702 migrantes desaparecidos

|




GRAFICAS DESAPARECIDOS_mini

Clic sobre la imagen para ampliarla.

¿Cómo, cuándo, en dónde y por qué han desaparecido los migrantes queretanos?, son las preguntas más importantes que ahora es posible contestar, después de la sistematización del trabajo de campo de la investigación periodística “La memoria de nuestros nombres. Migrantes queretanos desaparecidos” realizada de enero de 2013 a junio de 2016.

Durante la investigación fueron registrados un total de 702 casos de personas desaparecidas, aunque habrá que señalar que de éstos, 685 corresponden al estado de Querétaro, en tanto que los 17 casos restantes pertenecen a otras entidades circunvecinas a Querétaro, en la que figuran Guanajuato con 6; el Estado de México con 4; Hidalgo con 3; San Luis Potosí con 3 y Tamaulipas con 1.

Sin embargo, para fines estadísticos de esta investigación, centrada en el estado de Querétaro, solamente son considerados los 685 casos locales y de esta cantidad, habrá que señalar que únicamente fueron denunciados 73 casos ante el Ministerio Público, debido a que el resto de desapariciones no han sido reportadas por sus familiares, debido a que tienen la esperanza que algún día regresen y es información únicamente conocida por los propios familiares y algunos de sus vecinos.

En la mayoría de los casos los familiares o personas que fueron entrevistadas, no recordaron las fechas exactas de nacimiento de la persona, el lugar al que había acudido a trabajar o el sitio de la desaparición de los ausentes, en primer lugar, porque hacía más de 5, 10, 15, 20 años o más y ya se les había olvidado o bien, debido a que solamente sabía que se habían ido a trabajar a Estados Unidos. Ante este escenario los informantes realizaban un ejercicio nemotécnico para ubicar por asociación con algún hecho relevante de la familia, la aproximación de fechas y lugares en las que su familiar había desaparecido.

Sin embargo, esta situación cambió radicalmente con los familiares que tienen alguna persona desaparecida a partir de 2010, cuando en nuestro país ocurrieron las primeras desapariciones masivas de migrantes queretanos a cargo de los cárteles del narcotráfico, suceso que marca un parteaguas en la información resguardada por los familiares, debido a que por lo general son hechos del dominio público, dados a conocer por los medios informativos.

Para efectos de esta investigación, podríamos clasificar a los migrantes queretanos desaparecidos en tres categorías, los desaparecidos voluntarios y los desaparecidos involuntarios que abarcan a quienes desaparecieron antes del 17 de marzo de 2010 y los desaparecidos forzados, a partir de esta misma fecha, en sucesos en las que existe la participación de agentes no estatales del crimen organizado.

Tragedia humanitaria

Los primeros casos de migrantes queretanos registrados como desaparecidos están situados en la década de los 50 del siglo pasado, al emigrar en busca de trabajo a otras entidades de nuestro país; después, dos personas más desaparecieron en la década de los 60, en Empalme, Sonora, enrolados en el llamado Programa Bracero México-Estados Unidos, a pesar que existían protocolos de control y seguridad para los migrantes.

Existen los casos de jóvenes quienes, en la década de los sesenta, se enlistaron en el Ejército Mexicano en busca de mejorar sus condiciones de vida y fue lo último que sus familiares supieron y jamás los volvieron a ver.

Más adelante, otros desaparecieron cuando fueron abandonados a su suerte por sus propios compañeros de travesía, al cruzar el desierto por sufrir algún impedimento físico. También existen casos de personas que fueron arrastradas por las aguas del río Bravo que muy probablemente murieron ahogados y de los que nunca fueron recuperados sus cuerpos. Otros desaparecieron en el momento de ser perseguidos por agentes de la Border Patrol.

También están los casos de 2 personas del municipio de Amealco que probablemente murieron en la explosión ocurrida en Guadalajara, Jalisco, en 1992, que devastó barrios y colonias por el derrame de gasolina en las alcantarillas de la ciudad; la misma situación ocurrió con otra persona del municipio de Tolimán que desapareció en San Juan Ixhuatepec, Estado de México, cuando, en 1984 hubo una explosión que devastó edificios, casas y personas que quedaron irreconocibles y fueron enterradas en fosas comunes, sin haber podido ser identificadas.

En esta lista de desaparecidos también aparecen tres comerciantes que fueron detenidos y desaparecidos en 2009 por la policía municipal de Monclova, Coahuila, cuyos casos fueron dados a conocer durante las movilizaciones que se dieron en 2011 en Querétaro por el Movimiento con Justicia y Dignidad, del poeta Javier Sicilia.

Están los casos de personas alienadas o enfermas de alcoholismo que desaparecieron en sus propias comunidades, pero que en algún momento previo, habían regresado de radicar y trabajar en Estados Unidos.

La mayoría de queretanos desaparecidos pertenece a comunidades campesinas ubicadas en los dieciocho municipios queretanos cuya actividad productiva está sustentada en la agricultura de autoconsumo; generalmente se trata de gente joven que emprende el camino para trabajar en empresas agroindustriales situadas en algunos estados de nuestro país y, principalmente, en Estados Unidos y que también acuden a ciudades estadunidenses y urbes nacionales para trabajar en el área de la construcción. Por su parte las mujeres, en su mayoría, salen de sus comunidades para trabajar de empleadas domésticas.

¿De qué municipios procedían?

Contra lo que pudiera pensarse o creerse, el municipio con mayor cantidad de casos de migrantes desaparecidos no pertenece a la Sierra Gorda queretana o al Semidesierto, sino que corresponde al municipio de Querétaro, ubicado en la región de los Valles Centrales, lugar en el que, históricamente, ha mantenido mayores niveles de desarrollo socioeconómico e industrial, por lo menos desde la década de los sesenta del siglo XX.

¿Cuál es la causa que en Querétaro existan 78 desaparecidos? De acuerdo a la información levantada en campo, la mayoría de los casos están ubicados en las delegaciones de Santa Rosa Jáuregui y Felipe Carrillo Puerto que, históricamente, han sufrido un atraso secular en casi todos los órdenes y muestran situaciones socioeconómicas muy similares a las comunidades de la Sierra Gorda queretana y el Semidesierto, debido a la carencia de infraestructura vial, a pesar de encontrase ubicas a menos de 30 kilómetros de la ciudad capital.

El segundo lugar de migrantes desaparecidos lo ocupa el municipio de Cadereyta de Montes con 69, seguido de Tolimán con 60 y Peñamiller con 50 casos.

¿De qué regiones eran?

Por regiones, el Semidesierto es la que cuenta con el mayor número de desaparecidos, con 232 casos, seguido por Valles Centrales con 208, la Sierra Gorda con 169 y la Sierra Sur con 77.

Género de los desaparecidos

Con respecto al género de los migrantes queretanos desaparecidos, 635 casos corresponde a hombres, en tanto que 49 son mujeres, lo que representa el 7.7 % del total.

Edad que tenían al momento de la desaparición

La mayor cantidad de personas desparecidas está ubicada entre quienes estaban en un rango de 19 a 30 años, que son 260 casos, sin embargo, si sumamos las edades comprendidas de los 13 a los 45 años, tenemos la suma de 550 casos ubicados en la plenitud de su edad productiva, en plena flor de la vida, lo que significa que quienes desaparecieron eran la esperanza de sus respectivas familias, debido a que de ellos dependían hijos, esposas y otros familiares menores o mayores de edad.

Estado civil

Del total de personas “Desaparecidas por estado civil”, 235 aparecen como casadas o bien que vivían en unión libre con otra persona, así como 235 casos de personas registradas como solteras.

Hijos de los desaparecidos en el desamparo, por municipio.

Otra de las dramáticas secuelas (daños colaterales, en lenguaje neoliberal) la representan las y los menores de edad que quedaron en el desamparo ante la desaparición de la persona que era la proveedora del sustento familiar. En este rubro figuran 1,203 niñas y niños desamparados, siendo el municipio de Cadereyta de Montes el que mayor cantidad de casos aporta con 122, seguido de cerca por el de Querétaro con 103 y el de Tolimán con 75 casos.

Desapariciones forzadas

En cuanto a las desapariciones forzadas por agentes no estatales del crimen organizado, el municipio de Landa de Matamoros es el que cuenta con más casos, 18, seguido por Pinal de Amoles con 9, Querétaro y Corregidora con 8 cada uno, Arroyo Seco con 6, Cadereyta, Colón y Huimilpan con 2 casos cada uno y San Joaquín, El Marqués y Ezequiel Montes con 1 en cada demarcación.

¿En qué países desaparecieron?

La mayor cantidad de migrantes, 363, desaparecieron en Estados Unidos; 310 en nuestro propio país y solamente un caso en Canadá. Existen 11 desaparecidos más que no están ubicados por país debido a que se perdieron cuando cruzaban el desierto de la frontera norte, pero no existe la seguridad si todavía estaban en territorio nacional o ya habían ingresado a Estados Unidos.

¿En qué lugares de la Unión Americana desaparecieron?

Las 3 primeras entidades en las que desaparecieron los queretanos son California con 61 casos, Texas con 44 y Florida con 24, debido a que la emigración queretana tiene como punto de destino principal a esas entidades. Después, las cantidades de migrantes desaparecidos en otros lugares, éstas bajan de manera significativa, debido a que los queretanos, proporcionalmente emigran en menor cantidad.

Aquí no aparecen 209 casos más de queretanos que desaparecieron en Estados Unidos debido a que los informantes no supieron precisar en qué lugar ocurrió la desaparición.

¿En qué estados de nuestro país desaparecieron?

Tamaulipas es el estado de nuestro país en el que ha desaparecido la mayor cantidad de migrantes queretanos, 57, debido principalmente a que es el sitio por el que cruzan la frontera norte y, además, es el lugar en el que operan el Cartel del Golfo y Los Zetas, cárteles de las drogas que los secuestran, extorsionan, los obligan a trabajar en sus filas y, en el peor de los casos, los asesinan y desaparecen.

Sin embargo, lo más sorprendente es que existen 52 casos de personas desaparecidas en su propio estado, la mayoría de ellos en la ciudad de Querétaro, sitio al que acuden a trabajar empleándose como albañiles, peones y trabajadoras domésticas y que, por razones desconocidas, desaparecieron y jamás retornaron a sus comunidades de origen, principalmente ubicadas en las regiones de la Sierra Gorda, el Semidesierto y la Región Sur.

Después, en tercer sitio, sigue Ciudad de México con 45, Baja California con 29, Jalisco con 15, San Luis Potosí con 15, Sonora con 13, Coahuila con 11, Chihuahua con 10, Sinaloa 8 y otras entidades con cifras menores.

Las décadas perdidas

La década de 2001 a 2010 es la que registra el número más alto de desapariciones, con 197 casos, etapa en la que Querétaro registrar por primera vez en los anales migratorios, las primeras desapariciones masivas que ocurrieron, principalmente en 2010, debido a que, a partir de 2006, los cárteles del narcotráfico tomaron el control de las rutas migratorias y, por tal motivo 69 de las desapariciones, presuntamente ocurrieron a manos de los cárteles del narcotráfico, entre los que figuran el Cártel del Golfo, Los Zetas, La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios y el Cartel de Jalisco Nueva Generación.

Una década antes, también registra un pico alto de desapariciones, con 132, tal vez debido a que en ella se encuentra ubicado el llamado “error de diciembre”, de 1994, cuya crisis económica impactó severamente la economía familiar de los mexicanos, lo que incidió en un mayor índice migratorio.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario