EL JICOTE “UNA VACUNA. LA RISA” II

29 May 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

Me dicen que cómo me atrevo a recomendar la práctica de la FE, si uno de los síntomas de las crisis, como señala Ortega y Gasset, es el escepticismo, a tal punto que cuando iba a explotar la guerra civil, algunos españoles, escépticos e incrédulos, sostenían que San Pedro había inventado la Cuaresma, para que él y los apóstoles pudieran vender sus peces.
Si hay algo en qué creer es la necesidad de reírnos. Un pequeño comercial personal, les recomiendo sobre el tema mi libro: “La letra con sangre humor entra”. Editorial Trillas. Lectura recomendada por la OMS y creo que hasta por López – Gatell para estos días de encierro. Si él dice tantas mentira ¿Por qué yo no?
El siglo XX es el auge de la risa en los tratamientos médicos, en 1928, James Walsh, médico americano, escribió que la salud de un individuo era proporcional a la cantidad de sus risas. Víctor Frankl, discípulo de Freud, aseguraba: “Es siempre preferible una risita que dos pastillitas”. P. Vachet, que recetaba la risa para algunos de sus pacientes, escribió en 1960, que había que dedicarse a reír, de la misma manera que se practica la cultura física. ¿Cómo huir de la enfermedad? El filósofo respondía: “La vida es corta, quiebra reglas, perdona rápido, besa lento, ama de verdad, ríete sin control y nunca dejes de sonreír, por más extraño que sea el motivo”.
Son tan espectaculares las bendiciones de una buena carcajada que se le atribuyen causas y poderes sobrenaturales. Henry Ward Beecher afirma: “El humor es la medicina de Dios”. Nuestro clásico, Cioran, escribió: “Reventar de risa en pleno estertor: única manera de desafiar las prescripciones de la sangre, las solemnidades de la biología.” Parafraseando a Benjamín Franklin podemos decir que la risa, que proviene del cielo, es la que cura, pero es el médico quien cobra los honorarios.
En la India, Madan Kataria, médico generalista de Bombay, reúne a sus pacientes a su alrededor y se dedican a reír de todas las formas posibles, asociando gestos, desplazamientos, comunicación y… buen humor.
En Occidente la práctica es identificada con el famoso Dr. Patch Adams y sus tratamientos sobre la base de provocar la risa en los pacientes. Terapia, por cierto, que tampoco es muy nueva, ya Voltaire decía que el arte de la medicina consistía en divertir al paciente, mientras la naturaleza cura la enfermedad. Para Schopenhauer, la flor de la salud es el buen humor. Pues si con el encierro lo ha perdido aquí algunas propuestas para que lo recupere.
Ya lo pronosticaba Rius: “¡Qué trabajo cuesta no hacer nada!”. Un paciente le pregunta al dentista: “¿Tengo los dientes amarillos? ¿Qué me pongo?” El dentista dice: “A lo amarillo le va bien una corbata roja”. “La edad madura es el tiempo en que un hombre está siempre pensando: en una semana o dos, volveré a sentirme bien” Si tiene deseos de viajar al extranjero, recuerde a Will Comen: “Si te pareces a la foto de tu pasaporte, estás demasiado enfermo para viajar”. A reír, por favor, que no cobran por eso.


EN DO MAYOR.

27 May 20 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »


Si hay un Estado donde abundan los personajes ocurrentes y se dan las frases espontáneas, es en Guerrero. Ya conté aquella anécdota de cuando el padre de Jorge Campo, Álvaro Campos, fue liberado del secuestro que sufriera en Acapulco. En esa ocasión, al momento de llegar a su casa, la prensa le abordó: ¿ Sufrió maltrato durante su secuestro, don Álvaro? ¿Cómo lo trataron?, fueron algunas de las preguntas que cayeron sobre el padre de tan célebre portero de la Selección. La respuesta fue inmediata: “¡Muchacho, con decirles que me trataban mejor que mi mujer y me daban de comer mejor que ella!”. La carcajada de los allí presentes estalló espontánea. Pero es apenas una muestra de esa manera de ser costeña donde se juega con situaciones dramáticas.
La vida de Guerrero pudiera ser envidiable. La generosidad de su naturaleza, la disposición de sus habitantes a la buena charla, su gusto por jugar con las palabras, el asombro manifiesto hacía las pequeñas cosas de la vida, su conexión con lo natural y su lejanía con la solemnidad; así como una sensibilidad e inclinación hacia expresiones como el canto, la poesía, son un remanso. El espíritu comunitario todavía persiste en quienes se reconocen herederos de su legado familiar. Sin embargo, su historia de décadas de ausencia de justicia, despojos de tierras , impunidad, explotación y menosprecio de las autoridades a las necesidades de sus habitantes, es una herida que está viva y ha roto los asideros que sostienen el fluir de ella en relativa calma. Hoy la invasión de agentes extraños y relacionados con actividades del narcotráfico la hacen insostenible. Guerrero languidece en la desesperanza y la angustia de ver a sus jóvenes y niños atrapados por la violencia. El ánimo oscila entre el desaliento y la ira. Se saben abandonados a la buena de Dios. Demasiado engaños de políticos que han prometido soluciones, les ha enseñado que la historia es la misma: uso y desecho por una clase de políticos oportunistas e insensibles. Más carreteras, más caminos hacia las comunidades, pero la misma situación de despojos de tierra y miserable pago a su cosecha, en muchos casos, obligados a sembrar en ellas, productos ilícitos. Habitantes de rancherías desaparecidos, el terror que parece haber llegado para quedarse.

A pesar de ello, aún hay asomos de ese carácter dicharachero y juguetón. Si el drama de la vida está dentro de sus casas y fuera de ellas el horror de los asesinatos y ejecuciones , pues hay que conservar eso que les pertenece: ocurrencia que arranca la carcajada, jugar un poco con los absurdos humanos. Catarsis que salva. Por eso se coquetea tanto con situaciones y juegan con las características de ciertos personajes. ¿Cómo puede moverlos a respeto figuras como las de los políticos, Gobernadores y Presidentes en turno del país, si cada uno de ellos arriba para clavar espinas a su situación, cada vez más cercana a la miseria? Se saben ya la trama y el guion: discursos encendidos prometiendo solucionar eso, lo otro y más allá. El eterno bla bla bla .

El desfile de personajes folclóricos ha sido y es grande. Desde aquel violento Cacique, que regó por todos lados Caciquitos e inspiró a tantos otros a seguir sus pasos, Rubén Figueroa Figueroa , hasta el actual Senador, Félix Salgado Macedonio son muestra de políticos que Guerrero ha padecido. Por supuesto que la figura del actual gobernador no escapa. Siempre lo han tenido ubicado como personaje servil y opaco, al servicio del rancio PRI. En cuanto a la del actual Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador , desde que andaba en campaña uno de los chistes locales que había en torno a él era que de tan listo, en el apartado de su acta de nacimiento donde dice : “ y presentan____” para especificar estado del recién nacido, tiene inscrita : “niño vivo vivo vivo. Tanto que ¡hasta se pasa de vivo!”. Hoy, si acaso alguna expectativa pusieron en él está desapareciendo para dar paso al desdén. “Es pura labia… más marrullero que ninguno…desde siempre se le vio la pinta…para que la cuña apriete tiene que ser del mismo palo… ahí está vivo vivo vivo… a mañas no hay quién le gane”, son algunos de los comentarios en torno a él.

HONOR NO, SÓLO GLORIA.
Y ya lo estamos viendo. AMLO no necesitó un aparato publicitario para mantener la atención en él. Su astucia , su olfato y la agudeza de sus sentidos le dijeron que era a través de mover las emociones de la población, esas que antes ningún político supo leer o conectarse con ellas para reconocer sus necesidades. A grito abierto, su rostro descompuesto por la supuesta indignación que le causaba ver tanta corrupción, AMLO convenció a todos los que se sintieron representados en él . Lo que antes ninguno se atrevió a mencionar con tal energía, él lo hizo. Caminando a ras de los demás, sudando, vistiendo ropa sencilla, lenguaje llano, actitud y lenguaje disruptivo fueron, entre otras las herramientas que usó. Se encargó, y continúa haciéndolo, de echarle sal a las heridas y vendió la idea de que el encarnaba la solución a los males de tantos años; pero que una vez él en el poder se encargaría de enfrentar y solucionar. Gran vendedor de una imagen salvadora, astuto como pocos, nunca entró en terrenos donde pudiera perder. Al desmarcarse de los demás candidatos hacía carambola en su jugada: su formación básica no le permitirían sostener un debate de altura, por eso recurría a chistoretes y ocurrencias, mandando con ello el mensaje a su “pueblo” de que él era de ellos, estaba con ellos. Era, por tanto, distinto a todos los demás. Dio la imagen de ir enfrentando sólo, sin respaldo alguno, su candidatura y resaltaba su falsa indefensión.
Por supuesto que agregó y explotó, y continúa haciéndolo, una de las características que está enquistada en nuestra idiosincrasia y que hoy se encarga de mantener viva: la victimización.
Uno de los periodistas que siguió paso a paso su carrera y de los primeros en advertir la personalidad del hoy Presidente y lo que estaba por enfrentar, es Jorge Zepeda Patterson, quien desde abril de 2008, escribió en su portal : “¿Qué hacemos con López Obrador?”
Abunda en su artículo de entonces:
“ Ciertamente no es Hitler o Mussolini, pero es sorprendente la capacidad que tiene López Obrador para provocar ronchas a muchos ciudadanos, particularmente entre los sectores conservadores. Una y otra vez reaccionan de tal manera que terminan por vigorizar la figura pública de El Peje….El spot de televisión transmitido en horario triple A en que se le compara a Victoriano Huerta, Pinochet y similar calaña por haber ordenado tomar el salón de sesiones de la Cámara, es tan desproporcionado y abusivo que ha resultado contraproducente. Para El Peje ha sido oro molido, pues confirma la noción de que existe una suerte de conspiración de odio en su contra. De verdugo del Congreso ha pasado a ser víctima de la derecha todopoderosa…”

El desmenuzamiento de las condiciones de ese momento que hace Zepeda Patterson en su artículo es irrefutable. Coherente de principio a fin, el periodista ahora observa asombrado el desdoblamiento de una personalidad en la que él antes confió seguiría una línea relacionada con la búsqueda de la justicia. Un hombre que ha vendido la idea de que fue víctima de fraude electoral en 2006 y dijo tener pruebas. Nunca ha comprobado nada de sus acusaciones. Labia, astucia, maña.

Hoy Zepeda Patterson sabe que está ante un hombre que nunca persiguió honores, porque ¿hay algún político que la tenga y conserve en su camino hacía esas alturas del poder? Sería ingenuo creer que sí. Pero Andrés Manuel López Obrador persigue una cosa también ambiciosa: La gloria de ver su nombre inscrito en una historia que ahora está construyendo a modo, usando todas las herramientas que tiene consigo: el máximo poder.

¿Lo logrará? El tiempo dirá. Pero ya lo estamos viendo. Desde su mañanera marca agenda, centra la atención en él, maneja las emociones también de amigos y adversarios. Construye enemigos para continuar vendiendo su imagen de indefensión. Y sobre este punto, habría que reflexionar sobre qué tanto estamos siguiendo su juego a un experto y astuto en sacar cartas a modo. Profesional en el arte del ilusionismo lanza busca píes para medir reacciones y, así, dar sesgos inmediatos o volteretas sin empacho alguno. Valdría la pena reflexionar qué tanto le estamos permitiendo llevarnos a los terrenos que él sabe muy bien manejar. Quizá es momento de cambiarle la jugada, sacarlo de su zona de confort. No centrar la atención en todo lo que diga. Por hoy parece tener a todos en un puño. Somos varios los que ya nos estamos dando cuenta de ese juego.
“Pero al final, todo gira en torno al presidente: lo que dice o lo que no, lo que hace y lo que no. Y eso para él es oro puro; es su droga. El reflector es totalmente suyo y lo sabe, lo aprovecha. Vive de ello…” dice el autor de un articulo titulado “¿Y qué pasaría si ?”, publicado en la revista Expansión y firmado por quien utiliza el seudónimo de Porfirio Salinas. Agrega el autor: ¿Y qué pasaría dejáramos de girar en torno al presidente y sus dichos? ¿Qué pasaría si los medios de comunicación dejaran de enfocarse en la mañanera permanentemente y no la hicieran su única fuente de contenidos?…¿Qué pasaría si la cobertura fuera tan amplia para otro tipo de noticias, incluso pasando los dimes y diretes diarios presidenciales a páginas internas? ¿Si se resaltaran todas las demás noticias, sobre todo las más positivas? ¿Si se pusieran más agendas sobre la mesa?…Eso sí desencajaría al presidente. Es lo único que realmente le molesta: que alguien más tenga el reflector”.
Para reflexionar.
zaragozacisneros.jovitamail.com


Oración por Amlo

23 May 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin comentario »

–Nueva Política Económica, Nueva Normalidad y Nueva Filosofía Política. Están conmigo o contra mí. No hay más ruta que la 4T. Como en los viejos tiempos. Yo no soy como todos. Yo soy yo, Amlo.

El Estado es Amlo.

La Economía es Amlo.

La Política es Amlo.

La Justicia es Amlo.

La Moral es Amlo.

La Honestidad es Amlo.

La Austeridad es Amlo.

El Bienestar es Amlo.

El Bien y el Mal los define Amlo.

La Democracia y la Libertad son Amlo.

La Historia es Amlo.

La Nueva Narrativa es Amlo.

Amlo es el Verbo Encarnado.

En una palabra: México es Amlo y Amlo es la Patria.

–La vanidad de vanidades se llama hoy Andrés Manuel López Obrador.

Gracias y amén.

Atentamente, Julio Figueroa, palabrero.
Qro. Qro., Presidentes, México, mayo 2020.

Nueva Política Económica.
Amlo, satisfacción y sin problemas de conciencia en tiempos duros.
(Chínguese uno). Retador.

CUADRO del PALABRERO

Temprano por la mañana, en un jardincito perdido de la colonia, quitándome el tapabocas y los lentes, he leído las 30 páginas del ensayo del presidente hablador, historiador y escritor Andrés Manuel López Obrador sobre la Nueva Política Económica durante su sexenio.

Se agradece la claridad de su prosa sin rollos abstractos, salvo sus rollos personales de siempre.

Sus indudables buenos deseos por cambiar la realidad en un mundo harto complejo y cuyo factor humano, el barro de que estamos hecho las mujeres y hombres, es todavía más extraño, canijo y misterioso. Ni hablar de los procesos sociales y económicos de larga duración.

Su seguridad y certeza en un presente y un devenir totalmente inciertos, como son la vida y la historia, y un pasado en claro para él en blanco y negro.

Asombra el poco asombro que se percibe en el presidente del país al hablar de la realidad, el pueblo y la historia de México en el mundo.

No hay dudas ni matices. Hipótesis a probar y comprobar. En él todo parece tan claro como que Dios creó el mundo a su imagen y semejanza y luego se esfumó y nos dejó a los humanos solos aquí en la tierra, con otros dioses, monstruos, diablos y extraños poderes sueltos.

En síntesis, vemos un presidente feliz, gozando de su protagonismo político y lleno de satisfacción por lo logrado, sin contradicciones ni problemas de conciencia (chínguese uno). Todo esto en los tiempos duros que corren. Y lo que falta.

Regresé caminando a mi departamento y mentalmente fui escribiendo algo así como una letanía sobre López Obrador.

Caminé unas cuadras y llegue a mi casa, puse agua para café y me senté con un cuaderno y una pluma en la mesita de la cocina. Y escribí una Oración por Obrador.

Este es el cuadro del palabrero sobre la pintura del mismo por escrito, mal hablador y mediano escritor, palabrero.

Quería escribir una introducción breve, algo así como “el marco teórico”, y aquí ya hay más palabras que en la pintura titulada finalmente “Oración por Amlo”. Perdón y lo siento.

Crece la incredulidad y la desconfianza en la sociedad abierta mexicana hacia toda autoridad de gobierno, como siempre, más allá de los fieles.

AMLO
No sé si será el presidente más recordado, para bien o para mal, pero probablemente será el político mexicano del siglo XX más citado, para bien y para mal, en este siglo XXI de la edad luz, que apenas está en su primer cuarto. Ligado por cierto, pienso, a otro nombre: el historiador liberal crítico Enrique Krauze. Adversarios y contrarios hermanados por México. Como otros críticos y partidarios.

Última cuestión. ¿La realidad que se vive y se percibe desde el Palacio Nacional corresponde a la realidad de la república mexicana, de frontera a frontera y de costa a costa?

Perdón por el rollo y el cuadro.
Atentamente, Julio Figueroa.
Qro. Qro., Presidentes, México, mayo 2020.
juliofime@hotmail.com / @JulioRolling


EL JICOTE “CORONA VIRUS. ASÍ LO VIVO”

22 May 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Editorial | 1 Comentario »

Sin duda que la mayor prueba que he tenido que enfrentar con el Corona virus y el confinamiento respectivo ha sido: la paciencia. Varios factores colaboran a que andemos por la vida como repartidores de pizzas. El libre mercado ha implantado como hábito una actitud permanente a las prisas, a las urgencias. Bajo la consigna de que “el tiempo es oro” la lentitud supone, además de ineficiencia, salirse de la competencia económica y profesional.
Otro factor que se empapa en las prisas es: la tecnología. Las acciones, los procedimientos y los resultados deben ajustarse a unos cuantos clicks. La enajenación es abrumadora, estoy aquí, pero jadeante ya quiero estar en el siguiente paso; no puedo concentrarme en un solo momento ni en un solo lugar. Con la desgracia que ahora debo quedarme encerrado, por más prisas que tengo la lentitud y hasta la pasividad se imponen. Acelerado, quiero mantener el antiguo ritmo cotidiano pero enclaustrado es afanarme inútilmente y, una paradoja, Germán Dehesa, diría una “parajoda”: la inmovilidad me agota más que cualquier intenso trabajo.
El Corona Virus nos ha impuesto su cadencia biológica y avala lo que decía Marx: “Ni la historia ni la naturaleza dan de brincos”. ¡Maldito virus! No tengo su tiempo para que contagie a más gente, o de preferencia que se vaya, pero que haga algo, rápido, aunque sea furioso o aunque sea rápido y pacífico. Y los pachorrudos científicos anuncian que una vacuna, efectiva, puede tardarse al menos un año.
Mochilón, como buen queretano que soy, busco una respuesta o algún consuelo en la Biblia. Lo encuentro en el Eclesiastés. “Para todo hay un tiempo señalado… tiempo de llorar y tiempo de reír” Y algo que parece escrito para el momento actual: “Tiempo de abrazar y tiempo de mantenerse alejado de los abrazos”.
Antes de convertirme yo en un problema para mí mismo, me aplico en encontrar lo positivo de esta tregua. Vivimos permanentemente en el aquí y en el ahora, el presente es un cohete que nos explota en la oscuridad. Sólo con paciencia se puede unir el tiempo: paciencia para recordar el pasado, para meditar la experiencia, el mejor y más dulce de los frutos que nos deja cada vivencia; paciencia y así poder revisar mejor el presente y planear el futuro. Toda esta labor de síntesis del tiempo debe ayudarme a mejorar, a aceptar que debo esforzarme y consciente que al final, en este juego de la existencia, hay alguien que se guarda la última carta y que es imposible de predecir: el destino. El sagrado destino. ¿Hay realmente alguien que haya podido pronosticar que este año nos deberíamos de quedar en la casa?
Este azar, esta fatalidad, no debe orillarme a la pasividad sino simplemente a luchar y a hacer todo lo posible, pero que no puedo violentar las cosas ni a las cosas mismas. Es entonces cuando trato de inyectarme, enterrarme, embarrarme, en todas mis células, en toda mi mente, la palabra más chiquita del diccionario pero de mayor significación, la única que merece tener todas las letras en mayúsculas: FE. FE en que los mejores días están por venir.


EN DO MAYOR.

20 May 20 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

Yerma está nuestra esperanza y hay personajes violentos que traen dentro el fuego para incendiarla. ¿Exagero acaso?
En el fondo es uno de nuestros dramas. Quizá el más grave. La falta de cohesión ciudadana, falta de crítica seria, desapasionada y nuestra incapacidad para enfrentar la realidad desde la mesura. Crecer en nuestras emociones, aceptar nuestras carencias y observar que caminamos con las heridas a flor de piel. No hemos salido del Laberinto de la Soledad y no hemos desafiado al tutelaje de Pedro Páramo y su desoladora sombra que aún persiste sobre el país y sus habitantes.
Continuamos entregando el timón que maneja nuestro destino como país y sociedad a individuos de discursos delirantes y pobre desempeño, otorgando cualidades inexistentes a personajes a los que luego culparemos de nuestra desilusión. ¿Qué nos lleva como sociedad a aceptar tantas mentiras y cinismo de la clase gobernante? ¿Qué culpas nos han inoculado como para soportar y comprar tanta falacia disfrazada de buenas intenciones? ¿Cuándo hemos de salir de esta indigna forma de vivirnos como sociedad? Más preguntas que respuestas. Más inquietud que crece día a día y siempre la misma historia. Acaso no pueda ser de otra manera, porque, al fin y al cabo, cada Presidente representa una porción de la sociedad. Cada uno ha reflejado un fragmento de su electorado. El conservador, intolerante y autoritario, Gustavo Díaz Ordaz; el servil, mustio y serpenteante, Luis Echeverria Álvarez; el seductor, impúdico y melodramático, José López Portillo; el tibio y mesurado, Miguel De La Madrid; el siniestro y perverso, Carlos Salinas de Gortari; el callado y nerd, Ernesto Zedillo; el dicharachero y ocurrente, Vicente Fox; el “desobediente” y fascista, Felipe Calderón; el frívolo y hueco, Enrique Peña Nieto; el vendedor de ilusiones y falacias, porfiado, Andrés Manuel López Obrador. Pero digámoslo y reconozcamos, ninguno fue tan lejos en sus promesas de cambio a fondo como este último. Ni tan populista y limitado como él. Es inobjetable su astucia, pero no necesariamente inteligencia. Maña y manipulación. Miras cortas y controlador. Absolutista y regador de enconos.
Todos ellos han pasado por el escenario político donde afloran los ideales más altos, o los más bajos de lo humano. A ese grado, el más más alto de la política, han arribado individuos impulsados por un genuino deseo de servir a los demás, pero han terminado sirviéndose del poder y ,a través de él, compensar carencias que subyacen en la parte más profunda de un frágil Ego.
¡Ah el poder y sus tramposos meandros! ¿Quién escapa a su seducción? Dice Dante que “la carne de los mortales se corrompe tan fácilmente, que no dura en buen estado el tiempo que tarda una encina en crecer para dar bellotas”. Hay que ver cómo entran y cómo se transforman quienes se atreven a transitar por sus laberintos. Hoy mismo veo a un hombre como el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, un servidor antes mesurado, ecuánime, poco a poco transformarse en un político al servicio del actual régimen. Ha aprendido ya los atributos requeridos. Obediencia y sumisión: “lo que usted diga Presidente”. Sabe ocultar información, manipular cifras de enfermos del coronavirus y no exponer la realidad a la que se están enfrentando los médicos y su equipo de salud en los hospitales. Habla de “picos y descensos de la enfermedad”. Da fechas ¿cómo lo sabe, si este ha sido uno de los países con más bajas pruebas del Covid19 aplicadas?
El actual funcionario está instalado ya en las alturas de un ladrillo. Sus dislates y cantinfleadas, dichas al principio con amable sonrisa y un incipiente rumor en sus mejillas, daban un poco de esperanza de que no se perdiera en las aguas turbias disfrazadas de mieles que el poder construye a capricho y modo. Ese rubor me llevó a pensar que había en él un pudor que no tienen ni AMLO ni los demás políticos que le rodean y que han saltado de partido en partido y hoy circulan por allá y más allá sordos a las demandas reales. Transitan en una burbuja que no les permite ver que van mostrando sin pudor alguno sus colgajos de piel curtida por las mentiras y que el cinismo ha enterrado en lo más profundo de ellos.
López Gatell está a tiempo de escapar a ese virus de la soberbia y no sucumbir a las trampas de la molicie. ¿Podrá?

EL LABERINTO DEL PRESIDENTE.
¿Qué viene para México? Nada alentador el escenario que priva en este país de los violentos multiplicados, herederos de historias de dolor y represión y que hoy, bajo el pretexto de defender a quien se han encargado de echar sal a las heridas que creíamos cicatrizadas, vociferan iracundos contra todo lo que no refleje su YO. A través del Presidente aflora todo lo que ha estado allí agazapado en las capas de la historia mal contada. En las mentiras completas y las verdades a medias. Este Laberinto de la Soledad del que no hemos salido porque estamos atrapados en los espejos distorsionados que tapizan los muros del Palacio donde vive. Espejos y ecos que lo han seducido con la resonancia de su propia voz: Yo Yo Yo…Mi Mi Mi ¿Y ellos, aquéllos, los otros? ¿Existen acaso? Si. Si existen. Para culparlos de un ayer del que el también formó parte. Todo lo que no esté dentro de él es culpable. La perfección en el YO; la imperfección afuera de él.
Enfrentado diariamente a enemigos ciertos e imaginarios, continúa midiendo por igual a unos y otros. Por supuesto que no podemos perder de vista que el Presidente tiene enemigos que financian a una prensa que antes guardó silencio y que hoy están a la caza de cualquier error de su administración. Y ojalá hubieran sido así de agudos e implacables críticos en gobiernos anteriores. Pero ¿No sucedió así en el periodo de Vicente Fox? ¿No estuvieron a la caza de sus gazapos? ¿Alguien recuerda lo de “toallagate”? ¿No andaba ya el hoy Morena y antes PRD obstaculizando espacios y trabajo del Presidente? ¿Qué esperaba AMLO? ¿Qué se le aplauda de manera incondicional a su administración?
Nada me une a quienes antes callaron con las injusticias cometidas y hoy se lanzan feroces al denuesto. Tengo ubicado a muchos de ellos y no posteo ni comparto o cito su trabajo. Pero también ubico a quienes defienden a ultranza al Presidente y su partido y atacan a todo el que disienta de ellos. Feroces y agresivos fueron los grupos que se encargaron de horadar de manera mustia y manipuladora los cimientos de lo poco que estábamos consiguiendo los ciudadanos como avance para el país. Crearon células de individuos que se encargaron de regar el rumor de que nada funcionaba ya en México. Organizados en grupos fueron apostando en lugares estratégicos a sus incondicionales para ir carcomiendo lo que de bueno había aún en algunas instituciones. Se apropiaron del movimiento de los 43. Manipularon y agitaron aguas para enrarecerlas más. Epigmenio Ibarra, uno de sus propagandistas que no tuvo empacho en crear televisión de contenido violento para ir enrareciendo más el escenario con sus series apologistas del narcotráfico. Nada de inocente tuvo aquel acto donde desde la Universidad Iberoamericana abuchearon a Enrique peña Nieto. Dentro de ella había ya individuos haciendo trabajo. Cualquier movimiento social ciudadano era captado por gente de la hoy Morena que, atenta, se metía en ellos para saber qué se estaba gestando y apropiarse también de esos movimientos. Exactamente lo mismo que toda la vida hizo el PRI que no dejó florecer organizaciones ciudadanas. Dividir fue su arma. Es lo que hoy hace el gobierno en turno, pero con mayor ferocidad y abusando de la buena Fe que tantos ciudadanos pusieron en ellos. Hoy, continúa ese trabajo divisorio al amparo de una voz y una herramienta informativa más poderosa por su alcance: El Presidente y su mañanera.
El radical talante de Ackerman haciendo lo propio en la UNAM y hoy tiene en la nómina a parientes directos de la esposa, Irma Eréndira Sandoval. ¿Qué de diferente ofrecen? ¿No corrupción? ¿De modo que la corrupción es mero asunto de dinero?
En un trabajo oculto y silencioso inoculan su ideología, vendiendo la idea de paraísos como Cuba o Venezuela. De súbito, alumnas quinceañeras quieren ir de viaje de cumpleaños a Cuba. Quizá no esté diciendo nada que se ignore, pero hay allí un trabajo cuyos efectos empezaron ya a cosecharse.
Acabar con todas la instituciones para el control absoluto del poder. Notimex tuvo en los problemas sindicales y las mafias que se fueron posicionando el pretexto para despedir por igual a aquellos que estorben sus planes de controlar , desde allí, la información oficial. Es el filtro desde donde se controlará la información estatal y del país. Despidieron y contrataron a gente incondicionales a Morena. Intolerantes y absolutistas se convierten en hordas cuando sienten el peligro de que alguien renuncia a la farsa. Los ataques de todo un contingente de Morena y sus bots se encargaron de hacer el #ApagaAristegui, para desacreditarla. Una manera de enviar el mensaje a Aristegui de no tocar a Sanjuana Martínez.
¿Qué viene para México? A Grosso modo este es el escenario que tenemos enfrente. Hoy, más que nunca, se necesitan contrapesos verdaderos. Ciudadanos vigilantes de un México que no merece un retroceso de la magnitud de la que estamos viendo. ¿Exagero acaso?
Zaragozacisneros.jovita@gmail.com


CANTO DE AMOR CRÍTICO por MÉXICO–¿Para qué la historia? / Caras de la historia

14 May 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

Quiero cantar a México y no sé cantar ni bailar.
Como otros han cantado a París, Madrid, Nueva York, Roma, Buenos Aires, Egipto, Mesopotamia, India, China.

¿Y qué diablos quiero cantar y expresar y dar al mundo?
Algo que ya hacen el huapango, el son, los mariachis, el cine de oro nacional, los muralistas, la patria de López Velarde, JEP y otros.

No lo sé No lo sé No lo sé No lo sé No lo sé…
Sólo sé que quiero cantar a México, mi tierra, mi país, mi gente, mi historia, mi alma, mi libertad, dolor y destino.

Los prodigios de la luz solar, la tierra fértil o yerma, el mar bravo y manso, los cielos al alba y al atardecer, sus pájaros, burros, gallos y perros, la fruta y la comida, las fiestas, las borracheras, los balazos…

Su gente… los miserables de la tierra, los olvidados, los rotos, los condenados, los excluidos, los hijos de Sánchez y de Pedro Páramo, los perdidos en la región menos transparente y en su laberinto de la soledad sin comunión, bajo los muros de sangre, oscuridad e indiferencia.

Sin dividir al mundo en dos, tres, cinco, siete…
México es muchos Méxicos y todos van juntos y revueltos, limpios y manchados, trabajadores y estafadores, trajeados y sin corbata, catrines y caifanes, morenos, azules, rojos, blancos, negros, verdes y amarillos.

Perdón, creo que ya estoy desvariando, las palabras me llevan a otras palabras, y éstas a otras y otras.
¿Palabras en comunión o vacías, religadas a la vida o a la nada?

Ahí está el detalle: ¡religarse a la vida o a la muerte!
No a la verdad ni al bien ni al mal, simplemente a la vida, a lo mejor de la vida, con toda su porquería, ay.

–Quiero cantar a los que hacen cosas con las cosas que tienen…

–Quiero cantar a los que pueden con lo que pueden…

–Quiero cantar a los que no son los mejores y tampoco los peores…

–Quiero cantar a los otros nosotros que son diferentes…

–Quiero cantar a los que soportan las críticas y siguen…

–Quiero cantar a quienes viven en silencio y hacen en silencio…

–Quiero cantar a los mudos y silenciosos pero no indiferentes…

–Quiero cantar a los buenos habladores que saben que sus palabras son inútiles…

–Quiero cantar a las personas sin poder, mujeres y hombres, con chingos de potencia creadora y de sobrevivencia…

–Quiero cantar a los que tienen poder y privilegios y los usan lo mejor posible…

–Quiero cantar a los que han perdido todo y no han ganado nada…

–Quiero cantar a los que han triunfado y no se duermen en sus laureles…

–Quiero cantar a los insatisfechos y no aplatanados…

–Quiero cantar… y no sé cantar ni bailar ni otras cosas.

–Cantar lo mejor del mundo y sembrarlo en mi tierra y tomar lo mejor de México y plantarlo en el mundo.

–Cantar con amor fino y doliente, democrático y falible, humano, cívico, México no eres tú ni soy yo… ¿Quién diablos es México? Túyoélnosotros.

“los otros que no son si yo no existo,
los otros que me dan plena existencia”

Vistas 174
Q, Presidentes, 14-V-2020.
juliofime@hotmail.com


VINO EL REMOLINO Y NOS ALEVANTÓ.

12 May 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Espectáculos | 1 Comentario »

Película de 1950, Juan Bustillo Oro (gracias a Eduardo Mejía)

–El bautizo de sangre bajo una palabra sagrada: “Revolución”.

–¡Viva Madero y muera el mal gobierno de Díaz!

–Jugando con lumbre y el deber moral, una familia desgarrada.

–La renuncia de Porfirio, el triunfo de Madero presidente, la decena trágica, Huerta el traidor y usurpador, crece la bola y se sale de cauce y sucede la revolufia en todo el territorio y en las familias…

–La bola, todos en la bola revuelta y todos contra todos, familiares y compadres y amigos en distintos bandos o cambiando de bando y peleando todos contra todos, es la bola que crece y crece…

–Villa y Carranza no caben en la misma revolución y sigue la trágica pelea entre mexicanos revolucionarios en distintos bandos, como antes entre maderistas y zapatistas, y luego entre villistas y obregonistas.

–Obregón derrota a Villa en Celaya y dos hermanos quedan en los bandos contrarios, en el derrotado y en el triunfador.

–Ah, bendito Dios que se encontraron antes de que…

–¡Libertad y Revolución! Y muertes, muertes, muertes, es la bola.

–“Haremos de cuenta que fuimos basura, llegó un remolino y nos alevantó… Y al mismo tiempo de andar en la altura, nos desapartó…”

–Unos por un lado, otros por otro, peleando hermanos contra hermanos, mexicanos revolucionarios en bandos revolucionarios contrarios, a todos los alevantó el viento y los separó… el remolino de la revolución… Y a todos se tragó la bola revolucionaria.

–¡Estamos vivos de milagro! ¡Así que vamos a darle vuelo a la hilacha!

–Y en la Casa de la Generala sucede la última desgracia.

–Lo demás es conocido… ¡Viva la Revolufia!

–El nuevo régimen, ah, reproducir lo peor del viejo régimen.

–Qué tarugada, fue el Diablo quien provocó todo esto.

–¿Cuándo despertará Dios, Mejía?

–Sepa la bola…

EXCELENTE joya cinematográfica mexicana, 1950.

–Gracias al guión de Juan Bustillo Oro y Mauricio Magdaleno.

Q, Presidentes, México, lunes 11 de mayo 2020.

–¿¿¿Repetiremos la historia, de otro modo lo mismo, bajo el gobierno legítimo y democrático de Andrés Manuel López Obrador, demócratas contra demócratas, revolucionarios contra neoliberales, liberales contra revolucionarios, mexicanos contra mexicanos???


EL JICOTE “CORONA VIRUS. REFLEXIONES” IV

08 May 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Editorial | Sin comentario »

Hay una convicción unánime de que el mundo va a cambiar y estamos ante un nuevo orden mundial, pero las posibles salidas son ambiguas y contradictorias. Quienes consideran que con el virus la globalización se fortalecerá, dan las siguientes razones.
– El virus nos obliga a tomar una conciencia planetaria.
– Las fronteras y los muros son inútiles, el virus cruza los artificiales límites creados por los Estados. Tiene visa universal.
– El virus no respeta clases sociales, color de piel, ideologías, existe la conciencia de que compartimos un mismo enemigo y un destino común.
– Por primera vez la humanidad tiene la idea de que es una especie, una gran etnia universal.
– La recesión económica afectará a todos los países, solamente la podremos atenuar si globalmente regulamos la economía
– De la misma forma que el combate al cambio climático nos ha demostrado que sólo será superado con la colaboración internacional, la lucha contra el virus exige una estrategia globalizadora.
– La pandemia será controlada con una vacuna y con un medicamento que no discrimine, pues por uno que se enferma será otra vez el principio para enfermarnos todos. Ningún país se salvará solo.
Pero hay otros pensadores que opinan lo contrario, el virus será una puñalada mortal en el corazón de la globalización. Afirman
* Es un sueño pensar de que después de que hemos estado aislados; que estamos viviendo un mundo de naufragio, de sálvese quien pueda, se van a desarrollar pensamientos solidarios.
* Los nacionalismos tienen el terreno fértil para crecer. La plaga llegó de fuera.
* La recesión económica lejos de estimular la globalización propiciará las soluciones nacionales, regionales y hasta de comunidad. La teología globalizadora será enterrada.
* La migración tiene perdida la batalla, si ya todos somos sospechosos, el extranjero será excluido de inmediato.
Mi impresión es que si las grandes potencias logran controlar la pandemia en sus ámbitos soberanos, dejarán que los países pobres se las arreglen con sus propias uñas, si el peligro sigue viniendo de los países pobres, primero tratarán de ayudar con medicamentos y utilizarán a los organismos económicos y sanitarios internacionales para impulsar la cooperación con dinero y medicamentos.
Si los países pobres no sostienen el encierro y deciden abrir las puertas para que salga la gente a trabajar, sin importar los contagios, las grandes potencias nos impondrán instituciones globales sanitarias. Una globalización paternalista y obligatoria será el nuevo orden mundial que nos espera. Como diría el clásico: la respuesta está en el aire.


TRABAJADORES, tributo.

07 May 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »


–Chin, este pasado 3 de mayo no hubo fiesta de la Santa Cruz.

 

Abres la llave y sale agua.

Prendes la luz y hay luz.

Tiras la basura en la esquina y no hay basura en tu casa.

Prendes el gas y hay gas.

Te acuestas en la cama y tienes dulces sueños o pesadillas.

Vas por las tortillas o el pan, al mercado o al súper, por los refrescos o las cervezas, al restaurante o a la comida para llevar, por los periódicos… y hay tortillas, pan, mercado, súper, chescos y chelas (en tiempos sin virus), comida que te sirven en la mesa o te llevas a tu casa, periódicos…

Paras un camión o un taxi y te lleva a donde vas.

Cargas gasolina y hay gasolina (cara o barata, completa o recortada, buena o mala, nacional o extranjera).

–¡Qué bonito auto! ¿Tú lo fabricaste? Ah, lo compraste. ¿Y tu casa, tú la hiciste, con tus manos, pusiste los tabiques?

Te pones la ropa que usas, muy bonita, de marca. Los zapatos, los lentes, el celular, las llaves, la cartera, los preservativos.

Y así docenas, cientos, miles de pequeñas y grandes cosas.

Gracias a los cientos, miles, millones de personas que hicieron todas esas cosas que tu usas cotidianamente en tu vida.

¿Te has dado cuenta?

Y luego me dices que tú eres muy independiente y no dependes de nadie.

Y me tallas tu yo-yo-yo en la cara, en la cara de la sociedad y del mundo. Y me dejas pasmado. Tú-tú-tú.

–Mi trabajo y mi carácter me ha costado para ser libre e independiente y no necesito vejigas para nadar.

–Que chingue su madre el gobierno, la sociedad y el mundo.

Jjajjajja. De locos. jajaja.

Prendes la luz y no hay luz.

Abres la llave y no hay agua.

Tiras la pinche basura en la esquina y al otro día la pinche basura está tirada en la puta calle.

Prendes el gas y te la pelas, no hay gas, se acabó.

No hay chelas, no hay cantinas, no hay fiestas, no hay antros, no hay restaurantes, no hay cines, no hay, no hay, no hay.

Sin tele, sin radio, sin internet, sin compu…

Pregunta:
–¿Qué es la libertad de tu yo sin los otros nosotros, distintos y semejantes?

Tu individualismo absoluto y enajenado me recuerda las “Preguntas de un obrero ante un libro de historia”, de BB:

–El joven Alejando conquistó la India. ¿Él solo?
–César venció a los galos. ¿No llevaba consigo ni siquiera un cocinero?
–Felipe II lloró al hundirse su flota. ¿No lloró nadie más?
–Una victoria en cada página. ¿Quién cocinaba los banquetes de la fiesta?
–Grandes hombres en los siglos. ¿Quién sufragaba sus gastos?

¿Quién te enterrará en tu funeral, con todo tu dinero o prángana?

¡Perdón por el rollo!

–¿Qué haríamos sin hospitales, doctores, enfermeras, trabajadores, obreros, proletarios, albañiles, campesinos, comerciantes, vendedores, ambulantes, ingenieros, licenciados, secretarias, palabreros… estos días?

Jjjajjjajjjajjajjajjajaja…

Con todo mi reconocimiento a los otros nosotros, distintos y semejantes, afines y contrarios, iguales, mejores, peores que nosotros. Gracias.

Perdón por el rollo.

Q, Presidentes,
5-6-V-2020.
–Tras quince horas sin luz.
juliofime@hotmail.com

 


EL JICOTE “CORONA VIRUS. REFLEXIONES” III

07 May 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin comentario »

Me hubiera gustado conocerla, era de la rama de mi abuelo Constantino Llaca, lo único que sé de ella es que, contra toda la costumbre de la época, era una mujer con curiosidades intelectuales. La otra cosa que me han platicado es que ella, como última voluntad, pidió que la enterraran parada, es decir, en su ataúd pero en posición vertical. Para cumplir su deseo tuvieron que hacer prácticamente un pozo. Disimuladamente, para no parecer muy extravagante, confesaba que le molestaban las filas de gente y pensaba que el día del Juicio Final la cola de pelados para presentarse ante el Señor de seguro iba a ser larguísima y quería estar parada, abrir el ataúd y salir echa la mocha para tomar ventaja y llegar de las primeras. Así me lo contaron. De seguro si mi tía reencarnó fue la creadora del ticket master.
Diógenes de Sinope, pidió en cambio que lo enterraran boca abajo, su propósito era estar bien posicionado en el caso de que la tierra diera vuelta. ¿En qué coinciden mi tía y el gran filósofo griego? Los dos, con toda proporción guardada, tenían preocupaciones intelectuales y una responsabilidad de los intelectuales es estar pendiente del futuro y tratar de prevenirlo, Yo no soy, ni pretendo ser intelectual, pero contar con una columna que se supone, sólo se supone, que me leen, me obliga a tratar de vislumbrar lo que está y lo que se nos puede venir, en este caso, la aterradora experiencia del Corona Virus.
La filosofía nace en forma con Sócrates, que la inaugura preguntando, ahora estamos repletos de preguntas, con una diferencia con los griegos, ahora estamos empachados de información. En fin, acepto que tengo más preguntas que respuestas. La primera pregunta: ¿El origen del virus es natural o artificial, es decir, manipulado en un laboratorio? El buffet de respuestas es para todo tipo de traumas y obsesiones. Los que se inclinan por lo natural aseguran que fue una sopa de murciélago mal cocinada y el símbolo del ron nos pasó el virus.
Quienes tienen obsesiones complotistas, ojo, miembros de la 4T, consideran que fueron los chinos los que lo inventaron y lo han distribuido por el mundo para dominar la economía, ya que aprovecharon, como efectivamente ha sido, para comprar empresas que producen lo que requieren de occidente. En sentido contrario, fueron los gringos los que lo crearon para hundir a los chinos. Otra hipótesis es que fueron las empresas farmacéuticas, para vender medicamentos. La tesis Darwiniana, fueron los ricos para acabar con lo que consideran prescindibles en el capitalismo: los pobres y los viejos. Si a Usted le atraen las culturas prehispánicas, entonces puede afirmar que los mayas eran disléxicos y que su pronóstico de que se acabaría el mundo, no era en 2012 sino en 2021, y todo por una venganza de la naturaleza.
Independientemente del origen y de quién fue el culpable, es necesario que los organismos internacionales legislen para fincar responsabilidades y sancionar al país en el que se haya originado el virus. Formar un padrón internacional de países y laboratorios que estén trabajando virus y sus protocolos de seguridad. Debemos prevenirnos, no se puede volver a repetir. Nunca más.


El jaripeo

05 May 20 | Augusto Isla | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin comentario »

Veo imágenes de los mercados populares, atestados de gente que no respeta las recomendaciones sanitarias. Unos junto a otros, sin cubrebocas, desatentos a la sana distancia. ¿Ignorancia, incredulidad? El riesgo del contagio crece. ¿Hasta dónde llegaremos con esta irresponsabilidad colectiva y sin un liderazgo, pues quien debería asumirlo, emanación de una pureza detestable, ex priísta convertido en súbito Mesías, se regodea en su austericidio, no sin darse un ‘atracón’ presupuestario, una especie de saqueo de recursos públicos para administrarlos a su antojo, a la vez que reduce el monto de los salarios de ciertos servidores públicos, suprime prestaciones constitucionales como el aguinaldo… todo para alimentar sus dádivas clientelares, sus fantasías que serán la gloria eterna, aunque sean tristemente inviables, pues ¿quién viajará en un tren como el Maya si por años el turismo estará colapsado, quién utilizará el avión si las aerolíneas pronto serán declaradas en bancarrota, quién consumirá combustible procesado en Dos Bocas si la abundante oferta sobrepasará a la demanda? No cabe duda que el súbito Mesías vive en otra realidad, la suya, la que emerge de su abismal mente esquizoide dividida como el pan en la casa de los pobres. Como dice un amigo: “pobre México en manos de este botarate”. Es decir, ese hombre sin juicio, irreflexivo, dado también a malgastar el dinero, que en este caso, ni suyo es.
Lo asombroso es que el reciente ‘decreto’ lleva la cuarentena hasta el primero de agosto. Entonces por qué ufanarse, en su conferencia dominical, de que “vamos bien” cuando lo peor está por venir; de que hemos logrado ‘domar la pandemia’, como si estuviéramos en un jaripeo, ese espectáculo tan mexicano que consiste en dominar un toro o un caballo hasta lograr su mansedumbre. De verdad, ¡qué patético es verlo sentado en la silla presidencial dictar sus falsas verdades con metáforas charras! La batalla contra la pandemia no es un jaripeo. Es una tragedia en la que todos, pero principalmente ese señor, que ambicionó sentarse allí, debemos atender con suma responsabilidad. Y si el señor, dada su mezquina visión de las cosas, por decir lo menos; cabeza o pisapapeles de una ineptocracia viral, por decir lo más, no puede, las puertas de Palacio están bien anchas, para darle una honrosa salida.


ADIÓS Óscar

05 May 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Espectáculos | Sin comentario »

Por ti…
No hubo Bellas Artes, por ahora, pero sí la portada de La Jornada.
–Un hombre bueno, noble, recto… muy querido por todos, creo.

Los Caifanes y los Catrines
(A tres caídas de cinco)
+ En memoria de Óscar Chávez +

Julio Figueroa

No es imposible la relación, sin anular las diferencias, siempre presentes, hasta el estallido final. Ruptura y comunión. El arquitecto se queda pasmado en la calle, fuera del taxi, y la paloma lila se lleva con amor el caballito que le dio el Estilos.

Y de qué trata la mentada película de 1967. De puras jaladas: en el Géminis, en la glorieta de Diana la Cazadora, en la funeraria, en el Zócalo… Puras jaladas. Las jaladas de los chilangos ñeros y Caifanes que trabajan en Querétaro y regresan a la capirucha, su cantón, a echar desmadre, porque allá en Q son muy subdesarrollados, jajajajjaja, es decir, puras buenas conciencias, bien portados, como en Guanajuato, tierra de las Poquianchis, jajajaj.

Jaladas que son explosivas y liberadoras porque es el México de tiempos autoritarios de los regentes Ernesto P. Uruchurtu y Alfonso Corona del Rosal, y del presidente Gustavo Díaz Ordaz. Jaladas y carcajadas, poemas, albures y canciones un año antes de la fiesta del movimiento estudiantil del 68, antes de la represión brutal. La fiesta y liberación del cuerpo, la mente y la conciencia. Antes de la tragedia.

El acontecimiento central es el encuentro y la convivencia de una noche de jaladas entre una pareja de catrines y perfumados, Jaime y Paloma, y un cuarteto de Caifanes ñeros: el Gato, el Azteca, el Mazacote y el Estilos. Lo demás es lo de menos. Se trata de vivir intensamente y de escapar del hastío. Y la noche es larga. Y se vive a la puritita suerte. Fuera del mundo, tú y yo, lejos del mundo en otro mundo. A lo que salga y caiga con suerte. ¿Ahorita o mañana? Ahorita. Tú y yo fuera del mundo. Ahorita. El tiempo de la poesía, el amor y la vida es ahorita, y nunca más.

Todos se comen con los ojos a la paloma perfumada. Sus piernas, su perfume, su vestido. El ganón es el Estilos, porque es carita, tiene estilo y un plus: sabe cantar. Las canciones van haciendo la atmósfera de la trama.
–¿Por qué no nos aventamos un cachuchazo popular?, dice el Azteca.
–Jjajajjajajjajajajja.

La Paloma sabe decir No y es dueña de su libertad, de su vida y de sus decisiones. Mientras que su pareja, Jaime, es un catrín perfumado, estirado y tieso, casi un alfeñique, si no fuera por su nombre. El Mazacote es el humorista y sus carcajadas son contagiosas. El Azteca es un libidinoso, marragascapache, guerrero y florido en el verbo. El Estilos un tímido, suave y atento, que en un minuto de suerte busca y encuentra la comunión. El capitán Gato es la autoridad de los Caifanes, el que maneja. ¡Y un Santa Claus ebrio, estridente y herido de amor que esconde su nombre, Monsiváis! (Sergio Jiménez y Ernesto Gómez Cruz, grandes actores).

Y por ahí se va la trama jugando en serio, fuera y dentro del mundo, jugando a la vida y la muerte, hasta llegar al desencuentro final, la pelea entre el Catrín y los Caifanes, por una paloma libre.

MUGROSOS SIN NOMBRE

–Así son muy valientes, los cuatro contra uno.
–Si quieres uno contra uno.
–Es muy fácil ser bravo, cuando no se tiene nada que perder. Ustedes ni nombre tienen. Mazacote. Azteca. Gato. Estilos. Yo soy el arquitecto Jaime de Landa, yo sí tengo algo que perder. Ustedes, ¿qué tienen? Mugrosos sin nombre.
–¿Qué tenemos? Tenemos lo que a ti te falta. La suerte. (Güevos).
–Con una simple acusación mía los destruiría a todos. Una simple acusación.
–Una sola acusación… ¿Y de qué nos vas a acusar? De que no fuimos a la escuela. De que aprendimos a comer con las manoplas. De que nos la jugamos todos los días. De que olemos a sudor. De que cualquiera de nosotros tiene con que quitarte la vieja. (¿Y el soldadito allí parado?).

Los Caifanes ñeros y los Catrines perfumados. No es fácil la relación. Tampoco es imposible la comunión. Sin borrar las diferencias, siempre presentes. No obstante, todos son parte del mundo. Aunque vivan fuera del mundo, aparte, arriba o abajo, tú y yo, sin nombre, sin poder, en libertad, uno frente al otro, uno en el otro, con los pronombres y los cuerpos enlazados, y las almas comulgando.

Ibáñez y Fuentes en el guión cinematográfico, de La región más transparente a Los Caifanes y Las buenas conciencia, la fiesta de las jaladas en libertad frente al autoritarismo y la rigidez social, política y cultural. Los Caifanes y el movimiento estudiantil del 68. Antes de la violencia que cancela todo diálogo civil.

Lo importante no es lo que piensas hacer, sino lo que resulta. El mejor trabajo no es el que te cuesta más, sino el que haces. Y esa película resultó ser emblemática para toda una generación y una época. Cierra una época y abre otra. La tradición de la ruptura, diría Octavio. Cuando Paz y Fuentes eran amigos. Hasta que se atravesó la mirada del crítico e inauguró otra tradición de la ruptura, crítica y democrática.

Liga de la película, Los Caifanes, 1967: https://youtu.be/CQcO23ovcec

(Alucine prángana.- Andrés Garrido del Toral, cronista oficial de Q, David Álvarez, joven iconoclasta queretano, y una dama vestida de blanco e incógnita, en un bochito platicando y discutiendo de los Caifanes, los catrines, los ñeros, los perfumados, los rotos, los estirados, los cábulas, los malosos, los decentes, los bien portados y los nacos mexicanos, queretanos y anexos. ¿Qué resultaría? A dos de tres caídas. Y el palabrero al volante del auto estacionado, tomando nota, je).

–Desmadrosos… puras jaladas… 1967.
–Comunícame tu ardor, Caifán, antes de que…