“AQUELLOS TIEMPOS”. EL TIEMPO PASA Y LA VIDA TAMBIÉN…

|




Comentaba hace algunos días, con mis amigos “Los Chicos Malos”, que para algunos, el pasado año de 2018, fue bueno, como a nosotros que aún conservamos algo de vida y de medio buen estado de salud, en cambio para otros, el nombrado año sirvió para marcarles el fin de su paso por este mundo. Sus esquelas empezaron a aparecer en los medios periodísticos de la ciudad, así nos enteramos del triste suceso, incluso a una de ellas, aparecida el día 28 de diciembre, me pareció una terrible broma de mal gusto, y al verla repetida en otras ediciones y ser comentada ampliamente por la radio universitaria, acabó por “caerme el veinte” y dolorosamente aceptar la desaparición física de mi muy estimado amigo de “Aquellos Tiempos”, SALVADOR SEPTIÉN BARRON.

Conocido ampliamente por “CHAVA” y en más pretéritos años como “El Chihuahua”, ya que siendo hijo de padres queretanos, a él y sus dos hermanos se les ocurrió nacer en la norteña ciudad chihuahuense de Hidalgo del Parral, regresando con sus progenitores a su vieja ciudad de origen, Queretarín de las flores en los años de 1951 o 1952, buenos practicantes del basquetbol, Pedro y Chava se integraron a los grupos que en “Aquellos tiempos” existían en la ciudad, empezando a formar los equipos representativos de “su” Universidad, recolectando lo mejor del talento deportivo de la misma. Mario RE al ingresar a la Facultad de Contabilidad, fue llamado y con su doble personalidad de entrenador-jugador-estudiante, colaboró con Chava para conformar uno de los mejores tims universitarios de todos los tiempos.

Chava siempre se significó por ser un alto y estimado ser humano, todos le recordaremos por su noble bonhomía y cariño a su Universidad.

Pero la cosa no terminó aquí en producirnos honda y amarga tristeza, los últimos días del año 2018 fueron también los últimos de un gran Maestro de Educación Física: JOSE ARVIZU LUGO, formador, educador y gran entrenador de muchísimas de las escuelas de todos los niveles que conforman el mapa educativo de nuestra ciudad, desde primarias, secundarias, preparatorias y facultades, así como gran número de selecciones infantiles, juveniles y de mayores, representativas del estado en casi todos los deportes, atletismo, voleibol, basquetbol, lucha olímpica, etc. Formó una gran familia con una bella dama de San Juan del Río, Lucha, con quien procreó varios hijos e hijas que hoy le lloran, así como grandísima cantidad de alumnos y alumnas, convirtiéndose además en uno de los grandes promotores deportivos de nuestra ciudad y estado.

Pepe Arvizu fue una persona de altísimo valor humano, ayudaba y apoyaba a cualquier tipo de personas que se le acercaban solicitando sus consejos y/o ayuda…al contrario de CHAVA, en los periódicos no vi una sola esquela, ni en “Diario de Querétaro” en cuyas filas trabajó como reportero deportivo. Precisamente fue él quien le cedió los trastos a Mario RE para sustituirlo, desde el año de 1967.Querétaro pierde a una gran persona, lo mismo que sus queridos hijos. Mario RE le agradece todas las bondades que de él obtuvo.- Hasta pronto querido Maestro.

Un poco antes delos ya nombrados, apareció la esquela de la Masonería Queretana notificando la muerte del Lic. GABRIEL DOMINGUEZ LÓPEZ…completando la cuenta de amigos desaparecidos en Diciembre del 2018…GABRIEL fue uno de mis viejos amigos, egresados en 1954 de los gloriosos grupos de la Secundaria Federal Nocturna para trabajadores, número UNO de la ciudad de Querétaro…a pesar de su deficiencia física en una de sus piernas, Gabriel participaba en todas las actividades, incluyendo las deportivas como árbitro o compilador, de muy alto ánimo personal, se convirtió en eficiente Licenciado y formó parte de los Masones locales, obteniendo el más alto grado de ellos…descansa en PAZ mi estimado amigo.

Así Mario RE se despide tristemente de sus más caros amigos…ojalá tengamos un poco más de tiempo en esta vida para seguir recordándolos y lamentar sus pérdidas…gracias por su atención…se despide su amigo de “Aquellos tiempos”…Mario RE.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario