“AQUELLOS TIEMPOS”: Siguiendo las huellas de los ideales de AMLO.

|




Desde “Aquellos tiempos”, ahora un poco lejanos, me llamó mucho la atención el personaje y la personalidad de Andrés Manuel López Obrador, sobre todo sus ideales políticos, que solo pudo introducir, algunos de ellos, cuando fue encargado del gobierno de la Ciudad de México, ahora, antes Distrito Federal.

Mucha agua ha corrido desde entonces y muchos son los libros que han pasado ante mis ojos, biografías de grandes pensadores y filósofos, sobre todo, y al enterarme de nuevo, cuál será la aplicación de sus ideas para llevar a cabo la cuarta transformación de México, en tropel acudieron a mi mente muchas de las antiguas páginas leídas, asombrándome de la similitud de las “ideas” vertidas en “aquellos tiempos” por la inmensa cauda de filósofos, intelectuales y sabios, y tomadas por el futuro presidente de México.

Muchas de ellas son denostadas y rebatidas por muchas personas, es el mismo caso de aquellos pensadores del pasado, incluso debemos recordar que en “aquellos tiempos”, entrados ya los primeros años del siglo XIX se formaron en México y en muchos otros países dos bandos, los Conservadores, que defendían lo mismo de lo mismo, y los Liberales que pugnaban porque hubiese un cambio. Estas ideas empezaron a surgir a raíz de la guerra de independencia de los Estados Unidos, más tarde de la obra de los enciclopedistas franceses, que afloraron en la Revolución Francesa, más tarde Napoleón, a pesar de diferentes pensares de su vida y obra, cambió el rostro de Francia y de Europa. Muchos estaban de acuerdo con él y otros tantos en su contra, pero sus ideales se han conservado al paso de los años.

AMLO, no me cabe duda abrevó en las fuentes del mismo Napoleón, de José María Luis Mora, de Valentín Gómez Farías, de Benito Juárez, de Venustiano Carranza, de Andrés Molina Enríquez, de Luis Cabrera Lobato y hasta de Francisco I. Madero, y no me sorprendería nada que también haya leído a Mújica y a Don Lázaro Cárdenas.

Hay que recordar que todos los aquí nombrados fueron combatidos y sus ideales, escasamente aceptadas, por lo que sufrieron de anatemas e imprecaciones, que mucho amargaron sus vidas. Recordemos a Galileo, a Darwin, al primero la iglesia lo difamo, lo desacreditó, lo culpó de rebatir los conceptos heliocéntricos, y al segundo, siendo un noble creyente tardó largos años para decidirse a dar a conocer sus descubrimientos, sobre todo sobre el origen del hombre, solo el tal Trump lo infama.

En todo caso hay que dejar que AMLO y su equipo alrededor de él, ocupen su lugar y traten de cumplir con su cometido, México necesita un cambio y hay que recordar las palabras de aquel iniciador del Franciscanismo: “Ante cualquier empresa, por difícil que sea, primero haz lo necesario; segundo haz lo que puedas y tercero haz lo imposible. Les saluda su viejo amigo:Mario RE.-

06 noviembre del 2018.- Queretarín, México

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario