Ayotzinapa está vivo

|




 Ayotzinapa_manifestacion
Están desaparecidos,
¿De verdad fueron cremados?
Informes poco creídos,
Están desacreditados,
Debíamos estar unidos,
Para exigir resultados.

Durante la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27 de septiembre del 2014 (hace 3 años y 9 meses), la policía municipal y estatal de Iguala persiguió y atacó a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero y en ese enfrentamiento resultaron heridos también periodistas y civiles, con un saldo de al menos 27 heridos, 9 personas fallecidas y 43 estudiantes desaparecidos. Un poco después, el 7 de noviembre del 2014, la Procuraduría General de la República emitió un informe sobre lo sucedido, mismo que se conoce como “La verdad Histórica”, informe que señala que existen indicios de un homicidio masivo en un basurero de Cocula, Guerrero, el cual podría corresponder a los 43 estudiantes desaparecidos el pasado 26 de septiembre en el Estado de Guerrero.

Según el testimonio de tres nuevos detenidos que confesaron cometer el crimen. El procurador Jesús Murillo Karam, hizo el anuncio en una conferencia de prensa en cadena nacional, indicando que las personas detenidas dijeron que los estudiantes fueron asesinados después de que policías de los municipios de Iguala y Cocula los entregaran al grupo criminal «Guerreros Unidos», que sus cadáveres fueron quemados y que después se depositaron los restos en bolsas, mismas que fueron arrojadas en un río cercano.

El 27 de enero de 2015, la PGR notificó del avance de las investigaciones de la desaparición, aclarando que era prácticamente un hecho que el grupo Guerreros Unidos, vinculado al entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, había secuestrado, asesinado, incinerado y desaparecido en un río, las cenizas de los 43 normalistas y agregó que Los Rojos, grupo rival antagónico de Guerreros Unidos, junto con el Director de la Normal, habían alentado o apoyado a los estudiantes a la manifestación en contra del alcalde de Iguala y que en la confusión de esa noche, de si eran estudiantes o del grupo rival, tomó la decisión de ejecutarlos como normalmente lo hacía con grupos antagónicos y apoyado por las autoridades de Iguala.

Este informe no dejó satisfecha a la opinión pública y menos a los familiares de las víctimas y a partir de entonces son muchas las personas e instituciones que han participado en las investigaciones y casi todas ellas han coincidido en que la versión oficial carece de seriedad y de consistencia, lo que ha permitido que los familiares de los desaparecidos sigan teniendo la esperanza de que ellos pudieran estar vivos.

Cuando todo parecía indicar que el gobierno quería que el tiempo hiciera olvidar ese espeluznante caso y a partir de unos amparos de revisión promovidos por quienes fueron acusados de ser los artífices de los hechos, el pasado 4 de los corrientes el Primer Tribunal Colegiado del Décimo Noveno Circuito, con sede en Tamaulipas, emitió sentencia señalando que a esos acusados se les deberá reponer el procedimiento y realizar nuevos peritajes de organismos independientes ya que la investigación de la PGR no fue pronta, ni efectiva, ni independiente ni imparcial y ordena la creación, en un plazo de diez días naturales, de una comisión de investigación de la verdad y la justicia, conformada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, por representantes de las víctimas y el Ministerio Público Federal, los que podrán validar la incorporación de otras organizaciones nacionales e internacionales. Este mecanismo se utiliza, señalaron, para garantizar investigaciones ¬adecuadas de delitos de derecho internacional, cuando hay sospechas de que los mismos podrían haber sido cometidos por agentes del Estado, o cuando los -órganos tradicionales de investigación se han mostrado incapaces de cumplir su función.

Para esta determinación, el Tribunal valoró los elementos de convicción que cuestionaron la versión de la PGR sobre la supuesta incineración de los 43 estudiantes, aportados por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. La sentencia señala: “la investigación precedente, estuvo dirigida a practicar y poner sólo énfasis en aquellas pruebas que pudieran apoyar una versión de los hechos que narraron varios detenidos (auto incriminados) en sus declaraciones en relación con la incineración de los estudiantes en el basurero de Cocula y el depósito de sus restos en el río San Juan” y por lo tanto, por concederle un peso excesivo a la referida versión de los hechos, se dejaron de explorar otras líneas de investigación.

La ONU-DH consideró que las autoridades mexicanas deberían observar puntualmente los contenidos del documento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y esta sentencia del Tribunal, para “enderezar” la investigación del caso Ayotzinapa y para realizar las transformaciones requeridas para revertir los grandes rezagos en materia de justicia y combate a la impunidad.

¿El gobierno aceptará esta sentencia o la impugnará ante la Suprema Corte de Justicia? En cualquier caso, la duda está presente y si no lo hace este gobierno lo hará el siguiente.

Es un caso emblemático que debe resolverse si queremos vivir dentro de un Estado de Derecho. Algunos piensan que con esta sentencia hay borrón y cuenta nueva, que hay que volver a empezar desde cero, pero están equivocados, si bien hay más de 30 mil desaparecidos de los cuales tenemos muy poca información, en el caso de estos 43 si tenemos información y mucha, pero no han querido las autoridades tomarla en cuenta, pero al parecer llegó el momento. ¿Usted qué opina?

memo_casa@yahoo.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario