“AQUELLOS TIEMPOS”: Entrevista al viejo Estadio Municipal.

|




Hace varios días acudí al enorme edificio ocupado por el Centro Cultural “Manuel Gómez Morín”, edificado hace varios años por la facción Panista, apresurado por llegar, no hice caso de un persistente pst, pst, que alguien me dirigía y llegué a la oficinita, pequeñita, perdida en su interior, donde funcionaba la atención al público para pagar multas por la verificación vehicular, donde me atendieron tres eficientes damas, las que me dieron indicaciones, que me hicieron volver al siguiente día, pasando como cohete delante de la añosa puerta del Estadio Municipal, volviendo a oír el pst, pst…debo estar loco o ya ando con el tremafac, y llegué a mi nave que mansamente me esperaba.

Al día siguiente muy temprano volví a la citada oficinita, arreglé mi asunto, y de nuevo salí, ahora muy tranquilamente y de nuevo el pst, pst, me hizo voltear, y percibí que de las viejas piedras salía una cascada voz que me dijo: “No te espantes Marito, soy Yo, tu viejo amigo de “aquellos tiempos”…el mal llamado Estadio Municipal…al que por tanto tiempo luchaste para que me fuera impuesto el nombre de mi viejo promotor…el Maestro Don Fausto González Ramírez.

Aquel que le pidió a su padrino…el Gral. Lázaro Cárdenas, para que convenciera al Gral. Rodríguez Familiar para que me construyera…claro que le envió los planos del Estadio de Berlín…y el dinero suficiente…en aquel año de 1937…recuerdas que los primeros atletas que me visitaron, el día de mi inauguración, fueron los y las estudiantes de tu vieja y querida ENEF, Escuela Nacional de Educación Física…poco después naciste tú, por eso considero que tú y yo somos de alguna manera, cuates.

Si, si mi amigo ya andas en los ochenta años y en tus manos y en tu rostro ya se ven las mismas cuarteaduras que muestran mis viejas piedras…pero sabes me la he pasado muy bien…prestando un servicio al deporte queretano…¿recuerdas que el Maestro Fausto trajo a mi campo y a mi pista los Campeonatos Nacionales de Atletismo de Primera fuerza en los años de 1940 y 1942?…que en mi seno se celebraron fiestas, discursos de políticos en sus tomas de posesión, a pesar del temor que siempre les dio a los queretanos sentarse debajo de mi amplia ala que los protegía del sol y de las gotas de lluvia.

De vez en cuando se celebraban partidos de fútbol, pero más bien era utilizado por ti y tus compañeritos de la primaria para llevar a cabo aquellos agradables campeonatos infantiles de atletismo…¿te acuerdas?…yo sé que sí…pues tanto te gustó el deporte que seguiste los pasos de aquel noble Maestro Fausto…y las enormes tablas gimnásticas que el gran Maestro Don Miguel Caviedes Robles puso con su escuela particular del Instituto Queretano…en 1950 por poco desaparecen mi antigua pista, borrando los “piratas” del fútbol profesional las marcas de las antiguas distancias de las competencias atléticas, pues alargaron el campo de fútbol para hacerlo “reglamentario”…recuerdo que varias veces te vi trabajando como juez en las competencias infantiles y juveniles de atletismo de la antigua y hoy desaparecida Dirección Federal de Educación Física.

Por un tiempo te dejé de ver, pues me enteré que te hicieron Director Federal en Yucatán, en Zacatecas y volviste diez años después, ya casado y con dos hijos…por cierto tu esposa era una niña muy guapita…( Yo solo asentía a todo lo que el Estadio Municipal me decía)…hace veinte años me quisieron desaparecer y tú fuiste una de las personas que más me defendieron…ahora ya sé que me quieren volver a desaparecer…pero sabes?…estoy un poco esperanzado porque dicen que me van a arreglar y convertirme en un polideportivo y en mi interior ,quieren hacer un amplio estacionamiento, similar al de la antigua Plaza Constitución.

La verdad no sé cuál vaya a ser mi verdadero futuro…pues ya tu sabes cómo son los políticos y más siendo como son de cierto partido…perdona que te haya detenido para contarte algo de mí historia…ya te dejo ir y me despido de ti mi querido cuate …ojalá a ti también te den tu mano de gato…(Yo no dije una sola palabra, pues toda la conversación salió de mi amado “amigo”, ambos ya cumplimos los ochenta años)…y estas ya son otras épocas…adiós…se despide de ustedes su ochentón amigo de “Aquellos Tiempos”….Mario RE.-

6 DE NOVIEMBRE DEL 2018.-Queretarín, México.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario