Apuntes al paso Q 24 Lecturas del 1994

|




Acabo de ver las dos series de Netflix sobre los acontecimientos de ese año axial: “1994” e “Historia de un crimen: Colosio”. Un documental con valiosos testimonios vivos y una ficción apoyada en los hechos reales. Los dos son importantes, con sus altas y sus bajas. Hay que verlos. Hacen falta más trabajos de este tipo sobre nuestros sucesos nacionales y locales. Elevarlos a la historia y el arte sobre la realidad mundial.

Los hechos son los mismos pero su lectura no es igual. Cambia con el tiempo, la perspectiva y los ojos del observador. Esta es mi lectura sobre la lectura de “1994” e “Historia de un crimen”, las dos series de Netflix, hoy de moda, la primera dirigida por Diego Enrique Osorno y la segunda por dos jóvenes cineastas: Hiromi Kamata y Natalia Beristain.

1994 no es Colosio, ni Salinas ni el PRI; en primer y último lugar son los zapatistas. Alzándose precisamente contra la política del PRI y el sistema político dominante hasta entonces. Quienes nos mantuvieron en vilo a la sociedad mayoritaria de ese año y los siguientes fueron Marcos y los zapatistas. El asesinato de Luis Donaldo Colosio fue el plato de sangre del propio sistema para tratar de resolver la crisis y ganar la elección en puerta. Sin el levantamiento zapatista, Colosio no habría sido asesinado y habría ganado la elección, con votos buenos o hechizos.

Habla la inteligencia política de Carlos Salinas de Gortari:

–Decía Maquiavelo que el reformador siempre está en un riesgo enorme. Porque los cambios que promueve, aquellos que se van a beneficiar, toma tiempo que les llegue el beneficio. En cambio, los que son afectados por la reforma, inmediatamente sienten el perjuicio.

¿Acertó o se equivocó Carlos Salinas en su decisión presidencial de la elección del candidato entre Colosio y Camacho? Scherer y Paz tenían razón al decir que la decisión entre el hermano y el hijo, “cualquiera que sea… alterará sin remedio relaciones entrañables”. Y el dedazo político, ¿el último?, fue una explosión. Palabras exactas, como el bisturí del periodista y el poeta.

Si Manuel Camacho Solís creía que merecía la Presidencia, se equivocó al aceptar la dirección efímera de Relaciones Exteriores, en vez de renunciar al PRI ya, y no más tarde como lo hizo. Y luego aceptó el canto de las sirenas como Comisionado para la Paz en Chiapas. Luis Donaldo Colosio igual se equivocó al no ir a Chiapas ya como candidato presidencial. Los dos seguían bajo la mano tutelar de hierro de Salinas.

Quizá Camacho representaba la continuidad, en varios sentidos, y Colosio un cierto aire de cambio dentro del sistema. “No queremos priistas en la comodidad de la inercia, sino en el esfuerzo del cambio”, decía Colosio. Pero quien tenía más hilos del poder, después de Salinas, era Camacho.

Ayer como hoy el reto sigue siendo doble:

–No sólo lograr el desarrollo económico (crecimiento con distribución de la riqueza) sino la superación del sistema político imperante –palabras de Ernesto Ruffo, primer gobernador panista en Baja California.

Jacobo Zabludovsky dando la noticia de Baja California:

–Perdió el PRI. Ganó México. El cambio y el hecho mismo son positivos por todos conceptos.

“1994” es un valioso testimonio por las fuentes que presenta pero es la visión del sistema: Salinas y el PRI, Zabludovsky y Televisa, la visión del poder. Las miradas disidentes del sistema son pocas.

El diablo Salinas el día de la firma del Tratado del Libre Comercio:

–Este es un buen día.

Y de pronto todo cambió el sábado primero de enero de 1994. Por la irrupción sorpresiva zapatista y el desprecio del poder por los indios.

Palabras de Marcos a posteriori:

–¿Puedo decir malas palabras? (Sí). Son muy pendejos.

–La gente de México y de otras partes del mundo se alzó con nosotros y por eso no nos aniquilaron. Nosotros fuimos los sorprendidos.

Colosio y su discurso del 6 de marzo. Quiere reformar el poder para que el PRI siga en la pirámide política. Representa un honesto e institucional rompimiento. Dentro del sistema. ¿Por qué lo mataron? Su discurso fue un buen discurso pero ha sido magnificado, igual que la figura de Colosio. Todos los candidatos “rompen” con el presidente formalmente. ¿No lo hizo Echeverría con Díaz Ordaz? Y luego siguió la apertura y la represión.

Dice Salinas que le dijo a Colosio, tras su discurso del 6 de marzo:

–No rechaces facultades presidenciales, que después vas a poder necesitar en el ejercicio de la Presidencia.

Manuel Camacho en su carta del 22 de marzo, todavía aspira a la Presidencia, pero “no a cualquier precio”. El asesinato de Colosio mató a los dos. ¿Quién ganó? Zedillo, el segundo alfil de Salinas y Córdoba Montoya .

Otra vez la inteligencia política de Carlos Salinas:

–En la Presidencia hay días que transcurren en segundos. Pero hay minutos que pueden ser eternos.

“1994” es una buena serie con la mirada puesta en Colosio, no en los zapatistas, y con los ojos de Carlos Salinas, el PRI, Zabludovsky, Televisa. No es el sistema pero habla el sistema. Por eso hay que verla. Apenas si aparecen La Jornada y Proceso y otras voces y miradas críticas.

El asesinato:

–Quién fue. / Él fue. / Quién fue. / Él fue. / Quién fue. / Él fue. / Quién fue. / Él fue.

–Quién es él. / Él es el sistema. / Quién es el sistema. / El sistema…

–El PRI, Salinas, sus amigos y sus enemigos, el gran capital, Televisa, la Iglesia, la prensa, los intereses creados que son un chingo, etc.

¿Valió la pena el movimiento zapatista de 1994 y que aún persiste?

Puso el tema indígena en la agenda nacional e internacional y añadió conciencia. Marcos:

–Sí valió la pena el 94, lo volvería a hacer, tal vez mejor.

–La libertad es contagiosa, adictiva.

Mira el viejo PRI rancio elevado a categoría del sistema.

Demasiado Colosio, demasiado Salinas, demasiado viejo PRI rancio, demasiado sistema, poca crítica…

La misma noche en que murió Colosio, ya todos querían la candidatura vacante del PRI a la Presidencia.

La disputa por el poder muy por encima del luto humano.

Las hienas políticas.

El tiempo de Zedillo, tercer hombre de Salinas:

–¡Viva Colosio! ¡Viva el PRI! ¡Viva México!

Zedillo, economista, tecnócrata, neoliberal, inteligente, poco político, poco grillo, seco, de cuna humilde, la cultura del esfuerzo (igual que Colosio, pero sin carisma).

Serie del sistema para el sistema pro sistema. Tal vez exagero.

Un Colosio empático, con los dineros de Sedesol, inflado tras su muerte.

Un Zedillo poco simpático, poco político, poco orador, caído del cielo.

Política, todo es montaje, todo es simulación, todo es dedazo, nada vemos tras la tenebra oscura y pestilente del poder.

México, pueblo suspicaz por naturaleza, es natural.

Nada creemos y la especulación es el ejercicio nacional.

Todos sabemos la neta del planeta pero nadie nos pela.

¿Cómo era la relación real entre Colosio y Zedillo, el agua y los orines?

(En la serie faltó la entrevista con el Ernesto Zedillo actual, residente en Estados Unidos).

Tiempo de Aburto, actor, enigma, misterio, montaje, Caballero Águila.

El debate presidencial entre Zedillo, Cárdenas y el cabrón de Diego Fernández de Cevallos, que sin duda los barrió. (Y luego se esfumó).

Las elecciones del 21 de agosto y la alta participación ciudadana, se habla de un 78% electoral.

¿A quién benefició el alzamiento revolucionario zapatista y el asesinato de Luis Donaldo Colosio?

Ni una palabra sobre la Convención Zapatista de Aguascalientes celebrada igualmente en agosto. *

Elías Canetti también murió en agosto de 94:

–No dejes pasar un solo día sin hacer señales.

–Hasta ahora no has sido tan breve como querías.

–Anota tus cosas más personales, es lo único que cuenta, no te avergüences. Las generales están en el periódico.

La plana mayor del viejo PRI en pleno, cerrando fila.

Y faltaba otro crimen: el asesinato de Francisco Ruiz Massieu.

Esa mañana del 28 de septiembre JEP estaba en Querétaro:

–De repente el estruendo cedió lugar a un silencio trágico.

Otra vez la culebra reptando por el sistema y bebiendo sangre, tocando por todo México, ay, la culebra…

–Los demonios estaban y siguen sueltos.

La triste sonrisa vital de Diana Laura y su abrazo amoroso con su hijo, Luis Donaldo. (En la otra serie el testimonio de la viuda es conmovedor).

Primero de diciembre de 1994, Ernesto Zedillo Ponce de León, presidente de México. Tal vez no fue un mal presidente, en lo que cabe, propició o permitió la transición pacífica del PAN al poder, Ignacio Loyola Vera en Querétaro 1997, y Vicente Fox Quesada en México 2000. Para algunos fue un traidor del PRI. Para otros entendió los vientos de cambio.

Siguió el error y la crisis de diciembre del 94 y el duro año económico del 95-96, los barzonistas (nada sobre ellos) junto al carnaval político de la justicia persiguiendo a los Salinas y a los zapatistas con recursos legales y con magia negra y con trampas, para llorar y reír. Venganza y hambre de legitimización del poder que estaba por los suelos.

Mario Aburto y Raúl Salinas de Gortari en la misma prisión de Almoloya, pero la justicia no avanza, todo es oscuro y tenebroso, como siempre.

Carlos Salinas de Gortari, el presidente modernizador de México, queda completamente desacreditado por el patrimonialismo. Pobre de Octavio Paz.

El viejo PRI se derrumba, pero el viejo régimen sigue en pie.

El engranaje del sistema se traga todo y a todos.

El poder es una extraña coladera.

–¿Y los 80 millones de dólares de Raúl Salinas de Gortari?

–¿Y el desaparecido Manuel Muñoz Rocha?

–¿De veras se suicidó Mario Ruiz Massieu prófugo en Estados Unidos?

–Los demonios estaban sueltos…

–El extraño poder se escapa y aplasta a unos y otros.

–A los mexicanos sólo nos queda la suspicacia y la especulación.

Termina la serie “1994” con los zapatistas como paisaje, pero en 2019 los únicos vivos y en pie de lucha política son los zapatistas, incluso ahora frente al gobierno “redentor” de Andrés Manuel López Obrador.

–¿Quién mató a Luis Donaldo Colosio Murrieta?

Responde Ernesto Zedillo:

–Mario Aburto Martínez.

Misma pregunta y respuesta de Luis Donaldo hijo:

–A estas alturas, prefiero no envenenarme.

“1994” es un valioso testimonio por las voces y las imágenes que registra. Pero su mirada permanece encadenada al sistema imperante. No rompe ni trasciende las cadenas. Y sin embargo es un documento único que es preciso ver y estudiar, y añadir el valor y los datos que faltan en los huecos vacíos. El apego a la realidad dominante limita la misma realidad.

“Historia de un crimen: Colosio”, es más arte y con la verdad hace ficción y con la ficción toca las verdades de la realidad viva que están ocultas. La libertad y su uso por Kamata y Beristain en la dirección, es la diferencia. El relato de Diana Laura es crítico y conmovedor, un eje central, así como la lucha de la policía local frente a la turbia policía federal. Luego la actuación del Salinas ficticio es muy buena y creíble, no así los retratos de Zedillo y Camacho, muy planos. Las dos series se complementan pero en ambas es notable la poca presencia del movimiento zapatista, los invisibles indígenas, el detonante de 1994 y el clima social de los años posteriores, el oxígeno que aún persiste. Falta la mirada crítica y solidaria sobre los zapatistas. No ideológica, no condenatoria de antemano; la mirada sobria y lúcida. ¿Quién la hará?

Los políticos y los poetas, hacedores de palabras y metáforas mágicas.

Los cineastas, hacedores de imágenes y visiones entrañables.

“La culebra”, “No satisfacción”, “Elvira Madigan”, “Réquiem”… la música vital.

Creo que Colosio era un buen hombre pero un político menor (con los dineros de Solidaridad en la mano), apenas en ascenso.

En su momento, Camacho era más político (jefe de gobierno de la ciudad de México) y con más hilos del poder en la mano. No supo perder ni ser disidente.

¿Se equivocó Salinas en su dedazo presidencial?

¡Manuel Camacho candidato presidencial y Luis Donaldo Colosio comisionado para la paz en Chiapas!

–Jjjjajjjajjjajjjajjajjajjajajajaja…

–¡Qué chula es nuestra democracia imperfecta!

–¿Regresará el dedazo con AMLO en 2024?

–¿Qué alternativa nacional posible ofrece el EZLN?

__________

* El Nuevo Amanecer de Querétaro dio testimonio de la Convención de Aguascalientes, agosto de 1994, en que se juntaron todas las izquierdas, con tres enviados especiales.

A Jess, en su agosto.

Q, Presidentes, agosto 2019.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ Apuntes al paso Q 24 Lecturas del 1994”

  1. GRACIAS.
    Segunda nota:

    ** Zedillo, también es parte del Fobaproa, creado en 1990 y activado en 1995, el robo del siglo, dicen los que saben.
    Q, Presidentes, viernes 30-VIII-2019.

Envía tu comentario