“AQUELLOS TIEMPOS” Un libro y un personaje excepcionales.

|




Conocí a AGUSTÍN ESCOBAR LEDESMA en una de las bancas del añoso Jardín Obregón, ahora vuelto a bautizar con su antiguo nombre de Jardín Zenea, hace más de veinte años, muy cerca, lo supe más tarde, de su oficina, formando parte de la Dirección de Culturas Populares, arribita de la libreria cultural en la esquina de 16 de septiembre y corregidora, había salido a tomar un poco de aire y echándole el ojo me cayó bien, y como buen queretano preguntón, trabé plática con él, sacándole poco a poco parte de su historia de vida…así me enteré que era originario de la Piedad, en el municipio del Marqués, lugar donde mis familiares maternos tenían algunos parientes y conocidos, que era periodista y que ya había editado algunos libros sobre costumbres y cocina queretanas.

Tenía una fachada de buen hombre y Agustín nunca me ha desmentido de aquella primera impresión, pues ahora, según el libro de quien enseguida hablaremos, al comentar su currículum se anota que es Periodista y escritor autodidacta, Productor de varios programas de Radio UAQ, Conductor y productor del gustado programa radiofónico “La suave patria”, Porque sin cultura no hay país, Colaborador de la “Jornada semanal”, “Voz de la sierra”, Tribuna de Querétaro; Compañero en “Diálogo Queretano”; “Nuestra aparente rendición”; Premio Estatal de Periodismo Querétaro en 2000 y 2001; Medalla de honor al mérito Periodístico”Ezequiel Martínez Ángeles”; y etc y etc.

Alguna vez en son de chanza le pregunté que a que horas dormía o comía, dándome en respuesta una leve sonrisa, que no me sacó de la duda.

Me hizo Agustín, hace pocas semanas el favor de obsequiarme y dedicarme un flamígero libro, de su autoría, que tardé algún tiempo en leer por la tristeza que me causa su título y más mucho más por su contenido…con el corazón oprimido lo leí, inundándome el alma de dolor…¿DONDE ESTÁN?…Migrantes queretanos desaparecidos. Preocupado por saber algo de ellos, Agustín lo ha presentado en muchas partes de la República mexicana y algunas de los Estado Unidos y todo mundo que le oye, calla…pues al parecer recibieron una bomba atómica que los desapareció, como la primera y segundas bombas atómicas desaparecieron a miles de gentes, cuando manos criminales las arrojaron en Hiroshima y Nagasaki…hace ya 74 años…y de los más de 600 migrantes queretanos desaparecidos, nadie sabe nadie supo.

Agustín, en su búsqueda periodística se ha metido en mil problemas al preguntar aquí y allá, la gente tiene temor, miedo y no quieren ser personas que los señalen, con el valor temerario que le caracteriza y su extraordinario valor civil, llegó hasta donde pudo y prefirió verter en su libro, parte de su trabajo…seguro estoy y también Agustín de que algún día, fatídico, los encontrarán, en el fondo de una gran fosa, cubriéndolos como sudario el mismo camión en que viajaron a su último destino, y la pregunta que nos hacemos todos y Agustín en primer lugar: ¿QUIENES FUERON O SON LOS CULPABLES?, algún día, no muy lejano se sabrá…lo mismo que lo relativo a el caso de Ayotzinapa.

Con el alma entristecida se despide su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE…quien les abraza.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario