TRAS LA VERDAD “AUTORIDAD SIN AUTORIDAD PARA GOBERNAR”

19 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin Comentarios »

Una vez más, actos de vandalismo (varios delitos en conjunto) dan muestra de la falta de autoridad en el gobierno de la CDMX y del mismo gobierno de la 4T. Durante el fin de semana un grupo nutrido de mujeres “anarquistas”, embozadas, pusieron en “jaque” a las autoridades del orden público; Claudia Sheimbaum demostró la carencia de autoridad; no hubo presencia de seguridad pública y el caos se apoderó de cientos de manifestantes, quienes ocasionaron toda clase de destrozos a su paso, sin que nadie pusiera orden; literalmente las autoridades desaparecieron y las mujeres, bajo el anonimato hicieron lo que quisieron a su paso; la consigna era causar el mayor daño a los bienes propiedad del Estado y los monumentos históricos que a su paso se cruzaron, también fueron dañados. La furia o el enojo hizo presa de Sheimbaum, quien amenazó con iniciar procedimientos legales en contra de las “vándalas”; hasta este momento fue bien recibida la airada y molesta declaración de la jefa de gobierno. Sin embargo, seguramente el Presidente de la República, la “llamó al orden” y la señora reculó casi de inmediato, contradiciendo lo antes dicho. Horas después aseguró que no criminalizaría las manifestaciones, le dio la salida política a un problema eminentemente de naturaleza penal. La autoridad sin autoridad para poner orden en cumplimiento a la ley, el caos se apoderó y prefirió “conservar la paz” con las anarquistas, que hacer valer el Estado de Derecho.

El justo reclamo de las manifestantes “anarquistas”, inició con la denuncia de violación de una menor a manos de elementos de la policía de la CDMX. Hechos que, de acuerdo a la investigación ministerial, no concuerdan con la realidad, todo parece que no sucedieron las cosas como las denunció la menor. Sin embargo, la denuncia solo fue el pretexto para soltar la válvula de presión social, fue destapada, los ánimos ardientes se desbordaron por aquello de los excesos y abusos en contra de las mujeres; feminicidios sin control, violaciones y demás delitos en agravio de las mujeres, sin que exista autoridad que ponga orden; autoridades sin autoridad, incapaces de resolver el agudo problema de inseguridad que se da en muchos Estados de la República Mexicana, en el caso era la CDMX; la mujer, considerada con minusvalía para algunos desquiciados mentales, hacen de ellas o con ellas actos más deleznables; eso tiene que parar y ser sancionados. Pero no hay autoridad capaz de hacerlo. Por eso las “anarquistas” soltaron la furia como expresión de repudio, cansancio y hartazgo de que no haya solución a un delicado y grave problema: el abuso en contra de las mujeres.

El problema que se observa en el caso de las miles de “anarquistas” que se concitaron en la CDMX, es pretender ser atendidas para resolver el delicado problema de violencia en contra de las mujeres, utilizando el mismo método: actos violentos. Cuando esa es precisamente la causa que genera el problema: la violencia. Las manifestaciones sin control alguno (por eso “anarquistas”), sin liderazgos ni jerarquías de mando, no dejaron ver quién o quienes están al frente de la exigencia a las autoridades para que resuelvan el problema de inseguridad pública en que a cada momento viven miles de mujeres. La muchedumbre se hace presente, se convocan por medio de redes sociales y pequeños grupos y asisten miles; al término de las manifestaciones de descontento y agresividad, poco a poco se diluyen, cada quien se va como llegó; y no hay quien convoque a la siguiente manifestación o reunión, nada, simple manifestación anárquica, pero con sobrada razón de ser: alto a la violencia en contra de las mujeres.

El mismo Presidente de la República ha insistido en que no reprimirá al pueblo cuando se manifieste. El problema que las manifestaciones mutan a delincuencia organizada y causan enormes daños a terceros, en tanto la autoridad solo observa y no interviene; y cuando osa hacerlo, la misma autoridad de seguridad pública sale perdiendo, es vituperada, golpeada, vejada, lastimada y los manifestantes hacen de las suyas sin que haya consecuencias legales.

Causa de lo anterior y otros tantos actos vandálicos que no son otra cosa más que delitos bien orquestados, como aquellos bloqueos a las vías del ferrocarril, a las carreteras federales, estatales, tomas de casetas, etcétera; inequívocamente estamos en presencia de la inepta e inoperante autoridad, que privilegia la anarquía gubernamental, antes que el orden al que está obligado, debe conservar la autoridad la tranquilidad y no cumple con la responsabilidad derivada de la ley, premisa fundamental para mantener la paz y el progreso de las sociedades civilizadas. Los belicosos manifestantes anarquistas caen en la misma tesitura que cualquier delincuente, de tal manera que el mismo particular combate la inseguridad con el método de la agresividad convertida en inseguridad, para transformarla en delitos que deben ser castigados. Pero, la tibieza, cobardía e ineptitud de las autoridades raya en el absurdo y prefieren no ejercer sus funciones ante la inexplicable justificación de no criminalizar las manifestaciones ¿Cómo? Las manifestaciones dejaron de ser pacificas como lo mandata la Constitución y, cuando se cometen actos vandálicos (delitos), la autoridad está obligada a poner orden y proceder conforme a derecho; así de simple, no se trata de discrecionalidad, en las que la autoridad a capricho decida actuar en unos casos y en otros no, a pesar de tratarse de actos delictivos. Si un particular, por sí, realiza la misma acción, se va a la cárcel; ha, pero si lo hace en grupo de manifestantes, entonces la autoridad se abstiene y no criminaliza. Solo en México se puede ver y vivir semejante aberración legal. La autoridad responsable de la seguridad pública también incurre en responsabilidad al no actuar, Sheimbaum lo hace al dar órdenes de no actuar a la policía; empero, entre ellas también existe contubernio y se solapan unas a otras. No hay delito que perseguir, total solo son daños al patrimonio y esos los repara el mismo gobierno. Los ejemplos de (los) gobierno son pésimos.

Sí en contra de todo aquel acto y sujeto que violente a la mujer o al hombre, sin distingos ni preferencias. Diferencias que no hace la ley entre el hombre y la mujer. No en contra de cualquier método violento para reclamar el cumplimiento de la obligación de la autoridad de seguridad pública (en estos casos). No valen los discursos de castigar a los responsables de cualquier violación de derechos a las mujeres, más en tratándose de feminicidios y reiterar hasta el cansancio que se sancionarán con todo el peso de la ley a los delincuentes; no, así no, no queremos delincuentes; primero la prevención, fundamental ante todo, eso es lo que importa, prevenir la comisión de hechos delictivos hasta donde sea posible. Resolver el daño causado, en muchos casos, es imposible una vez generado, máxime en tratándose de alguna muerte (seo hombre o mujer), el valor de la vida es el mismo para la mujer o el hombre. Hay que prevenir. Políticas de prevención, de contención, eso debe hacer la autoridad. No son temas ni acciones irreconciliables. Por supuesto, un no a los métodos violentos, delictivos para reclamar derechos, de manifestante muta a delincuente y esos delincuentes también deben ser castigados, pero no cometer otro delito por el incumplimiento de la ley por parte de la autoridad. Así las cosas, estamos en presencia del anarquismo puro, eso nos lleva ineludiblemente a la violencia colectiva, al desorden, al caos institucional y todo por no criminalizar a manifestantes que incurrieron en flagrancia de delitos. Concatenación de delitos ¡Inconcebible!

Héctor Parra Rodríguez


TRAS LA VERDAD “ROSARIO ROBLES Y CARLOS AHUMADA TODA UNA NOVELA POLÍTICA”

19 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin Comentarios »

Por lo pronto, el gobierno de la 4T, se quedó con las ganas de incrementar su popularidad con la detención de Carlos Agustín Ahumada Kurtz, en su tierra natal Argentina, a razón de la orden de detención que emitió la autoridad mexicana, por la supuesta defraudación fiscal hasta por la cantidad de 1 millón, 472 mil, 236 pesos de ISR. La “ficha roja” se había emitido y por medio de la Interpol se le detuvo en el país de Argentina. La morbosa información de la detención llegó a México el viernes pasado y de inmediato la telenovela volvió a reescribirse por parte de la mayoría de los medios de comunicación, que no se precian en respetar la vida privada de las personas. No. Era más importante recordar la relación sentimental que existió entre Carlos Ahumada y Rosario Robles, que el verdadero fondo del asunto.

De paso, esos medios, trajeron a la memoria las corruptelas de varios personajes cercanos a López Obrador, entonces Jefe de Gobierno del DF, cuidando en no “raspar” al Presidente de la República, quien era el directo beneficiario de los millones de pesos que recibían para la campaña política para la Presidencia de la República, por medio del PRD (entonces su partido político), misma que confrontó el mismo Andrés Manuel, enfrentando a Felipe Calderón Hinojosa, como su principal adversario político y quien a la postre le ganó. “El señor de las ligas”, el profesor René Bejarano, era unos de los recaudadores de dinero por medio del “diezmo”, de la obra pública; entonces Bejarano era Secretario Particular del hoy Presidente de la República, despachaba a un lado de la oficina del Jefe de Gobierno, solo los separaba una puerta. Carlos Ahumada, empresario de muchos negocios, fue uno de tantos que entregaba dinero a la gente cercana de Andrés Manuel López Obrador, todo quedó video grabado para la historia; aún así logró salvarse Andrés Manuel, de ser procesado penalmente, la estrategia es echarse la culpa, pero no ensuciar al jefe de los abusos, el mismo que ordena la exacción.

Detenido Ahumada, no hubo medio de comunicación que no se esforzara en volver a sacar a la luz pública la antigua relación Robles-Ahumada. Esperaban con fruición la llegada del empresario argentino, para explotar la información que va desde asuntos políticos, corrupción, traiciones, intrigas y amoríos. Todo por la defraudación fiscal de casi el millón y medio de ISR, no declarado y no enterado a la hacienda pública federal. Mientras tanto Rosario Robles Berlanga, continúa en prisión preventiva en espera del juicio que la condene o exonere de la acusación de que es objeto por aquello de las Cuentas Públicas no resueltas en sus observaciones a pesar del tiempo que ha transcurrido. La telenovela se seguía escribiendo por parte de todos los medios; así la pudimos constatar en los impresos y electrónicos. La explotación de la información en todo su esplendor. Ya preguntaban cuándo y por qué puerta del aeropuerto llegaría Carlos Ahumada Kurtz, para ser trasladado a la cárcel, al igual que Rosario Robles; la tinta no dejaba de plasmarse en el papel y en los electrónicos de imprimirse virtualmente. Pero, oh sorpresa, un juez argentino ordenó la inmediata libertad del empresario Carlos Ahumada, quien consideró que ese asunto ya había quedado finiquitado con las pruebas que aportó la defensa del detenido. Y, este domingo, todo se derrumbó, se vino abajo, la explotación mediática, la telenovela de ficción, por lo pronto, dejó de escribirse. El periódico La Nación de Argentina, dio la información; misma que se difundió de inmediato, incluso la hija del ex detenido mostraba en redes sociales el medio impreso y la fecha para dar veracidad de la libertad de su padre.

Algunos medios de comunicación, hoy frustrados, adelantaban la existencia de unas “cartas” que guarda celosamente Carlos Ahumada, que comprometen al hoy Presidente de la República, cuando aquel “obsequiaba millones de pesos” a la gente de confianza del entonces Jefe de Gobierno y que, aseguraban, serían presentadas en el juicio. Así de errados los desesperados en escribir novelas de ficción. Lo cierto que el gobierno federal se quedará, por lo pronto, con las manos cruzadas, no extraditarán a México al empresario argentino Carlos Agustín Ahumada Kurtz. Uno de los “festejosos” de la detención, fue ni más ni menos, que Julio Astillero, Director Editorial, de Radio Centro, quien ya hacía mofa del empresario y daba a conocer por medio de las redes sociales sus comentarios (YouTube), incluso, para derezar sus mordaces “comentarios editoriales” mencionaba con lujo de detalle en qué lugar se encontraba en ese momento (cenando); los pormenores no le faltaron al mencionar corruptelas y demás del empresario y Robles Berlanga, literalmente estaba “engolosinado”; le falló al periodista de la 4T, se fue de bruces con la información el Director Editorial de Radio Centro.

Conclusión. El asunto jurídico no está finiquitado. El asunto enfrenta dos interpretaciones jurídicas sobre un mismo caso, de autoridades de distintos países. No se sabe si México va a consentir lo resuelto por el juez o se inconformará. Por lo pronto, el juez argentino decretó la libertad de Carlos Ahumada y esta goza de su libertad, no vendrá a México como esperaban los “nerviosos” que ya reescribían la novela de ficción, intrigas y traiciones. El Presidente de la República, contrario a su costumbre de “boquiflojo”, esta vez se abstuvo de comentar sobre el caso. Veremos si, con mayor información y/o, por medio del responsable de la promoción de la orden de detención de Ahumada, comparece en la mañanera del lunes para dar detalles del caso.

Héctor Parra Rodríguez


Las palabras y las cosas en psicoanálisis.

19 Ago 19 | Gregorio Morales Avilés | Clasificado en Cultura, Internacional | Sin Comentarios »

El entrelazamiento entre la lingüística y el psicoanálisis es de gran importancia en la clínica psicoanalítica. Lo que conocemos como verdad, enunciada por Aristóteles como Adaecuatio rei et intellectus , es decir, la relación de conformidad entre la idea producida por la mente y la cosa conocida como realidad, no existe en psicoanálisis. La verdad psicoanalítica es huidiza, como en el concepto de Aletheia de Heidegger, que afirma que la verdad es aquella que al decirla se oculta, por esta razón hay que profundizar en el estudio de las palabras. Los psicoanalistas no son lingüístas pero se interesan en el límite donde el lenguaje tropieza, ahí donde la palabra se extingue, donde la definición común se evapora, el medio dicho, el lapsus, el doble sentido.

Las palabras contribuyen, en cualquier idioma, a precisar, a definir, a decir el ser de las cosas, pero en psicoanálisis, esa realidad es evanescente, huidiza, dice y no dice, como expresa el concepto de la Aletheia de Heidegger (Heidegger:1983), la verdad que al decirla se oculta.

Todo mensaje, verbal o escrito, en la selección y combinación de sus constituyentes, implica un recurso a un código dado y a un conjunto de operaciones metalingüísticas latentes, el símbolo, cuya representación o investidura subyace a este armazón perpetuo, sostiene Jakobson.

La función metalingüística es la única de las funciones inseparables del lenguaje (y exclusivamente humana), dado que está centrada sobre el código simbólico y su funcionamiento. Es decir, la característica esencial del lenguaje no es la información, como bien lo dice Chomsky, sino que practicamos el metalenguaje sin percatarnos del carácter metalingüístico de nuestros asertos. Más allá de estas formulaciones lingüísticas, está la función de la palabra en el psicoanálisis, en el que el empleo del lenguaje para la comunicación no es sino sólo uno de sus usos. Aquí es donde el psicoanálisis comenzaría. Sin embargo, los límites no son claros, son como las playas, se estiran o encogen conforme el estado de ánimo del mar.

El lenguaje no se queda como referente único de comunicación, como afirma Noam Chomsky (Chomsky:1963), sino que existe el metalenguaje. Jakobson (Jakobson:1975) hablaba, en su momento, de la función metalingüística o glosadora, asignando al término “metalenguaje” un significado equivalente al que en el paradigma tendría un término como “meta teoría”, es decir una reflexión sobre el lenguaje mismo, en donde la etimología juega un papel de gran importancia en el proceso asociativo tanto del paciente como, principalmente, del analista.

Si el analista examina con cuidado, en la transferencia y la contratransferencia, ese cuidado debe ser extremo para no introducir en las intervenciones convicciones o palabras que impliquen un tipo de prejuicio propio, que contaminen el proceso psicoanalítico. Existe un lazo indisoluble e imperceptible entre lo que hablamos y el inconsciente , no sólo en los lapsus, sino cuando ejercemos la contratransferencia en la clínica de manera inercial. Es inevitable el entrelazamiento entre la etimología y el psicoanálisis, por ello es importante desentrañar los diversos significados de las palabras , tal como lo hizo Freud magistralmente en los análisis de casos que presenta en su obra.

Una palabra que puede causar inquietud en cualquier supervisión analítica, en la contratransferencia, es ABSOLVER . La intencionalidad latente del psicoanalista de buscar absolver, en vez de remitir, los conflictos de un consultante. ¿Qué habría detrás de esta equivocación?

El origen etimológico de absolver es: absolvo, absolvis, absolvi, absolutum, absolvere. El participio pasivo es absolutum , absoluto, total, omnicomprensivo, lo último a que se llega. Ab y solvere , donde ab expresa separación del exterior, de un límite, a partir de un inicio, desde, y solvere, de soltar, disolver. Absolvere tiene significado de desatar desde el principio , remover, declarar, concluir, morir, perfeccionar, desembarazarse, despedir, probar, tal como lo han usado los clásicos latinos.

De esta manera Sallustio dice: Paucis absolvam, “ lo diré en pocas palabras”. Terencio: absolvere diem, “ morir” (desvanecer el día); Cicerón lo usa para concluir un trabajo, dar la última mano, terminar: absolvere opus. Prisciliano lo usa en su sentido de totalidad: absolvere nomen, nombre absoluto. Lo anterior demuestra las variantes literarias de la palabra absolver.

Es conveniente esta revisión de los clásicos porque la Iglesia católica estereotipó el verbo absolver vinculándolo a la remisión de los pecados: Ego te absolvo a peccatis tuis (yo te absuelvo de tus pecados, yo te perdono). La confesión inventada en la Edad Media y elevada al nivel de los sacramentos como el bautismo, el matrimonio o la extrema unción, para otorgar al poder eclesiástico la capacidad total de perdonar los pecados, de esta manera absolver se convierte en la llave para ir al cielo o en la espada para la condenación eterna (sentido de absoluto), si no acudes al confesionario y arrodillado confiesas todos los pecados de pensamiento, obra y omisión y pides la absolución, viene la condenación eterna. Esa es la disyuntiva en que te pone absolver o no absolver, ser o no ser, ad aeternum. Por toda la eternidad.

Siempre me pareció excesivo este poder para un mortal sobre otro. ¿Con qué cualidad o superioridad moral podría un sacerdote perdonar los pecados a un semejante? ¿E s superior para decidir sobre otro ? ¿La unción sacerdotal te da realmente esa superioridad sobre otra persona para tener el poder de mandarlo al cielo o al infierno?

Si vinculamos este exceso religioso al poder de curación del psicoanálisis, esta palabra atraerá esa irrupción de la iglesia medieval en la vida de los otros, pero también la soberbia del psicoanalista sobre los semejantes. El supuesto saber del psicoanalista no equivale a la unción sacerdotal para condenar o salvar, desde una posición de poder, para desatar las cadenas de los pecados psicológicos y otorgar la gloria de la felicidad , la remisión de la enfermedad o del trastorno.

Tal vez a lo más que se llega en la clínica es a desembarazarse de algunas tensiones, de algunos recuerdos encubridores , disolver alguna angustia, perfeccionar algún afecto, declarar alguna neurosis de transferencia, remitir algunos síntomas, pero eso sí, nunca podrá otorgar las llaves del cielo o condenar al infierno eterno del trauma o el trastorno . No es absoluto. El psicoanalista sólo “posa transferencialmente”, no tiene el poder sobre la mente o sobre la vida de nadie.

Es preferible un psicoanálisis relativo, equidistante, temporal , humano . Es preciso evitar el convencimiento de que la interpretación psicoanalítica absolverá los pecados psíquicos del paciente, el poder curador del psicoanálisis no puede confundirse con la remisión de los pecados, de los errores, de nadie. La educación religiosa del psicoanalista no puede traslaparse con la interpretación y debe cuidarse en la transferencia de confundir el papel del psicoanalista con el del confesor. Es preciso desterrar la noción de poder en la clínica.

No podemos llevar el psicoanálisis al ámbito de la fe, éste no equivale a limpiar el alma. Por eso me dan escalofríos cuando encuentro artículos psicoanalíticos en los que se traslapan términos religiosos con conceptos psicoanalíticos. Aquí tiene sentido la neutralidad del psicoanálisis, esa neutralidad tomada del Derecho Internacional aplicada a la no intervención, a no tomar partido en los conflictos del paciente, principalmente cuando éstos sean de carácter religioso. Ese error lo cometió Bert Hellinger, pero eso no hace a las constelaciones familiares poderosas fuentes de remisión de nada. Hay que estar atentos a la contratransferencia inercial de la fe personal en la clínica psicoanalítica y desterrar radicalmente cualquier abuso de poder. Es parte esencial de la ética profesional.


EN DO MAYOR.

19 Ago 19 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Nacional, Política | Sin Comentarios »

NO SE LES OLVIDE, CLAUDIA Y ERNESTINA, NO SE LES OLVIDE.

Algunos recordamos a la Claudia Sheinbaum de hace años, cuando marchaba en protestas contra los feminicidios. Claro, gobernaba el PRI, ese que se fue…

Está bien, Niniane, está bien. Sorpréndete, aunque me mires con esos ojos de mabolo tierno, como decían en mi tierra cuando alguien mostraba un asombro descomunal en sus ojos, así como estás ahora. Y para que continúes en tu asombro, sábete que también Ernestina Godoy marchaba. Ambas dos.

 Aunque de doña Ernestina Godoy, la actual Gobernadora de Justicia de la CDMX, no me acuerdo que anduviera en marchas, Lydia Cacho sí se acuerda. Y se encarga de mencionarlo en un Tuiter del 13 de agosto, cuyo contenido cito textualmente: “Recuerdo aquellos tiempos en que @ErnestinaGodoy y @Claudiashein marchaban codo a codo con miles de feministas cuando reporteras documentamos la violencia feminicida en México. Cuando el PRI lo negaba todo. #NoNosCuidanNosViolan”

 Flaca y acomodaticia es la memoria. A buena parte de la sociedad se les olvida también que esta ciudad tiene más de 20 años de ser manejada por gobiernos perredistas, que luego trasmutaron en MORENOS. Recordemos que el primero en gobernar la ciudad fue Cuauhtémoc Cárdenas, luego Alejandro Encinas, continuó Marcelo Ebrard, hasta que llegamos al tristemente recordado Miguel Ángel Mancera a quien suplió luego unos meses ( de marzo a diciembre) , José Ramón Amieva. Hoy está Claudia Sheinbaum.

Ahora se les olvida eso. Y que fueron oposición perredista y entonces permitían ( y en algunos casos las incentivaban ), aguerridas marchas que convertían a la ciudad en un pandemónium. Marchas y manifestaciones en las que se vandalizaban comercios, agredían a quienes podían ante la mirada impasible del gobierno de la ciudad que le dejaban tomar los espacios, bajo el argumento de “respetar su derecho a manifestarse y libre expresión”. Aunque, detrás de ese “respeto a los manifestantes” se escondía un propósito: generar la percepción de que los gobiernos federales en turno, nada hacían. Vicente Fox, Calderón se las vieron “amarillos ( como los soles perredistas) y morenos”, con esta ruda e implacable oposición.

Por eso no cabe la respuesta que Claudia Sheinbaum diera el pasado lunes 12 a las protestas, afuera de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y en la Procuraduría capitalina (PGJ, donde aventaron diamantina rosa al titular de la policía, Jesús Orta y rompieron vidrios e hicieron pintas, actos en los que Claudia Sheinbaum fijó su atención, antes que atender la raíz de la protesta. “Quiero ser muy tajante en esto: n o v a m o s a c a e r e n n i n g u n a p r o v o c a c i ó n”, contestó.

Cabe preguntar: ¿Provocación de quién? ¿quién tiene mecanismos tan poderosos para activar una provocación contra el actual gobierno, si en la más alta instancia en la ciudad está ella y AMLO en la cumbre del país? ¿Entonces todas las demandas que se dieron con EPN o en las que ella participó antes con el tema de los feminicidios, eran provocación? ¿No hubieron vandalismos en esas marchas? ¿Estando Peña Nieto en el gobierno federal no hubieron marchas y agresiones de grupos infiltrados? ¿No argumentaban acaso ellos como PRD ( donde ellos militaban entonces) que esos infiltrados eran sembrados por el mismo gobierno para tener pretexto de usar la fuerza bruta contra todos los manifestantes? ¿En estas últimas manifestaciones, la del lunes y de este viernes, los infiltrados que vimos de dónde eran? ¿Quién de los opositores tienen capacidad para movilizar a grupos de choque, como claramente se ve que hubieron el viernes?

¿De verdad toda esta manifestación de descontento de las mujeres responden a provocaciones? ¿Mienten las cifras de feminicidios y desapariciones diarias que han sido documentados por organismos serios?

CULPAS COMPARTIDAS, VIOLENCIA Y POLITICA DE BAJA ESTOFA.

El miedo que ha paralizado a miles de mujeres ante la violencia que a lo largo de la vida hemos padecido y presenciado en todos los espacios , ha roto ya su dique construido con el silencio y con el ominoso sentimiento de culpa que nos hizo aceptarla como parte de un destino heredado.

Hemos caminado mucho con la pesada loza de la culpa por ser mujeres, por respirar el mismo aire de este mundo del que todos formamos parte como materia y espíritu que somos. Hoy reivindicamos nuestro derecho a ser parte de una sociedad donde se nos respete. Que se nos reconozca que, además de madres, esposas, tenemos derecho a ser escuchadas, a ser visibles, a vivir nuestra ser femenino sin culpas y sin ser violentadas en nuestra dignidad humana.

No se puede olvidar el origen del problema que estamos viviendo y que tiene su expresión de manera visible en los feminicidios, en la trata de blancas, en los acosos y abusos sexuales que se padecen a diario en todos los espacios de la vida y que permanecen aún de manera muy soterrada en los hogares, también. Una violencia que ha crecido y hoy se ensaña con mujeres de todas las edades. Vean los casos de abuso a niñas, por favor.

Sin precedentes en su brutalidad, la violencia continúa avanzando. Ni gobiernos, ni sociedad hemos trabajado a fondo en las causas de su origen. Hoy nos revienta a todos de la manera más dolorosa e inimaginable: No nos estalla en el rostro, sino en lo más profundo de la entraña. Duele. Duele tanta violencia para con nuestros niños, nuestras jóvenes, duele el dolor de las madres de desaparecidos. Duele y avergüenza ver a este país convertido en lo que hoy es. Duele ver en lo que se ha convertido esta CDMX. Por eso no se puede permitir que se reduzca o minimice lo que hay detrás de esas expresiones de las jóvenes mujeres que acudieron a esta última manifestación.

Este gobierno tiene la oportunidad de reivindicar su permanencia durante 20 años en la CDMX. De dignificar su hacer político con hechos y resultados concretos. No cabe aquí estar echando culpas cuando ellos conocen las entrañas de esta ciudad. Hoy está donde está porque obtuvo el voto de quienes creen en él ciegamente; pero -sobre todo- el voto del hartazgo ante la corrupción e impunidad padecida por tantos años. ¿Vale la pena perderse en culpas y reproches en lugar de ir a fondo del problema? En caso de persistir en la repartición de culpas ¿a quién culpar? ¿A las autoridades que antecedieron a esta administración y que crearon simples paliativos como reservar vagones para mujeres, pintar camiones y taxis de color rosa ? ¿A la sociedad que ha sido incapaz de exigir de manera unida y coordinada a los gobiernos en turno acciones contra esta violencia que fue escalando hasta llegar a dónde estamos? ¿A ambos?

No podemos perdernos en culpas. Pero si refrescar la memoria y tener presente que durante estos últimos años la hoy CDMX, ha estado gobernada por administraciones perredistas que terminaron replicando el modelo priista que tanto repudiamos algunos y que ellos dijeron querer erradicar . Hoy, muchos de los integrantes de ese partido son parte de Morena, que -como sabemos- gobierna la ciudad. Y de marchas y manifestaciones ellos saben muy bien.

No queremos más de lo mismo. Urge coordinar acciones ciudadanas y gubernamentales basadas en el dialogo y respetos mutuos para salir ya de este esquema podrido de hacer política de baja estofa. Urge trabajar por un horizonte más sano para todos y para los que vienen detrás de nosotros. No nos hagamos esto. No se los hagamos a nuestros niños, a ancianos, a este país que- pese a todo- hace lo posible por mantenerse en píe.

zaragozacisneros.jovita@gma


18 Ago 19 | Roberto Carbajal | Clasificado en Tiempos políticos en Imágenes | Sin Comentarios »


EL JICOTE “QUE ¿POR QUÉ ESCRIBO?”

16 Ago 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Queretanidad | 2 Comentarios »

Una amiga me pregunta: ¿por qué escribes? Respondo. Escribo para darle voz a quienes no la tienen, por criticar a quienes sí la tienen. Escribo para ponerle un lente de aumento a la realidad, para descubrir en lo obvio lo más profundo y lo complejo hacerlo más accesible. Escribo para platicar de lejos con mis amigos. Escribo para darle argumentos a mis enemigos que los veo tan estreñidos de imaginación. Escribo para invitar a todos a escribir, que al final de la lectura digan: “Si este tipo escribe tales mamarrachadas, yo también puedo escribir”. Escribo para resucitar en mi imaginación a mis muertos y para enterrar a los malos recuerdos que aún están vivos. Escribo para que me amen, para que me amen sobre todo las mujeres. Escribo para seducir, pero reconozco que tal vez nunca he seducido a ninguna. Siempre me queda la duda si yo soy el seductor o el seducido. Escribo para conocerme y al escuchar los comentarios conocer a los demás. Escribo para denunciar y escribo para solidarizarme. Escribo porque detesto los congestionamientos de tránsito y escribir es un pretexto para no salir de mi casa. Escribo para ayudar a hacer de este mundo menos miserable, o al menos sentir que he hecho algo para mejorarlo. Escribo para ser testigo e ilusionarme que también soy actor. Escribo para hacer preguntas y dar mis propias respuestas. Aunque al final siempre me pregunto: ¿Alguien me leerá? ¿Perdurará en la memoria de alguien una línea? Escribo para reírme de las cosas, de la gente y, ya encarrerado tratar de reírme de mi mismo, que reconozco es lo que más me cuesta trabajo. Escribo para quedarme callado y no decir tantas tonterías en voz alta. Escribo para que la gente común y corriente despierte su curiosidad y a los poderosos hacerlos dudar. Escribo para invitar a todos a pensar. Escribo para convocar al insomnio y escribo para sentir que merezco el sueño. Escribo para buscar las palabras más precisas, luego para encontrar las más bellas, cuando ya las tengo, las acaricio, las beso, les doy pequeñas mordiditas y pellizcos amorosos y ya, cuando estoy a punto de escribirlas, se me desaparecen como fantasmas, a lo mejor sólo las imaginé, a lo mejor nunca existieron y resignado escribo las palabras que tengo más a la mano. Escribo por nostalgia de lo que ya pasó. Escribo por melancolía de lo que pudo ser y ya no fue. Escribo para exorcizar la sensación de una vida inútil y recuperar mi auto estima; para sentir que no desperdicié la oportunidad de vivir y sirvo para algo. Ahora, que ya estoy en la recta final de mi existencia, escribo para sentir que no me mata la muerte sino la vida; a la muerte sólo le dejaré la tarea de escribir la crónica. Escribo para ser feliz, para estar triste, para angustiarme, para ser humilde; para vivir y sentir la permanente insatisfacción de que lo escribí no vale la pena. Finalmente escribo, escribo porque me da la gana. ¿Queda claro por qué escribo? ¿Algún problema?


TRAS LA VERDAD ¿POR QUÉ QUERER EMPOBRECER A LOS MEXICANOS?

15 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin Comentarios »

A la izquierda suele no agradarle la riqueza, luego entonces no acepta a los ricos, a los empresarios, a los que tienen salarios bien remunerados, como lo establece la misma Constitución. La riqueza es asimétrica a la izquierda, aborrece la simetría de la superación, prefiere que todos sean pobres para que dependan del Estado benefactor. Por eso el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha pugnado con insistencia para que bajen los salarios no solo en el sector burocrático federal; ahora va por que su propuesta cale en los Estados y municipios. Su Secretaria de la Función Pública, en algún momento, en conferencia mañanera exhortó a los empresarios para que se unieran a la campaña de austeridad y bajaran los altos salarios. Lo aberrante de lo absurdo de la política de la izquierda.

En esta semana volvió a la cargada, dijo que enviará iniciativa de ley para que su propuesta permee en las distintas esferas burocráticas. Olvida el pernicioso Presidente, que los Estados son libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior, artículo 40 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; aunque López Obrador suele desconocer la Constitución y sus principios, aprovecha su ignorancia para violarla sin impunidad. No podrá imponer su caprichosa voluntad ¿Por qué querer que todos los mexicanos pierdan la aspiración a tener ingresos remuneradores? ¿Será acaso la misma ignorancia del Presidente que le hace perder la objetividad? Parece que nada justifica la miope visión presidencial. Simplemente es parte de los principios de la izquierda que no extravía a pesar de haber perdido en los países que abusaron de esos regímenes políticos como la URSS o China, creyendo que los teóricos del comunismo tenían la razón ante los excesos de los zares y emperadores. Los tiempos cambiaron, el libre albedrío responsable es la parte más importante del ser humano; estudiar, prepararse, luchar, trabajar para alcanzar mejores estadios de vida, así de simple y el Estado debe abrir las oportunidades para ello, no limitarlas, mucho menos cancelarlas y convertirse en un dique para las aspiraciones de sus gobernantes. López Obrador, pretender que el pueblo se alimente de su mano y no permitir que ese mismo pueblo sea el libre promotor de su crecimiento personal y del país. Cancelando, “capando” las aspiraciones de superación es decretar el empobrecimiento del pueblo, matar las aspiraciones populares.

En la práctica, en la jerga diaria de la política, vemos casos aberrantes como el de Baja California, en donde los políticos de todos los partidos se alían para vulnerar la Constitución y “cobrar” los favores. Así que no pueden estar seguros los Estados con la tibieza y maleabilidad de los políticos en pro de las apetencias aberrantes del Presidente de la República; más cuando tiene el “mazo por el mango”, como en el caso de Rosario Robles Berlanga. El mismo Fiscal General se pliega a los caprichos del Presidente, es el “brazo golpeador” de la procuración de justicia a la orden de López Obrador. A la acumulación excesiva de poder que ha concentrado el Presidente de la República, está pendiente el Poder Judicial de la Federación, quien se resiste con tibieza; Andrés Manuel no cesa en su intención de controlarlo, para así, imponer un Estado auténticamente autoritario. Es un constante peligro. Por eso ha creado nuevas figuras administrativas en todos los Estados, para equilibrar el poder político y económico en favor del mismo Andrés Manuel; por eso quiere compras consolidadas de todo, de todo; el dinero es poder y control. Por medio de convenios ha pretendido arrebatar a los gobiernos estatales la facultad de otorgar servicios de salud, entre otras cosas. Nada de ahorros, es el mero pretexto; el dinero lo quiere el gobierno federal para hacer del presupuesto lo que le venga en gana y distribuirlo caprichosamente, como hasta ahora. Hay ahorros multimillonarios a costa de la escases de muchos bienes; hasta los campesinos se ha revelado por la falta de apoyos y así quiere un México con autosuficiencia alimentaria, lo cierto que lleva al país directo al fracaso absoluto.

Aunque el Presidente tenga otros datos, el país lo está desmoronando, destruyendo instituciones que costó muchos años crearlas y consolidarlas. Todo con un afán claro de concentración de poder, para poder hacer lo que le venga en gana y así lo está logrando día a día. A los medios de comunicación los trae “atolondrados” con informaciones falsas y prejuiciosas; o con información banal que únicamente sirve para entretener (a todos), como informar que no han entregado todos los libros de texto para primarias y secundarias o que hará llegar miles de cartillas morales para ser entregadas a maestros, pero que, en número rebasan a los maestros, lo que nos lleva inequívocamente a que serán entregadas a los alumnos y doctrinarlos ¡Ya! O aquella información que dio el lunes pasado, afirmando que los mexicanos literalmente “son felices” en su administración, ya no son malhumorados. Así entretiene a medios y periodistas. Mientras la banalidad no permite ver el fondo del fango en que ha ido metiendo a los mexicanos; gracias a su errática política, han bajado los empleos, bajó la producción, no hay inversión, aumenta la delincuencia, empresarios celosos y desconfiados prefieren no arriesgar, baja el precio del petróleo. Ante la falta de recursos económicos, irresponsablemente López Obrador empieza a gastar los ahorros que le dejaron en caja. Sigue la dilapidación de recursos públicos que solo se generan con trabajo. Pero el Presidente tiene otros datos.

A todo esto, resulta incomprensible la política del empobrecimiento, impulsar desde el mismo gobierno, que el “sabio pueblo” tenga salarios bajos; con el engaño de subir los topes de los salarios mínimos que no sirven para mantener decorosamente una familia. Bien lo dijo una Magistrada queretana, ex candidata de Morena al gobierno de Querétaro, el problema no es que ella gane mucho, el problema es que los demás ganen poco, ese es el verdadero problema. Por eso insisto, López Obrador, impulsa la política del empobrecimiento, desalienta la superación personal promoviendo la baja de los salarios. Quiere un pueblo pobre para manipularlo a su antojo con dádivas, para eso son sus “programas sociales”, basados en el obsequio dadivoso de dinero público, sin importar que no crezcan las finanzas del gobierno, ni los recursos económicos del pueblo. A todo esto, falta que los legisladores federales, los diputados para ser exactos, fijen, determinen con claridad, en verdad cuánto gana el Presidente de la República, sumando todos los beneficios colaterales que recibe su familia, como departamento gratuito, alimentos, transporte, teléfono, transporte, no pago de servicios, seguridad, etcétera. La suma de todas las prerrogativas, superan en mucho los 108 mil pesos que dice recibir mensualmente el Presidente de la República. Los diputados no quieren desnudar a López Obrador, sin embargo el mismo Andrés Manuel no se queda quieto e insiste en que nadie gane más que él, ni en los Estados ni en municipios. El pueblo “jodido” es mucho más peligroso que un pueblo en bonanza, de continuar con esa política de empobrecimiento, el “tigre” se le puede soltar y darle un susto al Presidente de la República.

Héctor Parra Rodríguez


ECONOMÍA SIN CERA N237 LA ESTAFA MAESTRA ¿Habrá justicia o simulación?

15 Ago 19 | Guillermo Castellanos Guzman | Clasificado en Nacional, Política | Sin Comentarios »

Vaya red de corrupción,

Es una cosa siniestra,

No vale simulación,

El cambio real se demuestra,

¿Quiénes irán a prisión?,

Por esta “Estafa maestra”.

El pasado martes 13 de agosto de 2019, un juez ordenó la prisión preventiva de Rosario Robles, ex Secretaria de SEDESOL y de SEDATU y ex Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, quien fue ingresada en la cárcel de Santa Marta en Ciudad de México, acusada de participar en una red de corrupción muy amplia denominada: “Estafa maestra”.

La “Estafa maestra” fue descubierta a través de una investigación periodística hecha por el portal de noticias de México Animal Político y por la organización de la sociedad civil “Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad”, la cual fue publicada hace casi dos años y en ella se señaló en forma desmenuzada un sistema de 128 empresas fantasma a través de las cuales el Gobierno Federal Mexicano desvió más de $7,760 millones (de los cuales $3,433 millones están desaparecidos), a través de una red de desvíos mediante contratos ilegales que involucró a 11 dependencias del gobierno, ocho universidades públicas (del Estado de México, Morelos, Tabasco y Campeche), diversas empresas privadas y más de 50 servidores públicos de distintos niveles de gobierno. Su publicación surgió a partir de un informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), órgano de la cámara de diputados responsable de auditar el uso del presupuesto federal, relativo al gasto gubernamental en 2013 y 2014. Las instituciones eran contratadas para hacer estudios e investigaciones que ya estaban hechas desde antes, otras que no se realizaban y otras más en que se cobraba más dinero del costo real por el servicio.

La dependencia que más contratos otorgó fue Petróleos Mexicanos ($ 3, 576 millones), la segunda fue SEDESOL ($2,224 millones), la tercera BENOBRAS ($491 millones), la cuarta Registro Agrario Nacional ($447 millones), la quinta SEP ($278 millones), la sexta FOVISSSTE ($249 millones), la séptima el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria ($138 millones), la octava el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos ($97 millones), la novena la Secretaría de Economía ($96 millones), la décima la Secretaría de Comunicaciones y Transportes ($52 millones), y la décima primera la Secretaría de Agricultura ($19 millones).

Las universidades involucradas como intermediarias recibieron, según la investigación, entre 10 y 15% de comisiones y son la Universidad Autónoma del Estado de México, la Universidad Autónoma del Carmen, Campeche, la Universidad Popular de la Chontalpa; la Universidad Juárez de Tabasco, la Universidad Politécnica del Golfo de México, el Instituto Técnico Superior de Comalcalco y la Universidad Tecnológica de Tabasco. El caso también involucró al exgobernador de Veracruz Javier Duarte, actualmente en prisión, acusado de utilizar 128 empresas “fantasma” para desviar el presupuesto estatal.

La “Estafa maestra” es el símbolo más emblemático de la corrupción imperante en nuestro sistema político y del cinismo y desfachatez con que actuó el gobierno anterior para burlarse de la ley y para hacer corrupción en forma organizada y orquestada, seguramente, desde el más alto nivel, ya que no es concebible que tantas dependencias e instancias hayan participado en este jugoso y vergonzoso proyecto a título personal.

Rosario Robles no está sola en este barco, aunque todavía no sabemos si la echarán al mar para que se la coman los tiburones como única responsable o si se hunde el barco con todos los cómplices de este mega fraude, sin que a ninguno le den su salva vidas; sin embargo, aparte del castigo a los que resulten responsables es importante investigar a dónde fue a dar el dinero sustraído de las arcas públicas y rescatarlo para reintegrarlo a las mismas y pueda ser utilizado en proyectos de beneficio social y económico. El gobierno actual está insistiendo en que las cosas ya no van a ser como antes, que ahora todo será diferente, ya se le presentó la mejor oportunidad para demostrarlo, que no vuelva a triunfar la impunidad pues sería un grave desencanto para la sociedad, por lo que las investigaciones de esta “Estafa maestra” no se debe quedar en Rosario Robles, aunque ya es impactante ver tras las rejas a una ex Secretaria de Estado, sino que se debe ampliar para incluir a muchos otros personajes que ocupaban los puestos directivos y operativos en las dependencias participantes en los momentos en que se realizaron estas operaciones, como a Emilio Lozoya que estaba en Pemex, a Alfredo del Mazo que estaba en BANOBRAS, a Chuayffet que estaba en la SEP, a Reyes Baeza que estaba en FOVISSSTE, a Enrique Martínez que estaba en SAGARPA, a Alfredo Llorente que estaba en el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos, a Ignacio Acosta que estaba en el Registro Agrario Nacional, a Gerardo Ruiz Esparza que estaba en la SCT, a Idelfonso Guajardo que estaba en la Secretaría de Economía, y también a Luis Videgaray que estaba en Hacienda (responsable del presupuesto) y a José Antonio Meade que sustituyó primero a Robles en SEDESOL y después a Videgaray en Hacienda, sin faltar el mismo Presidente de la República, ya que es imposible que no se hubiera enterado de esta red, todos los involucrados reportaban a él. Los Rectores de las instituciones de educación superior involucradas también deberán ser investigados, seguramente tendrán muchas cosas interesantes que declarar así como los representantes de las empresas fantasmas participantes. .

El tamaño del juicio debe ser del mismo tamaño de la red de corrupción, no se trata de hacer una cacería de brujas, se debe actuar con apego a la ley contra todos los que resulten culpables en una investigación seria y profunda, ni uno más ni uno menos y desmantelar esta y otras redes que posiblemente todavía no se detectan. ¿Usted qué opina?

memo_cas@yahoo.com


EL JICOTE “HUGO GUTIÉRREZ VEGA”

15 Ago 19 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Cultura, Queretanidad | Sin Comentarios »

Hace cuatro años murió Hugo Gutiérrez Vega y quisiera recordarlo. Personalmente lo consideraba mi amigo pero reconozco que no estoy muy seguro que él compartiera el mismo sentimiento. Nuestros puntos de vista políticos nos distanciaban y ponían estática a nuestra amistad. Cuando en la conversación surgía alguna cuestión política, como dos amigos que fueran caminando y que de improviso se encontraran ante un charco lodoso, optábamos por rodear el tema y platicar de otra cosa. Lo que más hice y compartí con Hugo fue la risa. Le gustaba que fuera yo quien le recordara sus anécdotas y luego compartir la carcajada. A continuación una de ellas. Como buen tragón apreciaba como nadie los deleites de la cocina, no perdía jovialidad salpicando sus experiencias con la comida, consciente, como él afirmaba: “La sazón no tiene explicación científica ni natural, pues su presencia es milagrosa y pertenece a los reinos de las gracias y de los misterios”. Se reconocía, como buen mexicano, arrocero, en todo tipo de presentaciones, blanco, rojo, con chícharos; se aceptaba también convicto y confeso tamalero; muestra su respeto por el “milagroso mole, que solemniza los momentos más importantes de la vida”; pero no hay duda que sus preferidos eran los sacrosantos frijoles, “que, decía, llenan los huequitos”.

Hugo era jalisciense de nacimiento, su buen apetito se iniciaba desde la mañana, a tal punto que Savater, citado en un libro por Hugo, afirma que los que van al cielo son acreedores a tomar un desayuno mexicano. Hugo llegó de visita a la casa de un amigo de Monterrey, que tienen fama, para mí muy bien ganada, si no de tacaños sí de ser bastante ahorrativos. En la mañana llegó al comedor y fue recibido por la amistosa y sonriente sirvienta que le preguntó:

•  Señor, ¿cómo quiere su huevo?

El singular del producto de gallina fue un duro golpe a su estómago. En silencio pensó en una sola unidad que le restregaba de alguna manera la cocinera. Obviamente no quería manifestar abiertamente que en Jalisco se comen cuando menos dos.

•  ¡Perdón!

•  Que cómo quiere su huevo.- repitió la muchacha.

Hugo respondió:

•  Mi huevo lo quiero revuelto con otro huevo.

A Hugo le agradaba que le dijera un sobre nombre, No sé si para darme el avión, pero decía que era el mejor apodo que le habían aplicado. Donde quiera que te encuentres te lo repito: “Hugo Gutiérrez Vega, el Vasconcelos del Bajío”.


Diálogo Queretano SUPRIMIR LA COMPLEJIDAD Y ALIMENTAR LOS PREJUICIOS EN NOMBRE DE LOS FIELES Y NO DE LOS CIUDADANOS.

14 Ago 19 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Política | Sin Comentarios »

José Woldenberg en El Universal de México:

–Hace unos días, en una de sus conferencias mañaneras (7-VIII-2019), nuestro Presidente refiriéndose a los científicos dijo:

–“No salen de las oficinas, de los cubículos. Los investigadores, los académicos, no van al campo, no conocen la realidad y no se puede transformar una realidad que no se conoce. Entonces se opina de todo, son todólogos, saben de todo, pero están en las nubes, levitan, no tienen los pies sobre la tierra, no tienen información”.

Woldenberg, científico social, sociólogo y crítico político, acota muy bien al señor presidente:

–En unas cuantas palabras se descalifica a un universo complejo, numeroso y diverso, en el cual hay de todo:

–Tenemos investigadores de excelencia, buenos, regulares, malos y aún simuladores, y suelen ser sus propios colegas los que los señalan.

–¿Para qué necesita un historiador del siglo XIX ir al campo? Ni modo, un astrónomo deberá estar laborando pegado al telescopio.

–La inmensa mayoría de los científicos normalmente opinan de asuntos ligados a su campo de especialidad, aunque como ciudadanos tienen todo el derecho a expresarse en relación a cualquier materia.

–Y en efecto, hay quienes opinan de (casi) todo, pero no son precisamente los científicos, sino aquellos que participan en el circuito del debate público, donde destacan los políticos a los que se les dificulta decir simplemente “no sé”. (El Universal, 13-VIII-2019).

Liga: https://www.eluniversal.com.mx/opinion/jose-woldenberg/suprimir-la-complejidad

Palabrero:

–Andrés Manuel López Obrador de un brochazo suprime la realidad compleja del mundo y la simplifica hasta la ignominia, alimenta el prejuicio y habla como un pobre diablo en nombre de México.

–El señor presidente no quiere ciudadanos con conciencia crítica diversa e independiente; quiere fieles, Él es el Salvador de la Patria.

–¡Viva la Razón de Estado Morena en nombre del Bien Supremo! ¡Fuera las conciencias ciudadanas que no comprenden, no saben y no están alineadas en la ruta de Obrador!

–¿Qué pensaría un Tomás Moro en México en tiempos de Andrés Manuel López Obrador, querido Efraín?

–Tal vez simplemente se apartaría y marcaría la diferencia con su silencio. No sé.

Julio F.

Qro. Qro., Col. Presidentes, México, miércoles 14-VIII-2019.

–En el cumpleaños de Dersu, hijo querido.


TRAS LA VERDAD “LA JUSTICIA COMO ESPECTÁCULO MEDIÁTICO “

13 Ago 19 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin Comentarios »

Ayer dio comienzo el espectáculo público del juicio (proceso penal) que enfrente Rosario Robles Berlanga, quien fuera Secretaria de Estado en el gabinete de Enrique Peña Nieto. En forma voluntaria y sin protección de algún “amparo” compareció ante el juez de la causa, el delito que se le imputa y por el cual el proceso, no amerita (aba) prisión preventiva; hoy por la mañana concluyó la audiencia o “declaración preparatoria”, después de 12 largas horas de preguntas, repreguntas, pruebas y alegatos, el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna (curiosamente de apellido Padierna, igual que la incondicional morenista de López Obrador) decidió sujetarla a proceso; pero, por razones por demás inauditas, jurídicamente decretó la prisión preventiva de la señora Rosario Robles, quien de inmediato fue trasladada a la cárcel (Centro de Reinserción Social) de Santa Marta Acatitla, para que enfrente el proceso tras las rejas; por lo pronto, estará 2 meses privada de su libertad, salvo que la justicia federal la proteja por medio de un amparo. El delito no es grave, sin embargo la razón “legal” que argumentó el Ministerio Público y avaló el juez, que podría sustraerse de la acción de la justicia, por eso la prisión. Inconcebible jurídicamente, la señora incluso han sido gobernante en la CDMX, lugar en donde tiene su domicilio particular, de acuerdo con su credencial de elector. Por lo anterior, se puede concluir, sin mayores aspavientos ni rebuscados argumentos, que Rosario Robles, se encuentra siendo procesada por un “juez de consigna”. Así se les conoce en el medio perverso de la justicia, cuando son “obsequiosos” a las peticiones de la autoridad, voluntariamente oficiosos sin problema alguno.

El juez de la cusa podría ser acusado por sus expresiones parciales, tendenciosas, así quedó registrado, al mencionar sarcásticamente sobre unos documentos que obran en el expediente, relativos al acta de entrega recepción de la Secretaría, al dejarla en manos de José Antonio Meade, dijo el juez: “que se trataba de una joya”, lo relativo a esas pruebas ¿Prejuzgó con senda expresión? ¿Qué quiso decir el juez, cuál fue su intención? ¿Joya de prueba o joya política? Simple y llanamente no es, ni por tantito, una expresión proba del juez, es más bien parcial, tendenciosa y deshonesta ¡Y apenas inicia el procedimiento! Esas expresiones deben obligar al juez, los abogados deben promover, que se inhiba de conocer el juicio; o, si es honesto, excusarse por tener manifiesto interés “político” en el asunto. La expresión vertida por el juez es aborrecible en materia de impartición de justicia, el juez resultó abiertamente interesado, favorece el trabajo del Ministerio Público; pierde la imparcialidad, la justicia se extravía y la desacredita. En este caso, la justicia como espectáculo mediático cumple perfectamente con sus expectativas. Las simpatías se decantan hacia uno u otro lado, cada quien hace sus propios juicios; mientras el sistema de impartición de justicia se degrada públicamente.

De haber existido interés político en la Secretaría de Gobernación que entonces dirigía Miguel Ángel Osorio Chong, el asunto de la Cuenta Pública, lo hubieran resuelto, debieron de solventar todas las observaciones administrativamente y asunto acabado. Pero no. Dejaron abierta la causa para que el gobierno de la 4T la retomara, ahora por medio de la Fiscalía General, que sigue dependiendo del Presidente de la República. Alejandro Gertz, es el actual “fiscal carnal”, de Andrés Manuel López Obrador, actúa por consigna, ha dejado constancia de ello en varios asuntos. Nunca actúo en contra de la CNTE, por los bloqueos a las vías del tren en Michoacán, delito flagrante y nadie fue procesado. En el pasado sexenio, al tema de Robles, seguramente no le vieron causa para iniciar un proceso penal y se olvidaron del asunto; lo peor, que por dolo o irresponsabilidad dejaron sin concluir el asunto y ahora es explotado políticamente. Nadie se acuerda que el presunto delito tiene su origen en Cuentas Públicas añejas; estas tienen todo un procedimiento administrativo que debe agotarse, no necesariamente lo que consigna la Entidad Superior de Fiscalización, en las auditorías, es verdad jurídica, mucho menos cosa juzgada. Haber trasladado el asunto a la materia penal, ahora cambia de competencia jurídica; aún así, las auditorías son cuestionables, sujetas a valorarse, a peritajes, a estudios contables y determinar el grado de validez. Bueno, para eso será el procedimiento que ahora se le instruye a Rosario Robles. Las mentes “bien intencionadas”, ya se “frotan las manos” para que se involucre el mismo Enrique Peña Nieto, entonces Presidente de la República. Olvidan que ese señor, como ahora lo es Andrés Manuel López Obrador, solo pueden ser acusados por traición a la patria y delitos graves, según la Constitución. Y, suele suceder que, hasta ahora ninguno de los elementos materiales que existen en la causa, configuran traición a la patria ni delito grave. Al juez le agradó la relación de José Antonio Meade, por eso valoró algunas pruebas como una “joya”. Se quedarán con las ganas.

La razón por la cual decretaron la detención preventiva de Rosario Robles, que no dio aviso a su superior jerárquico, entonces el Presidente de la República. Sin embargo, la inculpada afirma que sí dio aviso al mismo Enrique Peña Nieto, aunque no hay constancia por escrito de ello; todo fue verbal. Por eso el juez le instruye el proceso. El Presidente de la República, López Obrador, en su mañanera, dio su comentario al respecto, pero Andrés Manuel es un manifiesto ignorante en materia jurídica, por lo tanto, su comentario fue político; ello confirma que se trata de un tema más político que jurídico. Mientras se instruye el proceso, el Ministerio Público, se encuentra acumulando mayores pruebas en contra de Rosario Robles, para incrementar la acusación por otros delitos, tal vez, otros presuntos implicados. Y es que, son muchos los relacionados, según la Auditoría Superior de la Federación, quienes participaron en el manejo de los miles de millones de pesos, entre ellas varias Universidades públicas; contratos y más contratos; en el camino se “pagaron” servicios, tal vez unos sí sean un fraude (solo tal vez), otros seguramente que no, sí realizaron el trabajo encomendado. El asunto está tan manoseado, que la misma Claudia Sheimbaun, por la mañana comentó (torpemente): “que la gente diga”, en relación al trato que debe recibir Rosario en la cárcel ¡Por favor! Conclusión. Todos emiten juicios de valor, más pocos saben en realidad, el fondo jurídico del asunto. Estamos en presencia del la justicia como espectáculo mediático. Por lo pronto, la poderosa ex Jefa de Gobierno del DF, ex presidenta nacional del PRD, ex Secretaria de Estado, ex alidada del mismo López Obrador, hoy dormirá en la cárcel ¿El Quinozo del sexenio?

Héctor Parra Rodríguez


Puebla

13 Ago 19 | Augusto Isla | Clasificado en Cultura, Queretanidad | 1 Comentario »

Con motivo de su cumpleaños, el restaurante Nicos, la propietaria invitó a Margarita Carrillo, excelsa cocinera que durante varios días se ocupó de atender a los comensales con platillos inolvidables. Acudí al lugar para conocerla y agradecerle su devoción a México. Pues que Margarita, en el canal Gourmet, difunde, infatigable, la gastronomía mexicana, sobre todo la del sur de nuestro país. Recuerdo en particular, un programa dedicado a Puebla. Con ella recorro calles, talleres de cerámica, leyendas como aquella de que una noche, misteriosamente, los ángeles subieron hasta la torre de la catedral la pesada campana de bronce. Y tomo nota de recetas que comparte con generosidad, como esa del ‘mancha manteles’. Ya instalado en una mesa, pido la comparecencia de Margarita, quien se acerca gentil. Conversamos unos momentos. Ella parece preocupada por el destino de Puebla, amenazada por el inminente triunfo electoral de Miguel Ángel Barbosa, un rufián que en 2015 hablaba de la ‘infinita soberbia de AMLO’ y en agosto de 2019, en su toma de posesión como gobernador, se refiere al tabasqueño como un ‘hombre de época, un gigante’. ‘Es un honor estar con Obrador’, ha dicho. Trato entonces de consolar a Margarita: la tragedia no es sólo de Puebla, sino de México entero, gobernado por personajes que creen haberse purificado en el río Jordán, cuando no son sino migrantes de antiguos pantanos.

Margarita se despide. Y mientras se aleja, pienso en la grandeza de esa ciudad barroca, en la primera biblioteca de América, la Palafoxiana, fundada por Don Juan de Palafox, obispo de Puebla en 1646, en su rico acervo, en esa maravillosa estantería labrada en cedro, gracias al obispo Francisco Fabián y Fuero en 1770. Cuánta majestad la de la Biblioteca Palafoxiana que hoy alberga más de 45 mil libros y documentos. ‘Memoria del mundo’, así declarada por la UNESCO en 2005. ¡Qué pena por esa ciudad asombrosa que amo de verdad, que, en contraste, ha sido y sigue gobernada por políticos aborrecibles!

* * *

Sufragio efectivo, no reelección. Respeto a la división de poderes. Sí a la vida y a la libertad de expresión. No más derroches.