Apuntes al paso Q 11 “El archivo cautivo OP”

|




Da tristeza saber la mala suerte que ha corrido el legado personal de Octavio Paz (sus archivos, libros, objetos varios, cartas, papeles, casas, cuenta bancaria, de la que no se habla nada) al quedar en manos de la burocracia cultural del Estado; de un Estado que el crítico combatió y que hoy quiere volver a ser filantrópico y ponerse al servicio de la sociedad, y comienza como un desastre en administración pública.

Siempre reflexivo, tal vez impulsivo y al mismo tiempo contenido, bien ordenado en sus ideas críticas y/o fraternas, Octavio Paz pudo revisar, ordenar y publicar prácticamente en vida sus Obras completas , 15 tomos, en España y en México.

Y hoy sus archivos personales aparecen cautivos, dispersos, revueltos, tirados, inseguros…

Por eso muchos de nuestros escritores latinoamericanos deciden desde temprano vender sus archivos a las universidades norteamericanas, no sólo por los dólares sino por el buen cuidado y el buen uso de los mismos, al menos por los críticos internacionales.

No sé qué desavenencia pudo haber existido entre Marie José Paz y Guillermo Sheridan y Enrique Krauze, pero no hay duda mayor pública, y el imperio de la lógica indica que el “legado legal” de Octavio Paz Lozano debió quedar administrado tanto por El Colegio Nacional al cual perteneció el escritor y el grupo de amigos críticos de Letras Libres : Enrique Krauze, Gabriel Zaid, Guillermo Sheridan…

¿Es tarde para que así suceda? Ah, la vida, llena de sorpresas, malquerencias y malentendidos hasta en los más íntimos.

_______________

 Véase “¿A quién le importa el legado de Octavio Paz? / Entrevista con Ángel Gilberto Adame (por José Luis Martínez S. / Destino incierto: el legado de Octavio Paz”, Laberinto 820, 2-III-2019, pp. 1, 6-7). Liga: https://sclaberinto.blogspot.com/p/blog-page_80.html

 Q, Presidentes, 4-5-III-2019.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario