EL JICOTE “SUGERENCIAS AL PRESIDENTE” III

24 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin Comentarios »


Si bien el Presidente de la República ha logrado construir su legitimidad sobre la base de su palabra, después de hablar intensamente durante más de un año el discurso presidencial empieza a mostrar grietas que lo hacen cada día menos creíble y menos convincente. Esta tercera respetuosa sugerencia al Presidente está enfocada a enumerar los temas a los que creo que el Presidente ya no puede regresar a ellos.
1.- “Tengo otros datos”. “Tengo otra información”. Así de fácil desmiente a las instituciones especialistas nacionales, y organismos públicos y privados internacionales. Estas frases ya se repiten en tono de chunga. Olvídelas.
2.- “La mafia del poder”. Ya no es posible atribuirle las deficiencias de la administración pública al pasado. Señor Presidente, Usted ya es el poder. Ha repetido: “Me dejaron un cochinero”. No lo dudo, pero ya tiene un año gobernando y ha tenido un muy buen tiempo para limpiar el tiradero.
3.- “Vamos bien, re que te bien”; “La gente está feliz, muy feliz”. Son frases obsoletas y absurdas, en el año más violento de la historia del país, ante 34 mil 743 asesinatos; con una extorsión que ha aumentado el 30%; los feminicidios en 10.31%; las víctimas de secuestro 3.53%, su optimismo suena a humor negro.
4.- Señor Presidente, evite las machincuepas, le recordamos que la palabra machincuepa viene del náhuatl mayontzinxuepa que significa rodar como calabaza. Durante su campaña y ya como Presidente, se comprometió a un aumento del crecimiento económico del 4% anual, como no crecimos ni al uno por ciento, entonces vino la vuelta de la calabaza. Ahora el Presidente sostiene que lo importante, no es el crecimiento sino el desarrollo.
5.- Ya no busque pleitos internacionales. Ya tiene la experiencia de que a nada condujeron sus requerimientos de perdón a España y al Vaticano. Sólo provocó la burla y la indiferencia. Su fascinación por la controversia y su imaginación para buscar villanos son inagotables. No se puede andar por la vida pública con el cuchillo entre los dientes.
6.- No banalice los dramas, no recurra al simplismo en las soluciones. Después de lo de Culiacán o la terrible tragedia de la familia Le Barón, afirmar; que su política es de “abrazos no balazos”; convocar el rechazo a la delincuencia con: “fúchila”, “guácatela”; conminar a los narcos a que dejen las filas del crimen para que no hagan enojar a sus mamacitas, es algo demencial.
7.- Evite Señor Presidente mezclar la religión con la política. Las citas bíblicas que rescata conducen, no curiosamente, sino inevitablemente, a un liderazgo redentor, donde Usted es la versión tabasqueña del Nazareno. Su vocación de predicador es la antítesis de su héroe elegido: Benito Juárez. Señor Presidente, respetuosamente, pero utilizar la religión como un elemento legitimador, representa una aberración contra el Estado laico por lo que tanto ha luchado el país. Ya no le mueva.


TRAS LA VERDAD “AMLO TODO CONTROLA Y NO ES CULPABLE DE NADA”

23 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin Comentarios »

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, siempre tiene su “puerquito” para responsabilizarlo de los problemas que competen al mismo Presidente. En campaña culpaba de todo a Enrique Peña Nieto, ahora López Obrador, no se responsabiliza de nada, solo acepta triunfos, no las derrotas, carece de la más mínima bondad o sencillez. Basta echar un vistazo en retrospectiva para confirmar la aseveración. Si no son los conservadores los que se oponen a sus programas, son los empresarios corruptos o el hampa del periodismo; siempre hay culpables de sus vicios, fracasos o errores, no asume la responsabilidad de su investidura; resultó bueno para acusar y gasta miles de millones de pesos, pero no para asumir los equívocos que con dañada intención provoca.

En esta ocasión, después de haber negado rotundamente la falta o inexistencia de medicamentos para atender a los menores con cáncer, echó culpas a los padres de familia, los calificó de “mentirosos”; ante las evidencias de la inexistencia de medicamentos, los padres de familia decidieron optar por movilizaciones, hartos de las mentiras y acusaciones en su contra lanzadas por el mismo Presidente, optaron por tomar medidas de presión social y política, cerraron avenidas, bloquearon actividades del aeropuerto Internacional Benito Juárez, llevando a las movilizaciones a los menores como prueba fehaciente de la inexistencia (no insuficiencia) de las medicinas. Los padres de familia, para hacerse oír frente al Presidente, optaron por acudir este día, a Palacio Nacional para denunciar ante López Obrador, la falta de los insumos para combatir el cáncer de sus hijos; no fueron recibidos, las puertas cerradas, nadie los atendió. Los medios de comunicación, los del “hampa periodística”, hicieron eco de las denuncias de los familiares. Fue entonces que, como por arte de magia aparecieron las medicinas que no llegaban por una u otra razón. En la conferencia “mañanera” de hoy jueves, Andrés Manuel López Obrador, vencido ante las evidencias, lanzó la acusación en contra del Doctor Jaime Nieto Zermeño, Director del Hospital Infantil de México, haciéndolo responsable del desabasto de medicinas; incluso amenazó con una investigación e instruyó a su fiel Secretaria de la Función Pública, para que inicie investigación de inmediato, asegurando que el Director estaba coludido con los laboratorios con que hace negocios; luego suavizó, tamizó su furiosa acusación, clasificándola como “probable responsable” de obstaculizar el abasto de medicamentos para los niños con cáncer. Nieto Zermeño, inició funciones con el gobierno de la 4T, el mismo Jorge Alcocer, Secretario de Salud, le tomó protesta; el Doctor Nieto, denunció el año pasado el desabasto de medicinas a consecuencia de las medidas de austeridad impuestas por el Presidente de la República. Desde entonces estaba la denuncia, luego entonces es López el irresponsable. El descontrol que existe por la falta de medicinas, también lo imputa Andrés Manuel López, a los laboratorios que lo boicotean, aseguró. Total, que el origen del desabasto viene desde el año pasado y se origina por la falta de presupuesto, así fue denunciado oportunamente; pero el Presidente no acepta responsabilidad alguna, claro que no. Enfiló sus baterías en contra del Director Jaime Zermeño y los laboratorios, excluyendo su responsabilidad por los recortes intencionales al presupuesto en el sector salud, de ahí que los gobernadores panistas se resisten a firmar el convenio de adhesión al Insabi, no quiere transparentar 40 mil millones de pesos. El mismo Presidente de la República, ocasiona, genera el problema, lo elude culpando a terceros; como el desabasto de la gasolina, cuando ordenó cerrar las válvulas.

Andrés Manuel, tiene que encontrar al “puerquito” o “chivo expiatorio” para responsabilizarlo. Por eso ha instruido a la Secretaria de la Función Pública, para que investigue bajo consigna. Por lo pronto, el prestigio profesional de más de 40 años del Doctor Jaime Nieto Zermeño, López Obrador, lo ha demeritado, lo ha deteriorado, como es su costumbre hacerlo por medio del púlpito de la Presidencia, calumnia sin razón alguna, sin pruebas ¿Será por eso que ordenó bruscamente detener la iniciativa de reformas en el ámbito penal, dado que ahí vuelve a la vida el delito de calumnias y López Obrador calumnia todos los días sin razón alguna? Seguramente sería el primer procesado, aunque a Gertz Manero, Fiscal General, le temblarían las corvas. El Mismo Doctor ha tenido que salir en su propia defensa, sin tocar un pelo al Presidente, el lanzó la responsabilidad a los laboratorios, como causantes del desabasto, ya no recordó ni trajo a la memoria aquello de los recortes al presupuesto, ocasionaría la furia presidencial ¡Sería sano que investigaran al mismo López Obrador! En mayo pasado, el Presidente López, refería, en relación al desabasto (desde el año pasado) que “antes era peor el desabasto”, pero el “hampa del periodismo” no lo reportaba y ahora sí lo hacen como propaganda en su contra. Total nadie le da gusto al eterno inconforme del Presidente de la República. Para sanar sus propias heridas promueven juicios de responsabilidad en contra de todo aquel que no se pliega, aquel a quien puede culpar para evadir responsabilidades; a la fecha Irma Eréndira Sandoval, ha sancionado a 4 empresas distribuidoras de medicamentos y armado 60 expedientes acusatorios en los que han recaído sentencias sancionadoras. Así liberan de responsabilidad al Presidente de la República, acusan a terceros. El último caso de “juicio público” acusatorio y sancionador, es el del Doctor Jaime Nieto, quien “gustoso” (así lo expresó) esperará la injusta investigación. Me pregunto ¿Se atreverá el Doctor a inculpar al Presidente de la República, por desabasto de dinero? Seguramente que no. Una vez más y los que faltan, el Presidente de la República, evade la responsabilidad del problema que él mismo originó, se excusa acusando a terceros. Ya habrá tiempo para acusarlo posteriormente, es posible que esté generando delitos de “lesa humanidad”.

Héctor Parra Rodríguez


EL JICOTE “SUGERENCIAS AL PRESIDENTE” II

23 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | Sin Comentarios »

Maquiavelo afirmaba que “gobernar es hacer creer”. López Obrador ha utilizado como principal instrumento para gobernar la palabra, ha hablado y hablado, todas las mañanas informa, orienta, responde: fija la agenda de los temas públicos. El problema es que, como afirmaba De Gaulle: “Los políticos que hablan mucho corren dos peligros: repetirse y contradecirse”. El Presidente se repite, se contradice y últimamente, pareciera que lo hace a propósito, da pauta para todo tipo de chacoteos. Lo que no ha intentado, porque no le gusta viajar, tener una imagen internacional, con lo del avión lo ha logrado: se ha convertido en un hazme reír mundial. Sus desvaríos risibles tienen calidad de exportación, desbordan nuestras fronteras Tiene una compulsión tan incontrolable por hablar que pareciera encerrar un problema psicológico de diván, como que tiene miedo a que algo o alguien, que no sea él, fije la agenda de la información y el debate; le arrebate la atención o el corazón del pueblo; que deje ser el sol, no Luis Miguel sino el astro rey, y que la opinión pública ya no gire a su alrededor. En el escenario político él debe ser el único actor; el tlatoani “el que habla”. Pero independientemente de mis muy chafas interpretaciones sicológicas, políticamente es muy claro, el cemento con el que López Obrador ha sostenido su gobierno es con la palabra. Como diría Ortega y Gasset: “Ese poco de aire estremecido que desde la confusa madrugada del génesis tiene poder de creación”, En el caso del Presidente no ha sido un “poco de aire estremecido”, sino un huracán que ya no utiliza para informar o tratar de llegar a la verdad sino para ocultarla en una maleza de ocurrencias, giros desenfadados, amenazantes y desordenados. Ha vaciado los conceptos y los ha pervertido. Después de más de un año ante los micrófonos ya no son posibles esos errores como cuando hizo equivalentes a los pobres con las mascotas; o como cuando se erigió especialista en sargazo. Nuestra segunda respetuosa sugerencia al Presidente República es, en forma inmediata, dosificar sus intervenciones, que piense en silencio antes de hablar; que la improvisación, que ahora es lo general, sea la excepción. Es necesario recuperar la fuerza, la profundidad, el matiz y lo trascendente de la palabra. Que recuerde la palabra “Paracharazein”, que era una palabra terrible, que angustiaba a los griegos. Literalmente significaba: “desgaste de la moneda”. Sin embargo, Eurípides prefería aplicarla a la pérdida de respetabilidad del lenguaje de los políticos, pues consideraba que esto último era más grave que cualquier empobrecimiento material. El discurso de López Obrador ya da muestras de graves signos de agotamiento, su moneda de comunicación empieza a provocar más burlas y carcajadas que persuasión y autoridad.


EN DO MAYOR.

22 Ene 20 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Internacional, Política | Sin Comentarios »

(II)
UNA VENEZOLANA EN ARGENTINA.
Es bajita, complexión media, tez blanca, pelo castaño que peina en una coleta. Trabaja de taxista en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Ha pasado a recogernos al hotel, para llevarnos al aeropuerto, donde tomaremos el vuelo que nos llevará a Iguazú. Se ofrece solícita a ayudarnos a subir las maletas. Me brinca Su acento sudamericano. ¿Colombiana o Cubana ?, pregunto, una vez arriba del taxi. Contesta enseguida: No… soy Venezolana.
Me llama la atención aquella joven mujer, desenvuelta, rostro pálido, serio y fríamente cortés. Es la tercer taxista mujer que nos toca. Las dos anteriores de Buenos Aires. Unas cuantas palabras, un breve preámbulo y la conversación fluye. A medida que la escucho me doy cuenta que es una mujer preparada. Muestro interés por las razones que la llevaron a vivir en Argentina. Posee un amplio y fluido lenguaje y transmite fuerza interna y -cuando habla de su país- hay un tono entre enojo y desencanto que se suaviza un poco al hablar de sus hijos. Está enterada sobre lo que sucede en México. Dice que le sorprende lo que está pasando aquí. El camino que llevamos y hacia donde parece conducirnos. Entiendo de lo que habla.
Intercambio con ella mis inquietudes sobre el futuro del país y, en general, de América Latina y su historia y problemas comunes, aclarando “cada uno con sus particularidades”. Pero le pido que, por favor, hable de ella.
Leticia estudió economía en su natal Venezuela. Se forjó en el esfuerzo y se esmeró en superarse profesionalmente. Su tenacidad y profesionalismo le llevó a un trabajo como funcionaria bancaria, hasta que la política Chavista la dejó, junto a cientos de Venezolanos , sin empleo. El deterioro general de su país está en todos los sectores. La pesadilla inició y no ha terminado. La crisis y la violencia ha alcanzado a todos. “Esta última – sostiene – provocada desde el centro del poder Chavista, quien fue un experto en la manipulación y control”.
Para ese momento Leticia no paraba de hablar, sabedora de que podía explayarse sin temor alguno. “La dictadura está también en la izquierda. Eso fue Chávez: un dictador. Se sirvió de los más pobres, usó a pandilleros como grupos de presión. Les dio un techo pequeño y miserable, pero les hizo sentir que – por vez primera- eran dueños de algo. Pero los usaba para que amedrentaran, golpearan, secuestraran, provocaran el caos. Luego, a través de los medios de comunicación por él controlados, se informaba que eran grupos que la derecha enviaba para desestabilizar al país. Eso fue Chávez ”.
Leticia salió junto a sus hijos dejando su casa y su patrimonio. Dice que lo importante era ponerlas a salvo de la violencia y desabasto de alimentos que se estaba viviendo en Venezuela. “No hay futuro para ellos allí. No por lo menos de manera razonable y sana”. Fue entonces que llegó a Argentina, quien con su política de brazos abiertos y garantía de educación gratuita para sus hijos llegó hasta allí, sin saber si encontraría empleo. Gracias a la solidaridad de algunas personas que le ofrecieron un espacio para vivir, pudo iniciar. Cuida el empleo que tiene de taxista. Un cuarto, cocina y baño es lo que tiene por ahora.
-¿Con Maduro se recrudeció la política Chavista?- pregunto.
No duda en responder: “ Peor, aún. Nadie supimos cómo fue su designación. El usó la figura de Chávez para legitimarse. Tiene tomada a Venezuela”
-¿Qué pasa con la información que se da a conocer hacia el exterior? Las fotografías de los supermercados abastecidos, echando por tierra las versiones de que hay una escasez o desabasto profundo de alimentos? – inquiero.
“Es curioso el fenómeno que se da. Parte de mi familia que vive allá, me dicen que me regrese. Que hay ya todo. Y me lo dicen con una emoción, que me provoca entre pena y molestia, porque, es tal desinformación provocada desde el interior mismo del gobierno, el manejo de emociones es tal y tan eficaz para con muchos que les hace creer que todo se está solucionando y que, efectivamente, Venezuela está recuperando su poder adquisitivo. Las tiendas de autoservicio se volvieron a abastecer, pero no circula la economía. Ilusionismo puro. ¿De qué sirve que hayan productos, si están lejos del alcance del bolsillo de cualquier trabajador? Las carencias siguen estando. Todo es una fachada. Un montaje para dar la impresión de que Venezuela es victima de difamación. Tanto Chávez, como Maduro, han hecho de la victimización su bandera. Y les funciona con cierto sector de la población”, concluye Leticia, antes de dejarnos en el aeropuerto.
No puedo evitar conmoverme con su relato. Aunque está agradecida con Argentina, con su gente, vive el drama de estar sola, lejos de su familia. Ella y sus hijos, primaria y secundaria. Habla de ellos con orgullo e inocultable ternura: “ Responden bien a la disciplina del estudio y de la responsabilidad de aprovechar esta oportunidad. No le hablo de lo que perdimos. Les hablo del compromiso que tenemos con nosotros, con los demás”.
La despedida de Leticia , al bajarnos del taxi en el aeropuerto fue silenciosa y emotiva. Un abrazo y un “suerte”, con una sonrisa de respeto y solidaridad a su valentía y arrojo. Y el nudo atorado en el pecho.
Y HABLANDO DE VENEZUELA…
Cuando el ya desaparecido Hugo Chávez, ( presidente de Venezuela desde 1999- 2013), murió, dejó a un país sumido en una crisis de considerable magnitud. El líder supremo que hizo de la demagogia y el populismo una herramienta eficaz de manipulación consiguió mantenerse en el poder durante casi 14 años. De no haberse enfermado del cáncer que le causó su muerte, seguramente estuviera aún al frente de ese país, manteniéndose en su papel de redentor ante los ojos de quienes le venía bien su ánimo paternalista, lastimero y de conmiseración. Porque Hugo Chávez supo cómo convencer a su base electoral de que las causas de los males en el país estaban afuera, no adentro de su gobierno, ya inmerso desde entonces en lo más profundo de la corrupción. Chávez supo también cómo mantener a raya a la oposición y acallar toda critica posible en la misma sociedad. Su autoritarismo, fue una característica de su gobierno.
Hombre de escaso lenguaje, el que tenía lo usó para crear una realidad que, a fuerza de estar machacando en su diario discurso, terminó por convencer a la clase más humilde de que Venezuela era la victima de las ambiciones desmedidas del Imperio. Todos los males estaban afuera, no adentro. Y los que desde adentro se oponían , era porque estaban al servicio del Imperio. Bajo la sombra de ese discurso, Maduro se cobijó.
Sin embargo, negar que gran parte de los recursos naturales de América Latina , y en ciertos rubros, Venezuela , constituyen un botín para Estados Unidos de Norteamérica y su desmedida codicia, así como soslayar sus brutales y ruines métodos para hacerse de los recursos ajenos, sería ominoso y por ende, imperdonable. Sabemos ya lo que Estados Unidos es para el mundo. Y sabemos también que nuestra historia está construida y ha sufrido grandes atropellos. Somos un continente vulnerado por los intereses extranjeros que han impulsado este capitalismo salvaje que hoy nos ha colocado donde estamos. Pero, no aceptar también que la corrupción, forjada desde dentro de los propios gobiernos de nuestros países penetró hacia la sociedad, que la mayoría de los hombres que entraron al poder han hecho de él su botín personal y para sus cercanos, sería también tan ominoso como tramposo.
El enemigo está afuera. Pero también, y quizá mayormente , hacia dentro de nuestros propios países, dentro de los individuos que usan toda suerte de artilugios para ascender al poder y, una vez instalados en él olvidan todo lo que prometieron antes de quedarse atrapados en el vértigo de su ambición. Derechas conservadoras y ambiciosas y falaces. Izquierdas de pobre y tramposas demagogias, que terminan siendo un remedo de aquellos que enfrentaron con ferocidad.
Gobiernos capitalistas, gobiernos socialistas espejos unos de los otros atrapados en sus ambiciones y en la corrupción. Si los primeros impulsan el consumismo, la competencia feroz entre los individuos ; los otros, los pretendidamente socialistas no son mejores. Si los unos, los capitalistas, son hábiles en la instauración de modelos económicos, carecen -empero- de la mirada generosa y el compromiso para con los más vulnerables. Los pobres no tienen cabida en el capitalismo, en el modelo de explotación. Y en cuanto al modelo socialista los países donde han sido instaurados, hablan los resultados por si solos. Torpes en el manejo de la economía, soberbios en su ignorancia, lo suyo son las trampas y eufemismos que disfrazan la intención que hay detrás de la instalación de programas de “ayuda”. En ambos, capitalismo y socialismo hay perversión. Si el capitalismo enajena y alinea a los individuos para hacer de ellos meros entes de producción, quitándoles la dignidad de lo humano, en el socialismo también se les despoja de la dignidad al mantenerlos con dádivas en lugar de incentivar la autosuficiencia y el sentido de plenitud que otorga el conocimiento del desarrollo de sus capacidades. Las herramientas del socialismo son la división, avivar los resabios y, entre otras cosas, la masificación de la educación, la cultura. Todo ello es también una forma de alineación y control del pensamiento libre y emancipador.
¿Dónde , entonces, el punto de equilibrio? Quizá esa sea la próxima tarea a realizar como individuos y sociedades de las naciones Latinas. Porque, hasta hoy, no parece estar en ninguna derecha, o ninguna izquierda. No con ese pensamiento y ese falta de compromiso contra el mal que está en el alma de América Latina toda: la corrupción.
Cierro el tema con esta frase. Cada uno saque conclusión.
“De dos peligros debe cuidarse el hombre nuevo : de la DERECHA cuando es diestra, de la IZQUIERDA cuando es siniestra” (Mario Benedetti)
Zaragozacisneros.jovita@gmail.com


URGE UNA POLÍTICA PÚBLICA DE SALUD MENTAL.

21 Ene 20 | Gregorio Morales Avilés | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin Comentarios »

Con sólo tomar en cuenta los casos de niños delincuentes aparecidos en la prensa, se advierte una desatención grave del cuidado de la niñez de parte de los padres y de algunas escuelas, pero también de las autoridades gubernamentales. Los niños y jóvenes son responsabilidad de toda la sociedad, lo que pase con uno de ellos afecta el presente y el futuro de la sociedad en que vivimos, ya sea abuso sexual, maltrato, o la inducción a la violencia. Ello explica la atención mediática al caso del niño de la escuela Cervantes de Torreón, Coahuila.
Un gran número de demandas expresadas en los medios y en las redes sociales, derivadas de este caso, se refiere específicamente a la necesidad de atender la salud mental de la población. Desde 2010, la Organización Mundial de la Salud, junto con la Organización Panamericana de la Salud, emitieron un informe, recogido en la Reunión de Panamá en ese año, sobre el “Marco de referencia para la implementación de la estrategia regional de salud mental”. De las diez áreas que recomienda el informe a los gobiernos de los países latinoamericanos y del Caribe, cuatro me parecen medulares: Prestar atención en la comunidad; Educar al público; Involucrar a las comunidades, familiares y usuarios y Monitorear las acciones de salud mental en la comunidad. En otras palabras, lo que se recomienda es prestar atención a lo que sucede en la salud mental de la comunidad. Esto es un asunto de ética, de responsabilidad política, de políticas públicas.
En Querétaro, los actos suicidas son cada vez más frecuentes, los casos de maltrato infantil, violencia intrafamiliar, divorcios, bullying, cutting, agresiones a homosexuales, sociopatías, drogadicción, alcoholismo, rupturas familiares, etc. nos indican que ninguna de estas cuatro recomendaciones es practicada, aunque se haya establecido una Red Estatal de Salud Mental para el Estado, sus efectos aún son incipientes. ¿Qué ha pasado con el Programa Estatal de Salud Mental?
La falta de atención a los asuntos de la salud mental, se refleja explícitamente en la escasez de presupuestos. Aunque se atiende en una proporción mayor a la población con trastornos psicóticos en el CESAM, esta institución se encuentra saturada y la proporción más alta es la de los usuarios con trastornos neuróticos o situacionales, que generalmente se atienden en consulta privada.
No participar en el diseño de la universalización de los servicios de salud en el estado es un despropósito. Lo que hay que buscar es que el INSABI tenga en cuenta el asunto de la salud mental, es necesario un presupuesto destinado al tratamiento de los problemas de depresión, conductas de riesgo, conductas desadaptativas, violencias y maltrato, esquizofrenias o de otro modo, se deja de tratar a personas con trastornos aparentemente inocuos, pero con graves repercusiones en la infancia y la adolescencia que desembocan en casos como el de Coahuila. La capacidad de seguimiento en la comunidad, que asegure la continuidad en la atención a estos pacientes, es más bien limitada en todo el Estado. Por ejemplo, sólo algunas escuelas privadas tienen el servicio de un psicólogo.
No estoy proponiendo un hospital psiquiátrico. Es evidente que el hospital psiquiátrico es más el producto de la tradición, de condiciones locales, de políticas basadas en ideologías asistenciales y de la existencia o ausencia de recursos alternos, antes que el resultado de una planificación racional, de acuerdo a un modelo de atención integral. Estas instituciones actúan como residencias o espacios donde las personas internadas por un trastorno mental, muy frecuentemente y por diversas razones, acaban quedándose a vivir de manera permanente. A muchas familias les da vergüenza la enfermedad mental de los familiares y los abandonan en estas instituciones. En estos casos, pasado el período de la crisis, la institución ya no se preocupa por ofrecerles intervenciones individualizadas, basadas en sus necesidades y derechos. La ausencia de dispositivos adecuados, como las residencias comunitarias, los servicios de psiquiatría en hospitales generales o los centros comunitarios de salud mental, contribuye, en gran parte, al mantenimiento de esta realidad. Aunque es necesario contar con centros de internamiento para atender pacientes en crisis, no necesariamente vinculados a la psiquiatría. Es necesario contar con espacios de intervención psicoterapéutica.
El rol de la atención primaria en el ámbito de la salud mental es bastante limitado. La capacitación y/o formación (de pre-grado y post-grado) en temas de salud mental que recibe el personal de APS (profesionales médicos, enfermeros/as, entre otros) es escasa. Como consecuencia, la capacidad resolutiva es reducida y, en términos generales y con las debidas excepciones, no existen mecanismos consolidados, sistemáticos y viables de referencia y contra-referencia. Es evidente la falta de información sobre cuestiones de salud mental. En muchos casos los datos son inexistentes o de difícil acceso. Por otro lado, con algunas excepciones, la investigación en salud mental es también muy limitada.
Es necesario tomar en cuenta que no contamos con una política pública definida específicamente sobre salud mental que responda satisfactoriamente a las necesidades de la población, en la que se tome en cuenta a psicólogos, psiquiatras, psicoanalistas, tanatólogos, trabajadores sociales, enfermeras y otros profesionales ligados a la salud mental. Es urgente contar con un centro de internamiento para atender pacientes en crisis. También contar con los espacios para la atención primaria a pacientes ambulatorios (crónicos y agudos). Hay que hacer notar que los presupuestos dedicados a este rubro son sumamente limitados. En el presupuesto del INSABI, no se toma en cuenta la atención a la salud mental y tampoco corresponde a las necesidades más urgentes de este sector tan importante para la sociedad.
Los estratos superiores de la población mayor de 50 años, van creciendo a un promedio de cinco décimas por quinquenio (lo ancho de la pirámide demográfica va subiendo irremisiblemente cada quinquenio), lo cual representa una carga de atención a las personas adultas mayores en el mediano plazo que, si no se atiende desde ahora, después tendrá un costo presupuestario y, sobre todo, un costo social con repercusiones graves.
En estos estratos de población no sólo se presenta con mayor frecuencia el Alzheimer, y otras demencias seniles, sino una serie de neurosis, psicosis y trastornos mentales, difíciles de manejar por personal no especializado o por instituciones sociales de salud, públicas o privadas, que no cuentan con suficientes profesionales especializados en geriatría, médicos psiquiatras, especialistas en cuidados paliativos, tanatólogos, psicoanalistas, psicoterapeutas con formación, enfermeras, paramédicos, talleristas, etc. y con espacios adecuados para su tratamiento.
La descentralización de los servicios de salud ha contribuido a ampliar la atención de algunas enfermedades, pero se dejó en un segundo término la prevención y la promoción de la salud mental que ahora, con la recentralización del INSABI encontrarán mayores obstáculos para su implementación.
No se aporta gran cosa con desdeñar un intento serio de universalizar la salud, que no sólo es un servicio, sino un derecho que hay que exigir a los gobiernos para que se cumpla cabalmente en todos los ámbitos y niveles, incluyendo la salud mental. Esta debe ser la verdadera exigencia de la sociedad civil, no solo la que se expresa a través de actitudes partidistas del gobierno local.


TRAS LA VERDAD “AMLO CONVERTIDO EN SHOW MEDIÁTICO”

21 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | Sin Comentarios »

López Obrador y Javier Sicilia, enfrascados en “dimes y diretes”, todo por la marcha organizada por Sicilia y los LeBarón, quienes reclaman una verdadera política y acciones de pacificación del país. Los afectados por la delincuencia por la pérdida de vidas de sus familias, han reconocido que la política de “abrazos y no balazos”, es todo un fracaso, mientras que el Presidente de la República, a pesar de que en su primer año de gobierno las muertes violentas superaron los 35 mil asesinatos, se niega a reconocer que está equivocado. Andrés Manuel López Obrador, ofensivamente contestó a Sicilia que él no los recibiría en Palacio Nacional, que no montaría un “show”, cuando que el propio Presidente de la República, se ha convertido, en si mismo, en un “espectáculo mediático”, sobre todo por sus conferencias matutinas, él es quien maneja la agenda mediática de todos los medios de comunicación, de ahí que haya resultado una auto agresión de López Obrador, más para quienes solo piden efectividad en la política de pacificación, no promesas hasta ahora incumplidas por parte del Presidente y su equipo de seguridad; para eso organizaron la “caminata por la verdad, justicia y paz”, no para los shows que acostumbra López Obrador, como aquello del cambio de la llanta pinchada, su trapiche o midiendo con la mano el grosor de una calle, esas actitudes son “show” mediático del primer mandatario.

A López Obrador, bien le recuerdan sus asesores en comunicación y espectáculo mediático, que Javier Sicilia, a mediados de julio de 2018, le pidió al entonces presidente electo, futuro titular del Poder Ejecutivo, que no convirtiera el proceso de pacificación en un “show mediático” ¿Lo recuerdan? Nadie lo trae a la memoria histórica o no prefieren recordar esas palabras de Javier Sicilia, que hoy le recuerda el Presidente de la República. A casi 2 años de distancia, ahora el Presidente refirió en su conferencia mañanera que no quería un “show mediático”. Exactamente las mismas palabras; pero a la inversa; antes la profirió Sicilia, hoy las refiere López. Parece un juego de vencidas entre los 2 activistas, solo que ahora el activista de Andrés Manuel López Obrador, ostenta el máximo poder en México, es el Presidente de la República y aquel sigue siendo el mismo que reclama la verdad, la justicia y la paz. Hoy el activista social del Presidente, utiliza el poder para sus fines mediáticos. López Obrador, entonces presidente electo, había puesto en marcha el “show” de sus foros para la pacificación; incluso la Ministra en retiro, Olga Sánchez Cordero, quien ya se perfilaba como Secretaria de Gobernación, comentó en el foro denominando “olvido, verdad y justicia”, que López Obrador, le había dado “carta abierta para lograr la pacificación”. En aquella ocasión Sicilia le dijo al presidente electo, lo siguiente: “La agenda de víctimas no debe ser una agenda del próximo gobierno, sino que debe ser la agenda central de la nación. Ya hay elementos suficientes para avanzar, como la reparación del daño que contempla la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV). Lo que hace falta es voluntad política. Si no se contempla a las víctimas, el proceso de pacificación “se volverá un show mediático” y “una ruina” más grande que la que dejan los gobiernos que anteceden al de López Obrador”. Además lamentó que el futuro gobierno (entonces) haya asegurado que el papa Francisco participaría en los foros para la pacificación, cuando aún no había una invitación formal para el pontífice. Y sentenció Javier Sicilia: “No lo volvamos (el proceso) un show. Esto del Papa ha sido verdaderamente lamentable”.

Más de un año después, en lugar de lograr la pacificación del país, el gobierno de la 4T, ha incendiado a la nación, los delitos se dispararon; oficialmente, el Secretariado de Seguridad, dio a conocer que en 2019 se cometieron 1,559 secuestros, 35,588 homicidios dolosos, etc; han superado a todos los gobiernos conservadores. Hasta hoy un rotundo fracaso la política de seguridad pública, del gobierno de López Obrador. Continuando con la afición de los “shows” del Presidente de la República, traigo a la memoria, lo dicho por el activista hoy despreciado por López (en materia de “pacificación”), cuando anunciara la venida a México del Papa, Jorge Mario Bergoglio, para que participara en los foros de pacificación que organizaba la señor Loretta Ortiz, quien hoy cobra como consejera del Poder Ejecutivo, en el Consejo de la Judicatura, frustrada Ministra del Poder Judicial. El objetivo, entonces, era llamar la atención del “show” sobre los foros de pacificación, mientras continuaba el oscurecimiento del sexenio de Peña Nieto. Así, la mediatización del “show”, manutenía viva la esperanza de millones de católicos, bajo la expectativa de la visita del Papa. Oficialmente el Vaticano tuvo que desmentir a López Obrador, el Papa no vendría a México, vamos nunca tuvieron considerada la más mínima posibilidad de la visita del Papa Francisco a México.

La afición al “show mediático” del Presidente de la República, es enfermiza. Por eso resulta incongruente que, ante la inminente visita a Palacio Nacional, de los integrantes de la caminata por la verdad, justicia y paz, Andrés Manuel López, haya expresado, que: “Para no hacer show”; no recibirá a los integrantes de la caravana convocada por Javier Sicilia e integrantes de la familia LeBarón, para el próximo 23 de enero, los recibirá su gabinete de seguridad. Lo cierto e incuestionable, que la diaria actuación del Presidente de la República, se ha convertido en un “mediocre show”. Lo último del espectáculo presidencial: la venta en “cachitos” por medio de la Lotería Nacional, de un avión de 130 millones de dólares, que no es propiedad del gobierno federal ¡López Obrador, convertido en un “show man”, barato y mentiroso!

Héctor Parra Rodríguez.


EN DO MAYOR.

21 Ene 20 | Jovita Zaragoza Cisneros | Clasificado en Cultura, Política | Sin Comentarios »

( I )
Sigo con el tema de Argentina. De los tantos que documenté elijo dos casos que representan, en gran medida, una realidad nada ajena a nosotros.
Después de haber recorrido con mis familiares ( Guillermo y Renata), durante casi dos semanas la capital y algunas provincias de Argentina, de platicar con personas de diversas edades dedicadas a servicios turísticos que, sin reticencia, compartieron su preocupación ante la incertidumbre por la crisis que aún persiste y el inminente regreso de Cristina Kirchner ( a la que consideran es verdadero rostro del poder detrás de Alberto Fernández), pude formarme una idea más cercana sobre este país. Los jóvenes que viven en la capital desean salir de él ante la falta de oportunidades de desarrollo. Por su parte, los que viven en sus provincias, tienen como horizonte inmediato la capital, Buenos Aires, a la que llegan en busca de empleos para encontrarse con que, los pocos que hay, ofrecen sueldos muy bajos. No ven futuro.
Tomo como ilustración el caso del joven taxista que abordamos en una de las grandes avenidas próximas al hotel donde nos encontrábamos hospedados. Le pedimos al conductor nos llevara al Restaurante La Cabrera, un sitio reconocido que, tanto el original como su sucursal, se encuentran en la avenida José Antonio Cabrera, Palermo, Buenos Aires. Eran alrededor de las 19:hs con 20 minutos. La distancia del hotel al restaurante, 9 kilómetros. En tiempo, 20 minutos. Nos repartimos los asientos. Guillermo adelante, Renata y yo en el asiento trasero. Vi en el tarjetón del chofer su foto y su nombre: Gonzalo.
Tan solo empezar a acomodarnos, arrancó y metros adelante soltó: “ Me dicen por dónde me voy. No conozco muy bien el rumbo”, dijo con el inconfundible acento Argentino.
Ir a un país desconocido y encontrarnos con un taxista que no conocía la ciudad ¡vaya! Fuimos advertidos por algunas personas que habían viajado no hace mucho a aquel lugar que tuviéramos cuidado porque “en Buenos Aires ya también asaltan”. La facha de turistas se nos notaba. Además, lo habíamos abordado afuera del hotel. Desconfié y no lo pensé: Joven, si usted no sabe, nosotros menos. Y como somos malos guías, bajémonos aquí, dije contrariada. La respuesta fue inmediata: “ Tengo poco de manejar taxi. No soy de la capital. Pero no se preocupen, la aplicación nos lleva ”, se apresuró a decir, haciendo movimientos sobre su celular, colgado al lado izquierdo de su volante. Mis dos acompañantes, aceptaron.
Hasta el momento habíamos recorrido por nuestra cuenta y sin sobresalto alguno, grandes avenidas de Buenos Aires. Nos habíamos encontrado con gente amable que, tan solo escuchar nuestro acento , sonreían amistosos. Al rato bromeábamos con “ ¡Pero, qué lindo!”, tratando de imitar el tono que escuchábamos de manera recurrente al sabernos de México, lo que despertaba nuestro agradecimiento por esas muestras de simpatía y por su hospitalidad.
— ¿De dónde eres Gonzalo?-, pregunté después de unos minutos de silencio, mientras recorríamos iluminadas avenidas y permitiéndome la confianza del tuteo, por su edad. Tenía 28 años. Después de un momento de silencio contestó sin dar visos de querer entablar conversación : “De una provincia cercana a esta capital. Cuarenta minutos de distancia”. Insistí en entablar diálogo deseosa de saber ese lado que como turistas no solemos explorar: cómo nos ven allá, qué piensan los jóvenes del mundo que habitan, qué les preocupa, qué les entusiasma etcétera. El joven contestaba, atento al volante. Le veía tenso, hasta molesto. Dijo que diariamente hacía el viaje a la capital porque donde vivía no encontraba trabajo. Se recibió de mecánico y tenía ya tiempo buscando empleo. Y como él, varios. Mientras tanto había adaptado su auto como taxi y trabajaba de forma independiente. Salirse de su país, era su sueño. La capital, Buenos Aires no le gustaba. Pero, de momento, se ayudaba trabajando en “esto”, dijo con cierto desdén.

Reparé en el tiempo de trayecto. Llevábamos ya poco más de 30 minutos. Lunes y sin tráfico.
— ¿Falta mucho para llegar?
“No. Está ya aquí adelante. Cinco minutos y llegamos, contestó Gonzalo, al tiempo que exclamó animado : “¡Ya me acordé que comí en ese restaurante con mi novia hace quince días. ¡El lugar es fenomenal y se come espectacular !” dijo animado, moviendo la cabeza de un lado a otro, como saboreando el recuerdo.
–¡ Qué bien, Gonzalo! Nos lo recomendaron y tu reafirmas que disfrutaremos-, exclamé.
Guardé silencio, atenta al camino. No vislumbraba indicio alguno de que estuviéramos en una zona de restaurantes. Por donde transitábamos no había nada que se pareciera a la ubicación que el sitio consultado en la página de internet nos dijera que estábamos cerca. Gonzalo paró en un lugar desolado y sin mucha iluminación. Del lado derecho, el río de la Plata. En el izquierdo un edificio de oficinas administrativas que, obviamente, estaban cerradas ya. Más allá, árboles y abriéndose paso por entre los copos, débiles luces . “Cruzan la calle y del otro lado de ese edificio está el restaurante”. Para ese momento, Guillermo ya se había alertado, también. Con calma le indicó: Date la vuelta a tu izquierda y nos dejas a las puertas del restaurante, que desde aquí no vemos ninguno. NO te preocupes por el taxímetro, dijo. El joven titubeó. No nos movimos del asiento. Con desgano, el taxista siguió las indicaciones. No había nada. Todo eso estaba solo. No pude evitar mi temor.
Estábamos en un lugar semi desierto y poco iluminado. No teníamos idea dónde era. Este nos va a asaltar… este nos trajo aquí con intención de perdernos…me dije en mis adentros, con temor. Pero fingí tranquilidad. Antes de que dijéramos cualquier cosa, exclamó: “Una disculpa”. Mencionó algo que traduje como el navegador “me trajo por otro lugar. Aquí no es. Se equivocó”. ¿No te ayudaste con el waze o con aplicación similar?, preguntó Guillermo, quien para ese momento buscaba ya consultar en su celular. Sácanos de aquí, dijimos más como orden que como petición. Yo trataba de que no se notara ni mi enojo ni mi temor. Gonzalo titubeó por un momento, enseguida repuso: “Si… una disculpa, ahorita mismo los llevo. Ya sé por dónde es, ya me acordé. No se preocupen, cierro la cuenta ( se refería el taxímetro), y solamente me pagan el trayecto de aquí al lugar. No estamos lejos”, dijo al tiempo que colocaba la mano en el tablero para borrar la cifra. Habló Guillermo: No. No bajes el taxímetro. No te preocupes por eso. Deja que corra. Solamente llévanos. Gonzalo ya había bajado “el banderazo” y recomenzaba el trayecto. Pero tanto Guillermo, como yo, habíamos alcanzado a ver el precio del viaje.

El joven no parecía apenado. Cuando vi que desandábamos la ruta me tranquilicé. El taxista, tratando de borrar “la mala impresión” comenzó a decir toda suerte de pretextos … que si por equivocación… que lo otro. Yo no quise hablar ya.
La tranquilidad volvió a mi. Y, a medida que entramos por la calle que nos acercaba a nuestro destino sentí una suerte de enojo contra aquel joven. No le creí que se hubiera equivocado. Y el mal momento que nos había hecho pasar no se lo iba a pasar así como así. Antes de bajar le reclamaría. Llegamos al restaurante. Nada qué ver con el sitio donde nos quería dejar. Guillermo bajó y extendió el pago por toda la tarifa que marcó en redondo. Incluido el de la “equivocación”. Desde el asiento trasero observé que Gonzalo, bajaba la cabeza. Creí que se soltaría a llorar. Balbuceó unas palabras, queriendo regresar lo que sobraba. Déjalo así, le dijo Guillermo. A todos nos pasa una equivocación.
Gonzalo recargó su cabeza sobre el volante, apenado. Entendí, entonces. Nuestra actitud lo había desarmado. Mi enojo menguó, pero no del todo. Quise saber de su propia voz, escuchar y leer en su rostro, la razón de su “equivoco”.
–Gonzalo, dime una cosa, porqué cuando subimos a tu taxi aseguraste que no conocías la ciudad. Luego dijiste acordarte que hacía poco menos de dos semanas habías venido a cenar con tu novia, que se comía rico. Casi describiste el lugar que, no tengo duda alguna, que conocías. Pero luego quisiste dejarnos en un lugar solitario a merced de la suerte. ¿Por qué? Gonzalo esquivó la mirada. “Me equivoqué”, dijo, en un tono que traduje entre sorpresa y contrariedad al verse confrontado de manera directa. Bajé del auto y mi reclamo se convirtió en un: suerte, Gonzalo. No desesperes. Y cuiden a este gran país. No se merecen esto. Y – sobre todo- no permitan que nada o nadie, ningún gobierno, los divida y les quite la esperanza. Luchen por eso. Bajé del auto dispuesta a dejar atrás el mal rato. Nos esperaba la cena en el restaurante, a esa hora ya con mucha gente, esperando entrar. Eran cerca de las nueve de la noche ya. El ambiente, el olor que salía de las parrillas disipó el mal momento. Aunque no del todo.

Gonzalo me constató algo que había percibido en diversas personas que trabajan en servicios y que don Antonio, otro taxista ya mayor y de los tantos que abordamos durante los trayectos, nos comentara: “Nunca habíamos estado tan divididos como ahora. Familias discutiendo por cuestiones de partidos, jóvenes que no quieren trabajar. Se atienen al subsidio. Eso y otras cosas más es lo que los Kirchner nos dejaron”. Y por todo lo observado durante nuestra estancia, tenía razón. Gonzalo era un ejemplo. Y no solamente estaba reflejado en él; sino en tantos otros jóvenes que se ven precisados a tomar cualquier trabajo (labura, le dicen allá). Con todo y amabilidad, mostraban una suerte de enojo, de orgullo herido. No. No era contra nosotros. Su enojo, su preocupación, así como la división que hay en el ambiente, aflora en molestia. Hay desconfianza, resabio. No tengo la menor duda que aquel joven no quería asaltarnos. Lo suyo fue un asunto de enojo reprimido. Desencanto por estar en un lugar que no creen merecer. Eso fue lo que vi en los servidores más jóvenes. No así en los más adultos que cuidan y son profesionales en su trabajo porque hay la conciencia que en ello les va que continúe llegando turismo.
zaragozacisneros.jovita@gmail.com
dialogoqueretano.com
(Mañana: Una venezolana en Argentina) .


EL JICOTE “SUGERENCIAS AL PRESIDENTE” I

21 Ene 20 | Edmundo González Llaca | Clasificado en Nacional, Política | 2 Comentarios »


Coincido con la convicción de que crítica que no propone soluciones crea pestilencia; también comparto la idea de que si le va bien al Presidente le va bien a México. Mi reiteración, hasta el fastidio, de evaluar al gobierno es que considero que si López Obrador fracasa, la posibilidad de tener otro Presidente, ya no digamos de izquierda, que él no lo es, pero más o menos progresista, se alejaría de nuestra historia. La opinión pública quedaría alérgica al pregón de la voluntad popular, de los pobres y hasta de la democracia. Por eso me permitiré ofrecerle al Presidente, no consejos, que como bien se dice, los inteligentes no los necesitan y los tontos no los siguen. Simplemente someteré a su consideración una serie de sugerencias que pretenden llamar la atención sobre cuestiones que me parecen errores, metidas de pata o simples extravíos de López Obrador. Es una asesoría absolutamente gratuita, no pido nada, ni siquiera boletos para la rifa del avión.
1.- El Presidente no termina por acostumbrarse a la idea de que ya es Presidente. Licenciado López Obrador ya ganó las elecciones, ya vive en Palacio Nacional, no en un departamento en Copilco; véase en el espejo con la bandera nacional cruzada en el pecho; pellízquese. Después de su tenaz lucha por la silla presidencial ya es suya. Puede sentarse en ella, recibir embajadores, dar órdenes a su gabinete, pensar, leer y cabecear después de la comida. Ahora bien, algo de lo que también debe convencerse, el triunfo no lo hace infalible ni súper héroe, pero su jerarquía y su deber público lo hacen diferente, muy diferente. Su seguridad, por ejemplo, no puede, no debe ser la de cualquier ciudadano, los intereses que toca son muchos y muy poderosos. Cuídese, su vida no es solamente suya, su compromiso con la nación lo desborda. Nada de que “el pueblo me cuida”, eso es demagogia e irresponsabilidad. En consecuencia, si su vida ya no le pertenece tampoco le pertenece su tiempo, valiosísimo por la complejidad de la vida política. En verdad me dolió e indignó verlo parado en una carretera, congelándose, arriesgando su salud y esperando a que cambien una llanta; no quiero imaginarlo en una sala de espera de un aeropuerto y el anuncio de que el vuelo está retrasado. Dice un aforismo chino: si quieres un placer intenso y fugaz, haz el amor; si quieres ser feliz más tiempo, cultiva un jardín, pero si quieres el poder: piensa, siempre piensa. Señor Presidente, muchos de sus errores son porque no medita, lo que dice y/o lo que hace. Inserto en el bullicio del contacto popular; el tumulto de información; la agitación y contradicciones de su equipo; la permanente vibración de los medios de comunicación; los rumores en las páginas sociales, el griterío internacional, y Usted, viendo cambiar una llanta. Es no tener la más mínima óptica institucional e histórica. Ciertamente, como afirmaba Sieyés, todos los privilegios son injustos y despreciables. Lo suyo no es un privilegio, que lo cuiden y protejan de manera especial; que Usted respete su tiempo, no es odioso ni injusto, menos aún despreciable, es algo que es implícito y necesario para el mejor cumplimiento de su deber con México. Señor Presidente, primera sugerencia, viva, piense y actúe como Presidente.


MIGRANTES QUERETANOS SECUESTRADOS

20 Ene 20 | Agustin Escobar Ledesma | Clasificado en Reportaje Especial | Sin Comentarios »

Ariel Hernández Gutiérrez, de 28 años y Ramón Rodríguez Muñoz de 26, fueron secuestrados el 11 de octubre de 2019, en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Oriundos de Bella Vista del Río, municipio de Cadereyta de Montes, aquel día se dirigían a Atlanta, a bordo de la camioneta blanca marca Chevrolet, con placas de circulación RIN 2548 de Georgia, propiedad de Ariel. Los presuntos plagiarios exigen 50 mil dólares por liberarlos.
El 11 de octubre, a las 6:35 de la tarde, la mamá de Ariel, Juana Hernández Gutiérrez, recibió el último mensaje que su hijo le envió por WhatsApp, en el que informaba: “Ya estoy aquí en la frontera”. Después no volvió a contestar mensajes ni llamadas.
La conmoción que el suceso ocasionó a los familiares de los jóvenes, fue de tal magnitud, que la señora Juana denunció el delito 20 días después, el jueves 31 de octubre (carpeta de investigación CI/QRO/37660/2019), en tanto que los familiares de Ramón lo hicieron algunos días más tarde en la Unidad Especializada en Investigación del Secuestro, de la Fiscalía General del Estado de Querétaro (FGEQ).
Durante el tiempo transcurrido entre el secuestro y la denuncia ante la FGEQ, ocurrieron diferentes sucesos que mantuvieron en vilo a los familiares de Ariel y Ramón e, incluso, se dieron una serie de confrontaciones con otros habitantes de Bella Vista del Río, por algunos rumores que se desataron desde aquel momento.
El sábado 12 de octubre, los presuntos plagiarios establecieron comunicación desde los celulares de Ariel y Ramón, vía Messenger, con Juanis, la novia de Ariel, para demandar el pago del rescate consistente en 50 mil dólares, 25 mil por cada uno de ellos.
Juanis no sólo se convirtió en mediadora entre los delincuentes y sus familiares, sino que también se dio a la tarea de solicitar cooperación económica con los amigos y conocidos de Ariel para juntar los 25 mil dólares del rescate, además de poner en venta un automóvil, propiedad de Ariel, sin la autorización de la familia de éste.
También una hermana de Juanis, de nombre Blanca, quien vive en Dallas, Texas, pidió la cooperación de los amigos de Ariel en aquella ciudad estadounidense, ofreciendo su número de cuenta bancaria para que hicieran los depósitos.
La señora Juana refiere que en cuanto puso la denuncia en la Unidad Especializada en Secuestros, las llamadas de los presuntos plagiarios cesaron, en tanto que la novia de Ariel dio de baja a sus hijos de la escuela, cerró su cuenta de Facebook y desapareció de Bella Vista del Río.
Ariel es ciudadano mexicoamericano, en tanto que Ramón es residente en Estados Unidos, razón por la cual, hasta antes del secuestro, cruzaban de un país a otro en sus propios vehículos. La última ocasión, Ramón llegó a Bella Vista del Río en julio, a bordo de un automóvil de su propiedad, en tanto que Ariel había llegado a principios de octubre en la camioneta con placas de Georgia con su novia Juanis, quien lo había ido a esperar a Nuevo Laredo, ciudad en la que ella tiene familiares.
Ariel nació en Dallas, Texas en 1991, cuando su madre trabajaba de manera indocumentada en aquel lugar, en la industria de la construcción, aplanando y tiroleando casas. En 1995 regresó con su hijo a Bella Vista del Río y, once años después, a partir de 2006, Ariel partió a Estados Unidos a trabajar y desde aquel año, hasta ser secuestrado en octubre, cruzaba la frontera norte hasta dos veces al año.
En su última visita, Ariel llegó más contento que en otras ocasiones, presumió con orgullo a su familia el inicio de su propia empresa, repartiendo tarjetas de presentación de Grace Company, especializada en calefacción y aire acondicionado, situada en Atlanta, Georgia, su lugar de residencia en Estados Unidos, al igual que la de Ramón. Ariel también había iniciado un servicio de paquetería informal que consistía en llevar alimentos a quienes viven en Estados Unidos y de regreso traer aparatos electrodomésticos.
La última vez que Juana vio a su hijo Ariel antes del secuestro, fue la mañana del lunes 7 de octubre, en su casa de Bella Vista del Río, antes de que ella tomara el autobús que la llevaría a su trabajo. Aquel día su hijo le dijo que iría a algún lugar del estado de Michoacán, del cual no precisó, a entregar un televisor que había traído de Estados Unidos, para una persona de aquella entidad.
Después, el miércoles 16 de octubre, alrededor de las once de la mañana, los presuntos secuestradores, vía Messenger, llamaron al celular de Juanis y, la señora Juana que estaba con ella, escuchó a su hijo decir que los tenían secuestrados en Reynosa y preguntar que si ya habían juntado el dinero del rescate. Enseguida se cortó la comunicación.
Realizando labores de investigación y asesorándose por una persona que habla inglés, la señora Juana, debido a que Ariel es ciudadano estadounidense, a mediados de noviembre, estableció contacto telefónico con un agente de la Oficina Federal de Investigación (FBI por sus siglas en inglés) de Atlanta, a quien le expuso el caso de su hijo.
Sin embargo, al cabo de cinco días, el agente, de quien no tiene el nombre, llamó a la señora Juana para informarle que de acuerdo a las investigaciones que él había realizado, Ariel y Ramón posiblemente ya no existían, debido a que si habían sido secuestrados por algún cartel, ya los habían matado. Al preguntar por los cuerpos de los secuestrados, el agente del FBI no supo que responder a la señora Juana.
El miedo a los presuntos secuestradores no ha paralizado a la señora Juana. A pesar del dolor, la angustia y la incertidumbre sobre el destino de su hijo, no se da por vencida y le ha dado seguimiento a la denuncia ante la Fiscalía de Querétaro y, vía telefónica, también lo ha hecho con la Fiscalía de Tamaulipas, a pesar de enfrentar en ambas instancias la indiferencia y la burocracia de los funcionarios.
Ante lo que considera un declarado desinterés de la FGEQ, la señora Juana Hernández Gutiérrez quisiera ver al presidente Andrés Manuel López Obrador para que le ayude a encontrar a su hijo. Sin embargo, no pude porque, señala angustiada, no le es posible porque no tiene tiempo y, si falta a su trabajo, teme ser despedida. Espera de todo corazón que su hijo esté vivo y que si alguien lo ha visto, por favor le marquen al celular 44 21 94 05 01, pero que no traten de extorsionarla, como ya le ha ocurrido desde que su Ariel fue secuestrado.
Arroyo Seco
A las seis de la tarde del 25 de septiembre de 2019 también desaparecieron otras dos personas queretanas en Nuevo Laredo, Tamaulipas, Hilario Acosta de Purísima de Arista y Pilar Marín Aguillón de Laguna de la Cruz, comunidades pertenecientes al municipio de Arroyo Seco. Ambos venían del estado de Texas en una camioneta negra Grand Cherokee.
La Tinaja de la Estancia
El 10 de enero de 2017 mientras intentaban cruzar la frontera, desaparecieron Diego Rico Bautista, Daniel Palomino Rico y Juan Pablo Palomino Rico, en Nuevo Laredo Tamaulipas. Los tres son originarios de La Tinaja de la Estancia, delegación Carrillo Puerto, del municipio de Querétaro. De acuerdo a los testimonios de sus familiares, fueron capturados por gente vestida de negro y armada. Sin embargo, nunca recibieron exigencias del pago de algún rescate y hasta el momento se desconoce el paradero de los tres migrantes, porque las fiscalías de Querétaro y Tamaulipas no han investigado el caso.


TRAS LA VERDAD “ANTE LA NECEDAD NADA SE PUEDE HACER”

19 Ene 20 | Héctor Parra Rodríguez | Clasificado en Nacional, Política | 1 Comentario »

No hay pero ciego, que aquel no quiere ver. En su recorrido de fin de semana por el Estado de Oaxaca (gira política), insistió en que el Insabi, es la mejor opción, pero hay resistencias; secundado por el blandengue gobernador de esta entidad Alejandro Murat, quien fue uno de los primeros en firmar el convenio para federalizar el servicio de salud, quien aseguró que el Seguro Popular, “era lo menos peor”. Ese cobarde sujeto nunca antes se quejó, ni su padre que fuera gobernador bajo el régimen del Seguro Popular, de ese hermoso Estado oaxaqueño. López segura que se está poniendo orden a los recursos destinados a la salud, reiterando que garantizará la atención médica y medicinas gratuitas, que antes se robaban el dinero hasta de las medicinas. El mismo discurso que políticamente le reditúa, pero no ha podido demostrar que alguien se haya robado un solo peso; su campaña sigue siendo política, consiste fundamentalmente en desprestigiar a sus antecesores, en lugar de gobernar con eficiencia y eficacia; su gobierno, a más de un año de distancia, no ha denunciado a nadie, por lo tanto nadie se ha robado nada, solo conjeturas del falso acusador. Su discurso poco a poco va a la baja, pero él insiste en lo mismo, no en balde uno de nuestros maestros en la Facultad de Derecho, quien fuera Rector y periodista, reiteraba una frase lapidaria: “repite 100 veces una mentira y se convertirá en verdad”. Así trabaja López Obrador, repite y repite una serie de mentiras. Los manipulables, morenistas por supuesto, hacen lo mismo y ellos creen sus propias mentiras. La realidad es otra. De ahí que, un periodismo de opinión responsable, debe poner “los puntos sobre las íes”. Probar que López Obrador, ha implementado una campaña de desprestigio, él sigue pensando en las elecciones del año próximo, cuyo proceso electoral da comienzo este año en el seno del INE. Andrés Manuel López, quiere seguir controlando el Poder Legislativo, sobre todo la Cámara de Diputados, para consolidad su nefasto gobierno de destrucción (hasta ahora eso ha hecho), por medio de leyes perversas que afiancen sus políticas de destrucción institucional y patrimonial; manejando a su antojo la manutención de la clase social más necesitada y de escasa o nula educación, a esa masa social le apuesta el Presidente para que vuelvan a votar por sus trapacerías en la siguiente elección. Si pierde el control de la Cámara de Diputados, pierde todo; ya no tendrá la posibilidad de manipular la creación de leyes perversamente destructivas, como el haberle regresado todo a la CNTE, entre otras.

Ahora bien, son severa dificultad y tratando de creer que el Presidente actuara de buena fe, resulta muy difícil concluir que así es; la fuerza de los hechos lo desmienten, las pruebas son contrarias a sus discursos. Todo lo que toca, tiende a destruirlo, provoca ruinas en donde hubo éxito, para después levantar algo “nuevo” que haga creer que es mejor que aquello que destruyó. Así el Insabi. Tan mal empezó la vida jurídica y operativa que, inconcebiblemente, se dio un plazo de un largo año para demostrar que sí sirve y es mejor que lo que fue el Seguro Popular. Mientras la población más necesitada, sufre por el cambio y tendrá que esperar un año para ver resultados, entre tanto tendrán que aguantas las deficiencias que antes no existían o eran de menor envergadura; hoy no hay medicinas, no hay médicos, no hay infraestructura, para colmo, su pretensión es monopolizar el servicio de salud; además pretende hacer creer a los ilusos que dará un servicio de salud de primer mundo, como en Canadá o Dinamarca. Lo que no dice el Presidente, que en esos países el gobierno destina el 10% del PIB, en tanto en México, el gobierno de la 4T, redujo el presupuesto en lugar de incrementarlo, apenas llega al 2.6% del PIB en el 2020 ¿Así pretende igualar el servicio de salud al de Dinamarca? ¡Por supuesto que no! Pero, a falta de información precisa, el Presidente juega con las emociones y se va a lo que quieren escuchar sus seguidores, ahora sí será mejor que antes, aquellos se robaban el dinero y ahora ya no se lo roban. Eso le agrada a la gente, mas los datos reales son otros, el Insabi fue creado con muchas deficiencias.

La meta, al final del sexenio, dijo Jorge Alcocer, Secretario de Salud, será alcanzar el 6% del PIB ¿Dónde queda el 10% del PIB que destinan aquellos países con los que pretende igualar? El Presidente de la República, además de falso, juega con mentiras a su favor. Por lo pronto, este año, mes de enero, ha dado inicio el Insabi, con enormes problemas, algunos de ellos generados por el mismo López Obrador, irresponsablemente ordenó el despido de miles de trabajadores del sector salud, redujo la compra de medicamentos, aunque de ello culpa a los laboratorios, entre otras deficiencias generadas intencionalmente, pero culpa a terceros de sus erróneas decisiones, todo por ahorrar injustificadamente dinero del presupuesto. Inició violando la Ley General de Salud, empezó cobrando por los servicios, cuando la norma establece que son gratuitos. Así no se puede creer en su palabra. López dijo que el sector recibiría un incremento de 40 mil millones de pesos para este año, otra más de sus mentiras, no fue así; el Secretario de Salud, Jorge Alcocer, aseguró que más adelante el Secretario de Hacienda, les dará el incremento prometido ¿De dónde? ¿Obtendrá el dinero de más ahorros? Seguramente, de llegar a cumplir la “amenaza”, será exprimiendo a cualquiera otra dependencia, por segundo año consecutivo, el Presidente volverá a violentar el Decreto de Egresos de la Federación, los diputados aprueban un presupuesto y López lo manipula a su antojo; genera el severo problema de no poder distinguir entre ahorro y subejercicio, lo que hasta ahora ha hecho el gobierno de la 4T, es un subejercicio presupuestario y no ahorros, vamos fue exhibido en conferencia de prensa por una periodista, cuando le formuló la pregunta para diferenciar uno del otro, Andrés Manuel, simplemente insistió en que su gobierno ha ahorrado, afirmación que no es otra más de sus mentiras; muchas dependencias del Poder Ejecutivo tienen que cancelar programas, no alcanzan las metas propuestas al quitarles dinero de sus partidas presupuestales, por eso el subejercicio, luego les quita el dinero y se lo lleva a la caja chica para disponer de miles de millones a su antojo; hizo su guardadito del presupuesto del año pasado, dinero que debió reasignarse en el presupuesto de 2020, pero no, se quedó con ese dinero. Estamos en presencia inequívoca de un gobierno ineficiente, impreparado, así de simple. Mas López manipula la verdad y crea su propia realidad ¡Los realidad no miente, Andrés Manuel López Obrador, es un manipulador, sí miente!

Héctor Parra Rodríguez


UTOPÍA POLÍTICA

19 Ene 20 | Roberto Carbajal | Clasificado en Tiempos políticos en Imágenes | Sin Comentarios »


Por El Vigilante Urbano
PERIODISTAS DEFENSORES DE LA 4T -Federico Arreola, reconocido periodista a nivel nacional, fiel seguidor del presidente Andrés Manuel López Obrador, preferencia muy respetable. Pero tomar partido, para hacer rudos cuestionamientos contra quienes señalan desaciertos del gobierno federal, en eso, no estamos de acuerdo, como comunicadores tenemos una responsabilidad con los lectores, y estos serán quienes definan el acierto o desacierto del trabajo periodístico. El señor Arreola, primero que observe el actuar de muchos desaciertos de la 4T. Hay muchos ejemplos recientes que nos indican que el presidente, simplemente esta cosechando lo que está sembrando en sus discursos, como es el caso de la fallida venta del avión presidencial. En su acostumbrada conferencia mañanera, se le ocurrió decir que lo del avión, lo resolverá rifándolo, con un costo de $500 por boleto. Después de la flamante idea de la rifa, las redes sociales se dieron vuelo con los comentarios y memes, todo el día la crónica favorita, fue la rifa del avión. Sí la idea de AMLO, era crear un buen distractor para enfriar el fallido debut del INSABI, en algunos casos fue un éxito. Cabe preguntar, ¿hasta cuándo seguirán las cortinas de humo para tratar de desviar la atención de las inoperancias de algunos programas? Habrá que insistir que la realidad no se puede ocultar, no se puede ignorar, esta realidad cada día sigue creciendo. En el caso del INSABI, se esta jugando con la salud de los ciudadanos, los altos números del presidente en las encuestas, no serán la medicina para resolver los problemas de salud de los pacientes. Muchos dirán que fue una broma, pero habrá otros que también comentarán, que la broma, se basa en la realidad.
MALA MEMORIA DE AMLO, EN EL TRABAJO DE LA PRENSA. -Muy insistente ha sido la crónica de la 4T, de señalar a la prensa como fifí, neoliberal, conservadora, etc. Habrá que refrescarles la memoria a las huestes de Morena, siendo presidente Enrique Peña Nieto, fue objeto de severos cuestionamientos por parte de prensa nacional, las columnas políticas y cartones todos los días, no daban tregua, los análisis, no dejaban ningún resquicio para escapar de las duras críticas a la mala administración peñista. Hoy Andrés Manuel López Obrador, descalifica con términos irrespetuosos al periodista, hasta tacharlos de perros mal agradecidos, que muerden la mano de quien les ha quitado el bozal. En este tipo de deslices nada dice el defensor de la 4T, Federico Arreola, quien debiera sugerir a su presidente un poco de sentido común, entender que es el presidente de la república, y con ese tipo de expresiones, en nada ayudan a su relación con los medios de comunicación. Estas descalificaciones, nos indican que no esta muy seguro de su mandato, y por eso se ve en la necesidad de descalificar. Tratar de unificar un buen criterio sobre todo lo que expresa en cada mañanera, ya lo hemos señalado, eso es más que imposible. En toda democracia, la base, es la diversidad de pensamientos. Apostar a que ¿estás conmigo o en mi contra? Será una lucha perdida.
Y además, único que está provocando, es una gran división entre los mexicanos, unos por no estar de acuerdo de cómo va el país, otros por estar conformes por el rumbo que lleva la 4T, cabe mencionar que los defensores de AMLO, en mucho de los casos, son muy apasionados en esa defensa, no hay respeto en los debates.
LA GRAN LUCHA POR EL CONTROL DEL PRI LOCAL. -Los grupos o tribus del tricolor no dan pie con bola, no se ve claro quien, o cómo será el famoso remplazo del comité estatal del tricolor, ya se hicieron bolas los priistas. Surgen diferentes opiniones, ni el delegado Meade, le atina en marcar el rumbo de este alicaído partido.
MORENA, LA CRÓNICA DE UNA CRISÍS ANUNCIADA. -Los morenistas, con esa mescolanza de militantes, podemos decir, que es el PRI morenista, no es descabellado, ni mala comparación, de los dos, no se hace un partido, le dan el avión al oficio democrático.


Zaid, cuestionario al saber

19 Ene 20 | Julio Figueroa | Clasificado en Cultura, Nacional | Sin Comentarios »

¿A qué hora escribe y cómo escribe?
¿A qué hora lee y cómo lee?
¿Cómo organiza su día, su vida, su obra?
¿Está satisfecho con lo logrado?
¿Qué le falta hacer, qué quisiera hacer, qué no ha podido hacer?
¿Piensa en la muerte?
¿Leerá estas preguntas?
–Quien pregunta, merece una respuesta.
–Al sabio hay que arrancarle su saber.
¿Qué sigue?
¿Qué hace en sus cumpleaños?
–Lo suave envuelve a lo duro.

Zaid rompe tres mitos universales.

–Con esos bueyes hay que arar.
–No, con ese buey, animal de palabras, tenemos que arar.

–Sísifo, condenado a llevar su piedra cuesta arriba, caer, y volver a empezar, una y otra vez.
–Peor condena sería estar sentado toda la vida en la piedra, en una palabra.

–Kundera y Vargas Llosa definieron nuestro tiempo como el reino de la imagen y del espectáculo.
–Gabriel Zaid no es imagen ni espectáculo.

Si el principio de la inteligencia que deviene en sabiduría consiste en reconocer los límites más que ampliar los horizontes, Zaid ha ampliado el mundo anclado en su propio mundo.

Veo en Zaid la acumulación de conocimientos resuelta en claridad y síntesis. Con la riqueza del saber decantado y la precisión y el arrojo verbal cuando es necesario. Él sí sabe esperar haciendo.

Ha pensado con rigor y humor cosas no pensadas de nuestro mundo de todos los días. Cosas esenciales como ¿tener más tiempo o más cosas? Es preferible, para él, tener menos cosas pero más tiempo, sin renunciar a las cosas básicas, y fuera de la carrera loca de la competencia atroz. Es mejor ponerse a platicar y ver pasar las nubes.

Obras esenciales como las de Zaid, Krauze, Paz, Freud, Nietzsche, Marx, Einstein, Picasso, Chaplin… finalmente no se han hecho bajo el abrigo del Estado o de la Academia, sino a la intemperie… ¿Bajo el abrigo del capital? En algunos casos, tal vez. Lo cual prueba la tesis de Marx: sin capital no hay revolución. “Nacieron de la libertad creadora. / Influyeron por la importancia de su obra, no por el peso institucional de su investidura”.

Si no hay santos entre los políticos en el poder, tampoco los hay entre los intelectuales, artistas y escritores en acto, ni hacen falta. Endemoniados podemos ser todos, sin hacer lo que otros sí hacen.

¿Quién diablos es Gabriel Zaid Giacomán? Por sus palabras claras, duras y sin humedades tal vez lo podrán conocer.

¿Se lee, estudia y discute a Zaid en las universidades públicas de México? ¿En las facultades de Ciencias Políticas y Sociales? ¿En los Tec de Monterrey?

Yo lo leo, más mal que bien y seguro a las prisas, desde Cuestionario de 1976 hasta El poder corrompe de 2019. Y siempre espero más. Gracias, Gabriel Zaid.

“Navegar,
navegar.
Ir es encontrar.
Todo ha nacido a ver.
Todo está por llegar.
Todo está por romper
a cantar.”

“Subir los remos y dejarse
llevar con los ojos cerrados.
Abrir los ojos y encontrarse
vivo: se repitió el milagro.”

“Ver es ser de par en par.”