“Aquellos tiempos”: EL GALANO ARTE DEL PASO DEL TIEMPO.

|




Inevitablemente, el reloj de nuestra vida nos va marcando paso a pasito, segundo a segundo, el fin de nuestra no tan anhelada meta al infinito sideral, alejándonos de todo lo que amamos, llevándonos desnudos, tal como entramos en ella y con las manos vacías. Tal vez en nuestros postreros minutos, doña muerte nos permita recordarla, o por lo menos los mejores momentos.

Mario RE se dará por satisfecho que al doblar la marca de los años finales, se me conceda rememorar algunos puntos que me llenaron de satisfacción y que me colmaron de felicidad…el primero sería recordar los amargos y dolorosos momentos que sufrió mi adorada madre, María Luisa, para traerme al mundo, hace ochenta años, permitiendo que su cuarto hijo, tres antes de él, lamentablemente fallecidos en la cuna, se lograra, a pesar de venir casi ahorcado con su propio cordón uterino.

En segundo término, agradecer al destino haberme permitido pertenecer a una cariñosa familia, en la que todos sus integrantes me rodearon con su total afecto, empezando por mis padres y hermanos (dos) y hermanitas (dos), destacando nuestra madre que nos guió, para bien formarnos como personas, alentándonos a utilizar los libros, y la música, aficiones que nos duraron toda la existencia.

En tercer lugar haberme concedido la vida la inmensa dicha de haber encontrado una bella personita que valientemente aceptó acompañarme en un feliz trecho del camino: LINA, regalándome TRES hermosas floraciones, dos varones: JOSMAN y JORGE MARIO, y una hermosa e inteligente, igual que su madre, niña: LINA FUENSANTA. En cuarto lugar, doy gracias por haber nacido en una deliciosa y bella ciudad, QUERETARO, la que cobijó mis sueños y mis primeros desvelos…permitiéndome conocer amigos y amigas que llenaron de felicidad mis días, así como grandes Maestros.

En quinto lugar: haber tenido la dicha de ganarme el pan de cada día a través de una bella profesión: Profesor de Educación Física…egresando de una fabulosa institución, llamada Escuela Nacional de Educación Física, hace ya 60 años de este 2018.—Y haber ingresado hace 68 años a la Gloriosa Universidad de Querétaro (1950), y haber egresado de ella con mi título de Contador bajo el brazo. La lista sería mucho más larga, pues no tengo más que agradecerle a esta vida, haberme rodeado de bellos e inmerecidos dones y regalos…en su momento Mario RE se despedirá de ella refiriéndome a las palabras expresadas por Don Pedro Vargas: “MUY AGRADECIDO, MUY AGRADECIDO”…les abraza su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE.

07 de noviembre del 2018.-Queretarín, México

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario