EL JICOTE EL BESO Y EL BIGOTE

23 Oct 20 | dialogoqro | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

Edmundo González Llaca
Fue todo un gozo humano ser amigo de Arturo García Peña, tan temido por sus adversarios en el litigio como querido por sus alumnos en la UAQ, El famoso “Burro”. Era un hombre elegante, lúdico, erótico y con un sentido del humor, que en cualquiera se pone a prueba cuando se trata de reírse de sí mismo. Arturo lo hacía. Desde joven fue calvo y tenía un hermano, de seguro copetón, que lo molestaba por su calvicie. Arturo, me platicó, que estuvo pensando una defensa ante esa burla y la encontró en el siguiente argumento: “Pues sí, soy calvo, pero debes saber que se es calvo porque se tiene una mayor virilidad que los greñudos”. El hermano le contestó: “Pues sí, a lo mejor eres calvo porque tienes más virilidad, lástima que calvo y feo, tienes menos oportunidad de encontrar con quien comprobarlo”. En alguna ocasión le sugerí que se dejara el bigote, desdeñoso me respondió: “Soy calvo, compensaciones de pelo en la boca, mejor no”.
Yo, como soy lampiño, soy un criticón feroz del bigote. No es un vello que, como otros en otra parte del cuerpo, se esponje y ni siquiera se pone eréctil al contacto con una caricia, si se pusiera eréctil el portador parecería morsa. Crece en ese espacio donde se recogen los residuos de las otras partes del cuerpo, nariz y boca, de la que es vecino. Actualmente son un invernadero del virus. Como prueba de mi liberalismo y tolerancia, les transmito una defensa del bigote El gran novelista francés Guy de Maupassant que, por supuesto, era bigotón, hace una apología al respecto:
“Nunca te dejes besar por un hombre sin bigote; sus besos no saben a nada, ¡a nada, a nada! Ya no tienen ese encanto, esa blandura y esa… pimienta, sí, esa pimienta del verdadero beso. El bigote es el condimento”. Sigue Maupassant.
“Imagínate que te aplican sobre el labio un pergamino seco… o húmedo. Así es la caricia del hombre afeitado. Con toda seguridad, ya no merece la pena”. Encarrerado, argumenta.
“¿De dónde viene pues la seducción del bigote?, me dirás. ¿Lo sé acaso? En primer lugar, hace unas cosquillas deliciosas. Lo sientes antes que la boca y hace pasar a todo tu cuerpo, hasta la punta de los pies, un estremecimiento delicioso. Es el bigote el que acaricia, el que hace temblar y estremecerse la piel, el que da a los nervios esa vibración exquisita que provoca ese pequeño “¡ah!”, como si una tuviera mucho frío”. Concluye, el novelista. “¡Y el cuello! Sí, ¿has sentido alguna vez un bigote en tu cuello? Te embriaga y te crispa, te baja por la espalda, te corre hasta la punta de los dedos. Hace que una se retuerza, que sacuda los hombros, que eche hacia atrás la cabeza; una querría huir y quedarse; ¡es adorable e irritante! ¡Pero qué bueno!”.
Del ícono del romanticismo, Gustavo Adolfo Bécquer:
“Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… yo no sé
por un beso… yo no sé
qué te diera por un beso”.
Chance con un beso te daría el corona virus. Pero, ni modo.


EL JICOTE. LA PANDEMIA Y LA CORRUPCION VII

22 Oct 20 | dialogoqro | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

EL JICOTE
LA PANDEMIA Y LA CORRUPCIÓN
VII
Edmundo González Llaca
“Acepto hacerme de la vista gorda pero ¿Con cuánto se va a caer?”. “Nada de que ya me voy ¿Y el moche?”. “Si no se empareja, me lo llevo”. “Se lo advierto, si no hay donativo, no hay solución”. “Ya dígame ¿Está dispuesto a aceitar la maquinaria?”. “Como cuates, cambie de criterio”. “Si quiere platicamos acá, en lo oscurito”, “Antes de que me lleve a la delegación vamos a dar una vueltecita”, “Busquemos una forma para que me haga la valona”. “Si se porta cuate le puedo hacer el quite”, “Usted dígame ¿De a cuánto es la untadita?”.
Todas estas frases sintetizan el diálogo entre la autoridad y el ciudadano, víctima y cómplice de la corrupción. Ahora, en medio de las desgracias producto de la pandemia, hay aportaciones de este flagelo muy positivas. Los riesgos y el contagio del virus están obligando a que la comunicación con la autoridad se haga por medio de instrumentos tecnológicos, como el internet. Obviamente todo ese regateo de la corrupción entre quien ostenta el poder y el ciudadano ya no puede hacerse público y se cancela esta posibilidad.
Lo real y concreto es que hasta 2019 la cruzada contra la corrupción, la gran bandera del Presidente. no se ha visto reflejada en el aumento de honestidad de la administración pública. La Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) de 2019, publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), dice que la corrupción a pequeña escala, aquella que practican los ciudadanos en su trato cotidiano con autoridades de gobierno –municipal y estatal– creció en el 2019.
La mayor cantidad de actos de corrupción se concentra en el contacto con autoridades de seguridad pública, en los que un 59.2 por ciento de los usuarios reportaron haber experimentado algún acto de corrupción: cartas de no antecedentes penales y solicitudes de licencias. También en trámites en instituciones de salud y empleo, conexión o reconexión de energía eléctrica.
Según la encuesta del Inegi, en 2019 hubo 19.2 por ciento más de actos de corrupción en instituciones de gobierno –al pasar de 25 mil 541 actos de corrupción por cada 100 mil habitantes en 2017 a 30 mil 456 en 2019–; y hubo 7.5 por ciento más víctimas de actos de corrupción –al pasar de 14 mil 635 víctimas por cada 100 mil habitantes en 2017, a 15 mil 732 en 2019.
Lo que se desprende de la información del Inegi es que la corrupción no ha disminuido sino que ha crecido. La frustración y pérdida de esperanza en la 4T, tiene una causa muy clara, según el mismo Inegi, el costo el año pasado de aquellos que fueron víctimas de la corrupción fue de tres mil 822 pesos, promedio por persona. Lo peor de todo, que esta corrupción, la del diálogo personal, la de abajo, es la menos costosa, en comparación con la corrupción de las cúpulas, de las asignaciones directas y de las concesiones. El compromiso de la lucha contra la corrupción de este gobierno es un absoluto fraude. Una gran tomadura de pelo.


LORENZO MEYER, el intelectual frente al poder

21 Oct 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Nacional | 1 Comentario »

El historiador Lorenzo Meyer en entrevista a Contraluz:

–Me gustaría que AMLO tuviera un proyecto económico más claro.
–¿Qué intelectual es usted frente al poder?
–Yo era desde el principio crítico de un sistema: el sistema priista.
–¿Y al poder se le cuestiona o se le solapa?
–Se le cuestiona, pero cuando el poder se enfrenta a poderes mayores, entonces, se le apoya.
–¿Libre? Sí, en la medida en que se puede hablar de libertad, en particular libertad política.
–He dejado la crítica porque veo ahora que el poder se enfrenta a poderes mayores, mayúsculos, muy viejos, muy fuertes que resisten el cambio.
–Soy opositor a la estructura social vigente.
–La polarización es natural, no puede haber un cambio de régimen sin polarización.
–El Estado que López Obrador heredó es un Estado absolutamente debilitado, corrupto y que en más de un área no servía para nada. El que tiene ahorita tampoco le sirve mucho.
–Quizá deberíamos ser más inteligentes en nuestras reacciones inmediatas. Hay mucho de pasión y poco de razonamiento.
–Estar en contra de AMLO ahorita, como están las cosas, como la oposición no tiene proyecto, entonces es estar con la idea de que hay que volver al pasado.

Claro y honesto pero muy suave y leve me parece la posición del historiador Lorenzo Meyer frente al poder político en turno: AMLO, la 4T, Morena. No está adentro pero tampoco afuera, distante, observador atento, lúcido e imparcial, hasta donde es posible, sino comprometido con la causa: combatir la desigualdad y la injusticia social, la corrupción y la impunidad. Contra el sistema político autoritario y la estructura social derivada, por la construcción o reconstrucción de un régimen. Por el cambio, la transformación, aunque sea a trompicones. Porque las cosas sean diferentes. Y desde luego mejores.
¿Cuántos más estamos contra la injusticia y la desigualdad social, contra la corrupción y la impunidad, por la libertad y la crítica al poder? Sin ser necesariamente obradoristas. Contra el sistema político autoritario y la estructura social vigente. Porque las cosas sean diferentes. Por la construcción democrática. Sin partir de cero ni destruir todo el pasado como si el país empezara con nosotros.
¿Se puede ser crítico y solidario al mismo tiempo de una corriente de pensamiento político?
Yo pienso que sí. No es fácil. Pero algo se puede hacer. Un crítico doliente o festivo, ponderado y lúcido, con responsabilidad ciudadana y prudencia social. Solidario con los ojos abiertos, atentos a lo bueno y lo malo, sin ocultar ni encubrir nada, sin ningunear ni pasar por alto las cosas. Críticos y solidarios con lo que nos duele, queremos, creemos. Sabiendo que el mundo humano no es perfecto. Que las faltas existen y son humanas. Cuidándonos unos a otros en el mejor sentido. Respetando a nuestros adversarios, la oposición. Conociéndonos. Sin enemigos identificados, que simplifican todo. Ponemos todo el mal en los otros.
Un buen intelectual no es un buen militante político.
Su función es otra. La verdad y el conocimiento, el saber y sus dudas, la vida y sus contradicciones, las paradojas. Su responsabilidad es con sus demonios y su conciencia, no con el jefe político.
¿Qué es la libertad política? La posibilidad de poder decir abiertamente y con responsabilidad lo que puede incomodar a la autoridad política. No quedarse callado cuando se tiene algo que decir y se sabe que hay que decirlo. Lo cual no significa ser un suicida. La libertad y la inteligencia política para decir y hacer las cosas pienso que deben ir juntas.
¿Qué clase de intelectual se puede ser fuera, dentro y frente al poder? Tres palabras clave: dentro, fuera, frente al poder.
Dentro del poder no es fácil seguir siendo intelectual, que quiere decir dudar, pensar por cuenta propia, llegado el caso, disentir de la línea marcada, ser libre; fuera es una necesidad y una obligación todo lo anterior, sin ligarse ciegamente a otro poder; frente al poder es el reto y el problema: si se está de acuerdo, ofrecer elementos que enriquezcan el proyecto y el debate; si se está en desacuerdo o hay dudas, plantear nuestras ideas con toda honestidad, que pueden ser acertadas o erróneas.
Siempre será más honesto cuestionar que encubrir o aplaudir sin convicción, o peor aún, guardar silencio para no incomodar, por no tener problemas y no darles armas a los enemigos.
¿Cuál es el caso de Lorenzo Meyer? Personalmente pienso que le falta distancia crítica, no está adentro pero tampoco totalmente afuera, frente al poder en turno. No veo su concepción de la historia frente a la concepción política de la historia del poderoso. Su mirada crítica en lo que cree, en lo que duda, en lo que disiente, en lo que le duele.
Como sociedad nos hace mucha falta la mirada crítica ilustrada de la intelectualidad solidaria sobre el actual poder político. No la simple aprobación, los aplausos, el silencio.

¿Quiénes son los enemigos de la 4T?
En primer lugar puede hablarse de tres principales.
Una buena parte de la ciudadanía común de la sociedad abierta que es claramente conservadora y hasta reaccionaria, no quiere ningún cambio. Mediatizada, si se quiere, por los medios de comunicación tradicionales. Parte de los intelectuales, académicos, escritores, artistas y periodistas privilegiados por los anteriores gobiernos y que ahora tienen que nadar a contracorriente. Y los grandes intereses económicos nacionales y trasnacionales. La élite del gran capital es un adversario serio del Estado de ayer, de hoy y de mañana.
Es bueno no confundir esos tres grandes grupos. (No hablemos aquí del extendido crimen organizado, el cuarto enemigo público). Peleando contra algunos intelectuales de antes, otros intelectuales de ahora apoyan en todo o casi todo a AMLO, sin cuestionar a éste en lo más mínimo.
Poco ayudan los malos críticos de la izquierda orgánica que saben aprobar y aplaudir, pero no disentir cuando es necesario. Su fe ciega y su silencio ante las faltas del poder no hacen bien ni al propio poder.
Y desde luego el propio AMLO es enemigo de AMLO, como lo han señalado varios. Su concepción política simplista de la historia, pragmática, en beneficio propio. Su concentración del poder sin pares a su altura. Su protagonismo, estar siempre en el ring. Virtud y vicio.
Y la estructura misma de los problemas acumulados y complejos, agravados ahora por la crisis sanitaria y económica, y la violencia criminal que no ha bajado para nada.
En fin, son tantos y tan graves y complicados los problemas nacionales que en primer lugar hay que reconocerlos, y no desvalorarlos, como ha hecho el propio López Obrador con la pandemia.

Grandes y poderosos enemigos, como bien dice Meyer.
¿Eso significa estar con el poder menos fuerte frente al poder más poderoso? Los dos grandes factores de poder son el Estado político y el gran capital, los dos grandes monstruos, y entre ellos estamos los más: los ciudadanos, los periodistas, los intelectuales, los artistas, los pequeños empresarios. Y la relación con ellos casi siempre es inevitable y no pocas veces necesaria. ¿Qué clase de relación establecer? Allí entran en juego la libertad y el carácter, las circunstancias y el azar.
La inmensa sociedad abierta es tremendamente contradictoria, no es uniforme, ni buena ni mala, compleja, cada quien con sus intereses.
Las faltas no están sólo en los otros, sino también en nosotros. Y nuestras posibles virtudes o cualidades, igual pueden existir en los otros. Como los vicios que condenamos, reproducirlos nosotros.
¿Es muy difícil comprender esto? No creo en los enemigos identificados que simplifican todo. La democracia consiste en cuidarnos y vigilarnos unos a otros. Sin sentirnos los buenos, los puros, los moralmente superiores. Allí empieza la mierda.
No hagamos de AMLO el monstruo político que estamos haciendo.
Evitemos entre todos la violencia civil ideológica.


EL JICOTE PANDEMIA. LA HORA DE LA CIENCIA VI

19 Oct 20 | dialogoqro | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

Edmundo González Llaca
En el centro de las preocupaciones de la humanidad está la salud y con ella será la ciencia la que en el futuro partirá el queso de la política. La pregunta permanece: ¿El virus es de origen natural o fue creado por los científicos?. Serán ellos los que nos deberán sacar de la duda presente, pero como no pasa desapercibido a los Estados los efectos destructivos que producen los virus, impulsarán aún más la creación de armas biológicas. Y sin llegar a esos extremos de un conflicto bélico entre naciones, no es descabellado considerar que, de la misma forma que se inventan los virus en las computadoras, el negocio estará en tener listo el virus y el anti virus para los humanos.
En México estamos viviendo esta subordinación de la política a los científicos, de los pocos y mágicos momentos en el que se queda callado López Obrador, es cuando López-Gatell, Lord Tapete, habla sobre el tema del Corona Virus. La agenda pública tiene como principales cuestiones a los muertos, los contagiados, el semáforo de riesgos, los protocolos sanitarios; si el tapabocas es la mejor forma de prevención y cuáles son las gestiones del gobierno para comprar la vacuna. Quienes tengan vocación política que no estudien ciencias sociales sino epidemiología.
El combate a la pandemia va de la mano de los avances tecnológicos, pues de lo que se trata es tanto de detectar a los enfermos como de evitar el contacto humano. El auge en estas dos trincheras es para la informática, la automatización, la robotización, la inteligencia artificial. Ernesto Derbez, rector de la universidad de las Américas de Puebla, sintetizó el cambio inminente: “El 50% de las ocupaciones que hoy definen el mercado de trabajo desaparecerán; los nuevos empleos estarán orientados a la digitalización y a la automatización de actividades y lo que vamos a encontrar es un cambio tremendo en las empresas, como el que se puede observar en la composición del número de personas y el número de máquinas que trabajan en ellas”.
Ante esta realidad la consigna mundial es aumentar la inversión en la investigación y en el desarrollo tecnológico, no en balde los países que invierten más en este sector son los de más rápido crecimiento y fortaleza económica: Corea del Sur, Alemania, Finlandia, Singapur, Estados Unidos, Japón y China. En sentido contrario el Presidente López Obrador ha determinado para la ciencia y la tecnología el presupuesto más bajo en una década. En el machetazo a los fideicomisos desaparece 26 fondos de centros de investigación. Como puntilla, se cancelan los incentivos a los miembros del Sistema Nacional de Investigadores. El Conacyt, ahonda el ninguneo a la ciencia y a la tecnología y deja de pagar la membrecía en los organismos científicos internacionales. México se aísla de la reflexión mundial y las perspectivas de innovación producto del corona virus. Entre otros temas el cambio climático.
A esta política algunos editorialistas le llaman: austericidio fideicomicidio. Me parecen palabras muy elegantes, son burradas, que se aplican sin el menor andamiaje racional ni ético. El Presidente, con tal de tener dinero para comprar votos, es capaz de serruchar la rama donde está el futuro y el progreso del país.


EL JICOTE. ¿POR QUÉ ES UNA TRAGEDIA PERDER EL BESO?

16 Oct 20 | dialogoqro | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

Edmundo González Llaca

No podemos permitir que, por el acoso de la pandemia, se pierda uno de los grandes símbolos de la cultura: el beso. Es tan grave como prohibir la risa o las lágrimas. La humanidad perdería una de las grandes divisas que nos otorgan el título nobiliario de seres racionales, pero también emocionales. El más famoso de todos los besos es el de Judas: el beso delator. Judas llega al Huerto de Getzemaní, después de haber adiestrado a los soldados: “Al que yo besare, ese es: prendedle”. De entrada lo besa en la mejilla, cuando a los maestros, como era Cristo, la costumbre era besarlos en la mano. Lo saluda: “Salve Maestro”. Jesús le responde “Judas, ¿con un beso entregas al hijo del hombre?”. El beso de la traición.
En el cine, el beso más famoso es el de Burt Lancaster y Deborah Kerr en la película, “De aquí a la eternidad”. Es un beso de los dos tumbados en la playa al mismo tiempo que los alcanzan las olas del mar y bañan sus cuerpos, pero el agua nos les llega a la boca, pues de haber sido así se hubieran atragantado con espuma, agua, saliva y arena. La escena besucona agregaba un toque hasta entonces desconocido en el cine: el tema de la infidelidad.
Imposible no mencionar el beso del vampiro que ha tenido su expresión en la novela y en las películas del mismo nombre, el famoso personaje creado por Bram Stoker, ni más ni menos que Drácula. El vampiro se alimenta de sangre de jovencitas y vírgenes (me imagino que cada día tiene más problemas para consumirla, circunstancia que lo obliga a bajar el umbral de la edad). El beso del vampiro, ojo, es en el cuello. Drácula no se anda con cuentos de besar en la boca y chupa directo la sangre. Si antes mordiera haría un auténtico batidero. Nada de eso, sin mayor preámbulo, Drácula se va directo a la arteria.
Lo interesante de este beso es que la supuesta víctima, como que no quiere la cosa, extiende el cuello para que los colmillos penetren con más facilidad, el pelo no le estorbe y la sangre se acumule buscando atropelladamente la salida. Todo listo para que Drácula no ande como enfermera de consultorio “patito” clavando los colmillos aquí y allá, o se agote chupando desesperadamente. Toda la actitud, cuando menos en mi tiempo, es muy femenina, la resistencia y el abandono, el sí pero no, el válgame Dios, ¿qué vas a pensar de mí? Pero…, aquí estoy, con mi remilgosa pero plena disposición, ante la fatalidad de un deseo que avasalla.
El último beso que se ha puesto de moda, es el del “Hombre araña. Por sus costumbres arácnidas lo da mientras está colgado de cabeza. Nomás se quita la máscara y vamos a darle que hay mole de olla. No les recomiendo que se cuelguen como piñata para practicarlo, en una de esas su pareja se emociona y lo jala… y al suelo, puede acabar con fractura de cráneo. Si lo quiere practicar, mi recomendación es que lo haga mejor acostado a la orilla de la cama o en el sofá. Ciertamente colgando la cabeza, pero en el caso de una caída a lo más que le sale es un chipote.
“Los labios, dice Grecco, son las manos de la boca”, prueba de ello es que cuando se piensa que ya no se puede inventar una nueva forma de besar, los labios siguen estimulando la imaginación de los amantes. No lo podemos dejar que se pierda.


EL JICOTE LA DIGITALIZACIÓN. EFECTOS COLATERALES V

15 Oct 20 | dialogoqro | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

Edmundo González Llaca
La digitalización de la vida que tiene como sustrato la exigencia de prescindir de la presencia física, tiene como motores de impulso el teletrabajo y los movimientos a distancia del dinero. A partir de estos fenómenos se salpican consecuencias para todos lados de la convivencia económica y social. La clase política, en el poder o en la oposición, principales responsables de la conducción de las políticas públicas del país, están como pasmados. Un cohete les ha explotado en la oscuridad y deslumbrados no atinan ni siquiera a convocar a los interesados y a toda la sociedad al análisis y discusión de los beneficios y riesgos que ya estamos viviendo. Bueno, no han creado ni una oficinita que organice una red mínima para dar asesoría o capacitación sobre el tema.
Existe un problema muy grave, el avance de la tecnología ha crecido paralelamente a la búsqueda de control del virus, se monitorea no solamente a los enfermos, sino a larga distancia se obliga ya en algunos países a que la gente se conecte para tener información hasta de sus signos vitales. Con la gran justificante de prevenir los contagios se conoce cada día mejor el estado de nuestra salud, lo que comemos, lo que consumimos. El fantasma de la constante vigilancia propicia el autoritarismo, pero no sólo eso, los grandes ganones pueden ser los emporios digitales que tendrán toda nuestra información. La desgracia es que nuestra seguridad informática es muy vulnerable, hasta en Tepito se vendía el padrón electoral.
La mayoría de nuestra fuerza laboral son los trabajadores informales, son algo así como el 53% quienes andan sacando el sustento a golpe de talón en las calles. ¿Qué va a pasar con ellos, ahora que la gente se quedará en casa? El comercio formal ha tratado de buscar la salida con la venta a domicilio, pero en México, aún las empresas ya organizadas, apenas son el 20% los que han logrado avanzar en esta modalidad. Los mismos trabajadores informales deberán ser ayudados por el Gobierno para, desde ofrecerles computadoras a bajo precio, como cursos de orientación y capacitación en las opciones que tienen en este nuevo mercado enclaustrado. No se trata de ser muy suspicaz para considerar que si esa fuerza de trabajo no encuentra clientes en las calles, entrará a buscar víctimas dentro de las casas.
Existe un tema muy sensible para Querétaro y al que el Gobernador Francisco Domínguez le debe interesar más por la proximidad que tiene con una de sus actividades económicas. El desarrollo tecnológico ha abierto grandes posibilidades de inversión en el campo. Al poder monitorear la temperatura, la humedad, el estado de los cultivos, ha aumentado la certidumbre de la agricultura. Ojalá que el gobierno impulse la investigación y la promoción de la aplicación tecnológica en el campo.
El avance digital, ya imparable en el mundo, puede ser un factor más que ahonde la desigualdad económica del país y la discriminación, o que colabore a la formación de una sociedad más incluyente, más justa; con un mejor nivel y género de vida.


12 de octubre Día de la lengua, no de la raza.

12 Oct 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

–Como lo quería y lo decía y hacía don Miguel de Unamuno (1864-1936).
–Día de la lengua, en nuestro caso el español, el castellano, el mexicano americano hispánico. Nuestra lengua cotidiana.
–Los que vinieron ciertamente nos dieron otra lengua, otra religión, otra cultura, otras costumbres, otras enfermedades, vicios, males.
–¿Qué encontraron aquí? Otras lenguas, otros dioses, otras creencias, otras formas de vida, otros saberes, otras guerras, otras muertes, otros ritos y culturas.
–Ciertamente el mestizaje y la comunión arrasó muchas cosas, buenas y malas, y creó otras tantas, nuevos trabajos y explotaciones, otros encuentros y desencuentros, amores, odios y malentendidos.
–En general persisten la lengua y el espíritu religioso cristiano. Junto a otras vainas.
–Los mejores de ambos mundos se enriquecieron penetrando en el fondo de otros mundos y de sí mismos; ensanchando el mundo.
–¿Y los negros, los africanos esclavos, los chinos, los otros migrantes pobres y ricos, los otros extranjeros, los expulsados de la tierra?
–Siempre existen los otros, frente a nosotros.
–Y nosotros somos los otros, para los otros.
–¿“Hermanos todos”? Si no hermanos, al menos humanos, vecinos, ciudadanos del mundo.
–Día de la lengua y del espíritu de concordia, dentro de las diferencias.
Yo, el ingenuo y el tonto de estas palabras.
Q, Presidentes, México, lunes 12-X-2020.
–Con mis saludos de luz a Julio Hubard, “Para un nuevo canon”, gracias.

A la muerte de Unamuno, en plena guerra civil española pero en su casa, excluido del mundo, Antonio Machado escribió:
–“Señalemos hoy que Unamuno ha muerto repentinamente, como el que muere en la guerra. ¿Contra quién? Quizá contra sí mismo; acaso también, aunque muchos no lo crean, contra los hombres que han vendido a España y traicionado a su pueblo. ¿Contra el pueblo mismo? No lo he creído nunca y no lo creeré jamás”.
Pocos años después murió Machado, febrero de 1939, cruzando el sur de Francia, fiel a la república.
–“Españolito que vienes / al mundo te guarde Dios. / Una de las dos Españas / ha de helarte el corazón.” Ay. Fue terrible.
¿Y en México? ¿Los dos Méxicos o el chingo de Méxicos? Ay, todos me duelen, ay.
–Estoy solo y me abro paso.
–AMLO no está solo, tiene 30 millones de votantes y una responsabilidad democrática con toda la sociedad mexicana, incluyendo a los contrarios y a las minorías, no sólo con sus votantes, simpatizantes y militantes. ¿Puede comprenderse esto, señor presidente López Obrador y simpatizantes?
–Antes de que los dos-tres Méxicos desaten el fuego abierto.

Escribo antes del alba, en el silencio nocturno, solo en casa.
Día de la lengua y del encuentro por las palabras.
Buenos días y buen lunes de trabajo y concordia, si es posible.
Q, lunes 12-X-2020.

–El primer problema de la izquierda partidista mexicana (incluyendo a buena parte de sus simpatizantes no militantes), es que es muy poco democrática al interior de sí misma. ¿Cómo exigir la democracia fuera siendo uno muy poco democrático dentro? Q, 12-X-2020.
–Día de nuestra lengua, cordialmente. “Saluda al sol, araña, no seas rencorosa”. Rubén Darío.


EN DO MAYOR

12 Oct 20 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

MARIO VARGAS LLOSA.
Desde neoliberal, facho, aristócrata, elitista, hedonista, culto, refinado, soberbio, frívolo, sobrado, arrogante, hasta machista, racista y más calificativos ha recibido el polémico escritor peruano Mario Vargas Llosa a lo largo de su vida. Y será todo lo que cada quién, desde la postura ideológica o mera antipatía gusten que sea; pero nadie puede tacharle de ser un timorato. O acusarle de ser un mero testigo de la historia de su país y de la América Latina toda o escatimarle el reconocimiento a la calidad y gran producción periodística y literaria que le hicieran acreedor a obtener el premio Nobel en 2010.
Lúcido y con voz e ideas claras, Jorge Mario Pedro Vargas Llosa, nacido en Arequipa en marzo de 1936, siempre ha estado atento a los acontecimientos de su país y de América Latina. El peruano ha sido activista y participante directo en la política. Recordemos cuando encabezó la protesta contra Alan García por intentar este ultimo nacionalizar la banca de Perú y Vargas Llosa decidió fundar un movimiento centroderechista Frente Democrático (Fredemo) y candidatearse para la presidencia de su país. Todo parecía indicar que lograría su objetivo, pero el intempestivo y cuestionado ascenso en popularidad de Alberto Fujimori terminó con su aspiración. Más tarde quedaría evidenciado el perfil autoritario de Fujimori quien se mantuvo en el poder con métodos truculentos. Fue en este periodo cuando Vargas Llosa decidió instalarse en Madrid, donde reside en la actualidad.
Este escritor peruano que ha confesado su abierta pasión por el periodismo, no le preocupan las críticas, ni las controversias que suele desatar con algunas de sus declaraciones. Sabe que son parte de la discusión pública. Y de la misma manera que ha enfrentado y compartido sus aspectos familiares y origen que formaron su personalidad, carácter, habla también de sus convicciones sin tapujos.
TIEMPOS RECIOS.
Para este peruano internacional, la edad no es una imitante para dar giros de considerables grados en su vida personal, como profesional. Ocupémonos de esta última parte, que es la que nos interesa en este espacio. Si Vargas Llosa acreedor a varios galardones por su trayectoria periodística y literaria, a sus 82 años nos sorprendió al saber que su oficio de escritor y destreza narrativa estaban vigentes a través de su novela “Cinco Esquinas”, publicada en 2016; tres años después, a sus 85 su voz aún resuena para hablar sin ambages de todo lo relacionado con los acontecimientos políticos de ayer y hoy, tema que enlaza en su reciente novela TIEMPOS RECIOS.
Antes de llegar a TIEMPOS RECIOS sobre la que me tomo la libertad de recomendar su lectura, habida cuenta de los momentos que estamos viviendo en América Latina y que la amenaza de los populismos y dictaduras están de regreso, hago un paréntesis para mencionar una de sus novelas publicada en 2016 “Cinco Esquinas”, inspirado en la situación del periodismo que se encaminaba de manera vertiginosa hacia un amarillismo en el que -dijo- “husmea en la basura humana”. Es decir, basado en la exposición de la intimidad. En ella muestra el sempiterno papel que han enfrentado los medios, siempre bajo asecho del poder de los gobiernos que buscan dominar la información. Ha insistido en que la única fórmula para enfrentarlo es no mentir y defender la verdad.
En “Cinco Esquinas” aborda también el control que los hombres de Fujimori y el militar Montesinos utilizaron en contra de los opositores. No es difícil identificar en el personaje apodada “la retaquita”, a la conductora de televisión peruana , relacionada a Montesinos y que llegara a nuestro país para hacer de sus programas televisivos un verdadero monumento a la morbosidad de los espectadores, ofreciendo en su programa un circo deleznable por la forma de manipular las emociones más bajas, captando a una numerosa audiencia.
Hoy, al terminar de leer su reciente novela TIEMPOS RECIOS, publicada el año pasado en la que Vargas Llosa, mantiene su dominio narrativo que pondero al inicio de este artículo, comparte su inquietud por una América Latina en la que seguimos orbitando en realidades desesperanzadoras, donde las fuerzas que se oponen al avance y consolidación de un sistema democrático están activas.
En TIEMPOS RECIOS, además de hacer mención al dictador dominicano Leónidas Trujillo ( La fiesta del Chivo), el autor conjunta en esta novela las sombras vivas de personajes que intervinieron para alterar y cambiar el curso de una historia ocurrida en el periodo de 1950 y que parece regresar a las trampas del autoritarismo.
En la maestría narrativa de Vargas Llosa, encontramos también que eso de los “fakes News” no es un mal que estos tiempos trajeron consigo. Si acaso, hoy potencian su peligrosidad al contar con las herramientas de una tecnología cuyo avance propaga las noticias falsas de manera vertiginosa, también. En TIEMPOS RECIOS su autor nos muestra como se utilizó la fabricación de la mentira, plan perfectamente elaborado por un publirrelacionista de la empresa bananera, United Fruit con apoyo del gobierno de Estados Unidos y la CIA para sembrar la idea en la opinión pública de que Guatemala estaba buscando convertirse en un satélite de la Unión Soviética. Esta intriga, apoyada por personajes de los dictadores de ese tiempo y ejecutada por el militar Carlos Castillo, tuvo éxito y permitió asestar el golpe de Estado al gobierno de Jacobo Árbenz.
La novela es un desfile de hechos, nombres de personajes reales manejados de manera ágil y con destreza literaria. Indiscutible en cuanto al rigor histórico de los hechos, Vargas Llosa reivindica la figura de Jacobo Árbenz y su trágico final. Fiel a su estilo, nos muestra, una vez más su capacidad de extraer de la historia de nuestro continente a personajes cuya crueldad en los diversos procesos políticos y sociales han quedado registrados. Sin embargo, el autor demuestra que sabiendo penetrar en la naturaleza humana que los conforman, los presenta llanamente sin que irrumpa la voz del narrador haciendo juicios de valor en cada uno. Contexto, motivaciones, tormentos, apetencias, carencias, ambiciones, lujuria, erotismo, traiciones, todo eso que está en nuestra naturaleza humana y que los juegos por el poder terminan desnudando.
Con relación a su novela, en las diversas conferencias y charlas, entrevistas que el autor de TIEMPOS RECIOS ha dado a la prensa, se le ha inquirido sobre la realidad actual de México. Sin titubeos ha dicho: “ Me temo muchísimo que el populismo que parece la ideología del actual Presidente de México nos conduzca otra vez a la dictadura perfecta”, dijo en entrevista a Carlos Loret de Mola, en la FIL en Guadalajara del 2019.
Abundó en ello en otra entrevista que le hiciera Jorge Ramos: “Acabo de estar en México y estoy muy preocupado, como están preocupados muchos mexicanos. Porque López Obrador es un populista, siempre fue un populista y mi impresión es que lo que está resucitando en México es el viejo PRI. La manera como México ha tratado a Evo Morales, ha explotado a Evo Morales de una manera repugnante, repugnante desde el punto de vista político. Ahora él (López Obrador) ha ganado las elecciones de una manera muy bien, ha ganado de una manera arrolladora; pero no creo que eso sea bueno eso para ningún país, ni para México ni para ningún país es bueno que tenga el control absoluto del parlamento, que pueda hacer lo que quiera del parlamento. Los extraños movimientos que hace él sin consultar a nadie, basado en los apoyos que tiene de unos parlamentarios que dominan completamente. Hay unos indicios que son preocupantes, es un presidente que ha ganado las elecciones sin ninguna duda. Pero los presidentes que ganan las elecciones si son populistas pueden destruir la democracia, pueden deteriorar un proceso democrático y eso es lo que yo temo que esté ocurriendo en México” Ante la objeción de Ramos, señalando que no compartía ese punto de vista, Vargas Llosa, enfatizó: “Ojalá que usted tenga razón y yo esté equivocado”
Tiempos Recios soplan por el mundo, orbitan el cielo de México y de algunos países de América Latina.
(final)


Dominguito en casa. Abunda Lagula Nobel de Literatura

11 Oct 20 | Carlos Ricalde | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

Tal vez, apreciado Lector, usted haya recibido en su teléfono celular, un mensaje donde le compartían el discurso pronunciado en el altísimo podio de la entrega del Premio Nobel de Literatura 2020, por su desconocido ganador, nacido en el incógnito, para mí obviamente, país de Tanzania, el escritor Abunda Lagula. Vale mencionar que el discurso fue interesante y un reclamo justo por la descarnada y violenta explotación de algunos países europeos sobre las riquezas y personas de los pueblos africanos. Sin embargo, dicho discurso se excedió de manera machacona en una inaceptable baja autoestima del galardonado, al grado de pensar que el discurso era una broma o una típica Fake News. Pues así resultó, noticia falsa. Sin embargo, confieso que me tragué una píldora del tamaño de la moneda de cinco pesos, pues aunque no sé hablar tanzanio, debí darme cuenta que el nombre del premiado era un albur: ¡abunda la gula! Claro, a mi me sonó como ¡Tarzán bundolo! En fin, resbalé sin jabón.

Bueno, pues traigo a colación la mentira de Abunda para comentar con usted, amable Lector, que hace pocos años empezó a aparecer en las redes sociales, una cantidad creciente de mensajes de motivación para valorar el tiempo y la felicidad así como la vida que es muy corta; realzar el amor, el patriotismo, la solidaridad, que los jóvenes abran los ojos, los ataques políticos, el proselitismo religioso, el valor de la amistad y muchos ítems más, redactados ya en tono de chantaje (reenvíalo a 20 y te lloverán bendiciones o no lo envíes y algo malo pasará o ni se te ocurra cortar esta cadena porque ya verás), ya en tono autoritario o, los menos, con pretensión doctoral. Y no es que esté mal, si no que abruman e inundan los teléfonos con dichos mensajes, los cuales, en fechas recientes, han arreciado como si se promoviera el distinguir quién reenvía el mejor mensaje que, con él mismo texto o, peor aún, con igual video, en pocas horas le llega a uno por 4 o 5 vías. Imagínese la carga inútil en los servidores mundiales debido a la redundancia de información, sin contar que dichos mensajes, fotos, videos, ocurrencias, chistes, mentiras, desnudos, paisajes, anécdotas, efemérides, cápsulas históricas y culturales, etc., los escriben cada vez más largos, con textos kilométricos, pretendiendo ilustrar a viejos y jóvenes. La verdad es que éstos, los jóvenes, los eliminan sin leer o, si los leen con cara de fastidio, no toman en cuenta el mensaje. La vida es principalmente un manojo de sentimientos según la edad, no de razonamientos. No se puede exigir a un joven que razone como viejo. En realidad son escritos de viejos para los viejos. Los más de estos “mensajes” son consejos y recomendaciones a los abuelos para aprovechar el tiempo cuando ya no queda tiempo. Te dicen que hagas lo que quieras, que te gastes lo que tengas, que dejes de preocuparte por tus hijos, que disfrutes a tus amigos, que viajes, comas y bebas lo que se te antoje y casi todo adornado con florecitas, estampitas, bendiciones y buenas noches y buenos días y feliz lunes y feliz martes, etc., etc. Bueno, en los casos donde incitan al lector a vivir y gozar la última etapa de su existencia, en el fondo promueven, a querer o no, una andanada de vanidades y egoísmo, de egocentrismo y de actividades irrealizables, ya por falta de dinero, ya por carencia de salud. En resumen: le recomiendan a la gente que sea EGOÍSTA y EDONISTA, cuando toda su vida ha sido una persona compartida, generosa, solidaria y amorosa con su familia, sus amigos y su pueblo, algo que a la mayoría nos ha hecho sentir útiles y felices. Sin embargo, pues, ahora resulta que esa forma de actuar no es buena para los viejos. ¡Basta ya! ¡A destramparse y a vivir! Esto es lo que promueven. Ladran Sancho, …

Pido a usted, tolerante Lector, el favor de su disculpa porque ya estoy igual que los Mensajistas, escribiendo largos rollos sobre lo que los viejos ya saben y que los jóvenes desdeñan. Pese a todo, quise hacer algunos comentarios adicionales sobre las Fake News y nuestra responsabilidad de corroborar los datos antes de reenviarlos y difundirlos sin sopesar las consecuencias que una falsedad pueda traer. Es como un chiste, como el Nobel de Tanzania, nos reímos y ya, no pasa nada, pero hay otros muy graves y ofensivos, sin embargo, me abstuve porque tendría que citar algunos ejemplos que no es sano repetir y porque no se puede detener un tsunami con las manos. Hecha esta consideración, no abusaré más del tiempo de ustedes, mis amigos. Palabra.

Rendijas
1. Las redes sociales son un escondite para los francotiradores
2. Abunda Lagula es africano y Abunda Lasaña de donde será? Mexicano?

10/10/2020


EL JICOTE. EL BESO, MI DESPERTAR

09 Oct 20 | dialogoqro | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

Edmundo González Llaca
No sé si todos hayamos estado conscientes del momento en el que comprendimos la importancia de un beso. Quizá mi caso, el de toda una generación, por el Querétaro que vivimos, es imposible no recordar ese instante. Como dice el lugar común de los locutores de futbol: “Usted es el mejor juez”. En un edificio contiguo a la iglesia de La Cruz funcionaba un cine los sábados y los domingos, cuando se asistía a la “doctrina” entregaban un boleto y al presentarse en la taquilla se obtenía un descuento. Normalmente la entrada costaba cincuenta centavos; con el boletito sólo se pagaban diez centavos. No recuerdo nunca haber sido beneficiado por la ganga. Vale un comercial, toda la anécdota completa aparece en mi libro, “De erotixmo”, publicado por la UAQ. Aunque es una reflexión, dizque filosófica de los temas, es una buena lectura para esta época en la que se inician los fríos.
Yo era el más chico del grupo, formado ya por adolescentes, tendría unos diez años. El cine era patrocinado por los sacerdotes de la iglesia. El “cácaro”, la persona que pasaba la película, cuando aparecía una escena de besos en la boca, ponía de inmediato un cartoncito negro para tapar los rostros. A diferencia de la película italiana Cinema Paradiso, no cortaba el rollo, simplemente lo cubría con un manto negro, lo que provocaba una rechifla generalizada y obligaba al Padre a salir a pedir silencio; si la rechifla no paraba, la última amenaza era interrumpir la función. Aunque no era muy consciente del motivo de tal indignación, yo también protestaba ruidosamente.
Si lo que se pretendía con la censura era evitar que pecáramos, los resultados eran absolutamente inversos. En el momento del beso aparecía el cartoncito negro cubriendo la mitad de la pantalla, sólo veíamos las manos de los participantes que recorrían el cuerpo de cada uno y excitaba más nuestra imaginación sobre lo que estaba ocurriendo en la parte cubierta. En otras ocasiones al “cácaro” se le pasaba instalar el cartoncito y lo ponía en el pecho y los brazos, en la parte de abajo de la imagen. Tal vez se distraía o también era vencido por el embeleso de la tentación.
La escena quedaba entonces focalizada en las caras, sin nada que distrajera la atención. Se disfrutaba el beso en todo su detalle e intensidad. Yo todavía recuerdo que cuando sucedían estas benditas distracciones del “cácaro”, el silencio de los asistentes era aún más profundo, dejaban de sonar los dientes al comer pepitas y podía hasta escucharse el leve ruido de las cáscaras al caer al suelo. Era el silencio cómplice, el que no desea alertar; el silencio que reclama la eternidad del momento. Recuerdo que en la película de Tarzán, cuando el hombre de la selva besa a Jane, los dos solamente semi vestidos, el cartoncito fue colocado abajo, en el cuerpo, y el beso fue un maravilloso close up. La identifico en mi vida como mi primera escena porno. Cuando se recuperó el “cácaro” y puso el cartoncito en el lugar acostumbrado, la rechifla batió marcas de decibeles. Ahora que revivo la escena para escribirla me viene a la memoria lo que decía Julio Cortázar : “Es raro cómo se puede perder la inocencia, sin saber siquiera que se ha entrado a otra vida”. El beso fue mi pasaporte a esa otra vida.


EL JICOTE PANDEMIA EL TELE TRABAJO SUS RIESGOS III

08 Oct 20 | dialogoqro | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

Edmundo González Llaca

Todavía en México un grupo importante de personas se debate en la consideración de si la epidemia es pasajera o será permanente, mientras son peras o son manzanas, los empresarios desarrollan nuevas formas de trabajo. La apuesta, prácticamente mundial, se ha inclinado por considerar que es el teletrabajo la mejor opción, ante los peligros que implican el virus y el contacto personal. En la entrega pasada analizamos los posibles beneficios de su aplicación en México a través de la propuesta del decreto de la senadora panista, Alejandra Reynoso. No obstante, se apuntan algunos riesgos de su adaptación en nuestro país. Riesgos.
1.- Pueden generarse conflictos con los servicios financieros; la ciber seguridad, especialmente vulnerable a las indiscreciones de terceros; la privacidad y la exposición de información confidencial.
2.- Problemas psicosociales relacionados con el aislamiento y las líneas difusas entre el trabajo y la vida privada. Uno de los grandes beneficios del tele trabajo es la permanencia en el hogar, pero lo cierto es que la costumbre nacional se resume en lo que decía una amiga: “En una familia mexicana lo primero que sale en la mañana de la casa son: la basura y el marido”. No va a ser fácil en la dinámica familiar que se viva y se trabaje en el mismo lugar.
3.- El trabajo en casa se sustenta en el acceso de la población a las tecnologías de la información y la comunicación, incluida la banda ancha. Es necesario no solamente que todos estemos conectados sino que también haya una reducción en los costos de los servicios de las telecomunicaciones. La competitividad y las ganancias son los grandes estímulos de los empresarios para apoyar esta nueva modalidad de trabajo.
4.- El mundo de las relaciones obrero patronales obligará a toda una nueva legislación laboral, por ejemplo las relaciones sindicales ¿Cómo serán organizadas? ¿A quién corresponderá el pago de los impuestos? La tabulación del salario de los trabajadores, ¿Será diferente por trabajar dentro de la empresa o desde la casa?. Los empresarios estarán preocupados porque no se abuse de la flexibilidad del horario y habrá que replantearse las formas de vigilancia, control y comunicación.
5.- Gabriel Zaid, afirma que uno de los problemas para la adaptación del trabajo en casa es que las viviendas no están adaptadas para esta posibilidad. Efectivamente, uno de los beneficios es no salir, pero las casas del INFONAVIT, que yo sepa, no están construidas para tener la oficina en la casa. No lo están en Estados Unidos, que al avanzar esta modalidad han puesto en crisis la producción de escritorios y computadoras de trabajo.
Lo importante es prepararnos para una realidad que ya nos atropella. Un ejemplo: las reuniones utilizando el zoom pasaron en Estados Unidos de diez millones en el 2019, a 300 millones en lo que va del 2020. A nivel internacional las empresas que ya recurrieron al “home Office” es del 72% y afirman que lo seguirán haciendo. En otras palabras, si México quiere seguir inserto en una economía globalizada el tele trabajo es la solución.


EN DO MAYOR

06 Oct 20 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin comentario »

¿Qué podría agregar quien esto escribe a lo que se ha expresado sobre la muerte del enorme Quino en los medios de su natal Argentina, América Latina toda y la parte del mundo donde se tradujo su obra? ¿Qué más decir sobre su Mafalda y banda de amigos que dieron forma y representación al mundo de adultos, cuya facilidad para hacer y decir estupideces de forma tan natural y automatizada forma parte de nuestra normalidad?

El pasado martes 30 de septiembre, a las 9:21 am, un tweet se abrió paso entre todos los temas que circulan en esa red: “Se murió Quino. Toda la gente buena en el país y en el mundo, lo llorará”, escribió Daniel Divinsky su editor. Y si, la gente buena le lloramos. Pero también los no tan buenos y pecadores estándares. Y, quizá, hasta uno que otro que no alcanzamos los estándares de la bondad, también lloramos a Quino.

Si. Nos dolió saber la muerte física del creador de Mafalda. Un hombre bondadoso como el pan de buena levadura, quien nació y formó en sus primeros años en un periodo político y social agitado por la llamada “Década Infame” iniciada en Argentina en 1930 y finalizada en 1943.

Si. Nos conmovió la muerte de Quino que, aunque inminente por la edad ( 88 años), le sabíamos atento al mundo y porque estábamos familiarizados también con una parte de su biografía. Sabemos que el pequeño Joaquín Lavado Tejón, Quino, nació en 1932 en Mendoza, Argentina, ubicada al oeste de Buenos Aires su capital a donde llegaría a vivir a los 22 años, huérfano de padres ya. Su madre murió cuando él tenía 13 y cuatro años después murió su padre. Y que Quino es derivado de Joaquín, nombre de su tío paterno también, quien lo acercó a la magia del dibujo.

De esa Argentina de dictaduras y gobernada luego por Juan Domingo Perón (1946-1955), venía Quino, quien vivió las transformaciones de una Argentina donde la gratuidad de la educación universitaria abría posibilidades a los jóvenes del país. Juan Domingo Perón y su implementación del Estado de Bienestar, entre otras cosas, trajo beneficios inmediatos a la ciudadanía, creando la impresión de una economía dinámica que no tardaría en mostrar sus trampas, también. En cuanto a la educación, Perón terminó usándola como un instrumento de culto personal hacía él y Eva Perón.

Al derrocamiento de Perón la Argentina de Quino entró en una dinámica agitada. El golpe de Estado cívico- militar contra su gobierno la hundió en una vorágine violenta y represora, con todo lo que ello implica. En la historia quedó documentado aquel 1953 cuando grupos de oposición al peronismo cometieron el atroz acto terrorista contra la manifestación en la Plaza de Mayo, donde la cifra de muertos fue mínima, comparado con el otro acto que dos años después se cometió en junio de 1955 en el que murieran 308 personas, “entre ellas 23 mujeres, 6 niños y niñas y 111 militantes sindicales peronistas, además de decenas de personas que no pudieron ser identificadas debido a las severas mutilaciones y quemaduras sufridas”,
En este contexto Quino supo de las represiones que ejercen las dictaduras, los intereses que las impulsan y respaldan, lo que significa los juegos políticos y las reglas a seguir para alcanzar el poder e imponer ideologías que terminan por corromperse.
LA NIÑA SABIA.
El extremismo ideológico de la “Guerra Fría” agitaba a América Latina. La puesta en mesa de la discusión de temas, hasta entonces no tocados, circulaban por los aires del continente. El surgimiento de grupos armados y el oportunismo siempre en acecho de Estados Unidos, obsesionado con lo que ellos consideraban una amenaza del comunismo hizo lo suyo. Enmedio de un país presionado por golpes militares, nace Mafalda en 1964. La crítica situación política que se vivía hizo que Quino decidiera protegerse de la censura y de una posible agresión, por lo que en 1973 decidió salvaguardar a Mafalda.
Pero la voz de Mafalda, atenta al mundo y a la dinámica adulta plagada de contradicciones ya había tomado un impulso internacional. A la aguda mirada y mente sagaz de esa niña no escapaban los constructos sociales de adultos que para todo tienen respuestas fáciles que sumen en el confort adormecedor a la consciencia. Preguntas agudas, surgidas de una mirada ingenua cargada de ternura no exenta de acidez, pero que exponen la barbarie que baña al mundo; comentarios que son espejos bien pulidos mostrando una realidad que, de reflexionar más en ellas, nos obligaría a dimensionar la gravedad del camino que hemos construido.
AMIGOS Y COMPLICES.
Por suerte para Mafalda no creció tan sola. Pronto arribarían, uno a uno, amigos con quienes compartir sus inquietudes y penas. Felipe, Manolito, Susanita, Miguelito, Libertad se volverían cómplices de aventuras y desventuras también. En Guille, su hermanito, Mafalda encontró la pureza de un niño nacido en un mundo encaminado ya hacía la masificación. La mirada de Mafalda se detenía en ese pequeño al que ella acogió con la responsabilidad de la hermana mayor que toma la obligación de salvaguardarle del conformismo que le rodeaba. Que Guille supiera que tenía todo el derecho de rechazar platillos impuestos. Eso de aceptar la sopa así porque si tiene sus trampas. Es el ensayo a la obediencia sin más. Una obediencia que dará píe a que cualquiera que exija del otro “lealtad ciega” hay que temerle. Sea en el ámbito que sea. Y si es en el político más aún.
Allí, junto a sus amigos y en ellos, Mafalda encontrará la personificación de los valores que mueven al mundo. Y nosotros veremos que abundan las Susanitas que se resisten a dar paso a la mujer libre, contestataria y comprometida con los demás, capaz de alzar la voz por los otros. Y que eso de preservar las apariencias es lo más importante. Y a los Manolitos que tasan todo en dinero y ganancias. A los Miguelitos que con su ingenuidad avanzan haciendo preguntas sin que se amilanen porque los otros los tomen por bobos. Y nosotros encontraremos en Mafalda y Felipe símbolos de sabiduría y despertar de consciencia necesarias para detenernos en esta loca carrera sobre la que vamos.
Si. Dolió la muerte de Quino. Y nos llenó de infinita ternura saber que Mafalda estaría sufriendo la partida de un espíritu apacible y generoso, que le construyó una cuna hecha con frases de amorosas verdades. Mafalda aprendió que “no es necesario decir todo lo que se piensa, lo que si es necesario es pensar todo lo que se dice”.
Y este martes 30 de septiembre, todo mundo tuvo algo que decir relacionado con Mafalda y sus amigos cómplices de aventuras con los que solía también divertirse con las barrabasadas de “un mundo cada vez más lleno de gente, pero de menos personas”. Todo mundo tuvo algo que decir de la muerte de Quino y sobre Mafalda. Todo mundo se identificó con esa criatura; pero omitieron hacer mención de Susanita y Manolito, que tienen mayoría representativa en el mundo que habitamos.
Para fortuna nuestra, la voz de Mafalda está presente aún, representando a Quino. Y es bueno continuar leyéndola y reflexionar sobre el símbolo que representan cada uno de sus amigos. Sobre todo ahora que en el escenario mundial los fantasmas de las ideologías extremas andan de vuelta. Sean de derecha o izquierda. Pero su tufo amenazador está vivo. Es cosa de estar atentos.