¡Basta de abusos y arbitrariedades!

|




 protestan_contra_centro_comercial_la_cruz

Foto. Codiceinformativo.com

Una vez más, en la capital queretana se desarrolló una manifestación de comerciantes en contra de la administración municipal que encabeza Marcos Aguilar Vega. Ahora fueron locatarios del mercado de “La Cruz”, quienes cerraron por varias horas calles tan importantes como Av. Universidad. El problema viene arrastrándose desde hace varios meses, cuando la administración municipal autorizó construir instalaciones para un centro comercial, precisamente enfrente del mismo mercado, por la calle de 15 de Mayo ¿A quién se le ocurrió semejante aberración?

Si bien es cierto que el suelo del lugar o zona es mixto, dado que hay casas habitación, escuelas y comercios, lo cierto que resulta una burla para los locatarios del lugar el hecho de autorizar otros negocios del mismo giro comercial.

Bien puede y tiene el mismo derecho el dueño del inmueble de poner un negocio, pero no del giro que manejan los comerciantes del mercado de “La Cruz”, eso es un insulto a la inteligencia y al bolsillo de esos comerciantes. Entonces ¿Por qué hacerlo? Afán de molestar con actos autoritarios.

La autoridad municipal ha desnaturalizado todo el municipio, otorgando cambios de uso de suelo en lugares nunca antes visto, todo en aras de recibir más dinero por concepto de ingresos; colonias antes destinadas exclusivamente a casa habitación, ahora son zonas comerciales, echando por la borda la paz, seguridad y tranquilidad de los colonos. Eso no ha importado a las autoridades municipales desde hace algunos años a la fecha.

Una ofensa, un agravio irreparable al patrimonio histórico de los queretanos, fue la autorización que dio la autoridad municipal, para que se construyera, a un lado de los Arcos, una farmacia ¡Por favor! Ya no respetan nada. Ni a la autoridad ni el empresario -que solo le importa el lucro- reparan en invadir zonas privilegiadas para el turismo nacional y extranjero. Los atractivos 74 arcos, obra que se concluyó en 1738, con su monumental altura de 28.5 metros, ahora se contrasta con un feo edificio que alberga una de aquellas farmacias que han invadido cualquier lugar, no han respetado nada; al menos si la construcción hubiese compaginado arquitectónicamente con el entorno; pero no, es una farmacia como cualquiera. Actos imperdonables que la historia juzgará.

Cómo no recordar a Rafael Camacho Guzmán, gobernante -1979-1986- que se encargó de rescatar inmuebles históricos conservando lo esencial del entorno virreinal, como el viejo Mesón en Plaza de Armas o la vieja presidencia municipal que hoy alberga el Palacio de Gobierno del Estado ¿Quién como él? Nadie. Ahora el lucro rebasa cualquier capacidad de asombro, son capaces de destruir nuestro pasado histórico con tal de obtener más ingresos. Cierto, en ese lugar estaba una casa construida a mediados de los 60as, pero no desentonaba con el entorno.

Por eso ahora los comerciante del mercado de “La Cruz”, se alzaron bloqueando calles a su alrededor, generando grandes conflictos viales. Varias horas tuvieron que transcurrir para que el presidente municipal, aquel que de manera unilateral fue capaz de eliminar un contrato de más de 600 millones de pesos, esta vez no tuvo la capacidad de reaccionar a tiempo y atender el problema ocasionado por su administración. Arribó un enviado de la presidencia, en esta ocasión no llegó “el apaga fuegos” del Secretario de Gobierno, quien sin atribuciones para negociar no pudo hacer nada.

Después de las presiones de los locatarios por el cierre del tránsito vehicular que generó protestas y molestias a cientos de queretanos, alguien dio la orden de “clausurar” la construcción para que los comerciantes se tranquilizaran y levantaran el bloqueo.

Quedó latente la incertidumbre ¿Qué va a pasar en los próximos días? ¿El dueño del inmueble estaba violando la ley y por ello fue clausurada la construcción? ¿Nadie sabe bien a bien el por qué se clausuró? Seguramente el inversionista se irá al juicio de amparo o solventará el problema de la violación ¿Y después? Otra pregunta ¿Por qué esperaron las autoridades hasta la manifestación para clausurar si estaba violentando la normatividad? ¿Contubernio? Nada se sabe hasta ahora.

Lo cierto que el compás de espera generado por los inconformes, dará la oportunidad a la autoridad de reflexionar y corregir el o los posibles errores que estaba cometiendo a fin de rectificar. Ya son muchas las fallas o errores del gobierno de Marcos Aguilar Vega, no puede seguir gobernando al “ahí se va”. Los queretanos no están para experimentos en detrimento de su calidad de vida que cada día se deteriora más ¡Basta de abusos y arbitrariedades! Dicen los afectados.

Héctor Parra Rodríguez

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario