|




Apuntes al paso Q 25

AMLO, la iluminación y la droga de las palabras?

Destacan los cronistas del acto presidencial la seguridad relajada y sin aspavientos en torno al poder ejecutivo. Nada de la parafernalia en torno al poder de otros gobiernos, priistas y panistas.

Una silla y el preciso. ¿El Ejecutivo es él? ¿El Gobierno es él? ¿El Estado es él? Todos los demás son y somos espectadores.

Llega Obrador al micrófono con un libro grueso en la mano y una sonrisa franca en el rostro: “No lo voy a leer todo”, je.

–Amigas, amigos me da mucho gusto que nos acompañen en este acto para rendir un informe al pueblo de México…

Veo un presidente ajetreado pero relajado, claramente el rostro marcado por las fatigas pero sereno, casi alegre, a sus anchas.

Armando Bartra diría que “el presidente es un hombre feliz” que nos transmite su felicidad y desea hacernos felices. (“La felicidad del poder”, Proceso 2235, 1-IX-2019, pp. 14-15).

–¿La felicidad del poder es la alegría de la sociedad abierta, plural, diversa, contradictoria y antagónica?

–¿Es un hecho la separación del poder político del poder económico?

–¿El gobierno actual representa a todos, al margen de ideologías, intereses, credos y creencias?

–¿Vivimos ya en un auténtico Estado de derecho?

–¿El poder ejecutivo no se entromete con los otros poderes?

–¿Transitamos hacia una verdadera democracia?

–¿Tenemos una sólida amistad con el mundo, especialmente con Centroamérica y los Estados Unidos, nuestros países vecinos?

El presidente Andrés Manuel López Obrador no es un hombre dubitativo. Es un hombre de voluntad, de fe, de creencias fijas. Un político de muchas palabras y nobles intenciones, que no siempre corresponden a la realidad viva. Un optimista. Un ilusionista.

Al ver y escuchar el informe por la televisión, lo primero que me sorprendió fue la mampara de fondo en el patio del Palacio Nacional:

–Tercer Informe de Gobierno al Pueblo de México.

¿Se equivocaron? ¡Qué grueso error! ¿Nadie dice nada?

No, no es un error presidencial. El señor presidente AMLO construye su propia realidad: Primer informe a los cien días, Segundo al año del triunfo de la elección de julio, y éste de septiembre es el Tercero.

–Se trabaja por establecer legalmente la revocación de mandato, la consulta popular y eliminar el fuero político.

–Se hace una defensa del Estado como promotor del desarrollo y el bienestar social y no sólo como intermediario del crecimiento económico, y se acusa a los gobiernos anteriores por tecnócratas y neoliberales. 36 años del modelo económico neoliberal que ha fracasado por el progreso sin justicia, por la corrupción pública y privada, por la deshonestidad de sus gobernantes.

–“Otro elemento básico de nuestra política es hacer a un lado, poco a poco desechar la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función del simple crecimiento económico. Nosotros consideramos que lo fundamental no es lo cuantitativo, sino la distribución equitativa del ingreso y de la riqueza” (AMLO).

–¿Ahora hay más desarrollo y más bienestar social sin crecimiento?

–¿La economía desde el Palacio Nacional será la economía presidencial como en tiempos de Echeverría y López Portillo desde Los Pinos? ¿Restaurar el viejo orden en vez de inventar y crear el futuro?

–¿El fracaso de 36 años del modelo económico neoliberal no toca a “la economía moral presidencial” de Echeverría y López Portillo, en quienes sí cree el ex priista López Obrador, y son sus modelos?

–El Plan Nacional del Nuevo Gobierno es simple, claro y rotundo: “Acabar con la corrupción y la impunidad”. Ese es el objetivo. ¿De qué manera se va a cumplir y se está cumpliendo?

–Se canceló la condonación de impuestos a grandes empresas. Ni huachicol arriba ni abajo.

–Fin de lujos, dispendios, privilegios, opulencia de la clase política en el poder. Vivir en la honrada medianía democrática. Cancelaciones de seguros y de pensiones a los altos funcionarios y a los ex presidentes.

–El fin último es conseguir la felicidad de la gente… Lograr el bienestar material y el bienestar del alma.

–Cuatro ejes del gobierno de AMLO: 1- Fortalecer la economía popular. 2- Impulsar proyectos para el desarrollo regional. 3- Fomentar la participación de la iniciativa privada. 4- Promover el comercio exterior y la inversión extranjera.

–El campo, los migrantes, las altas remesas de los paisanos en el extranjero, el Tren Maya, el corredor Tehuantepec-Coatzacoalcos, el aeropuerto de Santa Lucía, Pemex y la refinería de Dos Bocas, las cancelaciones y el reconocimiento de contratos, agradecimiento a los grandes empresarios… vamos bien, dice el presidente López Obrador.

–Tendremos una mejor sociedad en 2024.

–¿Y la seguridad? ¿Y la delincuencia organizada y la común? ¿Y los crímenes? La Guardia Nacional, ¿es un cambio de paradigma en materia de seguridad, militarizar al país? ¿Hay resultados? Porras al Ejército y a la Marina, como hacen todos los presidentes.

–El Estado debe atemperar las desigualdades sociales y estar al servicio de las mayorías, no de los privilegios particulares. “Por el bien de todos, primero los pobres”. “Sin justicia no hay paz social”.

–Los programas sociales cuyos beneficios alcanzan alrededor de 20 millones de mexicanos. Apoyos directos, sin intermediarios, para jóvenes, viejos, estudiantes, discapacitados, estancias infantiles. ¿Política integral para el desarrollo o política asistencial, paliativa, clientelar?

–¡Ya se abrieron 100 universidades públicas! ¿Cien universidades patito? ¿Dónde están? ¿Y el apoyo a las universidades públicas establecidas? Se fomenta la lectura y se distribuyen 8 millones de la Cartilla Moral. Premios a los deportistas.

–El Estado ya no es el principal violador de los derechos humanos. Ya no hay contubernio entre la delincuencia y la autoridad. Ya no hay influyentismo.

–“Soy un hombre de desafíos y de retos. Soy perseverante y puedo decir que estoy seguro de que vamos a lograr serenar el país y se va a pacificar México”, AMLO. Es un compromiso. Tendremos paz con justicia.

–No estamos viviendo un cambio de gobierno sino un cambio de régimen. No es ni será más de lo mismo.

–“La política es virtud y fortuna”, decía Maquiavelo. Han soplado buenos tiempos y estamos llevando a la práctica una transformación profunda con poca confrontación y sin violencia política.

–Los conservadores están moralmente derrotados, lo digo con respeto, dice Obrador. Bien decía Juárez que “el triunfo de la reacción es moralmente imposible”.

–“Mientras los que se oponen al cambio viven aturdidos y desconcertados, la mayoría de los mexicanos apoya la transformación, y está contenta, feliz, feliz, feliz”, AMLO.

–¡Que viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!

Andrés Manuel López Obrador, un mandatario feliz en el poder. Con “la felicidad del poder” que dice Armando Bartra. ¿Sin el “retropopulismo y extravagancia” que señala Roger Bartra en el mismo Proceso 2235?

El informe del nuevo líder-caudillo político-religioso, salvador y regenerador de la patria, duró una hora y 38 minutos, con el Himno Nacional incluido. 500 invitados. Y recibió 39 tandas de aplausos, según el comentarista de la telera. Gracias.

Un mandatario feliz, seguro, consistente, a sus anchas en la pasión del poder. Con un discurso y una narrativa ejercida durante años. Presume, perdona, justifica, desafía, descalifica, promete el maná sobre México… ¿Cumple a medias? ¿Miente a medias? ¿Dice la verdad a medias?

¿Corresponden las palabras del señor presidente Andrés Manuel López Obrador con la realidad social que vivimos los ciudadanos distintos?

Las palabras del poeta son visiones con las que crea artefactos verbales que nos iluminan. ¿Y las palabras del político, especialmente de López Obrador? ¿Quieren iluminarnos y/o drogarnos? ¿Hacen de la realidad incierta una realidad divina dorada y morena?

Sin pausa y sin prisa hago mi lectura y mi escritura sobre el primer informe de gobierno de AMLO. ¿Más de lo mismo? ¿La felicidad del poder y la sociedad feliz? ¿La palabra nos ilumina y/o nos droga?

El poeta y el político / Gracias a Jesús Silva-Herzog Márquez

EL DINERO Y LA FELICIDAD

–El planeta se vuelve dinero, / el dinero se vuelve número, / el número se come al tiempo, / el tiempo se come al hombre, / el dinero se come al tiempo.

–Más malo que no tener dinero / es tener mucho dinero.

–Saber contar no es saber cantar.

–Alegría y pena / ni se compran ni se venden.

–(Pero) creo que la poesía no solamente debe cantar sino contar.

–Saborea (tu) ignorancia.

En algo fundamental tiene razón Andrés Manuel López Obrador, algo que saben bien todos los economistas políticos:

–El simple crecimiento de las variables estadísticas no es sinónimo de desarrollo y bienestar social; el simple crecimiento económico sin la distribución de la riqueza incrementa la concentración del ingreso y la desigualdad social.

–¿Cómo lograr el crecimiento para el desarrollo que conlleve una mejor distribución de la riqueza y un mayor bienestar social?

–¿Cómo lograrlo sin mejores salarios y unos impuestos más equitativos entre el capital y el trabajo, sin justicia laboral ni una buena reforma fiscal?

Este es el punto clave. ¿En dónde estamos hoy en México 2019?

¿AMLO seguirá feliz como una lombriz en 2024 o se redoblará su encono hacia su enemigo identificado, el neoliberalismo y la mafia antigua del poder?

Crítico bobo, palabrero, ¿te crees superior con tus critiquitas? Llevas días (semanas, meses, años) masticando sus palabras y él ya está en otras acciones y otras palabras. ¿Tú qué nos das? ¿Qué quedará de ti?

Qro. Qro., Presidentes, México, septiembre 2019










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario