EN DO MAYOR

|




Para ti no habrá ya sol,
para ti no habrá ya noche,
para ti no habrá ya muerte,
para ti no habrá ya dolor,
para ti no habrá calor,
ni sed, ni hambre, ni frío,
ni enfermedades, ni familia.
Nada podrá atemorizarte.
Todo habrá concluido para ti, excepto una cosa:
el cumplimiento de tu deber.
En el puesto que se te designe, ahí quedarás,
para la defensa de tu nación, de tu pueblo,
de tu raza, de tus costumbres y de tu religión.
¿Juras cumplir con el mandato divino?
(Atendiendo el protocolo tradicional, con estas palabras los capitanes yaquis otorgan la investidura a los nuevos oficiales quienes, bajando la cabeza, responden: ¡Ehui! (sí)

Para quienes conocen el carácter férreo Yaqui, consideran que la reciente visita del actual presidente de México a estas tierras, donde fue a prometer lo inviable, le traerá problemas serios. Sobre ello, el Sonorense Ángel Verdugo, economista liberal y ex dirigente político en su juventud, cuestiona la respuesta del presidente López Obrador a las peticiones que un integrante Yaqui hiciera . Demandas que – señala- datan desde 1740, cuando eran otras las condiciones y contexto del país. Sobre la promesa que hiciera López Obrador de crear una comisión para solucionar los problemas que aquejan a esa región, Verdugo trae a colación una frase del ex presidente Adolfo López Mateos, quien solía decir durante su administración: “CUANDO QUIERO QUE UN PROBLEMA NO SE RESUELVA, FORMO UNA COMISIÓN ”. En realidad el mensaje que hay detrás de eso es: “esa cosa va a seguir igual”.
Luego de cuestionar la forma cómo el presidente dijo sí a todo lo planteado, advierte: “Lo siento por esos Yaquis ilusos que piensan que, ahora sí, serán atendidas sus demandas. Y no, no va a suceder absolutamente nada”. Añade Verdugo lo que otros analistas también han señalado como preocupante, por las implicaciones que tendría en los varios programas y decisiones que este gobierno ha dicho que realizará, y que no son viables de llevar a cabo . “ Y no lo son – dice Verdugo- porque no obstante que se carece de recursos a un nivel peligroso en este gobierno, prometió o dijo que si, a muchos planteamientos que los Yaquis han hecho una , una y otra vez. Las veces anteriores que ha habido recursos se los han concedido, y en poco tiempo ya están otra vez pidiendo lo mismo. Y esta vez el presidente dijo que sí, a sabiendas de que no hay recursos y de que es imposible satisfacer las demandas planteadas”
El encendido discurso del presidente, en su reciente visita del 6 de agosto, da la razón a los diversos analistas que coinciden en este punto señalado por Verdugo. Aquí un fragmento del discurso del presidente: “ Nosotros no les vamos a traicionar, no les vamos a fallar, vamos a cumplir todos los compromisos; y no sólo es por ustedes, es justicia histórica, es hacerle justicia al pueblo… Estoy pidiendo que ofrezcan disculpas los gobiernos extranjeros que invadieron México y que cometieron actos vandálicos de exterminio y de represión. Esto va a ser el motivo de la conmemoración de los 200 años de independencia, el año próximo. Vamos a pedir que ofrezcan disculpas esos gobiernos, pero también el Gobierno de México va a ofrecer disculpas a los pueblos yaquis; y no es nada más un homenaje, no es nada más, como dije, palabras, ya para el año próximo tenemos que tener bien avanzado el programa de justicia y yo voy a estar viniendo para ver cómo se va avanzando”.
PUEBLO RECIO, DE FÉRREA VOLUNTAD.
Estemos de acuerdo o no del todo con los cuestionamientos de quienes coinciden en advertir lo inviable de sus promesas, cabe recordar que no es la primera vez que AMLO visita estas tierras, siempre llevando en su recorrido promesas que se diluyen en el aire o que se resecan bajo las inclemencias de un clima como el de esa región. Y es ese punto el que lleva a advertir tener cuidado y no menospreciar la bravura de los Yaqui, quienes a lo largo de su vida han resistido embates brutales de diversa índole. Es proverbial el celo que han tenido para preservar una identidad que se niega a sucumbir ante los compromisos que, de manera engañosa, los diversos gobiernos han incumplido.
Los programas establecidos por gobiernos anteriores no alcanzan para los requerimientos de aquellas tierras. Los bravos Yaquis conocen el taimado actuar de quienes se acercan a ellos prometiendo lo que, saben, no cumplirán. Son ellos los más fieles al canto de sus ancestros y se encargan de mantener latente tradiciones que los conectan con su origen. Guardan en su memoria afrentas, despojos y atropellos de gobiernos que han favorecido a explotadores de sus tierras y ríos. Están dolidos. Y resisten hasta donde pueden. Y quienes conocen las entrañas de la cultura Yaqui apuestan por su resistencia, golpeada ahora también por una pandemia que les ha alcanzado.
Sobre esto último, Mario Luna Romero, miembro de la autoridad tradicional del pueblo de Vícam, uno de los ocho pueblos de la tribu, habló en entrevista realizada el pasado mes de Julio por los reporteros de La Jornada, Gloria Muñoz Ramírez y Gerardo Magallón: “La falta de seguridad laboral y sanitaria es un factor importante en el contagio, asegura la autoridad yaqui, pues, por ejemplo, “cuando en una maquiladora detectan a una persona con temperatura alta o un cuadro de gripa, no la atienden, la devuelven a su casa, la ponen en cuarentena de 10 a 15 días y la empresa se desentiende. Es un problema recurrente. Muchas de las personas que se han enfermado y muerto, es porque vino alguien que estuvo trabajando de fuera y contagió a una persona mayor o más débil físicamente”. El gobierno “nos ha dejado solos”, lamenta. El centro de salud de la comunidad no está entre las prioridades institucionales, por lo que “tenemos que luchar y rascarnos con nuestras propias uñas”. Y mientras tanto, los gobiernos federal y estatal “se aprovechan de la inmovilidad de la sociedad civil para imponer y replantear algunos megaproyectos, como el trasvase de aguas de nuestro Río Yaqui a la ciudad de Hermosillo, con el acueducto Independencia”, obra de gobiernos federales anteriores que “está siendo retomado por la administración de Morena”.
Entre los varios escritos y estudios cercanos a las entrañas de esta cultura Yaqui, están los de la doctora en Antropología, Raquel Padilla Ramos, originaria de Sonora y profesora investigadora del Centro INAH Sonora. En entrevista, realizada en junio de 2019 por el antropólogo Rafael Ortega, del Centro INAH Chihuahua, en el marco del Festival de las Tres Culturas de ciudad Cuauhtémoc, al cual fue invitada para ofrecer la conferencia titulada “Territorio y autonomía Yaqui”.
Antes de compartir parte de la entrevista y estudio de la antropóloga Raquel Padilla Ramos, permítame el lector un paréntesis a manera de homenaje a su memoria y para recordarles que Padilla Ramos murió a manos de su pareja sentimental a principios de noviembre de ese año del 2019. Queda su gran legado intelectual, su compromiso de lucha con la nación Yaqui. La también doctora en Etnología por la Universidad de Hamburgo e integrante del Sistema Nacional de Investigadores, deja documentados su investigación sobre los derechos territoriales y culturales de los pueblos, así como en un amplio número de publicaciones científicas y de divulgación. Documentó a fondo la lucha de los pueblos indígenas y de los Yaqui, con los que estuvo siempre a su lado, acompañando y defendiendo sus causas. Al momento de su muerte coordinaba “Patrimonio indígena y misional del noroeste de México”, y estaba implementando la creación de una Red de Historiadores en Apoyo a las luchas indígenas del noroeste de México.
Justo ese año había sido nombrada corresponsal nacional de la Academia de Historia Mexicana. “Su trayectoria académica trascendió hacia otros países a los que fue invitada para realizar estancias sabáticas, como en la Universidad Flinders, en Australia Meridional; la Universidad de Texas, en Austin, y la estancia académica en la Universidad de Salamanca, España, becada por la Fundación Carolina”, recordaron en homenaje a su memoria .
Aquí un fragmento de la entrevista a Padilla Ramos quien sabía el fondo la historia, proceso de esa región.
(Rafael Ortega) R.O.- ¿Cómo es la forma de gobierno Yaqui?
R.P.- Para que tú puedas reconocer un gobierno yaqui como auténtico tiene que haber varios elementos, uno de ellos por ejemplo, es que haya sido consagrado en la iglesia, que haya sido elegido por consenso, que tenga las varas (bastones) de mando, las cuales se pasan de un gobierno a otro, y sobre todo que tenga el respaldo de la tropa[4]. Ya son pocos los gobiernos que conjuntan este tipo de elementos, entonces van surgiendo otros duales, que reclaman legitimidad por tener respaldo de la tropa, pero no tienen las varas por ejemplo, entonces es bien difícil identificar una sola cabeza organizacional porque encontramos dos estructuras de gobierno civil en un mismo pueblo y se han tenido que legitimar las dos al menos en aras del entendimiento con representantes del Estado, sin embargo, habría que hacer un estudio más profundo para saber cuál es el origen de esto y cómo es que los yaquis han aprendido a convivir con el llamado dualismo. Yo creo que viene o puede venir desde el período de la posrevolución, cuando se fueron reasentando los yaquis deportados como prisioneros de guerra o por leva, y reocupando (y hasta refundando geográficamente) los pueblos. Pero creo que esto se volvió más palpable durante el sexenio de gobierno estatal de Manlio Fabio Beltrones, él tuvo agentes que operaban directamente en la tribu y los dividió de una manera terrible… Los yaquis siempre han tenido, como todos los grupos indígenas, divisiones internas por broncas, pugnas, intereses y otras contradicciones, pero ya bajo este gobierno empezamos a ver las autoridades duales como algo más marcado, aunque también han sabido cerrar filas ante problemas más grandes como lo del acueducto. Por otro lado, hay que considerar que a partir de que aparecen los gobiernos duales de una manera más evidente, el Estado lo ha capitalizado pues es una ventaja para el gobierno estatal o federal entablar negociaciones a conveniencia, o sea si lo hacen con una de estas autoridades que están en oposición y luego hay diferencias, se van con la otra, entonces ha sido muy difícil ahora la organización civil, militar y religiosa en bloque con estas autoridades duales. Por otro lado, los yaquis también han sabido sacar provecho de esto, pues les permite desconocer pactos con el gobierno que no les convinieron”.

Quede allí como un asomo a esta cultura y los abordajes de un problema latente y sobre el que – advierten quienes conocen- muy vivo.

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario