Caso El Colorado. ¿Inocente o culpable o montaje del poder? Parte 12.

|




 

136

Ayer fue la señora Ofelia Franco Muñoz a la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Querétaro (CEDH-Q). La acompañaron una hermana y dos sobrinas. Algunos pocos periodistas, este palabrero y el abogado Arnulfo Moya Vargas. Su visita fue con el fin de conocer el resultado de la queja CEDH/0076/2012/PJ presentada el 12 de enero de 2012 contra Elementos de la Dirección de Investigación del Delito por Ejercicio Indebido de la Función Pública y Lesiones; y por los Derechos Violados a la Legalidad y Seguridad Jurídica, a la Integridad y Seguridad Personal. (Todo esto está asentado en la queja tal cual).

137

Pues bien, este palabrero informa con absoluta responsabilidad y conciencia crítica de lo que dice, que la CEDH-Q del Poder Ejecutivo no ha hecho NADA que valga la pena sobre el caso del Tortillas, José Miguel Urbina Franco. Y denuncio: esta CEDH-Q (en un caso concreto en que un ciudadano es atropellado y aplastado en sus derechos humanos por la autoridad del poder) está más al servicio del Procurador del Ejecutivo que de los ciudadanos. Así las tristes cosas de claras, francas y lamentables.

138

El visitador Orlando Vilchis Cortés que atendió y explicó el proceso de la queja de la señora Franco, es pura labia.

–Que la queja está en actuaciones, que la apertura de la misma será al término legal de la ley, que están investigando, que se tome en cuenta que el suceso fue en enero de 2012, cuando había otra administración, que el doctor Miguel Nava apenas llegó en febrero, que posiblemente en 20 ó 25 días hábiles podría emitirse una resolución, si es que no se pedía una prórroga legal de la misma, que la CEDH no investiga delitos sino sólo la violación de los derechos humanos, que los delitos de tortura los investiga la Procuraduría (es decir los violadores), que el Protocolo de Estambul… pura pinche labia, pura pinche retórica legalista, dicho sea con todo respeto.

139

Al final la señora Franco, la sobrina Marisol y el abogado Arnulfo Moya (representante de la señora en esta instancia) pudieron consultar a regañadientes el expediente secretísimo y confidencial y bajo la advertencia de que si la información contenida allí llegaba a los medios… ¿Cuál puta información? Habla el abogado Moya:

–No han hecho nada, desde julio del año pasado no se ha movido el expediente, la CEDH solicitó un informe al Procurador que éste no ha entregado. “El silencio oficial es autoincriminatorio; confesión ficta”. Que obliga a la Comisión a proceder en consecuencia. Hacer la Recomendación pertinente, y seguir investigando. Se abrió una investigación contra los agentes acusados de violar los derechos humanos, pero sólo se abrió, y no se ha hecho nada en seis meses. Su famoso y manoseado Protocolo de Estambul sobre la tortura es puro cuento: no lo han aplicado realmente haciendo la investigación correspondiente. Seguro lo bajaron de Internet, lo llenaron formalmente, lo firmaron y ya está, es todo lo que hicieron. No han hecho nada que valga la pena en los últimos seis meses…

No es confiable esta CEDH-Q en asuntos en que el oscuro poder viola los derechos humanos de los ciudadanos.

140

Y ahora la CEDH pide más tiempo para seguir haciendo nada.

Igualito que en la averiguación previa I/929/2004 del Ministerio Público 1 sobre el caso de la BMW: llevan ocho años haciendo nada. ¿Y su famosa comisión interdisciplinaria para investigar el caso de la BMW, señor Procurador? Ni siquiera supimos los nombres de la ficticia comisión.

141

Con todo respeto pero firmemente la señora Ofelia Franco Muñoz pidió a la CEDH la resolución inmediata de la Recomendación contra los agentes del Ministerio Público 1 golpeadores y torturadores de su hijo, y que la Procuraduría investigue verdaderamente el homicidio y encuentre al verdadero culpable.

–Ustedes no han hecho nada en seis meses porque no es su hijo.

–Qué sentiría el señor gobernador si estuviera en la cárcel un hijo suyo acusado injustamente.

–Que encuentren al verdadero culpable y suelten a mi hijo, es lo único que pido; y si me pasa algo a mí o a mi hijo en la cárcel, yo responsabilizo al señor gobernador, a quien le vuelvo a pedir que me escuche, porque en el Procurador no creo.

–(Llorando) Si yo sufro con el dolor de ver a mi hijo en la cárcel, entiendo el sufrimiento de la familia que perdió a su hijo…

142

Salvo la prensa crítica universitaria, Libertad de Palabra y la corresponsal de La Jornada, la otra prensa comercial local y nacional brilló por su lamentable y comprensible ausencia. No estuvieron los Plaza de Armas, los Diarios, los Noticias, los AM, los Estévez, los Osejo, los Arreola, los Paniagua, los Televisa, los TV Azteca, etc. etc. etc. Seguramente en su agenda había cosas más importantes que atender siguiendo las agendas del gobernador, del alcalde, de los partidos políticos, de los secretarios, del procurador… menos de los ciudadanos.

143

Salimos de la CEDH y fuimos a ver al juez de distrito Jorge Mario Montellano Díaz para saber cómo va el recurso de Revisión 256/2012 promovido por los abogados particulares de la señora Franco. Platicamos ampliamente con el licenciado que hace el proyecto de resolución. Nos informó que el caso ya está en filas y subirá a listas el 30 de enero. Que podríamos ver al juez el 5 de febrero, ya con el proyecto de resolución en la mano. Corren los dados y vuelan los días… Los días endemoniados por el oscuro poder del proceso inverosímil. Qué espanto.

144

La CEDH no va a emitir ninguna Recomendación por tortura en contra del Poder Ejecutivo. De esto no tengo ninguna duda. Es la CEDH del Poder Ejecutivo, no de los ciudadanos de a pie violentados en sus derechos precisamente por autoridades del Ejecutivo.

145

La única pizca de luz de justicia queda en manos del Poder Judicial representado por el juez de distrito Jorge Mario Montellano Díaz y por el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia Carlos Septién Olivares. Frente a una desastrosa actuación jurídica de la juez y hoy magistrada Consuelo Rosillo Garfias. Así las cosas.

146

Por solidaridad con el Tortillas, yo también me subo a la horca y me pongo la soga al cuello.

147

Kafka en sus aforismos, pura intensidad, palabras puras:

–El verdadero camino va por una cuerda que no ha sido tendida en lo alto, sino apenas sobre el suelo. Parece destinada más a hacer tropezar que a caminar por ella.

–Hay una meta, pero no hay camino; lo que llamamos camino es vacilación.

–En la lucha entre tú y el mundo ponte de parte del mundo.

–A partir de determinado punto ya no hay regreso. Es preciso alcanzar este punto.

–Nadie puede conformarse con el conocimiento solo; es necesario esforzarse por actuar de acuerdo con él.

¡Bushido! Saber hacer y no hacer no es saber. ¡Bushido!

148

Otra vez alguien me hace la misma pregunta de siempre:

–¿Por qué te ocupas de este caso especialmente? ¿Qué intereses te mueven? ¿Qué buscas, Julio? ¿Cuántos casos de injusticia podrías defender? ¡No te alcanzarían diez vidas para hacerlo! ¿Por qué este y no otros cientos que existen?

Respondo honestamente:

Conocí el caso del Tortillas por Libertad de Palabra en su edición 226 del 24 de enero de 2012: “Montan un ‘teatro’ con joven detenido / El espectáculo incluyó disfrazar a José Miguel Urbina Franco –a quien le atribuyen el crimen de un porrista del equipo América– como aficionado del equipo Gallos Blancos”.

Fui a ver al director del semanario Eric Pacheco quien me dio las señas de cómo localizar a la madre del Tortillas en El Colorado. Fui a El Colorado y encontré a la señora Ofelia Franco y platiqué con ella y con sus vecinos. El peso del caso cayó en mis manos. Recordé un poema de Vasko Popa: “Le pesaba su carga / Su propia carga / La dejó caer”. ¿Dejarla caer o sostenerla en mis manos? Era y es la disyuntiva. Desde entonces la cargo y ahora más que nunca. (Lo mismo sucedió en el caso de Eustacio Yáñez y de la BMW: cayeron en mis manos). Eso es todo.

Julio Figueroa.

Qro. Qro., martes 22-I-2013.

juliofime@hotmail.com

www.dialogoqueretano.com.mx

–Si dejaras saber que eres poeta, irías a la comisaría, Martín Adán. (Gracias al poeta Luis Alberto Arellano).










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario