Apuntes al paso Q 23 Q, junio 2019. Oración fúnebre por México.

19 Jun 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

Los muertos de nuestros criminales se ahogan en el mar de nuestra indiferencia ciudadana; nosotros, los buenos, los puros, los santos.

Los nombres de los muertos asesinados se pierden en el desierto de la indolencia y sólo son estadísticas, protestas, sociología.

Si el tejido social está roto y envenenado por el cáncer social, somos parte del cáncer.

Secuestrados, desaparecidos, asaltados, asesinados, masacrados, cobro de cuentas, mafiosos, ciudadanos, periodistas, empresarios, políticos, jóvenes, violadas, mujeres, niñas, desaparecidas, colgados, amortajados, descuartizados y tirados en bolsas de plástico, enterrados en fosas clandestinas, sin nombre, sin historia, sin oraciones.

Todos son nuestros muertos en el cementerio oficial y clandestino llamado México, de frontera a frontera y de costa a costa, sin excluir las islas azules, morenas y rojas del centro.

Hablamos y discutimos de todo, del nuevo gobierno en turno, del populismo y del neoliberalismo, menos de nuestros muertos cotidianos por la violencia extrema. El plato de sangre de todos los días.

Ni una palabra, ni una lágrima, ni un gesto, ni un minuto de nuestra atención, ni un suspiro, ninguna solidaridad, ningún dolor, nada, son parte del paisaje, nuestros muertos mexicanos asesinados por mexicanos.

Hasta que nos toca. ¿Por qué yo? ¿Por qué ella? ¿Esto somos? ¿Esto es México? La peor violencia desatada contra nosotros mismos.

¿Matar es tan natural como vivir y morir, comer y coger?

Luego seguimos con nuestras cuentas, las sumas y las restas, cambiamos de canal.

–Si dios está con nosotros, ¿quién está con los otros?

–Si dios está a favor nuestro, ¿quién está contra nosotros?

–Si dios está con los otros, ¿quién está con nosotros?

–Si dios está con ellos y con nosotros, ¿quién es dios?

–Si dios no está con nadie, ¿no hay dios?

–Si no hay dioses en la tierra ni en el cielo mexicano, ¿a quién tocan las responsabilidades y las culpas en México?

–Los dioses de estas tierras fueron masacrados por otros dioses; así empezó nuestra historia 500 años atrás.

Las muertes violentas como fichas en la basura, nombres sin cuerpo ni espíritu, datos, números, estadísticas, nota roja en un país rojo de sangre, azul, morena, tricolor, humana.

No quiero ver ni oír más noticias, cámbiale de canal, el juego tampoco, está muy aburrido, mejor busca una buena película…

Todos somos dobles y triples. ¿Cuál de todos somos? Todos y otros.

Todos son nuestros muertos, todos, los buenos y los malos, los inocentes y los asesinos, todos. No hay tres listas: morena, roja, azul.

+ + + + + + + No hay cruces suficientes + + + + + + +

–Sobrellevad los unos las cargas de los otros… Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña… Porque cada uno lleva su propia carga… (Gálatas 6; 2-5).


EL ENEMIGO DEL PUEBLO Apuntes sueltos de junio 2019  

18 Jun 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

973- El enemigo del pueblo. ¿Quién es el enemigo del pueblo? Acabo de volver a ver la obra de Ibsen. Teatro y película. Y 4-5 películas del cine escandinavo…
974- ¿Quién es el enemigo del pueblo en México? No lo es Enrique Krauze, pese a hablar y valorar más la libertad política que la justicia social. ¿Quién es el amigo del pueblo? AMLO lo es sólo de una parte, que puede ser la mejor y también la peor.

“El escritor y el poder”, Octavio Paz, 1972: –La palabra del escritor tiene fuerza porque brota de una situación de no-fuerza. No habla desde el Palacio Nacional, la tribuna popular o la oficina del Comité Central: habla desde su cuarto. No habla en nombre de la nación, la clase obrera, la gleba, las minorías étnicas, los partidos. –Ni siquiera habla en nombre de sí mismo: lo primero que hace un escritor verdadero es dudar de su propia existencia. La literatura comienza cuando alguien se pregunta: ¿quién habla en mí cuando hablo? –El político representa a una clase, un partido o una nación; el escritor no representa a nadie. La voz del político surge de un acuerdo tácito o explícito entre sus representados; la voz del escritor nace de un desacuerdo con el mundo o consigo mismo… –El escritor dibuja con sus palabras una falla, una fisura. Y descubre en el rostro del Presidente, el César, el Dirigente Amado y el Padre del Pueblo la misma falla, la misma fisura. –La literatura desnuda a los jefes de su poder y así los humaniza. Los devuelve a su mortalidad, que es también la nuestra. (Plural 13, octubre de 1972; El ogro filantrópico, Joaquín Mortiz, 1979, p. 307; Obras completas, tomo 8, “El peregrino en su patria”, FCE, 1994, pp. 549-550).

El drama de Ibsen, “Un enemigo del pueblo”, muestra el choque y el conflicto entre la verdad política y los intereses económicos con la verdad intelectual de un científico y su amor a la vida y a la comunidad en que vive. Las aguas contaminadas de un balneario que ya está en marcha y es un buen negocio para el pueblo. ¿Qué hacer? El choque de las dos partes es inevitable. ¿La familia o la vida pública? ¿La verdad política o la verdad intelectual? ¿La realidad o la vida? ¿El progreso o la mentira, la corrupción y la podredumbre? ¿La libertad política-económica o la justicia social? ¿La razón o el poder? ¿La verdad del pueblo o la verdad del enemigo del pueblo? ¿La responsabilidad de la acción y la obra o las convicciones ideales y morales? ¿Los principios o los hechos? ¿La voz del pueblo o la voz de la conciencia?

Es el permanente conflicto de valores e intereses que se da a lo largo de la historia universal y la vida personal. Las decisiones vitales no son fáciles y el mal nos acecha a todos. ¿Cómo evitar el mal en nombre del bien? ¿Cómo no cruzarnos de brazos y quedar paralizados entre el bien y el mal, la acción, las ideas, los aciertos y los errores?

Henrik Ibsen (1828-1906), “Un enemigo del pueblo” (1982-83): –El hombre más poderoso del mundo es el que está más solo. ¿Andrés Manuel López Obrador o Enrique Krauze? ¿Exagero?  Q, Presidentes, lunes 17-VI-2019.

https://youtu.be/G6O7VZ8XXzw


El disimulo

17 Jun 19 | Augusto Isla | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

El célebre político y escritor inglés, Benjamín Disraeli, decía que “el disimulo es un componente importante del ejercicio político”. Como disimulo fue haber abierto las puertas del Palacio de Bellas Artes para un concierto en honor de Naason Joaquín García, líder religioso de la iglesia “La luz del mundo” al que asistieron, entre otros, Martí Batres y su pandilla morenista del Senado. ¿Sabría la secretaria de Cultura Alejandra Frausto de qué se trataba? Por supuesto que sí: en el programa de mano del festejo así se indicaba. ¿La decisión fue ‘motu propio’? No. Contó con la autorización presidencial, de otra suerte hubiera sido despedida por semejante arbitrariedad. Mi madre decía que “no se muere la hoja de un árbol sin la voluntad de Dios”. Aplicado este dicho al caso, nada se mueve sin la voluntad de AMLO. ¿Estaba enterado el tabasqueño de los sombríos antecedentes de esa secta o comunidad, o como quiera llamársele? Desde hace más de dos décadas, el periodista Enrique Muñoz había denunciado abusos sexuales cometidos por Samuel Joaquín González, padre de Naason. También Jorge Erdely lo había exhibido en su libro “Pastores que abusan”. Pero nada pasó, como suele suceder cuando hay de por medio influencias y dinero.

Esa iglesia es poderosa. Cuenta con más de doscientos mil feligreses en México. Su sede principal está en Guadalajara, pero se ha diseminado en 28 países. Surgió en 1926, en plena guerra cristera, guerra aquella provocada por la intolerancia del inefable Plutarco Elías Calles; el movimiento está inscrito en el pentecostalismo, del que, se sospecha, está muy cerca el líder tabasqueño que hoy ocupa Palacio Nacional. Para muestra, un botón: el tabasqueño pide a los mexicanos que nos comportemos como “buenos cristianos”. ¿Y su Juarismo? ¿Sólo una máscara? ¿O ya rebautizó al Señor de Guelatao?

El tema del concierto en Bellas Artes no pasaría de ser una anécdota, de no ser porque hace unos días Naason fue arrestado en California bajo la acusación de tráfico de personas, producción de pornografía infantil, abuso sexual de menores y una veintena de otros delitos. Caben entonces varias preguntas: si el tabasqueño ignoraba el atroz comportamiento de Naason, ¿pues en qué realidad vive?; si todo lo sabía, ¿no es cómplice de esa inmundicia? ¿Dónde queda entonces la presumida autoridad moral, si el señor es capaz de permitir honrar a tan despreciable delincuente a quien el Juez californiano ha fijado una fianza de 50 millones de dólares dada la magnitud de sus crímenes?

* * *

Sufragio efectivo, no reelección. Respeto a la división de poderes. Sí a la vida y a la libertad de expresión.


EN DO MAYOR.

17 Jun 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

El viejo lobo está cansado. Viene de seis décadas de batallas de las que ha salido victorioso sin meter el rabo entre las patas. Ha sabido meterse a guaridas sin ser quebrantado. Su piel luce opaca por los años, sus caninos desgastados, sus pasos son vacilantes y los excesos y pasiones con que ha caminado por los torbellinos de ciertos territorios han encorvado su lomo. Hace lo que puede para mantenerse erguido y se crece al castigo de los años. Y aúlla entre lastimero y enojado.

El viejo lobo, otrora líder de diversas manadas se ha indignado. Hace acopio de fuerza para apelar a la cordura y búsqueda de estrategias que logren atomizar al temible y voraz enemigo, el lobo de pelaje naranja, que gusta de invadir territorios ajenos.

El viejo lobo está preocupado. Conoce el tamaño del invasor y cómo opera. Sabe que no pocas veces el lobo naranja se alimenta de cadáveres que otros cazan. Sabe que gusta de fanfarronear ante el mundo y de mostrar sus garras afiladas, al tiempo que emite aullidos destemplados para aturdir a sus oponentes mientras ostenta habilidades que no tiene, pero que consigue hacer pasar como tales logrando con ello intimidar. Esa estrategia le ha funcionado con esta manada que habita el suelo mexicano cuyos líderes han terminado por echarse al suelo con las orejas gachas y mirada condescendiente.

El viejo lobo medita. Sabe que el lobo naranja es traicionero , un tramposo y rapaz cazador, con habilidades especiales para olfatear a gran distancia a sus víctimas a las que clava sus garras y colmillos, arteramente .

El viejo lobo está lastimado y se ha enojado con su manada. Pero no la abandonará. Intenta enseñar los movimientos a mantener ante ese depredador que no sabe de límites de ninguna índole.

El viejo lobo está inquieto. La sumisión al vulgar y marrullero lobo que habita al otro lado de nuestro territorio -que gusta de mirar como los cuervos y emitir sonidos como los mandriles- ha sido palpable. La falta de pericia y falta de gallardía de los lobos de nuestra manada, hicieron que el lobo naranja se creciera. Y de tal forma, que hasta marcó a nuestro territorio con su pestilente orina.

El viejo lobo sentencia con mirada clara aún: “Es inmoral e inaceptable el doble rasero entre la frontera norte y la sur. Por una parte, exigimos que nos abran las puertas, y por el otro lado, sellamos el paso de los centroamericanos para hacerle un favor a los Estados Unidos.”

El viejo lobo tiene la mente clara, el olfato aguzado, la memoria intacta y rememora el papel fundamental que ha jugado nuestro territorio a nivel internacional en el tema de migración de las manadas más débiles. “Es absurdo que nos echáramos para atrás (con la presión de Trump)”. Se yergue e inquiere: “¿Vamos a estar contra la pared siempre?” dice mientras orienta sobre estrategias a llevar a cabo.

El viejo lobo sabe. El viejo lobo tiene razón.

DUNNING – KRUGER.

“ ¡Dios nos libre de los tontos con iniciativa…” “ La ignorancia es atrevida u osada”, dos frases a menudo expresadas. Y hay en ellas algo, o mucho, de verdad. Pero no son tan ingenuas. Detrás de los tontos con iniciativa, o el atrevimiento de los ignorantes, hay una distorsión derivada de la errónea percepción que tienen de sí mismos y su entorno. En psicología, esto tiene el nombre DUNNING -KRUGER y hace referencia a una forma equivocada de percepción que se produce en nuestro cerebro al procesar la información que recibimos.

¿Había usted escuchado de este comportamiento? He de confesar que muy poco y vagamente. Lo ubicaba como una sobreestimación que algunos individuos tienen sobre sus habilidades. Una sobrevaloración de si mismos y que les lleva a creer que sus conocimientos están más arriba que los de un experto en un tema.

Esta característica cada vez está siendo más mencionada. Y confieso a usted, estimado lector, que mientras me adentraba un poco más en el tema y leía las descripciones, pasaban por mi mente rostros de personas de diversas áreas que me encontrado en el camino.

¿Qué es el término Dunning -Kruger. Aquí una de las definiciones: “sesgo cognitivo descubierto a partir de una serie de experimentos que realizaron Justin Kruger y David Dunning, de la Universidad de Cornell (Nueva York, Estados Unidos) y publicados en 1999 en una revista especializada en psicología: «Journal of Personality and Social Psychology».

Los estudiosos de este comportamiento sostienen que está presente en algunas personas que, teniendo poca habilidad para realizar una actividad, ellos piensan que tienen mucha, incluso más que los expertos. David Dunning y Justin Kruger, llegaron a esta conclusión luego de realizar una serie de experimentos en los que utilizaron un modelo, creado por ellos, de medición de habilidades intelectuales, sociales en diversos grupos a quienes pidieron se autoevaluaran en tres aspectos: razonamiento lógico, humor y gramática. Concluyeron que los portadores de esta actitud son, por lo regular, personas con conocimientos básicos, pero tienen sentimientos de superioridad imaginarios y llegan a sentirse sumamente inteligentes. Incluso más preparadas y hábiles que las personas con mayores aptitudes o preparación que ellos. Agregaron que el padecimiento en los individuos de probada incompetencia no es reconocida por ellos. Es decir, no saben qué la tienen.

Lo opuesto sucedió con los competentes quienes, por lo contrario, mostraban menos seguridad en sus habilidades o conocimientos, porque parten de la base que los demás saben también del tema que ellos dominan. «La mala medición del incompetente se debe a un error sobre sí mismo, mientras que la mala medición del competente se debe a un error acerca de los demás», concluyeron.

La afectación de este síndrome está presente en todos los sectores. Y sobre cómo funciona la mente de quienes lo detentan, abunda el médico internista y autor de varios libros de divulgación, Pedro Gargantilla, en un articulo publicado en ABC ciencia. “Su cerebro está inundado de intuiciones, corazonadas, sesgos e ideas preconcebidas que se anteponen al conocimiento, fabulando teorías que las hacen presuponer que tienen un conocimiento fiable”

Pero, mire usted, vamos a casos concretos. El médico cita en su articulo a personajes famosos del ámbito deportivo y actoral cuyas actitudes encajan en este marco. Pero agrega : “En el año 2012 se dio a conocer los resultados de otro estudio que señalaba que el veintitrés por ciento de los estadounidenses que se habían declarado en quiebra económica se había puesto previamente la máxima nota en conocimientos financieros”. Y concluye con una observación: “No deja de ser curioso que este efecto sea propio de las sociedades occidentales, ya que cuando los investigadores han tratado de replicarlo en países asiáticos los resultados han sido, curiosamente, diametralmente opuestos.”.

Aunque, le comento, lector, que en mi búsqueda de información sobre el tema encontré también opiniones sobre la cultura latinoamericana, en la que abundan personajes que caben en este esquema. Lo anterior me lleva a preguntar: ¿Será que en nuestra cultura latina se unen, además de nivel de estudios, nuestra baja autoestima que intentamos suplir con un desarrollo inconsciente de actitudes de sobrada soberbia?

(¡cof cof cof cof…! ¿pensó usted, lector, en algún o algunos personajes conocidos que encajan en este síndrome?)

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

dialogoqueretano.com

 

 

 

 

 


El día del Padre.

16 Jun 19 | Gregorio Morales Avilés | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

Se ha mencionado con frecuencia en círculos psicoanalíticos que México es un país de mucha madre y poco padre. Es decir, se enaltece la figura de la madre, no hay comparación en la celebración del día de la madre y el del padre. Hay una virgen madre y patrona de todos los mexicanos, la de Guadalupe y hubo una Madre de los Aztecas, la diosa Tonantzin. La palabra “madre” o “madres” se utiliza para más de veinte acepciones, algunas de grandeza, otras peyorativas, pero lo cierto es que la madre es una realidad afectiva, tangible, directa.

En cambio, el concepto de padre es mental, intelectual, es un tercero en la relación madre-hijo, tiene que ver más con la imposición de las normas en la infancia y con la figura de apoyo y proveeduría, que con esa cercanía simbiótica del hijo con su madre.

Todos conocemos la famosa frase “verás cuando venga tu padre”, asociado al castigo y a la imposición de las reglas. Esa es una función del padre, la otra función esencial de la relación del padre con la diada hijo-madre, es precisamente la separación del hijo de la madre. Cuando no se logra esta separación el hijo queda atrapado por la madre y empieza la angustia, la simbiosis se hace realidad.

El abandono del padre en la crianza de los niños es mucho más frecuente de lo que uno se pueda imaginar. El efecto más notable es la ausencia del apoyo, la falta de la sensación de fortaleza, que pega definitivamente en la seguridad del niño. La identificación del niño con su genealogía paterna es esencial para la conformación de su psique, de lo contrario no se fortalece la función estructural del narcisismo, necesaria para la autoestima y el sano crecimiento. Por eso es muy importante la revaloración del papel y presencia del padre en la formación de los hijos y la fortaleza de su presencia así como la relación con la familia paterna.

Pero se trata de un papel muy distinto al que se da dentro del patriarcado. Éste no es mas que un sistema de dominación e imposición masculina que no sólo ha subyugado a la mitad de la población del planeta, las mujeres, sino que también ha despreciado o subvalorado unos valores que ahora reivindicamos como esenciales. Esta concepción de las relaciones patriarcales, donde predomina una masculinidad mal entendida, no es mas que un medio de control y de abuso de esa autoridad que le otorgaron las madres al remitir la valoración del comportamiento de los hijos a la autoridad paterna y que se expresa culturalmente en todos los niveles posibles: las doctrinas religiosas, los mitos, las leyes, las estructuras familiares, la sexualidad y los sistemas laborales, emocionales, psicológicos y económicos, a través de la violencia.

A partir de las transformaciones socioculturales y laborales actuales, observamos el creciente acceso de las mujeres a la educación superior y su inserción en los diversos ámbitos profesionales. Esta transformación, que impacta en la subjetividad y en el desempeño de roles femeninos, influye diferencialmente en la vinculación entre ambos géneros, en las configuraciones contemporáneas de la familia y desafía los imaginarios sociales convencionales.

La salida de la mujer del espacio privado fue un proceso muy largo, y en algunas partes aún no termina, pero el efecto cultural de este hecho, aunque imperceptible, es único y definitivo. Los perfiles del “deber ser” son completamente distintos a lo que deberían ser los hombres y las mujeres en otras épocas. Se dio una conquista del espacio público, de modo que las nuevas generaciones ya no pueden tener la misma lectura en términos del “deber ser” como hombres y como mujeres. Las tasas de divorcio, por ejemplo, se han ido multiplicando exponencialmente, este hecho es uno de los efectos reales del cambio que tiene implicaciones para la estabilidad de familia y de la pareja.

En este enfoque quiero compartir una reflexión con ustedes. La transformación que impacta la subjetividad y el desempeño de los roles femeninos, ha impactado también la subjetividad y los roles masculinos.

Está claro que el cambio cultural ha transformado las principales estructuras de las que depende la reproducción de la vida cotidiana. Desde el momento en que la mujer sale del espacio privado, se rompe la familia nuclear y entonces deben desarrollarse otros medios de convivencia.

La vida de pareja, con su profunda y amplia visión de la relación hombre-mujer, también ha cambiado. Ahora las mujeres demandan una pareja diferente a las expectativas que se tenían con anterioridad. No buscan un hombre tradicional, distante, poco sensible, poco comprometido, si no encuentran al nuevo hombre dispuesto a la nueva medida, simplemente, renuncian a la posibilidad de compartir la vida con una pareja. Las mujeres viven una nueva realidad que les impide reproducir esos estereotipos.

En esta parte del proceso estamos debatiéndonos entre el pasado y el presente, estamos viviendo esa contradicción. Hay un pasado que evidencia resistencias para desaparecer de nuestro contexto social y de nuestras prácticas cotidianas y un tiempo socialmente nuevo que aún no termina de nacer porque no está definido en su totalidad, aún no sabemos cuál va a ser el nuevo estereotipo de la relación hombre-mujer, aunque contamos con sociedades desarrolladas que pudieran ser ejemplares, o modelos, para esta nueva relación. Sin embargo, no vivimos en Finlandia, Suecia o Canadá. Estamos en el México de hoy, con todas sus contradicciones.

En este México de hoy, existen hombres que ya no aceptan el rol de proveedores, del fuerte, del que no llora, ya no se conforman con ser el padre castigador. El “deber ser” masculino, se confronta porque el “deber ser” de las madres que se han transformado, no permite la reproducción de conductas estereotipadas.

Antes había una perspectiva binaria del rol de los géneros. Ahora ya no es una perspectiva universal y generalizada. En muchos ámbitos esa visión es disfuncional. Existe una nueva lógica de reproducción social. Esta confrontación obliga al hombre a buscar otras características que afirmen o expresen su masculinidad, los mismos hombres rechazan el sentido del patriarcado antiguo con la supremacía masculina. Muchos deseamos que gobiernen las mujeres por ser mejores administradoras y porque con ellas es más fácil promover una cultura de la paz.

Hay tres factores que impiden repetir el mismo estereotipo: En primer lugar, “el otro”, o mejor dicho, las mujeres que ya no están dispuestas a aceptar una relación de subordinación con respecto al hombre. En segundo lugar, los propios hombres que ya no aceptan ese malestar cultural, el peso de la cultura tradicional que los cargaba de responsabilidades económicas, afectivas y de actitudes con las que no podían y no sabían manejar. Finalmente está la sociedad, el contexto social que se está recreado a partir de otro tipo de elementos, nuevos roles, nuevos valores, nuevas imágenes de la mujer moderna. La percepción de la mujer, como género, en este nuevo contexto ya no es la misma, pero tampoco la del hombre.

Es decir, existen nuevas perspectivas de la nueva realidad del hombre y su dificultad para afrontar las estructuras de la vida cotidiana derivadas de una mayor participación de las mujeres en la vida económica, social y política del país.

Confieso que mi estructura familiar original era estrictamente patriarcal, pero es posible salirse de esa estructura que es como una jaula con presiones por todos lados. A raíz de mi viudez, yo me esforcé en aprender a hacer de papá y de mamá, si es que existe división en los papeles de estas dos figuras, deberíamos ser simplemente padres, sin tareas relacionadas con una norma cultural de sexo binario.

Para algunos esta idea es inapropiada, pero a mí me sirvió para admirar más a las mujeres, su inteligencia, su habilidad para hacer de comer rápido y sabroso, la preocupación y ocupación efectiva en los asuntos reales de la vida. Su disposición continua y su visión más cercana hacia las cosas más simples y esenciales de la vida. Su desarrollada inteligencia emocional. Sus gestos y palabras llenos de gracia.

Nosotros los hombres, como género, tal vez divagamos mucho sobre saber cuándo un niño está enfermo y qué hacer en ese preciso momento. Me di cuenta de que el género está dado en función del exterior, de la cultura, que uno puede amar como hombre o como mujer sin distinciones. Sólo de broma aprendí a decir, en las noches que tenía algún compromiso oficial: “me disculpan, pero tengo que hacer mi función de mamá”. La función de padre o de madre es indistinta, excepto las biológicas, las demás tareas son atribuidas básicamente por la cultura patriarcal. El qué dirán los demás inhibe el gozo de ser tierno, de jugar con los niños, de hacer de comer, de lavar, planchar, asear, curar, amar, etc. etc.

La vida adquiere otra perspectiva mucho más rica, gozosa y comprometida. Por eso celebro el día del padre, pero del padre nuevo que soy, sin matices patriarcales, ni violentos, sino llenos de amor hacia mis hijos, hacia las mujeres y hacia la humanidad.

 


La perspectiva de género como un acto consciente de masas para la construcción del socialismo en México.

14 Jun 19 | Edgar Herrera | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

El socialismo económico sin la moral comunista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo contra la enajenación. Si el comunismo pasa por alto los hechos de consciencia, podrá ser un método de reparto, pero no es ya una moral revolucionaria.

Ernesto Guevara

Esta semana se ha caracterizado por el dolor y la pérdida, pero también de una violencia de la miseria que es necesario tratar de comprender, y que está expresada en los secuestros y los asesinatos de jóvenes universitarios en manos de grupos criminales que, bajo la complicidad de las autoridades federales, operaron con fines de lucro teñidos de sangre; seres humanos de mi edad se han convertido en fines y no en medios de esa miseria económica que empuja a ciertos individuos al asesinato selectivo.

Naturalmente no podemos limitarnos al factor económico para tratar de teorizar sobre lo que sucede en nuestro entorno. También México destaca en las estadísticas internacionales como el primer lugar en feminicidios en América Latina, abuso sexual infantil y el segundo en mayor expresión homofobia. En otras palabras, existe una institucionalización del patriarcado que se expresa desde nuestras relaciones sociales, medios de comunicación amarillistas hasta políticos mediocres que se convierten en la voz cantante de mentalidades machistas, etcétera. Lo anterior se ha expresado incansablemente por las colectivas feministas a nivel mundial que han actuado justamente por la lucha de una nueva conciencia, que es la perspectiva de género.

México, al igual que muchas zonas del planeta, existen las condiciones para luchar por esa institucionalización de esa perspectiva de género. El feminismo como guía teórica y práctica, crítica, de esa realidad mexicana, ha luchado en casi todas sus variantes contra la institución de un Estado-Nación que se ha demostrado incoherente a estos tiempos modernos; su relación cómplice con la milenaria Iglesia se ha traducido en la lucha organizada y masiva, siempre consciente, por el derecho a decidir a una sexualidad libre, tanto para mujeres como para hombres.

Al otro lado del mundo, en Kurdistán, étnicamente consolidado en los actuales Turquía y Siria, el pueblo kurdo ha sostenido una lucha armada, inspirada por una dirección marxista, que no sólo combate día a día contra el capitalismo sino también contra el patriarcado. Las brigadas de mujeres han declarado dicha zona como libre del patriarcado desde hace tiempo. Alina Sánchez, argentina de nacimiento e internacionalista a corta edad, se convirtió el año pasado en su más elocuente mártir en la lucha contra los órdenes mundiales vigentes: el imperialismo y el patriarcado.

Tomando ambas experiencias, se ha destacado la importancia de la formación de la conciencia de perspectiva de género en las luchas sostenidas por las feministas, sea en su modalidad “pacífica” o armada. No obstante, en ambos casos siempre se ha manifestado la necesidad y la vigencia de una organización de masas, siempre consciente, para derribar el orden social actual.

Para los feminismos más conscientes, atemperados en años largos de victorias y derrotas parciales antes de alcanzar el triunfo definitivo, el Estado-Nación ya no tiene sentido de existir y, por tanto, en el caso mexicano, la Iglesia, los comportamientos sociales, las tradicionales autóctonas en las que aún prevalecen discriminación por un sexo por sobre la supremacía del otro, los partidos tradicionales, autonombrados progresistas, toda la realidad típicamente mexicana es objeto de lucha y crítica permanente de ese feminismo consciente.

Ese feminismo consciente, que se institucionalizado en décadas de lucha, tiene el potencial de convertirse en vanguardia revolucionaria de uno de varias vanguardias que han destacado en el mismo período de tiempo, entre ellos, la clase obrera, la organización indígena autónoma, los movimientos estudiantiles, etcétera, con la promesa de unificarlos en algo así como un frente nacional que rebase las viejas promesas de transición -un guiño al año 2000- y una Cuarta Transformación bien conocidas que se han burocratizado y desprestigiado en lo político o en lo políticamente mexicano.

Esos feminismos de vanguardia, desde hace mucho tiempo, nos han enseñado que lo personal también es político; que la política es el trabajo masivo y consciente de pueblos que tienen el potencial de decidir sobre sus propios destinos, destruyendo el mito histórico de la supremacía política de gobiernos y Estados progresistas y, al mismo tiempo, destrozando de la mente de millones de seres humanos la idea de que la política es un acto humano perteneciente a las élites. Desde la Comuna de París, al menos en la historiografía europea revolucionaria, lo anterior es una particular ley histórica que se construye desde la voluntad y la conciencia de hombres y mujeres, oprimidos, explotados y enajenados.

Desde términos guevaristas actualizados al caso mexicano, y en contra de la fabricación de asesinatos solitarios que crecen a la par de esa miseria económica y de esa cultura patriarcal, nos proponemos a la construcción de esa conciencia feminista que sirva de capital cultural no sólo a la lucha contra el capitalismo mexicano, sino también en la construcción de hombres y mujeres nuevos, con perspectiva de género, con la meta de la construcción consciente del comunismo, con el fin de luchar contra la miseria y contra la alienación de la condición humana, convertirla en una liberación humana de sus potencialidades sexuales y económicas más elementales.

Concluyendo, el feminismo consciente es la vanguardia revolucionaria con la responsabilidad de convertir esa conciencia socialista y de género en actos masivos, cada vez más profundos no sólo volcado al pueblo mexicano, sino también como referente para el resto de América Latina y, por tanto, al Tercer Mundo en su conjunto.

Retomando las preocupaciones guevaristas sobre las circunstancias propias de la transición a un socialismo predominantemente feminista, las relaciones entre la vanguardia y la teoría (género), entre las y los dirigentes con las masas, serán asuntos concretos a los que dicha vanguardia, acompañada y asesorada por el pueblo en su conjunto, se convierta en algo así como un hibrido histórico, y por tanto temporal, para que esa conciencia alcance derechos y responsabilidades entre la gran mayoría de ese pueblo que ha salido justamente de un capitalismo patriarcal.

Finalmente, que estas breves notas sirvan de inspiración a otros agentes y movimientos, así como un homenaje a la juventud que ha luchado y caído en tiempos de guerra y de paz, entre ellos, a Roberto Santucho y Norberto Hernández.

Igualmente es un homenaje al Comandante Ernesto Guevara y sus compañeros de lucha que, con el espíritu espartano de luchar y vivir, de luchar y morir, se han convertido en lo que la juventud debe ser, no un guerrillero obcecado en Bolivia en un movimiento armado sin masas o en un Ministro de Industrias que dependió, en su mayoría de tiempo, como dirigente atado a las promesas geopolíticas del mundo socialista para industrializar Cuba, sino en el ejemplo vivo, comunista, del revolucionario que los domingos dedicada largas jornadas de trabajo voluntario para la construcción de casas y escuelas, pero también en la construcción de esa conciencia socialista durante la transición de Cuba hacia el socialismo.

Edgar Herrera


“Aquellos Tiempos”. ENTRAÑA DEL HIMNO NACIONAL.

12 Jun 19 | Mario Rodríguez Estrada | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

Con el tiempo y un ganchito, los mexicanos hemos llegado a amar, como el que más, nuestro Himno Nacional MEXICANO, sin saber ni pizca de su inicial historia, nacido de una entraña conservadora, por un poeta potosino que dedicó el mismo, a una de nuestras desgracias históricas, llamada Antonio López de Santana.

El relato inicial nos da a conocer que la letra fue dedicada a su persona, en conmemoración de un hecho de armas, precisamente aquella en que el Brigadier español D.Isidro Barradas, al frente de cuatro mil hombres, intentó volver a conquistar la antigua Nueva España, el día 11 o doce de septiembre de 1829, y veinte años después, el poeta Bocanegra, forzado por su novia, compone algunas estrofas, sentidas y nacionalistas, que poco a poco fueron modificándose hasta llegar a su estado actual, que al oírla los mexicanos nos sentimos conmovidos, y no se diga si lo escuchamos en tierras extrañas.

Al triunfo de los reformistas, Bocanegra se sintió perseguido y por muchos años vivió en la Habana, lo mismo pasó con el autor musical Don Jaime Nunó, quien vivió por largos años en Nueva Orleans y Nueva York, donde lo encontró un funcionario de la época de Porfirio Díaz, que al reconocerlo lo invitó a la ciudad de México para homenajearlo y entregarle, al fin, su no entregado premio.

Nuestro himno ha sufrido varios cambios, incluso en los tiempos actuales, las administraciones panistas decretan sea interpretado con casi todos sus originales versos, loando principalmente a Santa Ana, y las administraciones priístas o la actual cuarta transformación, solo algunos de ellos, por lo que algunos altos y grandes escritores e historiadores opinan que debe escribirse uno nuevo…empresa difícil pues música y letra estan profundamente incrustados en el alma mexicana, lo mismo que la melodia española del “cielito lindo” que se ha vuelto más mexicana que el tequila o el sotol.

Nuestro himno es uno de los más bellos y vibrantes del mundo, no obstante sus marciales aires belicistas, ojalá alguna futura vez le apliquemos al tal Trump lo que mencionan sus versos…les saluda y abraza su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE.

12 de junio del 2019.-Queretarín, México.


“AQUELLOS TIEMPOS”. NEGRITOS EN EL ARROZ.

11 Jun 19 | Mario Rodríguez Estrada | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

 

Soy uno de los ciudadanos mexicanos más “fans” de la personalidad de Manuel López Obrador, desde “Aquellos tiempos” en que empezaba a descollar en la política mexicana…sus extraños y raros postulados en defensa del orden y la legalidad gubernamentales me convencieron de seguirlo, en la prensa, radio televisión, revistas, etc, y navegando en contra de la corriente de la “mayoría” que lo tildaba de casi loco, lo defendía a ultranza contra amigos o enemigos, y lo menos que me imputaban, era ser de las mismas características que aquel mal llamado “mesías tropical”.

Mi papel cívico actual es permanecer en la misma posición, salvo pequeños “negritos en el arroz” que no me permiten aceptarlo en un 100 por ciento…porque como el dice, “mi papel es actuar según el ideario JUARISTA”…y aquí es donde la puerca torció el rabo, pues conocedor y estudioso de la obra del Maestro Don Justo Sierra, nos proporciona un examen in extrémis, profundísimo de JUAREZ, su obra y su tiempo, en su libro del mismo nombre.

Muchos pasajes los ha estudiado, ni duda cabe, AMLO, pero ponerse a la altura de aquel soberbio INDIO, es punto menos que imposible, seguir algunos de sus ejemplos, entra en lo posible…JUAREZ no fue el más inteligente de los hombres de la Reforma colocados en su alrededor…pues Ocampo lo superaba…ni el más popular…como González Ortega…sin embargo Juárez era la ROCA en la que todos ellos se apoyaban…porque Juárez era el poseedor del sentimiento, de la esencia de los postulados de las Leyes de Reforma y del contenido de la Constitución de 1857.

Juárez a pesar de ser interiormente católico, anhelaba la separación de los poderes terrenales con los poderes espirituales,,,deseaba un gobierno total y completamente LAICO…pugnaba por la completa implantación de las LEYES…Reformistas y Constitucionales…únicos caminos hacia la felicidad del pueblo mexicano.

AMLO en su afán de rodearse de todo el mundo, buenos, malos y regulares, ha permitido que meten su tenebrosa cuchara las mal llamadas IGLESIAS…cosa que Juárez jamás hubiese permitido. Que dolor me produjo oír en la pasada reunión por la Dignidad de Mexico en Tijuana, la insulsa palabra de un pastor, vociferando la palabra dios, ¿cual dios?…¿el de los cristianos, el de los musulmanes el de los romanos, el de los griegos, el de los bantús???…no lo podía creer…Solalinde fué mucho más mesurado, él sí con todo derecho por ser un connotado luchador social…no metió para nada la decadente palabra.

Ojalá AMLO sea capaz de recomponer sus programas y respete a rajatabla el dictado de las LEYES…caiga quien caiga…aunque sea su cuatacho, el super delegado de Jalisco.-

Les abraza su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE.

 

 


Diálogo Q Prensa y poder

10 Jun 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

Espinosas relaciones entre los medios de comunicación y el poder político y económico.

¿Cómo ser leales a nuestro oficio periodístico y a nuestra casa y causa, y al mismo tiempo, críticos de nuestra causa y de nuestra propia casa, llegado el caso? Naturalmente sin que nos corten la cabeza.

–Los escritores que más admiro, decía Octavio, son escritores de conciencia que, en determinados momentos, son capaces de dudar y cuestionar a su propia casa, partido, patria, Estado, Iglesia, conciencia.

–Si su Obispo miente, si su Rey tortura, si su Patria es injusta, si su Partido oprime, si su Presidente se equivoca, el escritor debe decirlo.

–No se mueve ni guarda silencio por razones de Estado; su responsabilidad, función y razón dubitativa es la conciencia, el saber y el conocimiento.

Prensa y poder, las difíciles y necesarias y espinosas relaciones políticas, pensó y escribió alguna vez Julio Scherer García.

Julio Scherer en ” Estos años “:

–Políticos y periodistas se buscan unos a otros, se rechazan, vuelven a encontrarse para tornar a discrepar. Son especies que se repelen y se necesitan para vivir. Los políticos trabajan para lo factible entre pugnas subterráneas; los periodistas trabajan para lo deseable hundidos en la realidad. Entre ellos el matrimonio es imposible, pero inevitable el amasiato. (Grijalbo, 1995, p. 24).

Por supuesto que en el mundo periodístico hay hampas, delincuentes, mafias, gatilleros, plumas orgánicas al servicio de los más diversos y contradictorios intereses, reporteros de a pie y empresarios, dueños y concesionarios coludidos o en amasiato inconfesable con los poderes políticos, económicos, sociales, culturales, comerciales, religiosos y otros.

Pero como ya se ha dicho mil veces con esta metáfora exacta, no hay que tirar al niño crítico de la democracia con el agua puerca de las malas relaciones y acciones.

Hay que discernir entre los buenos y los malos periodistas (empezando por los dueños o los concesionarios de los medios) como hay que discernir entre los buenos y los malos políticos, a uno y otro lado.

No usarlo como pretexto para descabezar a los críticos del poder en turno.

Ayer como ahora me quedo del lado de la crítica democrática al poder en turno, crítica que siempre es necesaria.

PRESIDENTES CON COLA Y SIN COLA

–Varios de los presidentes de México de la época dorada del PRI, tal vez también algunos políticos del PAN, hacían discursos nacionalistas incendiarios contra el vecino imperialista yanqui, para complacer a su público local, y ya en las negociaciones reales en corto, casi se besaba los pies a los gringos.

–Los norteamericanos conocen muy bien este juego. Sabiendo además de los trapos sucios de no pocos altos funcionarios mexicanos: algunos muertitos y desaparecidos en su haber, enriquecimiento inexplicable, negocios sucios de la cultura de la transa, corrupción, relaciones peligrosas, compra de votos e imposición de gobernadores, fraudes electorales, etc.

–Honestamente no es el caso de AMLO. Al menos hasta ahora. A eso me refiero cuando digo que, ante el poder de los gringos, al menos no tiene cola que le pisen, como sí la han tenido otros altos funcionarios mexicanos.

–No hablo de sus errores y contradicciones personales, ni de su discutible política pública.

–En ese sentido es honesto y tiene autoridad moral, adentro y afuera, guste o disguste, y pienso que se ha portado prudente e inocente frente al gobierno duro de Donald Trump.

–Naturalmente puedo estar equivocado.

Con mis saludos de luz ciudadana.

MENSAJE DE AMLO A ENRIQUE KRAUZE

–Estimado Enrique, muy bien, ayúdanos a hacer de México un país más justo y menos desigual, y por supuesto sin corrupción ni impunidad, y yo te garantizo todas las libertades críticas democráticas.

–Justicia, Igualdad Social, Libertad… Tú que sabes de valores y del choque de éstos, ¿cómo conciliar mejor estos tres en México?

–Porque este país ha tenido más libertades que justicia e igualdad social. Y esas libertades también han sido usadas para la injusticia y la desigualdad social.

Por la transcripción del mensaje, JF. Qro. Qro., México, domingo 2-VI-2019.


Diálogo Q Apuntes al paso sobre AMLO.

09 Jun 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

880- Pregunta. AMLO, ¿patrimonialista que trata a sus empleados como sus sirvientes, y no como colaboradores del Gobierno y del Estado? ¿Acaso cobran de su bolsillo o del erario público, como él?

881- La izquierda partidista Q, ayer colgada de Cárdenas y hoy colgada de Obrador más que nunca. Reprobada la gran mayoría de los obradoristas y los antiobradoristas. ¿Cuál es su contacto real con la sociedad abierta? ¿Cuáles son sus proyectos sociales y qué base social tienen? ¿Qué ideas encarnan? De lejos, sólo veo su apoyo incondicional a Obrador y su disputa interna por el poder chiquito. Y del otro lado: el ataque lógico e irracional, y nada. El puro acelere. Sin duda exagero. Vengan las pedradas.

882- La división del trabajo. Digamos que la izquierda hizo la crítica al neoliberalismo de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña, treinta años, y ahora la derecha mexicana con igual derecho democrático hace la crítica del obradorismo social, popular, real, legítimo, chairo, ideal, sagrado, histórico, contradictorio y resbaladizo. Es la división del trabajo en las sociedades súper heterogéneas en las que no es fácil identificarse con el todo porque hay muchos todos.

883- Edmundo González Llaca lo acaba de decir muy bien:

“La comunidad nos da identidad, permanencia. A través de ella me realizo y distingo mi diferencia. Me contagio de los fines comunes, el problema es que ahora las sociedades son tan heterogéneas que la identificación entre los intereses individuales y colectivos son cada día más difíciles, lo que provoca el aislamiento de muchos grupos y la soledad y agresión de una gran cantidad de individuos.” (“La compañía”, El Jicote, Plaza de Armas y Diálogo Q, 31-V-2019).

884- Parece natural pero no es nada fácil conquistar la libertad y usarla. La libertad de pensamiento, palabra y acción. Todos los días son combate. El combate de las decisiones internas y externas. Lo cual obliga a la prudencia y el arrojo. “Todos los días son batalla”.

885- El crítico Edmundo González Llaca, pese a todo, aplaude las mañaneras de Obrador, pero hace una petición:

–Señor presidente López Obrador, una sugerencia: “Cuide sus palabras y el modito”. (30-V-2019).

886- Sigo encantado con la sabiduría de Amos Oz, quien sabe reunir las voces contrarias, sin juzgarlas con absolutos y sin perder su hilo de voz entre el tumulto. –Repartir el alma y las tripas entre varios personajes.

887- Efraín Mendoza, periodista Q:

–El periodismo alternativo es un trípode: tienes que tener dinero, gente capaz de emprender un proyecto, y capacidad de articulación real entre los grupos sociales. Un periódico que se propone un criterio independiente y abrir cauces críticos, necesita esos puntales.

–Yo digo y sostengo que la libertad de expresión no hay que reclamarla. Que la libertad de expresión es de quien la trabaja. Hay que construir medios.

–Y saber conciliar las letras con los números.

888- Los privilegios y las obras, los dones y las acciones:

–No todos seremos Letras Libres y La Jornada pero los dineros privados y públicos legítimos siempre son necesarios.

–No satanicemos el bienestar económico ni santifiquemos la pranganez.

–¿Corresponden los años cumplidos, los dones y los recursos recibidos con la obra realizada? Esa fue la cuestión que se planteó Eduardo Nicol al cumplir 70 años.

889- Palabrero Q:

–¿No les pago para que me peguen? (¿Otra vez?).

–Pero no es dinero del poder patrimonialista.

–Son recursos del erario público.

–Y me parece muy bien que primero vaya a los pobres, a los más pobres, por el bien de México, y luego y menos a los medios como Letras Libres y La Jornada, por mencionar dos antípodas.

–No glorifiquemos la condición de pobreza intelectual-cultural ni tampoco reprobemos la condición de bienestar social-cultural.

–Lo cierto es que la literatura como el periodismo, entre otros oficios y vocaciones, tienen que remar a contracorriente.

–Como GGM, del periodismo al Premio Nobel de Literatura.

890- Carta del presidente AMLO, “en son de paz”, al presidente Donald Trump. Prudente e inocente carta. Con la autoridad real y sin cola que le pisen, cosa que no se puede decir de muchos presidentes anteriores mexicanos, ni estadunidenses. Los pasos de Trump el belicoso y de Obrador el amoroso.


La Caja Negra ¡Comer como Dios manda!

08 Jun 19 | Carlos Ricalde | Clasificado en Anécdota, Cultura | Sin comentario »

Una mañana de ocio, tendido en mi cama previo baño reparador que no cumplió su cometido, me quedé mirando un programa de cocina acuciado por el hambre. En dicho programa vi que una monja, con hábito blanco, escapulario, cruz de plata, rosario al cinto, anillo de plata, delantal y cofia negra, de edad para ser abuela (aunque por definición se descarta), con lentes de aro y sonrisa angelical, preparaba un platillo exquisito, palabra esta última que empleó casi como muletilla. Como a mí casi todo me molesta, en particular cuando se presume de algo que uno tiene, en la casa de otro que de todo carece, empecé a acuchillar a la pobre monja que muy linda y amable compartía el procedimiento para confeccionar un exquisito guiso. Claro, yo babeaba al tiempo que mal pensaba de ella: esa madre debe tener el pecado de la gula, también el de la vanagloria y el de la lujuria. Sobre el primero evidenciaba que tragaba gordo conforme hablaba sobre los ingredientes y la forma de irlos mezclando; sobre el segundo pensaba cómo puede mostrarse tan orgullosa de su cocina y sus finos ingredientes cuando hay tanta gente en el mundo que no tiene para un par de insumos tan básicos como frijoles y tortillas; y, bueno, la lujuria, ¡el pecado de la carne!, no la que usted piensa, no, esa no, recuerde que es una monja, me refiero a la carne de puerco y cordero que con tanta enjundia y brillo en los ojos amasaba para preparar suculentas albóndigas. Y bueno, no podía dejar de preguntarme a qué tanto exhibicionismo obedece plantarse ante cámaras de televisión, rodeada de modernos y lujosos aditamentos de cocina, preparar guisos para comer como Dios manda, expresión que repitió continuamente; sin recato de trascender los muros del Convento, sin conciencia de los millones de personas en el mundo que padecen hambre (yo entre ellas) y omitiendo el aspecto de humildad, austeridad, modestia y frugalidad entre otros, que desde la cuna nos han hecho creer que son virtudes de las mujeres que se retiran del ámbito mundano para dedicar su vida a servir a Dios y a los pobres. En fin, como dicho programa culinario chocaba con mis arraigadas puritanas, mojigatas y tal vez obsoletas ideas, no me quedó más opción que pensar, sin que me conste, que no era una monja de verdad si no un montaje escénico preparado por algún irreverente productor televisivo para darle variedad a los ya muchos programas que sobre cocina existen. Así que apagué la tele, dormí con antojo y soñé a la monja!

Rendijas

    1. No cambie de canal con hambre: es el mismo infierno con diferente Diablo.

    2. La hermana se lució con el postre, Pedos de Monja, un dulce típico queretano que siempre saca de apuros.

Queretaro,Qro. Junio 2019

pibihua2009@gmail.com


EL JICOTE “MI RAZÓN PARA VIVIR EN SOCIEDAD”.

07 Jun 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »

Me siguen lloviendo críticas por quienes me leen o escuchan, afirman que hago abiertas o soterradas apologías a la soledad, que me veo más falso que López Obrador cuando le dice “amigo” a Donald Trump cuando yo hablo de la sociedad. Que ya me vaya de ermitaño, que deje mi amargura porque es contagiosa o que escriba la verdadera razón que me impulsa para vivir en sociedad. Está bien, ya lo escribí en mi libro “La letra con sangre humor entra”. Y lo vuelvo a confesar.

La risa pone en contacto y se tiene que estar en contacto. La risa, en consecuencia, es un fenómeno social por excelencia. Coincido plenamente con Cioran, el filósofo rumano, cuando dice que detesta a la sociedad, pero que vive en ella, porque no puede reír solo. El hombre vive en sociedad, porque si se ríe solo, lo más probable es que esté loco o se ría con ese alguien que todos traemos dentro.

Necesitamos al prójimo para reír; pero sobre todo, para reírnos de él, pero también demandamos a la sociedad, porque nada intensifica más la risa que la compañía; entre más acompañados más nos sabe la risa. Recuerdo que en una ocasión iba en mi automóvil con el chofer, circulábamos en la ciudad de México por la colonia Nápoles, donde las calles tienen nombres de ciudades, cuando en un alto un peatón preguntó por la calle de Dallas, el chofer le dijo que quedaba dos cuadras adelante. Yo metí entonces mi cuchara y le pregunté: – “¿Qué esa no es la calle de Texas?” Con una seguridad absoluta el chofer me contestó: – “Por supuesto que es Texas, es Dallas, Texas”.

Eso de fusionar la geografía con la nomenclatura urbana me produjo que, al instante, me mordiera los labios para no reírme. No descansé hasta que con algún pretexto me bajé del coche y me metí a una miscelánea, le platiqué la anécdota a un desconocido y nos reímos casi hasta llorar.

Necesitamos de gente a nuestro alrededor, sea para reírnos de ella, someternos al reto de hacerlos reír o simplemente para reírnos más. No estoy de acuerdo con Aristóteles de que el hombre vive en sociedad porque es un animal político, ¡Falso! Como queretano vivo en sociedad porque me gusta el chisme y porque requiero de otros para que la risa se desarrolle en todo su potencial. Servidos a los que preguntaron.