“AQUELLOS TIEMPOS” En recuerdo de HUGO GUTIÉRREZ VEGA

|




Continuamente leo y releo cualquier página proveniente de Hugo…primero por que le conocí personalmente, vagando por las calles y rincones de mi amado Queretarín, acompañado por su siempre bella esposa…él con un libro en la mano, ella con su amable y enigmática sonrisa, paralela a la de mi adorada Mona Lisa,cubriendo con su dulce mirada, a su amado esposo.
Varias veces intenté hablarles, después de un cálido y rápido saludo, pero nunca tuvieron tiempo, pues ambos vivían muy de prisa rumbo al lejano arcano de los dioses, y aunque me reconocían como parte del inventario físico de nuestra ciudad, no me ubicaban muy bien, aparte de ser un colaborador de “Diálogo Queretano” y de “Radio Universidad”.
Como toda persona que se precie de humanista, releía la Memoria del I Foro internacional sobre humanismo, celebrado en nuestra ciudad entre agosto y septiembre de 1999, en el aula forense de la Facultad de derecho de la U.A.Q.
Hugo Gutiérrez Vega habló…claro…sobre humanismo y literatura…y lo siguiente son algunas de sus sentidas y profundas frases: “No quiero llegar a conclusiones, yo cada vez que llego a alguna conclusión me equivoco, eso indica que sigo siendo irremediablemente provinciano; en este país los únicos que no se equivocan son los de la capital. La historia de los libros se inicia con los signos, sobre todo con los babilonios, a mediados del cuarto milenio se hacen los primeros signos, en su ida hacia los otros hombres, se forman los primeros centros urbanos , estos signos tienen que ver con las leyes del comercio, pero ya con el arte de escribir, los fenicios con su alfabeto y las primeras codificaciones y descodificaciones, marcan esta necesidad no solo de comunicación , sino fundamentalmente de significar. En estas tablillas de arcilla y en los punzones que escribían los signos, había en primer lugar una angustia por recuperar la información o por reunir la información, la memoria de la tribu, y sobre todo por superar lo irrevocable de la muerte y la erosión del olvido.
Sigue diciendo Hugo: “No se me ocurre que las cuevas de Altamira y las otras cuevas prehistóricas en sus murales, hayan tenido otro propósito que intentar vencer, sabiendo que es una batalla perdida la de la muerte, y sobre todo evitar la erosión del olvido, como dice Manuel en sus preciosos ensayos sobre la escritura y sobre los signos y sus comentarios sobre Umberto Eco, la incisión de una figura en la arcilla logró esa hazaña: la hazaña de derrotar la erosión del olvido, aunque inmediatamente después fuera derrotada la misma hazaña…”
“Guardar la memoria de todo lo humano, y en el momento en que se hace la incisión aparece el autor, pero todo autor crea a un lector y esto crea una memoria compartida. Es absolutamente impensable un autor sin lector, es una figura perdida en el espacio, por supuesto yo soy gente de teatro, yo sé que el autor de teatro lo único que hace es la primera parte del proceso, y que el público cubre la segunda parte, por lo tanto a mí me angustia mucho que no se represente, porque son actos perdidos en el espacio, ya después eventualmente puede triunfar o fracasar, eso no tiene la menor importancia; estos signos, este emisor y este receptor, desde el principio de los tiempos, cumplen con el proceso de la comunicación humana.”
Se despide de ustedes y de mi querido HUGO…su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario