Apuntes al paso Q 21 Caras de la historia: Tatiana, AMLO, Krauze.

|




1

Tatiana Clouthier es una mujer inteligente de cuño panista, como López Obrador es un político sagaz de cuño priista y perredista. Son parte de la tradición de la ruptura política y del intento de crear una nueva y mejor tradición. ¿Lo conseguirán? Los nuevos políticos estrictamente morenos no los veo. No hay una nueva clase política en el poder. Pero lo fundamental no es esto. Sino lo que hace y puede hacer la actual clase en el gobierno.

2

–Juntos hicimos historia.

–Jactanciosos, como si la historia ya hubiera acabado.

–¿Y qué clase de historia hicieron o hicimos?

–Porque hay de historias a historias, las mil caras de la historia.

–Y esta historia apenas empieza.

–Por supuesto sacar al PRI y al PAN juntos es un gran mérito.

–Demoler el viejo edificio político-económico y edificar uno nuevo es el verdadero reto histórico en puerta.

–Demoler los privilegios de la corrupción y la impunidad y mitigar las enormes desigualdades sociales.

–Acercarnos más a la justicia terrenal posible sin anular las libertades políticas democráticas.

–Hacer la crítica constructiva del viejo régimen y respetar la crítica plural sobre el nuevo gobierno.

–No reproducir lo que condenamos.

–Esta es la historia que está por hacerse.

3

Prosa simple y narrativa aérea. Tatiana Clouthier da la cara y es ella, mujer de fuerte personalidad, piensa rápido y es de palabra contundente. Sin alumbrar las recámaras oscuras del poder. Sin grandes ideas políticas ni reflexiones históricas. Su libro de combate es naturalmente un testimonio personal obradorista: Juntos hicimos historia , Grijalbo, México, 2019, segunda edición, 306 pp.

Una historia partidista y un relato muy personal. Todo se mira y se justifica a favor de la causa. Todos los caminos llevan y terminan en AMLO. La historia tiene su rostro triunfante. Sin mayores dudas. Derrotados todos los adversarios. Sin sombras.

Un libro rico en anécdotas y cabos sueltos, agradecido con su gente de equipo y trabajo, con los enemigos a modo, y un AMLO siempre positivo, hasta en sus malos momentos, en sus rollos vivos y tercos, un político obstinado. El libro de Tatiana prosigue el combate ideológico, que sin duda ganaron los morenos con más de 30 millones de votos, frente a sus rivales que al final ni juntos pintaron.

Pero el combate ideológico no es toda la historia. La historia real sigue su curso y no se deja vencer por los memes, los videos, las frases hechas, el testimonio ideológico triunfante. Faltan los hechos duros de la historia.

4

Las caras de la historia cambian con el tiempo como cambian los rostros y los cuerpos de las personas.

Tal vez más difícil que conocer el futuro impredecible y el pasado misterioso, sea descifrar el presente fluyendo entre el mañana y el ayer.

Mantener la mirada crítica y dubitativa sobre las historias de la historia .

Tatiana Clouthier, a su manera, da la cara y habla de las benditas redes sociales naturales a favor de AMLO y de las malditas financiadas por el diablo y comandadas por el Grupo Coppel, Enrique Krauze y Fernando García Ramírez. El trabajo limpio y el trabajo sucio; ambos partidistas, ideológicos, oscuros y discutibles, nada inocentes, cargados de un lado.

Claro que hay diferencias. Unos buscando el poder y los otros ya con el poder de la mano, que se les escapa. Combate feroz sin ángeles, pero cada uno en el nombre de sus dioses.

Las verdades políticas son denuncias que pueden ser ciertas o falsas. Las denuncias no son conocimientos probados. Son parte del combate, como lo ejerce hoy el presidente López Obrador. Las pruebas reales las dan la vida, el tiempo, el oficio, la historia, y generan un conocimiento. El conocimiento que es un saber y un no saber. Nunca se sabe todo. Siempre hay dudas y más preguntas.

Las verdades de Tatiana Clouthier no son verdades jurídicas ni morales. Son claramente verdades del combate ideológico, que pueden ser ciertas, parciales y falsas. ¿Qué es la ideología? Ver la realidad del color de nuestros anteojos ideológicos; morenos, rojos, azules, negros, blancos.

5

Preguntas a sociedad abierta.

–¿Enrique Krauze es parte de lo peor del sistema que el nuevo gobierno quiere transformar?

–¿El historiador liberal se ha beneficiado corruptamente de los gobiernos del PRI y del PAN que ha criticado y apoyado democráticamente?

–¿No es un empresario cultural emprendedor, creativo, productivo y fructífero por sus méritos empresariales y culturales, sino por su amasiato con el viejo régimen?

–¿Fernando García Ramírez, buen crítico literario y político acelerado, ha hecho el trabajo sucio de Krauze? ¿Hay trabajo sucio o partidista?

-¿Tiene más credibilidad Tatiana Clouthier en su testimonio personal y partidista que Krauze en sus críticas liberales históricas a Obrador?

–¿Qué nos dirá la historia al paso del tiempo?

Así planteo y así veo las cosas.

6

Pienso que el historiador es un hombre de conciencia y no sé cuáles sean sus faltas verdaderas.

Por mi parte sigo leyendo y releyendo con provecho a Enrique Krauze Kleinbort. Sin anular las diferencias que igual me enriquecen. A Fernando lo he puesto en el limbo. Sigue acelerado. Las diferencias vitales nos enriquecen, aunque nos aniquilen.

Creer en el capitalismo real de Estados Unidos, Francia, Alemania, Inglaterra ¿es más o menos diabólico que creer en el socialismo ideal de China, Rusia, Cuba, Nicaragua, Venezuela?

De las mil caras de la historia, ¿cuál es la nuestra?

Obrador es una cara de la historia y la mirada crítica de Krauze es otra.

7

Por supuesto, sigo votando Obrador, pese a todo. ¿Podrá contenerse la corrupción del poder y atemperarse la desigualdad social, encarnar mejor la justicia posible sin perder las libertades, conjugar políticamente el choque de valores e intereses? AMLO sigue siendo una esperanza y una promesa por cumplir que no veo en los otros.

8

Supongo que el libro de Tatiana encantará a los obradoristas (no a todos los morenos) e irritará a sus adversarios. Muchos ciudadanos, sin necesidad de leerlo, ya condenaron a Krauze. Otros detestan cada vez más a Obrador. El combate ideológico y clasista continúa, sin ideas ni contenidos no pocas veces. Es la pelea irracional de los prejuicios y los juicios sumarios. Juntos hicimos historia no es un canto a Obrador pero tampoco es un análisis crítico e histórico. Es la visión de los vencedores de la lucha electoral de 2018. Y la lucha sigue por otros medios. No hay pausa ni puentes, ni de un lado ni del otro.

La autenticidad política, intelectual y ciudadana es fundamental. Pero no es garantía de buenas obras. Los malvados y los tontos también podemos ser auténticos. La autenticidad no es garantía de nada. Cuentan los resultados y la lucidez y el temple en la victoria y en la derrota.

Tatiana Clouthier ha abierto una puerta, ha dado la cara y se ha corrido de la derecha a la izquierda, o del lado azul al lado moreno, si se quiere:

–Mi hija se movía en el ambiente del Tec de Monterrey en San Pedro Garza García y no estaba para nada convencida. En ese ambiente hostil empezamos a construir. Para mí fue todo un proceso de atreverme a dar la cara, fue como salir del clóset, en el que pude contar esta historia. Estoy segura que eso contagió a la gente. Mi hija terminó cuidando una casilla a favor de AMLO. (p. 222).

–Salí a dar la cara para que no me vean la cara. (p. 250).

Y la metáfora viva de “dar la cara” se repite varias veces.

Los que estaban y están en contra de Obrador y a favor de Anaya o Meade, ¿han dado la cara?

Ese es uno de los méritos de la norteña Clouthier. ¿Lo comprenden y lo aprecian los morenos del centro y del sur? ¿Y los azules?

Si la autenticidad no es garantía de nada, la subjetividad que quiere ser objetiva, tampoco puede ser la suma de las caras de la historia.

9

Mujer cabrona y fría, impenetrable (no deja ver su fuego por dentro), cálida con los suyos, tiene malicia, de buena madera, bien templada, Tatiana sabe expresar lo que quiere en el momento oportuno y guardar silencio y pasar por alto lo que no. No compra peleas ajenas.

Sabe hacer alianzas y mover los hilos.

Conservar amistades con sus diferencias.

Sabe decir no pero no hay cuestionamientos serios a Obrador.

Coincide en las formas aunque las maneras sean distintas.

–Cada quien vive sus procesos a su manera y cada quien avanza a su ritmo.

–Hay actores con los que prefiero ser distante.

–Por el bien del país, hay que caminar hacia el bien mayor y encontrarnos en un punto común.

–Hay una energía creadora en el país y hace falta abrir la llave para que se desate en términos positivos.

–Andrés marca los tiempos y él decide que ésa es la velocidad a la que quiere caminar. El tiempo juzgará si fue adecuada o no.

–Lo que Andrés dice no es de dientes para afuera.

–Si queremos cambiar este país hay que hacer fila.

–Poner el ejemplo.

He leído con provecho esta cara amable de la historia de Clouthier y sigo valorando la cara crítica de Krauze.

El tiempo corre y Obrador también.

¿Y la terca realidad que se resiste y que hacemos todos?

¿Las redes sociales son benditas cuando están a nuestro favor y malditas cuando están en contra?

¿Algunos de izquierdas nos hemos vuelto de derechas?

¿El pensamiento crítico y dubitativo o la peste emocional ideológica?

¿Cuál es el común denominador social mexicano?

¿Nuestros muertos sin rostro por la violencia no son parte de la cara de nuestra historia? Los otros también hacen historia. ¿Qué historias?

Qro. Qro., Presidentes, viernes 17-V-2019.

juliofime@hotmail.com / www.dialogoqueretano.com.mx

Gracias a AGR quien me regaló en una espléndida mañana de conversación el libro de Tatiana Clouthier, que pude leer en México y releer en Querétaro. Gracias.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario