Ante el proceso electoral interno. La construcción institucional de Morena-Querétaro.

|




Dr. Eduardo Miranda Correa.

Lic. Jesús Méndez Aguilar

Hace poco más de un año, en julio de 2018, la voluntad del pueblo de México, con su voto libre y soberano decidió, bajo un velo lleno de esperanza y alegría, la victoria histórica de Morena y su líder excepcional Lic. Andrés Manuel López Obrador. En Querétaro, por primera vez un candidato de izquierda ganaba la Presidencia de la República y se obtenían puestos de elección popular como en ninguna contienda electoral un partido de izquierda había alcanzado en la Entidad.

Sin embargo, y justo es decirlo, la victoria de AMLO y de morena en Querétaro, se debió, junto a la movilidad de la militancia y al voto del pueblo, al influjo de AMLO, su trabajo incansable y a la estrategia nacional consistente en la conformación de una estructura político-electoral para la promoción y defensa del voto. Estrategia que, si bien fue importante en el triunfo electoral, tuvo como efecto perverso el desmantelamiento de los órganos internos en morena -Querétaro: el Consejo Estatal, dejó de operar como órgano de conducción del partido; el Comité Ejecutivo, se constituyó en la decisión exclusiva y unilateral de su presidente; los Comités Municipales, se desmantelaron sin mayor explicación; los Comités de protagonistas, los cuales fueron pensados para ser la base de la estructura organizativa de morena , se les reservó el papel de comités territoriales para la promoción y defensa del voto. Pero, su principal consecuencia consistió en que postergó el ideal de construir un partido político de izquierda en Querétaro sustentado en los principios y Estatuto de morena . [Al respecto, véase el escrito: Apuntes para la reconstrucción de morena- Querétaro, (documento a discusión) de Eduardo Miranda Correa y Jesús Méndez Aguilar, de fecha 11 de enero de 2019].

La importancia de construir un verdadero partido de izquierda en Querétaro una vez el triunfo electoral ─por cuestiones de reacomodo político e inexperiencia en funciones de gobierno, en nuestro caso, principalmente en el poder legislativo─ no estuvo dentro de las prioridades por parte de sus principales dirigentes. De tal manera que sus órganos de conducción y ejecución fundamentales en la estructura organizativa de morena -Querétaro quedaron en la inacción total, por voluntad propia de los responsables de dirigir esos órganos. El Consejo Estatal, cuyo presidente es el Mtro. Ángel Balderas Puga, tiene sin sesionar de manera ordinaria desde el 30 de junio de 2017 -más de dos años-, con lo cual ha dejando de cumplir con sus funciones y responsabilidades estatutarias, entre estas principalmente la elaboración, discusión y aprobación de un plan de acción en Querétaro que de consistencia ideológica y dirección política al proyecto alternativo de nación en Querétaro (Artículo 29º, inciso b. del Estatuto); en ese sentido, el presidente del Consejo Estatal, ha sido incapaz de promover al interior del Consejo el cumplimiento estatutario de que la aprobación del presupuesto de egresos, el cual este año ha sido de $21,970,418.00, debe utilizarse exclusivamente en apoyo y a la realización del programa y plan de acción de morena -Querétaro (Artículo 68º del Estatuto) y, en contrario, ha propiciado que “un petit comité”, el cual no ha presentado estados financieros al Consejo Estatal en los últimos dos años, de manera discrecional utilice el presupuesto atentando en contra de los estatutos y de los principios de morena .

Por su parte, el Comité Ejecutivo Estatal de morena -Querétaro, durante el tiempo que fue presidido por el C. Carlos Peñafiel Soto, fue omiso en el cumplimiento de sus responsabilidades estatutarias establecidas en el Artículo 32º del Estatuto, por voluntad propia de su Presidente dejó de sesionar de manera ordinaria una vez por semana y tampoco promovió que las Secretarias del Comité presentaran al Consejo Estatal un programa de trabajo mínimo que vincule las atribuciones de cada Secretaria del Comité con la declaración de principios y el programa de morena en la lucha por la gran transformación del país. Sin embargo, lo más grave fue la visión patrimonialista que tuvo el C. Carlos Peñafiel Soto de nuestra organización política, al grado de que no obstante que había sido nombrado por el Presidente de la República Lic. Andrés Manuel López Obrador, y tomando protesta ante el Senado, Embajador en la República Dominicana, se resistía a renunciar ─pese al impedimento estatutario a ejercer como dirigente del partido cuando se es funcionario público, así como incurrir en responsabilidad administrativa, toda vez que los miembros del servicio exterior están obligados a abstenerse a participar en actividades partidistas─ pues se creía con el derecho de imponer un sucesor que se encargaría, según sus palabras de “implementar el procedimiento de cambio de órganos internos de morena- Querétaro” en el próximo proceso interno de renovación de dirigencias. Esa visión patrimonialista de nuestro partido ha llevado a la inacción al Comité Ejecutivo, al grado que la única vez que convocó al Comité Ejecutivo en el último año fue para declarar vacaciones de morena, argumentando que eran vacaciones en gobierno del Estado, ostentándose como patrón del partido.

Ante esta inacción y falta de cumplimiento de sus responsabilidades estatutarias por parte de los principales órganos internos, consideramos que el gran reto para morena -Querétaro y nos parece del país ─en el contexto del proceso de renovación de sus órganos internos─ consiste en la reconstrucción de morena conforme a principios y Estatuto. Esto es: rescatar la propuesta primigenia de construir un partido de izquierda diferente que, sin dejar de ser movimiento, se constituya en una organización política que en la lucha por el poder ante otras fuerzas políticas y en la contienda interna por la representación de nuestros órganos directivos , no reproduzca los vicios políticos del viejo sistema de partidos.

En este tenor, una vez que se ha emitido la Convocatoria, el compromiso de todos los participantes debe ser llevar a cabo un proceso electoral con ética republicana y sin corrupción, democrático, transparente y que rinda cuentas a la sociedad (Documentos básicos: Programa ¿Por qué luchamos?). Es decir, la lucha contra la corrupción debe iniciar desde las propias entrañas de morena como organización política. Este proceso de renovación de las dirigencias es un momento crucial para demostrar que es factible, en el corrupto sistema de partidos tradicionales, construir un partido político sin los vicios de los otros partidos políticos. Por ello, desde el inicio del proceso electoral debemos impedir que las lacras de la política actual: el corporativismo, el clientelismo, el influyentismo, el amiguismo, el nepotismo, la perpetuación de cargos, junto con el acarreo y la utilización de los recursos del partido, sean las prácticas perniciosas que imperen en el curso y desarrollo de los Congresos Distritales, único acto electoral en donde tienen derecho a votar y ser votados todos los afiliados de Morena, (aunque en este proceso, por cuestiones de logística política, se haya cerrado el Padrón de afiliación hasta el 20 de noviembre de 2017); también es importante impedir que las “facciones, corrientes o grupos” decidan el curso de nuestra organización política, máxime ahora que el oportunismo de un grupo de pequeños empresarios inmigrantes, sin ningún arraigo en la izquierda histórica queretana, se presente como predeterminados a “mandar” en morena -Querétaro.

En otras palabras, hay que regresar a la idea primigenia de construir morena como un partido político diferente, con principios y valores éticos, pues como nos decía AMLO (y ahora nos lo recuerda), cuando íbamos casa por casa en la búsqueda de las afiliaciones para constituir a morena como Partido político: “ construyamos una organización política diferente, con una cultura política distinta, no más de los mismo, pues que caso tendría hacer otro partido político, si se va a parecer a los otros partidos ”; es decir, desde el inicio prometimos a la sociedad, como dice Enrique Dussell, construir una organización que sea una escuela de formación política, de concientización ciudadana al servicio del pueblo con responsabilidad y honradez, que siga principios, valores y proyectos, pero, sobre todo, que no reproduzca los vicios de los otros partidos políticos.

De esta manera, construir un partido diferente a los partidos políticos tradicionales, implica construir el partido desde abajo, de manera democrática. Por ello, aquí en Querétaro, el Comité Ejecutivo Nacional, el Comité Ejecutivo Estatal y la Comisión Nacional de Elecciones, deben difundir ampliamente la Convocatoria al III Congreso Nacional Ordinario, para que llegue a todas y cada uno de los afiliados y éstos conozcan en plenitud los términos en los que se ha de dar el cambio de sus órganos internos. Pues lo fundamental es que los Congresos Distritales sean una escuela de democracia en donde participen el mayor número de afiliados para que de manera libre y democrática elijan a las mujeres y hombres con mayor presencia política en su Distrito para que nos representen como Consejeros Estatales y en conjunto constituyan el Consejo Estatal, órgano de conducción que habrá de dirigir políticamente a morena en el Estado y que, en este proceso de renovación de las dirigencias, tendrá la responsabilidad de elegir al Comité Ejecutivo Estatal entre estos al Presidente/a, el cual tendrá la enorme responsabilidad de institucionalizar morena en Querétaro; como Congresistas Nacionales , sí nuestros consejeros estatales son electos democráticamente, será muy difícil que el sectarismo y los acuerdos cupulares se impongan en la elección de nuestros dirigentes nacionales, pues el voto libre y sin presiones será la mejor garantía de que se elija un Consejo Nacional y un Comité Ejecutivo Nacional , con hombres y mujeres probos y honestos en esta tarea enorme de reconstituir morena conforme a los valores y principios que prometimos a la sociedad.

Ahora bien, un proceso de elección democrática de las dirigencias, tanto estatal como nacional, será la mejor garantía de que estamos construyendo partido diferente, de que estamos en la posibilidad real de que morena se convierta en un verdadero partido político, más allá de la fuerza popular que representa Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, me parece que esto no es suficiente, es necesario hacer coincidir todas las fuerzas interesadas en la reconstrucción de morena- Querétaro e insistir en la unidad , en un esfuerzo de reconciliación “entre diferentes… que deje atrás los conflictos internos y encar(e) lo que viene con visión de miras, de largo alcance que traspase nuestros intereses inmediatistas de carácter personal o de otra índole y que nos lleve a posicionar a morena-Querétaro como un partido fuerte e institucionalizado.” (Ibidem.).

En este proceso de reconciliación es importante que tengamos presente que debemos darle cause jurídico y político a las diferencias naturales que se manifiestan al interior de nuestra organización política; de tal manera que las diferencias en vez de debilitarnos nos fortalezcan. Así, el compromiso debe ser institucionalizar morena como una organización política sólida en donde lo primero sea cumplir irrestrictamente con nuestras normas estatutarias y que los órganos en su estructura organizativa cumplan con sus responsabilidades y funciones. El Consejo Estatal , órgano de conducción y de coordinación en el Estado, tiene que sesionar cada tres meses, tiene la responsabilidad de elaborar un plan de acción que de conducción política a morena en el estado, que siga al proyecto alternativo de nación y al programa y plan de acción nacional de morena (Art. 29º del Estatuto), debe de aprobar y vigilar que el presupuesto de egresos de morena Querétaro se destine exclusivamente al cumplimiento del plan de acción y del programa en morena Querétaro (artículo 68º. del Estatuto); el Comité Ejecutivo Estatal , tiene la obligación jurídica de poner en acción a morena en Querétaro, su presidente/a debe ser una persona proba y honesta con un alto sentido de responsabilidad política y social, pues le corresponde, junto con las secretarias que conforman el comité ejecutivo, institucionalizar morena , llevar a la práctica el plan de acción y ejecutar de manera transparente y rindiendo cuentas a la militancia y a la sociedad el presupuesto de egresos de morena- Querétaro; los Comités Municipales , una vez su elección en un Congreso Municipal, el cual debe ser una fiesta para la democracia, dado que en él habrán de participar todos los afiliados de manera libre y secreta, con voz y voto, en el municipio correspondiente, son los órganos encargados de atraer las principales demandas y reclamos de los comités de protagonistas, de los militantes y del pueblo en los municipios, para que sean procesadas en el plan de acción municipal y estatal y se de vida institucional a morena en los municipios.

Los Comités de Protagonistas del cambio Verdadero (CPCV) , los cuales constituyen la base de la estructura organizativa de morena, deben de recuperar su misión estatutaria inicial, la cual fue pensada para organizar a la sociedad en barrios, comunidades, ejidos, cooperativas, fábricas, identidad de género, juvenil, ética y moral, y no solamente como unidades territoriales para la competencia electoral. Luego, la construcción de CPCV debe ser función primordial a realizar por parte de dirigencias y militantes de morena para organizar a la sociedad, pues de ahí habrá de alimentarse las demandas y propuestas sociales que habrá de procesarse en el plan municipal, en cada uno de los municipios de Querétaro.

En este compromiso de institucionalizar y fortalecer a morena -Querétaro, como un partido de izquierda, el Instituto Nacional de Formación Política , como órgano encargado de la formación y capacitación política de dirigentes, militantes y simpatizantes de morena, lejos de ser propiedad de una camarilla desvinculada de la estructura organizacional de morena, tiene funciones específicas que cumplir, le corresponde organizar cursos de capacitación que vinculen a la movilización con los movimientos sociales, se impriman valores éticos y de izquierda, así como se promueva el trabajo y la difusión de una nueva cultura política que esté acorde a la 4ª gran transformación del país.

En síntesis, institucionalizar morena es el gran reto que enfrentamos para que nuestra organización política sea el soporte material y político para la 4T gran transformación del país. El eje principal de 4T es la lucha en contra del régimen de corrupción y privilegios. Entonces, lo primero es erradicar cualquier viso de corrupción en las prácticas políticas de morena como partido político. Por tanto, el proceso de renovación de los órganos internos debe de construirse de manera democrática, honesta, transparente, y apegada a la legalidad y sin vicios políticos, pues con ello, se estará dando un gran paso en la institucionalización de morena.

Ahora bien, institucionalizar morena , sin corrupción, con ideales, con principios, con una estructura organizativa sólida, con un Instituto de formación política que construya una nueva cultura política fundada en el pensamiento crítico, sin duda, constituirá la principal fuerza social y política de apoyo a AMLO, ante los grupos opositores al cambio; y, al mismo tiempo, debe ser la conciencia crítica que presione a los representantes y militantes de morena que se aparten de los documentos básicos y del proyecto alternativo de nación por el que luchamos. Esto dará garantía que el proyecto de la 4ª. gran transformación del país vaya más allá de un sexenio.

Querétaro, Qro., a 30 de agosto de 2019.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario