros que le dan significado a nuestra existencia como seres humanos en la Tierra.

Nos estamos confrontando a la realidad histórica que ha conformado a la humanidad que, luego de miles de años de catástrofes naturales y crisis civilizatorias, llega a comprender, al menos una parte de ella, que su pasado, presente y futuro han estado determinados por un tronco común que es la madre tierra, el resultado de nuestra conciencia como seres sociales y, al mismo tiempo, como seres ecológicos que hemos sabido materializar una relación armónica con diferentes ecosistemas para las generaciones futuras y el curso permanente de la naturaleza.

En otras palabras, las crisis sociales más grandes, las grandes conmociones internacionales del momento, aquellas que activan la llave del final de una era, tiene su fundamento último en nuestra relación más o menos equilibrada con nuestra naturaleza, con nuestro planeta hogar, íntimamente relacionado al modo de producción que han aparecido en las diferentes etapas de la era humana.

La crisis de la Amazonia es un producto de la crisis del sistema capitalista mundial, de la necesidad de convertir en mercancías el agua y la tierra; de justificar la intervención estatal sobre tierras habitadas por indígenas ancestrales; el crecimiento de los gases de efecto invernadero en los cielos y territorio del mundo, convirtiendo éste en un problema mundial; la dislocación de nuestras relaciones sociales al enfrentar a los seres humanos en su lucha por la supervivencia contra el terrorismo neoliberal; el aumento de la población planetaria que sobrepasa la productividad natural de la Tierra.

En estas líneas está explícita la necesidad de cambiar radicalmente nuestro modo de vida actual, nuestras ataduras económicas por una nueva forma de producir a escala global.

Reivindicamos un socialismo ecologista, retomando la realidad existente que hoy lucha no sólo por los bosques y ríos, sino también por una identidad y una unidad americana que está en peligro. Retomamos a nuestro primer teórico americano, José Martí, con el fin de sistematizar las luchas comunitarias en una plataforma continental y fundar el viejo sueño martiano de una República nueva americana, un pueblo unido contra el imperialismo de los Estados Unidos, que supere de una vez por todas las rencillas entre fronteras ilusorias o los temas arcaicos que nos distraen de los verdaderos dilemas para la humanidad.

Aquellos que se horrorizaron por las pintas feministas en Ciudad de México o la Catedral de Notre Dame en Francia, ¿en dónde está su indignación ahora que el mundo se juega su destino desde la vida y muerte de estos ecosistemas?

Hoy América sigue siendo una sola, pero hay que revelarle sus fuerzas, hay que despertar al gigante dormido. Después de todo, siguiendo fielmente al maestro, es un mundo lo que estamos equilibrando.

Edgar Herrera


Apuntes al paso Q 24 Lecturas del 1994

30 Ago 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Nacional | 1 Comentario »

Acabo de ver las dos series de Netflix sobre los acontecimientos de ese año axial: “1994” e “Historia de un crimen: Colosio”. Un documental con valiosos testimonios vivos y una ficción apoyada en los hechos reales. Los dos son importantes, con sus altas y sus bajas. Hay que verlos. Hacen falta más trabajos de este tipo sobre nuestros sucesos nacionales y locales. Elevarlos a la historia y el arte sobre la realidad mundial.

Los hechos son los mismos pero su lectura no es igual. Cambia con el tiempo, la perspectiva y los ojos del observador. Esta es mi lectura sobre la lectura de “1994” e “Historia de un crimen”, las dos series de Netflix, hoy de moda, la primera dirigida por Diego Enrique Osorno y la segunda por dos jóvenes cineastas: Hiromi Kamata y Natalia Beristain.

1994 no es Colosio, ni Salinas ni el PRI; en primer y último lugar son los zapatistas. Alzándose precisamente contra la política del PRI y el sistema político dominante hasta entonces. Quienes nos mantuvieron en vilo a la sociedad mayoritaria de ese año y los siguientes fueron Marcos y los zapatistas. El asesinato de Luis Donaldo Colosio fue el plato de sangre del propio sistema para tratar de resolver la crisis y ganar la elección en puerta. Sin el levantamiento zapatista, Colosio no habría sido asesinado y habría ganado la elección, con votos buenos o hechizos.

Habla la inteligencia política de Carlos Salinas de Gortari:

–Decía Maquiavelo que el reformador siempre está en un riesgo enorme. Porque los cambios que promueve, aquellos que se van a beneficiar, toma tiempo que les llegue el beneficio. En cambio, los que son afectados por la reforma, inmediatamente sienten el perjuicio.

¿Acertó o se equivocó Carlos Salinas en su decisión presidencial de la elección del candidato entre Colosio y Camacho? Scherer y Paz tenían razón al decir que la decisión entre el hermano y el hijo, “cualquiera que sea… alterará sin remedio relaciones entrañables”. Y el dedazo político, ¿el último?, fue una explosión. Palabras exactas, como el bisturí del periodista y el poeta.

Si Manuel Camacho Solís creía que merecía la Presidencia, se equivocó al aceptar la dirección efímera de Relaciones Exteriores, en vez de renunciar al PRI ya, y no más tarde como lo hizo. Y luego aceptó el canto de las sirenas como Comisionado para la Paz en Chiapas. Luis Donaldo Colosio igual se equivocó al no ir a Chiapas ya como candidato presidencial. Los dos seguían bajo la mano tutelar de hierro de Salinas.

Quizá Camacho representaba la continuidad, en varios sentidos, y Colosio un cierto aire de cambio dentro del sistema. “No queremos priistas en la comodidad de la inercia, sino en el esfuerzo del cambio”, decía Colosio. Pero quien tenía más hilos del poder, después de Salinas, era Camacho.

Ayer como hoy el reto sigue siendo doble:

–No sólo lograr el desarrollo económico (crecimiento con distribución de la riqueza) sino la superación del sistema político imperante –palabras de Ernesto Ruffo, primer gobernador panista en Baja California.

Jacobo Zabludovsky dando la noticia de Baja California:

–Perdió el PRI. Ganó México. El cambio y el hecho mismo son positivos por todos conceptos.

“1994” es un valioso testimonio por las fuentes que presenta pero es la visión del sistema: Salinas y el PRI, Zabludovsky y Televisa, la visión del poder. Las miradas disidentes del sistema son pocas.

El diablo Salinas el día de la firma del Tratado del Libre Comercio:

–Este es un buen día.

Y de pronto todo cambió el sábado primero de enero de 1994. Por la irrupción sorpresiva zapatista y el desprecio del poder por los indios.

Palabras de Marcos a posteriori:

–¿Puedo decir malas palabras? (Sí). Son muy pendejos.

–La gente de México y de otras partes del mundo se alzó con nosotros y por eso no nos aniquilaron. Nosotros fuimos los sorprendidos.

Colosio y su discurso del 6 de marzo. Quiere reformar el poder para que el PRI siga en la pirámide política. Representa un honesto e institucional rompimiento. Dentro del sistema. ¿Por qué lo mataron? Su discurso fue un buen discurso pero ha sido magnificado, igual que la figura de Colosio. Todos los candidatos “rompen” con el presidente formalmente. ¿No lo hizo Echeverría con Díaz Ordaz? Y luego siguió la apertura y la represión.

Dice Salinas que le dijo a Colosio, tras su discurso del 6 de marzo:

–No rechaces facultades presidenciales, que después vas a poder necesitar en el ejercicio de la Presidencia.

Manuel Camacho en su carta del 22 de marzo, todavía aspira a la Presidencia, pero “no a cualquier precio”. El asesinato de Colosio mató a los dos. ¿Quién ganó? Zedillo, el segundo alfil de Salinas y Córdoba Montoya .

Otra vez la inteligencia política de Carlos Salinas:

–En la Presidencia hay días que transcurren en segundos. Pero hay minutos que pueden ser eternos.

“1994” es una buena serie con la mirada puesta en Colosio, no en los zapatistas, y con los ojos de Carlos Salinas, el PRI, Zabludovsky, Televisa. No es el sistema pero habla el sistema. Por eso hay que verla. Apenas si aparecen La Jornada y Proceso y otras voces y miradas críticas.

El asesinato:

–Quién fue. / Él fue. / Quién fue. / Él fue. / Quién fue. / Él fue. / Quién fue. / Él fue.

–Quién es él. / Él es el sistema. / Quién es el sistema. / El sistema…

–El PRI, Salinas, sus amigos y sus enemigos, el gran capital, Televisa, la Iglesia, la prensa, los intereses creados que son un chingo, etc.

¿Valió la pena el movimiento zapatista de 1994 y que aún persiste?

Puso el tema indígena en la agenda nacional e internacional y añadió conciencia. Marcos:

–Sí valió la pena el 94, lo volvería a hacer, tal vez mejor.

–La libertad es contagiosa, adictiva.

Mira el viejo PRI rancio elevado a categoría del sistema.

Demasiado Colosio, demasiado Salinas, demasiado viejo PRI rancio, demasiado sistema, poca crítica…

La misma noche en que murió Colosio, ya todos querían la candidatura vacante del PRI a la Presidencia.

La disputa por el poder muy por encima del luto humano.

Las hienas políticas.

El tiempo de Zedillo, tercer hombre de Salinas:

–¡Viva Colosio! ¡Viva el PRI! ¡Viva México!

Zedillo, economista, tecnócrata, neoliberal, inteligente, poco político, poco grillo, seco, de cuna humilde, la cultura del esfuerzo (igual que Colosio, pero sin carisma).

Serie del sistema para el sistema pro sistema. Tal vez exagero.

Un Colosio empático, con los dineros de Sedesol, inflado tras su muerte.

Un Zedillo poco simpático, poco político, poco orador, caído del cielo.

Política, todo es montaje, todo es simulación, todo es dedazo, nada vemos tras la tenebra oscura y pestilente del poder.

México, pueblo suspicaz por naturaleza, es natural.

Nada creemos y la especulación es el ejercicio nacional.

Todos sabemos la neta del planeta pero nadie nos pela.

¿Cómo era la relación real entre Colosio y Zedillo, el agua y los orines?

(En la serie faltó la entrevista con el Ernesto Zedillo actual, residente en Estados Unidos).

Tiempo de Aburto, actor, enigma, misterio, montaje, Caballero Águila.

El debate presidencial entre Zedillo, Cárdenas y el cabrón de Diego Fernández de Cevallos, que sin duda los barrió. (Y luego se esfumó).

Las elecciones del 21 de agosto y la alta participación ciudadana, se habla de un 78% electoral.

¿A quién benefició el alzamiento revolucionario zapatista y el asesinato de Luis Donaldo Colosio?

Ni una palabra sobre la Convención Zapatista de Aguascalientes celebrada igualmente en agosto. *

Elías Canetti también murió en agosto de 94:

–No dejes pasar un solo día sin hacer señales.

–Hasta ahora no has sido tan breve como querías.

–Anota tus cosas más personales, es lo único que cuenta, no te avergüences. Las generales están en el periódico.

La plana mayor del viejo PRI en pleno, cerrando fila.

Y faltaba otro crimen: el asesinato de Francisco Ruiz Massieu.

Esa mañana del 28 de septiembre JEP estaba en Querétaro:

–De repente el estruendo cedió lugar a un silencio trágico.

Otra vez la culebra reptando por el sistema y bebiendo sangre, tocando por todo México, ay, la culebra…

–Los demonios estaban y siguen sueltos.

La triste sonrisa vital de Diana Laura y su abrazo amoroso con su hijo, Luis Donaldo. (En la otra serie el testimonio de la viuda es conmovedor).

Primero de diciembre de 1994, Ernesto Zedillo Ponce de León, presidente de México. Tal vez no fue un mal presidente, en lo que cabe, propició o permitió la transición pacífica del PAN al poder, Ignacio Loyola Vera en Querétaro 1997, y Vicente Fox Quesada en México 2000. Para algunos fue un traidor del PRI. Para otros entendió los vientos de cambio.

Siguió el error y la crisis de diciembre del 94 y el duro año económico del 95-96, los barzonistas (nada sobre ellos) junto al carnaval político de la justicia persiguiendo a los Salinas y a los zapatistas con recursos legales y con magia negra y con trampas, para llorar y reír. Venganza y hambre de legitimización del poder que estaba por los suelos.

Mario Aburto y Raúl Salinas de Gortari en la misma prisión de Almoloya, pero la justicia no avanza, todo es oscuro y tenebroso, como siempre.

Carlos Salinas de Gortari, el presidente modernizador de México, queda completamente desacreditado por el patrimonialismo. Pobre de Octavio Paz.

El viejo PRI se derrumba, pero el viejo régimen sigue en pie.

El engranaje del sistema se traga todo y a todos.

El poder es una extraña coladera.

–¿Y los 80 millones de dólares de Raúl Salinas de Gortari?

–¿Y el desaparecido Manuel Muñoz Rocha?

–¿De veras se suicidó Mario Ruiz Massieu prófugo en Estados Unidos?

–Los demonios estaban sueltos…

–El extraño poder se escapa y aplasta a unos y otros.

–A los mexicanos sólo nos queda la suspicacia y la especulación.

Termina la serie “1994” con los zapatistas como paisaje, pero en 2019 los únicos vivos y en pie de lucha política son los zapatistas, incluso ahora frente al gobierno “redentor” de Andrés Manuel López Obrador.

–¿Quién mató a Luis Donaldo Colosio Murrieta?

Responde Ernesto Zedillo:

–Mario Aburto Martínez.

Misma pregunta y respuesta de Luis Donaldo hijo:

–A estas alturas, prefiero no envenenarme.

“1994” es un valioso testimonio por las voces y las imágenes que registra. Pero su mirada permanece encadenada al sistema imperante. No rompe ni trasciende las cadenas. Y sin embargo es un documento único que es preciso ver y estudiar, y añadir el valor y los datos que faltan en los huecos vacíos. El apego a la realidad dominante limita la misma realidad.

“Historia de un crimen: Colosio”, es más arte y con la verdad hace ficción y con la ficción toca las verdades de la realidad viva que están ocultas. La libertad y su uso por Kamata y Beristain en la dirección, es la diferencia. El relato de Diana Laura es crítico y conmovedor, un eje central, así como la lucha de la policía local frente a la turbia policía federal. Luego la actuación del Salinas ficticio es muy buena y creíble, no así los retratos de Zedillo y Camacho, muy planos. Las dos series se complementan pero en ambas es notable la poca presencia del movimiento zapatista, los invisibles indígenas, el detonante de 1994 y el clima social de los años posteriores, el oxígeno que aún persiste. Falta la mirada crítica y solidaria sobre los zapatistas. No ideológica, no condenatoria de antemano; la mirada sobria y lúcida. ¿Quién la hará?

Los políticos y los poetas, hacedores de palabras y metáforas mágicas.

Los cineastas, hacedores de imágenes y visiones entrañables.

“La culebra”, “No satisfacción”, “Elvira Madigan”, “Réquiem”… la música vital.

Creo que Colosio era un buen hombre pero un político menor (con los dineros de Solidaridad en la mano), apenas en ascenso.

En su momento, Camacho era más político (jefe de gobierno de la ciudad de México) y con más hilos del poder en la mano. No supo perder ni ser disidente.

¿Se equivocó Salinas en su dedazo presidencial?

¡Manuel Camacho candidato presidencial y Luis Donaldo Colosio comisionado para la paz en Chiapas!

–Jjjjajjjajjjajjjajjajjajjajajajaja…

–¡Qué chula es nuestra democracia imperfecta!

–¿Regresará el dedazo con AMLO en 2024?

–¿Qué alternativa nacional posible ofrece el EZLN?

__________

* El Nuevo Amanecer de Querétaro dio testimonio de la Convención de Aguascalientes, agosto de 1994, en que se juntaron todas las izquierdas, con tres enviados especiales.

A Jess, en su agosto.

Q, Presidentes, agosto 2019.


EL JICOTE “LA AMISTAD” (I)

30 Ago 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Miscelánea | Sin comentario »

(Con gran afecto dedico este texto a mis amigos del grupo del Mole).

Nuestro sistema educativo, no sé si con razón, pone el acento en la información más que en la formación del educando. En las aulas no les preocupa especialmente analizar la idea de la felicidad personal, los problemas de un cambio de casa, el arte de amar o el otro arte superior, el de la ruptura del amor. Por supuesto tampoco les interesa incursionar en uno de los sentimientos más hermosos y complejos de la vida: la amistad. En la escuela a lo más que podemos aspirar es a que nos enseñen cómo ganarnos la vida pero no cómo ni para qué vivirla. Toda esta reflexión se me vino porque estaba en un café y escuché a unos jóvenes presumir: “Tengo ciento cincuenta amigos, es poco, le decía el otro, ya pasé de los trescientos”. Yo que tengo amigos como dedos en la mano y creo que me sobran dedos, me sentí un miserable solitario, especie de Robinson Crusoe urbano. Me pregunté ¿Sabrán estos chavos lo que es la amistad? Permítanme dudarlo. Les comparto lo que pensaba Aristóteles.

No es gratuito que Aristóteles inicie su estudio de la amistad con una reflexión sobre la adulación, pues efectivamente, uno de los mayores problemas de la amistad es la crítica a los amigos. El enemigo es el que niega las dotes evidentes y se regodea con los defectos, la amistad sincera, reconoce la cualidad del amigo, pero no adula, no concede méritos que realmente no se tienen, pues bien decía Solón: “El adulador es un enemigo oculto”.

Nuestra cultura indolora y vanidosa repercute en la amistad. Me impresiona lo que se escriben los jóvenes en sus correos: “Te ves guapísima, ¿qué maquillaje estás usando?”. No importa que esté como para ganar un casting de una película de monstruos de Guillermo del Toro; “Estás hecho un galán con ese traje de baño, esta dieta sí te está sirviendo. Pásala”. Sin importar que el sujeto se vea como el ballenato keiko en traje de baño. Otro. “¡Qué envidia, qué padre se la están pasando, se ven felices”. No importa que ella tenga una risita apenas de la Gioconda y él aparezca con un rostro como la pintura de Munch, El grito. Si están fotografiados de lo más simple: “Lucen muy relajados y descansados. ¡Qué padre!”. Sin reconocer lo que es obvio, él aparece con los ojos hinchados como López Obrador en las entrevistas mañaneras y ella luce unas ojeras que envidiaría la misma Sheinbaum. Esto de la adulación obligada, fomentada por las selfies y la apología del narcisismo, enemigos acérrimos de la crítica, que a veces duele, diluyen una de los grandes bendiciones de la amistad: contar con gente cercana que nos quiere y que en forma prudente, discreta y propositiva nos señalan nuestros posibles defectos y errores. Estos amigos se preocupan por ser positivos, imparciales, objetivos, respetuosos. Listos para infundirnos ánimo cualquiera que sea nuestra decisión. Sin esta actitud, en ocasiones incómoda y difícil para todos, la amistad no sirve para nada.


Los caminos de Rosario.

27 Ago 19 | Augusto Isla | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

En las décadas de los 60’s y 70’s, el maoísmo reactivó la euforia revolucionaria. Mientras los chinos sufrían al funesto Mao Tse Tung, en Occidente reverenciaban su movimiento. Y no eran los obreros el sujeto del cambio sino los universitarios sus promotores. Esos aires envenenados llegaron también a México. Una jovencita, estudiante de la escuela de Economía en la UNAM, destacaba entonces por su discurso bien articulado. Se llamaba Rosario Robles Berlanga. Junto con su compañero sentimental, Julio Moguel, militaba en esa izquierda radical con la ilusión de construir un México nuevo, libre de explotación. Pero algo moderó aquella pulsión comunista: su encuentro con Cuauhtémoc Cárdenas en 1987. Así, Robles se integró al universo del poder oficial. Y se dejó arrastrar por la ambición. Cárdenas fue la pértiga que la impulsó: llegó a ser la jefa de gobierno del entonces Distrito Federal con el sello partidario del PRD. Y a ella correspondió apoyar, para su relevo, al tabasqueño que hoy preside el gobierno de la república. Rosario simpatizaba con López Obrador a quien veía como un hombre de ideas muy claras con una propuesta de izquierda moderna. Pero Rosario no salió del todo limpia: se le cuestionó por la administración discrecional de los recursos públicos en el área de comunicación y asesorías. Sin embargo, el salto del PRD a su colaboración con el gobierno del PRI lo daría en la administración de Enrique Peña Nieto que le encomendó encabezar varias secretarías, destacando la de Desarrollo Social. El historial escandaloso de Robles ha sido largo. Y todo el mundo lo sabe, por así decirlo. El más reciente: la llamada ‘estafa maestra’ que describe la desaparición ‘misteriosa’ de 5 mil millones de pesos. ¿Está ella sola en este descomunal desvío de recursos públicos? Por supuesto que no. Están involucradas varias dependencias y universidades públicas. Pero a pesar de esta maraña, es ella la vinculada a proceso. Hoy en día, Robles se encuentra en prisión preventiva como medida cautelar, decidida por un juez, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna. ¿Quién lo diría? Caminos torcidos los de la política. Como lo apunta el refrán ‘Santo que resbala, en demonio no para’. La joven ilusa de ayer, hoy la funcionaria tras las rejas.

* * *

Sufragio efectivo, no reelección. Respeto a la división de poderes. Sí a la vida y a la libertad de expresión. No más derroche.


La importancia de la interpretación de los sueños.

25 Ago 19 | Gregorio Morales Avilés | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

Uno de los grandes descubrimientos de Freud es que los sueños son interpretables, no como se había pensado hasta el momento en que escribió sus libros sobre este tema, sino psicoanalíticamente. No existen esquemas de interpretación como se había intentado hasta ese momento, sino sólo a través del análisis. Los sueños tienen significados universales, imágenes comunes para todos, sino que son lo más íntimo y personal que existe, por eso no existen arquetipos universales de sueños.

Al estar leyendo el libro de Freud sobre la “Interpretación de los sueños” me di cuenta que tal vez antes hubiera tenido una visión incompleta de la trascendencia de esta visión de Lacan acerca de la relación de los elementos significantes para el enunciado del pensamiento inconsciente. Lacan afirma que esta obra de Freud abre el camino real hacia el inconsciente.

Durante la lectura de la “ Interpretación de los sueños ” constantemente me asaltaba la pregunta ¿cómo habrá visto Lacan esta cuestión de las imágenes, sin palabras, puras, transpuestas, confusas, si parece que todo lo reduce a la palabra, a la letra?. La respuesta está en el mismo Lacan, para quien el trabajo del sueño sigue las leyes del significante.

Freud introduce, entre otras aportaciones importantísimas, un elemento nuevo a la forma tradicional de interpretar los sueños: el contenido latente del sueño. Este autor compara el contenido manifiesto del sueño con un jeroglífico, con imágenes y contenidos relacionados de un modo absurdo e incomprensible y que requiere de una cierta traducción para ser entendido. La aportación de Freud es interpolar un nuevo material psíquico en la comprensión, que denomina “contenido latente”, el conjunto de significaciones del sueño que quedan en evidencia tras la adecuada interpretación del mismo permitiendo su comprensión. Lo que en el jeroglífico sería traducir cada signo, cada imagen, al lenguaje de las ideas que representan para que aparezca el significado de un modo coherente y comprensible. Estas ideas latentes tienen la misma cualidad y categoría que las ideas en estado consciente. Al igual que lo hizo Jean-Francois Champollion, quien desde niño se interesó en descifrar los jeroglíficos egipcios y aportó las herramientas para descifrar los jeroglíficos oníricos, obviamente porque Freud conoció su descubrimiento en la Piedra Rosetta.

El proceso de soñar consiste en dos funciones: elaborar una serie de ideas latentes y, a partir de éstas, construir las ideas manifiestas. El contenido manifiesto es una versión de las ideas latentes, pero escrita en una forma expresiva distinta cuyos signos y reglas de construcción hay que aprender. Las reglas de construcción son fundamentalmente cuatro: la condensación, el desplazamiento, la elaboración secundaria y la figuración. Junto con el desplazamiento, la condensación es un mecanismo prototípico del sueño. Este último permite que los contenidos latentes del sueño pasen a formar parte de los contenidos manifiestos quedando libres de la censura de la resistencia.

Las imágenes del sueño, dice Lacan, no han de retenerse si no es por su valor significante, es decir, por lo que permiten deletrear del “proverbio” propuesto por el rebus del sueño. El sueño es un rebus . Esta palabra no sólo es un acertijo gráfico, sino ontológico. Es el ablativo plural en latín de res, rei, la cosa real, lo real. No es algo simbólico o imaginario, es lo real de Lacan.

Los ideogramas que traducía Champollion son una letra, los buitres y los pájaros son significantes de imágenes verbales. La línea del significante sobre el significado, nada la puede justificar sino el punto de mira del inconsciente. Al introducir el estructuralismo lo desintegra. La transposición en la que Freud muestra la precondición general de la función del sueño, que Lacan había designado con Saussure, como el deslizamiento del significado bajo el significante, siempre en acción inconsciente en el discurso, las dos vertientes de la incidencia del significante sobre el significado vuelven a encontrarse ahí, desaparece la línea e invierte la representación estructural. La condensación es la estructura de sobreimposición de los significantes donde toma su campo la metáfora. El desplazamiento es el viraje de la significación que la metonimia demuestra y que, desde su aparición en Freud, se presenta como medio del inconsciente más apropiado para burlar a la censura. Se trata de mecanismos de la mente para burlar la censura y al interpretar las imágenes del jeroglíficos aparece el inconsciente.

La trasformación del algoritmo Saussuriano, marca la irreductibilidad en que la resistencia de la significación se constituye en las relaciones del significante con el significado. La estructura metafórica indica que es en la sustitución de significante por el significante donde se produce un efecto de significación.

Finalmente, es importante la vinculación con el cogito ergo sum de Descartes. En el que la noción de sujeto es indispensable para el acceso a la verdad consciente del ser uno mismo. ¿Cómo desprenderme aquí de la evidencia de que soy en ese acto mismo?, puedo dudar de que, incluso perdiéndome en ello, soy. La evidencia es subvertida por lo empírico, donde reside el giro de la conversión freudiana. “Ese juego significante de la metonimia y la metáfora se juega hasta que termina la partida, en su inexorable finura, ahí donde no soy porque no puedo situarme.” “La vida es un sueño, y los sueños… sueños son.”


Furia. La revolución será feminista o no lo será.

23 Ago 19 | Edgar Herrera | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

Mamá, si algún día no regreso, no prendas velas, prende barricadas.

Cartel feminista

Si no luchas, ten al menos la decencia de respetar a quienes sí lo hacen.

José Martí

Una vez más el feminismo surge con una furia justificada, organizada de forma masiva y consciente, visibilizando y atacando los espacios y símbolos en donde se produce y reproduce el poder patriarcal mexicano, desde las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y la Procuraduría General de Justicia hasta las estaciones del metro y los monumentos históricos.

En otras palabras, fuimos testigos de los primeros ensayos del ejercicio de la violencia de masas para destruir el orden social existente, que es el patriarcado, con el propósito de crear una nueva cultura, una nueva sociedad que se apropie de los principios de un verdadero feminismo: el derecho a decidir, la sororidad, el derecho al placer de estar y vivir en este mundo, el consentimiento.

Para buena parte de esta sociedad mexicana aún es difícil interpretar esta insurrección feminista desde la perspectiva de género, pero todo el tiempo suceden fenómenos y problemáticas vinculadas a la misma, desde la emergencia de los primeros lugares que ocupa el país en abuso sexual infantil, pornografía de menores y feminicidios, hasta los procesos educativos actuales que atraviesan las y los niños, en donde el conocimiento transmitido en el aula se jerarquiza sexualmente, muchas veces de forma inconsciente y simbólica, de acuerdo a las expectativas esperadas según los roles tradicionales de masculino y femenino (ingeniería para los hombres y enfermería para las mujeres) y su impacto a largo plazo en la construcción de la futura identidad sexo-genérica de estos hombres y mujeres, al no encajar sus intereses personales y oportunidades profesionales dentro de esos rígidos moldes sexuales.

Regresando a la idea principal, resulta un deber y una necesidad tratar de reformular estos días de cólera y de reflexión que han caracterizado al feminismo mexicano en los últimos días.

Es bien conocido que los medios de comunicación, partidos políticos y dirigentes gubernamentales se han hecho eco del daño patrimonial generado, pero silencian las causas y el estado de cosas vigente que desató y seguirá desatando la furia feminista: la violación múltiple de una menor de edad por un grupo de policías, pero también, apuntando a las estructuras de la violencia del país, la existencia de la colaboración de estas fuerzas del orden con el crimen organizado, los 1200 feminicidios en lo que va de este año, la flamante Guardia Nacional que recicla a los uniformados machistas. En fin, la perpetuación de una cultura patriarcal que se equipara a la cultura de la injusticia mexicana.

Éste ha sido el desconcierto y la indignación expresada desde una moral y una sociedad de derecha, sostenidas hasta el cansancio por una Iglesia conservadora y un Estado autoritario. Referirnos a la visión de los apologistas del “vandalismo feminista” o “anarquista” sería perder el tiempo, pues abundan los casos de estos comentaristas que apoyan una u otra versión pero sin desentrañar la verdadera esencia del fenómeno en curso.

Entonces, ¿cuáles son algunas de las claves para estudiar esta insurrección feminista? En primer lugar, efectivamente se habla una violencia feminista (descontando el actuar de infiltrados del gobierno para desprestigiar a los movimientos sociales) pero esa violencia no se podría comprender sin las condiciones que la posibilitan: la existencia de una cultura de la violencia de género que coexiste y se reproduce junto con otros tipos de violencia, por ejemplo, la económica (el capitalismo mexicano que orilla a las mujeres a bajos salarios y largas jornadas de explotación, sin ninguna cobertura médica, promoviendo su cosificación como apéndices de las máquinas y asignándoles un valor de cambio, mujeres sistemáticamente concebidas como objetos redituables y desechables, engrosando las filas de las desempleadas), y la violencia política (el ejercicio del poder organizado de una clase para oprimir a otra) por mencionar algunas.

En segundo lugar, el papel de la violencia que ha ejecutado este feminismo militante, tomando mayor conciencia de su fuerza como organización, pero también superando los límites establecidos por la praxis política de un feminismo pacifista, reformista, que no tiene la fuerza real de derribar no sólo el patriarcado, sino también el capitalismo, eliminar tanto la cultura de la violencia de género como las condiciones económicas y culturales que reproducen aquélla continuamente.

En tercer lugar, la violencia como “potencia económica”, que si bien no produce los cambios y las transformaciones esperadas por sí misma, permite vislumbrarlos como una necesidad y una posibilidad cada vez más reales. Con el nivel organizativo y mediático que se logró para la convocatoria de la marcha y sus acciones violentas a corto plazo, se permitió visibilizar la cuestión femenina a nivel nacional, pero también acompañado de las trabas informáticas de los medios de comunicación para capturar y transmitir únicamente la idea del vandalismo y no la lucha del movimiento feminista.

No hay dudas de que se generaron las condiciones no sólo para el surgimiento de insurrecciones con mayor capacidad de movilización, sino también las condiciones para una revolución social con carácter feminista, internacional, pues este feminismo consciente empieza a apuntalarse como dirigente, como vanguardia de una sociedad que, no obstante, también necesita asumir su propio papel como sujeto de la historia. Resulta necesario que este feminismo, depurado a lo largo de décadas de luchas, resuelva ahora el enigma entre su papel como dirigente y el papel de las masas como ejecutoras de los cambios futuros.

No se trata de reformar a la vieja sociedad, sino de transformarla. Vemos con mucha esperanza y con feroz espíritu crítico a la juventud contestataria, rebelde, a la que le pertenece el devenir de este mundo. La generación anterior tuvo su propia oportunidad de inaugurar una etapa histórica, de decidir el antes y el después de la humanidad, pero no lo logró, y para su desprecio y su indignación, que se convierte en nuestra burla y nuestra humillación, se nos critica por vandalizar, por alterar el orden público, pero siguen atados a un pasado que ya es un futuro hecho: nuestro presente de lucha.

También a las familias se les pone a prueba su vigencia como institución social ante los nuevos hechos; las escaramuzas se reparten entre padres e hijos, madres e hijas; la conversión de estas trincheras en laboratorios en miniatura de los cambios sociales, listos para revolucionar o destruir nuestros hogares; la creación de nuevas relaciones familiares, de nuevos tipos de familia, también empieza a clarificarse como una necesidad ante el impacto mediático de la violencia; se despeja nuestra relación como sujetos u objetos ante este tipo de violencia y con otras, así como a definirse nuestra respuesta de masas, nuestro rol individual jugado en estos días como científicos sociales que, a través de la lucha, agudizan la mirada de su realidad social y se educan para convertirse en dirigentes y voceros de la revolución social y de su independencia nacional ante el capitalismo y el patriarcado. No se trata sólo de crear nuevas relaciones entre hombres y mujeres, sino de inaugurar una nueva era histórica que tenga su fundamento en la perspectiva de género.

No es un accidente que hayamos destacado el papel de la violencia en los incidentes del fin de semana pasado, con el propósito de aclarar nuestros errores y contradicciones en función de mejorar nuestras acciones, tanto como agentes como aliados de la lucha feminista, pero también para indignarnos, con mucha más furia e inteligencia, contra aquellas voces del pasado que toman lo peor de su época para juzgarnos y condenarnos. Parece que olvidan, de forma criminal, que sus nietas e hijas viven en estado de lucha y peligro permanentes.

Al llegar al final de estas notas, se difunde la noticia de que el colectivo “Restauradoras con Glitter”, un grupo conformado por más de 100 mujeres especialistas en patrimonio en restauración y conservación del patrimonio cultural, han exigido a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, no retirar las pintas sobre el Ángel de la Independencia hasta que se resuelva definitivamente el problema de inseguridad nacional para las mujeres, argumentado que dichas pintas forman parte de una identidad femenina que se encuentra en peligro y un significado de la época que atraviesa el país. Este hecho resulta elocuente para reflexionar la transición de un período histórico a otro, a partir de la identificación de un patrimonio cultural con perspectiva de género, en donde se reafirman la sororidad, el derecho a decidir y el consentimiento como principios que la sociedad mexicana necesita apropiar, como parte de la nueva identidad que se construye como pueblo nuevo luego de décadas de crear relaciones sociales machistas y, por tanto, violentas.

Muchas más cuestiones se pueden desarrollar desde este feminismo que asumió el papel de la violencia para rastrear la posibilidad, la necesidad y el deseo de alcanzar una sociedad nueva. Esta convocatoria también visibilizó la importancia de elevar la democracia, la justicia social, la seguridad nacional, la identidad del pueblo mexicano, la sororidad internacional, el capital social y cultural para el desarrollo progresista de la humanidad, empujadas desde la mirada crítica y la praxis política con perspectiva de género.

Edgar Herrera


EN DO MAYOR.

23 Ago 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

Sería muy ingenuo de nuestra parte creer que el agresor del reportero del canal 40 actuó sólo. Y sería una simulación de quienes llevan el caso, sostener esa versión. Declaraciones de las mismas autoridades e información documentada por varios medios informativos, han dado a conocer su largo historial delictivo y su pertenencia a grupos dedicados a reventar mítines, al tiempo que invaden predios y realizan otras actividades ilícitas, lo que es grave.

El joven de 24 años de edad, apodado “El Chupas”, es como tantos que pertenecen a los grupos que han hecho de las agresiones su modus operandi , un instrumento para negociar prebendas con personajes dispuestos a emplearlos. Algunos de sus empleadores no son ajenos a la política. Así ha sido desde hace 50 años, o más, en que antes que preocuparse por instrumentar políticas públicas que ofrezcan opciones de recuperación a individuos presas de adicciones, se han servido de ellos de la manera más vil e inhumana. El agresor, apodado “El chupas” es un ejemplo significativo de lo que aún persiste. ¿Ya se olvidó el caso de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre y su forma de operar?

(Sirva el paréntesis para un apunte: me dirijo al agresor por su apodo de “el chupas”, porque se han manejado varios nombres de pila, que pueden afectar a homónimos que lleven la mala suerte de coincidir en nombre y apellidos)

Continúo: Esa es una de las formas de hacer política en México. Los de nuestra generación, recordamos a los grupos porriles usados por directores de preparatorias y universidad para reventar las protestas estudiantiles o de trabajadores. Y eso es lo que hay que tener en cuenta para exigir que investiguen hasta el fondo del asunto a quién o quiénes están detrás de este joven y abatan esta grave práctica de corrupción ya enquistada en la vida del país.

Que las autoridades que llevan e caso no nos salgan ahora conque el “hombre canoso” era “jefe” de trabajo de “el chupas” y -además- fue uno de los facilitadores para la captura del joven. Fue más que evidente que hubo allí una consigna, un señalamiento de este hombre cuya identidad no dan a conocer las autoridades.

Si es verdad que el “señor canoso” que todos vimos era su empleador, cabe preguntar: ¿Acaso ignoraba que este joven contaba con antecedentes penales? ¿Ignoraba también que tenía graves problemas de adicción? ¿Nunca se asomó a sus redes sociales , donde se mostraba con armas y en clara actitudes propias de quienes se dedican a delinquir? ¿Qué hacía él ( el “señor canoso”) en una marcha de mujeres y junto a su “empleado”? ¿Por qué “su empleado” golpea al reportero unos segundos después de cruzar palabras con él?

Visto así, ¿quiénes son los “ingenuos ”? ¿O debemos decir “convenientemente ingenuos”? A no ser que la ingenua sea quién esto escribe, pregunto: ¿Las instancias legales de esta ciudad quieren – de verdad- llegar al fondo del problema, evidenciado ya por diversos medios informativos y por periodistas que han mostrado con rigurosa investigación la forma de operar de estos grupos? ¿Hay esa voluntad de aplicar la ley?

Si la respuesta es un SI, entonces que lo demuestren con hechos y se apliquen en seguir el hilito conductor que los lleve al nido. Este gobierno que llegó usando la protesta también como herramienta para visibilizar problemas , debiera ser el más interesado y afanoso en terminar con esta práctica. Claro, si es que la repudia.

Investigar a fondo este hecho sería dar transparencia a las serias dudas que están en el ambiente y enrarecen más la vida del país. A nada ayuda que la clase política, toda, antes que exigir una investigación a fondo de los responsables de los actos vandálicos, se pierda en señalamientos y acusaciones mutuas.

Ya no queremos una clase política irresponsable, manipuladora, tramposa. No queremos que coloquen a la ciudadanía en medio de sus intereses mezquinos y repudiables. No queremos que se enfrasquen en estériles acusaciones, sin que las diriman en un marco legal. Mientras ellos están inmersos en su estridencia, la violencia avanza. Y el numero de integrantes de estos grupos, crece.

Dos de los férreos y feroces incondicionales de la actual administración, Epigmenio Ibarra y John Ackerman, quienes – dicho sea de paso- participaron años atrás en numerosas marchas y manifestaciones, hicieron señalamientos como: “Hemos sufrido, desde hace años, las acciones de grupos de provocadores que con retórica supuestamente revolucionaria realizan actos vandálicos. No sirven a las causas justas que, con su rabia, dicen defender, al contrario están al servicio de los intereses más oscuros y reaccionarios”, escribió Epigmenio Ibarra, sin especificar nombres. En el caso del ideólogo de MORENA, John M Ackerman, señaló directamente: “Antes lo enviaban @EPN @OsorioChong y @ManceraMiguelMX, para reventar las marchas. Hoy los nuevos enmascarados son de la Cuarta Ola, Organización Estudiantil del @ITAM _MX”.

La respuesta de esta organización estudiantil del ITAM, fue inmediata. Además de negar las acusaciones de Ackerman, sentaron postura a través de un comunicado responsabilizándole por cualquier agresión que puedan recibir alguna de sus integrantes, a causa de sus señalamientos.

Así pues, las acusaciones de uno y otro lado están en el ambiente. Los opositores al actual régimen acusan a los integrantes de MORENA de usar a estos grupos de choque para desviar la atención del punto medular de la protesta y exigencias de las mujeres que convocaron y asistieron a la marcha el pasado 16 de agosto.

Por todo lo anterior, y porque se hace necesario para sanear la vida del país ganarse el respeto y la confianza de quienes dudan de las intenciones de que esta administración tenga verdadero interés de llegar al fondo de las cosas y aplicar la justicia, no bastan las explicaciones que , hasta hoy, están dando con respecto a la captura de “El Chupas”.

Insisto en las preguntas: ¿El “señor canoso” acaso ignoraba que este joven contaba con antecedentes penales? ¿Ignoraba también que tenía problemas de adicción? ¿Qué hacía él en una marcha de mujeres y junto a “su empleado”? ¿Por qué “su empleado” golpea al reportero, unos segundos después de cruzar palabras con él?

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

 

 


“AQUELLOS TIEMPOS” 40 años de Radio UAQ.-A la izquierda del cuadrante.

22 Ago 19 | Mario Rodríguez Estrada | Clasificado en Cultura, Querétaro | Sin comentario »

Erase la fresca mañanita del día 3 de agosto de 1979, un pequeñísimo grupo de expectantes universitarios rodeaban a su joven Rector, el médico Enrique Rabell Fernández quien abrigándose del frío, tomó el micrófono para lanzar a sus valientes invitados la declaratoria inaugural de la existencia, a partir de las 8 de la mañana de ese viernes, de la Radio Cultural Uniersitaria, bajo las siglas XHUAQ-FM 89.5 MHz…grandes aplausos de Jesús Rodríguez Hernández, presidente de la federación de estudiantes universitarios, de Marco Antonio León Hernández, Presidente de la sociedad de alumnos de Facultad de Derecho, de Aydee Trejo de la Vaga, primera secretaria de la radio universitaria, del médico Manuel Calderón, director de la Escuela de Medicina y del Lic. Mariano Amaya, secretario de la UAQ.

Entre los presentes nadie representaba al gobierno del estado, ni de la presidencia municipal, dando la noticia al siguiente día, escuetamente, el Noticias y un poco más amplio El Diario de Querétaro.

Este acontecimiento fue un gran logro para nuestra Universidad, siguiendo los pasos que cuarenta y dos años después lo lograra la UNAM, fundada el 14 de junio de 1937, por el entonces presidente de la República, el Generál Lázaro Cárdenas del Río, y la segunda en el bajío después de Radio Tecnológico de Celaya, quien la fundó en abril de 1978.

Enrique Rabell designó como su primer director al Ingeniero Diego Arturo López de Ortigosa.

Muchos y buenos universitarios se hacen cargo de su inicial modesto lanzamiento con pocas horas de funcionamiento, hasta llegar a la actual que lo hace las 24 horas del día, apoyada por multitud de generosos colaboradores que desgranan lo mejor de sus temas…algunos programas se han convertido en decenarios, como Jazzmania de mi amigo David Balderas Puga y el gustado programa de los días lunes de 11 de la noche a la una de la mañana de mi excelso compadre y compañero Don Alfredo García Vargas, llamado “Fiesta del Tango y la Canción en torno a la media noche”.

Don Raúl Ríos Olvera es su actual Director y le ha dado un gran impulso a la historiografía de RADIO UNIVERSIDAD…labor que continúa en sus primeros CUARENTA AÑOS..¡Felicidades a los compañeros y amigos que día día le dan vida!…les abraza, su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE.


“AQUELLOS TIEMPOS” Un libro y un personaje excepcionales.

21 Ago 19 | Mario Rodríguez Estrada | Clasificado en Cultura, Querétaro | Sin comentario »

Conocí a AGUSTÍN ESCOBAR LEDESMA en una de las bancas del añoso Jardín Obregón, ahora vuelto a bautizar con su antiguo nombre de Jardín Zenea, hace más de veinte años, muy cerca, lo supe más tarde, de su oficina, formando parte de la Dirección de Culturas Populares, arribita de la libreria cultural en la esquina de 16 de septiembre y corregidora, había salido a tomar un poco de aire y echándole el ojo me cayó bien, y como buen queretano preguntón, trabé plática con él, sacándole poco a poco parte de su historia de vida…así me enteré que era originario de la Piedad, en el municipio del Marqués, lugar donde mis familiares maternos tenían algunos parientes y conocidos, que era periodista y que ya había editado algunos libros sobre costumbres y cocina queretanas.

Tenía una fachada de buen hombre y Agustín nunca me ha desmentido de aquella primera impresión, pues ahora, según el libro de quien enseguida hablaremos, al comentar su currículum se anota que es Periodista y escritor autodidacta, Productor de varios programas de Radio UAQ, Conductor y productor del gustado programa radiofónico “La suave patria”, Porque sin cultura no hay país, Colaborador de la “Jornada semanal”, “Voz de la sierra”, Tribuna de Querétaro; Compañero en “Diálogo Queretano”; “Nuestra aparente rendición”; Premio Estatal de Periodismo Querétaro en 2000 y 2001; Medalla de honor al mérito Periodístico”Ezequiel Martínez Ángeles”; y etc y etc.

Alguna vez en son de chanza le pregunté que a que horas dormía o comía, dándome en respuesta una leve sonrisa, que no me sacó de la duda.

Me hizo Agustín, hace pocas semanas el favor de obsequiarme y dedicarme un flamígero libro, de su autoría, que tardé algún tiempo en leer por la tristeza que me causa su título y más mucho más por su contenido…con el corazón oprimido lo leí, inundándome el alma de dolor…¿DONDE ESTÁN?…Migrantes queretanos desaparecidos. Preocupado por saber algo de ellos, Agustín lo ha presentado en muchas partes de la República mexicana y algunas de los Estado Unidos y todo mundo que le oye, calla…pues al parecer recibieron una bomba atómica que los desapareció, como la primera y segundas bombas atómicas desaparecieron a miles de gentes, cuando manos criminales las arrojaron en Hiroshima y Nagasaki…hace ya 74 años…y de los más de 600 migrantes queretanos desaparecidos, nadie sabe nadie supo.

Agustín, en su búsqueda periodística se ha metido en mil problemas al preguntar aquí y allá, la gente tiene temor, miedo y no quieren ser personas que los señalen, con el valor temerario que le caracteriza y su extraordinario valor civil, llegó hasta donde pudo y prefirió verter en su libro, parte de su trabajo…seguro estoy y también Agustín de que algún día, fatídico, los encontrarán, en el fondo de una gran fosa, cubriéndolos como sudario el mismo camión en que viajaron a su último destino, y la pregunta que nos hacemos todos y Agustín en primer lugar: ¿QUIENES FUERON O SON LOS CULPABLES?, algún día, no muy lejano se sabrá…lo mismo que lo relativo a el caso de Ayotzinapa.

Con el alma entristecida se despide su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE…quien les abraza.