Brevísima aproximación al presupuesto participativo, como un mecanismo de participación y deliberación en el ejercicio del presupuesto público.

|




Por: Ulises Murillo

“Cuatro ojos ven mejor que dos”
Sabiduría popular

De acuerdo con Francesco Viola, Aristóteles defiende en un pasaje del libro III de la Política la tesis de la “sabiduría de la multitud” respecto de un solo hombre, señalando que el argumento principal reside en el hecho de que más personas están en condiciones de abordar un mayor número de aspectos del problema y por lo tanto, de alcanzar una comprensión mas completa.
Derivado de lo anterior, me surge la siguiente pregunta:
¿En la planeación y ejecución del presupuesto público, ya sea municipal, estatal o federal, participa la ciudadanía para definir las prioridades en que debe aplicarse?
En este sentido, existe un mecanismo de participación ciudadana que permite, la deliberación sobre la asignación de recursos públicos en un espacio jurídico-político determinado y que de acuerdo con el Dr. Alfonso Ayala se ha convertido en una herramienta innovadora que permite a la ciudadanía influir sobre los resultados de las políticas públicas y es el denominado presupuesto participativo.
Hay un consenso en que el presupuesto participativo se originó en la década los ochentas en la ciudad de Porto Alegre, Brasil y de ahí migró prácticamente a todo el mundo, incluyendo nuestro país.
Actualmente, el presupuesto participativo se encuentra regulado en las leyes de participación ciudadana en algunas entidades federativas, entre los que destaca la Ciudad de México, que cuenta con los instrumentos de democracia participativa siguientes:
 Colaboración ciudadana
 Asamblea ciudadana
 Comisiones de participación comunitaria
 Organizaciones ciudadanas
 Coordinadora de participación comunitaria y
 Presupuesto participativo.

Así, el artículo 116 de la Ley de participación ciudadana de la ciudad de México define al presupuesto participativo estableciendo que es el instrumento, mediante el cual la ciudadanía ejerce el derecho a decidir sobre la aplicación del recurso que otorga el Gobierno de la Ciudad, para que sus habitantes optimicen su entorno, proponiendo proyectos de obras y servicios, equipamiento e infraestructura urbana y en general, cualquier mejora para sus unidades territoriales.
Cabe señalar que los recursos del presupuesto participativo corresponderán al 4% del presupuesto anual de las demarcaciones que apruebe el Congreso de la Ciudad de México.
En este sentido, por lo que se refiere a la Ley de participación ciudadana del Estado de Querétaro, esta, no contempla la regulación del presupuesto participativo como instrumento de participación ciudadana, haciendo nugatorio el derecho de la ciudadanía queretana para poder deliberar públicamente respecto de la asignación y aplicación de los recursos públicos de los municipios y del estado y así poder incidir en la toma de decisiones para mejorar nuestra comunidad.
Finalmente, ¿Estarías dispuesto a participar y proponer proyectos de obra pública, servicios, equipamiento e infraestructura urbana, para mejorar tu comunidad? o ¿Prefieres que sigan decidiendo por ti?

*Queretano, maestrante en Derecho Constitucional y actualmente es funcionario del Instituto Electoral del Estado de Querétaro.

Correo electrónico: ulises1murillo@gmail.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario